Page 38

[....] La lucha de mayo revistió las mismas características que la explosión de julio. ¡No sabíamos a donde íbamos! Sólo conocíamos que el enemigo trataba de arrebatarnos las conquistas de julio y que íbamos a defenderlas, pero faltó una directriz que en aquellos instantes supremos podía ser decisiva. El eco de mayo comienza a esfumarse. Pronto será un recuerdo. [....] Existen dos realidades innegables. Una de ellas económica y otra social. Respecto a la cuestión económica en España tenemos los Sindicatos que poseen un alto valor constructivo que nadie puede controvertir ni tratar de regatear. En cuanto a las funciones sociales, y de carácter local, los Municipios son los más indicados para desempeñar el ejercicio de las actividades propias de los centros urbanos y rurales. Además hay que convenir en algo fundamental. La revolución necesita un órgano que vigile por la pureza de las realizaciones sociales. Es indispensable la constitución de una junta revolucionaria que de ninguna de las maneras se inmiscuiría en las funciones de los sindicatos y de los municipios. Esta junta revolucionaria sería elegida democráticamente por la clase trabajadora." Este artículo es fundamental pues anuncia el esfuerzo de análisis y el esfuerzo programático a los que Los Amigos de Durruti van a dedicarse a partir de este n°4 del Amigo del Pueblo, en un momento en el que lo vivido en las jornadas de mayo ya no acapara toda su atención. Teoría revolucionaria y programa Las posiciones adoptadas por Los Amigos de Durruti sobre los problemas a los que hemos pasado revista hasta aquí, no sólo son respuestas sanas, sino circunstanciales a las cuestiones planteadas por el desarrollo de los acontecimientos. Precisamente, es en el n°4 del Amigo del Pueblo que la primera página está dedicada a la presentación, bajo una forma lapidaria, de una serie de proposiciones concretas: "NOSOTROS "AGENTES PROPUGNAMOS:

PROVOCADORES

E

IRRESPONSABLES",

Dirección de la vida económica y social por los Sindicatos. Municipio libre. El ejército y el orden público han de estar controlados por la clase trabajadora. Disolución de los cuerpos armados. Mantenimiento de los Comités de Defensa y de las Consejerías de Defensa. Las armas han de estar en poder del proletariado. Los fusiles son la garantía máxima de las conquistas revolucionarias. Nadie más que la clase trabajadora puede disponer de ellas. Abolición de las jerarquías. Batallones de fortificación integrados por los enemigos del proletariado. Sindicación forzosa. Bolsa de Trabajo. Cese de recomendaciones para conseguir

El Mensaje Revolucionario de Los Amigos de Durruti  
El Mensaje Revolucionario de Los Amigos de Durruti  

Por George Fontenis

Advertisement