Issuu on Google+


EDITORIAL Rescatar los diferentes rasgos típicos propios de los pueblos de la región es un factor importante para mostrar las identidades, creencias y tradiciones de muchos lugares memorables del departamento. Mi pueblo es una revista que se encarga principalmente de darle visibilidad a formas de identidad, por medio de reportajes en los que se quiere contar historias relacionadas con personajes reconocidos de los pueblos. También por medio de los reportajes se pretende mostrar sitios de gran importancia para la formación de memoria colectiva de sus habitantes. La importancia de este trabajo radica en la necesidad de poner en el escenario nacional

tradiciones que dan cuenta de diversas formas de identificación social, de actos propios de la cultura vallecaucana, de sitios de gran interés, no sólo por la forma en que fueron construidos, sino también por las dinámicas que en ellos se presentan, y de personas que recrean la imagen de estos lugares y de los diferentes pueblos.

Angie Julieth Baralt Solano


+ENTRE MAS TARDE,MAS CALIENTE. GLADYS ARBOLEDA BALANTA

+El BACKSTAGE DE “ LA CATEDRAL” ALEJANDRA VILLADA GONZALEZ

+PUEBLITO DE MIS CUITAS,

FLORIDA DIGITAL

+LOS OTROS HABITANTES

FLORIDA DIGITAL

+ LAS CALABAZAS DE DONA LEO…

ANGIE BARALT SOLANO

+ UN LUGAR, MULTIPLES ENCUENTROS ANGELA MILLAN SEPULVEDA


ENTRE MAS TARDE, MAS CALIENTE. El sol está picante. La gente pasa rápido, cargando en las manos bolsas de varios colores. El panorama es diverso. Se ven diferentes rostros, con diferentes síntomas de cansancio, unos porque están de compras y otros por vender. Pero en cualquiera de las dos situaciones, las gotas de sudor se asoman en los rostros dejando insinuar cansancio. Son las tres y media, del día 18 de septiembre. Día de amor y la amistad. El evento ha convocado sin invitación, a varias personas en la calle del comercio. Una calle que va desde el parque central hasta la galería. La aglomeración y el sol, hacen que las personas se detengan poco tiempo en cada local. Ésta es la 11, y se conoce desde hace más de 25 años como la calle del comercio. Una calle que nació reciente en Jamundí, que fue fundado en 1536 (474 años). En ella hay 45 locales. Unos son supermercados y otros son conocidos como “los todo a quinientos”, y vende todo tipo de variedades en gran cantidad. La carrera octava atraviesa esta calle, que intercepta, junto con la 11, la plaza de mercado. Hoy es un día de celebración para la gente de Jamundí.

“Los todo a quinientos” dan fe de ello: flores artificiales o naturales en gran número, ropa desde cinco mil y artículos para el hogar, sigan, sigan, Gritan los vendedores. Y así se van yendo las horas, entre el sol intenso y los diferentes rostros. Todos son pasajeros, todos diversos, se van unos y llegan otros. Estos locales pagan un arriendo, dependiendo de su tamaño. Los únicos que no pagan son los prostíbulos tan viejos como Jamundí, que están ubicados en ambas caras de la galería. La calle octava, es la calle caliente. Justo al frente de la puerta de la galería está el primer lugar donde se ofrece “placer”: Nuevo Milenio, que a esta hora del día pasa desapercibido por la cantidad de


personas que hace sus compras. Esto es una ventaja. La gente no se fija, que siendo las cuatro de la tarde, el sol todavía no mengua, y las muchachas de falda cortitica –se les ve la punta del culo- y tacones altos, aprovechan para salir a las afueras de ese lugar de cortinas cortas y floreadas. Andan en parejas, andan semidesnudas. Buscan la plata para llevar el lunes a sus hogares. Una de ellas vuelve con un hombre caucano, labrador de tierras. Así, en las mesas del lugar, ya no son dos pares de piernas que se dejan entrever por la cortina, ahora son cuatro, un par con tacos altos y las demás con botas desgastadas. Una de las mujeres espera afuera, entre la muchedumbre, a ver si algún hombre que viene de Villa paz, el Puerto o Villa Rica, se aventura a gastarse la plata del mercado. De repente, se abre la cortina, dejando al descubierto dos cervezas Poker. Sale de nuevo la mujer, y le dice asu compañera Jhoana: “Préstame las llaves”, entre sonrisas picaras. Nuevo milenio, tiene 65 años.Su administrador y dueño, Don Jairo, heredó de su madre éste local, hace 25 años.Las mujeres que buscan trabajo allí, deben cumplir unos requisitos,dice Don Jairo: “Yo miro en que estado llegan, porque viciosas aquí no permito. Después, si esta como buena, le pido examen de VIH y de embarazo, y ya”. En la calle del comercio, los todo a quinientos, siguen su rutina agotadora. Los carros siguen su rutina agotadora. Los carros pasan despacio, y los comerciantes haciendo sus ofertas: siga mami qué buscaba. El acoso es tal, que cuando la gente se da cuenta, ya los han tomado de la mano hacía el fondo de un local. Las horas trascurren, y el sol se va calmando. A su vez, también los comerciantes bajan el número ventas. La gente empieza a abandonar la calle, sin significar,


queden pocas personas. Al fondo de la calle, en la galería, el sol ha vaporizado los líquidos que expulsa la comida; frutas, verduras, etc. Y produce un olor fétido, que se suma a olores viejos. Los visitantes del prostíbulo Nuevo Milenio, y otros que le siguen de manera descendente; taberna el despiste, taberna caracoles y taberna las muñecas, no les incomoda, consumir “placer” en medio de ese olor nauseabundo que emana la galería. 6:50, el sol por fin cierra sus puertas. Los todo a quinientos, siguen trabajando, a la par con los prostíbulos. 8:30, la luna ha tomado posición total del firmamento. La calle del comercio, y los todo a quinientos, han cerrado para el público. La calle 11, ha quedado despejada, dejando en el suelo los vestigios de un día trajinado; papeles, bolsas, acumulación de mugre en los bordes de los andenes. Entonces, es así, como se visibiliza el comercio del cuerpo, la compraventa del “amor”. Las mujeres con vestidos exóticos, abandonan las calles, para resguardarse en las mesas de los prostíbulos, esperando su cliente. En las noches no las dejan pasearse. En Nuevo Milenio trabaja Jhoana, una mujer de 30 años, con cara de 20; bajita, de buen cuerpo, blanca, cabello pintado de negro y largo. Dice, con cara de estar mintiendo, que lleva tres años en la prostitución: “llevo un año en este lugar. Los otros dos años, salté de un lugar a otro. Estuve en Popayán, Pasto, Mocoa, El bordo y Ecuador”. En el día, se escucha ruido. Se conjuga la música, con los gritos de los vendedores, el sonido del carro de helados, el perifoneo del vendedor de boletas: cómprela con Chontico o con Cauca. Pero si la compra con Bogotá de seguro gana. En la noche, se escucha música a todo volumen. En los prostíbulos, prefieren las rancheras o vallenatos de amor. Jhoana, habla con un potencial cliente. Los labios de la mujer, dibujan las palabras, en cámara lenta. No se puede escuchar nada, lo único que se oye es:


Dime que no es cierto que hoy piensas marcharte. O que solamente te iras de viaje un tiempo. Dime que pronto de vuelta tú estarás Y que a mi lado todavía quieres estar Que si del todo te vas, yo no quiero ni pensar, lo que sería de mi vidaaaaa. Después de esa canción viene otra, y otra. Jhoana, por fin ha conseguido, irse con su decimo cliente. Un hombre, que primero consumió una botella de aguardiente en cincuenta mil, y que después, pagará 35 mil, por estar un rato de 3 horas con ésta “novata”. En este bar hay 15 mujeres. Se rebuscan la vida así, porque: “el desempleo me obligó”. Además, es un negocio rentable, se gana más de un salario mínimo, apela a su favor, Diana de 34 años. Entre más tarde, más caliente. Cuando la media noche se aproxima, la calle se va poblando, de drogadictos, rateros e indigentes. “Entonces, no podemos salir a traer hombres, hay que esperar que lleguen”. Mientras eso sucede, muchas de las mujeres, duermen en las mesas. Hoy es un día de estar en familia y de salir con los amigos. Las mujeres del prostíbulo bostezan, sin encontrar que hacer. Esperando, quizá, que lleguen los solteros o los antisociales. Necesitan llevar plata a sus hogares. Jhoana, salé de la piza, de dos por dos metros, en la cual atiende a sus clientes, y en la que después duerme, si es que lo puede hacer. El cliente salé, mirando quién lo pudiera reconocer. Las calles se ven solas, se ven peligrosas, se muestran calientes. Jhoana, queda sentada en una silla rimax. Sabe ahora, que tiene algo que llevarle a su hijo de 2 años, y a su madre que cuida del pequeño, en Cali- su lugar de origen-.


El BACKSTAGE DE “ LA CATEDRAL” ALEJANDRA VILLADA GONZALEZ En la ciudad de Palmira, existe una catedral distinguida en

por decoración, sino también por la acústica que en aquel

su fachada por una belleza imponente a la vista de aque-

entonces necesitaban que se produjera debido a la falta de

llos que detienen sus vidas un segundo y la miran desde

tecnologías en especial el uso de micrófonos.

diferentes ángulos y lugares de la ciudad. La mayoría de

En 1722 se crea el primer eje parroquial, luego se le cate-

los visitantes y feligreses que llegan a la iglesia la admiran

goriza como iglesia, pero en 1776 dos años después de la

sin duda por la calidad de detalles. Sin embargo, no todo es

categorización, un terremoto la destruye. El Capitán Rengi-

lo que parece y lo que aparenta ser una estructura impe-

fo Salazar hace donación de un lote para la reconstrucción

ca-

y en 1852 fue dada nuevamente al servicio, la catedral

ble, tiene una contraparte para muchos extravagantes.

Nuestra Señora del Palmar está ubicada actualmente en

A simple vista se observa la gran

esos predios.

cantidad de arcos que componen

El 3 de diciembre de 1913 se decidió demolerla parcialmente

la arquitectura de la catedral y

ampliándola y adaptándola a las nuevas corrientes arqui-

aunque ahora son parte de los

tectónicas europeas y el 16 de enero de 1914 el párroco

detalles que más deleitan la

presbítero Guillermo Becerra Cabal, inicio las obras del

visión, anteriormente no sólo se

nuevo templo. Los diseños fueron realizados por el ingenie-

hizo como una

ro alemán Joseph Binder.

forma de diseño

En la década de los cuarenta fueron demolidos los tres módulos superiores de las antiguas torres y construidas las actuales junto con la gran torre central sobre el basamento original. Y en 1952 se le adoptó el nombre que actualmente tiene. La catedral es uno de los principales símbolos de la ciudad de Palmira.


No solo por su antigüedad sino también porque fue a su al-

varios detalles sorprenden.

rededor dónde se fundó un pequeño villorrio llamado Llano

Una puerta de madera con un candado enorme nos separa

grande que luego se convirtió en la ciudad de las palmas.

de la Cripta, al abrirse sólo se ven dos corredores repletos de cenizarios, en contraste al lado derecho de la puerta

La Subdirección de Monumentos Nacionales tenía la res-

estando dentro de la cripta unas rejas de color verde divi-

ponsabilidad de entregar plenamente restauradas la cúpula den este lugar, Alveiro el vigilante, muy amablemente abre y las fachadas de la Catedral; Así, lograron recuperar los

las rejas; no entra pero deja aproximarse a unas “bolsas

colores originales de la cúpula al igual que los vitrales in-

negras” aparentemente las que se usan para basura.

ternos, las columnas y las molduras con sus flores en las fachadas; de igual modo, Las cornisas

“…En el momento de la excavación, para la reconstrucción de la iglesia sacaron todos esos huesos que están en bolsas negras y que hasta el día de

que corresponden al siglo XIX y, se encuentran sobre la puertas del Templo por

hoy yacen ahí guardados en esa habitación

la carrera 30; éstas también hacen parte

porque no hay quién los reclame, ni hay

del trabajo de recuperación.

forma de saber quiénes son” menciona

El capital para las obras de remodelación

Alveiro Hurtado.

de la zona exterior que iniciaron en febrero de La gruta sagrada que se halla en la

1995, en etapas sucesivas, proveniente de Invías y se estimó en 1.600 millones de pesos.

Catedral, es un lugar diferente de la iglesia como tal

La parte interior del templo quedó en manos del ministerio

aunque se encuentre en su parte adyacente; allí se guardan

de Cultura.

restos mortales ya canonizados. Sin embargo, también en

El arquitecto restaurador fue Jorge Aníbal Rosero y los

este sitio se encuentra una pequeña habitación en la cual

materiales al igual que las técnicas utilizadas dieron paso

se hallan tétricas bolsas negras en las que se alcanzan a

a una estructura antisísmica para seguridad de los feligre-

definir formas de huesos clasificados por extremidades,

ses.

que fueron obtenidos hace 50 años en la reconstrucción

A grandes rasgos esto es lo que se puede decir de su ar-

de la catedral de un pequeño cementerio, son personas sin

quitectura, sin embargo, a pesar de su aparente

identificación.

calma y silencio, en medio de estos Para acceder a la cripta, ya sea en forma de visita o claustros se guarda una historia especial,

simplemente conocerla, hay que dirigirse al señor Augusto López, el sacristán.


“EL INTERIOR” “La construcción de los pasadizos, corresponde al modelo de arquitectura tan antiguo de aquella época”. Menciona don Antonio, un Hombre que por años trabajó en el lugar tocando las campanas y ayudando en labores varias de la iglesia, sin embargo por cuestiones de edad la iglesia decidió prescindir de sus servicios porque aunque a don Antonio no se le pagaba un sueldo como tal era muy peligroso que siguiera en las labores. “En la catedral existen muchos pasadizos que podríamos llamar secretos; muchos de ellos se encuentran en el techo de la catedral y en sus tiempos los sacerdotes habrían tenido razones para haberlos dejado construir tan estrechos, confusos y lúgubres”. Alveiro Hurtado Los pasadizos eran diseñados de esa forma para llegar rápido a la sacristía o para pasar del primer nivel al segundo ligeramente. En realidad son como laberintos que los encargados de la iglesia en aquel entonces reconocían fácilmente por su diario transitar. Ahora están llenos de telarañas y es el nido de algunos animales y palomas muertas. Actualmente la subida al campanario es algo restringida, el peligro es inminente y las gradas que se encuentran incrustadas en la pared están bastante oxidadas, pero a pesar de ser una total hazaña la subida hasta ese lugar; la sensación de éxtasis y vértigo estar en la torre más alta de Palmira supera todas las dificultades y toda la odisea para llegar allá queda en el olvido. Esa vista no se puede comparar, y ante tal esplendor lo único que se desea es que el tiempo quede detenido mientras que el tañir cada cuarto de hora de tres campanas de bronce, y el viento coquetea con los cabellos y acarician el rostro, convirtiéndose en una armoniosa melodía inimaginable y perfecta para nuestros sentidos.


PUEBLITO D DE CASAS PE POR TUS CALLES CORRIO MI J EN TI APRENDI A PRIMERA VEZ Y NU NASTE LO QUE ES L


DE MIS CUITAS, EQUENITAS, TRANQUILAS, JUVENTUD; QUERER POR LA UNCA ME ENSELA INGRATITUD.


LOS O

HABIT


OTROS

TANTES


LAS

CALABAZAS DE DONA LEO… ANGIE BARALT SOLANO Desde muy temprano las puertas del lugar que endulza el paladar

y el corazón de muchos floridanos están abiertos, dando la bienvenida a los turistas que se dejan seducir por los manjares y a los coterráneos que descubren su historia a partir de la recopilación grafica que guarda el lugar en sus paredes.

Huele a bizcocho Hace 39 años, cerca de la plaza central de florida , pueblo situado al sur del valle, el ambiente se impregna de un delicioso aroma. Es el olor dulce típico del valle del cauca que todos los días y a partir de las 8:00 AM, preparan las manos de doña Alba Leonor Cadavid de Castillo. Al entrar uno se topa con barriles de vino, que fueron rescatados de los rincones de la bodega de su casa, adornados con coloridos brochazos de pintura, aunque son utilizados como mesas, también sirven como menú de los sabores de helados, los acompañan bancos hechos en madera y cuero. Cada espacio tiene gran valor y significado, gracias a cada detalle que lo adorna: Una vitrola que parece que llevara una eternidad como maceta, una maquina de cocer que es toda una realeza; planchas que solo se animaban al calor de un carbón y situado en la esquina de la tienda habita un barril que parece ser único, ya que sostiene lo que al parecer es un radio de la década de los cincuenta, esos que parecen pianos pequeños. Encima de esté yace una gran colección de el diario el país de el año 1978, que revive viejos recuerdos, aguardando a ser leído por un intrépido comprador que se


aventure en sus páginas y resurja con emoción historias que desvelaban las calles de un departamento.

La mezcla perfecta “mi vida es una vida hecha de todas las vidas” Pablo Neruda ¡Siempre es un vestido!, en estos reposan miles de flores pequeñas que combinan perfectamente elaborando un pequeño jardín, su tez blanca resalta los colores de sus vestidos, mezcla perfecta, en su rostro ya se notan los estragos de los años y del peso que afecta su salud,. Sus gafas que le dan ese toque de enfado, aunque no mienten del todo porque es una persona de carácter fuerte que no tiene problema en decir lo que siente en cualquier momento. “a mi no me gusta hablar del pasado, y no sé

El gran libro contiene páginas amarillentas y frágiles por

porque. Bueno si sé”. Conoció a José del castillo, un agri-

el pasar de los años. Lo primero que muestra es una gran

cultor, cuando este emigró de España para buscar trabajo

foto que ocupa la mitad de la pagina. A lo largo y ancho, una en tierras colombianas, “por eso le dicen el español, mucha foto de Leonor Arciniegas “la negra grande de Colombia”, gente cree que el habla así porque sí, pero no, el es espael titulo: lo negro en la poesía y la música, escrito por

ñol”, después se casaron y por cosas raras de la vida como

German Arciniegas. Todo un artículo de la influencia de

ella lo dice, una vecina le dijo que porque no montaba una

las afrocolombianas a la música de nuestra región. Y por

tienda de helados y así le daba trabajo a una desplaza que

último, una colección de sombreros que aderezan el frente venia de Ibagué, “me pareció buena idea, así que empecé de la tienda, “cada sombrero es un viaje, una historia. A mi a vender helados, pero si le contara, no paraba de llover, me encantaba viajar, yo me iba para todas partes, así fuera llueva que llueva, tuve que dejar los helados y empecé a sola”. vender conos, aunque fue lo mismo”. Después de muchos intentos tuvo que dejar la venta porque no podía pagar los trecientos cincuenta pesos que costaba la cuota del enfriador. “y ahí fue cuando empezó todo, yo estaba sentada en


el patio, escuchando música que José había puesto en esa

Al negocio le puso calabazas, “si ve esas calabazas que

vitrola, si en esa de ahí, cuando la muchacha que me plan-

están colgadas, pues yo las tenia en la puerta, entonces

chaba me dijo: doña leo, porque nadie me dice alba, porque

todo el mundo decía vamos a las calabazas y así se quedo,

no hace avena; no mija yo no se hacer eso; pues compre de

cuando me pase para acá, ya no las podía colgar en la

caja que atrás esta la receta, ”.

puerta así que le puse doña leo”

“nada fue planeado, la vida es muy rara ¿cierto?”, el kumis

Historia y sabor.

lo empezó a preparar porque se le quedaba la leche y

“no perdamos nada del pasado, sólo con el pasado se forma

esta se dañaba, el champús porque la gente siempre se lo

el porvenir”

preguntaba, pero su receta especial y por la cual todos los

Anatole France.

floridanos y turistas quedan maravillados del lugar es el bizcochuelo, “la receta era de mi abuela, ella los hacia y yo

Sus ojos pasan todos los cuadros que contienes dos fotos

los vendía, cuando murió la herede”.

cada uno, los sabe de memoria sabe que cuenta cada uno y que gran historia nace a partir de cada obturación. Se detiene en una foto: un señor delgado, con gafas, de tez blanca, pasa las hojas que están al lado de una maquina de escribir encima de un escritorio. “es papá, era notario, aunque vivía en Cali con mamá viajaba todos los días, yo le

nada fue planeado.

ayudaba a archivar”. Bernardo Cadavid Palacios, padre de doña Leonor, dedico toda su vida a la crianza de su hija, a servir a su comunidad como notario y a desarrollar su mayor pasión, ser un fotógrafo Aficionado, siempre tenia su cámara en el cajón del escritorio, lista a capturar aquellos momentos que animaban la historia de su tierra. Por honor a su padre y como recopilación del ayer, Leonor rescató los negativos que aún permanecían intactos con el paso del tiempo y en medio de una fuerte selección se dio a la tarea de sacar ampliaciones y adornar el negocio.


Una colección de 106 fotos que rememoran la historia de un pueblo, donde se desprenden sucesos terminantes y especiales que marcan la tradición de florida. Unos de los eventos más desafortunados tiene lugar en gran cantidad de las fotos, “fue la tercera vez que el río se desquitaba por el abuso de sus aguas”, la avalancha de río frayle que dio lugar el 31 de enero de 1994, toda la zona urbana quedo cubierta por una capa de barro “parecía un atrevido acto de ilusión, pero era realidad”, en cada recorrido visual se rememoran a los locos del pueblo, la iglesia San Antonio de Padua, la inundación del río fajardo, la casa conservadora, la plaza principal y sus cambios, la calle real, desfile de colegios o la construcción del puente del río frayle. En este lugar donde la historia se combina a la perfección con la dulce gastronomía del valle, doña leo recuerda su pasado y provee el futuro “cuando me muera, yo no sé mis hijos que irán a hacer con el lugar, pero lo qué más me duele son las fotos, esas fotos son mi papá, esas fotos son el y hasta que las tenga sentiré que lo tengo a el”


UN LUGAR, MULTIPLES ENCUENTROS ANGELA MILLAN SEPULVEDA

Es un viernes “social”. La tarde soleada hace que el las principales vías de la ciudad. Es un lugar alegre, bulliparque Bolivar, creado en 1901, se vea más pintores- cioso, de múltiples encuentros, más que todo, de reuniones co de lo que se ve normalmente. Pasan personas de de personas de la tercera edad. El sol de las 3 de la tarde todas las clases, de todas las formas, de todos los co- golpea con sus brillantes rayos el piso del parque, hecho con lores. Humores, olores y sabores se mezclan en el par- múltiples y pequeños tablones y granito de barro quemado, que haciendo que se vea como una obra en proceso. lo que da la impresión de caminar sobre un rompecabezas Los viernes son los días con más movimiento en el parque. que no da ninguna forma. En los muros de concreto se sienEs uno de los lugares más conocidos en la ciudad de Pal- tan lo viejitos, que vienen al parque en busca de compañía mira, creada el 17 de junio de 1773 con el nombre de Llano y de tener algo que conversar con otros iguales. Sus etergrande y posteriormente en 1813 conocida con el nombre de nas tertulias se nutren de conversaciones que rememoran Palmira. El parque está situado en el centro, rodeado por las el pasado, si te acordás de don Bilealdo Catro?, es que calles 30 y 31, entre carreras 29 y 30, siendo estas unas de como que ya se murió, tenía 72 años, todavía estaba entero.


Debido a la buena ubicación, alrededor se encuentran múlti- madera pegados con tornillos sobre unas ruedas de lo ples locales de gran importancia comercial: bancos, sucursa- que parece fue un coche de bebé. Tienen compartimentos les de empresas de salud, almacenes, peluquerías, la alcaldía hechos también con madera, en los que se acomodan los local, el edificio de la alcaldía “vieja”, un edificio que data del dulces, chiclets, cigarrillos y otros productos que son de año 1920, la catedral Nuestra Señora del Palmar, cuya cons- fácil consumo. Las maderas están descoloridas, se nota trucción comenzó en 1913 y culminó en 1929, en el parque que alguna vez estuvieron pintadas con tonos brillantes se ve movimiento todo el día, se ve gente, carros, comida. y hermosos. Los que atienden en los carritos, casi todos En los muros siguen conversando los viejitos “desocupa-

igual de desmejorados que su medio de trabajo, se sientan

dos”. Uno de ellos, el señor Jairo Alberto Sepúlveda, con

en taburetes remendados, unidos por piolas de colores y

su cabeza completamente blanca, con su cara arrugada

carcomidos por las termitas. Sentado al lado de su carrito,

por el paso de los años y los golpes de la vida, con la voz

un señor duerme con la cabeza hacia abajo, deme un chicle

que al escucharse tiene autoridad de mandatario y con sus

hágame el favor, dice un muchacho cogiendo el producto

recuerdos intactos a pesar del paso del tiempo, rememora

antes de comprarlo, cuesta ciem, dice el vendedor que

los domingos de antaño en los que llevaba a sus hijos al

se acabo de despertar, gracias y no se vuelva a quedar

parque para que jugaran con las palomas, es que yo me

dormido que lo pueden robar.

acuerdo como si fuera ayer. Yo traía a mis muchachitos

El parque es un escenario en el que se pueden ver dife-

acá y ellos se la pasaban toda la tarde tirándoles comida a

rentes historias y sucesos, todas transcurren al mismo

las palomas y jugando en los jueguitos de esos, de los que

tiempo, todas con la misma sencillez, todas ocurren todos

ya no hay. Mientras que recuerda, sus ojos parecen viajar

los días. La fuente luminosa, que da la espalda al monumen-

a las épocas de su memoria y se le asoman lágrimas, no se

to de Bolivar, fue creada en 1928 y en los días calurosos,

sabe si de felicidad o de tristeza por los tiempos pasados

como ese viernes de septiembre, hace su espectáculo y

que ya no volverán. Los hombres que están a su lado lo

deja salir el agua formando figuras por sus tubos color

miran, asientan con la cabeza y se ponen cada uno a contar café, tono que fueron tomando por la oxidación. Está en el su historia.

piso, construida en concreto y bordeada por unos azulejos

En la mitad del parque se encuentra la estatua del liber-

que ya no son azules, que ya no parecen azulejos.

tador Simón Bolivar, entregada por el club de Leones de

A las 4 y 30 de la tarde el parque recibe más visitantes.

la ciudad el 12 de octubre de 1947, una estatua de cuerpo

Ya no sólo están los mismos viejitos de todos los días, los

entero que muestra al libertador con su espada. Los

vendedores de dulces en los carritos descoloridos, ahora

vendedores acomodan los carritos de dulces alrededor

llegan otros ofreciendo diferentes formas de pasar el rato.

de la estatua. La mayoría de los carritos son pedazos de

En una de las esquinas de la fuente un señor vestido de


corbata color rojo, camisa blanca perfectamente planchada mero y yo se lo marco. Le dictan un número, ella lo marca y pantalón negro, de aproximadamente 70 años, se para

sin necesidad de mirar el teclado, se pone el teléfono en la

y comienza a desempacar su equipo de trabajo. Pone una

oreja y espera, un momento por favor, le dice a la voz que

maleta de cuero en el suelo, la abre y saca una cámara

le contesta del otro lado.

negra, parece muy vieja porque está pelada y en algunas

Los viejitos de todos los días siguen sentados en sus

partes tiene cinta transparente. Saca también del maletín

asientos de privilegio, les tiran piropos a las mujeres que

un asiento armable y lo pone a un lado suyo. Se sienta y

pasan frente a ellos, se ríen, toman café o fuman cigarrillo.

lo siguiente en salir es un pañuelo de color rojo, combina

Se sientan con las piernas cruzadas y los sombreros en la

con su corbata, limpia la cámara, saca un álbum de fotos,

rodilla, esperan a que pase el día. Se nota que es viernes,

se pone un sombrero para cubrirse del sol y comienza a

que al otro día no hay nada que hacer, que se puede gastar

decirle a quien pase se le ofrece una fotico al lado de la

plata porque es quincena. Los niños juegan en el parque, les

fuente?, le sale ahí mismo, vea estas como están de lindas..

tiran comida a las palomas que a pesar del gentío aterrizan

La gente pasa y no le pone cuidado, él sigue con su trabajo

en el suelo, que mueven sus pequeñas cabecitas buscando

y con su parlamento, sigue aunque nadie lo escuche. Al lado que comer, que sólo se espantan cuando un pequeño corre suyo hay un “negocio” que parece que si prospera. Una

hacia ellas como queriéndolas coger.

joven con un chaleco verde, con unos pantalones blancos

Mami me compra un cholao? Dice un pequeño mirando a su

y unas sandalias moradas, que acogen unos pies sucios,

mamá que está parada al lado de la fuente. En las afueras

vende minutos a celular. Que cuánto cuesta el minuto?,

del parque, rodeándolo, están los choladeros. Sus carros

doscientos mami. Tiene a moviestar?, si claro, deme el nu-

de ventas están muy bien equipados. Cada uno organiza su espacio como le parezca. Algunos sacan sillas rimax y las ponen en los andenes del parque, sacan una grabadora pequeña y ponen música tropical. Sus carritos están pintados con colores vistosos, con verdes alegres, rojos tan vivos como la sangre, azules que parecen el cielo, amarillos color mango. En los estantes,


hechos de vidrio para que se pueda ver lo que hay dentro,

alegre ya no queda nada. Ahora es un sitio desolado,

hay bananos, peras, uvas, fresas, piñas y las demás frutas

peligroso, el lugar perfecto para los llamados “travestis”.

que se utilizan para hacer ese manjar de dioses. La má-

Estos hombres disfrazados de mujer, se toman el parque

quina para cortar el hielo suena cada vez que el choladero

con sus atuendos llamativos, compuestos por tacones altos

mueve la manilla de acero, recoge con un vasito de plástico de colores metálicos y cadenas que les llegan hasta las el hielo recién cortado y lo hecha en otro vaso más grande,

rodillas, con faldas o shorts cortos que les permiten mos-

abre las pequeñas llaves que están en las boquillas de dos

trar un poco de lo que el cliente puede tener, con blusas

frascos grandes transparentes, uno con un líquido color

adornadas con piedritas que brillan y que hacen que estas

rojo y otro con uno color amarillo. Hecha el hielo, el líqui-

mujeres “falsas” parezcan una reinas perdidas en medio de

do, las frutas y por último, deja caer sobre su mezcla una

la noche.

buena cantidad de leche condensada. Cuánto cuestan? Sólo

Un automóvil de color negro se acerca a una de las esqui-

1500 madre, deme uno hágame el favor.

nas del parque. Es un carro nuevo y al bajar sus vidrios

Son las 6 y 30 de la tarde. El sol ha descendido y ya todos

sale una música que vuelve festivo el lugar. Una de las

se comienzan a ir. Los viejitos de los muros cogen sus

chicas ve al posible cliente y se acerca para conversar. Se

sombreros, se los ponen en la cabeza, se despiden de mano agacha hasta quedar frente a frente con su posible nuevo y nos vemos el lunes otra vez por acá, que les vaya muy

amante. Hablan un rato, ella ríe y mueve los brazos. En un

bien caballeros. Los dueños de los carritos, cierran sus

momento se para, da una vuelta y cuando le da la espalda

puestos descoloridos y se marchan con los sinsabores de

al carro hace un movimiento sensual con su trasero. Ese

un día de pocas ventas. Es la hora de las victorias, carritos

gran atractivo se mueve de arribo abajo, convenciendo al

halados por caballos que llegaron a la ciudad en 1924, y que espectador que por unos pesos, puede disfrutar de ese se llaman así porque son una imitación del carruaje que

espectáculo. La mujer se vuelve a agachar y llama a una de

usaba la reina Victoria de Inglaterra. Pero a estas victorias sus amigas. Ésta viene, se despide de beso en la mejilla y parece que el tiempo no les hubiera dado ni la elegancia ni

le da un abrazo. La otra diosa entra en el auto. Arranca, va

el estilo de algo del pasado. Los carruajes se ven sucios y

camino a ganarse la vida.

poco cuidados, los caballos lucen flacos, se les alcanzan a ver las costillas por los lados y los cocheros, hombres viejos y mal presentados, completan el cuadro desolador y poco atractivo de estas victorias. La mayoría de los visitantes del parque deciden irse en taxi o caminando. Son las 10 de la noche. Del lugar familiar, transitado y



MI PUEBLO