Page 1


No es como si lo hubiera olvidado. Probablemente aún recuerdo este lugar, incluso he soñado con este paisaje, justo ahora eso hago. Pero no puedo recordar este lugar afuera de mis sueños. No es como si lo hubiera olvidado. No, Es solo que no puedo encontrar ninguna pista para recuperar estos recuerdos. No hay nada en el mundo real que se pudiera relacionar con esta escena lo suficiente para hacerme recordar. Si lo intentase, ciertamente no podría hacerlo, Por eso no trato de hacer memoria. Eso es porque nada en mi vida cotidiana puede siquiera parecerse a la persona frente a mí. “¿Cuál es tu deseo?” El rostro del hombre (¿O mujer?) que me hizo esa pregunta en una voz calmada cambiaba de forma por sí mismo. Aunque este sueño estaba siendo creado por mi propia psique, no podía identificar su cara, o eso creo. Aunque su rostro se parece todos, también es completamente diferente a todos. Supongo que le di una pasiva e inofensiva respuesta en aquella ocasión. Pero no recuerdo cómo fue que le respondí. Fuera como fuera, cuando escuchó mi respuesta, me mostró un contenedor. “Esta es una ‘caja’ que concede deseos.” Parecía ser una caja ahora que lo menciona. Entrecerré mis ojos mientras miraba la caja. Mi vista no era mala, pero aun así, no podía verla con claridad. No había nada dentro; esto me parecía bastante raro. Era como sostener una caja de galletas que hacia ruido cuando la agitabas, pero estaba vacía al abrirla. Creo que, entonces, le pregunté algo trivial como ‘¿Por qué me estás dando esto?’ “¡Porqué eres muy interesante! No puedo distinguir a ustedes los humanos por sus leves diferencias. No puedo distinguir a ese humano de aquel otro, aún así estoy muy interesado en tu especie. ¿Irónico, no lo crees?” No entiendo que trata de decir, pero asentí sin convicción. “Pero si puedo distinguirte a ti. Te puedes preguntar qué importancia tiene eso. ¡Pero es más que suficiente para llamar mi atención!” Miré el fondo de la caja. Aunque no había nada adentro, sentí como si fuera atacado por una desagradable sensación que atraía mi cuerpo entero hacia ese fondo. Aparté la mirada rápidamente. “Esta ‘caja’ te concederá cualquier deseo. No me importa cuál sea. No te detendré si deseas la destrucción de la humanidad. Simplemente estoy interesado en saber qué clase de deseos tienen tu, o tu especie.” Recibí la caja. Por supuesto, no recuerdo este sueño al despertar. Pero podía recordar claramente lo que pensé de él. Esa impresión no cambio aun dentro de mi sueño. Acaso, ¿No era esa persona………. ……..Repugnante?


1° vez “Soy Aya Otonashi. Encantada de conocerlos.” Dijo la estudiante transferida con una leve sonrisa. 23° vez “Soy Aya Otonashi… saludos.” Dijo la estudiante transferida, Sin interés, sin emoción. 1,050° vez “Aya Otonashi.” Murmura la estudiante transferida, luciendo completamente aburrida, sin siquiera mirarnos. 13,118° vez Miro a la estudiante transferida Aya Otonashi, cuyo nombre aun no sé, Parada frente a nosotros. “Aya Otonashi.” La estudiante transferida susurra solo esto a sus compañeros. En voz baja, como si no le importara si la entienden o no. Sin embargo, su voz es clara. …Si. Ya sabía su nombre. Aunque es la primera vez que lo oigo. Todos se quedan sin aliento. No por su brusca y simple auto-presentación que ni siquiera cuenta como un saludo. Probablemente sea porque ella es una belleza, quien sobresale de los demás en esta habitación. Todos esperan sus siguientes palabras. Ella abre su boca. “Kazuki Hoshino.” “¿…Huh?” Dice mi nombre por alguna razón. Toda la clase dirige la mirada a mí buscando respuestas. No me miren así, yo tampoco tengo idea. “Vine aquí para someterte.” Declara súbitamente. “Esta es mi ‘transferencia escolar’ numero 13,118. No puedo evitar fastidiarme luego de tantas veces. Así que para variar, declararé una guerra.” Ni siquiera se digna a dar un vistazo al resto de los estudiantes y dirige su mirada solo a mí. “Kazuki Hoshino. Hare que te rindas. Será mejor que me entregues tu bien más valioso. Cualquier resistencia será inútil… ¿Por qué? Es simple. Eso es porque yo…” Aya Otonashi sonríe y procede con su comentario. “…Estoy siempre a tu lado, sin importar cuánto tiempo pase.”


10,876° vez Es «2 de marzo». Se supone que hoy es «2 de marzo». ¿Por qué me estoy asegurando que la fecha sea correcta? … Probablemente sea porque el cielo está nublado, aunque ya estamos en marzo. Probablemente es por eso. Es culpa del clima que me sienta un poco melancólico, considerando que desde hace tiempo el cielo azul comenzó a esconderse detrás de las nubes. Cielos, me pregunto cuándo se aclarara el clima otra vez. Estoy en el salón de clases antes de que comiencen las lecciones, mirando hacia la ventana, solo pensando. Creo que estoy pensando así porque no me siento muy bien. No, no me siento mal. Me siento como de costumbre. Solo estoy… incomodo. No puedo explicarlo, pero siento como si de pronto hubiera perdido mi sombra. Es esa sensación incomoda de ‘algo anda mal’. …Raro. No puedo encontrar la razón. Nada inusual pasó ayer, desayuné esta mañana, escuché el nuevo álbum de mi artista favorito en el tren y tengo una confiable ‘suerte promedio’ según el programa de horóscopos que vi por casualidad. Decidiendo no maltratar mi cerebro pensando en eso, sacó un Umaibō* de mi mochila y le doy una mordida. La de hoy es de puerco. Sin importar que tantas coma, no me canso de este sabor. *(Nota: Una botana japonesa. http://es.wikipedia.org/wiki/Umaib%C5%8D) “¿Otra vez con los Umaibō? ¿Nunca puedes tener suficiente de esas cosas, cierto? ¿Si sigues comiendo Umaibō todo el tiempo, tu sangre se volverá de color Umaibō, sabes?” “¿…Umm, que color es ese?” “¡Quién sabe!” La chica que está bromeando conmigo es mi compañera de clase Kokone Kirino*. Su cabello castaño, en algún punto entre largo y muy largo, está atado en una cola de caballo en la parte superior trasera su cabeza. Kokone cambia su peinado todo el tiempo, pero parece que ese estilo le gustó. O, al menos, tengo la sensación de que es el único que he visto recientemente. * (Nota: No estoy seguro sobre cual es apellido y cual nombre, por experiencia en oreimo, ‘Kirino’ sería el nombre, pero en la traducción y en los textos originales de las imágenes viene como apellido. Investigue un poco y en unos viene así y en otros al revés… pero decidí creer en la traducción y dejar ‘Kirino’ de apellido.) Kokone toma arbitrariamente el asiento a mi lado y empieza a maquillarse mirándose en su espejo de mano azul, usando una herramienta que yo, como hombre, no conozco muy bien. Desearía que le pusiera tanto empeño en todo lo que hace, no solo en su maquillaje. “Ahora que lo pienso ¿Tienes muchas cosas azules, no es así?” “Oh sí, me gusta el azul… ¡Oh cierto, Kazu-kun! ¿Notas algo diferente en mi hoy? ¿Lo notas?” Kokone lo dice repentinamente, mirándome con ojos destellantes. “¿Mh…?” ¿Cómo podría saberlo? No hay forma de que lo sepa si me lo preguntas así de la nada.


“¡Te daré una pista! ¡Mi atractivo ha cambiado!” “¿Eh?” Instintivamente miro sus pechos. “¡H-Hey! ¡¿Por qué mis pechos?!” Bueno, porque siempre estas presumiendo que finalmente llegaste a la copa D, así que estaba seguro que… “¡Es claro que mis ojos son mi atractivo! ¡Además, los pechos no crecen de un día para otro! ¡¿Eso te gustaría, eh?! ¡Pervertido de closet! ¡Maniático!” “… Lo siento.” No hay forma de que pudiera conocer ese auto-proclamado atractivo, pero por ahora me disculparé. “¿…Así que?” Kokone me mira a los ojos, expectante. Tengo que admitir que sus ojos son muy expresivos. Me siento apenado mientras me doy cuenta de eso. “¿…Pienso que tu rostro se ve como siempre…?” Digo, tratando de no mirarla de frente. “¿Eh? ¿Qué? ¿Dices que mi rostro se ve tan lindo como siempre?” “No, no dije eso.” “¡Dilo!” Ahora estoy siendo obligado. “A decir verdad, estoy usando rímel hoy ¿Qué tal? ¿Qué tal?” No veo ninguna diferencia. No puedo notar como puede verse diferente a como lucía ayer. “………No, no puedo notar algo así.” Lo digo con toda sinceridad y fallo. “¡¿‘Algo así’… dices?!” Me golpea. “Ow…” “¡Tsk! ¡Qué tipo tan aburrido eres!” Me lo dice en una voz enfadada, pero… Aah, parece que está un poco molesta. Kokone hace un gesto como si me escupiera y corre con otros compañeros para presumir su rímel. “Haa…” Ahora estoy exhausto. Kokone puede ser divertida, pero no puedo soportar su mal temperamento. “¿Terminó su disputa marital?” Lo primero que veo cuando giro la cabeza son tres perforaciones en una oreja derecha. Solo hay una persona en la escuela con ese estilo. “…Daiya. Eso no parecía una disputa marital para nada ¿Cómo fue que llegaste a esa conclusión?”


Mi amigo Daiya Oomine se burló de mi objeción. Si, tan arrogante como siempre. Bueno, supongo que sería raro si alguien como él, que usa tales accesorios y no simplemente ignora las reglas escolares sino que las provoca, se comportara bien. “¿Pero en serio no te diste cuenta de su rímel? Hasta yo noté la diferencia. Y eso que me es absoluta y completamente indiferente.” “¿En serio?” Ellos son vecinos y creo que son amigos desde el preescolar. Por cierto, eso de que no está interesado en ella es sin duda una mentira. Como sea, pasar por alto algo que incluso Daiya notó puede ser algo grave. Después de todo, él no es de los que se interese o siquiera note a los demás. “…Pero, sabes.” Tengo el presentimiento que ya llevaba ese rímel desde ayer. “Ya veo, ya lo entiendo, Kazu. Así que le dijiste a esa perra ‘No estoy interesado en ti’. Estoy de acuerdo. Yo tomaría la misma actitud. Pero sería más directo.” “¡Tú, maldito delegado! ¡Puedo oírte claramente!” Daiya ignora a la chica de audición aguda y continua. “Kazu, dejemos a un lado a esa chica irrelevante… ¿Sabías que una estudiante transferida vendrá hoy?” “¿Estudiante transferida?” Me aseguraré… hoy es «2 de marzo» ¿Por qué alguien se transferirá a estas alturas del año? “¡¿Una estudiante transferida?! ¡¿En serio?!” Kokone, como era de esperarse, nos escuchó hablar así que levantó su voz para preguntar. “Kiri, no estoy hablando contigo. No te metas en una conversación desde tan lejos. ¡Oh, pero no te acerques tampoco! ¡Esa cara excesivamente pintada le hace mal a mi salud mental!” “¡¿Q-Qué?! ¡Mira quién habla, Daiya! Deberías empezar a arreglar esa deshonesta personalidad tuya. ¡Quizás debería colgarte de cabeza por 24 horas, así algo de sangre por fin llegaría a tu cerebro y serías capaz de hablar coherentemente!” Para interrumpir su discusión, levantó la voz un poco y regreso al tema. “¿Una estudiante transferida, cierto? Creo que había oído algo al respecto.” Como había planeado, Daiya cerró la boca y me miró. “¿…Quién te lo dijo?” Pregunta con un tono serio. “¿Eh? ¿Por qué quieres saberlo?” “No respondas a mi pregunta con otra pregunta.” “¿Umm… quién fue? ¿No fuiste tú?” “Imposible. Justo acabo de oírlo cuando fui a la sala de maestros. Así que no hubo oportunidad de decírtelo.” “¿En serio?”


“Ese tipo de rumores se esparcen por todos lados enseguida. Pero parece que ni esta chismosa, Kiri, se dio cuenta.” Eso es verdad, considerando su reacción de hace rato. No solo ella, nadie de la clase 1-6 estaba enterado. “Por eso concluyo en que la información fue mantenida en secreto hasta el día de la transferencia, el cual es hoy. ¿Entonces, como lo sabías?” “Umm…” Eso me pregunto. “Bueno, Cómo sea. ¿No te parece raro, Kazu? ¿Por qué alguien se transferiría en estas fechas? Debe haber circunstancias especiales. Por ejemplo… ¿Qué tal si es la hija problemática de alguno de los miembros del consejo que fue expulsada de varias escuelas? En ese caso, tendría sentido que ocultaran la información.” “Daiya, no está bien hacer esas predicciones sobre la estudiante transferida. Digo, ella ya está en una posición incómoda aunque no lo digas. Además, todos están escuchando en secreto.” El resto de los estudiantes, que realmente estaban escuchando nuestra conversación, sonrieron incómodos. “¿Ah? ¿Por qué debería importarme?” Uwaa… En el momento en que dejo salir un suspiro ante la altanera actitud de Daiya, la campana suena. La clase se reacomodó y fue a sus asientos. Kokone, cuyo asiento está junto a la ventana, la abrió y asomó la cabeza hacia afuera. Aparentemente quiere ver a la estudiante transferida lo antes posible. “¡Ooh!” Luego de aparentemente haber encontrado a la persona que luce como una estudiante transferida, Kokone alza la voz. Luego de ese ‘Ooh’, regresa a su asiento con una expresión congelada, aunque estaba tan entusiasmada hace rato. Me pregunto que anda mal. Kokone sonríe y murmura ‘¡Es asombroso!’. Probablemente no solo yo, sino todos quieren preguntar qué pasó, pero nuestro maestro asesor entró al salón justo ahora. La silueta de una chica puede verse detrás del opaco cristal de la puerta. Tiene que ser la estudiante transferida. Mirando al salón, el profesor entiende que todos se están preguntando sobre la persona detrás de la puerta y rápidamente la llama. La silueta detrás del opaco cristal se mueve. Y la veo… ella. En un instante…


Como si hubiera sido empujado de un barranco, el paisaje cambio súbitamente. Primero, oí un sonido. El sonido del paisaje siendo arrancado. A la fuerza, violentamente, una imagen tras otra golpea mi mente. Una y otra vez, escenarios similares aparecen. Es como si mi conciencia estuviera a punto de estallar, pero es sujetada y fijada como si hubiera sido encerrada en una pequeña caja metálica. Deja vu. Deja vu. “Soy Aya Otonashi.” Ya te oí. “Soy Aya Otonashi.” Ya te oí. “Soy Aya Otonashi.” ¡Suficiente, ya te escuché! Rechazó esta cantidad masiva de información que trata de descargarse en mi cerebro. Digo, no hay forma en que todo esto pueda entrar. Mi cerebro se sobrecargaría. No puedo procesarlo. “Ah…” Que… ¿Qué incomprensibles cosas… estoy…? Me doy cuenta que estoy teniendo pensamientos incomprensibles así que termino mi pensamiento… y regreso. ¿Eh? ¿En que estaba pensando? Habiéndolo olvidado, levanto la mirada y la miro nuevamente. Miro a la estudiante transferida, Aya Otonashi, cuyo nombre no conozco aún. “Aya Otonashi.” La estudiante transferida susurra solo esto. En voz baja, como si no le importara si la entienden o no. Aya Otonashi baja de la plataforma. Por su extremadamente corta auto-presentación, el salón se vuelve ruidoso. A ella no le interesa en lo más mínimo el revuelo que provocó en sus compañeros y comenzó a caminar. Directo a mí. Mirándome a los ojos. Se sienta con naturalidad en el asiento vacío a mi lado, Justo como si este asiento hubiera sido preparado para ella desde el principio. Otonashi-san frunce el seño con sospechas cuando la miro en silencio, incapaz de hacer algo más. …Supongo que debería decir algo. “…Umm, encantado de conocerte.” Sin embargo, su expresión no cambia para nada. “¿Eso es todo?” “¿Eh…?”


“Pregunté si eso era todo.” ¿Había algo más? Aún si lo dices, no puedo pensar en nada. Después de todo, este es nuestro primer encuentro. Pero la atmosfera me obliga a decir algo. “…Umm, ¿Tu uniforme, es de tu antigua escuela?” Otonashi-san no reacciona a mi desesperado intento de hablar con ella y sigue mirándome. “¿…Eh, y bien?” Notando mi confusión, Otonashi-san suelta un suspiro por alguna razón y sonríe. Como si estuviera sorprendida por la ingenuidad de un niño. “Te diré algo bueno, Hoshino.” ¿…Eh? Si aún no le digo mi nombre. Pero mi duda es insignificante para ella. Otonashi-san dice algo que me paralizo por 5 segundos completos. “Kasumi Mogi está usando pantis color azul cielo hoy.” ✵ El atuendo de Kasumi Mogi durante la clase de educación física no es el uniforme de gimnasia, sino su uniforme usual. Hoy, está mirando otra vez a los chicos jugando futbol, inexpresiva, como si solo fuera un adorno. Las blancas piernas que se dejan ver bajo su falda son delgadas, parece como si fueran a romperse en cualquier momento. Y yo estoy, por alguna razón, durmiendo con mi cabeza en su regazo. Oh, bueno. No tengo idea de lo que está pasando. Aunque esta sea una sensación de júbilo, no puedo disfrutarla ya que estoy tratando desesperadamente de parar mi sangrado nasal con un pañuelo. Las cosas se pondrán peor si no lo hago. Por cierto, parece que sí puedo recordar como todo esto terminó así. Ya que perdí mi habilidad de concentración por culpa de Otonashi-san, el balón de soccer me golpeó justo en la cara y mi nariz comenzó a sangrar. Entonces Mogi-san se preocupó por mi y, por alguna razón, me dejó dormir en su regazo. Las piernas de Mogi-san no son para nada suaves y, para ser honesto, incluso lastiman un poco mi cabeza. Me pregunto por qué se preocupa tanto por mí. Miro hacia arriba, al rostro de Mogi-san, pero no puedo distinguir ninguna emoción en ella. Pero estoy feliz. Muy, muy feliz. Aunque aun gira en mi mente la declaración de Otonashi-san sobre las pantis.


Por supuesto que estoy sorprendido. No solo por la falta de contexto y lo impredecible que fue. A lo que me refiero es, Otonashi-san dijo: ‘Te diré algo bueno’. Básicamente, afirmó que esa información sobre «Kasumi Mogi» significa «Algo bueno» para mí. Ni siquiera le he dicho a Kokone o Daiya que estoy enamorado de Kasumi Mogi. Así que no hay forma que Otonashi-san, a quien acabo de conocer hoy, pueda saberlo. Aún así, lo dijo. “….Este, Mogi-san.” “¿Qué pasa?” Mogi-san responde suavemente. Es como la voz de una pequeña ave, que encaja con su pequeña y delicada apariencia. “¿Hoy um, Otonashi-san habló contigo?” “¿…La estudiante transferida?…No.” “¿No se conocen tampoco, cierto?” Mogi-san afirma asintiendo con la cabeza. “¿No te hizo algo sospechoso?” Ella lo piensa por un momento y luego lo niega con la cabeza. Su levemente rizado cabello se sacude. “¿Por qué lo dices…?” Inclina su cabeza y pregunta. “Ah, no… si no pasó nada, está bien.” Cuando dirijo la mirada a las canchas, Otonashi-san esta sola, de pie en el centro del patio con una pose retadora, sin mostrar interés en el balón o en las chicas corriendo tras de él. Cuando la bola llego rodando casualmente en su dirección, ella solo pateo de vuelta… umm, ¿Acaso le entregó el balón a una chica del otro equipo? “Mmmh” Quizás haya sobre-analizado las cosas, creyendo que ella se dio cuenta de mis sentimientos. Otonashi-san tuvo tanto impacto en mí por su apariencia y actitud. Si, simplemente le doy demasiada importancia solo porque una persona como ella me dijo algo así. Una lógica que cualquiera puede entender. Y aun así… ¿Por qué no puedo creerlo? Otonashi-san me mira. Fija su mirada en mí, sin apartar sus ojos. Mirándome directamente. Muestra una sonrisa desafiante. Aunque la clase aun no ha terminado, ella camina hacia mí. Antes que me diera cuenta, se plantó frente a mí. Abandono el privilegio de dormir en el regazo de Mogi-san, algo que debería significar la alegría máxima. Mi cuerpo entero tiembla. Sin metáforas; en serio estoy temblando.


Mogi-san, quien parece haber notado la presencia de Otonashi-san, tiembla y se pone de pie también. Aún con esa sonrisa desafiante, Otonashi-san apunta en mi dirección… no, en dirección a Mogi-san. Entonces… Una ráfaga de viento sopla. Una ráfaga súbita. Una ráfaga que nadie podría siquiera predecir. Esta súbita ráfaga levanta la falda de Mogi-san. "¡¡~~~!!" Mogi-san sujeta su falda inmediatamente. Pero solo la parte del frente. Yo estoy detrás de ella. Justo luego que esa ráfaga termina, Mogi-san se da la vuelta y me mira. Ciertamente es tan inexpresiva como siempre, pero sus mejillas lucen un poco enrojecidas. Silenciosamente forma las palabras ‘¿Las viste?’ con su boca. No, ella quizás si habló, pero al menos yo no pude oírla. Niego frenéticamente con la cabeza. Por mi exagerada reacción, es obvio suponer que las vi. Pero Mogi-san no responde y baja la mirada. Ahora, Otonashi-san está de pie junto a mí. Doy un vistazo a su expresión. “Aah…” Entonces comprendo la razón por la cual estoy temblando así. Puedo leer el significado oculto en su rostro. Un sentimiento que nunca había sido dirigido a mí antes. …Hostilidad. ¿Por qué? ¿Por qué está dirigida a alguien como yo? Otonashi-san sonríe de nuevo y frunce el ceño. Mientras estoy temblando sin poderme mover, ella pone su mano en mi hombro y coloca sus labios cerca de mi oído. “¿Eran azul cielo, no es así?” Otonashi-san lo sabía todo. Mi afección hacia Mogi-san, esa súbita ráfaga de viento que pondría al descubierto sus pantis, lo sabía todo. Esa afirmación no era una broma. Era una amenaza… para insinuar que me conoce perfectamente, que ha descifrado mi forma de pensar, que ella me domina. “Hoshino ¿Ya debiste darte cuenta, cierto?” Otonashi-san me mira mientras estoy ahí petrificado. Nos quedamos así por un momento, pero cuando guardo silencio, ella deja salir un suspiro y baja la mirada. “Así que es inútil. Aunque llegué tan lejos… ya veo, eres aún más torpe esta vez.” Ella murmura sus quejas.


“Si ya lo olvidaste, recuérdalo ahora. Mi nombre es «María».” … ¿«María»?... ¿Eres «Aya Otonashi», no es así? “¿…E-ese es tu pseudónimo o algo?” “Cállate.” Me mira con odio, ni siquiera se esfuerza en ocultar su frustración. “Bueno. No eres ni un reto en esa ocasión, pero entonces actuaré según mi conveniencia.” Otonashi-san dice esto y me da la espalda. “Ah, espera…” Instintivamente la detengo. Ella se da la vuelta, evidentemente estresada. Me estremecí al ver su mirada. No estoy seguro. Pero por la actitud de Otonashi-san quizás… “¿Podrá ser que, nos hemos visto antes?” Oyendo esas palabras, Otonashi-san sonríe. “Si, éramos amantes en nuestra vida anterior. Oh mi amado Hathaway ¡En que miserable estado te encuentras ahora! No eras tan patético cuando me cortejabas a mí, la princesa de un país enemigo.” “¿……….Umm, qué?” Me quede sin palabras. Otonashi-san parece estar satisfecha viéndome así y, por primera vez en todo el día, mostró una sonrisa que justamente era lo que parecía. “Solo bromeo.” ✵ Al día siguiente. Encontré el cadáver de Otonashi. 8,946° vez Después de oír mis palabras, Mogi-san se quedó pensando por un rato, con ojos deprimidos. Entonces murmuró, incomoda, las siguientes palabras: “Por favor espera hasta mañana.” 2,601° vez “Soy Aya Otonashi.” La estudiante transferida murmura solo esas palabras. ✵ “¡Oh cielos! ¡Eso fue intenso!” Mi amigo Haruaki Usui, cuyo asiento está a mi lado, golpea mi espalda vigorosamente, aunque le clase sigue en sesión.


¿Haruaki? Sabes, eso duele. Además las miradas de nuestros compañeros hacen que me avergüence… Los ojos de Haruaki ya estaban fijos en la parte de atrás, directo a la estudiante transferida, Aya Otonashi. “¡Nuestros ojos se encontraron! ¡Eso es intenso!” “Bueno, cuando te giras y la miras, es simplemente natural que sus ojos se encuentren.” “¡Hoshii, es el DESTINO!” ¿Qué? espera ¿Destino? “¡Como sea, es muy hermosa! Ella podría calificar perfectamente como una obra de arte en el mercado mundial… y luego ser reconocida como un tesoro nacional. Oh, es demasiado tarde para mí, ya me ha robado el corazón… iré a confesarme.” ¡¡Qué Rápido!! La campana suena. Después de ponernos de pie y agradecer al maestro, Haruaki va directo a Otonashi-san sin siquiera sentarse de nuevo. “¡Aya Otonashi! ¡Caí rendido desde que te vi! ¡Te amo!” Uwaa, en serio lo está haciendo… No pude oír la respuesta de Otonashi-san pero la cara de Haruaki lo dice todo. No… ni siquiera es necesario mirarlo para saberlo. Haruaki se detiene frente a mi escritorio. “Es absurdo… ¿Me rechazó?” ¿Pensaba tener éxito…? Da miedo porque lo dice en serio. “¿No es natural? ¡Confesársele así de la nada solo la molestaría!” “Mh, entiendo tu punto. Pues bien, me confesaré de nuevo ¡Pero esta vez no será así de la nada! ¡Estos sentimientos están destinados a alcanzarla algún día!” Por un lado considero envidiable su positivismo, pero por el otro… prefiero no tenerlo. “¿Se divierten, chicos? Para mí es bastante entretenido, pero las chicas los están mirando con desprecio.” Daiya se une a la conversación con esas palabras. “¡¿Eeh?! ¡¿No es solo a Haruaki?!” “No, a ti también. Las chicas los consideran del mismo tipo.” “¿Oho, del mismo tipo que yo? ¡Qué honor! ¿No lo crees, Hoshii?” Lo que sea menos eso… “Dejando eso a un lado, Daiyan ¿Incluso tú quisieras hacer tu jugada con ella, cierto?” Haruaki golpea a Daiya con su codo. La razón por la que no teme hacerle eso es probablemente porque ellos son amigos de la infancia. O simplemente porque no le importan las consecuencias.


Daiya deja salir un suspiro y responde enseguida. “Nada de eso.” “¡Imposible! ¡¿Entonces quien puede atrapar tu corazón, Daiyan?!” “No importa si mi corazón late más rápido a causa de la belleza de Otonashi-san. Tengo que admitir que es hermosa, pero aun así no me interesa.” “¿Huh…?” “¿Haruaki, No los has entiendes, cierto? Bueno, por supuesto no espero ser entendido por un simio que vive siguiendo sus instintos y tomaría a cualquier chica mientras que sea bonita.” “Ooh”, “Ooh” Haruaki y yo dejamos salir expresiones de admiración al mismo tiempo. Daiya se sorprende al ver que nosotros no sabemos algo así. “¡Ah, lo entiendo, Daiyan! ¡Lo que dices es que su belleza esta mas allá de tus alcances y por eso no vas a intentar hacer nada! ¡Una derrota inevitable! ¿Eso es, cierto? Como los zorros que piensan ‘esa uva esta amarga cuando una uva esta fuera de su alcance’. Eso se llama racionalización ¡Qué triste! ¡Qué triste, Daiyan!” “¿Acaso oíste lo que dije?... bueno, la primera parte de tu argumento no está necesariamente mal. Pero por decir la otra mitad tendré que matarte.” “Oho, así que no puedes hacer tu jugada con ella.” Al fin, Daiya le da un puñetazo a Haruaki, quien tenía un rostro triunfal. Uwaa, toda esa ira contenida hasta ahora fue liberada en ese puñetazo, eso parece… “No significa que ‘no pueda hacer mi jugada con ella’. Es que ‘ella no intentara hacer su jugada conmigo’. “ “Vaya fanfarrón… Hey, Hoshii ¿No crees que este tipo está siendo muy engreído solo por su cara bonita?” Haruaki lo dice sin ninguna intención de retractarse. “¡No es como si no hiciera su jugada porque estoy fuera de su alcance! Bueno, eso podría ser pero en su caso no es así.” “Uwaa, está diciendo eso tan audazmente.” “Ella no me considera fuera de su alcance, no, ni siquiera entraría en su clasificación. En primer lugar, ella no está interesada en nosotros. Ni siquiera nos mira con desprecio. De la manera en que nosotros reconocemos a los insectos solo como insectos, ella reconoce a las personas solo como personas. Eso es todo. A ella no le interesan las pequeñas diferencias como mi hermoso rostro o la horrible cara de Haruaki. Justo como nosotros no distinguimos el género de las cucarachas ¿Cómo piensas hacer tu jugada con una chica así?” Aun Haruaki parece abrumado ante el crudo comentario sobre Otonashi-san y se queda callado. “… Daiya.” Entonces abrí mi boca. “Parece que estas bastante interesado en Otonashi-san.” Daiya se quedo sin palabras. Ah, qué extraña reacción ¿Pero no es verdad? Dejando a un lado si su opinión es correcta, él debió haberla observado hasta cierto punto para lograr ese análisis.


“…Tsk ¡No me interesa!” “¡Oh, te sonrojaste!” “…Hey Kazu. Sera mejor que te detengas. ¿Debería darte a comer cebollas a tal grado que sufras de Síndrome de Estrés Post-Traumático y te dé urticaria con solo verlas?” Entiendo que Daiya está muy molesto, así que trato de escabullirme con una risa incomoda. Como sea, parece que Daiya sabe que no podrá llevarse bien con Otonashi-san. “Aun con sus torpes cerebros de insecto, ustedes debieron haberse dado cuenta de sus rarezas.” Sonaba un poco como una tonta excusa. Pero no lo era. Saben, es justo como él dice. ✵ Tan pronto como la clase terminó, Otonashi-san levantó la cabeza. El profesor, Hokubo-sensei se dio cuenta. Pero ella no solo lo ignora, ni siquiera espera a que él diga algo y ella empieza a hablar. “La clase 1-6 hará algo por mí ahora.” A Otonashi-san no le importa lo confundidos que estamos y continúo. “Tomará solo cinco minutos ¿No es mucho, o si?” Nadie contesta, pero ella se dirige a la plataforma de todos modos. Saca a Hokubo-Sensei del salón como si fuera algo completamente natural y toma su lugar en la plataforma. Aunque esta debería ser una escena fuera de lo normal, se siente familiar para mí. Juzgando por la reacción de los demás, parecen pensar lo mismo. Un silencio total en el salón. De pie en la plataforma, Otonashi-san abre su boca, mirando al frente. “Ahora escribirán «algo» para mí.” Otonashi-san baja de la plataforma y entrega algo a los estudiantes de la primera fila. Ellos aceptan ese ‘algo’, una hoja de papel. Todos tomaron una y pasaron el resto a los asientos detrás de ellos; justo como cuando se pasan las notas informativas dirigidas para toda la clase. El papel llega a mi asiento. Es una simple y ordinaria hoja de papel reciclado con lados de 10 cm. más o menos. “Cuando terminen de escribir, entréguenmelos por favor.” “¿Y que es ese «algo»?” Cuando Kokone pregunta eso en nombre toda la clase, Otonashi-san explica: “Mi nombre.”


Con esto, el silencioso salón finalmente se vuelve ruidoso. Siendo sincero, yo tampoco lo entiendo. ¿Su nombre? Todos lo saben. Ella se presentó como ‘Aya Otonashi’ apenas esta mañana. “¡Que estúpido!” Alguien grita. Solo hay una persona que podría decirle algo así a Otonashi-san. Daiya Oomine. El resto de la clase contiene el aliento al mismo tiempo. Esto es porque todo sabemos que uno no debe hacerse enemigo de Daiya. “Tu nombre es Aya Otonashi. ¿Por qué quieres que lo escribamos? ¿En serio te interesa tanto que recordemos tu nombre?” Otonashi-san se mantiene serena aun después de esas palabras. “Podría escribir «Aya Otonashi». Pero ya lo dije. ¿Así que ya no hay necesidad de escribirlo, cierto?” “Si, no me importa.” Aparentemente él no esperaba una respuesta tan simple por lo que se queda sin palabras. Hace un chasquido con su lengua, rompe el trozo de papel tan ruidosamente como puede y sale del salón. “¿Qué pasa? ¿Por qué no escriben de una vez?” Nadie podía empezar a escribir. Quizás sus rostros no lo demuestren, pero están sorprendidos y abrumados por ella. Acaba de responderle a Daiya, nosotros nos damos cuenta de lo impresionante que es hacer eso. Nadie es capaz de hacer nada por un rato. Pero con el ruido del lápiz de alguien, el mismo sonido comienza a oírse de varios lugares. Probablemente nadie sabe las intenciones de Otonashi-san. Pero no importa. A final de cuentas, solo hay una cosa que podemos escribir después de todo. Solo el nombre «Aya Otonashi». El primero en entregar su hoja fue Haruaki. Viéndolo ponerse de pie, varios compañeros hacen lo mismo. La expresión de Otonashi-san no cambia cuando recibe el papel de Haruaki. Probablemente haya sido… una respuesta incorrecta. “Haruaki.” Llamo a Haruaki cuando pasa a mi lado luego de intercambiar un par de palabras con Mogi-san. “¿Qué pasa, Hoshii?” “¿Qué escribiste?” “¿Mh? Bueno… ¿Uno solo puede escribir «Aya Otonashi», no es así? Aún así, casi se me olvida escribir la ultima letra.”


Haruaki lo dice viéndose algo desolado por alguna razón. “…Tienes razón, supongo que solo eso puede ser…” ¡No titubees tanto y solo escribe!” “¿Pero, en serio crees que ella hace esto para asegurarse de que escribamos su nombre?” En ese caso, no veo cual propósito tiene hacer eso. Haruaki responde inmediatamente. “Por supuesto que no.” Confirmando mí duda. “¿Eh? Pero… ¿Tú escribiste «Aya Otonashi», cierto?” “Si… pero escucha, ¿Daiyan es tan inteligente que no causa gracia, cierto? Bueno, pero en contraste, su personalidad es tan mala que no causa gracia tampoco.” Como cambió el tema tan súbitamente, inclinó mi cabeza. “Él dijo que solo era posible escribir «Aya Otonashi». Eso significa que no podía pensar en otra cosa que escribir. Por supuesto, yo pienso igual. Lo que quiero decir es, bueno, no podemos pensar en nada, así que no podemos escribir otra cosa.” “Si no puedes pensar en nada… no puedes escribirlo.” “Exactamente. En otras palabras, esto no va dirigido a nosotros.” Tengo la impresión de que las palabras de Haruaki dieron en el blanco. Debe tener razón. En otras palabras, A Otonashi-san no le importan la mayoría de sus compañeros y está haciendo esto solo para la persona que pueda pensar en algo diferente. Entiendo la razón por la cual Haruaki se ve tan desanimado ahora. Digo, se enamoró de ella a primera vista. Quizás haya actuado en broma, pero no sé de nadie más a quien se le haya confesado antes. Así que estaba hablando en serio. Pero él no puede tomar el lugar de su acompañante. Su existencia fue ignorada… justo como dijo Daiya. “Haruaki, eres sorprendentemente astuto.” “¡La parte de ‘Sorprendentemente’ fue innecesaria!” Mientras trato de ocultar con una sonrisa la vergüenza de decir algo ofensivo, Haruaki reacciona con una expresión melancólica. “Nos vemos. Si no me voy ahora, seré asesinado por mis superiores. ¡No, no estoy exagerando!” “Entiendo. Buena suerte.” El tan poderoso equipo de baseball parece ser bastante demandante. Encaro a mi vacía hoja de papel. Estoy por escribir «Aya Otonashi», pero no puedo hacerlo. Miro a Otonashi-san- no hay el más mínimo cambio en su expresión mientras revisa los papeles que le son entregados. Supongo que en todos dice «Aya Otonashi». ….Alguien que no piensa en nada no puede escribir otra cosa.


“…….” ¿Qué debo hacer ahora? Después de todo, logré pensar en algo. Por alguna razón, el absurdo nombre «María» me viene a la mente. No, ya me di cuenta. Algo está mal conmigo. De todas las cosas que pude pensar, «María». No tengo idea de dónde vino este nombre. Si le entrego el papel con ese nombre, ella solo me gritará algo como: «¡Debes estar bromeando!». ¿Pero qué tal si, por casualidad, es esta la respuesta que ella está esperando…? Luego de enfrentar unas fuertes dudas, empiezo a escribir en ese trozo de papel reciclado de 10 cm. «María». Me pongo de pie y me dirijo a Otonashi-san. Como ya no hay una fila, parece que soy el último. Nerviosamente le entrego mi hoja. Otonashi-san la acepta sin decir nada. Entonces mira las letras escritas ahí. Su expresión cambia. Impresionantemente. “¿…Eh?” ¿Otonashi-san, quien no había mostrado el más leve indicio de inquietud al enfrentarse al profesor o a Daiya, está sorprendida? “Fufufu…” De pronto suelta una carcajada. “Oh, tu recordaste mi nombre.” Me arrepentí en un instante de haberlo entregado. Porque, cuando ella dejó de reír, me miró como a un enemigo ancestral. “¡…Tú…! ¡¿Acaso estás bromeando conmigo?!” Parece estar reprimiendo su ira con todas sus fuerzas ya que está hablando en una baja y profunda voz. Ya esperaba la parte de ‘Estás bromeando…’ pero no en ese tono en que lo dijo. Sujeta el cuello de mi camisa con todo su corazón. “¡Wa! ¡L-lo siento! N-No es como si tratara de burlarme de ti…” “¿Dices que puedes escribir algo así sin estar bromeando?” “…Umm, pues. Quizás… tienes razón. Creo que si estoy bromeando. Probablemente esto fue el golpe final. Sin soltarme, me arrastra hasta la parte trasera de la escuela. ✵


“Hoshino. ¿Te estás burlando de mí?” Otonashi-san me empuja contra la pared del edificio y me mira fijamente. “No soy buena para hacer planes. Soy consciente de eso. Esto fue algo tan ridículo como decir «¡Entrégate, culpable!». No, ni siquiera puedes llamarlo un plan. Aún así… ¡¿Por qué demonios mordiste la carnada?! ¡Esta ya es la segunda vez que lo intenté! ¡La primera vez ni siquiera le prestaste atención!” Ella suelta su agarre sobre mi cuello, pero su mirada es más que suficiente para mantenerme inmóvil. Otonashi-san me mira mientras muerde su labio inferior y deja salir un suspiro. “…No, perdí la cabeza porque al encontré un punto de apoyo con un método tan ridículo. Pero la situación está mejorando al menos, así que debería estar feliz.” “…Si, supongo. ¡Deberías estar feliz! Hahaha.” Otonashi-san frunce el ceño ante mi forzada sonrisa de nuevo. Creo que es mejor quedarme callado. “…No lo entiendo. A decir verdad, estaba pensando que ya te habías rendido ante mi persistencia… ¡¿Pero, por qué tienes esa cara tan cómoda y ignorante?!” No estaba siendo desconsiderado, es solo que no tengo idea de que está hablando. “Seguiste ignorándome 2,600 veces. Sin importar cuantas veces continuará este ciclo sin fin, no me voy a rendir. Sin embargo, es agotador. Debería ser igual para ti, ¡¿Entonces como puedes mantener la compostura?!” Qué rayos… no sé de qué estás hablando. Aparentemente ya se dio cuenta de mi desconcierto ante sus palabras y me mira con sospecha. “¿……Será que no te has dado cuenta?” “¿Dado cuenta? ¿De qué?” “Muy bien. No importa si solo estas fingiendo, una explicación no podrá hacer demasiado daño. Hm, cierto. En pocas palabras…… Ya he sido ‘transferida’ 2,601 veces. No pude hacer más que quedar asombrado. “Si solo estas actuando entonces eres bastante bueno. Pero, si realmente «no lo sabías», en realidad harías esa cara tan tonta. Como sea. Te explicaré lo que yo he descubierto. Mh, si… ¿Hoy es 2 de marzo, cierto?” Asentí. “Es fácil decir que he repetido este 2 de marzo 2,601 veces, pero no es así. Por eso uso la expresión ‘Transferencia escolar’, aunque no puedo llamarlo un término apropiado.” “Haa…” “He sido regresada 2,601 veces a las 6:27AM del 2 de marzo.” “……”


“‘Regresada’ es el termino correcto desde mi perspectiva, pero para el resto no lo es. Así que uso la expresión ‘Transferencia escolar’, ya que es lo más cercano a lo que pasa en realidad…” Otonashi-san ve como dejé caer mi quijada y rascó su cabeza. “¡Aah, cielos! ¡¿Que tan tonto puedes ser?! ¡¿Si hubiera algún problema para ti después de las 6:27, tu solo lo declararías «Nulo», no es así?!” Me grita, hirviendo de ira por dentro. No, no… nadie podría entender algo así cuando se lo dicen tan de la nada, ¿O sí? “No lo entiendo del todo pero, ¿Has estado repitiendo los mismos eventos una y otra vez?” En cuanto digo esas palabras. “Ah…” ¿Qué? ¿Qué es esto? Presiono mi pecho en el punto en que esta intensa y extraña sensación me ataca. Una incómoda… no, la palabra ‘incomoda’ no es suficiente. Es una espeluznante sensación, como si, digamos, su ciudad haya sido intercambiada por otra sin que nadie más que ustedes se hayan dado cuenta. No es como si mis recuerdos hubieran vuelto a mí. Yo no los llamé de vuelta. Pero por alguna razón puedo sentir que «esto pasó». Otonashi-san dice la verdad. Nada más que la pura verdad. “¿Ya lo entendiste?” “…E-Espera un segundo.” Ella ha vivido el 2 de marzo 2,601 veces. Eso por sí mismo es más que suficiente para confundirme, pero básicamente lo que Otonashi-san está diciendo es: “¿Yo estoy causando esto?” “Así es.” Otonashi-san responde al momento. “¿P-por qué haría algo así?” “¿Cómo podría yo saber tus motivos?” “¡Yo no estoy haciendo eso!” “¿Cómo puedes saberlo cuando ni siquiera te habías dado cuenta?” ¿Por qué yo? Cuando estaba por decir eso, me di cuenta. Solo hay un factor que la hizo interesarse en mí. Y fue… porque escribí «María» en ese papel.


“Al igual que el despistado de ti, las demás personas que fueron arrastradas a esto no pueden recordar ese pasado al que consideramos «nulo». En otras palabras, además de mí, solo el culpable debería ser capaz de recordar el nombre «María» que había mencionado en una repetición previa. Pero yo recordé este nombre. Tengo que admitir que es impensable que un nombre como «María» pudiera simplemente aparecer sin ninguna razón. “No sé si sirva de algo, pero siempre trato de actuar de una manera que sea recordada por los demás. He esperado que el culpable, quien tiene los recuerdos de los ciclos pasados, a las que llamamos «nulos», cometa un error. Pero bueno, no tenía muchas expectativas.” “¿…Desde cuando comenzaste a desconfiar de mí? Digo, específicamente me dijiste el nombre «María» en un mundo anterior, ¿Cierto?” “No desconfió tanto de una persona que parece inofensiva como tú.” “¿Entonces…?” “Hmph, por supuesto que probé con todos, uno por uno y les dije ese nombre. Después de todo, mi tiempo es básicamente infinito.” Su tiempo es infinito. El tiempo que Otonashi-san ha pasado. Una cantidad tan inmensa, no puedo llamarlo siquiera una metáfora. Entiendo. Su tiempo es técnicamente interminable, así que por eso llegó a ese imprudente plan de hacer que la clase escribiera su nombre. Con la ligera esperanza de que alguien escribiría «María». Todas sus otras soluciones se habían agotado mucho antes de llegar a las 2,601 ‘transferencias escolares’. Así que probablemente esta no era más que una forma de matar el tiempo hasta que un nuevo plan apareciera ante ella. Incluso tratar un plan así era mejor que no hacer nada, al menos serviría para traerle algo de calma mental. Después de todo, su tiempo podría seguir por siempre. Es por eso que Otonashi-san estaba tan molesta cuando caí con este truco. Es como cuando no puedes derrotar a un enemigo en un RPG y por eso entrenas y subes de nivel como loco, pero en realidad puedes derrotarlo fácilmente solo usando un ítem especial. Quizás alcanzaste el objetivo, pero quieres de regreso todo el esfuerzo desperdiciado. (Nota: Me ha pasado… ¬_¬#) “Bueno, suficiente platica innecesaria. Después de todo. Esto aún no termina.” “¿En serio?” “Por supuesto. ¿Acaso parece resuelto para ti? ¿Acaso esta pesadilla sin fin, el ‘Salón del rechazo’, parece arreglado para ti?” ¿‘El salón del rechazo’? Supuse que así es como ella llama a esta situación. Sea como sea, solo hay una cosa que me está molestando. “Sabes, puedo entender que me tratas como el culpable porque escribí «María». Pero escucha, para empezar, ¿Por qué tú no eres afectada por este ‘Salón del rechazo’?” “No es como si no me afectara; A decir verdad, También a mi puede afectarme. Si me diera por vencida y dejara de recordar, sería capturada por el ‘salón del rechazo’ enseguida.


Continuaría viviendo sin ningún motivo en este ciclo sin fin. Esto es tan fácil como dejar caer una taza de agua que está descansando sobre tu cabeza. Nosotros continuaríamos viviendo este día para siempre.” “¿Eso pasaría solo por olvidar?” “Solo piénsalo. ¿Acaso hay alguien más que haya notado estos eventos? ¿Si incluso tú, el culpable, no se había dado cuenta?” …Quizás tenga razón. Debe serlo, ella ya ha repetido esto 2,601 veces. “En realidad sería más fácil para mí abandonar mis recuerdos. Pero eso nunca sucederá.” “¿…Nunca?” “Si, nunca. Rendirse no es una opción. No importa si tengo que repetir esto 2,000 veces, 20,000 veces o un millón de veces, superaré esta situación y alcanzaré mi meta.” 2,000 veces. Recordando este número otra vez, nos topamos con el numero ‘2,000’ como una unidad en nuestra vida diaria. Pero si lo consideramos pieza por pieza… por ejemplo, un año tiene 365 días, cinco años tienen 1,825 días… y eso aún no sería suficiente. Esa cantidad de tiempo, Otonashi-san ya la excedió. “Hoshino. ¿Tampoco recuerdas por qué produjiste este ‘salón del rechazo’?” “¿Eh? …no.” “Fufu, ya veo. Asumiendo que te estás haciendo el tonto solo para evadir esta pregunta, debe haber alguna razón detrás de esto. En ese caso, tu actuación es bastante realista.” “¡N-No estoy actuando!” “Bueno, te preguntaré entonces…” Otonashi-san sonrió levemente. “Hoshino, te has encontrado con… él, ¿No es así?” ¿…Quién? …No es la pregunta que me hago a mi mismo ahora. Por alguna razón. ¿Con quién me he encontrado? No lo sé. No lo recuerdo. Aún así, lo entiendo. Me he encontrado con ‘*’. ¿Cuándo? ¿Dónde? Por supuesto que no sé esas cosas. Eso no es parte de mis recuerdos. Sin embargo, puedo sentir que nos hemos encontrado. Trato de recordar. Pero la información es bloqueada de mis ojos por una cortina que baja a toda velocidad. ¡Atención! Prohibida la entrada. Solo personal autorizado. “Fufu, así que te has encontrado con él.” Soltó una risa entre dientes. Otonashi-san está convencida ahora. Al igual que yo. Yo, Kasuki Hoshino, soy el origen de esta situación. “Él debió habértela entregado. La ‘caja’ que concede un ‘deseo’.”


De pronto, ella usa la palabra ‘caja’. Basado en el contexto, esa ‘caja’ parece ser una herramienta que produce este ‘salón del rechazo’. “Ah, todavía no te he dicho cual es mi objetivo”. Dice Otonashi-san sin parar de reír. “Mi objetivo es… obtener la ‘caja’.” Entonces su risa desaparece. Otonashi-san, quien está convencida de que yo tengo la ‘caja’, me mira con frialdad y ordena. “Ahora entrégame la ‘caja’.” Seguramente yo tengo la ‘caja’. ¿No puede ser de otra manera, cierto? Digo, Otonashi-san ha resistido 2,601 repeticiones solo para obtener esta ‘caja’. Así que ella debe tener un ‘deseo’ que valga la pena tanto esfuerzo. Ella quiere conceder su propio ‘deseo’; aún si eso significa pisotear el mío, robármelo. Es como… …Esto es… una tenacidad casi anormal. Cierto, esto es anormal. Aya Otonashi es anormal. “…No sé cómo.” No estoy mintiendo. Pero también es una manera de resistirme ante ella. “Ya veo. ¿Así que me la entregarás cuando recuerdes como hacerlo?” “Bueno…” “Olvidar como hacer algo es una situación común. Pero si solo lo has olvidado; en alguna parte, aún sabes cómo hacerlo. Justo como sabes montar una bicicleta: no puedes enseñárselo a otros, pero sabes cómo se siente. Solo estas desconcertado porque no puedes convertirlo en palabras.” “¿…Hay alguna manera de terminar este ‘salón del rechazo’ sin sacar la ‘caja’?” Otonashi-san me lanza una mirada gélida. “Así que no planeas entregármela. ¿Eso es lo que quieres decir?” “N-no es así…” Viendo mi reacción de pánico, Otonashi-san suelta un silencioso suspiro. “Veamos. Supongo que también es posible terminar el ‘salón del rechazo’ si aplastamos a la ‘caja’, junto con su ‘propietario’.” “¿Aplastarla junto con su ‘propietario’…?” ‘Propietario’ probablemente se refiere al culpable que tiene la ‘caja’ – en otras palabras, yo. ¿Aplastarla junto conmigo? En resumen… Otonashi-san reprime sus sentimientos y dice, fríamente. “El ‘salón del rechazo’ acabará si mueres.” ✵


¿Es esta razón suficiente para preparar un «*******»? ¿Quieres decirme que planeas hacerme esto también, si hace falta? En ese caso, por favor hazlo rápido, eso es más fácil de soportar. 3 de marzo. De mañana. Lluvia. Un cruce peatonal con una mala escena. Arrojé mi sombrilla al suelo y miré el «*******». Las demás cosas no entraban siquiera a mi campo de visión. Ni el camión que se había estrellado contra la pared ni tampoco Otonashi-san, quien está solo parada ahí, son reconocidos por mis ojos. Un liquido rojo esta fluyendo sin descanso, en tal cantidad que no es diluido por la lluvia. Un cad****, solo con una mitad de su cabeza, que tiene su cere*** derramado. ****ver. ¡Cadáver. Cadáver. CADáber. CadáverCadáverCADÁVER. cadáVER. CadáverCadáverCADÁVER. Cadáver. Cadáver. Cadáver! El «Cadáver» De Haruaki. “…Ah.” La escena ante mis ojos me hace vomitar al reconocerla. Miró a Aya Otonashi. Ella me mira, sin ninguna expresión. “…….Haruaki” ¡Pero no te preocupes, Haruaki! Sabes, esto se deshará de todos modos. Esto se declarara «Nulo». Convenientemente. ¿……Oh? Podría ser… ¿Podría ser esta la razón por la que deseé el ‘salón del rechazo’…? ¿Será que lo deseé porque estoy rechazando situaciones de este tipo?

«Fin de la primera Parte»


Notas finales del traductor.Bueno, comienza un nuevo proyecto en la traducción de novelas.. Quizás no fue solicitado, pero en realidad es una gran historia y espero que a ustedes les guste tanto como me está gustando a mí. Aclaraciones, aclaraciones… primero que nada, en cuanto a los nombres de algunos personajes… específicamente de Daiya y Kokone Kokone… no estoy 100% seguro de cuál es el nombre y cuál es el apellido. En el caso de Daiya tengo un poco mas de certeza aunque con Kokone Kirino no estoy tan seguro. Como ya había aclarado durante la novela, dentro de las mismas imágenes que sirven como fichas de personajes (las cuales luego estarán listas) aparece de manera que Kirino funciona como apellido, al igual que en la traducción de la novela. Por eso mismo decidí mantener las cosas así, solo espero que los que leyeron or oreimo eimo no tengan problemas en escuchar a Kirino como un apellido. También me tope con algunas palabras que, si bien no son complicadas, si fueron algo confusas como es el caso de “«Nulo»”. ”. Considerando que en la novela usan «Void» y ciertamente, la parte del título de “Utsuro no Hako” podría traducirse como “Caja Caja vacía” o “la caja del vacío”” peeeeeero, según el contexto de las frase que lo usan, considero que se refieren a algo que está siendo nulificado, no a algo que está vacío. De igual forma esta el “Rejecting Rejecting Classroom Classroom” que en esta versión terminó como “Salón Salón del rechazo”. rechazo Ya que al parecer es una forma de “rechazar” eventos indeseados (al menos por ahora eso se cree), pienso que el nombre es bastante apropiado. Por último.. Como pueden notar, la nu numeración meración de esta novela es bastante peculiar, por lo que esta división no es “oficial” si la quieren llamar así. Solo que para poder estar llevando avances parciales decidí dividir en este punto, el cual genera bastante suspenso, para generar un poco de in interés terés y enganchar a los lectores para que continúen pendientes, seh seh… Soy malvado, ¿algún problema? Jejejejeje. Sin más que agregar me despido y dejo una imagen de regalo. ¿Pueden identificar quien es quien? X3


Créditos: Idea original: Eiji Mikage Ilustraciones: 415 A.K.A. Tetsuo Traducción original del japonés: EusthEnoptEron Traducción y adaptación al español: Japan Next

www.japannext.com.ar http://japan http://japan-next.blogspot.com/ -ESTE ESTE TRABAJO NO TIENE FINES DE LUCRO. ES UNA TRADUCCION AFICIONADA DE FANS PARA FANS. FANS.-

Utsuro no Hako to Zero no Maria -Parte 1-  

Primera parte de la novela "Utsuro no Hako to Zero no Maria"

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you