Page 1

Trabajo Lengua | Luis Simó, Gabriel Devesa, Esther Sapena ,Ana García

[ESCRIBIR EL NOMBRE DE LA COMPAÑÍA]

EL RENACIMIENTO.


CONTEXTO HISTÓRICO El renacimiento es el periodo histórico, posterior a la Edad Media, que va desde finales del siglo XV (con el descubrimiento de América) hasta principios de siglo XVII (con la publicación de la primera parte de El Quijote). En el renacimiento se exalta la vida terrenal, entre vitalismo se manifiesta en la reiteración del tópico de Carpe Diem. En el renacimiento se refleja el humanismo, un movimiento dedicado al estudio de la cultura clásica y determino una nueva concepción del hombre y del mundo. De este nuevo movimiento surgió el antropocentrismo, el ser humano era el centro de todas las preocupaciones. Los valores del renacimiento se apoyan en la burguesía y se difunden gracias a la invención de la imprenta. El hombre renacentista se plante una nueva relación con Dios. La reforma protestante y la poesía mística española serán sus expresiones. En España las ideas renacentistas se desarrollan en el siglo XVI, durante el reinado de Carlos I.

ARTE RENACENSISTA El concepto renacimiento se aplica a la época artística que da comienzo a la Edad Moderna. En el arte renacentista podemos destacar la pintura, escultura y arquitectura. La pintura renacentista abarca el periodo de la historia del arte europeo entre la Edad Media y el Barroco. La pintura de esta época está relacionada con el renacimiento de la antigüedad clásica.


Por la falta o escasez de buenos maestros, los artistas optan por imitan las obras de los grandes maestros anteriores. En la escultura, en la época del Quattrocento (siglo XV), el primer escultor fue Ghiberti que gana el concurso organizado para la decoración de las puertas de bronce del Baptisterio de Florencia. La decoración de las puertas es su gran obra: en la primera esculpe diversas escenas de la vida de Cristo. En la segunda representa temas del Antiguo Testamento. El segundo escultor importante es Donatello; su obra deja un completo estudio y exaltación del hombre; destacan San Jorge, San Juan Bautista y el David Joven. Hacia el período del Cinquecento (siglo XVI), la gran figura de la escultura es Miguel Ángel, quien además de escultor fue pintor y arquitecto. Su primera obra fue La Pietá. Le siguen los incomparables David y Moisés. Además de este genio universal,

sobresale Benvenuto Cellini y su Perseo en bronce.

En arquitectura su gran representante fue Filippo Brunelleschi, quien construyó la cúpula de la Catedral de Florencia. En el Cinquecento destaca la construcción de La Basílica de San Pedro del Vaticano.

CONTEXTO LITERARIO En el renacimiento exalta la vida terrenal. Este vitalismo se manifiesta en la reiteración del tópico “carpe diem”. En el renacimiento destaca la poesía lírica amorosa y la poesía lírica religiosa. En la poesía lírica amorosa, destaca Garcilaso de la Vega. En su obra poética destacan treinta y ocho sonetos y tres églogas. El tema principal es el amor y la experiencia amorosa: el dolor por el rechazo, la turbación entre su belleza, los celos


y el lamento por su muerte. Recurre a la mitología clásica se identifica con los personajes. En las églogas, las quejas amorosas están en boca de pastores, en una naturaleza idealizada con el tópico literario “locus amoenus” (lugar ameno). Entre las formas métricas destacan: endecasílabo, soneto, lira y silva. En la poesía lírica religiosa destacan Fray Luis de León y San Juan de la Cruz. El tema principal de Fray Luis es la huida del mundo en busca de la paz espiritual. Fray Luis sugiere varios caminos como la vida en el campo, con el tópico “beatus ille” (feliz aquel) y la música. Propone una actitud estoica que consiste en evitar pasiones. El tema principal de San Juan es la unión gozosa de los enamorados, como el encuentro del alma con Dios. San Juan intenta poner en palabras la experiencia inefable (muy difícil de expresar). Los textos pertenecen a la literatura mística. En la literatura renacentista también destaca el Lazarillo de Tormes, que es una autobiografía fingida en la que Lázaro cuenta la historia de su vida, que está escrita en forma de carta, Lázaro justifica su situación de deshonor. Se compone de un prólogo y siete tratados. Características que definen a Lázaro: •

Hijo de padres sin honra.

Comportamientos motivados por el hambre y por el deseo medrar.

Se ve obligado a defenderse en un mundo adverso en el que está solo.

Experimenta una evolución, que consiste en la pérdida de la inocencia.

Todos estos rasgos convierten al personaje en un antihéroe. Se considera la primera novela moderna. El Lazarillo refleja de forma realista la sociedad y los conflictos de la época.

En la lirica amorosa destaca Garcilaso de la Vega:

GARCILASO DE LA VEGA


Garcilaso de la Vega nació en 1501 en Toledo. Fue un poeta y militar español en el Siglo de Oro fue considerado uno de los escritores de habla hispana más grandes de la historia. En su juventud aprendió griego, latín, italiano, francés música y esgrima. En 1525 contrajo matrimonio con Elena de Zúguiña. Antes de su matrimonio tuvo un hijo con una toledana, Guiomar Carriño. Y desde entonces empezó a escribir sus primeros poemas según la estética de la lirica cancioneril.

COMENTARIOS

Ana García SONETO V Escrito está en mi alma vuestro gesto Y cuanto yo escribir de vos deseo: Vos sola lo escribistes; yo lo leo Tan solo que aun de vos me guardo en esto. En esto estoy y estaré siempre puesto, Que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo, De tanto bien lo que no entiendo creo, Tomando ya la fe por presupuesto. Yo no nací sino para quereros; Mi alma os ha cortado a su medida; Por hábito del alma misma os quiero; Cuanto tengo confieso yo deberos; Por vos nací, por vos tengo la vida, Por vos he de morir, y por vos muero.


Este texto está escrito por Garcilaso de la Vega en el siglo XVI. Es uno de los poemas en los que el poeta alude a su amor por Isabel Freire, dama de la corte portuguesa. Garcilaso encarna el perfecto cortesano que tanto admiraba el Renacimiento: soldado, hombre de palacio, poeta y amante. Los sentimientos que se reflejan en este poema guardan un gran equilibrio y las ideas platónicas sobre el amor también quedan patentes en el texto.

El tema trata de que dos almas estén predestinadas a encontrarse. Hay dos cuartetos y dos tercetos con rima consonante.


LUIS SIMÓ

ESTHER SAPENA SONETO XV Hermosas ninfas, que, en el río metidas, contentas habitáis en las moradas de relucientes piedras fabricadas y en columnas de vidrio sostenidas; agora estéis labrando embebecidas o tejiendo las telas delicadas, agora unas con otras apartadas contándoos los amores y las vidas: dejad un rato la labor, alzando vuestras rubias cabezas a mirarme, y no os detendréis mucho según ando, que o no podréis de lástima escucharme, o convertido en agua aquí llorando, podréis allá despacio consolarme. COMENTARIO: Es una obra completa escrita por Garcilaso de la Vega (1501 ó 1503 - 1536), la lírica italiana que a lo largo del siglo XVI se extiende por Europa. Es una obra lírica, escrita en verso. La forma de locución que predomina es la descripción en la que expresa de modo subjetivo y en primera persona, la inmensa tristeza de su alma. El poeta se dirige a unas ninfas, para que le presten atención y escuchen el relato de sus inconsolables desdichas amorosas. El tema trata de la tristeza del poeta. El texto se puede dividir en dos partes: a) invoca a las ninfas y describe sus moradas y sus actividades. b) pide que les escuche y revela el motivo de su invocación. Es un soneto, endecasílabo, con rima consonante ABBA ABBA CDC DCD Utiliza un vocabulario sencillo con el que consigue transmitir un intenso sentimiento doloroso. Los adjetivos resaltan la belleza del escenario: epítetos como "hermosas ninfas", "relucientes piedras", "rubias cabezas". Figuras literarias: hipérbaton (v. 12 "no podréis de lástima escucharme"), hipérbole (v. 13 "convertido en agua aquí llorando"), antítesis (v. 12 y 14 "o no podréis... o... podréis").


En la lírica religiosa destaca Fray Luis de León y san Juan de la Cruz.

FRAY LUIS DE LEÓN Fray Luis de León nació e Belmonte, Cuenca, 1527, fue un poeta, humanista y religioso de la escuela salamantina. Es uno de los escritores más importantes de la segunda fase del renacimiento español. Su obra forma parte de la segunda mitad del siglo XVI, que está inspirada por el poder a alcanzar a Dios, identificado con la paz y el conocimiento.

Esther Sapena ¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido; Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, ni del dorado techo se admira, fabricado del sabio Moro, en jaspe sustentado! No cura si la fama canta con voz su nombre pregonera, ni cura si encarama la lengua lisonjera lo que condena la verdad sincera. ¿Qué presta a mi contento si soy del vano dedo señalado; si, en busca deste viento, ando desalentado con ansias vivas, con mortal cuidado? ¡Oh monte, oh fuente, oh río,! ¡Oh secreto seguro, deleitoso! Roto casi el navío, a vuestro almo reposo huyo de aqueste mar tempestuoso.


Un no rompido sueño, un día puro, alegre, libre quiero; no quiero ver el ceño vanamente severo de a quien la sangre ensalza o el dinero. Despiértenme las aves con su cantar sabroso no aprendido; no los cuidados graves de que es siempre seguido el que al ajeno arbitrio está atenido. Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas, sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo. Del monte en la ladera, por mi mano plantado tengo un huerto, que con la primavera de bella flor cubierto ya muestra en esperanza el fruto cierto. Y como codiciosa por ver y acrecentar su hermosura, desde la cumbre airosa una fontana pura hasta llegar corriendo se apresura. Y luego, sosegada, el paso entre los árboles torciendo, el suelo de pasada de verdura vistiendo y con diversas flores va esparciendo. El aire del huerto orea y ofrece mil olores al sentido; los árboles menea con un manso ruïdo que del oro y del cetro pone olvido. Téngase su tesoro los que de un falso leño se confían; no es mío ver el lloro de los que desconfían cuando el cierzo y el ábrego porfían. La combatida antena cruje, y en ciega noche el claro día se torna, al cielo suena confusa vocería, y la mar enriquecen a porfía. A mí una pobrecilla mesa de amable paz bien abastada me basta, y la vajilla, de fino oro labrada sea de quien la mar no teme airada. Y mientras miserablemente se están los otros abrazando con sed insacïable del peligroso mando, tendido yo a la sombra esté cantando.

A la sombra tendido, de hiedra y lauro eterno coronado, puesto el atento oído


al son dulce, acordado, del plectro sabiamente meneado.

Comentario Este texto pertenece a la oda escrita en el siglo XVI por Fray Luis de León. El poema consta de veinte versos consonantes de siete y once sílabas, con el siguiente esquema métrico: 7 a- 11 B- 7 a- 7 b- 11 B., que se repite a lo largo de cuatro estrofas. La estrofa elegida es la lira, de origen italiano, con la forma garcilasiana. El poeta se permite una licencia métrica, la diéresis, en el v.2. 3. TEMA El tema trata de las ventajas de llevar una vida ascética y purificar el alma. El poema consta de cuatro liras. Consta de tres partes: -1ª parte: v.1-5: explica las ventajas de la vida solitaria. -2ª parte: v. 6-15: explica las características que debe tener el hombre que se retire del mundanal ruido. -3ª parte: v.16-20: Aplica y concreta la situación a sí mismo y desea retirarse. Figuras literarias: HIPÉRBATOS: en el verso 5 “que en el mundo han sido”, v.7 “de los soberbios grandes el estado”, v. 8-9: “ni del dorado techo/se admira”, v.10 “en jaspes sustentado”, v.12 “canta con voz su nombre pregonera”, v.15 “lo que condena la verdad sincera”, v.17 “si soy del vano dedo señalado”. METÁFORAS: Enturbia-dar envidia Dorado techo-riquezas Vano dedo-habladurías Viento-fama PERSONIFICACIONES: “la fama canta con voz su nombre pregonera”. La fama no puede cantar. ANÁFORAS: se repite “si” en los versos 17 y 18 ASÍNDETON: En el verso 20, “con ansias vivas, con mortal cuidado”. INTERROGACIÓN RETÓRICA: “¿Qué presta...mortal cuidado?” La pregunta no espera respuesta. EXCLAMACIÓN RETÓRICA: Coincide con las dos primeras liras: "¡Qué descansada vida... en jaspes sustentado!".


SAN JUAN DE LA CRUZ San Juan de la Cruz, Juan de Yepes Álvarez desde nacimiento, nació en Ávila el 24 de junio de 1542 y murió en Jaén el 14 de diciembre de 1591. Fue un religioso y poeta místico del renacimiento español y desde 1952 fue el patrono de los poetas en lengua española. Entre 1559 y 1563 estudio con los jesuitas y durante los tres primeros años, recibe la formación en la que el latín era la base de todo el currículo. Más tarde fue nombrado por sus destrezas dialécticas.

Ana García El Pastorcico 1 Un pastorcico solo está penado ageno de plazer y de contento y en su pastora puesto el pensamiento y el pecho del amor muy lastimado. 2 No llora por averle amor llagado que no le pena verse así affligido aunque en el coraçón está herido mas llora por pensar que está olbidado. 3 Que sólo de pensar que está olbidado de su vella pastora con gran pena se dexa maltratar en tierra agena el pecho del amor mui lastimado! 4 Y dize el pastorcito: ¡Ay desdichado de aquel que de mi amor a hecho ausencia y no quiere gozar la mi presencia y el pecho por su amor muy lastimado! 5


Y a cavo de un gran rato se a encumbrado sobre un árbol do abrió sus braços vellos y muerto se a quedado asido dellos el pecho del amor muy lastimado.

Comentario Este poema está escrito por San Juan de la Cruz en el siglo XVI que está dentro del Renacimiento. El texto trata del pastor y sus amores. El texto indica amor entre el pastor y se siente apenado porque no puede tener a la mujer que ama. El texto es de transmisión escrita con leguaje culto, es de poesía lirica religiosa y entra en la literatura mística. Este texto es endecasílabo, de arte mayor y es un cuarteto. Hay una anáfora en los versos 3,4 y otra en los versos 15,16.

LAZARILLO DE TORMES El Lazarillo de Tormes es una obra anónima escrita sobre el 1550 y fue publicada en 1554.es la primera novela moderna con un antihéroe.


ESTHER SAPENA SENTEMA AL CABO DEL POYO

Sentéme al cabo del poyo y, porque no me tuviese por glotón, callé la merienda y comienzo a cenar y mo mis tripas y pan, y disimuladamente miraba al desventurado señor mío, que no partía sus ojos de mis fald que aquella sazón servían de plato. Tanta lástima haya Dios de mí como yo había dél, porque sentí lo qu sentía, y muchas veces había por ello pasado y pasaba cada día. Pensaba si sería bien comedirme a convidalle; mas, por me haber dicho que había comido, temíame no aceptaría el convite. Finalmente, yo deseaba que el pecador ayudase a su trabajo del mío, y se desayunase como el día antes hizo, pues hab mejor aparejo, por ser mejor la vianda y menos mi hambre. Quiso Dios cumplir mi deseo, y aun pienso que el suyo; porque, como comencé a comer y él se andaba paseando, llegóse a mí y díjome: -Dígote, Lázaro, que tienes en comer la mejor gracia que en mi vida vi a hombre, y que nadie te lo verá h que no le pongas gana, aunque no la tenga. «La muy buena que tú tienes -dije yo entre mí- te hace parescer la mía hermosa». Con todo, parescióme ayudarle, pues se ayudaba y me abría camino para ello, y díjele: -Señor, el buen aparejo hace buen artífice. Este pan está sabrosísimo y esta uña de vaca tan bien cocida sazonada, que no habrá a quien no convide con su sabor. -¿Uña de vaca es? -Sí, señor. -Dígote que es el mejor bocado del mundo y que no hay faisán que así me sepa. -Pues pruebe, señor, y verá qué tal está. Póngole en las uñas la otra y tres o cuatro raciones de pan de lo más blanco. Y asentóseme al lado y com a comer como aquel que lo había gana, royendo cada huesecillo de aquéllos mejor que un galgo suyo lo

COMENTARIO: Este texto pertenece a la novela El Lazarillo de Tormes, perteneciente al género de la novela picaresca. Aunque este género tiene su momento en el siglo XVII, El Lazarillo ha sido considerado la primera novela de este género, si bien no se dan en ella todas las características del mismo El fragmento que comentamos pertenece al tratado 3º, en el que sirve a un escudero que no tiene absolutamente nada y el criado tiene que alimentarlo, procurando no herir su dignidad. Corresponde a uno de los momentos más conmovedores de la novela: A Lázaro le han regalado una uña de vaca y algunas tripas cocidas que reparte con su amo. Al ver la altanería y, a la vez, el hambre de éste, el muchacho se lamenta de su desventurado amo, preocupado siempre por aparentar una condición que no posee.


Podemos considerar que el texto trata el tema de la fraternidad humana como motivo novelesco. En cuanto a la estructura interna del fragmento, este se divide en tres partes: 1ª parte (“Sentéme al cabo del poyo...hambre”): El criado cuenta sus cautelas para invitar al amo a comer con él, sin herir su dignidad. 2ª parte (Quiso Dios...sepa”): Ambos tienen una conversación, en la que el escudero alaba a Lázaro y al bocado que trae para disimular sus ansias por comer. 3ª parte: (“Póngale...hiciera”): Lázaro describe las ganas con que su amo se come aquellos despojos. Los dos personajes que aparecen son Lázaro y el escudero y nos son descritos a través de una caracterización indirecta, es decir, la información que sobre ellos recibimos consigue a través de sus actos y de lo que dicen. El primero se compadece de su desventurado amo, al que no quiere herir en su dignidad. El segundo se muestra ridículo, intentando disimular su hambre, revoloteando en torno al criado y buscando la alabanza para atraerle y que le dé de comer. Los dos están perfectamente caracterizados por su forma de actuar y Lázaro, además, nos transmite su pensamiento acerca del momento que se narra. El espacio en que se desarrolla lo relatado es un lugar cerrado, en el ámbito de la casa del amo. Los hechos se desarrollan en un tiempo pasado. Por lo que se refiere a la técnica y estilo, es claramente visible el uso del diálogo, dando al fragmento un carácter casi teatral. Se observan muchos recursos: palabras con doble sentido (“Póngole en las uñas la otra”) para dar cuenta del hambre del amo; repeticiones (sentí / sentía; pasado / pasaba; ayudarle /ayudaba); comparaciones (como había de él; y no hay faisán que así sepa); ironía y burla (“la muy buena que tú tienes te hace parecer la mía hermosa”); hipérbole /”que no habrá a quien no convide con su sabor”).

ANA GARCÍA

A cabo de tres semanas que estuve con él, vine a tanta flaqueza, que no me podía tener en las piernas de pura hambre. Vime claramente ir a la sepultura si Dios y mi saber no me remediaran. Para usar de mis mañas no tenía aparejo, por no tener en qué dalle salto. Y aunque algo hubiera, no podía cegarle, como hacía al que Dios perdone, si de aquella calabazada feneció. Que todavía, aunque astuto, con faltarle aquel preciado sentido, no me sentía; mas estotro, ninguno hay que tan aguda vista tuviese como él tenía. Cuando al ofertorio estábamos, ninguna blancaen la concha caía que no era de él registrada. El un ojo tenía en la gente y el otro en mis manos. Bailábanle los ojos en el casco como si fueran de azogue. Cuantas blancas ofrecían tenía por cuenta. Y cuando el ofrecer, luego me quitaba la concheta y la ponía sobre el altar. No era yo señor de asirle una blanca todo el tiempo que con él viví, o por mejor decir, morí. De la taberna nunca le traje una blanca de vino; mas aquel poco que


de la ofrenda había metido en su arcaz compasaba de tal forma que le turaba toda la semana. Y por ocultar su gran mezquindad, decíame: –Mira, mozo: los sacerdotes han de ser muy templados en su comer y beber, y por esto yo no me desmando como otros. Mas el lacerado mentía falsamente, porque en cofradías y mortuorios que rezamos, a costa ajena comía como lobo y bebía más que un saludador. Y porque dije mortuorios, Dios me perdone, que jamás fue enemigo de la naturaleza humana sino entonces. Y esto era porque comíamos bien y me hartaban. Deseaba y aun rogaba a Dios que cada día matase el suyo. Y cuando dábamos sacramento a los enfermos, especialmente en la Extremaunción, como manda el clérigo rezar a los que están allí, yo cierto no era el postrero de la oración, y con todo mi corazón y buena voluntad rogaba al Señor, no que le echase a la parte que más servido fuese, como se suele decir, mas que le llevase de aqueste mundo.

Este fragmento pertenece al Tratado II del Lazarillo de Tormes, en el que Lázaro entra al servicio del cura de Maqueda. El protagonista es aún niño y ayuda en misa al clérigo. En el capítulo anterior abandonó al ciego porque lo mataba de hambre, pero ahora su situación ha empeorado; este amo es aún más avaro y mezquino que el ciego. El tema del fragmento es el hambre de Lázaro aumentada por la avaricia y el egoísmo del cura. En cuanto a la estuctura del fragmento trata de un texto escrito en prosa, narrado en primera persona, que muestra un punto de vista subjetivo sobre la situación que describe, característica importante dentro del género picaresco al que pertenece la obra. Es una narración combinada con descripción y algunos intentos de diálogo. Pueden establecerse tres apartados: a) Narración de la situación general de miseria por la que atraviesa Lázaro. b) Descripción del egoísmo e hipocresía del clérigo. c) Narración satírica de la única esperanza del protagonista para sobrevivir.

Conclusión


El renacimiento es una estapa en la que se refeja el humanismo y apareze el antropocentrismo.

El renacimiento