Issuu on Google+

HANSEL Y GRETEL BY:

DORYS MUCARSEL Y ANA FRANCISCA MUNOZ


Había una vez en un lugar lejano, un leñador viudo que vivía con sus dos hijos Hansel y Gretel y la malvada madrastra. Eran muy pobres y apenas tenían para comer. Pero a pesar de todo los tres eran muy felices. Al ver esto la perversa mujer sin poder evitarlo sentía mucho coraje por tanta felicidad entre ellos, de inmediato pensó “debo deshacerme de estos fastidiosos niños”.


Un día con voz fuerte dijo a su esposo: “hay que llevar a los niños al bosque y dejarlos ahí, pues somos muy pobres y no tenemos para mantenerlos mas”. El padre que era muy débil de carácter acepto “esta bien lo haremos mañana querida”. Pero no se dieron cuenta que los niños habían escuchado su conversación.


A la mañana siguiente cumplieron con sus planes, con engaños llevaron a los niños a la mitad del bosque, “vamos hijos” dijo papa… “debemos buscar leña, iremos al bosque” “si pequeños angelitos… volveremos pronto a casa, preparare una deliciosa cena para hoy” dijo la malvada madrastra. Al primer descuido de los niños, los abandonaron allí.


Ya a mitad de la noche Hansel el niño mayor encendió una fogata para que su hermanita Gretel que estaba muy asustada y cansada pudiera dormir “descansa Gretel, mañana volveremos a casa, yo cuidare de ti hermanita, no temas”.


Amaneció y empezaron a caminar tratando de guiarse por los pedacitos de pan que Hansel había echado en el camino cuando su padre y su madrastra los llevaban a lo mas profundo del bosque, pero fue inútil se habían comido los animalitos del bosque y el rastro se perdió, de pronto Hansel dijo: “Gretel mira este camino nos llevara a nuestra casa estoy seguro”


No podían creer lo que sus ojos miraban. “Mira Gretel” dijo Hansel, “si” dijo la niña “es bellísima la casita de chocolate se la ve muy deliciosa y tengo hambre Hansel comamos solo un poquito y veamos quien vive allí, nos podría ayudar”. “Si hermanita vamos de prisa” dijo muy contento Hansel.


Al llegar a la casita una terrible sorpresa los aguardaba… De pronto una ancianita de apariencia amable abrió la puerta y los invito a pasar para darles de comer. Ya en su interior, la malvada bruja tomo prisionero al niño y a la niña la obligo a trabajar. Ella pretendía engordarlos para comérselos. Como era un poco siega cada vez que se acercaba al niño para tocarle su bracito, el hacia que tocara un delgado hueso de pollo, y la bruja decía: “sigues muy delgado niñito te daré de comer un poco mas”.


La malvada bruja le dijo a Gretel: “niñita termina de hornear de prisa el pan mmmm…, que hoy planeo comerme a tu hermano, jajajaja, lo preparare muy delicioso”. Gretel muy asustada pensaba en la forma de ayudar a su hermano “debo hacer algo y salvar a Hansel”.


Gretel tenia una idea genial, y dijo: “señora bruja, señora bruja, algo le sucede al horno el pan se esta quemando… ya mire y no puedo hacer nada”. Cuando la bruja se acerco para mirar, Gretel cerro la puerta dejando a la bruja dentro para que se quemara. Rescato de la jaula a su hermano y corrieron sin descanso a su casa. Allí su padre los esperaba, pues había echado a la madrastra de su casa. Desde aquel momento viven muy felices.


hansel y gretel