Page 1

Premios del XXV  Certamen Literario  Curso 2009­10


XXV Certamen Literario 

2


Instituto Las Veredillas

Un jurado compuesto por los profesores del Departamento

de Lengua Castellana y Literatura del IES Las Veredillas de Torrejón de Ardoz: Luis Mariano Condoy, Juan Carlos Peinado, Esther Pena, Ignacio Sánchez-Tembleque; José Luis Corrales (Departamento

de

Inglés)

y

Mercedes

Selles

Ávilas,

en

representación del AMPA. ha acordado conceder los siguientes premios en el XXV Certamen Literario (Curso 2009-10):

Categor ía A: 1º: El pájaro currante, César Arranz Bellas, 1º ESO E

Accésit: Los hijos de la noche, Belén Camacho Pérez, 2º ESO E

Categor ía B: 1º. El mundo de Amanda, Alba Legazpi García, 2º Bachillerato A

Accésit: Misterio resuelto, Inés Condoy Franco, 3º ESO F

3


XXV Certamen Literario 

Índice de contenido El mundo de Amanda.................................................................4 Los hijos de la noche..................................................................8 Misterio resuelto......................................................................12 El pájaro currante.....................................................................20

4


Instituto Las Veredillas

El mundo de Amanda Alba Legazpi

Amanda acarició  el  cristal  del  espejo  una vez  más.  Estaba frío como el  hielo, pero no  pareció sentirlo.  Apartó  la mano  de su  reflejo,  en  el que  aparecía una chica pálida y frágil, cuyo cabello oscuro y rizado caía como  una cascada de agua por sus hombros. Sus ojos negros miraron a la chica  que mostraba el espejo. Simple y humana. Ya no era especial. Su chispa se  había apagado. Creía ser invisible a todos, y, en realidad, quizá lo fuese. Volvió a colocar las manos en el espejo, y, esta vez, apretó el suave  cristal, que cedió y se rompió en pedazos, rasgando la piel translúcida de  sus manos. La sangre que comenzaba a brotar de los cortes recorrió sus  muñecas,   provocando   un   cosquilleo   por   allá   donde   pasaba.   Al   mismo  tiempo, una lágrima descendió por su mejilla, pero no lloraba por el dolor.  Lloraba porque no era capaz de sentir nada. Los recuerdos sacudieron su mente como relámpagos que anuncian  la   tormenta   perfecta.   Aquella   vez,   apoyó   la   mano   sobre   el   espejo,   y   se  hundió en él, como si en vez de cristal fuera agua transparente. Y entonces se internó en aquel mundo mágico al que conducía el  espejo, a una realidad abstracta, en la que era especial. Notó cómo la hierba  le hacía cosquillas en los tobillos, y sintió la brisa susurrar en su oído. El  gran prado verde que se abría frente a sus ojos brillaba bajo la luz solar.  En  ese momento no quiso acordarse del mundo oscuro y hostil del que acababa  de  salir  hacía  segundos.  Porque  en  el  mundo  humano,  sólo  era   especial  gente que no debería serlo. Y ella creía que merecía un poco de atención de  vez en cuando. Por eso acudía a su propio mundo. Porque nadie más sabía  que existía, y porque nadie se imaginaría que existía otra realidad, allí, al  alcance de su mano. Lo que no se atrevía a aceptar era que había pagado su  vida para estar allí. Porque ese lugar era un juego. Y si hacías trampas,  quedabas expulsado. O algo peor. Porque aquel mundo era tan perfecto que  no  podía  ser  de  alguien.  Quizá aquel mundo formaba parte de un  pacto  entre el cielo, el infierno y el limbo, para gente desesperada como lo estaba  ella. El cielo prestaba la magia al lugar, pero el infierno ponía las reglas. Y  el limbo, el castigo. Si aquella chica se llevaba algo o a alguien de aquel  mundo, sería condenada a no volver allí nunca más. Y algo podría ser una  flor o la fruta de un árbol. Pero también podría ser alguien como Heller.

5


XXV Certamen Literario 

Caminó por el manto verde de hierba durante unos minutos, hasta  que vio una enorme casa sobre un pequeño lago etéreo. Se alzaba sobre  piedra, pero su color era gris y oscuro, lo que daba un aspecto tétrico a la  mansión, que contrastaba con el hermoso paisaje de su alrededor. A pesar  del aspecto de aquella casa, la joven quería estar dentro. Porque aunque ese  mundo   era   el   mundo   que   deseaba,   y   estaba   lleno   de   color   y   vida,   no  significaba que en aquel mundo no existiera el mal, porque el bien y el mal  siempre van unidos. Y Amanda allí a la intemperie se sentía desprotegida.  Observada. Sola. Aceleró el paso y vio cómo el sol se desplazaba en el cielo de este a  oeste. Porque en aquel mundo el tiempo pasaba muy deprisa, pero no había  nada que lo midiera. No había ni relojes ni calendarios. Sólo tiempo. Algo  que Amanda no creía que existiera realmente, porque fueron los humanos  quienes habían decidido ponerle una medida determinada.  Avanzó rápidamente hacia la casa situada al lado del lago, pero se  detuvo a observar la mansión de nuevo. Era gris y oscura, sí, pero lo que no  se podía apreciar desde fuera era que por dentro toda la casa era de color  azul. El azul del cielo en un caluroso día de verano. Y allí se hallaba el  joven   Heller,   cuyo   nombre   significa   sol.   Sus   ojos   eran   negros   como   la  noche, pero su cabello rubio como el oro. Y aquel contraste entre la noche y  el   día   era   lo   que  había   hipnotizado   a   Amanda.   .   Sus   pantalones   habían  perdido   parte   de   su   color   azul   y   estaban   raídos.   Al   recordar   a   Heller,  Amanda parpadeó mientras caminaba hacia la casa, y se dio cuenta de que  nunca lo había visto con una camiseta puesta. Después, se internó en el sendero de piedras incrustadas entre la  espesa hierba que desaparecía a la entrada de la mansión, pero, mientras lo  hacía, escuchó un susurro en el aire. Era su nombre. Y se giró asustada.  Miró entonces al horizonte, y vio que el crepúsculo llegaba a su fin. Otro  susurro,   esta   vez  más   cercano.   Volvió   a   mirar   hacia   la   mansión,   con   el  miedo escrito en sus ojos. Porque tenía razones para asustarse, e incluso  para correr en ese mismo instante. Hacía unos días que había llevado a Heller a su mundo. A pesar de  la negativa del chico, ella se había atrevido a cruzar el espejo, aunque sólo  fueran unos minutos. Pero aquello era suficiente. Había roto el acuerdo. Se  había saltado las reglas. Había burlado al diablo. Pero debía  haber sabido  que   no   se   puede   tomar   el   pelo   al   diablo,   porque   aunque   ella   creía   que  perdonaría su  pequeño  desliz,  ahora  había  vuelto  para cobrar lo  que era  suyo. La vida de aquella joven aterrorizada delante de la casa de aquél a  quien más deseaba. 6


Instituto Las Veredillas

Volvió a oír su nombre de nuevo, cada vez se repetía en su mente  de   una   manera   más   nítida.   Y   otra.   Se   agarró   el   rostro   con   manos  desesperadas. Las lágrimas se empezaron a escapar de sus ojos. Y entonces  aporreó la puerta de la casa de Heller. Y gritó su nombre, una y otra vez.  Pero se dio cuenta de que sus cuerdas vocales no emitían ningún sonido. Lo  intentó de nuevo, pero obtuvo el mismo resultado. Nada. Y golpeó con más  fuerza la puerta de aquella enorme morada, y siguió gritando a pesar de que  sabía que nadie oiría sus súplicas. Porque los sonidos martilleaban su mente  cada vez más rápido. De repente, Heller abrió la puerta, y Amanda cayó en  sus brazos debido a la insistencia de los golpes. Pero no podía dejar de  gritar, era un ruido  atroz, miles de personas pronunciaban  el nombre de  Amanda dentro de su mente, y no podía pararlo. Vio en los ojos de Heller el  miedo. Y entonces supo que se estaba muriendo. Tenía el rostro bañado de  lágrimas,   y   Heller   sujetaba   su   cuerpo   como   si   fuera   lo   último   que   le  quedara en aquella abstracta realidad. Quería cambiarse por ella, y entonces  bramó un grito de rabia, y pidió que no la hicieran daño. Pero era inútil,  porque él sabía que no podía hacer nada por ella. Se lamentaría toda su vida  por acompañarla a un mundo que no era para él. Y entonces la chica se  derrumbó en sus brazos. Amanda dejó de sentir su cuerpo cuando los gritos en su mente se  hicieron tan cortantes que notaba que algo la estaba desgarrando por dentro.  Y no pudo más. Se rindió. Renunció a aquel maravilloso mundo. 

Se despertó con el golpe de la caída tras salir del espejo. Estaba de  nuevo sola, en su habitación. Pero conservaba los recuerdos de Heller. Y no  le volvería  a  ver  jamás.  Aquella  certeza  la  consumió,  e  intentó  volver  a  entrar por el espejo, pero era imposible. El portal se había cerrado para  siempre.   Intentó   comprobar   que   en   la   realidad   mundana   continuaba   con  vida. Pero no pudo llamar vida a aquello que tenía entonces. Era incapaz de  sentir   nada.   Pinchó   su   mano   con   un   lápiz.   Nada.   Ni   dolor,   ni   un   leve  cosquilleo, nada. Se derrumbó en el suelo ante aquella terrible idea. Estaba  muerta, pero su corazón seguía latiendo. Era algo inverosímil, pero también  lo era el mundo que acababa de destruirla. Así que decidió lo más obvio,  acabar con su existencia. (...) —Amanda, ¿ estás ahí?— preguntó la hermana de la joven a través de la  puerta de su cuarto. No la había visto salir en todo el día. Ni siquiera para  cenar. Sus padres habían salido a celebrar el ascenso de su madre en el  trabajo. Y, aunque Raquel era la pequeña de la familia, se preocupaba más  7


XXV Certamen Literario 

por Amanda que Amanda por ella.  Al   ver   que   su   hermana   no   abría   la   puerta,   Raquel   movió   el  picaporte. La escena que se abrió ante sus ojos la dejó petrificada. Amanda  estaba tendida en el suelo, con un gran charco de sangre a su alrededor.  Raquel   corrió   hacia   ella,   con   lágrimas   asomándose   en   sus   ojos,  pronunciando el nombre de su hermana con voz temblorosa. Intentó tomarla  el   pulso   como   pudo,   ya   que   sus   manos   no   la   dejaban   hacerlo   por   los  nervios. Y entonces comprobó que estaba muerta. Tenía las manos y los  brazos cortados por todas partes, y había cristales en el suelo. Vio el cristal  del espejo, partido en pedazos. Su hermana se había desangrado. Se llevó  una mano ensangrentada a los labios.  Apartó el pelo de la cara a su hermana. Estaba pálida, y tenía los  labios morados. Lloró y gritó de rabia, haciéndose culpable del suicidio de  Amanda. La alzó del suelo, y la abrazó. No sabía el tiempo que había estado abrazando a su hermana. No  quería   llamar   a   sus   padres.   Quería   morirse   ella   también.   Y   entonces  percibió algo blanco entre las manos llenas de sangre de su hermana. Era  una nota arrugada. La desenvolvió con la cara descompuesta. En aquella  nota estaba escrito: "El país de Amanda existe". Cuando terminó de leerla,  no comprendió nada. De repente, su habitación empezó a descomponerse, y Amanda se  esfumó de sus brazos. Ahora estaba de rodillas sobre un gran prado verde.  Se  tocó la  cara,  empapada  de  lágrimas,  pero  no  podía  recordar  por  qué  había llorado. Miró a su alrededor, y divisó a pocos metros de ella un lago,  al lado del cual se alzaba una casa propia de una película de terror.

8


Instituto Las Veredillas

Los hijos de la noche Belén Camacho Pérez CAPÍTULO 1: MIEDOS Bebió su último trago de café y salió de aquel bar mugriento y sucio que ya  le era familiar. Arrancó el coche y salió a toda velocidad hacia un mundo  más civilizado, su mente se iba transportando poco a poco a aquella noche  que dejó huellas marcadas a fuego en su corazón, sacudió su cabeza para  intentar no volver a recordar lo que había ocurrido la noche de aquel frío y  duro invierno. Vivía en un edificio gris y viejo al este de Sevilla, vivía sola, como  había pasado toda su vida, sola sin nadie que la protegiera y que la ayudara  en  los momentos difíciles. El  camino hasta el portal fue indeciso y  con  miedo, sentía que alguien la seguía, miró a su alrededor pero la calle estaba  desierta, nadie merodeaba por aquel lugar a tan altas horas de la noche,  siguió caminando, volvió la cabeza dos veces más, se sentía insegura, su  instinto estaba seguro que ella no era la única que se encontraba en aquel  lugar. Abrió la puerta del piso y colgó su abrigo en el perchero, su casa  estaba según la había dejado aquella misma mañana, sin moros en la costa,  nadie estaba vigilándola, estaba sola, completamente sola. Dejó   su   bolso   encima   de   la   cama,   sin   pensar   siquiera   que   su  instinto estaba en lo cierto y que alguien extraño había metido algo en su  bolso,   sin   que   ésta   se   diera   cuenta.   Durmió   por   la   noche   sin   más  sobresaltos, esa noche no tuvo pesadillas, como las que tenía todas y cada  una de las noches, desde aquel día en que todo cambió para ella. Despertó  deprisa, tenía que ir a visitar a su mejor amiga (su única amiga) y a su  nuevo marido. Arrancó con ansiedad el coche, quería llegar lo antes posible,  con el ajetreo un pequeño papel blanco y rectangular cayó de su bolso a la  parte trasera del vehículo, se agachó dispuesta a cogerlo, era un billete de  avión. Miró el horario y el destino, viajaría aquel mismo miércoles e iría a  Egipto, sabía que era una trampa, era más, sabía exactamente quién se lo  había enviado, pero pensó que quizás, sólo quizás se podría vengar de su  pasado. Entró   a   la   casa   de   su   amiga,   ésta   la   esperaba   con   los   brazos  abiertos, sabía que la chica no estaba pasando por un buen momento.  —¡Marina!—dijo gritando, y la abrazó. Se fundieron en un gran abrazo, hacía tiempo que no se veían. 9


XXV Certamen Literario 

—Estás..., estás algo demacrada, ¿te ha pasado algo últimamente? Pareces  preocupada. La verdad era que su amiga tenía razón, su pelo caoba estaba sucio  y revuelto, sus ojos azules se habían vuelto más oscuros de lo habitual, esa  chispa de vida que había en ellos ya no existía, se había esfumado y su cara  siempre sonrosada ahora estaba pálida. —No, no me pasa nada, de verdad—mintió—me presentarás a tu marido,  ¿no? —Claro, pasa, este es Mario, mi marido—dijo señalando a un hombre alto,  corpulento, rubio y con ojos negros. —Encantada—dijo Marina dándole la mano. Allí pasó toda la tarde, mientras mentalmente preparaba su viaje  hacia un mundo desconocido o quizás no tan desconocido.  CAPÍTULO 2: EGIPTO Bajó   del   avión,   alguien   la   esperaba   en   el   aeropuerto,   se   dirigió  hacia él con paso firme y decidido. —Hola,   yo   soy   Marina,   soy   la   persona   que   está   buscando—dijo  dirigiéndose a un hombre. El hombre, un egipcio con la piel oscura y unas  grandes arrugas surcándole la frente, asintió y le señaló un coche. Subió   a   él,   sabía   dónde   la   llevaría,   estaba   segura,   se   bajaron  enfrente de una vieja casa, hecha de adobe y paja, una casa humilde y sin  ninguna clase de lujos. Siguió al hombre, que la llevaba a la única habitación de la casa, en  ella no había nadie, pero el hombre se acercó a una esquina, allí una sombra  apareció y le dio una bolsa de monedas. Marina sabía que había llegado el momento, más sombras fueron  apareciendo   delante   de   sus   ojos,   eran   veinte,   quizás   más   y   la   tenían  acorralada, una de las sombras se separó de las demás y se adelantó, debía  ser el jefe, Marina creyó reconocerle en aquella oscuridad absoluta que la  rodeaba. —Bienvenida seas, Marina—dijo—estábamos ansiosos por verte llegar.  El silencio reinó.  —Venga, no seas tímida, sabes que no te vamos a hacer daño alguno si  cooperas con nosotros—dijo en un tono burlón. 10


Instituto Las Veredillas

—¡Jamás os ayudaré, matasteis a mi madre, no sé quién demonios sois, ni  qué queréis de mí, solo sé que quiero venganza por la muerte de mi madre! —dijo gritando llena de cólera. —Eso   está   mejor,   apresadla—ordenó   y   cuatro   sombras   la   agarraron  dejándola   expuesta   a   aquel   individuo,   pero   no   la   mataron,   tan   solo   la  dejaron inconsciente sin saber muy bien lo que querían de ella.  CAPÍTULO 3: OFRENDA Los párpados le pesaban demasiado, notaba un dolor punzante en  la cabeza, tocó el punto exacto del dolor y sus dedos se toparon con una  sustancia reseca, era sangre.  —Mi señor, ya ha despertado, hay que hacer la ofrenda justo cuando el Sol  salga por el horizonte.  —Está bien, atadla a la mesa y preparar la Daga Sagrada—ordenó al joven.  El chico asintió y salió de aquel lugar que más bien parecía el infierno.  —Agua...—dijo Marina con esfuerzo. —¿Qué has dicho?—preguntó.  —Agua, necesito agua—contestó. —Está bien, niña caprichosa—dijo. Bebió con avidez, como si la vida le fuese en ello, más tarde la  levantaron y la ataron a una mesa, Marina suspiró, no entendía el porqué de  toda aquella situación.  —Exijo una explicación a mi muerte—consiguió por fin decir.  —De acuerdo, te diré porque vamos a matarte—dijo riéndose—verás, tu  madre era una persona importante, es decir, tenía en su piel grabadas runas  arcanas, de las más antiguas que jamás han existido, y tú con el tiempo  también las tendrás, por eso debemos dar de ofrenda tu sangre a nuestro  dios, así de sencillo. Marina se quedó muda, no podía creer todo lo que  aquel hombre le había dicho, no podía ser cierto, su madre no podía haber  sido aquella mujer de la que hablaban. Comenzaron a entonar un cántico  que haría temblar al más valiente de los caballeros y más tarde el hombre  blanco   alzó   la   daga   por   encima   de   su   cabeza   dispuesto   a   clavársela   a  Marina. Cuando el sonido de un cristal roto inundó la habitación, todos lo  hombres se dieron la vuelta, justo para ver aparecer a un joven rubio, de  cejas   pobladas   y   ojos   verdes   con   una   pistola,   disparando   en   todas  direcciones llegando poco a poco a Marina, la desató y la echó a la espalda,  11


XXV Certamen Literario 

de allí salieron corriendo. CAPÍTULO 4: ¿EL FINAL DE TODO? —¡Suéltame¡—gritó Marina cuando ya estaban fuera. —Está bien—dijo el muchacho jadeando por el cansancio. —¿Quién se supone que eres?—preguntó. —Soy tu salvador, pero me suelen llamar Juan. —Yo soy Marina, ¿por qué me has ayudado?—preguntó. —Porque me han educado así, soy Cazador de Lunas—contestó.  —¿Cazador de Lunas?—preguntó extrañada. —Sí,   grupo   de   personas   que   matan   a   los   Hijos   de   La   Noche,   aquellos  hombres que te tenían presa, somos enemigos mortales, o matas o te matan,  así de simple.  Marina asintió. —Por  eso   debo  ayudarte  en   todo  lo   que  me  sea  posible,  pero  no  debes  separarte de mí un segundo, ¿está bien?—contestó.  Marina volvió a asentir. —Pero Juan, ya has matado a todos los Hijos de La Noche, allí abajo no  queda nadie vivo. —Eso no es del todo cierto... —¿No es del todo cierto? ¿Qué quieres decir?—preguntó. —Son cientos, quizás miles, estos solo son un pequeño grupo, pero hay  grupos más poderosos. —Eso quiere decir... —Eso quiere decir que todo esto solo acaba de comenzar—sentenció.

12


Instituto Las Veredillas

Misterio resuelto Inés Condoy Franco —Coge esas cajas de CD y tráelas al coche . —¿Cojo también alguna de libros? —No, no hace falta, que ya no hay más sitio. Es el último viaje que hacemos  hoy—respondió su madre, al otro extremo de la habitación, ya cargada con un  montón de cajas. Era el primer día de mudanza y habían perdido la cuenta de los viajes  que habían hecho. La casa estaba extrañamente vacía;  siempre había estado  llena de cosas. Con una decoración que daba la impresión de estar colocado al  azar; como puede estar la habitación de un adolescente. Pero se le hacía raro ver  el apartamento así de vacío. No parecía su hogar. Aquella noche dormirían en la  nueva   casa.   Una   preciosa   casa   rústica   a   las   afueras   de   un   pequeño   pueblo  mañico. O como a ella le gustaba decir, a las afueras; entre la civilización y  ninguna parte.  

Dejaban Zaragoza para ir a la casa nueva.

Rouse estaba encantada con la casa; pero de ninguna manera quería  tener que dejar a sus amigos. Podrían ir a verla o visitarlas ella, pero no sería lo  mismo. Tendría que perderse sus  tardes en el césped del Parque Grande; o los  días de fútbol en la Romareda, aunque mucha veces les tocaba ver perder a su  equipo; pero lo que más  echaría de menos era salir en Pilares, e ir  a dormir  cada noche a casa de una amiga. La que mejor lo pasaban, era lo que dormían  en su casa, no irían, no sería lo mismo.  Ya no pedirían pizza, no bailarían como  locas, si había concierto; pues en su casa se oían incluso mejor que en el propio  recinto. Estaban en pleno mes de agosto. Rouse iba en el asiento del copiloto,  con la ventanilla bajada, el aire acariciándole el rostro. Iban en la furgoneta de  su madre, la típica que podía salir en una película hippie americana de los años  80. A ella le encantaba. Desde el asiento miraba ensimismada el paisaje del  atardecer.Su madre paró a repostar a la entrada   del pueblo   en el que iría a  clase el próximo curso; ya que en el pueblo que vivirían no había más que una  pequeña escuela a la que acudían 20 niños. Era la tercera vez que repostaban en  aquel   caluroso   día.   Comenzaba   a   memorizar   al   trayecto,   de   una   hora  aproximada,   desde   Zaragoza   a   Villafeliche;   su   próximo   hábitat,   como   le  gustaba decir. La casa estaba llena de cajas, y todavía  no habían montado las camas.  13


XXV Certamen Literario 

A su madre se le ocurrió una brillante idea para animarla: ―¿Qué te parece si montamos la tienda, nos preparamos los sacos y cenamos   burritos  viendo las  estrellas?  Sé que no te querías  ir, pero, ¿te  acuerdas  de  cuando íbamos al Pirineo y viniendo veíamos las estrellas? Pues aquí se ven  mejor. Rouse,   siguió   mirando   por   la   ventanilla.   Recordó   por   qué   habían  escogido aquella  casa, en aquel lugar. Era la casa de los abuelos de su madre y  allí  pasaba los veranos de pequeña. Guardaba fantásticos recuerdos, como los  paseos en bici hasta el río y multitud de travesuras. Aquella   noche   disfrutó   de   verdad;   su   madre   tenía   razón:   era  impresionante ver las estrellas y el castillo iluminado. Era realmente bonito. Le  costó dormirse; por ello sacó una piruleta y se sumergió en el profundo océano  de estrellas, intentando encontrar alguna de las famosas constelaciones. Inmersa  en estos pensamientos, se quedó dormida. Soñó con su padre, soñó que venía con el viejo descapotable, la música  sonando; soñó que, justo a la entrada del pueblo, pasaba un camión sin luces e  impactaban frontalmente. Fue una pesadilla horrible, pero sólo era uno de sus  extraños y habituales sueños; se tranquilizó.  Cuando   despertó,   el   sol   estaba   alto   y   su   intensidad   la   cegó  momentáneamente. Entró en casa y llamó a su madre. Al tiempo, vio la nota  que le había dejado en la puerta de la cocina: “¡ Buenos días, princesa! Tienes el desayuno encima de la mesa. Me he adelantado para ir haciendo un  viaje y traer lo que queda. Llegaré sobre la hora de comer. Si necesitas algo llámame al móvil. Puedes dar  un paseo si quieres explorar.                                                                        Un besito , mamá.” Subió a su habitación; una preciosa buhardilla con función de desván.  Buscó   en   su   maleta   y   tomó   un   pantalón   corto   de   color   azul,   se   puso   sus  zapatillas  de deporte; buscó una camiseta blanca y sus gafas  de sol. Estaba  preparada para salir de casa. Desayunó el delicioso guitarro de azúcar que su  madre había comprado para desayunar. Cogió algo de dinero, aunque no creía  tener la  oportunidad de gastarlo, y salió de casa. Decidió dar un paseo por el  pueblo. Respiró el aire puro y húmedo con olor a campo y siguió el camino de  tierra hacia el pueblo. Bullía de actividad, ya que las fiestas habían acabado hacía dos días.  Vio a varios adolescentes de su misma edad, con mochilas y bolsas de piscina.  14


Instituto Las Veredillas

Estos se le quedaban mirando; no era habitual que hubiera alguien nuevo en  aquellos parajes. Solían ser siempre los mismos y se encontraban siempre en  verano. Cuando llegó a la plaza y vio el bar, entró a comprarse un chupachús;  para poder pensar. Era una costumbre suya, cuando se abstraía y ensimismaba  en sus pensamientos, solía tener un caramelo con palo en la mano. Notó una  agradable     sensación   de   fresco   y   se   acercó   a   la   barra.   Advirtió   la   escasa  variedad de dulces y golosinas existentes. Al verla, el camarero se acercó: ― ¿Qué tal, maña?¿Quieres algo?―dijo sonriendo con amabilidad. ―  Sí, perdone, ¿tiene chupachuses?―preguntó mientras el hombre se giraba  buscando los chupachuses. ― Claro,¿de qué lo quieres?― contestó. ― De fresa, por favor ― continuó ella. ―   ¿Algo   más?―   preguntó   éste.―   Oye,   no   eres   de   por   aquí,¿verdad?   ―  preguntó curioso. ―  No, nos acabamos de mudar a la casa que está a las afueras, esa verde.  ―  contestó ella sorprendida por aquella amabilidad. ― ¡Ah!, la de los Maícas, ¿no? ― continuó; ella asintió con la cabeza y movió   sus largos cabellos. ― Pues entonces nos veremos a menudo; veo que te gustan los chupachuses ―  y al ver su sorpresa, señaló su camiseta; ella,  llevaba un gran chupachús en el  centro y  le sonrió ― soy Toño ¿y tú? ―  Rouse—respondió  ―  , antes  de salir le hizo un gesto con la mano y él  respondió con un gesto con la cabeza.   Abrió el chupachús y se lo metió en la boca. “Era majo, era bastante  joven;   tendría   alrededor   de   unos   20   años,   pelo   corto   y   castaño   y   una   cara  bastante amable; bastante agraciado en sus facciones”  ―pensaba―. No pudo   recordar el color de sus ojos; nunca se fijaba en ese detalle. Siguió por una calle  que subía cuesta arriba y se paró ante un gran caserón abandonado. Podría  haberle pasado inadvertido entre tantas casas viejas. Pero le llamó la atención el  gran   escudo   de   piedra   que   había   sobre   la   puerta.   Tenía   un   águila   enorme  sosteniendo   una   corona.   La   casa   se   encontraba   en   un   evidente   estado   de  abandono. Rouse   continuó   por   la   estrecha   callejuela.   Volvió   a   sumirse   en   sus  pensamientos y siguió caminando. De pronto, llegó a una plaza con multitud de  puestos de mercadillo. En efecto, era día de mercadillo y estaba situado en la  Plaza de la Pólvora, alrededor de la estatua conmemorativa. Advirtió que había  una puerta  que daba  acceso a  un oscuro callejón. Aguardó a  que nadie    la  mirara y decidió entrar a investigar. Se acercó disimulando buscar la sombra.  15


XXV Certamen Literario 

Comprobó que la puerta estaba cerrada con un viejo candado y cogió una de las  horquillas prendida del pantalón para intentar abrirlo. Estaba claro que nadie se  había parado a  admirar el esplendor perdido del caserón. Entró sin problemas,  gracias al truco que le enseñó su madre.  Una  vez  dentro  cerró  la  puerta   y  comenzó   a  recorrer  habitaciones.  Quedó cautivada con los muebles y la   exquisita decoración que se adivinaba  bajo una gran capa de polvo y telarañas. Cuando llegó al desván, comprobó que  había sido la habitación de alguna muchacha joven. En la pared había  un  gran  espejo. En él  se detuvo a observar su   larga melena castaña y lacia; estaba  despeinada,   como   era     habitual,   y   sus   ojos   verdes   brillaban   de   una   forma  extraña. Se sintió totalmente fuera de lugar. De pronto, advirtió que había una  foto en el marco del espejo. Estaba en blanco y negro y tenía una dedicatoria.  En   elle   aparecía   un   apuesto   joven.   Se   imaginó   que   sería     el   amado   de   la  muchacha que ocupó esa habitación. El reloj del pueblo tocó las dos de la tarde y se apresuró a salir. Pensó  hacerlo por  alguna ventana. Pero aquella casa estaba  perfectamente tapiada.  Volvió a salir discretamente por la puerta  y cerró. Regresó a paso ligero a su  casa, sin fijarse siquiera en el chaval que montaba a caballo por los alrededores. Su madre no había llegado, pero antes de haber recuperado el aliento  oyó el claxon de la furgoneta. Se asomó a la puerta y ahí estaba su madre,  radiante como siempre y con su   sonrisa, más intensa que nunca. La ayudó a  bajar todas las cajas, y comieron unos espaguetis que había comprado en el  italiano que tanto le gustaba.  Por   la   tarde,   fueron   a   pasear   por   la   vega.   Por   allí,   vieron   muchos  caballos. Sólo entonces recordó haber visto a un chaval, algo mayor que ella  cerca de su casa. Después de su confortable paseo, su madre le propuso visitar a  una señora  que había sido la panadera del pueblo, y que tenía en mucha estima  a su familia. De camino, le preguntó  si conocía el viejo caserón abandonado.  Ésta   le contestó que siempre lo había estado cerrado, porque estaba maldito,  pero no recordaba la historia.  La señora era una ancianita de pelo blanco y recogido en un gracioso  moño. Su casa estaba en la parte más alta del pueblo. Estaba decorada con  muchos   manteles   de   ganchillo,   incluso   como   cortinas.   Lo   cierto   es   que   le  resultó   bastante   acogedora. La mujer agradeció mucho la visita . Antes de  despedirse de su madre, pensó en que aquella mujer, seguro, podría contarle la  historia de casa Suárez. Su madre le dijo que al día siguiente Rouse le llevaría  un paquete que tenían para ella. Durante el camino de vuelta, su madre se iba parando con antiguos  conocidos. Por eso, ella se adelantó y, al llegar a casa , volvió a ver al mismo  chico de antes montando a caballo. Éste cabalgó hacia ella . Cuando estuvo a su  altura, desmontó y le dijo: 16


Instituto Las Veredillas

― Hola. ― Hola ― respondió ella. ― ¿Vives aquí? ― ella asintió con la cabeza — eres la nueva, entonces, ¿qué? ¿Te gusta esto? — Sí, la verdad es que es muy bonito, — contestó — ¿son tuyos todos esos  caballos? —inquirió curiosa. — Sí, trabajo con ellos. — ¿Trabajas? — preguntó incrédula. — No, en realidad soy rejoneador — explicó. — ¡Oh!  — expresó su sorpresa — .Bueno, tengo que irme. Ya nos veremos. — ¿Quieres quedar para dar un paseo mañana? — ¿Por la mañana? Vale, pero yo no conozco esto. —¿Sabes dónde está el río? Pues allí a las once — y se fue cabalgando con  rapidez. Después de cenar, llamó su padre; había estado de viaje en Madrid, por  motivos de trabajo. Les dijo, que llegaría al día siguiente por la noche. Rouse,  tras hablar con él le pasó el teléfono a su madre, que por haber vuelto a ver a  tantos antiguos conocidos, estaba eufórica .Supo  que iba para largo. Subió a su  habitación, cogió el MP3 y descubrió una ventana para acceder al tejado. Le  apetecía   subir   a   tomar   el   fresco   de   la   noche.   Encendió   el   reproductor;   y  comenzó a sonar su canción favorita: “Llueve, y las aceras están mojadas... la  lluvia cae sobre los tejados,   donde fuimos más que amigos, recuerdo que dormimos al abrigo del amanecer,   los bares han cerrado...” Cerró   los   ojos   y   siguió   escuchando   la   canción.   Poco   después  comenzaron los truenos, pero no los oyó, tenía la música demasiado alta. En  seguida comenzó a llover. Se empapó en un momento. Entró rápidamente y fue  cambiarse de ropa. A la mañana siguiente, se levantó temprano y nada más desayunar fue  a llevarle el paquete a la señora Amelia. Una vez allí le preguntó por el misterio  de casa Suárez. La mujer le relató la historia completa: “Cuando los Suárez estaban en el pueblo, todo eran buenas noticias y  alegría. De hecho, el nombre del pueblo se puso por ellos. La esposa de don  Manuel era italiana y un día dijo: “Esto es una villa feliche”. Significa villa  feliz—dijo Amelia—.Y todo el mundo empezó a llamarla así. Estos tenían una  preciosa hija que era una sonrisa constante. Pero un día estaba en su habitación,  fueron a buscarla y no la encontraron. La búsqueda se prolongó un año; pero  17


XXV Certamen Literario 

nadie volvió a saber nada de la joven Natacha. Se pensó que se había fugado  con un joven molinero de un pueblo cercano, pero el muchacho no se movió del  molino, esperando a su amada. Ya ves, una historia muy desgraciada.” Se   despidió   de   la   mujer   y   llegó   al   puente   del   río.   Enseguida   vio  aparecer   al   muchacho   por   el   camino,   esta   vez   sin   caballo.   Lo   saludó  enérgicamente con la mano. Y cuando llegó hasta ella le dijo: —Hola, por cierto, todavía no sé cómo te llamas. —Miguel, ¿Y tú? —Rouse. ¿Por dónde quieres que vayamos? —Podemos   ir   al   castillo,   si   quieres.   Por   ahí   no   suele   haber   nadie,   ¿ya   lo  conoces? —No, todavía no he ido. Sólo llevo un día en el pueblo. Comenzaron a caminar y le contó que realmente no vivía allí, sino en  Calatayud. También le dijo que irían al mismo instituto el curso siguiente. Y  continuaron   hablando.   Al   llegar   al   castillo   se   sentaron   a   la   sombra,   con   la  espalda   apoyada   en   la   pared.   Estuvieron   un   rato   en   silencio,   con   miedo   a  intercambiar sus miradas. Fue ella quien se decidió a hablar: —¿Puedo decirte una cosa, Miguel? —él salió de sus pensamientos y asintió—  ¿Conoces la casa Suárez y su historia? — Claro, todo el mundo la conoce. Realmente triste. — He conseguido entrar; —él la miró completamente sorprendido— pero, por  favor, no se lo digas a nadie. — ¿Cómo lo has conseguido? Está completamente tapiada. — Encontré una puerta que no estaba cerrada con llave, sino con un candado; y  pude abrirlo con una horquilla. —   ¡Qué   pasada!   —exclamó—   enséñamela,   por   favor,   Rouse.   Siempre   he  querido verla. — Vale, quedamos a las cuatro en la plaza, tengo que irme a comer.  Y salió a toda velocidad hacia su casa, porque no se había dado cuenta  de lo tarde que era. —Hola, mamá, ¿comemos?—su madre estaba acabando la comida. Ella ayudó  a poner la mesa. Comió rápidamente y  a las 3:30 dijo ya en la puerta: —Me voy. —¿Pero adónde vas? No deberías ir sola, Rouse. — He quedado, me están esperando, mamá —dijo ella. 18


Instituto Las Veredillas

— ¿Quién? — Miguel, es rejoneador, creo. — ¡El hijo de Luisma!—su madre   la miró de esa forma   picara con la que  miran las madres cuando creen que tienes novio. — Mamá, no es mi novio, soy independiente, paso de chicos; son ataduras— cogió la mochila y metió una caja de galletas, su cámara de fotos y el MP3,  antes de salir corriendo, llegaba tarde. Cuando llegó, Miguel estaba esperando  impaciente. Se encaminaron hacia casa Suárez, y entraron fácilmente. Allí, estaba  todo   igual,   únicamente   estaban   las   pisadas   de   Rouse   sobre   la   fina   capa   de  polvo. Él lo miraba todo fascinado. Cuando llegaron a la habitación de Natacha,  le enseñó la foto. Entonces ella advirtió que había una grieta en el empapelado  de la pared. Se lo dijo a Miguel y desplazaron el espejo. Encontraron una puerta  que lograron abrirla de un empujón. Entraron y recorrieron a tientas un oscuro  y   tenebroso   pasadizo;   con   el   corazón   desbocado   de   la   emoción.   Sin   darse  cuenta, la puerta se cerró tras ellos. El pasadizo los condujo a un manantial de  escasas   dimensiones,   pero   considerable   profundidad.   Allí,   encontraron   unas  lujosas ropas enmohecidas por el paso de tanto tiempo.  En ese momento, tuvieron la certeza de haber encontrado la solución  al misterio: Natacha, había descubierto aquel túnel, e igual que ellos, no se dio  cuenta de que se había  cerrado la puerta. No sabía nadar, y murió ahogada en  el  manantial,   no  tuvo  tiempo  siquiera  de   comprender  que  estaba  encerrada.  Estos quedaron conmocionados momentáneamente e inspeccionaron la cueva  con   la   mirada.   Ambos   sabían   nadar,   por   lo   que   decidieron   comprobar   la  profundidad del estanque. Sin siquiera desvestirse, se introdujeron en el agua y  decidieron descender los dos a la vez para buscar el esqueleto. Se sumergieron  y bucearon a tientas, cogidos de la mano. Notaban cómo aumentaba la presión,  y continuaron hasta el límite de sus  pulmones. Se sentían pesados  y se les  pegaba la ropa al cuerpo, No calcularon bien, no reservaron aire para emerger;  murieron ahogados. En apenas unos minutos, sus cuerpos   flotaban juntos, cogidos de la  mano y chocando contra las paredes de piedra. El padre de  Rouse llegó antes de lo previsto. Ambos se preocuparon al  ver que eran las once y Rouse no llegaba; el móvil se lo había dejado en casa.  Viki, su madre, decidió ir a la casa de su viejo amigo, Luisma. Cuando llegó,  tampoco   sabían   el   paradero   de   Miguel.   No   sospechaban,   era   habitual   que  saliera en verano. Los buscaron durante semanas, todo el pueblo se volcó para  encontrarlos. No hubo novedad alguna. Pasaron a ser dos nombres más de las  interminables listas de desaparecidos. Doña Amelia fue la única que pensó en  la desaparición de Natacha. Pero sus días habían llegado a  su fin y falleció el  día que se paró la búsqueda; sola, en su casa de toda la vida. Viki repetía todos  19


XXV Certamen Literario 

los días el último trayecto que había hecho con la compañía de su hija el día de  su desaparición.  De  este  modo, fue  ella  quien encontró  el   cadáver  de doña  Amelia. El único rastro que dejaron fue la mochila de Rouse con el Mp3 y su  cámara de fotos, en la que las únicas fotos eran las de Miguel y Rouse felices,  riéndose   y   haciendo   muecas   delante   de   la   cámara,   lo   estaban   pasando   en  grande. Pasaron a formar parte de los misterios del pueblo; conocidos por todos  e ignorados. Así   sería   para   siempre   hasta   que   algún   joven   curioso   volviera   a  encontrar el pasadizo y la muerte en las profundas y traicioneras aguas.

20


Instituto Las Veredillas

El pájaro currante César Arranz Bellas

Palito a palito, un pellizco de hierba, hace su nido bajo mi ventana, el pájaro negro de pico naranja. Ahora un papel,  ahora una rama,  trabaja bajo la lluvia para hacer su cama. Lo veo desde mi ventana, no dejo de mirar cada mañana, esperando que en primavera tenga su nidada. Miraré cada día, los frágiles huevos, esperando a que rompan y ver los polluelos.

21


XXV Certamen Literario 

22

Premios XXV Certamen Literario (Curso 2009-10)  

Premios XXV Certamen Literario (Curso 2009-10) Instituto Las Veredillas, Torrejón de Ardoz, Madrid

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you