Page 39

Sonja; la realidad de un hijo perdido, de un niño que nunca conoceríamos. Un espacio que se había abierto para quedar vacío. Estábamos ansiosos por volverlo a intentar, pero nos preocupaba si podríamos tener otro hijo, lo que aumentaba nuestro sufrimiento. Unos meses después, Sonja volvió a quedar embarazada. Sus primeros chequeos revelaron un bebé sano que crecía normalmente. Aun así, intentamos tomarlo con calma; teníamos un poco de miedo de enamorarnos de este nuevo hijo como lo habíamos hecho con el que perdimos. Pero cuarenta semanas después, el 19 de mayo de 1999, llegó al mundo Colton Todd Burpo y nos enamoramos de él con locura. Para Sonja, este pequeño era un regalo muy especial venido directamente de la mano de un Padre celestial amoroso. Ahora, mientras observaba el rostro de Sonja sobre la figura pálida de Colton, podía ver las terribles preguntas que se le pasaban por la cabeza: ¿Qué haces, Dios? ¿También te llevarás a este niño? El rostro de Colton estaba pálido y transido de dolor; era como una lunita en el inhóspito corredor. Las sombras alrededor de sus ojos se habían convertido en huecos de color púrpura oscuro. Ya no gritaba ni lloraba. Simplemente, estaba ahí... quieto. Una vez más me hizo acordar a esos pacientes moribundos que había visto debatirse en el umbral entre la Tierra y la eternidad. Se me llenaron los ojos de lágrimas que nublaron la imagen de mi hijo como la lluvia nubla una ventana. Sonja levantó la vista con el rostro lleno de lágrimas. —Creo que es el final —me dijo.

www.DecidaTriunfar.net

El cielo es real  
El cielo es real  
Advertisement