Page 72

abandonó su cuerpo y regresó a él, no puede haber pasado mucho tiempo. Sobre todo porque nunca recibimos ninguna clase de informe que dijera que Colton había estado clínicamente muerto. De hecho, el informe postoperatorio que recibimos era claro en cuanto a que, si bien el pronóstico de nuestro hijo había sido lúgubre, la cirugía había salido bien: INFORME QUIRÚRGICOFECHA DE LA OPERACIÓN: 5/3/2003DIAGNÓSTICO PREOPERATORIO: Apendicitis agudaDIAGNÓSTICO POSOPERATORIO: Apéndice perforado y abscesoOPERACIÓN: Apendicetomía y drenaje del abscesoCIRUJANO: Timothy O’Holleran, doctor en medicinaDESCRIPCIÓN DE LA CIRUGÍA: Se colocó al paciente decúbito supino sobre la mesa de operaciones. Bajo anestesia general, se preparó y cubrió el abdomen de forma estéril. Se practicó una incisión transversal en el cuadrante derecho inferior hasta la cavidad peritoneal... El paciente tenía el apéndice perforado y un absceso. Se extirpó el apéndice del campo operatorio. En mi cabeza, un pensamiento prorrumpió como una bomba: Colton no había muerto. ¿Cómo podía haber ido al cielo si no había estado muerto? Rumié esta idea durante algunos días. Apenas había pasado alrededor de una semana desde que Colton nos había hablado de los ángeles, y yo no quería seguir sacando el cielo como tema de conversación. Finalmente no pude soportar más y busqué a Colton por todos los rincones de la casa hasta que lo encontré, arrodillado en la habitación que habíamos convertido en sala de juegos, construyendo una torre de LEGO. Me apoyé en el marco de la puerta y busqué captar su atención. —Oye, Colton, hay algo que no comprendo. Colton me miró, y descubrí que su rostro había recuperado su redondez habitual. Sus mejillas estaban llenas y rosadas otra vez después que su enfermedad las hubiera consumido y teñido de un color cetrino. —¿Qué? —Dijiste que fuiste al cielo. Pero hay que morir para ir al cielo. La mirada de Colton no vaciló. —Pues, de acuerdo. Sí, morí. Pero sólo un momento. Se me paró el corazón un segundo. Si tu hijo en edad preescolar no te ha dicho que estuvo muerto, no te lo recomiendo. Pero Colton no había estado muerto. Yo había leído su registro médico. Colton nunca había dejado de respirar; su corazón

www.DecidaTriunfar.net

El cielo es real  
El cielo es real  
Advertisement