Page 1

Ortopedia Infantil TIC’s Revista de Ortopedia Pediátrica María Paulina Garza Cervera Julio Carlos Delgado 26-enero-2012

Figura 1.


Cirugía Fetal El desarrollo de las técnicas quirúrgicas y de los métodos de diagnóstico y control del embarazo ha permitido que actualmente podamos realizar intervenciones quirúrgicas sobre el feto, en el interior del útero. Actualmente existen numerosas patologías que pueden diagnosticarse prenatalmente. Algunas de ellas, y en especial algunas de las malformaciones congénitas pueden ser reparadas intraútero mediante técnicas de cirugía fetal.

Se han realizado intervenciones quirúrgicas mediante técnicas fetoscópicas en numerosas patologías del feto, introduciendo unos finos tubos en el interior del útero a través de la pared abdominal que permiten ver el feto y operarlo. En este grupo encontramos la corrección por láser de comunicaciones placentarias anómalas entre gemelos o la liberación por láser de las bridas amnióticas (bandas de constricción que pueden amputar una extremidad intraútero).

La cirugía abierta consiste en abordar el feto abriendo el abdomen y el útero de la madre. Mediante este procedimiento podemos reparar la malformación directamente y después cerrar nuevamente el útero y la pared abdominal de la madre para que progrese la gestación. En este grupo encontramos la reparación de la espina bífida (mielomeningocele).


Fetoscopia para reparación de brida amniótica intraútero: La técnica requiere introducir un fino instrumento en el interior del útero a través del cual se visualiza la extremidad del feto donde está la constricción y se repara por láser.

Cirugía uterina abierta para la reparación del mielomeningocele.: La técnica requiere abrir el abdomen, el útero y exponer el feto para ser reparado.

Patologías que pueden tratarse por cirugía fetal: 

Espina bífida (mielomeningocele)

Bridas amnióticas

Transfusión feto fetal

Hernia diafragmática congénita

Procedimientos exit

Patologías valvulares cardíacas

Figura 2.

Figura 3.


Espina Bífida: Mielomeningocele La espina bífida es una malformación congénita que afecta al sistema nervioso central y se produce por un déficit de cierre de la parte posterior de la columna vertebral en la tercera semana de gestación. De hecho existen cuatro tipos: espina bífida oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele. El mielomeningocele, la cuarta forma, es la más grave y se caracteriza por la exposición de la médula espinal a través de una zona abierta en el canal vertebral, generando defectos neurológicos variables que dependen de la localización y la extensión de la lesión.

Figura 4.

Este defecto de cierre produce una continua pérdida de líquido cefalorraquídeo, que normalmente baña el cerebro y la médula espinal. Como consecuencia se produce una malformación asociada a nivel craneal (malformación de Chiari) y secundariamente la gran mayoría de pacientes desarrollan una hidrocefalia (dilatación de los ventrículos cerebrales) que precisa la colocación de sistemas de drenaje desde el cráneo al abdomen. El tejido neural expuesto sufre un proceso de deterioro progresivo en el interior del útero debido a la acción química del líquido amniótico (que baña el feto) y a la acción traumática de roce de este tejido con las paredes del útero. Figura 5.


Figura 6: espina bífida oculta.

Diversos estudios han demostrado que en las primeras semanas de la gestación el tejido neural está indemne a pesar de no estar protegido; sin embargo, en la segunda mitad del embarazo es dañado de forma progresiva, lo que explica las lesiones neurológicas al nacimiento. Igualmente, la malformación cerebral de Chiari progresa durante la gestación y es la responsable de múltiples trastornos neurológicos (defecto estructural o ubicación anormal del cerebelo) en el recién nacido así como de una alta mortalidad en la primera década de la vida. Diversos estudios experimentales en animales han demostrado que la corrección quirúrgica de la malformación intraútero evita el deterioro progresivo del tejido neural y revierte la malformación de Chiari. La cirugía fetal ofrece aquí la posibilidad de reparar esta abertura, y que el recién nacido presente mucha menor lesión neurológica.

¿Quieres saber más sobre cirugía fetal y espina bífida? Infórmate más en: http://www.orcaws.com/test_server/smop/info_pte.htm


Dónde consultamos… García Fontecha, César Galo: Cirugía Fetal. España. TraumatologiaInfantil.com. 2008. Disponible en: http://www.traumatologiainfantil.com/es/otros/cirugi a_fetal (Consultado 25/01/12). García Fontecha, César Galo: Espina Bífida. España. TraumatologiaInfantil.com. 2008. Disponible en: http://www.traumatologiainfantil.com/es/columna/es pina_bifida (Consultado 25/01/12). Imágenes Figura 1: http://sciencephoto.com/media/302586/enlarge (Consultado 25/01/12). Figura 2: M5510153-Open_uterus_fetal_surgery_ready_to_open_fetus-SPL.jpg (Consultado 25/01/12). Figura 3: http://sciencephoto.com/media/277121/enlarge (Consultado 25/01/12). Figura 4: C0074895-Spina_bifida,_artwork-SPL.jpg (Consultado 25/01/12). Figura 5: http://sciencephoto.com/media/266644/enlarge (Consultado 25/01/12). Figura 6: M2600295-Spina_bifida_occulta-SPL.jpg (Consultado 25/01/12).

Revista Ortopedia Infantil  

En este número de la revista de Ortopedia Infantil, se tocan dos puntos importantes, que son la cirugía fetal (gracias a los avances de la t...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you