Page 1

LOS ATAQUES A LA FAMILIA (colocar la foto de Mafalda y la oficina. Figura 1 del anexo) 1. ¿Qué está pasando? Quienes estamos preocupados por el futuro de la familia, podemos darnos cuenta que ésta viene siendo amenazada y atacada por distintos flancos. Como que el enemigo se ha dado cuenta que la columna vertebral de la sociedad, es la familia; por ello su ataque frontal y declarado. Existe como una guerra declarada a la familia y al matrimonio donde éste, por no estar preparado, sufre las consecuencias de dichos ataques. Hoy en día se asiste en no pocos casos al deterioro acentuado de la familia y a cierta corrosión de los valores del matrimonio. En numerosas naciones y en especial en las económicamente desarrolladas, ha bajado el índice de nupcialidad. Se contrae matrimonio en edad más avanzada y crece el número de divorcios y separaciones incluso en los primeros años de vida conyugal. En países como España e Inglaterra de ha legalizado ya el matrimonio entre homosexuales incluso el gobierno brinda todo el apoyo económico para que puedan adoptar hijos. En otros países las presiones para conseguir lo mismo es cada vez más fuerte. En este tiempo en que la familia sufre atentados cada vez más violentos en la esencia de su ser, el matrimonio y el amor, es cuando más debemos profundizar en ella. Es necesario que, quienes tenemos mayor posibilidad de llegar a lo profundo de la familia, pongamos los medios necesarios para contrarrestar los ataques que se vienen dando y proponer alternativas de trabajo profesional dirigido e intencional para reeducar a la familia, pero desde dentro. 2. Algunos problemas más frecuentes que se pueden abordar. a. Casamiento y divorcio: La familia tradicional está basada en un matrimonio estable, pero en la actualidad hay menos personas dispuestas a casarse y a permanecer casadas que en años pasados. Hoy se ven matrimonios que cada vez duran menos, incluso algunos no llegan ni a los 5 años. b. Madres que trabajan: (colocar la fotografía de una mujer empresaria dirigiendo una empresa) A finales del siglo pasado había más madres cuidando a sus hijos en casa. Hoy, la mayoría de madres y con hijos en edad escolar trabajan fuera del hogar y los hijos, en la etapa más importante para su formación, se encuentran en manos de las “nanas” o “empleadas domésticas”, que dicho sea de paso cada vez son más escasas. Hay numerosos expertos que consideran que este fenómeno afecta seriamente la personalidad de los hijos, e incluso incide en el incremento de divorcios. c. Presiones económicas: En la actualidad numerosas familias se ven abrumadas por el doble azote de la inflación y del desempleo, lo que afecta todos los gastos de la vida familiar.


Actividades (Relaciones interpersonales) (colocar las actividades en un recuadro especial con fondo agradable) 1. Pregunta a tus amigos de barrio y familiares adolescentes ¿qué piensan del matrimonio? y elabora un cuadro con las diferentes respuestas. 2. Has una encuesta a tus familiares sobre ¿Cuántos años tienen de casados?, si lo están. Pregúntale además ¿cuál es la clave que los mantiene unidos? 3. Realizar un plenario en el aula con las diferentes respuestas. 4. Ahora que eres un adolescente y que seguramente estás enamorado(a) o lo estarás pronto. ¿cómo prepararse para el matrimonio y la famita? 3. Causas de estos problemas. a. Casamiento y divorcio. (colocar la fotografía de una madre que se nota histérica, con muchas cosas por hacer en casa (se coge la cabeza en señal de desesperación) y una niña mirando la escena) En el seno de la familia no se da una educación para el matrimonio, por el contrario, hasta me atrevería a afirmar que en el seno de la familia se da una educación que favorece el divorcio. Los esposos hablan mal del matrimonio, se quejan de él y como que se lamentan de haberse casado. Muchas veces se escucha en adolescentes o un poco más mayores, frases como: “No me haré problemas, si me va mal... Me separo”, “Quiero tener un hijo, pero no quiero casarme”, “Mejor, sólo nos juntamos para ver cómo nos va”, “me caso pero, sigo haciendo mi vida” y un largo etc. Los esposos deben saber y hacer comprender a los hijos que el matrimonio genera relaciones irreversibles: La relación filial, por ejemplo; la relación conyugal, son ejemplos de relaciones en la que no hay marcha atrás. Uno puede o no estar de acuerdo con la forma de ser del hijo, por la libertad personal de éste o porque así está educado. Hasta puede renegar y lamentarse si quiere, pero no puede decir ya no quiero ser tu padre o te firmo la desfiliación. Lo mismo sucede con el matrimonio. Uno puede no coincidir en muchas cosas con el conyugue y que es lógico que así suceda, pero no puede decir ya no quiero estar con tigo, ya no quiero ser tu esposo(a), me separo, etc. Porque el matrimonio, de por si genera unidad e indisolubilidad. Algunas recomendaciones. • Los esposos deberían luchar por no mostrar sus desacuerdos o quejas delante de sus hijos, pues haciéndolo, no contribuyen nada a su felicidad, además que los hijos la pasan mal al escuchar que sus padres no son felices. • Formar a los hijos con criterios claros sobre la vocación del matrimonio. • No discutir delante de los hijos. • La madre debe hablarle a los hijos cosas buenas del padre y el padre, de la madre. • Los hijos deben venir al mundo en un ambiente seguro y de amor que sólo la familia le puede dar. b. Madres que trabajan: Dos razones, a mi juicio, por lo que las madres trabajan fuera del hogar. Primero, por necesidad económica. La situación del país se pone cada vez más difícil y la madre debe ayudar al esposo a sacar adelante el matrimonio, lo cual es un gran elogio para la madre, aunque ello le lleve un desgaste físico mayor ya que


tiene que atender a sus hijos, a su esposo y a su trabajo. Esta mala distribución de la riqueza de un país impide muchas veces que los matrimonios no cumplan con su finalidad principal para el que constituido, la procreación. Segundo, Las madres que han seguido una carrera profesional se sienten frustradas al no ejercer su profesión. Y, con perdón, a veces el orgullo puede más que les empuja a dejar sus hijos en manos de terceros. De esta manera poco a poco van poniendo en primer lugar el trabajo, que es difícil conseguirlo, dejando en segundo plano la dedicación a la familia, por falta de tiempo. (acompañar este segundo párrafo con una fotografía de niños haciendo fuego en la sala y una chica-la nana- mirando la televisión, acostada en el mueble) Una tercera razón no tan científica pero que también ocurre, es la poca presencia del esposo en las tareas del hogar (ayuda mutua). Cree que su función es proporcionar la economía y el resto, es tarea de la esposa. Ello lleva a un agotamiento personal en la madre, que por verse como presa y sin respiro en el hogar, opta por trabajar como medio de relajación y, mejor si además gana algún dinero. Este tema que parece poco importante, no lo es tal. A veces por el incumplimiento de este fin secundario del matrimonio, que es la ayuda mutua, desanima a la mujer a cumplir con el fin principal del matrimonio. Algunas recomendaciones. • Si los dos padres trabajan, deben organizarse para que los hijos no sufran las consecuencias. Lo mejor sería estar presentes en casa, al menos uno, cuando los chicos llegan del colegio. • El padre debe poner mucho de su parte para colaborar en el hogar y así compartir las tareas domésticas. • Educar a los hijos para que desde pequeños colaboren con encargos en la casa. Si todos colaboramos el trabajo se hace menos pesado. Todos deben tener su encargo. • Si la esposa trabaja y es posible elegir, hacerlo en un solo turno, trabajar mientras los chicos están en el colegio. • Promover leyes que favorezcan la unidad familiar. • Formar a los que cuidan a los hijos ya que ellas pasan mucho tiempo con los niños y muchas veces, a la falta de los padres se convierten en modelos de vida. • No descuidar los detalles familiares: almorzar juntos, tertulias familiares, salidas en familia, conversaciones personales, detalles conyugales, llamadas telefónicas, etc. • Aprovechar el tiempo con la familia, al máximo. • No llevar tareas a la casa. • Ordenar los valores. No olvidar que el trabajo es un medio para sacar adelante la familia y no al revés. c. Presiones económicas: Es verdad que hay dificultad económica. Sin embargo, en lo que he podido notar, todas las familias- no importa su posición económica- viven en una sociedad de consumo y en una atmósfera competitiva; esto hace que muchos padres y madres se impongan cargas financieras innecesarias y que los medios de comunicación nos hacen ver como vitales. Algunas recomendaciones. • Vivir un espíritu de pobreza. Tener lo necesario y no gastar más de lo que se tiene. Un presupuesto familiar mensual ayuda mucho. Ello requiere que el


• • • • • •

matrimonio se siente a conversar y ser realista, no dejarse llevar por las modas. No darle todo a los hijos. El tener mucho no les ayuda a plantearse objetivos y metas más altas. “Que tengan lo que yo no tuve”. Es un engaño. Cuando no se tiene, se trabaja para conseguirlo. Cuando se tiene se omite el esfuerzo y el trabajo. Formación espiritual. Que el hombre no vive solo de pan, la solidez espiritual da fuerza a la persona, sobre todo en etapas difíciles. No tener la refrigeradora llena. Poner un horario de comida, reciedumbre a los hijos. Evitar que los hijos pasen mucho tiempo en la computadora o la tele. Oración en familia. Es urgente que la familia se una para rezar y fortalecer su hogar, más cuando en estas últimas décadas se ha producido un relajamiento moral alarmante. Los materiales pornográfico, los programas televisivos saturados de violencia y de escenas indecentes, el tráfico de drogas y el mayor consumo de bebidas alcohólicas, y la merma de la fe religiosa acompañada de una búsqueda egoísta del placer son elementos que han golpeado y siguen golpeando con fuerza los cimientos mismos del hogar.

4. ¿Cómo mejorar la estabilidad familiar? a. Fe en Dios. De diversas maneras se comprobado que las familias más estables son aquéllas que cultivan la fe en Dios. Esta fe es especialmente valiosa en los momentos más difíciles que podemos pasar en la familia: cuando llegan la adversidad y el dolor, pérdida del trabajo, enfermedad, un hijo que se descarría, la muerte de algún miembro de la familia, etc. La fe sostiene, fortalece e infunde esperanza. Los padres, y me refiero a los dos, son los responsables de promover en el hogar la confianza en Dios. La mejor manera es mediante la lectura diaria de un fragmento de las Escrituras y la práctica de la oración; esto será de gran valor para los hijos a lo largo de toda la vida. b. Lealtad y dedicación al hogar. Los profesores Nick Stinnett y John DeFrain efectuaron en 1985 una investigación muy valiosa sobre cuáles son los puntos fuertes de las familias estables. En este estudio participaron más de 3 mil familias, y se encontró que una de las características sobresalientes de una familia de éxito es la dedicación al hogar por parte de cada uno de sus miembros y un vigoroso sentido de lealtad mutua. Esto significa la inversión de tiempo, energía, inteligencia y corazón para satisfacer las necesidades de la familia. c. Pasar tiempo juntos. Otro investigador hizo un estudio semejante, formulando a una cantidad de familias felices la siguiente pregunta: "A juicio de ustedes, ¿cuál es la razón por la cual están tan unidos y felices?". Sin excepción, cada miembro de las familias entrevistadas dio la misma respuesta: "Hacemos muchas cosas juntos". Ya sea trabajando, jugando, asistiendo a servicios religiosos, comiendo, paseando o haciendo cualquier cosa, lo importante es pasar tiempo juntos, tratando de ayudarse y estimularse mutuamente. Actividad (para padres) 1. El día tiene 24 horas y la semana 168. ¿cuántas horas a la semana le dedicas al trabajo?


2. ¿Cuántas horas dedicas para realizar actividades familiares? ¿Cuántas para dedicadas a tus hijos? 3. Ordena jerárquicamente los siguientes valores y luego convérsalo con tu conyugue si está de acuerdo contigo. AMIGOS, DIOS, TRABAJO, FAMILIA. 4. ¿Hay alguna empresa más importante que la familia? ¿por qué? 5. ¿Siendo una empresa de mucha importancia, merece el tiempo que le dedicamos? 6. ¿Qué podemos hacer para aprovechar mejor el tiempo juntos? 5. Comunicación efectiva. (Colocar la fotografía de de dos esposos tomando café y en un plan de conversación y tomando notas en un papel) La comunicación auténtica entre los esposos no es un accidente. Es el fruto de una planificación cuidadosa, del amor mutuo y de una perseverancia inteligente. Para que sea efectiva, la comunicación ha de ser clara, positiva y noble. Demanda tiempo y práctica, pero rinde muchos beneficios. Debemos acostumbrarnos a realizar una comunicación auténtica. Para ello, el saber escuchar es indispensable.

Actividades 1. ¿Pasas mucho tiempo en la tv, computador o la música?. ¿Por qué? 2. ¿No podrías tener un horario para organizar mejor tu tiempo?. Elabora uno. 3. ¿Crees que los hijos a tu edad deberían manejar dinero?¿Qué necesidades tienen? 4. Una mirada al ropero: Mira cuanta ropa tienes y selecciona aquella que no la usas pero que está en buen estado. Dona dicha ropa a quien tenga necesidades: Un niño por la calle, una mujer con muchos hijos y que tiene necesidad, etc.


ANEXO Figura 1.


Tema 2 ataques a la familia  

un tema preparado para las familias del Colegio. Aníbal Mera

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you