Page 24

será planteada en los últimos números del Amigo del Pueblo. Denuncia del ministerialismo Hemos visto, en la primera parte de este trabajo, que un número considerable de militantes anarquistas y confederales habían protestado contra el ánimo de concesión que movía a los comités de la cúpula de las organizaciones. Sin embargo, los partidarios de la colaboración gubernamental no han sido siempre rudimentarios33. Así, Diego Abad de Santillán afirma sútilmente que la revolución necesaria será hecha por las masas y que el gobierno es sólo un buen instrumento para hacer la guerra. Añade que, a pesar de todo, la presencia de los revolucionarios en el gobierno permitirá "tal vez" evitar que el Estado ponga "obstáculos excesivos" a las realizaciones populares. D.A. de Santillán que argumenta de esta manera en la "Soli" (abreviatura popular del periódico "Solidaridad Obrera") del 16 de abril, luego unos días antes de los acontecimientos de mayo, olvida decir que los responsables de la CNT-FAI colaboran con un gobierno burgués que se ha esforzado constantemente en limitar las conquistas obreras y que se ha deshecho del POUM sin que los García Oliver y las Montseny hayan elevado una sola protesta34. También olvida decir que el gobierno central no apoya para nada el esfuerzo de fabricaciones de guerra realizado en Cataluña y que las columnas libertarias del frente de Aragón no reciben armas, y que, por consecuente, el gobierno, si se distingue por haber reforzado los cuerpos de seguridad de la retaguardia, no sabe conducir una guerra. ¿Cómo D.A. de Santillán puede ignorar que la defensa de la burguesía se refuerza cada día contra las medidas tomadas por las masas obreras y campesinas mientras que los estalinistas extienden su poder, tanto por su control de los cuerpos represivos como por su policía paralela? Pero el ministerialismo va a culminar durante las jornadas de mayo. La primera tarea del n°1 del Amigo del Pueblo es aclarar la situación y tomar una posición intransigente. Este primer número, que no lleva fecha, es aparentemente editado con prisa, con artículos casi enteramente tachados por la censura. Se puede razonablemente pensar que aparece el 15 de mayo, puesto que reproduce el manifiesto de los comités regionales de la CNT y de la FAI, firmado en Barcelona el 11 de mayo. Aparentemente, este número está dedicado a magnificar el recuerdo de Durruti. En realidad, el número está centrado, en su mayor parte, sobre las jornadas de mayo. La segunda página, ámpliamente mutilada por una censura implacable, abre sin tardar el debate oponiendo dos manifiestos: el de los comités regionales (CNT, FAI, Juventudes Libertarias) y el de los Amigos de Durruti35. El manifiesto de los comités regionales es un llamamiento a la unidad de los trabajadores para hacer frente a las provocaciones, un llamamiento a la honestidad política en el seno de las fuerzas de la retaguardia. Saluda "la decisión popular" que ha hecho fracasar la maniobra del enemigo. Pero este enemigo no es designado y, tras haber intentado justificar la línea de conducta de la CNT y de la FAI después del 19 de julio del 36 y la modestía de sus exigencias, presentada como un signo de "nobleza y lealtad", se acaba por los eslóganes siguientes: "¡Viva la alianza revolucionaria del proletariado! ¡ Abajo la contrarrevolución! ¡Viva la unidad de la CNT y de la UGT, garantía del triunfo en la guerra y en la Revolución!" Este manifiesto no contiene ninguna enumeración de las realizaciones revolucionarias, mantiene la persistencia de las ilusiones (sobre todo cuando se sabe cuales son las posiciones de los jefes de la UGT en Cataluña), no emite ninguna crítica del gobierno y no dice palabra de los ministros de la CNT. Es el ejemplo mismo de la ambigüedad y de la debilidad política.

El Mensaje Revolucionario de Los Amigos de Durruti  
El Mensaje Revolucionario de Los Amigos de Durruti  

Por George Fontenis

Advertisement