Issuu on Google+

Tenia el apetito más grande que jamás hubiera existido en un ser tan pequeño


El gato que se comio la luna