Page 1

La Globalizaci贸n en Guatemala

MariCarmen Hern谩ndez 11003458

ARK AND DECO


OBJETIVOS Saber de la realidad de Guatemala. Las oportunidades que las personas tienen al estudiar y convertirse en fuente de intresos. Conocer la materia prima que Guatemala cuenta y la manera de explitar cada fauna y flora. Las ventajas que trae en los avances tecnologicos en la aplicaci贸n de nuevas formas de trabajo. Como es que Guatemala empezo en su aspecto econ贸mico.


Impacto de la globalización Durante casi medio siglo la guerra sórdida que se le denominó “guerra fría” tuvo campos de batallas experimentales para probar métodos de “persuasión”, nuevas armas, estrategias militares y de penetración ideológica que buscaban un objetivo común, reproducir un sistema económico y político que se vendía como la alternativa a los problemas que se viven en el mundo. Las estrategias utilizadas por los contendientes no declarados fueron variando según el tiempo, hasta que a mediados de la década pasada apareció desde dentro de uno de ellos, un planteamiento de “cambio y transparencia”, el glassnot y la perestroika que terminarían por derrumbar en poco tiempo el bloque socialista abanderado por la URSS. Quizás, de haberse mantenido el equilibrio de fuerzas políticas, militares y económicas, la globalización como un ideal de convivir en un mundo sin fronteras con oportunidades para todos hubiera tenido otro destino, otro impacto. Quizás No se puede afirmar con certeza científica cuáles son los orígenes de la globalización pero si es posible estructurar un esbozo de cómo se ha ido gestando. A la crisis económica de finales de la década del 70 sobrevino el ajuste estructural con devastadores resultados para las dependientes economías nuestras. Reducción del déficit fiscal, devaluación de las monedas respecto al ya todopoderoso dólar estadounidense, aumento de las tasas de interés y reducción en los precios de los productos de exportación. Esta “dieta” se apoyó en créditos “contingenciales” a los que se tenía acceso si y solo si se cumplía la receta al pie de la letra, donde las privatizaciones de servicios públicos esenciales convirtieron monopolios públicos en privados distorsionando el concepto de libre mercado. Mientras tanto, los países con potencial económico construían grandes bloques económicos que les permitiera rentabilizar sus ventajas comparativas y fomentar sus mercados internos. Europa se aprestó a entrar en el “mundo globalizado” con la Unión de 15 de sus Estados y hasta con la ambición de una moneda única, el EURODOLAR, que regulará completamente las transacciones de estos países en un par de años. De este lado del mundo, el MERCOSUR aglutina a los países del sur de América, y hacia el norte se conformó el TRATADO DEL LIBRE COMERCIO, TLC, que aglutina a México, Estados Unidos y Canadá.En estas condiciones históricas y económicas la globalización ha tomado a los pequeños países, como es el caso de Guatemala, en clara desventaja. Por ejemplo, se impulsa a través de organizaciones como la OMC26 la abolición de aranceles comerciales, hacer de lado las prácticas comerciales desleales como el dumping, pero sin embargo, los grandes compradores condicionan la compra de nuestros productos a una serie de factores que muchas veces son poco factibles de cumplir. Parece ser entonces que el mercado libre es un concepto aplicado cuando nos venden pero no cuando nos compran. El cuestionamiento de ahora es cuánto podrá resistir una globalización sin rostro humano que ha llegado como un travestí, en países que están sentados sobre bombas de tiempo sociales, que detonan en mayor o menor intensidad según sea el impacto negativo que traigan las políticas globalizadoras. Es un hecho que, lento pero seguro, el tejido globalizador tiene de urdimbre las privatizaciones de servicios públicos como el telefónico, la energía eléctrica, los seguros sociales y en algunos lados el agua, y de trama una política fiscal y arancelaria que sirve en bandeja de plata el ingreso de consorcios multinacionales a competir con industrias poco tecnificadas, de bajo capital financiero y humano, con una visión muy corta de lo que significa competir en un mercado globalizado. Por si esto fuera poco, el mundo globalizado tiene en los Estados Unidos un abanderado poco fiable, que cuando se le reconoce su liderazgo se quiere convertir en el policía mundial que no respeta fronteras ni soberanías, que cuando su economía está a punto de entrar en crisis se inventa maniobras bursátiles o militares para sacarla adelante, para solo citar un par de


ejemplos. Un panorama más desalentador no puede ser, pero sin embargo, puedo tomar el riesgo de presentar algunos puntos en que aún nuestro territorio puede beneficiarse del Fenómeno globalizador, algo así como aprovechar la vieja sentencia de no hay mal que por bien no venga. La visión de un Estado globalizado Lo primero que hay que aceptar es que la globalización está ya asentada en nuestras relaciones con otros Estados, lo cual implica el no disponer de mucho tiempo para actuar y aprestarnos a vivir con ella. Es necesario entonces cambiar el rumbo de nuestro país lo cual implica un riesgo, ni la economía micro o macro crece si no se arriesga algo. Nuestro Estado tiene que verse en un escenario de corto, mediano y largo plazo, respondiéndose preguntas básicas como ¿Cuál es nuestro inventario de recursos humanos? ¿Qué tenemos para ofrecer en condiciones de ventaja a otros países? ¿Qué recursos naturales tenemos que no tengan otros países cercanos? ¿Cuál es nuestra capacidad de ampliar el círculo de socios comerciales actuales? ¿Está nuestra economía sana, o requiere de un tratamiento especial? ¿Cuánta capacidad de endeudamiento tenemos? ¿Cuál es nuestra infraestructura más desarrollada? ¿Cuál es la imagen económica, política y social que el mundo tiene de nosotros? ¿Nuestra estructura de administración pública es capaz de actuar con la agilidad que los tiempos requieren? ¿Se tiene una propuesta clara y concreta acerca de la descentralización en la administración pública? ¿Cuál es la jerarquización de los problemas sociales internos? Solo estructurando un plan estratégico práctico, sin profundas elaboraciones teóricas que impidan que los guatemaltecos comunes y corrientes lo entendamos con facilidad, y reforzarlo con un liderazgo político que haga sentir en la población una tranquilidad por quienes conducen la nave, se puede armar esta impostergable visión globalizada del Estado guatemalteco. En esta nueva visión a construir, el municipio es la fuerza centrífuga de la descentralización que rompa con el esquema de sistemas y procesos administrativos centralizados en una ciudad capital, aumentando la efectividad y la eficiencia de las acciones públicas. Economías sumergidas, a flote la economía informal es el común denominador de los países subdesarrollados, surge como respuesta al cruel “ajuste estructural” y ante el desigual trato tributario. Entre los muchos efectos que tiene resaltan tres, el primero que forma una cultura emprendedora de actuar al margen de la ley que tiene a los emprendedores más preocupados de su captura que de su crecimiento. El segundo que por su misma condición de ilegalidad no tienen acceso a fuentes de financiación dejando sus probabilidades empresariales reducidas a la mínima expresión y orientadas fundamentalmente a la supervivencia. Y en tercer lugar, las PyMES sumergidas no tienen programas de formación para calificar a sus recursos humanos lo que imposibilita una inserción en mercados cautivos de mayor potencial. Esto debe cambiar, pero no a través de simplemente formalizar a los informales porque el Estado considera que tiene una mina de impuestos aún sin explotar. Creando las condiciones que garanticen el traslado de un modus operandi a otro a través de reglas del juego empresarial claras y estables, incentivos fiscales para el inicio, que no sería la primera vez27, y colocando a disposición de los incorporados empresarios líneas de crédito de fácil acceso y en condiciones blandas. Por otro lado, la formación de los recursos humanos inmersos ahora en la economía informal es un factor de la producción que también debe ser impulsada por el Estado, no a través de los tradicionales cursos que son justificantes de instituciones malogradas. La formación de recursos humanos empresariales para enfrentar una globalización supone contenidos pragmáticos, de rápido impacto en los procesos productivos, estimulantes


de la creatividad empresarial y orientados a cambiar la mentalidad empresarial. Conformación de consorcios públicos y privados Uno de los cambios más visibles que ha traído consigo la globalización es la fusión de compañías que en el pasado reciente eran acérrimas competidoras. Se fusionan grandes bancos, compañías fabricantes de automotores, de computadoras, solo nos falta ver fusionados a los grandes fabricantes de refrescos de cola. ¿Cuál es el objetivo de mostrar esta “humildad” empresarial? Sencillamente abaratar los costos de producción para ser más competitivos. En Guatemala la mayor parte de empresas desarrolladas están situadas en el sector de los servicios, comerciales y financieros, por lo que la estrategia iría orientada a estimular la fusión de las empresas de capital nacional como una rápida respuesta a la avalancha que se avecina. Ya existe un reciente caso de la fusión de dos bancos antiguos que han comprendido el mensaje. En el lado público todavía no se ha visto en tiempos de la globalización ningún intento de formalizar fusiones de Estados porque esto sería tomado como un atentado a la soberanía. Pero, ¿es que acaso los bloques económicos que hacíamos referencia al inicio no son una especie de ello?. El problema es que Guatemala no puede esperar que haya una alianza con los otros países del Istmo Centroamericano porque los más recientes ensayos de integración han sido un total fracaso a consecuencia de la historia que muestra que este país fue la Capitanía General de la República Centroamericana y, por lo tanto, siempre existirá una desconfianza natural. Por esto, la estrategia es promover consorcios públicos con economías de escala que reduzcan sus costos de operación. A través de la creación de redes de diversa índole, cuya existencia sea volátil, se pueden conjuntar ministerios de Estado, entidades autónomas, ONG´s y municipalidades que evitaría la duplicidad de esfuerzos que se da en la actualidad y que propicia un uso ineficiente de los escasos recursos públicos. Optimización de conocimiento e información de bajo coste Globalizar el conocimiento y la información a través de herramientas como el INTERNET ha sido un punto positivo para nuestro país. Sin embargo, aún no existe una claridad en cómo podemos aprovecharnos de esta ventaja informática. Por ejemplo, en los Estados Unidos la compra de un seguro de vida por medio de los agentes tradicionales cuesta tres veces más que la compra hecha a través del INTERNET. También se compran y venden circuitos turísticos por medio de este instrumento. Como se ve las posibilidades que ofrece son ilimitadas sin que hasta el momento haya una clara intención de aprovecharnos como país de esta facilidad tecnológica de bajo costo. Hay un lugar por donde empezar, las escuelas públicas. Si se invierten recursos de la educación pública en darle acceso a nuestros jóvenes a esta tecnología, en menos de 3 años veríamos los resultados porque con la creatividad e imaginación propias de su edad, serían ellos los que en poco tiempo llegarían a impulsar y optimizar el uso de esta tecnología en nuestras empresas. La Nueva Derecha fue capaz de alterar de manera irreversible la vida política y económica de los países donde ganó poder, pero no pudo lograr la hegemonía a la que aspiraba. En Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, junto con otros países como México, Chile y la República Checa, gobiernos con fuerte influencia de las ideas del libre mercado fueron capaces de desmantelar muchas de sus herencias corporativas o colectivistas. Pero en todos los casos las coaliciones iniciales que hicieron políticamente posibles las políticas del libre mercado, fueron socavadas


por los efectos a mediano plazo de estas mismas políticas. Liquidar las viviendas de interés social —una de las políticas thatcherianas clave— fue un éxito mientras los precios de las casas estaban al alza. Cuando los precios cayeron abruptamente y millones quedaron atrapados por las pérdidas, la medida se volvió un estorbo político. Privatizar bienes públicos y liberar el mercado sólo fueron medidas políticamente ventajosas mientras una economía de auge escondió su impacto más profundo: agravar la inseguridad económica. Cuando el revés económico hizo palpable ese efecto, los gobiernos de la Nueva Derecha comenzaron a vivir en un tiempo prestado. En la mayoría de los países, la izquierda moderada ha resultado ser la beneficiaria política de las reformas de la economía neoliberal. Tanto a finales del siglo XIX como a finales del siglo XX, los efectos destructivos del libre mercado lo convirtieron en una experiencia políticamente insostenible. Esta circunstancia lleva al segundo elemento de Falso amanecer: la democracia y el libre mercado son competidores más que socios. “El capitalismo democrático” —el vacuo grito de guerra de los conservadores en todas partes— designa (u oculta) una relación profundamente problemática. El acompañante normal de los libres mercados no es el gobierno democrático estable, sino la política volátil de la inseguridad económica. Ahora y en el pasado, en prácticamente todas las sociedades, el mercado ha sido restringido para impedirle frustrar de manera demasiado severa necesidades humanas esenciales de estabilidad y seguridad. En contextos modernos recientes, al libre mercado normalmente lo moderan gobiernos democráticos. El marchitamiento del libre mercado en su más pura forma victoriana coincidió con la ampliación de las franquicias. Así como el laissez faire inglés perdió terreno con el avance de la democracia, así en la mayoría de los países los excesos de los años ochenta ya han sido moderados —bajo la presión de la competencia democrática— por los gobiernos sucesivos. No obstante, a nivel global el libre mercado sigue sin freno. En ausencia de una reforma, la economía del mundo tenderá a fragmentarse conforme su desequilibrio se haga cada vez más insoportable. Las guerras de mercados harán más difícil la cooperación internacional. La economía mundial se fracturará en bloques, cada uno de ellos entregado a su lucha para obtener la hegemonía regional. “El Gran Juego”, en el cual se enfrentaron los poderes del mundo hace un siglo por el control del petróleo en Asia, puede muy bien reproducirse en el siglo que viene. Cuando los Estados rivalicen por el control de los escasos recursos naturales, será más difícil evitar los conflictos militares. Los regímenes autoritarios débiles buscarán crecer mediante las aventuras bélicas. Slobodan Milosevic, el líder neo-comunista de lo que resta de Yugoslavia, puede servir de prototipo para los demagogos autoritarios de muchos otros países. Mientras el laissez faire global se resquebraja, una anarquía internacional cada vez más profunda es el prospecto humano más probable. Los productos agropecuarios (definición de la OMC) representan el 60 por ciento aproximadamente de las exportaciones de Guatemala y generan alrededor del 23 por ciento del PIB del país. A pesar de que la parte que les corresponde en las exportaciones totales ha disminuido, el café, el azúcar y los bananos siguen siendo los productos de exportación más importantes de Guatemala. No obstante, en el informe se señala que las estadísticas oficiales de Guatemala relativas al comercio de productos básicos no incluyen a las corrientes procedentes de las zonas francas y las maquiladoras.


CONCLUSIONES En Guatemala cada vez ha crecido su economía, gracias a las nuevas tecnologías, comunicacion y nuevas personas listas para las visiones futuristas y grandes. Guatemala como se expreso en el contenido anterior tiene una biodiversidad amplia y clima muy cambiante y personas que son luchadoras en busca de exito. Si bien la realidad en este País es que hay que tener dinero para sobrevivir y lograr un estudio universitario ya asi con estos factores se puede tener un empleo digno con un sueldo 4 o hasta 6 veces mas que el salario minimo. Pero a veces no solo este factor puede generar ganacias ya que miles de personas son emprendedoras en este país por lo que crean productos, aprovechando de las tierras del país. Por lo que en mi opinion los programas que ofrece el estado de ayuda al Guatemalteco ofrece ayuda en la capacitacion de lenguajes, manejo de programas de computacion y lo que hoy en dias es mas necesario el acceso a las redes sociales como medio de comunicación. Estos factores ofreceran una gran ayuda al guatemalteco emprendedor si no tambien generara más comercializacion y conocimiento de las nuevas tendencias de producción. Por lo que para concluir este tema debeb de entenderse que a veces lo que el ser humano necesita son las herramientas para sobresalir ya que su valor de emprendedor ya lo poseen.

Globalizacionrevista  

Globalizacion

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you