Issuu on Google+

LAS BOLSAS PLÁSTICAS SON UNO DE LOS PEORES CONTAMINANTES DEL MEDIO AMBIENTE Tienen una vida de 1.000 años y se producen entre medio y un billón anual.La bolsa plástica es símbolo de la comodidad: nos sirve, entre cientos de usos, para acarrear el mercado y una gran variedad de productos, como recipiente de la basura y bolsa de playa, y, también, para recoger las gracias del perro. Infortunadamente, este adminículo disponible y de enorme utilidad es, también, símbolo de la degradación ambiental. Las bolsas plásticas, con su gran ubicuidad, han invadido todos los rincones de la Tierra. Las vemos en los parques públicos y en las calles; en medio de la campiña, el desierto y la tupida selva; engarzadas en la rama de un árbol o en un cable de luz; flotando en el aire y vagando por los ríos, quebradas, lagos y mares. De acuerdo con la Sociedad Océano Azul para la Conservación del Mar, 46.000 pedazos de basura plástica flotan en cada milla cuadrada de superficie del mar, y cerca de 100.000 mamíferos marinos y un millón de aves mueren anualmente al ingerirlos o quedar atrapados en su trama. Lo más grave es que las bolsas de plástico, fabricadas fundamentalmente a partir de petróleo y gas, tienen una vida estimada de 1.000 años, antes de romperse en pequeñas partículas tóxicas. Así, la invasión de esta basura presenta una alarmante senda de acumulación hacia el futuro: de acuerdo con la Agencia Ambiental de los Estados Unidos, en la actualidad se producen en el mundo entre 500.000 millones y un billón de bolsas de plástico por año. Algunos países han intentado la disminución voluntaria de su uso por parte de los consumidores y comerciantes, incluyendo su reemplazo por sustitutos. El fracaso ha sido colosal: así, por ejemplo, en los Estados Unidos, su utilización se multiplicó por cinco entre los años 1980 y el 2005, hasta ascender hoy a 100.000 millones de bolsas plásticas anuales, de las cuales solo se recicla el 1 por ciento; el resto va a parar a los rellenos sanitarios o a contaminar el espacio que nos circunda. El fracaso del voluntarismo ha motivado a numerosos gobiernos a expedir regulaciones de cumplimiento obligatorio. En el año 2001, Irlanda estableció un impuesto a las bolsas de plástico que disminuyó su consumo en un 90 por ciento. A su vez, Taiwán no permite a los supermercados su suministro gratis, y en el Reino Unido se ha propuesto prohibirlas. Durante el último año, se ha dado un creciente movimiento para limitar su uso en las ciudades de Estados Unidos, como San Francisco, Boston, Baltimore y Nueva York, urbe esta última que impuso a todos los grandes almacenes y cadenas de ventas al detal la obligación de recolectarlas y reciclarlas. En Colombia, es urgente detener la invasión de basura plástica en todo el territorio nacional, más allá de San Andrés y Providencia, lugar en donde ya se han tomado algunas medidas. Algunos dirán que es un lujo que únicamente pueden darse las naciones ricas, ignorando que muchos países en desarrollo están dando la batalla,


como Bangladesh, China, Kenia, Suráfrica y Tailandia. En China se prohibió la manufactura, venta y uso de bolsas plásticas con un espesor menor a 0,00098 pulgadas -o las típicas bolsas de mercado-, así como el suministro gratis de aquellas de mayor espesor. La regulación, expedida el pasado 31 de diciembre, exhorta a los ciudadanos para que “retornen a las bolsas de tela y los canastos para mercar”. Requerimos una política nacional y local para combatir la plaga generada por las bolsas de plástico para el medio ambiente. Tanto el Ministerio del Ambiente como los nuevos alcaldes de las grandes ciudades y las corporaciones autónomas regionales tienen el gran reto, y la obligación, de establecer regulaciones para disminuir sustantivamente su uso, lo cual, además de resolver un grave problema de contaminación, serviría para educar a los ciudadanos en formas de consumo más sostenibles y en la protección del paisaje.


MEDIO AMBIENTE Se entiende por medio ambiente al entorno que afecta a los seres vivos y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su vida. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida sino que también abarca seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura. El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra el 5 de junio.


Los cosméticos contaminan el medio ambiente

Un estudio realizado por científicos de Ohio revela que las nanopartículas que se añade en la actualidad a los cosméticos, cremas, y cientos de otros productos para el cuidado personal, pueden ser perjudiciales para el medio ambiente al afectar negativamente a bacterias que son necesarias para la vida. El estudio, realizado por Cyndee Gruden y Olga Mileyeva-Biebesheimer se centró en el nano-dióxido de titanio (TiO2 nano), partícula microscópica que se usa para bloquear la luz ultravioleta de luz del sol. Cientos de productos utilizan estas partículas. Pues bien, el experimento consisitó en el típico del “canario en la mina”. Es decir, probar la reacción de seres o moléculas vivas y su reacción a ciertos agentes. En el caso que nos ocupa, se estudió la supervivencia de la bacteria Escherichia coli (E. coli) ante la exposición de nanopartículas de TiO2. Se registraron entonces grandes reducciones en la supervivencia de las muestras. Las conclusiones abren la puerta a futuras investigaciones, incluyendo estudios para determinar si los mismos efectos se producen en el medio natural. Y es que, tal y como explicó Gruden, estas partículas supuestamente contaminantes acaban en el medio ambiente: al ducharnos tras un día de playa y sol, van a parar al desagüe del hogar, y terminan luego en las plantas de tratamiento de aguas residuales municipales. A partir de ahí, pueden entrar en los lagos, ríos y otras fuentes de agua, donde microorganismos como la bacteria estudiada realizan labores esenciales en el mantenimiento de un medio ambiente sano.


Sabias que una pila de mercurio puede contaminar 600 mil litros de agua, una alcalina contamina 167 mil litros de agua, mientras una de óxido de plata, 14 mil litros. Para contaminar los 6.5 millones de litros de agua, correspondientes a una piscina de clavados, se necesitarían sólo 40 alcalinas.

Algunos datos sobre los compuestos de las pilas El mercurio es un posible cancerígeno y es bioacumulable. Una alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y al feto, y muy probablemente provocar retraso mental, afectación en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones. El mercurio que se emite en los basureros contamina el agua y la tierra, con lo que puede llegar a la comida pues se acumula en los tejidos de los peces.


El plomo puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo. Como no se degrada, cuando se libera al aire puede ser transportado largas distancias antes de sedimentar. Se adhiere a partículas en el suelo y puede pasar a aguas subterráneas. El litio es un neurotóxico y es tóxico para el riñón. La intoxicación por litio produce fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. Daña al sistema nervioso, hasta provocar estado de coma e incluso la muerte. El litio puede lixiviarse fácilmente y llegar a los mantos acuíferos. El cadmio es una sustancia cancerígena que si se respira en altas concentraciones produce graves lesiones en los pulmones; ingerirlo provoca daños a los riñones. En dosis altas puede producir la muerte. Ingerir alimentos o tomar agua con cadmio irrita el estómago e induce vómitos y diarrea. El cadmio entra al aire y al agua desde vertederos o por derrames de desechos domésticos, y puede viajar largas distancias. El níquel tiene efectos sobre la piel. Respirar altas cantidades produce bronquitis crónica, y cáncer del pulmón y de los senos nasales. Se libera a la atmósfera por la incineración de basura. En el aire, se adhiere a partículas de polvo que se depositan en el suelo. ¿Qué se puede hacer? Cambie sus hábitos, consuma de manera ambientalmente responsable:  

   

Exija depósitos adecuados para que ponga sus pilas y baterías cuando ya no las use. No permita la incineración de pilas y baterías. Las campañas de recolección de pilas en comercios u otros sitios no siempre solucionan el problema, averigüe cuál será el destino de las pilas recolectadas. Opte por las pilas recargables, pues pueden sustituir 300 desechables. Evite el uso de pilas, siempre que sea posible. Use y promueva productos que funcionen con cuerda, energía solar y energía eléctrica. Elija los productos que se puedan conectar a la red eléctrica; además de no contaminar, es más eficiente desde el punto de vista energético.


  

La mitad de las pilas utilizadas son para actividades de esparcimiento (música, juegos, cámaras); disminuya dicho consumo. No compre pilas piratas: es ilegal, duran menos y son más tóxicas. No tire las pilas en la basura, en el campo, en la calle. Evite que lleguen a los ríos o cañerías y jamás las quemes, pues los metales tóxicos desprendidos irán a la atmósfera. No entierre las pilas, ya que contaminan la tierra, el subsuelo y el agua una vez que se oxida su cubierta de metal.


CONTAMINANTES EN EL MEDIO AMBIENTE