Page 1

CapĂ­tulo 1.- La viajera improvisada


Opening Blanco. Desde el cielo hasta los deshojados árboles de cerezos, todo estaba teñido de ese tono que caía persistentemente en pequeños copos fríos. Tap, tap, los pasos hacían danzar coquetamente la nieve del suelo, se detuvieron. El frío viento sopló y la túnica blanca de la mujer encapuchada que merodeaba por el campo blanco se sacudió. - ¡¡Mika!! Ella se exaltó y rápidamente se desvaneció para luego aparecer frente a la única pieza de color que se podía visualizar. De sus blancas manos un resplandor azuloso invadió la tez palidezca de quien yacía en el suelo. Un par de lágrimas brotaron de los ojos de la encapuchada… - ¿Cómo terminó así? Ambas se perdieron entre la blanca nieve.

- Ending -


La viajera improvisada Año 3009, Colonia 4: Neo.

Katana’s Bio: Mi nombre es Katana Katsu, tengo 17 años y me he mudado… Vivía en la colonia número 9, pero por mandato de mi hermano mayor he venido aquí, a la colonia 4. Tal vez no lo parezca puesto que tengo una fisonomía muy delgada, pero soy la campeona olímpica de artes marciales mixtas. Justo ahora, estoy en camino a mi nuevo hogar, aun que realmente ya lo conozco. Se trata del templo de mi familia, al parecer somos de las pocas familias que aun conservan las tradiciones culturales… Aun que no conocí a mis padres, mi hermano Kaito Katsu siempre ha estado apoyándome y cuidándome, le debo mucho. Espero que le haya cambiado la dirección ID del scanner de la puerta corrediza del templo, no quisiera tener que molestarlo y pedirle que venga a abrir la puerta, después de todo el scanner sólo leía su huella digital… ¡Si la cambió! Me alegra tener a un hermano tan considerado… Vaya, el lugar sigue tal como lo recuerdo… Aun está ese pequeño estanque del cual nunca me aprendí su nombre… En la antigüedad, es decir, en la era Edo, mis antepasados colocaban peces Koi, ahora es muy difícil poseer alguna mascota, y más aun considerando que vivimos en colonias controladas. Sí, debido a efectos de una tercera guerra mundial la mayor parte de la población murió y el planeta quedó devastado… Afortunadamente ya estaba en marcha el proyecto Terra, es decir, la creación de colonias con ambientes controlados. Sinceramente no puedo ni imaginarme cómo fue la vida hace 1000 años, aun que los Readers me dan una idea… Hmmm… Tras las largas 3 horas de viaje estoy cansada… Y hambrienta. Tomaré una siesta, hace mucho que no duermo tranquilamente… Desde el campeonato de hecho…


Mika’s Bio: - Puedes retirarte, Alicia. ¿Esa fue la voz de Tenshi? Desde hace un rato todo ha estado silencioso. - Mika está durmiendo… Cuando despierte ¿podría decirle que siento mucho lo de la pelea? - Sí, yo le digo ¿Se había ido Alicia? - ¿Cuánto más fingirás estar dormida? Creo que Tenshi está molesta. Llevaba una hora fingiendo dormir para poder hablar con ella. Tenshi, es la maestra más joven de la secundaria 3 de la colonia 4, se esforzó mucho para poder acercarse libre y fácilmente a los jóvenes. ¡Cualquiera de ellos podría ser un guardián! En total, somos cinco guardianes, pero solo había conocido a otros dos guardianes, Tenshi es una. La conocí cuando fui traída a esta colonia. Yo tenía cinco años apenas y no recuerdo con certeza cómo la conocí, pero desde sus cortos nueve años me cuidó. A veces estaba sola pues ella debía estudiar duro, por suerte pronto encontró a Hanna, otra guardiana. Creo que me he desviado del tema, sinceramente tengo miedo de lo que pueda pasar, en cualquier instante podría morir ya que hay algunos seres buscando a los guardianes. No quiero enterarme de que alguno de los otros guardianes haya sido encontrado o despojado de su Chaos Item, o peor aun, que haya muerto. Tengo miedo. - ¿Realmente soy apta para esto? – Le dije cabeza abajo, ella suspiró y me contestó tranquilamente - El que tú y yo tengamos… Su frase no la pudo completar. Una fría sensación nos recubrió, se sentía como sí pasaran por delante de nosotras finos y afilados témpanos de hielo. - ¿Esa presencia es de aquél sujeto? – Le pregunté temerosa - No – contestó tranquila – Es una esencia, una muy fuerte. Probablemente se trate de otro Keeper. El escuchar lo último me tranquilizó un poco, ¡eran grandes noticias! - Está decidido – me miró traviesa - ¡Tu primera misión es encontrar al propietario de esa esencia!


El silencio inundó el salón. Estaba perpleja. ¡Yo! ¿Porqué no lo hacía ella?, bueno, si sabía porqué ella no iba, tenía mucho trabajo y la podían despedir. No era conveniente. Salí del aula sin remedio; seguí la sensación frívola que evocaba la esencia. Había anochecido. La esencia llegaba hasta un callejón sin salida, estaba muy oscuro. El único punto focal estaba a varios metros lejos de aquel callejón. Pensé “¿debería llamar a Hanna?”. Pronto una horripilante sensación me inundó, sentí a alguien tras de mí, alguien con una espeluznante presencia similar a la de un demonio. Miré a mis espaldas. Era un joven con una mirada extraña. Su aspecto no era muy confiable, tenía un cabello color marrón oscuro y unos ojos rojizos, además vestía cómo Randalph del grupo de rock más famoso de la era “Death the System”, de echo su chaqueta negra tenía grabado el logo de la banda, aun que estaba bastante destruida su ropa. - Vaya – dijo con su rasposa voz – Perseguía una esencia y te encuentro a ti. ¿A esto se le llama matar dos pájaros de un tiro? Estoy paralizada, no puedo mover ni un dedo… - ¿Quieres ori algo bueno? - dijo como con su cara burlona - Se que nunca quisiste ser una guardiana… Así que yo te liberaré de esa carga matándote. Estoy congelada… - Bio ends – Katana salió del templo. Llevaba su chaqueta color vino remangada; en aquella colonia, a pesar de tener una baja temperatura, no hacía tanto frio como en la colonia 9 donde usualmente está bajo cero, inclusive en verano. A paso lento, merodeó entre los puestos de comida de la zona central de la colonia, la mayoría eran de comida rápida como pizza y hot dogs; ella no acostumbraba a comer de ese tipo de alimentos, desde muy pequeña poseía una dieta rigurosamente natural. Rebuscó entonces para encontrar algo “comestible” y halló un puesto de comida tradicional japonesa, así se dispuso a ordenar… ●●●●● Mientras tanto, unas cuantas cuadras del centro de la colonia, Mika observaba muy tranquila a aquel misterioso sujeto. ¡Y de verdad que estaba tranquila! Para la situación en la que se encontraba, uno seguramente estuviera temblando de miedo y orando desesperadamente para no ser asesinado; ella en cambio observaba tímidamente a aquel individuo. A él no le gustó mucho por lo que soltó una risita inconforme


Estás tan tranquila, que pareciera que no me temes. Ella lo miró con los ojos un poco desorbitados. Una doble voz provino de la pequeña pelirosa.

- No te tengo miedo Rápidamente, una ligera capa de burbujas rodeó a Mika provocando un cambio en la expresión de la jovencita. Resopló con fuerza de enfado y se quitó la parte de arriba del uniforme escolar dejándose únicamente la blusa; igualmente se desató el par de colas para dejarse suelto el cabello. Miró al sujeto, el cual estaba nervioso. -

Esa ropa de verdad que era molesta…

A Mika la había poseído la esencia de Menelao, el guardián anterior del Chaos Item que ahora protegía la niña. Aquellas esencias cambiaban mucho la personalidad y, a veces, el aspecto del cuerpo en el que residen; por ejemplo, la personalidad del verdadero dueño del cuerpo podría ser muy fuerte pero la de su esencia (el guardián anterior) podría ser tímida y por lo tanto, al poseer el cuerpo, mostraría expresiones totalmente diferentes a las usuales. En el caso de Mika, su rostro mostraba algo de brusquedad así como una actitud intolerante, brabucona y bastante orgullosa. Sin duda alguna se trataba de Menelao, también conocido como el guardián dorado. ●●●●●

Por otra parte, la orden de Katana acababa de salir. Pagó con su ID Card y se encaminó a su hogar. Una extraña sensación cubrió su cuerpo. Una sensación como si “algo” estuviera emitiendo mucha energía. Se detuvo y miró hacia el vacio producido por los edificios lejanos. Con la mirada buscaba el origen de aquella sensación; la encontró. Provenía de un solitario callejón sin punto focal. Se disponía a caminar cuando una mano se posó en su hombro deteniéndola. – Ese lugar es muy peligroso – Katana miró sobre su hombro y visualizó a un joven alto, rubio y de lentes. – Oh, perdona. No quise insultarte… Pero, siendo tu y yo famosos… ¿No es mejor cuidar de nuestra reputación?... – la chica quedó en shock; no comprendía de lo que aquel joven le hablaba, no obstante, también estaba algo enfadada. No le gustaba que la tocaran. - ¿Puedes meterte en mis propios asuntos? Su voz no sonaba muy amable. De hecho esa era su intención. Él se disculpó y le soltó el hombro. Katana continuó su camino. ●●●●●


Las penumbras comenzaban a inundar los alrededores, el frío complementaba la atmósfera y la luna… La luna desapareció por entre las nubes. - Esta es la Strip Kandrae – dijo Mika, ¿o era Menelao? – La quieres ¿no? Él sólo miró el objeto con algo de desesperación. Menelao se rió exclamando - ¡Qué

patético eres! En cuanto tomé el control del cuerpo de esta niña te acobardaste ¿Debería matarte con mi chaos Item? - él soltó una risita burlona y con la misma respondió - ¿Matarme? Me parece divertido. ¿Por quién me tomas, viejo? – Esto último le pareció gracioso a Menelao - ¡Yo provengo del mejor reino! ¡Del reino Furçea! ¡No soy tan débil como tú! Casi inmediatamente, el peli-marrón se vio envuelto de una clase de viento veloz que procedió a rodear su puño izquierdo. Ahora, el viento giraba a una velocidad increíble formando una cruceta que simulaba a un fuerte vendaje. - Éste es el Bord Fler, adiós Jeune Keeper… Aventó un puñetazo y sin más, aquella cruceta de viento, se desprendió de su puño dirigiéndose velozmente a Menelao. -

¡Qué tonto! – se dijo para si mismo Menelao – Con la Strip Kandrae puedo bloqu…

A pesar de haber detenido aquel ataque, de su boca escupió una cantidad regular de sangre. Calló al suelo. Al parecer se le había acabado el tiempo de estadía en el cuerpo de Mika. Mientras tanto, aquel sujeto sonrió complacido, se había dado cuenta de que era la primera vez que Mika y Menelao se sincronizaban. Se acercó un poco y dijo – Ese Chaos Item es mío, y tú… ¡Tú morirás! – Mika cerró fuertemente los ojos y derramó un par de lágrimas de temor… Pasó un corto lapso de tiempo, lo suficiente como para darse cuenta de que no había muerto. Abrió lentamente los ojos. ¡Una persona estaba entre ella y aquel sujeto!, aquella persona era nada más y nada menos que Katana, quien tiró su compra en la acera y con ojos furiosos miró a aquel tipo, ella despreciaba a quienes lastimaban a los más débiles y a quienes no se podían defender. El sujeto retrocedió escondiendo su rostro en la oscuridad. La peli-negra dio un paso al frente y con una fuerte postura advirtió, - será mejor que te vayas… Sí es que valoras tu salud. Eso fue suficiente para que ese sujeto se adentrara aun más a las penumbras y no molestara más. Katana miró a la pequeña niña tirada en el suelo. - ¿Te encuentras bien? ¿te lastimó? La expresión en el rostro de la joven campeona era muy diferente a la que había mostrado hace unos momentos. Le sonreía amablemente mientras hacía un chequeo visual de la condición física de Mika, ésta última rompió en llanto apoyándose en Katana. - Esta bien, ya pasó.


Le dijo Katana intentando calmarla. Pasó un largo rato para que Mika dejara de llorar, la mayor la miró y notó que se había dormido. Soltó una risita… ●●●●● Había un encantador olor a incienso de vainilla. Los rayos del sol rozaban delicadamente su piel. Poco a poco, sus ojos se fueron abriendo. Pronto, Mika se dio cuenta de que estaba durmiendo en cama extraña. Se levantó asustada y observó temerosa su alrededor. Se trataba de una amplia habitación ordenada, el piso y las paredes eran de una madera oscura y limpia muy bien pulida. Del techo color verde oscuro, unas tiras larguiruchas color blanco colgaban decorando a los lados de la cama. Una mesita de madera con un florero de flores japonesas se encontraba rodeada por unos finos colchones; la ventana estaba adornada por una hermosa y fina cortina blanquecina bastante detallada con dibujos de flores de sakura. Era una habitación sencilla pero con decoración fina y de buen gusto. Pronto salió de la habitación, buscaba si había alguien más en aquel lugar. Recorrió un largo pasillo para encontrarse con una habitación aun más grande que en donde había despertado. Ahí le esperaba la sala principal, ésta poseía artículos aun más lujosos que los que había visto, los muebles, a pesar de ser modernos, encajaban a la perfección con el conservador estilo japonés del sitio. - ¿Estás hambrienta? Mika volteó asustada para ver a quién le pertenecía la femenina voz que le había hablado. Se trataba de la chica que la había salvado. Su rostro mostraba lo asustada que estaba. - Creo que te asusté… Perdona… El desayuno está listo, sígueme por favor. La peli-rosa obedeció sin protestar e ingresó al comedor. Nuevamente, era estilo japonés lujoso. Dirigió su mirada a los platillos, se trataba de huevos revueltos y pan tostado con mantequilla 100% original y mermelada de fresa acompañados de un vaso de jugo de naranja. Se sentó sin necesidad de que Katana se lo ordenara. - ¿Dormiste bien? Eh… - Mika, me llamo Mika Makai. Y sí, dormí bien… - Ya veo – contestó Katana – mi nombre es… - Sé quién eres – dijo interrumpiendo – eres Katana Katsu, la campeona olímpica de artes marciales mixtas… Te… Agradezco que me hayas salvado… Mika se mostraba muy tímida. Katana Katsu era para ella un modelo a seguir: una chica fuerte y capaz que no le teme a nada y que puede superar cualquier problema sin dificultad ni impedimento. El desayuno fue muy silencioso. - Tu ropa ya debe de estar limpia – al instante en que Katana dijo esto, Mika notó que estaba usando un pijama que le quedaba algo grande.


Katana le entregó su ropa. - Ven, te llevaré a tu casa. Aun cuando Mika se negó, la peli-oscura la hizo subir a su motoneta. Al cabo de unos minutos, Mika se encontraba frente a su departamento. Katana tocó el timbre y de inmediato se abrió la puerta. - ¡¿Porqué rayos no llegaste ayer?! ¡¿Sabes lo preocupada que esta!… ba? La cara de la chica que abrió la puerta quedó estupefacta. Se trataba de una niña de 13 años de cabello verde sujeto con una cola de caballo, de ojos verde oscuro. - No te enojes con ella, es mi culpa que llegara hasta hoy. - Ka… - los ojos de la peli-verde se iluminaron – Katana Katsu… - ¿Hanna? – dijo Mika al notar el sonrojo de la niña - ¡Pasa por favor! Katana aceptó la invitación y se sentó en uno de los pequeños muebles. - Bueno… ¿Hanna verdad? – la peli-verde asintió rápidamente con la cabeza – Verás, la razón por la cual traigo a Mika es porque… - No hay necesidad de explicarme – dijo interrumpiendo – si estaba con usted quiere decir que ella se metió en problemas y usted amablemente la salvó y cuidó para que no le pasara algo. Usted es una persona muy buena. Es mucho más genial de lo que pensé que era. Usted es magnífica – dijo Hanna muy emocionada. - Sólo hice lo que cualquiera haría… - ¡No! ¡Nadie excepto usted es capaz de ayudar a alguien en situaciones difíciles! La oji-azul rió un poco y agradeció por tanto alago. - ¿Cómo puedo agradecerle? - No es necesario, yo sólo… - ¡Ya se! Le invitaré a comer hoy ¿qué dice? - Agradezco mucho tu invitación Hanna, pero me temo que hoy tengo algunas obligaciones que cumplir. Tal vez en otro momento Katana se dispuso a salir. Hanna la perseguía como una niña pequeña sigue a su mamá. La acompañó a su motoneta y se despidió con un beso en la mejilla. Algo que a Katana no le agradaba pero que soportó con una sonrisa para no lastimarla. Hanna era una de sus más grandes fans.

●●●●●

By: Anghell D’blange

Keeper_Vol_01_Cap_001_La_Viajera_Improvisada  

Capítulo 1 en español del manga Keeper.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you