Page 1

COLEGIO NACIONAL: MANUEL J CALLE NOMBRE: ANGEL SINCHI CURSO: SEGUNDO DE BACHILLERATO “1” PROFESORA: DIANA CARCHIPULLA ASIGNATURA: INFORMÁTICA APLICADA AÑO – LECTIVO: 2013 – 2014 CUENCA ECUADOR


CUENTO EL PADRE ARREPENDIDO Érase una vez un hombre llamado José quién contrajo matrimonio con Elena, esta pareja de marido y mujer eran tan felices y fruto de ese amor mutuo nacieron dos hijos a quienes les llamaron Emilio al primer hijo y Juan al segundo. Pasaron 12 años de felicidad, de amor, de comprensión esta pareja de esposos y su primer hijo tenía 10 años y el segundo 9 años pero nadie sabía lo que iba a ocurrir en el trascurso de la vida de estos esposos.

Elena al pasar con sus hijos cinco meses más del cumpleaños de su hijo mayor que cumplió 10 años le sucedió una terrible muerte.

Nadie sabía que la vida de la madre de estos dos niños acabaría desde un puente, según lo que los vecinos afirmaron que Elena se dirigía a su trabajo y para llegar debía cruzar un puente de madera colgante pero nadie pensó que ese puente estaba a punto de romperse las cuerdas que sujetaban al puente colgante, pero para la mala suerte de Elena este puente se rompió cuando estaba en el medio y cayó al profundo


hueco donde se encontraba un río caudaloso y aquí fue donde terminó la vida de Elena

para siempre. José al enterarse de la noticia acudió lo más pronto posible al lugar donde estaba su esposa pero era demasiado tarde porque su amada había muerto y lo más doloroso es de ir a contar la noticia trágica a sus hijos.

José llega a la casa donde está los niños llorando y los hijos le preguntaron: ¿por qué lloras papá? y José les contestó:


Hijos su madre acaba de morir y los hijos al escuchar esto se pusieron a llorar y llorar. José y sus hijos lloraron mucho por la partida de Elena que era madre y esposa al mismo tiempo. Después del entierro de la difunta José y sus hijos se dirigieron a su casa y allí aumentaba el dolor porque sabían que Elena ya no está más con ellos. Pasaron meses y José y sus hijos superaron la muerte de su esposa y madre al mismo tiempo. Después de un año del fallecimiento de la difunta Elena José se encuentra con una mujer llamada Rosa y esta al pasar los días conquistó el corazón de José pero a los hijos no les agradó esta mujer y no querían que ella fuera quién ocupara el lugar de


su madre. José estaba tan enamorado de esta mujer que le pidió casarse con él, pero él no se daba cuenta porque estaba ciegamente enamorado de ella pero las verdaderas intenciones de Rosa era robarle los bienes que tenía José.

Pasaron ya nueve meses y los hijos en el transcurso de este tiempo no les agrado para nada esta mujer, pero Rosa también perdió la paciencia con estos niños así que les dijo que si no hacen caso o no hace lo que ella les pide les daría un castigo tremendo pero no sabían los niños que castigo les iba a dar Rosa, pensaban que les iba a dar una tunda pero no era eso exactamente, era alto terrible que solo un padre enamorado ciegamente haría lo que pide su pareja. José llega del trabajo y encuentra a Rosa enfurecida con los niños, decía que estos niños no tienen ni el mínimo respeto, así que José pidió a los niños que salgan de la casa y vayan a jugar hasta que converse con Rosa. Entonces fue aquí donde Rosa empezó su plan, primero dijo a José que si la quería de verdad debía abandonar a sus hijos en alguna montaña muy lejana donde se perdieran y no pudieran regresar, porque ella no soporta a los niños y aún más cuando los niños no reconocen como una segunda madre. José con lágrimas en los ojos dijo a Rosa que lo pidiera todo pero menos abandonar a los hijos, pero José como estaba con la cabeza caliente y más que todo enamorado ciegamente de Rosa y no sabía elegir entre sus hijos y su segunda mujer decidió poner en marcha lo que había dicho esta mujer malvada que no tenía corazón.


Al día siguiente José se acerca hacia sus hijos y les dice que vamos a traer leña de la montaña, como Emilio y Juan no salían a pasear sin pensar dos veces dijeron alegremente que sí, entonces ese mismo día caminaron hacia la montaña y en el trascurso del camino José por dentro se estaba muriendo de pena y dolor por lo que iba hacer con sus hijos, y a las cuatro de la tarde llegan a un sitio donde hay chozas de leña y estaba muy lejos y Emilio y Juan no conocían. José y sus hijos descansan un poco. Después del descanso José ofrece una bebida gaseosa a sus hijos pero ellos no sabían que contenía una sustancia que hacía dormir por un rato.

José espero hasta que haga efecto la sustancia y cuando vio que sus hijos quedaron completamente dormidos lloró mucho y después partió a su hogar para decir la noticia que a Rosa le gustaría mucho ya que se liberó de un estorbo. José no paraba de llorar pero esta infame mujer lo consolaba pero él no se sentía conforme con lo que había hecho. Emilio y Juan al despertar llamaban a su padre, lo llamaron y lo buscaron por media hora y no lo encontraron, entonces fue allí donde comenzó la desesperación de


buscar el camino de regreso pero como era la primera vez que vienen a una montaña no sabían por dónde ir. Cayó la noche y estos dos hermanos estaban a amparo de Dios, ellos de tanto llorar buscaron una cueva para dormir y tranquilizarse un poco y para el día siguiente buscar un camino. Amaneció y José no pudo dormir toda la noche por estar pensando en la vida de sus dos hijos, mientras que Emilio y Juan despertaron y nuevamente empezaron a llamar a su padre, pero no había ninguna pista de su padre así que decidieron caminar por un camino que encontraron pero era un camino equivocado y siguieron caminando. José de tanto pensar decidió ir a buscar a sus hijos y Rosa le preguntó ¿A dónde vas? José le contesta:

Voy en busca de mis hijos, Rosa al escuchar esto se puso furiosa e intento impedir que José fuera en busca de sus hijos pero él no la hizo caso y decidió votarla de su casa porque llegó a enterarse que era una interesada y no tenía un corazón, pero Rosa se resistió así que José decidió amarrarla a un tronco y que esperara hasta que el llegara con sus hijos. José rápidamente fue en busca de sus hijos antes de que cayera la noche pero hasta llegar al sitio se hizo noche y la búsqueda de sus hijos se hizo más difícil pero él no se rindió, siguió buscando porque en el lugar donde les había dejado no estaban. En el trascurso de la búsque encontró unas huellas y él estaba seguro de que eran sus hijos así que decidó ir siguiendo las huellas. José empezó a llorar porque no encontraba a sus hijos, seguía llamando y cuando de repente escucho a uno de sus hijos llamando papá papá donde estas, entonces el con alegría dijo hijos donde están y los hijos dijeron aquí estamos pero como estaban lejos José les dijo no se muevan de allí ya voy y los hijos dijeron sí papá ven pronto. Entonces José y sus hijos logran encontrarse con lágrimas en los ojos y él les dio primero de comer porque debían estar muertos de hambre y después pidió perdón por lo que les había hecho, porque no sabía elegir entre el amor de Rosa y de sus hijos.


Los hijos con lágrimas en los ojos dijeron que si le perdonaban siempre y cuando que vieran que esa mujer no estuviera en la casa. José les dijo que no se preocupen de eso porque se dio cuenta de las verdaderas intenciones de Rosa. De todo esta búsqueda José se sintió cansado y dijo a sus hijos descansemos y cuando amanezca vamos a ir a la casa. Al llegar a la casa José dice a Rosa: Aquí acaba tu plan, vete muy lejos donde yo no te pueda ver y Rosa al ver a los hijos de regreso dijo: Sí me voy porque no quiero soportar a estos malcriados, respondones y molestosos, con mucho gusto me voy muy lejos porque quiero que la gente no me viera como la madrastra que odia a sus hijastros y tampoco que mi plan de tomar la posesión de tus bienes haya frustrado porque después de que hayas abandonado a tus hijos yo te iba a matar para luego yo ser la única beneficiada de tus bienes pero no resulto así.

Después de haberse marchado Rosa José y sus hijos vivieron muy felices y contentos hasta el resto de la vida hasta cuando cada hijo escogiera su camino y José también encontrara una mujer que lo quisiera mucho como Elena.


FIN Moraleja: Nunca es tarde siempre y cuando reflexionemos lo que hacemos y dejamos de hacer en esta vida donde el mundo da la vuelta.

Cuento  

el padre arrepentido

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you