Page 1

UNA POLITICA EXTERIOR CON RUMBO

Nicolás Escalante

Agradezco a la Fundación Colosio la posibilidad de hacer una reflexión sobre la  política exterior de México. Considero   esencial   partir   de   lo   que   debe   de   ser   una   política   con   respecto   al  entorno internacional.  En primer lugar debe de responder a los intereses reales de  nuestro   país,   por   encima   de   cualquier   vecindad   o   alianza.   Debe,   en   segundo  término, estar basada en principios, como los plasmados en nuestra Constitución,  más allá del pragmatismo momentáneo.   Tiene que plantear líneas a seguir en  todas las instancias, es decir ser entendible para aquellos que la ejecutan y no  variable   de   acuerdo   al   interlocutor   y   a   las   simpatías   o   antipatías   que   pueda  generarnos.   Finalmente   tiene   que   estar   basada   en   nuestra   capacidad   real   de  interactuar   internacionalmente   a   cualquier   nivel,   es   decir   en   relación   a   nuestro  poder   real   frente   a   otro   país   u   organización   internacional,   buscando   apoyo   en  países con necesidades, aspiraciones y principios semejantes a los nuestros. Durante   muchos   años   México   gozó   de   un   respeto   internacional   amplio.   Aun  aquellos   que   podían   tener   diferencias   en   cuanto   a   las   posiciones   que  adoptábamos,   respetaban   el   hecho   de   un   invariable   seguimiento   del   derecho  internacional público, que era, además, nuestra primera línea de defensa ante los  poderosos del momento. Ese respeto se ha ido desvaneciendo al tratar de obtener  resultados internacionales a cambio de hebillas y botas de regalo o mediante el  empecinamiento en seguir líneas que más sirven a otros que a nosotros. Tenemos   que   aceptar   que   nuestra   economía   está   ligada   a   la   de   los   Estados  Unidos, la dependencia comercial, producto de asimetrías históricas, no ha sido  resuelta mediante el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que aunque  ha   servido   para   nuestro   desarrollo   industrial,   amenaza   con   llevar   a   la   ruina   al  campesino mexicano. Es un tratado cuyo contenido no ha sido respetado por una  de las partes, cuando sus intereses lo requerían, con pretextos relacionados con la  soberanía de los estados que la constituyen. Además no atiende realidades, como  las   de   las   migraciones   mexicanas   hacia   los   Estados   Unidos,   que   solo   serían  reconocidas   a   cambio   de   la   cesión   de   soberanía   mexicana   en   materia   de  energéticos.


Por otra  parte  la   creciente  xenofobia  en   los Estados Unidos ha  sido   causa  de  múltiples   violaciones   de   los   derechos   humanos   de   nuestros   migrantes   y   de   la  generación de leyes que atentan cada vez más en su contra. La gran mayoría de  nuestros migrantes, documentados e indocumentados, realizan labores que nadie  quiere   hacer   en   los   Estados   Unidos,   participan   en   la   actividad   económica  generando riqueza y bienestar y sufren violaciones a todo tipo de derechos. Es  indispensable buscar que esos derechos sean respetados, para lo cual se requiere  un cuerpo consular más activo y no reactivo, que es lo que ha ocurrido en los  últimos años. Es  inaceptable  que  el   arresto   de  ciudadanos  mexicanos  no   sea  comunicado  a  nuestros   consulados,   en   tanto   que   el   de   ciudadanos   americanos   es  invariablemente comunicado a las misiones consulares de ese país en México. A  pesar de las asimetrías y del argumento de algunos estados en ese país de que  ellos no firmaron la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, lo que no  era de su incumbencia, o quizás con el mismo argumento, debería aplicarse una  estricta reciprocidad. Debemos   volver   a   impulsar   entre   nuestros   nacionales   y   los   ciudadanos  americanos   de   origen   mexicano   el   orgullo   por   nuestra   cultura   y   su   herencia  histórica,   como   un   medio   de   integración,   para   gestar   la   fuerza   política   que   se  requiere para llegar a posiciones de poder y fuerza política que sirvan a nuestros  intereses nacionales en los círculos de decisión de Estados Unidos.   En materia de seguridad y de narcotráfico, debe insistirse en la corresponsabilidad  de ambas partes, ya que el consumo de enervantes ilegales tiende a crecer en los  Estados Unidos y a convertirse en un problema interno en México y los acuerdos  de la iniciativa Mérida no se han cumplido, en cuanto a la entrega de la asistencia  comprometida,   ni   en   tiempo   ni   en   volumen.     Sin   la   reducción   del   consumo  americano y la interdicción de la venta y cruce de la frontera de armas adquiridas  sin   restricciones   en   ese   país,   será   casi   imposible   reducir   las   actividades   de  organizaciones criminales, que no solo obtienen ganancias, sino armamentos, que  las convierten en un problema de seguridad nacional y corrupción, que no tiene  vías de desaparecer. Nuestra   relación   con   América   Latina   y   el   Caribe   ha   sido   dañada   durante   los  últimos diez años y medio, por acciones frívolas y falta de respeto a acuerdos,  como el del voto comprometido a la República Dominicana para un asiento en el  Consejo   de   Seguridad   de   las   Naciones   Unidas   en   2001,   que   nos   ocasionó   la 


pérdida de   votos   de   todos   los   caribeños   en   diferentes   foros.   Las   posiciones  intervencionistas en Cuba y Venezuela tampoco fueron bien recibidas en América  del  Sur,  como  cuando  se  ofreció  una política de  puertas abiertas  en  todas  las  misiones diplomáticas de México a todos los cubanos, o como cuando defendimos  un punto que no estaba en la agenda en una Cumbre Iberoamericana, a pesar de   que la parte interesada no nos lo había solicitado y seguimos el mismo asunto en  otro país. Esto sin mencionar el “cenas y te vas”, cuando solo éramos sede y no  anfitrión de una reunión convocada por las Naciones Unidas. Es   indispensable   reintegrarnos   política   y   económicamente   a   América   Latina.  Desde   el   punto   de   vista   político   nos   devolverá   el   respeto   de   los   países   que  conforman el subcontinente y desde el punto de vista económico nos abrirá no  solo   oportunidades   comerciales,   sino   posibilidades   de   integración   en   proyectos  energéticos y de otros tipos, que van más allá del simple discurso. Es necesario participar en diálogo Sur­Sur. Si bien México tiene una economía  más   importante   que   la   de   muchos   países   de   América   Latina,   Asia   y   África,  continente del que con todo y sus 52 países con votos internacionales y donde  Brasil   y   Argentina   actúan   con   éxito   políticamente   y   desarrollan   un   amplio  comercio,   nosotros   parecemos   ignorar   su   existencia.   Las   posibilidades   de  acuerdos   políticos   y   económicos   con   todos   ellos   pueden   ser   extremadamente  útiles   para   una   integración   de   países   en   desarrollo   y   la   defensa   de   nuestros  intereses globales. Europa y los países más desarrollados de Asia han sido vistos únicamente como  posibles   clientes   comerciales.   Si   bien   es   indispensable   diversificar   nuestro  comercio   y   buscar   otras   fuentes   de   inversión   externa   para   disminuir   nuestra  dependencia   de   los   países   del   norte   de   América,   es   previsible   que   podamos  gestar apoyos mutuos en materia política, cultural y de desarrollo social con ellos.  La   preparación   en   métodos   de   investigación   y   capacidad   de   crear   tecnologías  propias debe ser básica dentro de los programas de cooperación e intercambios  científicos internacionales. En materia de política multilateral debemos volver a los temas de desarme nuclear  y   convencional.   Participar   en   temas   de   derechos   humanos,   cuidando   que   lo  interno   responda   a   lo   que   planteamos   fuera.   Incrementar   nuestra   lucha   por  mejorar el medio ambiente, no solo en materia de emisiones, sino en la previsión  de que los recursos de agua dulce se están agotando y pueden convertirse en 


problemas causantes de conflictos internacionales a mediano plazo. Es decir ver  hacia el futuro para buscar soluciones antes de que sea demasiado tarde. Para   concluir   esta   intervención   debo   recordar   la   plataforma   de   principios   de  nuestro Partido, donde se define el nacionalismo revolucionario dentro del proceso  de   globalización,   como   la   forma   de   preservar   nuestra   identidad,   soberanía   e  independencia y defender nuestros recursos estratégicos y a nuestra mexicanidad  como algo que no nos aísla, sino que por lo contrario, nos armoniza con un mundo  interdependiente,   en   el   que   solo   podemos  interactuar  si   tenemos   bien   definido  nuestro ser nacional. Muchas gracias. 

Nicolás Escalante Barrett, militante del PRI desde 1963, fue miembro del Servicio  Exterior Mexicano durante 39 años. Con puestos diplomáticos en Oceanía, África,  Europa, América Latina y Canadá, y fue Cónsul de México en Sacramento,  California, donde se le otorgó el Premio Águila por Defensa de los Derechos  Civiles, y Cónsul General de México en Arizona. Fue titular de la Embajada en  Namibia y de la Embajada en Venezuela, en capacidad de Encargado de  Negocios, con la misión de restaurar la relación a nivel de Embajadores entre  México y ese país. Actualmente es Profesor de Tiempo Completo en las Carreras  de Relaciones Internacionales y de Ciencias Políticas en la Universidad  Internacional en el Estado de Morelos (UNINTER) y es el Director del movimiento  Buena Imagen Morelos.     

UNA POLITICA EXTERIOR CON RUMBO NICOLAS ESCALANTE  

Nicolás Escalante Debemos volver a impulsar entre nuestros nacionales y los ciudadanos americanos de origen mexicano el orgullo por nuestra...