Page 1

POR UN COMPROMISO CON LA CALIDAD DE VIDA Y LA EQUIDAD. MARCO ANTONIO SOTO HEMKES Desarrollo urbano y calidad de vida. En la propuesta un Programa para México, se implementa la visión del país que queremos a futuro, de muchas de las reformas que se harán, de las políticas públicas que se deberán poner en marcha y de la ineludible participación ciudadana para lograr las metas propuestas. Dentro de esta perspectiva, el Desarrollo urbano y calidad de vida, es un reflejo de las condiciones sociales y políticas, de la revalorización de las funciones del gobierno y de la democracia en sí. A partir de lo anterior, muchos investigadores realizan una revisión de procesos tales como la planeación estratégica de las ciudades, desarrollo urbano sustentable, desarrollo urbano y participación de la sociedad, entre muchos otros temas que constituyen importantes instrumentos que se aplican a la planificación y gestión del territorio, y que han tenido éxito en otros países al otorgarle mayor eficacia a la acción gubernamental sobre el territorio. No obstante, lo fundamental de estas acciones que están regidas por el marco legal mexicano de la planificación, es que incluye un amplio conjunto de referencias que rigen la participación ciudadana en actos de gobierno y decisiones públicas. En nuestro país son varias las leyes federales (Ley de Asentamientos Humanos, Ley de Planeación, Ley Federal de Vivienda) y estatales(Ley para el Desarrollo Urbano del Estado de Tamaulipas, Ley de Planeación) vigentes a la fecha, pero lo importante en este caso, es el contenido en varios artículos de la Constitución Política de México, que se refieren a los derechos y obligaciones de la


ciudadanía, y las facultades que se otorgan a los municipios en la participación social, formulación, modificación, evaluación y vigilancia del cumplimiento de los planes y programas de desarrollo urbano, la determinación y el control de la zonificación, los usos y destinos de predios de los centros de población, así como la construcción de equipamiento y prestación de servicios públicos urbanos, la protección del patrimonio cultural y la preservación del medio ambiente, entre otros. Todo este marco legal, que incluye muchos reglamentos, permite afirmar que en México si existe una amplia legislación sobre la planificación, el desarrollo urbano, el desarrollo estatal, regional y municipal, a la que se suma la legislación de los estados, y que juega un papel muy importante en la inclusión de la ciudadanía en los proyectos estratégicos para el buen desarrollo urbano de las ciudades, así como para incrementar la calidad de vida de la ciudadanía. Lo único que falta es aplicarla. A partir de lo anterior, es cuando debemos vislumbrar el presente y futuro de la planeación urbana, del desarrollo urbano y de la calidad de vida que merece la ciudadanía. Es relativamente sencillo enfocarse en indicadores oficiales o en los resultados de investigaciones realizadas por organismos no gubernamentales. INEGI, Coneval, CONAPO, entre otros, dan cifras, números y porcentajes del desarrollo social, económico y demográfico del país, estados y municipios. Tales resultados no siempre están apegados a la realidad o no son actualizados a las necesidades de la zona de estudio. Si bien es cierto que logran detectar avances, beneficios y carencias, el proceso de la planificación y el desarrollo urbano va más allá de las estadísticas. La ciudad busca satisfacer y garantizar el acceso a la salud, la educación y otros bienes de servicios básicos como la vivienda, los equipamientos y la infraestructura, o para la defensa de la calidad del medio ambiente y la protección del patrimonio histórico y arquitectónico.


Es importante valorar nuestro crecimiento poblacional, detectar las zonas de riesgo y los polígonos de pobreza no tan solo en los bordes de la ciudad que es el punto donde normalmente se detectan, sino también en el interior de la zona urbana, ya sea por el abandono de inmuebles o por la inseguridad de los barrios o colonias. En Tamaulipas avanzamos, el desarrollo urbano y la calidad de vida es notoria. Todos los municipios del Estado cuentan con sus respectivos planes municipales de desarrollo, se aplica estrictamente la nueva Ley para el Desarrollo Urbano, se protege judicialmente las zonas bajas inundables o en riesgo de los asentamientos humanos irregulares, se han elaborado y actualizado diversos planes de ordenamiento territorial metropolitanos, y los programas municipales de desarrollo urbano en muchas ciudades de nuestro estado, inclusive en comunidades que requieren la planeación de un desarrollo urbano integral y sustentable, se realizan planes parciales y sectoriales específicos. En estos planes y programas aplicados al desarrollo urbano y rural sustentable, se promueve la coordinación intergubernamental, la toma de decisiones, se establecen mecanismos de rendición de cuentas, se impulsa la profesionalización de servidores públicos en el área de planeación, se armoniza el desarrollo urbano con el desarrollo económico con sustentabilidad y equidad, se establecen acciones jerarquizadas a corto, mediano y largo plazo, se proyecta la adquisición de reservas territoriales para vivienda y servicios básicos, se establecen usos y destinos del suelo, se programan nuevas y mejores vialidades, se aprovechan y protegen los recursos naturales, y se ofrece certidumbre jurídica en la tenencia de la tierra. El planteamiento del Derecho a la Ciudad, en conjunto con el marco legal vigente, con políticas públicas eficientes, con la participación ciudadana y con el apoyo de acciones de gobierno puntuales, conducirá a generar alternativas no tan solo de vivienda digna para las personas que habitan en zonas de riesgo, sino que su enfoque ira mas allá que el de incrementar la calidad de vida a escala urbana y rural, cuando sea el caso.


Por último, y no menos importante para el desarrollo urbano y calidad de vida, es conveniente citar algunos planteamientos a corto, mediano y largo plazo que conforman la imagen objetivo del Programa Estratégico para el Desarrollo Urbano Sustentable de Tamaulipas (PREDUST), y que en este tenor se espera que Tamaulipas consolide: • Un conjunto de zonas metropolitanas activas y promotoras del desarrollo que ofrezcan bienes y servicios más allá de sus áreas de interacción inmediata. • Un sistema de ciudades que promueva la recuperación y preservación del medio ambiente y mitigue los riesgos. • El revertir la pérdida de población en las ciudades medias y concentraciones rurales a partir de proyectos detonadores. • Centros metropolitanos más compactos y con aprovechamiento de suelo vacante. • El lograr una cobertura al 100% en servicios básicos en agua y drenaje en la totalidad de las ciudades medias y básicas de la entidad. • Un crecimiento urbano sustentable, integrando a todos los tamaulipecos en viviendas legalmente constituidas. • El establecer zonas metropolitanas con uso intensivo de suelo y más compactas.

Hoy y en lo futuro, con la planeación adecuada, el Desarrollo Urbano y la Calidad de Vida de los tamaulipecos y la sociedad en lo general, se verá incrementada dignamente. La ciudad pertenece a sus habitantes, por lo que no se puede aceptar que esta sea repartida por condiciones sociales y económicas. La planeación y el desarrollo urbano tienen que facilitar la participación política, económica, social y cultural de los ciudadanos garantizando condiciones de seguridad pública para la convivencia pacífica.

Por todo lo anterior, la ciudad se convierte en Funcional, Segura, Incluyente y con Identidad.

Desarrollo urbano MARCO ANTONIO SOTO HEMKES  

En la propuesta un Programa para México, se implementa la visión del país que queremos a futuro, de muchas de las reformas que se harán, de...