Page 1

1


2


LO EROTICO Y LO TANATICO

3


4


LO EROTICO Y LO TANATICO ANGELA TRIVIテ前 DIRIGIDO POR LUZ MARIELA GOMEZ

5


6


7


8


Abstract Prefacio Antecedentes Lo erótico y lo tanático El Eros mitológico El Tánatos mitológico Lo erótico y lo tanático según Freud Lo tanático: Pulsiones de muerte Lo erótico: Pulsiones de vida La petite mort La transgresión y la prohibición

Estado de arte Alexander McQueen Zuhair Murad Vivienne Westwood\ Zana Bayne Iris van Herpen Helmut Newton Elizabeta Porodina

Proceso Mood Boards Selecciòn de materiales Primeros bocetos Primeros protipos Intervención de materiales Ultimos bocetos Ultimos prototipos Desarrollo de piezas finales

Lo erótico y lo tanático: La colección Conclusiones 9


10


. abstract .

Abstract Lo erótico y lo tanático (Freud) es una colección textil que explora desde la complejidad de la psiquis del hombre sus contradicciones más determinantes y sus pasiones más enigmáticas: la vida y la muerte. De esta manera, la teoría de las pulsiones de Sigmund Freud y El Erotismo escrito por Georges Bataille, son el eje teórico de un proyecto que aborda desde lo estético una dicotomía que muestra la muerte como algo oscuro y siniestro pero también como algo bello y erótico. Siendo así, el proyecto invita a la belleza desde lugares oscuros que muchas veces resultan incómodos y exterioriza a través del cuerpo femenino un erotismo impregnado de agresividad y dramatismo. 11


12


13


c

onocemos muy bien la bondad, sabemos como habitantes de este mundo que implica ser cada día mejor persona, pues de alguna manera sabemos lo que está bien y lo que está mal. Sin embargo,

si abordamos estos dos conceptos con una mirada mas profunda, los limites entre uno y otro se vuelven difusos y de repente unas palabras tan aparentemente claras se vuelven ambiguas y contradictorias. De la misma manera, nos asusta saber que no estamos hechos de solo buenos sentimientos, y nos da pánico descubrir que en algún lugar de nuestro ser existe una perversidad que irónicamente nos seduce a veces mas que la bondad. Esta paradójica tensión entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal ha inquietado a la humanidad desde sus inicios conduciéndola a buscar respuestas. De esta manera, las diferentes interpretaciones que el hombre ha dado a la dualidad entre el bien y el mal, ha definido creencias que a su vez han moldeado culturas y sociedades. Consecuenemente, cada momento histórico ha decidido los limites entre lo correcto y lo incorrecto definiendo así la moralidad de la época. Por lo ge-

Prefacio

14


ral, la maldad siempre ha sido mas enigmática, ya que tiende a ser reprimida y por lo tanto no se sabe donde comienzan sus limites y mucho menos donde terminan. De cualquier manera, no contamos con una verdad absoluta con respecto al hecho de que en un mismo mundo exista tanta bondad en medio de tanta crueldad. Para algunos la respuesta esta en el cielo y en el infierno, para otros, todo parte de la mente humana y de sus infinitos y muchas veces inexplicables fenómenos. Yo comparto esta ultima posibilidad, y por lo tanto considero que el ser humano es tan infinitamente complejo, contradictorio y fascinante en su ser, que ofrece todas las posibilidades para crear desde él. Siendo así, el eje teórico de este proyecto pretende explorar la psiquis humana desde sus inquietantes dicotomías y sus radicales extremos. Veremos entonces, cómo aquel lado oscuro que nos espanta y que encontramos deplorable de nuestro propio ser, es también bello y tan parte de nuestra esencia como lo que catalogamos de bueno y de correcto.

15


16


Lo erótico y lo tanático

En 1920 el neurólogo austriaco y padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, introduce a través de su obra Mas allá del principio del placer los términos Eros y Tánatos. El autor, retoma estos conceptos desde la mitología griega con el fin de situar su nueva teoría de las pulsiones dentro de una tradición mítica de alcance universal. (Laplanche, Pontalis 327) Pues así como los antiguos mitos sugerían una oposición entre Eros y Tánatos, la teoría de las pulsiones planteada por Freud, exponía una dicotomía radical entre las pulsiones de vida y las pulsiones muerte. A partir de lo anterior, es posible asumir dos ejes de estudio para abordar el tema central de este proyecto: el primero tiene que ver con las características que los antiguos griegos le otorgan a Eros y a Tánatos, y el segundo tiene que ver con la manera en la que la teoría de las pulsiones moldea estos mismos conceptos según la mirada del psicoanálisis. Es claro que el segundo eje de estudio asume las características del primero, sin embargo al tratarse de áreas del conocimiento humano con objetivos tan diferentes (la mitología y el estudio del psicoanálisis), resulta pertinente abordarlos de manera singular. 17


18


1 Gustave DorĂŠ Andromeda

19


2 Lord Frederic Leighton Flaming June

El Eros mitológico

Existen dos versiones de Eros dentro de la mitología griega. Según la primera versión, Eros surgió del caos junto con Gaia, la tierra, y Tártaro, el inframundo. (de culturageneral.net, párr. 2) Eros era considerado como una de las deidades más importantes, pues además de encarnar el amor primordial y la fuerza del amor erótico, representaba también el impulso creativo de la naturaleza, la luz primigenia que es responsable de la existencia de todas las cosas en el cosmos. (de culturageneral.net, párr. 7) 20

La segunda versión describe a Eros como el hijo de Afrodita , diosa del amor, la lujuria, la sexualidad y la reproducción. Junto con su madre, Eros era el dirigente de la fuerza primordial del amor y el responsable de la división entre los seres femeninos y los masculinos, así como de crear la atracción entre ellos. (de culturageneral.net, párr. 2) Su equivalente romano era Cupido, quien era representado frecuentemente como un joven alado con un arco en el que llevaba dos clases de flechas:


unas doradas con plumas de paloma que provocaban amor instantáneo y otras con plumas de búho que provocaban la indiferencia. (de culturageneral.net, párr. 3) Aunque existen estas diferentes versiones en cuanto al origen de Eros, se trata de la misma deidad alabada por los atributos que conllevan a la conservación de la vida. La adoración que Eros despertaba, condujo a que éste jugara un importante papel en los diferentes relatos de los antiguos griegos en los que se le describe como al más antiguo de los dioses, el más capaz de hacer al hombre feliz y virtuoso durante su vida y después de su muerte. (de Azcárate, párr. 18) Paralelamente se entendía el amor que representaba como un principio fundamental, que junto al odio, domina la naturaleza y al hombre. (de Azcárate, párr. 20) Vemos entonces que en esencia a Eros lo caracteriza un principio de cohesión consistente en crear unidades cada vez mayores y mantenerlas. Pues, la fuerza que representa la lujuria, el sexo, el amor y la fertilidad puede verse traducida en una energía que conspira hacia la ligazón, la unión y la integridad que es a su vez lo que permite la continuación de la vida en la tierra. 3 Dante Gabriel Rossetti Aurelia

21


4

22


El Tánatos mitológico “La muerte es el único dios que no conoce de sobornos” (Aristófanes ctd en Vernant, párr. 2) “(…) Esta “bella muerte” (kalos thánatos), para llamarla del mismo modo en que lo hacen las oraciones fúnebres atenienses, confiere a la figura del guerrero caído en la batalla, a manera de una revelación, la ilustre cualidad de anér agathós, de hombre valeroso, osado. Aquellos que hayan pagado con la vida su desprecio al deshonor en combate, a la vergonzosa cobardía, tienen de seguro garantizado un renombre. La bella muerte implica a la vez la muerte gloriosa (eukleés thánatos).” (de Vernant, párr. 2) Tánatos no hace parte de las deidades principa les de la mitología, sin embargo se le menciona

en repetidas ocasiones como la personificación de la muerte no violenta. Es hijo de Erebo y Nix, diosa de la noche. Hermano de las Keres, quienes sobrevolaban los campos de batalla encargándose de las muertes más violentas. (Squiripa, párr. 2) Tánatos es a su vez, hermano gemelo de Hipnos, quién paradójicamente representa según la mitología griega, el dios del sueño. Aunque su esencia es oscura y sombría, este personaje mitológico no es descrito como un ser perverso. Es su oposición contra la belleza y la vida que representa Eros, lo que condena a Tánatos a las tinieblas de la crueldad. Sin embargo, éste representa la muerte como el fin inevitable que le espera a todo lo que ha nacido.

5 Francisco de Goya Saturno

23


24


Lo erótico y lo tanático según Freud En 1920, a través de su publicación Más allá del principio del placer, Sigmund Freud expone la teoría de las pulsiones, en la que plantea que las conductas humanas son el producto de motivaciones psíquicas que escapan de lo instintivo. En este sentido, las pulsiones trascienden una necesidad puramente física ligada a la sobrevivencia, y adquieren una connotación sujeta a la complejidad de la psiquis humana. En una primera etapa, Freud planteó un dualismo entre las pulsiones de autoconservación y las pulsiones sexuales. Dentro de este mismo contexto abordó diferentes tipos de pulsiones como la pulsión parcial, destructiva, y de apoderamiento entre otras. Sin embargo, más adelante, el autor expone una inesperada conclusión acerca de la teoría, al afirmar que todas las pulsiones son parte y consecuencia de algo más grande y poderoso: Lo erótico y lo tanático (las pulsiones de vida y las pulsiones de muerte). «La teoría de las pulsiones es, por así decirlo, nuestra mitología. Las pulsiones son seres míticos, grandiosos en su indeterminación.» (ctd en Laplanche, Pontalis 327) 25


6

Lo tanático: Pulsiones de muerte Dentro de la teoría de las

pulsiones, Sigmund Freud introduce Lo tanático, un concepto que debido a su ambigüedad no trasciende en la historia del psicoanálisis al igual que la mayoría de sus postulaciones. La ambigüedad del término se debe a que a diferencia de otras pulsiones estudiadas anteriormente por Freud (pulsión sexual, pulsión de apoderamiento etc.), la pulsión de muerte no es susceptible de ser observada y analizada como parte de un comportamiento preformado, fijo y perteneciente al orden vital. (Laplanche, Pontalis 326) Por el contrario, la connotación que 26

se le confiere a este término pareciera ir más allá de lo humano en cuanto a que su fuerza parece poseernos, y no nosotros poseerla a ella. Freud encuentra los motivos que lo llevaron a establecer la existencia de la pulsión de muerte en la observación de casos como la histeria y de algunos tipos de neurosis. Pues el asombro con respecto a estos casos y la insatisfacción con los motivos puramente racionales que él mismo había encontrado, lo condujeron a observar en este tipo de compulsiones la marca de lo “demoniaco”, de una fuerza irreprensible e indes-


7

8

cifrable. (Laplanche, Pontalis 338) Así mismo, el encontrar que la tendencia a la destrucción era una constante, y más aún, que ésta producía una satisfacción libidinal en el individuo, lo condujo a establecer que en la psiquis humana existe una pulsión radicalmente opuesta al instinto de sobrevivir. Por consiguiente, Freud establece lo tanático como una pulsión que en primera instancia, representa la tendencia fundamental de todo ser vivo a volver al estado inorgánico. La necesidad de regresar al estado no vivo desde lo vivo, impli

ca necesariamente un instinto autodestructivo y radicalmente suicida. De esta manera, la teoría plantea la idea de que la condición humana ideal es la inexistencia, y por lo tanto, la vida como tal se confronta al estado anhelado (la muerte). Desde este punto de vista, vemos entonces que la muerte como tragedia es un concepto invalido, ya que por el contrario, la inexistencia representa un estado de estabilidad y el regreso a un cómodo origen.

27


8

28


9

9

29


Ahora bien, Freud afirma que en una segunda instancia la dirección de dicha pulsión tiene una desviación, dirigiéndose en su mayoría hacia el exterior por medio de la musculatura del cuerpo mismo. La exteriorización de esta fuerza corresponde dentro de la teoría freudiana a una nueva pulsión denominada pulsión agresiva. En ésta, el aparato psíquico dirige gran

parte de la ira que estaba destinada a la autodestrucción, hacia la destrucción de los otros y de los objetos que se encuentran fuera del interior del individuo. Siendo así, es posible afirmar que la pulsión agresiva corresponde a la misma pulsión de muerte aunque dirigida hacia el exterior, y por lo tanto tiene como fin la destrucción del objeto. (Laplanche, Pontalis 327)

10 30


31


11

Posteriormente, en el contexto de la teoría de las pulsiones se hace referencia al sadismo y al masoquismo como fenómenos que se producen cuando la pulsión de muerte se pone al servicio de la pulsión sexual. «[...] la sensación de dolor, al igual que otras sensaciones displacenteras, invaden el dominio de la excitación sexual y provocan un estado de placer, por amor al cual se puede también encontrar gusto al displacer del dolor» (ctd en Laplanche, Pontalis 392)

32


Con respecto a este tema, Freud plantea que incluso cuando el objetivo principal del sujeto es hacerse da帽o a si mismo, en una segunda etapa el objetivo consiste en recibir el dolor por parte de una persona ajena. De esta manera, en el sadismo, el sujeto masoquista fantasea con el rol que su agresor ha asumido. Paralelamente el agresor goza masoquistamente en la identificaci贸n con el objeto que sufre. (Laplanche, Pontalis 392)

12

33


13 Egon Schiele Desire and Decay

Lo erótico: Pulsiones de vida Sig-

mund Freud establece la pulsión de muerte como el principió más radical dentro del funcionamiento psíquico. Sin embargo, dentro de una teoría dualista como lo es la teoría de las pulsiones, las dos partes son interdependientes dentro de su misma oposición. Desde esta perspectiva, Freud plantea que aquello que permite la subsistencia humana es una 34

fuerza radicalmente contrario a lo tanático: lo erótico (la pulsión de vida). Lo que mejor permite comprender lo que entiende Freud por pulsiones de vida es su oposición a las pulsiones de muerte: se oponen unas a otras como dos grandes principios que actuarían ya en el mundo físico (atracción-repulsión) y que se hallarían sobre todo en la base de los fenómenos vitales (anabolismo-catabolismo). (Laplanche, Pontalis 343)

14 Egon Schiele Desire and Decay


35


15 Henri de Toulouse Lautrec La Toilette

Vemos entonces que dentro del contexto psicoanalítico, Eros nace como el perfecto contrario de un concepto que necesita un complemento para existir. De esta manera, se genera una teoría dualista cuya fuerza radica en la contradicción de sus partes. La gran oposición entre Tanátos y Eros determina que mientras el primero tiende al retorno de reposo absoluto por medio de la destrucción, el segundo tienda a conservar las unidades vitales, y a crear a partir de ellas unidades cada vez mayores. (Laplanche, Pontalis 343) 36


16 Edgar Degas Dancers in Blue

En la teoría de las pulsiones, tanto lo erótico como lo tánatico se ve implícito en la sexualidad de manera distinta pero paradójicamente complementaria. Pues aquello que a través del lente tanático puede ser un instinto que tiene como fin la destrucción, a través de lente erótico puede ser un instinto de unión y de reproducción de las partes. En esta concepción dualista, una parte no elimina a la otra, según Freud, no hay mociones pulsionales puras, sino asociaciones de dos pulsiones en proporciones variables. (Laplanche, Pontalis 342)

37


38


La Petite mort “(…) La parte feme-

nina del erotismo aparecía como la victima, la masculina, como el sacrificador; y en el curso de la consumación, uno y otro se pierden en la continuidad establecida por un primer acto de destrucción,”(Bataille 13) Si bien Sigmund Freud plantea una oposición radical entre lo erótico y lo tanático, desde el punto de vista sexual sugiere una interacción menos estricta y más controversial entre estos dos entes. A propósito de lo anterior, el autor francés Georges Bataille (1897 – 1962) muestra a lo largo de toda su obra, un gran interés por la ambigua pero íntima relación que existe entre estas dos figuras antitéticas. Bataille ve en el vínculo que la mitología y el psicoanálisis ha catalogado de antagónico, un vínculo que en vez de separar, fusiona y enlaza. 39


Según Bataille, la sensación de éxtasis que produce el orgasmo es la misma sensación que produce la muerte, en este sentido el hombre sí puede superar lo que le espanta, puede mirarlo de frente. (Bataille 5) Desde este punto de vista, el orgasmo es una anticipación a la muerte, en el que los limites entre la agonía y el placer se vuelven difusos

casi hasta desaparecer. Tanto el orgasmo como la muerte son instantes de delirio y elevación, incluso de disolución, en cuanto a que desde el punto de vista reproductivo- el orgasmo representa el momento de fusión en el que se mezclan dos seres que llegan juntos al mismo punto de disolución.(Bataille 12) 17

40


41


42


19 Luis Caballero

43


Bataille afirma que la vida no es una negación de la muerte, sino su condena, y su exclusión.(Bataille 40) Así pues, volvemos al planteamiento freudiano, que afirma que la pulsión de muerte es en primera instancia el instinto de regresar a una etapa ideal, la nada. En este orden de ideas, el erotismo representa para el hombre un espacio de placer extremo en cuanto a que a través de éste puede degustar un poco de lo que mas busca: la muerte, la paz. De esta manera, el erotismo simboliza un desequilibrio placentero en el cual el hombre pone en cuestión su propio ser. “Tanto en la muerte como en la consumación erótica regresamos, desde la discontinuidad de la vida individual, a la continuidad originaria del ser.” (Bataille 9)

20 44


45


La transgresión y la prohibición “La prohibición transfigura, ilumina lo que prohíbe con una luz siniestra y divina a la vez.” (Bataille 80)

El erotismo no es en vano un objeto de tabú, para Bataille, el erotismo esta determinado por la dinámica que existe entre la transgresión y la prohibición, que es la misma relación que se presenta entre la ley y su violación. En el momento en que un objeto es prohibido, éste adquiere un sentido del que antes carecía incitando así a la transgresión. De esta manera, la prohibición oculta y separa con un velo que en vez de eliminar, otorga un aspecto platónicamente seductor al objeto que se pretende suprimir. Para Bataille, tanto el erotismo como la religión comparten el mismo impulso motor: la prohibición. “La trasgresión no es la negación de lo prohibido, sino que lo supera y lo complementa” (Bataille 46)

46

Ahora bien, al afirmar que el objeto fundamental de todas las prohibiciones es la violencia, Bataille se refiere al sadismo como la consecuencia mas lógica y natural que surge del tabú del erotismo. Al igual que para Freud, para Bataille, el sadismo es el regreso a aquello que constituye lo mas básico de la esencia humana. Es un impulso que busca encontrar el placer de la muerte desde la vida. “Lo que Sade quiso decir es que el impulso del amor, llevado hasta el extremo, es un impulso de muerte. Este vinculo no debería parecer paradójico: el exceso del que procede la reproducción y el exceso que es la muerte no pueden comprenderse sino el uno con la ayuda del otro” (Bataille 22) “La prohibición excluye lo natural, los impulsos animales, para instaurar el dominio de lo cultural. Pero desde el mismo momento en que es formulada, la prohibición desencadena el retorno de lo excluido, de lo que se había rechazado con horror.” (Bataille 20)


21

22

47


48


49


50


Estado del arte La visión revolu-

cionaria de artistas que han abordado la belleza desde lugares no convencionales y tradicionalmente oscuros, ha inspirado este proyecto desde el principio. Pues a través de su obra, nos invitan a mirar lo irreverente, lo rebelde y lo grotesco como algo hermosamente intrínseco al cuerpo humano. La propuesta de estos artistas, más allá de explorar un universo estético viseral, nos incita a enfrentarnos con lo más oscuro y reprimido de nuestro propio ser. De esta manera, la obra trasciende los limites de lo visual al provocar por medio de lo bello, una reacción emocional inundada de cuestionamientos. 51


Alexander McQueen os-

cura sensibilidad, la capacidad de ofrecer belleza desde lo grotesco, y un emocionalismo extralimitado caracterizan el ingenio de la mente romántica de Mcqueen. Por medio de temas atípicos que muchas veces eran considerados agresivos, su obra esta impregnada de dicotomías que enfrentan la fuerza contra la fragilidad, la luz contra la oscuridad y la vida contra la muerte. Para Mcqueen como para cualquier romántico, la belleza consistía en producir un éxtasis mas allá de la razón, tanto que incluso doliera. 23

24

52


25

53


26

Zuhair Murad

En la colección La muraille de Soi (La muralla de Seda) (Otoño - invierno 20112012), el diseñador libanés se inspira en la belleza, firmeza y poder de la emperatriz china Wu Zetian. Los exquisitos bordados y el fuerte contraste entre un encendido rojo y el tono de la piel otorgan un aspecto seductoramente sangriento a la colección.

54


Vivienne Westwood Los volúmenes irreverentes y

el manejo de capas asimétricas que definen sus diseños hablan de una mujer poderosa, rebelde e imponente. De la misma manera, la inusual manera de juxtaponer materiales y formas nos remiten a un caos fascinante e irónicamente organizado. 27

55


28

Iris van Herpen La innovación textil y una atmosfera primordialmente dramática y agresiva caracterizan el trabajo de esta diseñadora Holandesa. La contundencia de su trabajo se encuentra en que constantemente busca expresar el carácter y las emociones de una mujer única.

56


Zana Bayne El sadomasoquismo y el

BDSM (Bondage discipline, dominance and submission) son los elementos estéticos dominantes en las colecciones de esta diseñadora estadounidense. Sin embargo, es la fusión entre la pesadez de los elementos sadomasoquistas, y la delicadeza y elegancia de los demás elementos textiles, lo que logra un balance armónico en el resultado estético de las piezas.

29

57


Helmut Newton Una

visi贸n altamente er贸tica de la moda determina la obra de este legendario fot贸grafo de moda. La monocrom铆a y el alto contraste de sus fotos, junto con la constante textura del cuero impregnan su obra de una carga sexual que oscila entre lo provocador y lo agresivo.

30 58


Elizabeta Porodina A través de su obra, ésta fotó-

grafa de moda nos muestra su visión del cuerpo humano y sus posibilidades en interacción con elementos externos. Porodina interpreta la moda desde una estética sexual y viseral. 31

59


60


61


L

La estética de lo femenino entendido como formas y texturas delicadas, frágiles y vaporosas, han caracterizado mis intereses estéticos respecto a la moda. Sin embargo, desde el planteamiento de este proyecto, sentí un fuerte interés por explorar la yuxtaposición de ésta estética junto con una radicalmente opuesta que abordara lo burdo y lo agresivo. Por una parte, encontraba visualmente fascinante la unión de estos contrarios, pero por otra, como diseñadora sentí la necesidad de salir me de

62


mi zona de confort para explorar una estética que abriera la puerta a universos visuales más enigmáticos. Resulta paradójico que el interés por trascender “lo bello”, casi como una necesidad por descubrir lo oscuro dentro de mi, se encuentre ligado al eje teórico de mi investigación, que plantea que la muerte representa un tabú por que nos resulta incómodo saber que es parte de nosotros como la vida misma.

63


64


Mood Boards Los mood boards

representan la traducción visual de aquellos conceptos que argumentan el proyecto desde el punto de vista teórico. De esta manera, la construcción de éstos como la recopilación de imágenes que definen la atmosfera de la colección, marca el primer paso creativo del proceso de diseño. Así pues, las decisiones estéticas que se toman en este punto conforman la base del universo visual del proyecto. Ahora bien, las imágenes de la vida como algo bello son mucho más claras y estructuradas en nuestras cabezas que las imágenes de la muerte. Pues desde siempre se nos ha mostrado la vida como lo correcto, y por lo tanto se nos ha permitido mirarla de frente con libertad. Por el contrario, se nos ha enseñado a huir de la muerte, incluso de sus imágenes, ya que se nos ha presentado como un lugar oscuro y temeroso. Desde esta perspectiva, hemos visto la muerte como el fin de la vida, y no como su compañera. Siendo así, desde un comienzo, el reto consistió en construir un universo visual que se nos ha ocultado: la muerte como algo oscuro y siniestro pero también como algo bello y erótico. Bajo

esta premisa, las imágenes que se escogieron para generar referentes estéticos a manera de mood boards, a la manera en que mi cabeza traduce en imágenes las diferentes facetas que aborda lo erótico y lo tanático desde Freud y desde Bataille. De esta manera, se escogieron cinco conceptos como base estructural del universo visual. Estos fueron seleccionados debido a su importancia dentro de las teorías estudiadas y al potencial estético que contenían. De esta manera, se proponen dos mood boards principales que representan a su vez, la dicotomía principal: la vida y la muerte. Los conceptos correspondientes a esta dualidad se denominaron éxtasis mortal e ira envolvente respectivamente. Paralelamente se construyen otros tres mood boards cuyos conceptos están estrictamente ligados a fenómenos que se ramifican de las pulsiones de vida y las pulsiones de muerte: masoquismo primario, fuerza irreprensible -representando la pulsión agresiva(Freud)- y la seductora transgresión de lo prohibido, representando el sadismo como la consecuencia de la dialéctica entre transgresión y prohibición (Bataille). 65


66


éxtasis mortal representa el instante culmen de la existencia humana en el que se funden en un mismo punto espacial y temporal la vida y la muerte. De esta manera, el orgasmo es una confusión entre la agonía y el éxtasis, el placer el extremo y las ansias del fin. 67


Ira envolvente

Lo tanรกtico como el impulso mรกs reprimido y contundente en la psiquis del hombre amarra y al mismo tiempo libera. Este impulso de muerte se compone de una ira que por mรกs que limitemos, nos consume de manera incontrolable. 68


69


70


fuerza irreprensible Toda la ira que estaba destinada hacia la autodestrucci贸n se desv铆a hacia el exterior por medio de la musculatura. La agresividad hacia nuestro entorno es entonces una fuerza naturalmente incontrolable.

71


72


Masoquismo primario Es el regreso a la muer-

te, el instinto mĂĄs natural que tiene el hombre como un ser que ha nacido 73 desde la muerte y ansĂ­a constantemente retornar a su origen.


74


La seductora transgresión de lo prohibido La prohibición

cubre con un velo seductor el objeto restringido otorgándole así un nuevo sentido que invita a la transgresión. La violencia se convierte entonces la manera más contundente de romper el velo que cubre el objeto75prohibido.


76


Selección de materiales Una vez definidos los mood boards que guiarían las decisiones estéticas del proyecto, resultaba pertinente comenzar a representar ese universo visual por medio del leguaje textil. De esta manera, se procedió a representar aquellas sensaciones que las imágenes sugerían por medio de telas y materiales textiles. En la primera etapa de este proceso de selección de materiales, predominaron los cueros y los sintéticos. Sin embargo, estos materiales representan un lugar común para un tema que habla de lo tosco y de lo oscuro. Fue por esto, que en una etapa más avanzada se incluyeron otros materiales menos agresivos que exploraban a través de sus texturas e intervenciones otras sensaciones importantes de los mood boards. En cuanto a la gama de colores, el rojo y el negro fueron predominantes desde el principio debido su protagonismo dentro de los mood boards. De cualquier modo, estos dos opuestos radicales limitaban contundentemente el universo visual del proyecto. Siendo así, se exploraron nuevos tonos, que si bien no eran protagonistas, eran latentes y constantes en las imágenes. Ahora bien, en este punto resulta pertinente manifestar que esta fue una etapa bastante retadora del proceso de diseño. Pues culturalmente se nos han ilustrado conceptos como el bien y el mal con colores y texturas que de alguna manera codifican socialmente estos conceptos. Así pues, desde la etapa de investigación, se establecen en la mente, tonos y texturas que han sido previamente inducidas. El reto, consiste entonces en trascender estos parámetros asociativos y explorar desde el interior asociaciones personales y genuinas. 77


78


79


80


En este mood board (fuerza irreprensible), se evidencian los metales de manera frĂ­a y punzante. De esta manera, se proponen organzas grises y telas intervenidas con lentejuelas plateadas.

81


82


Masoquismo primario como la agresividad que autodestruye es un mood board inundado de piel, sangre y cicatrices. El cuero en estados desgastados y con errores de tintura fue el material predominante para ilustrar lo viseral del masoquismo.

83


La seductora transgresión de lo prohibido habla de la prohibición como un velo que le otorga un nuevo sentido al objeto que se oculta. Por lo tanto se proponen cintas, encajes y transparencias que dejen entrever la piel, insinuándola, pero nunca destapándola o cubriéndola completamente. 84


85


86


87


ĂŠxtasis mortal habla de vida, delirio y elevaciĂłn. El concepto como tal evoca lo sublime y por lo tanto sugiere texturas vaporosas, maleables, frĂĄgiles y delicadas.

88


89


90


91


92


Primeros bocetos

Entender los

mood boards desde la silueta femenina fue la etapa más retadora del proceso de diseño. Si bien, las telas, colores y texturas eran determinantes para el resultado final, el dibujo de los atuendos como tal representaba una decisión definitiva en cuanto al aspecto final del proyecto. Los bocetos que se presentan a continuación se pueden interpretar como una búsqueda por la identidad del proyecto. Pues a través de estos se exploran diferentes tipos de siluetas que intentan transmitir con vehemencia los conceptos estudiados. Como una primera aproximación al diseño definitivo, estos primeros bocetos fueron de suma importancia para el proceso creativo. Pues gracias a estos fue posible visualizar que faltaba una apropiación mas personal hacia los mood boards y hacia el contenido conceptual de estos. 93


94


95


96


97


98


99


100


101


102


103


104


105


106


107


108


109


110


Primeros prototipos

De la

primera etapa del proceso de diseño se escogieron cinco dibujos como posibles diseños para la colección. Consiguientemente, con el fin de traducir dibujos bidimensionales a volúmenes reales, se realizaron prototipos de los diseños escogidos. El resultado fue satisfactorio en cuanto a que se superó el reto de construir sobre el maniquí volúmenes complejos que no son comunes en la costura tradicional. Sin embargo, las formas exploraban aspectos muy limitados de los mood boards, y de esta manera se perdía la fuerza conceptual del proyecto. Por otra parte, como diseñadora sentía un resultado estético ajeno y obvio. Siendo así, en este punto se tomó la decisión de retomar el proceso de diseño desde un ángulo diferente. 111


112


113


114


115


116


Intervención de materiales Modificar los materiales de tal mane-

ra que expresaran contundentemente el concepto que se pretendía proyectar se convirtió en un eje fundamental del proyecto. Pues si bien los diferentes colores, texturas y calidades de las telas escogidas conducían a una comunicación visual importante, la intervención sobre éstas mismas, me permitió como diseñadora trascender los alcances de la comunicación de los materiales previamente diseñados. Las diferentes intervenciones responden a una intención estética estrictamente ligada a los conceptos abordados desde la investigación y desde los mood boards. Siendo así, con el fin de “contar la historia” desde el material textil, se realizaron varias pruebas con diferentes técnicas de estampación y de pigmentación. La aplicación de materiales no convencionales, la alteración de las costuras tradicionales y los bordados fueron también parte de las pruebas de materiales realizadas para comunicar desde el más mínimo detalle la fuerza conceptual de lo erótico y lo tanatico. 117


118


Impresi贸n digital sobre seda natural

119


Cortes y rayaduras sobre cuero

120


La natural deformación de las heridas y las suturas sobre la piel permitió explorar ampliamente el masoquismo desde el material textil. En este caso, la transformación de los materiales no se realizó con un marco de estampación, sino que se pintó directamente sobre el material de manera intuitiva.

121


Pigmento rojo sobre tul

122


Pigmento rojo sobre organza

123


Con el objetivo de intervenir los materiales textiles con machas, se realizaron pruebas sin marco de estampación dibujando con la tintura directamente sobre el cuero como en la fotografía superior. Sin embargo, esta prueba dejó como resultado un aspecto visual burdo. Por consi

124

guiente, se hicieron las manchas con tinta china sobre papel y posteriormente se quemó un marco usando estas manchas como patrón. De esta manera, se logró una estampación de manchas controlada y visualmente digerible.


Estampaci贸n con floc sobre cuerina.

Estampaci贸n con floc sobre seda chiff贸n.

125


Simulaci贸n de rorschach sobre cuero.

126


Cintas de cuerina juxtapuestas.

Estampaci贸n con base relieve sobre cuerina.

Quemado controlado con l谩ser sobre cuero.

127


Bordado sobre organza.

128


Puntilla y tornillo sobre cuero.

129


130


Ultimos bocetos Luego de haber realizado las diferentes pruebas de intervención de materiales, las herramientas para comenzar a dibujar de nuevo parecían suficientes. Pues las posibilidades narrativas que ofrece el material intervenido ofrece una base sólida para el diseño de formas y siluetas.

Esta segunda serie de bocetos corresponde a la búsqueda de una voz propia como diseñadora, en cuanto a que se pusieron a un lado los referentes estéticos previamente observados. El objetivo fue entonces, diseñar de la manera más intuitiva posible desde el material visual que ofrecían los mood boards y los materiales. Al realizar los dibujos, a pesar de tener una idea más clara sobre lo que se quería comunicar por medio de la colección, se presentó un dilema que se evidencia a través de la serie: usar una silueta cerrada tanto arriba como abajo ó usar una silueta más amplia de la cintura para bajo. La primera opción, respondía al concepto ira envolvente, cómo una silueta que aprieta y otorga un aspecto impotente y retador. La segunda opción respondía a éxtasis mortal cómo un concepto que habla de vaporosidad y feminidad de una manera dramática y melancólica. 131


132


133


134


135


136


137


138


139


140


141


142


143


144


145


146


147


148


149


150


151


152


153


154


155


156


157


158


Ultimos prototipos

Aunque

los últimos diseños bocetados ofrecían una gran aproximación a lo que se quería lograr, no se escogieron cuatro diseños definitivos. Pues en este punto era necesario dibujar, pero esta vez sobre el maniquí. En otras palabras era necesario prototipar de tal modo que fuera posible aproximarse a la forma de una manera mas real y directa. Así pues, con pedazos de las telas que se habían escogido, y con materiales que simulaban los materiales que se querían usar, se exploraron formas, volúmenes y mezclas de materiales directamente sobre el maniquí. Mientras que el papel limitaba, el maniquí permitía crear sin barreras de una manera cómoda y mucho más intuitiva. De esta manera, al traducir los bocetos a una tercera dimensión se logró que el diseño trascendiera los limites que implican los trazos pocos talentosos. En consiguiente, sobre el maniquí, el dibujo adquirió una connotación real, tangible y mucho más elaborada. Gracias a su contundencia, la elaboración de estos prototipos fue el último paso antes de pasar al desarrollo de piezas finales. El éxito de esta etapa de diseño tuvo que ver con una serie de factores con los que antes no se contaba en conjunto. En primer lugar, ya se tenía una gran variedad de materiales textiles que exploraban texturas diferentes al cuero ( predominante en la primera etapa del proceso). En segundo lugar, las intervenciones textiles con las que se contaban, habían logrado tal fortaleza narrativa que ya de por si sugerían formas y posibles aplicaciones. Y por ultimo, la exploración de diferentes siluetas y elementos narrativos había conducido a que se encontrara un sello personal en los diseños. 159


160


161


162


163


164


165


Los prototipos realizados durante la primera etapa del desarrollo de este proyecto, respondían a una silueta ceñida a la cintura, abierta en la cadera y cerrada en las rodillas. Ésta hablaba de una mujer principalmente dominante, fuerte y muy agresiva. En esa fase creativa, desde un eje estético, se entendía lo erótico y lo tanático como dos partes radicalmente opuestas en la que

166

de todas formas predominaba lo tanático sobre lo erótico. Más adelante, con la inclusión del autor Georges Bataille dentro del marco teórico, se entendió lo erótico y lo tanático como una dicotomía en la que las partes se complementan dentro de su misma contradicción. Bataille situaba estos perfectos contrarios dentro del marco del éxtasis sexual al argumentar que el orgasmo era el momento en el que el hombre podía aproximarse con placer extremo a la muerte desde la vida. Ahora bien, fue precisamente este argumento el que inspiró el objetivo estético de la realización de estos prototipos: la silueta de lo erótico como el canal a través del cual se presentan los elementos de lo tanático. Bajo este argumento se decide utilizar definitivamente una silueta que marca la cintura y que en la falda se desprende con un amplio volumen. Con esta silueta se pretende insinuar la femineidad y el erotismo correspondientes al mood board éxtasis mortal, sin perder los elementos de los demás mood boards. En consiguiente, se exploran volumenes amplios y vaporosos pero tambien caóticos y agresivos.


167


168


169


170


171


172


173


174


175


176


177


178


179


180


181


182


Desarrollo de piezas finales A diferencia de los prototipos diseña-

dos en la primera etapa del proceso de diseño, los últimos prototipos no pretendían responder a un diseño dibujado. Fue precisamente ésta libertad de construir sobre el maniquí sin ningún tipo de limitaciones, lo que condujo a un resultado estético totalmente satisfactorio. A través de los diferentes diseños, los prototipos mantenían una unidad clara en cuanto a silueta, volumen y color. Así mismo, ofrecían una gran variedad de elementos estéticos como amarres, transparencias y asimetrías que potencializaban la narrativa conceptual de la colección. Vemos entonces, que en este punto se contaba con todos los aspectos necesarios para definir los atuendos definitivos de la colección. Para esto, se descartaron aquellos prototipos que carecían de fuerza conceptual y se seleccionaron aquellos que lograban traducir de manera contundente los argumentos de los mood boards. Para elegir los diseños definitivos, se escogieron detalles de los diferentes prototipos y se exploraron las diferentes combinaciones. El collage entre los prototipos ya realizados, fue entonces la herramienta principal para definir los atuendos de la colección. Con una guía clara sobre lo que se iba a construir, se dio comienzo a la realización de las piezas finales. Sin embargo, al contrario de lo que se tenía presupuestado, el proceso de diseño no paró aquí. Pues a medida que se iban construyendo los vestidos se replantearon diferentes aspectos del diseño originalmente seleccionado. Siendo así, es posible afirmar que la realización de las piezas finales fue tan parte del proceso creativo como las demás etapas. La evolución que se presenta del diseño seleccionado al resultado final de la pieza, muestra como se fueron incluyendo detalles estéticos que se habían solucionado en otras etapas del proceso como los bocetos y la intervención de materiales. 183


184


Dise単os escogidos

185


186


Primera Pieza

187


Patr贸n de estampaci贸n realizado con tinta china

188


Patr贸n de estampaci贸n para falda

189


Luego de lograr una sensación de caos en el volumen de falda, se buscó romper con la división radical entre la falda y la camisa que proponía el prototipo seleccionado. Siendo así se exploraron diseños superiores que aún con un material distinto, generara unidad y cohesión.

190


191


192


193


194


Segunda Pieza

195


Esta pieza se encuentra muy ligada al prototipo del cual surgi贸. Sin embargo, su temible oscuridad invita a la aplicaci贸n de elementos rojos, que sugieran sangre y masoquismo.

196


197


198


199


200


201


202


Tercera Pieza

203


204


Los amarres fueron uno de los elementos más recurrentes durante la realización de prototipos, y en consecuencia, tres de los cuatro diseños escogidos incluyen este recurso estético. Sin embargo, debido a la trascendencia del concepto (La seductora transgresión de lo prohibido), resultaba lógico otorgarle la importancia pertinente a través de un único vestido que explorara el concepto en todo su esplendor.

205


206


207


208


Cuarta Pieza

209


210


211


212


213


El manejo de capas, las velas bordadas a mano, el sutil uso del negro y los cortes en formas de pĂŠtalos crean un vestido que habla del erotismo como una ventana melancĂłlica y placentera hacia la muerte. Las venas ocultas tras capas de organza, muestran como a travĂŠs de la vida se asoma la muerte de manera sutil y romĂĄntica.

214


215


216


217


218


219


220


221


Esta claro que la teoría Freudiana tiene unas bases teóricas sólidas e irrefutables, sin embargo, lo erótico y lo tanático no dejan de ser términos ambiguos y subjetivos. Por lo anterior, el reto de diseño no se limitó a interpretar lo que Sigmund Freud y Georges Bataille exponen por medio de sus teorías. El reto consistió en entender estos estudios psicoanalíticos desde mi propia vida para así crear de manera genuina e intuitiva. Siendo así, resulta pertinente resaltar que más allá de un proceso académico, este proyecto implicó un proceso introspectivo. Pues si bien, las teorías estudiadas abordan a la humanidad en general, la psique humana es infinitamente particular en cada individuo. De esta manera -aunque existen ciertos parámetros culturaleslo que para mi es estéticamente agresivo, para otro puede ser cómodo y amable. En consiguiente, el verdadero desafío fue descubrir más allá de los paradigmas, lo que para mi significa en imágenes y sensaciones la muerte, la vida y el erotismo. Esta reflexión personal se presentó a lo largo de todo el proceso de diseño, y al observar el recorrido, es posible afirmar que el éxtasis creativo se alcanzó cuando se olvidaron las imágenes externas y se recordaron las interiores. En este sentido los mood boards fueron unos referentes estéticos que establecieron la orientación estética y enmarcaron el universo visual de la colección. Sin embargo, las imágenes que se han grabado en la memoria son las que brotan al ubicar las telas sobre el maniquí, son las que hacen que una decisión estética que parece correcta, resulte incomoda o placentera.

222


223


224


225


226


227


228


229


230


231


232


233


234


235


236

LO EROTICO Y LO TANATICO  

Documento proyecto de grado

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you