Page 5

Cataluña), nacido de la fusión del pequeño Partido Comunista y de un partido socialista catalán3. Los trotskistas no eran más que unos cuantos grupos cuya principal actividad estaba en el campo de la teoría. Su más conocido militante, Andrés Nin, se unió al POUM. Es incorrecto ver al "Partido Obrero de Unificación Marxista" como trotskista. Es, a partir de 1935 en adelante, la forma que adopta el Bloque Obrero y Campesino, esencialmente catalán y compuesto por comunistas que había quebrado con Moscú. Era un partido que ejercía una cierta influencia, notablemente en Barcelona, pero que oscilaba incesantemente entre el apoyo a los nacionalistas catalanes y el internacionalismo, entre el electoralismo y la pertenencia de un cierto número de sus miembros a la CNT, entre las denuncias de los gobernantes de Moscú y proclamaciones de admiración por el régimen de Stalin. En la jerga Trotskista, sería un partido obrero "centrista". El movimiento libertario Pasemos ahora a la Confederación Nacional del Trabajo. Sin adentrarnos en los detalles de su historia, tendremos que extendernos algo más respecto a esta CNT, pues de ella eran miembros los "Amigos de Durruti". Se funda en 1911, por obreros y grupos libertarios que habían persistido como herederos de la Federación española de la Primera Internacional. Se inspiraba en el Sindicalismo Revolucionario francés, por aquel entonces en su apogeo, de modo que desde su comienzo adoptó la forma de organización y lucha del sindicato obrero, pero definió como su objetivo final el comunismo anárquico. Veía al sindicato como la estructura fundamental hacia la realización de tal fin. Era una organización anarcosindicalista de masas cuya membresía se elevaba a cerca de un millón en 1936. Su historia es extremadamente compleja, habiendo pasado por numerosos conflictos. Contenía dos corrientes frecuentemente opuestas. Por una parte, una corriente puramente anarco-sindicalista y consideraba que la CNT era la única organización necesaria y que consideraba la existencia de grupos anarquistas organizados por fuera de la "Confederación", como superflua e incluso problemática. Por otra parte, había una corriente, inspirada por aquellos militantes que se consideraban primordialmente como revolucionarios anarquistas afiliados a una confederación sindical, donde tenían la misión de combatir toda tentación reformista. El conflicto se intensificó cuando, en 1927, los grupos anarquistas, hasta entonces débilmente unidos en una Federación con vínculos muy laxos, formaron la famosa FAI (Federación Anarquista Ibérica) junto a grupos portugueses. Estamos entonces ante el problema de la relación entre la organización de masas y la organización de vanguardia. Si bien las relaciones entre la CNT y la FAI no eran relaciones directas de sujeción, se podían encontrar militantes opuestos a la FAI, y sin embargo anarquistas, que condenaban "la dictadura de la FAI". De hecho, si bien un cierto número de dirigentes de la CNT eran parte de la FAI, se trata, mejor dicho, de influencia ideológica dominante, más que de una dictadura. El conflicto, que culmina en 1931, en el congreso de la CNT en Madrid, enfrentó a los militantes partidarios de un análisis realista y de una acción muy pensada, a los activistas que querían lanzar insurrecciones revolucionarias de inmediato. Los primeros hicieron un manifiesto, el cual llevaba treinta firmas (por eso los llamaron los "Treinta", y su tendencia fue llamada el "Treintismo"). En su manifiesto denunciaban el análisis superficial, la concepción catastrófica y simplista de la Revolución, el culto a la violencia de por sí, que se les aparecían como rasgos característicos de los militantes de la FAI4. Ciertamente, estaba lejos de la realidad que todos los miembros de la FAI

El Mensaje Revolucionario de Los Amigos de Durruti  

Por George Fontenis

Advertisement