Issuu on Google+

2 Entrevista Entrevista

La Pluma Miércoles,08 de mayo del 2013

Entrevista

El Pututo Miércoles 31 de octubre del 2012

3

JOSÉ URQUIZO MAGGIA. Exministro de Defensa, congresista por la región Ayacucho.

Urquizo, de Huamanga al Congreso Por Angélica Gavidia Hoy es jueves y son las 4 de la tarde, en el Congreso de La República hay un ambiente agitado porque hay pleno, los congresistas llegan apurados, sus asistentes corren detrás de ellos, los colegas de la prensa buscan a los más mediáticos para que den su opinión. Se ha levantado la sesión y el congresista José Urquizo me recibe en la sala Embajadores, nos apartamos del tumulto y del bullicio, y nos enfrascamos en una amena plática. Le pido que recuerde su infancia, se acomoda en su sitio, y se queda en silencio un minuto como recordando aquellos primeros días en la sierra ayacuchana, respira y me responde: “Nací hace 46 años y soy de Huamanga, recuerdo mis primeros años de primaria en el colegio Don Bosco, siempre tengo presente el cariño que recibí de mi abuela materna que me marcó en aquel tiempo, creo también que mi vocación política nació en aquellos días, tenía 10 años y realicé una visita al parlamento cuando ya nos habíamos mudado a Lima, en esa primera impresión inició todo”, argumenta. La conversación se torna hacia su amor por su tierra Ayacucho, de donde dice ser orgulloso representante y dónde asegura va cada

vez que puede “Quiero, amo a mi tierra, no veo las semanas en que llegue la representación parlamentaria para estar ahí, en toda la provincia, he estado en Páucar de Salazar, Vilcashuamán, Socos, entre otras”, sus ojos le brillan al hablar de Ayacucho, su voz se torna cálida y en sus palabras solo trasmite el profundo arraigo que se empeña en explicar. Ahora hablamos de su familia, le pregunto quienes componen su núcleo familiar y toma postura celosa, como quien no quiere exponer a sus seres queridos a esa presión mediática a la que políticos, intelectuales y artistas están sometidos, sin embargo me responde: “Mamá, hermanos y mi hijo, soy padre soltero, mi hijo recién ha venido a Lima, luego de que llegamos a un acuerdo con su mamá para que se mude conmigo y así pueda estudiar en Lima, comparto junto a él todos mis tiempos libres, y le apoyo para que pueda desenvolverse y progresar”, asevera con aire de padre orgulloso. Volvemos a hablar de sus años jóvenes, no recuerda haber sido un niño o adolescente travieso, más bien dice siempre haber sido una persona reflexiva, preocupada, colaboradora, recuerda su migración

URQUIZO. Señala que la ley universitaria deberia aprobarse para mejorar la educación en el Perú.

del San Juan Bosco de Ayacucho al Melitón Carbajal en Lima, acompañando a sus padres, “no tuve otra opción, la independencia la logré muchos años después”, admite. Ahora debemos hablar de su elección vocacional, “Estudié cooperativismo porque mi padre fue un dirigente y promotor de cooperativas en Ayacucho, yo ya participaba

de la comisión de educación en la cooperativa, por eso opto por estudiar cooperativismo en la Universidad Nacional Federico Villarreal, esa fue mi primera carrera, luego estudié educación y además hice 2 maestrías, una de ellas en educación superior”, narra cómo recordando aquellos bellos años que pasó en el claustro universitario, ro-

deado de libros y tareas. Tornamos nuestra conversación hacia sus primeros años de ejercicio profesional, vuelve a Ayacucho en 1995 para ser director del Instituto Huapaya en Huamanga, y comparte esta labor con el ejercicio de la cátedra en la Universidad San Cristobal de Huamanga, por eso ahora exhorta al congreso a aprobar la nueva ley universitaria y la aprobación del servicio social universitario, que permita involucrar a los futuros docentes en la erradicación del analfabetismo, además incorporar en la secundaria la instrucción pre militar a fin de propagar el civismo e identidad, en caso de la ANR afirma que deberia dejar de ser el sindicato de rectores y que las universidades se articulen a la realidad del país. “Se requiere esfuerzo para mejorar la compresión lectora”, sostiene. No tengo dudas que es un hombre franco, habla sin complicaciones, y más cuando le pregunto sobre su trayectoria política, dice que inició su actividad en 1998 cuando se lanzó para ser alcalde de Ayacucho por un movimiento joven, luego vino la labor como Vicepresidente Regional “Somos parte de la primera generación del proceso de descentralización, en 1992 Fujimori organiza los CETARE, que son derogados en 1998, año en el que llego invitado a la labor del Sr. Quesada, el presidente limitó mi accionar en la región por un tema de celos, yo me avoqué a articular el trabajo de los consejeros y alcaldes municipales, monitoreé el consejo de MYPES y también el consejo regional de personas con discapacidad, entre otras labores que la limitada acción del vicepresidente regional le compete”, y toma aire, se nota que su inicio fue duro. Los años siguientes forjó una amistad con el ahora presidente

Ollanta Humala, ya que ambos provienen de origen ayacuchano, y es invitado a presentarse al congreso por el partido del hoy mandatario peruano. En esta conversación no podíamos dejar de tocar su paso como Ministro de Estado, “En el año 2011, en agosto solo me registré en la comisión de inteligencia, fui convocado para integrar el gabinete de Óscar Valdés, para la cartera de Producción y luego para Defensa, ahora en el Congreso presido la comisión de defensa”, recuerda. Sobre el narcotráfico tiene una visión muy particular “Este no es solo un trabajo del Ministerio de Defensa, debe intervenir la DINANDRO, las Fuerzas Armadas deben apoya en las zonas de emergencia como en el VRAEM, Devida está adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros, ahora desde la comisión de defensa queremos implementar nuevas tecnologías, controlar insumos, especializar a nuestra policía nacional, etc”, opina severamente. Asegura que “ahora la lucha es contra la pobreza en todo su contexto, con la industrialización y revirtiendo los indicadores educativos estoy seguro que lo podremos lograr”, recomendó a los jóvenes que desean ser políticos o congresistas que estudien, “porque es lo que corresponde a esta etapa de la vida, cuidarse de la manipulación de grupos económicos y de los medios”, invocó afablemente. Y así finalizamos nuestra conversación con el congresista Urquizo, ayacuchano, migrante, educador, pero sobre todo un hombre que salió adelante, que nos da ejemplo de entrega por el progreso. Lo dejo en la sala de embajadores, me dice que tiene muchos pendientes, yo le creo, me promete que trabajará por Ayacucho, también le creo.


Entrevista congresista urquizo