Issuu on Google+

テ]gel Ruiz Quesada 30 de marzo de 2014


Cuánto se ha escrito en estos días sobre la figura de don Adolfo Suárez. Confieso, que yo también, había elaborado a modo de reflexión mi humilde artículo. El mismo, lo tenía, entre los “no publicados”, como acostumbro hacer con la mayor parte de los que realizo. Después de lo acontecido, entiendo que me creo en el deber de, al menos, entresacar parte del mismo y compartirlo con todos los que lo deseen, es una manera de rendirle mi modesto homenaje.

En estos días, después del anuncio de su hijo, que prácticamente fue recogido por todo los medios informativos, en uno de ellos, “La Gaceta de Salamanca” lo titulaba de esta manera el pasado 21 de marzo del corriente: El hijo de Adolfo Suárez anuncia el desenlace ´inminente´ de su padre. Reconoce que el desenlace no se prolongará más allá de las próximas 48 horas Adolfo Suárez, ex presidente del Gobierno, se encuentra en una situación terminal y puede morir en un máximo de 48 horas, según anunció su hijo Adolfo Suárez Illana, quien ha dado una rueda de prensa en la clínica CEMTRO de Madrid, donde el presidente está ingresado. "Todo nos hace pensar que el desenlace es inminente", ha dicho. Esta noticia está completa en el siguiente enlace: http://www.lagacetadesalamanca.es/nacional/2014/03/21/hijo-adolfosuarez-anuncia-muerte-inmimente-padre/114440.html


Como había indicado su hijo, su vaticinio se cumplió a las 3 y 3 horas de la tarde del domingo 23 del 3, justo dos días antes de cumplirse los 31 años que estuvo en nuestra Ciudad de Gáldar. Hemos de recordar, que visitó nuestro Templo de Santiago ya que, según sus propias palabras, le memoraba su municipio abulense de Cebreros, su localidad y que, también, como la nuestra, es conocida por el nombre de Santiago Apóstol. En esta Iglesia, en Cebreros, se encuentra la pila en la que fue bautizado, y como bien recordó el Sacerdote De Santiago, Cebreros y Ávila "han sido la patria chica que él siempre llevó en el corazón". Considero un gran honor, el haber formado parte de la candidatura por la Unión de Centro Democrático, que se presentaba a las elecciones municipales del 3 de abril del año 1979, al Ayuntamiento de nuestro municipio. Aunque nuestro candidato a la Alcaldía estaba avalado por su condición de Senador, el Excmo. Sr. Don Juan Quesada López, ya que, había obtenido su acta como miembro de la Cámara Alta en las Cortes Generales de las elecciones celebradas el 15 de junio de 1977, tuvimos la suerte esperada, ya que, se trataba de conseguir alguna acta de Concejal. Conseguimos los tres primeros de la lista: Don Juan Quesada, don Luis Mejías Ruiz y el que esto escribe, Ángel Ruiz Quesada. La Alcaldía la obtuvo el siempre recordado don Antonio Rosa Surís, pero ello, no fue motivo para que, una vez tomaba posesión como Alcalde, decir a la corporación que, “las elecciones habían acabado y que, ahora, tocaba trabajar por Gáldar”. Y lo demostró dándonos participación en su Grupo de Gobierno, a Don Juan Quesada su colaboración en Sanidad, a don Luis Mejías en Cultura y a mí en las obras del municipio.


Del presente artículo, me ahorraré la mayor parte del mismo ya que, el amigo y Concejal de nuestro Ayuntamiento, José Luis González Mateos, presentó un ruego a la corporación el pasado jueves, en el Pleno Ordinario que como todos los meses se celebra en las Casas Consistoriales. Si he de ser sincero, éste fue el motivo que me ha llevado a realizar esta reflexión y a compartirla con todos los que deseen leerla. El texto íntegro del mencionado ruego, del que estoy de acuerdo en todo su contenido, lo he transcrito de la retransmisión hecha por la Emisora Municipal Radio Gáldar, pero antes de recogerlo aquí, quiero manifestar mi enorme sorpresa al escuchar que, después de leído por el citado concejal, que lo hacía en nombre de su grupo político del Partido Popular, el Sr. Alcalde, como si de un ruego de la “colocación de una farola estropeada se tratara”, continuó el orden del día, sin hacer una justa mención hacia la petición expuesta. De verdad que no lo entiendo. Mucho menos, cuando al comienzo de la sesión, todos, sin excepción, guardaron un minuto de silencio en su memoria.

Por su interés, y como les adelanté, les redacto el texto del Ruego presentado. EXCMO. SR. DON ADOLFO SUÁREZ GONZÁLEZ Desafortunadamente, vemos que la historia se repite, y es que esperamos que las personas fallezcan para reconocer sus méritos. Queremos manifestar que, como muchos, no somos de los que practican estos hechos, pero en el caso que nos ocupa, se puede interpretar, como un reconocimiento del gran error de la ciudadanía española ante la figura del Excmo. Sr. Don Adolfo Suárez González por el hecho de no realizarlo en vida del mismo. Por todo ello, es momento de recordar la memoria histórica y la trayectoria personal, profesional y política del presidente del Gobierno español Don Adolfo Suárez González, duque de Suárez, con grandeza de España y caballero del Toisón de Oro, por concesión de S.M. El Rey Juan


Carlos I y Premio Príncipe de Asturias-1996, por su importante contribución a la Transición Española a la Democracia, de la que fue gran artífice y glosan su figura y trayectoria por estos días infinidad de Instituciones, Entidades, y profesionales a nivel local, nacional e internacional. Antes de solicitar el ruego, quiero hacer una justa mención, a la Moción del Grupo Político PSOE, presentada en la Sesión Ordinaria celebrada el 24 de noviembre de 2005, con el apoyo del Bloque Nacionalista Rural, en la que se solicitaba la nominación de una de las calles del municipio, o bien, del futuro centro del Alzheimer del municipio. De dicha moción, ratificamos la mayor parte de su contenido, pero no es óbice para realizar la introducción que, de alguna manera coincide con la exposición del presente ruego cuando dice que: “Gáldar siempre se ha sentido parte importante de la Historia de Canarias y por ende, de la Historia de España. Se presentaba dicha moción, con el objetivo de reconocer la figura de don Adolfo Suárez, en el papel tan importante durante la transición española. Porque se trata de un hombre que junto al Rey, hizo posible la España que hoy conocemos. Una España democrática, que a pesar de los avatares de la política del momento, supo armonizar en torno a su persona y a la persona del Rey, la necesidad de devolver las libertades a este país… Continúa la misma, con una amplia exposición, donde se recogen de manera pormenorizada la mayor parte de los hechos que redundaron no solo en bien de todos los españoles, ya que, Adolfo Suárez no sólo fue el presidente del Gobierno de España, fue el principal actor de la transición. De una transición que asombró al mundo y que se tomó como ejemplo en muchas partes del planeta. No obstante a lo expuesto, no contó con el apoyo del entonces Grupo de Gobierno, conformado por el Partido Popular-UPG y don José Juan Rodríguez Pérez. Varios de los motivos por los cuales fue rechazada fueron que: La figura de este insigne personaje, se merecía algo más que el nombramiento de una calle y, mucho menos la denominación del centro de Alzheimer ya que, sería reconocerle la enfermedad como mérito para dicha nominación.


Lo sucedido en estos días como hemos dicho, su desafortunado fallecimiento, nos lleva a la reflexión que, hemos de sumarnos a los reconocimientos multitudinarios que a nivel nacional se están realizando, por ello proponemos que: en la Plaza de Santiago, se erija un Monolito, donde se recoja el texto de su dedicatoria en el libro de firmas, como recuerdo de su visita al municipio, realizada el 25 de marzo de 1983. Dicho monolito (en forma de atril), iría fabricado en cantería galdense, y la placa en bronce, tomando como modelo la de nuestro Artista Juan Borges Linares que se encuentra en el interior del Templo de Santiago Apóstol. Su ubicación, sería en el parterre interior de la plaza, junto a la puerta que está ubicada frente a las Casas consistoriales, ya que fue por la que se dirigió a la misma después de visitar el Templo paseando por la mencionada Plaza. Haciendo honor al epitafio que se recoge en la tumba de don Adolfo Suárez, “La concordia fue posible” hagámoslo nuestro, diciendo que a partir de hoy, aquí en nuestra corporación “La Concordia, es posible”. Y para que no se vea ningún interés de protagonismo por parte de este Grupo, le ruego que esta petición, sea recogida en los asuntos de la presidencia, de manera institucional, y que juntos, la apoyemos por unanimidad. Este es mi Ruego”. Entre todos los comentarios que se han leído en estos días, quiero recoger el de doña Esperanza Aguirre, por haber logrado en tan pocas palabras el sentir de muchos españoles entre los que me encuentro. Adolfo Suárez supo ilusionar a todos los españoles con un proyecto común que acabara con las querellas y enfrentamientos del pasado y que devolviera las libertades. Ese hombre capaz de llevar a cabo una empresa tan formidable, recibió en aquellos años llenos de dificultades los mayores y los peores ataques que ha recibido ningún político de la Historia reciente de España. Ayer, cuando veía como muchos de los que entonces le atacaron de forma inmisericorde le rendían homenaje, pensaba en la necesidad que nuestra vida política tiene de recuperar la concordia y la altura de miras. Y, sobre todo, en la importancia de recuperar la ilusión de todos por hacer de España una nación cada vez más libre y más próspera.


Queda en mi memoria, el buen recuerdo de su visita a nuestro municipio, compartiendo con todos los galdenses que improvisadamente se agolpaban por las calles que pasaba, lo que le durante su vida le caracterizaba: su humildad, su simpatía y el cariño por los demás. Hasta el tiempo se rindió a sus pies, ofreciéndole un precioso clima radiante de sol, haciéndole exclamar múltiples de piropos a nuestras Islas Canarias. Sólo me queda por decir que, ojalá, en el próximo pleno, se enmiende el error, y, junto al Concejal José Luis González Mateos, se ponga en práctica la frase de nuestro querido Adolfo Suárez: La Concordia fue posible y que aquí, en Gáldar, la Concordia, es posible. Es mi deseo.


Mi reflexión personal sobre Adolfo Suarez