Page 1

Postres & mas postres


Crema de mango con melocotón Como ya he dicho en más de una ocasión los postres con lácteos me gustan mucho. Son fáciles de hacer y queda exquisito y con muy buena presentación. Los podéis variar según el tipo de fruta del momento o combinando varias frutas. Aquí es dónde podemos poner a trabajar nuestra imaginación o lo que tengamos en casa ya que también los podemos elaborar con restos que nos hayan sobrado de otro postre.

Ingredientes (3 copas):


1 mango maduro 1 melocotón 1 yogur griego 125 gr de queso Mascarpone o similar 4 cucharadas de azúcar 1 cucharada de licor de melocotón 6-8 galletas Digestive trituradas para la base

Preparación:

En un bol poner el queso con el yogur y 2 cucharadas de azúcar. Batir la mezcla hasta qe quede homogénea. Reservar en la nevera. Poner el mango pelado y cortado en trozos en el vaso de la batidora y


triturar junto con 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de licor y un poco de la mezcla de yogur y queso hasta que quede una crema no muy espesa. Cortar el melocotón en dados. Reservar unos cuantos para la decoración yel resto ponerlos en un cazo con una cucharada de azúcar y un poco de agua y cocer a fuego suave 5 minutos para que se ablanden y formen un almibar. Para montar la copa: Poner en el fondo de la copa unas cucharadas de galletas trituradas o restos de un bizcocho desmenuzado. A continuación poner unas cucharaditas de la crema de mango. Luego ponemos el melocotón bien escurrido y por último ponemos la mezcla de queso y yogur.


Copa de melocotón y crema de mascarpone Ya nos queda poco tiempo para disfrutar de esta fruta de verano tan estupenda. Así que tendremos que aprovechar las últimas frutas que nos quedan y qué mejor manera de disfrutarlas que con esta combinación de lácteos y fruta fresca que hacen las delicias de pequeños y mayores. Ni que decir tiene que este es un postre rapidísimo y fácil, ideal para cuando tienes muy poco tiempo. En lo que pones la mesa está hecho. Por supuesto que si se deja enfriar un poco está mucho mejor. Y también se puede hacer de forma mas elaborada macerando la fruta previamente en un almibar, pero si se tiene prisa y no se hace está igualmente bueno. De este modo los niños comen fruta sin apenas enterarse y es que está delicioso. Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes (4 copas):


2 melocotones grandes 2 yogures griegos 150 gr de queso Mascarpone 5 cucharadas de azúcar frambuesas para decorar Preparación: Pelar los melocotones y cortarlos en cuadraditos. Ponerlos en un bol con una cucharada de azúcar y meter en la nevera. En un bol ponemos los yogures, el queso mascarpone y el azúcar y batimos la mezcla hasta que no quede ningún grumo.

Montaje de las copas: En primer lugar ponemos una capa de melocotones en el fondo. Luego una capa de la crema de mascarpone. Encima otra capa de melocotón pero menos abundante y por último ponemos 2 cucharaditas de la crema de queso y para adornar una frambuesa.


No digáis que no os lo pongo fácil y además podéis variar de fruta según vuestros gustos o la fruta de temporada que haya en ese momento.

Postre cremoso con fresas.

¡¡ Cómo me gustan las fresas !! Se nota ¿verdad?. Es una fruta que en casa no falta mientras está en temporada. Aprovechando que están en su mejor


momento y que están a un precio asequible he preparado este postre fácil y muy vistoso para celebrar el Día de la Madre. Porque mañana es nuestro día. ¡ Felicidades a todas las mamás ! Lo podemos hacer con cualquier otra fruta, eso sí siempre aprovechando la que está en temporada que es cuando mejor podemos disfrutar de su sabor y sus propiedades nutricionales. Le he añadido bizcochos en la base para hacer una combinación de diferentes texturas que se asemeja mucho al llamado trifle anglosajón, pero podeis prescindir de él y presentarlo en cuencos individuales, simplemente poniendo la crema en el fondo y la fruta por encima de forma decorativa. Espero que os guste y os animeis a saborearlo también con otras frutas. Ingredientes (4 personas): 750 ml de leche 100 gr. de azúcar 3 huevos 1 cucharada de maicena 1 cucharadita de extracto de vainilla 8 bizcochos de soletilla 400 gr. de fresas virutas de chocolate para decorar


Preparación tradicional: Aromatizar la leche con el extracto de vainilla. Batir los huevos con el azúcar, la maicena y la leche fría hasta conseguir una crema homogénea y sin grumos. Poner la crema en un cazo a fuego suave y cocer durante 2-3 minutos removiendo constantemente. Cuando espese retirar del fuego y cubrir con film transparente que toque la superficie para que no haga costra. Dejar enfriar a temperatura ambiente y después meter en la nevera. Lavar las fresas y quitar el pedúnculo. Cortarlas en dados y ponerlas a macerar en un bol con una cucharada de azúcar durante al menos 1 hora. Desmenuzar los bizcochos y ponerlos en el fondo de las copas o vasitos. Cuando la crema haya enfriado procedemos al montaje de las copas. Para hacer las virutas de chocolate rallar con un pelaverduras el canto de una tableta de chocolate.

Preparación con Thermomix: Poner en el vaso la leche, el azúcar, el extracto de vainilla, los huevos y la maicena. Programar 10 minutos, temperatura 90º y velocidad 4. Verter la crema en un bol y cubrir con film transparente. Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego meter en la nevera.


El resto proceder como en la forma tradicional.


Montaje de las copas. Poner en el fondo de las copas los bizcochos desmenuzados. Regarlos con el líquido que hayan soltado las fresas. Colocar encima unas cucharaditas de las fresas troceadas. Por encima de las fresas poner cucharadas de la crema o natillas. Por último poner unas cuantas fresas encima de la crema. Decorar con las virutas de chocolate y una ramita de menta. Fuente: Revista Lecturas Ya va siendo hora de poner algo dulce que hay que darse de vez en cuando un capricho. Mientras escribía me acordé de que mañana es el día de la mujer trabajadora por lo que este postre se lo dedico a todas ellas incluyéndome a mí. Me he permitido el lujo de preparar este postre que hará las delicias de todos, aprovechando que estamos en plena temporada de fresas y en casa disfrutamos de ellas cualquiera que sea su forma de preparación. Creo que es el mejor momento para empezar a disfrutar de esta deliciosa fruta. No hay mejor manera de saborearlas que en un exquisito postre casero hecho con esta fruta y lácteos como el queso y el yogur. Para acompañar este irresistible postre podemos hacer un rico y estupendo coulis de fresa. Os puedo asegurar que casi tuve que esconderlo para que no desapareciera antes de hacer el reportaje fotográfico.


Ingredientes: 1 tarrina de queso crema tipo Philadelphia o Mascarpone 2 yogures griegos naturales 5 huevos XL 120 gr de azúcar 1 cucharada sopera de maicena 5 cucharadas soperas de puré de fresa 2-3 fresas troceadas Caramelo líquido para bañar el molde Para el coulis de fresa: 100 gr de fresas 2 cucharadas de azúcar 1 chorrito de licor de frambuesa (opcional)


Preparación: Triturar 4 fresas con 1 cucharada de azúcar para hacer el puré de fresas y pasarlo por un colador para eliminar las pepitas. Reservar. Precalentar el horno a 180º e introducir una bandeja con agua para el baño María en la parte baja del horno en la posición 1. En un bol grande poner los huevos, el queso, el yogur, el azúcar, la maicena y 4-5 cucharadas del puré de fresas y triturar todo bien. Verter la mezcla en el molde caramelizado y distribuir unas fresas en trocitos pequeños. Tapar el molde con papel de aluminio y colocar en la bandeja del baño María. Hornear a 190º en la posición 1 durante 1 hora. Comprobar con una brocheta. Dejar enfriar e introducirlo en la nevera hasta la hora de servir. Sacar de la nevera y desmoldar unos 10 minutos antes de servir y decorar al gusto. Servir con nata montada y fresas o con un coulis de fresas servido en salsera aparte. En este caso lo he servido con un coulis de fresas aromatizado con licor de frambuesas que es más ligero y sano que la nata.


Pannacotta de fresas con sirope al aroma de frambuesas Pero qué maravilla poder disfrutar de una fruta tan deliciosa como ésta. Me encantan y qué bien combinan con otros ingredientes y frutas para ofrecernos su delicado sabor en un montón de preparaciones sobre todo dulces y postres como el que hoy os presento. En casa nunca faltan en esta época del año hasta el fin de temporada que están a buen precio y su sabor es cada día más intenso y dulce. Hace unos días preparé esta pannacotta de fresas un poco light. Para que no sea una bomba calórica la hice con leche evaporada.


Como es un postre muy sencillo se lo dedico a Álvaro y Rebeca fieles seguidores de mis recetas a ver si se animan a prepararlo y a quienes quiero dar las gracias por todos esos comentarios en Google +. Sé que os va a gustar este postre. Es un clásico en casa desde que lo descubrí cuando comencé en este mundillo de la blogosfera gastronómica.

Ingredientes (4 personas): 200 gr de queso Mascarpone


200 ml de leche evaporada 100 ml de puré de fresas (o sirope) 4 cucharadas de azúcar 6 hojas de gelatina neutra (Mercadona) o 1/2 sobre de gelatina en polvo Para el sirope de fresas: 300 gr de fresas 2-3 cucharadas de azúcar 1 cucharada de zumo de limón 1 cucharadita de licor de frambuesas 1 hoja de gelatina


Preparación: Preparar primero el sirope. Lavar las fresas, quitarle el pendúnculo y trocear en láminas. Reservar unas cuantas para decorar. Añadir el azúcar, el zumo de limón y el licor. Dejar macerar 15 minutos. Después poner en el vaso de la batidora y triturar. Pasar por un colador para eliminar las pepitas. Remojar unos minutos la gelatina en agua fría. Calentar un poco del puré de fresas en el micro y verter sobre la gelatina bien escurrida. Remover bien para que se disuelva. Mezclar con el resto del puré de fresas. Reservar 100 ml para la pannacotta y el resto poner en la nevera. También se puede prescindir de la gelatina para el sirope pero quedará mas líquido. Para la pannacotta. Poner a remojar la gelatina unos minutos con un poco de agua fría. En el vaso de la batidora mezclar el queso, la leche evaporada y el azúcar. Batir para que quede una mezcla homogénea. Verter la mezcla en un cazo y calentar a fuego medio removiendo para que no se pegue o calentar en el micro. No tiene que hervir simplemente calentarse. Escurrir bien la gelatina y poner en un bol. Verter la mezcla de Mascarpone sobre la gelatina y remover bien hasta que se deshaga. Una vez disuelta verter el sirope de fresas en la crema. Mezclar bien y distribuir en los moldes.


Cubrir los moldes con film transparente y poner a enfriar en la nevera al menos 4 horas. Unos minutos antes de servir desmoldarlos y cubrir con el sirope y las fresas reservadas.

Cheesecake de chocolate con fresas


Soy una fan incondicional de las tartas de queso o cheesecake, que dicen los americanos, no lo puedo remediar. En cuanto veo una, allá que voy a verla y a disfrutar aunque solo sea virtualmente. Esta que hoy os presento la tenía pendiente a la espera de encontrar la receta perfecta y creo que he dado con ella al menos de momento. Su jugosidad y su intenso sabor a chocolate es fantástico. Un pequeño bocado que se deshace en la boca como si de una trufa se tratara y el perfecto final a una comida festiva o de celebración. Para el buen resultado de esta tarta es imprescindible que el chocolate sea de buena calidad y de un alto porcentaje de cacao. Asimismo os recomiendo que el horno tenga una temperatura baja para que la superficie de la tarta no se agriete. En muchos blogs he visto que utilizan una temperatura a 180º pero a mí con esa temperatura se me hacían grietas en la superficie. El mejor resultado lo he conseguido a 150º asi que vuestra es la decisión. Si os atreveis a hacerla seguro que repetireis, es adictiva total.

Ingredientes (para un molde de 23 cm): Base: 100-120 galletas de chocolate 40 gr de mantequilla derretida Relleno: 255 (226)gr. de chocolate negro troceado al 70% 580 (453)gr. de queso crema a temperatura ambiente


150 (130)gr. de azĂşcar 150 (140)gr. o 3 huevos M a temperatura ambiente 1 cucharadita de extracto de vainilla 180 (160)gr. de creme fraiche (en Carrefour) Cobertura o Ganache: 100 gr de chocolate de cobertura al 52% 75 ml de nata para montar 1 cucharada de mantequilla


Preparaci贸n: Engrasar un molde desmontable de 23 cm. Forrar el fondo con papel de hornear. Precalentar el horno a 150潞 y colocar la rejilla en la 2陋 posici贸n. Para la base: Triturar las galletas en un robot de cocina o con el rodillo hasta que se hagan migas. En un bol mezclar las migas con la mantequilla derretida y enfriada. Colocar la mezcla en el fondo del molde presionando bien y distribuirla uniformemente por todo el fondo. Cubrir el molde con film transparente y meter en la nevera mientras se hace el relleno.


Para el relleno: Derretir el chocolate troceado al microondas (a 600W durante 2 minutos en intervalos de 30 segundos) o en un baño maria en el fuego con cuidado para que no se queme y removiendo de vez en cuando hasta obtener una crema homogénea y no queden grumos. Reservar y dejar enfriar. Mientras, con el robot de cocina o batidora de varillas, batir el queso crema a baja velocidad hasta que quede una crema suave. Añadir el azúcar poco a poco y seguir batiendo hasta incorporarla del todo. Añadir el chocolate derretido y batir hasta que esté completamente incorporado. Añadir los huevos uno a uno batiendo bien (unos 30 segundos) después de cada adición. Bajar los restos de las paredes del bol cuando sea necesario. Añadir el extracto de vainilla y la creme fraiche y mezclar hasta incorporarlo totalmente. Tiene que quedar una crema suave, homogénea y sin burbujas de aire. Sacar el molde de la nevera y verter el relleno sobre la base de galleta. Colocar el molde sobre la bandeja del horno. Hornear durante 45-55 minutos(depende de cada horno) hasta que el borde esté firme y el centro esté todavía un poco húmedo y tiemble al moverlo. Yo lo tuve 45 minutos y luego lo mantuve con el horno apagado otros 10 minutos. Sacar del horno y pasar un cuchillo afilado alrededor del borde para que se desprenda de las paredes y no se rompa al enfriar. Dejar enfriar completamente y cubrir con film transparente. Colocar en la nevera unas horas antes de cubrir con el ganache.


Para la cobertura o ganache: Colocar el chocolate troceado en un bol. Calentar la nata y la mantequilla en otro bol o cazo a fuego medio o en el microndas. Llevar a ebulliciĂłn. Retirar del fuego y verter inmediatamente sobre el chocolate. Remover hasta que se haya derretido completamente el chocolate y se forme una crema homogĂŠnea, suave y sin grumos. Enfriar hasta que espese un poco. Desmoldar la tarta y verter el ganache sobre el pastel. Con el dorso de una cuchara o espĂĄtula extenderlo por toda la superficie. Volver a poner en la nevera unas cuantas horas o toda la noche.


Sacar de la nevera unos minutos antes de servir y decorar al gusto. Nota: Las cantidades entre paréntesis son las proporciones correspondientes por si os gusta un poco más baja. Para mi gusto ésta queda un poco alta. AGRADECIMIENTOS : POTINGUES & FOGONES


POSTRES & MAS  

En la revista entontraras todo un mundo de postres faciles & deliciosos .

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you