Issuu on Google+

VALORIZACION DE RESIDUOS, PILAR DEL DESARROLLO SUSTENTABLE QUE SE REQUIERE FORTALECER Con la emisión de la LEY GENERAL PARA LA PREVENCIÓN Y GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS, las autoridades ambientales disponen de un verdadero elemento de apoyo a las políticas actuales de desarrollo sustentable de nuestro país, atendiendo un criterio de prevención, donde el manejo integral de los residuos (peligrosos, sólidos urbanos y de manejo especial), deben sujetarse a una adecuada valorización que permita su potencial reutilización al integrarse a las cadenas productivas, lo que sugiere una incidencia favorable en la prevención de la contaminación al integrar la eficiencia ambiental, tecnológica, económica y el mejoramiento social. Mediante el fortalecimiento de la investigación y desarrollo científico e innovación tecnológica, se pretende reducir la generación de residuos al diseñar alternativas para su tratamiento mediante procesos productivos más limpios y la creación de mercados de subproductos. En este sentido la Ley y la lógica indican que, al prevenir o minimizar los residuos, su emisión al ambiente o su transferencia de un medio a otro, a través de un manejo integral, se evitarán riesgos a la salud y daños a los ecosistemas. Como lo señala esta Ley y su Reglamento, la responsabilidad compartida de los productores,

importadores,

exportadores,

comercializadores,

consumidores,

empresas de servicios de manejo de residuos y de las autoridades de los tres órdenes de gobierno es fundamental para lograr que el manejo integral de los residuos

sea

ambientalmente

eficiente,

tecnológicamente

viable

y

económicamente factible. De aquí la importancia de valorizar los residuos para su aprovechamiento como insumos en actividades productivas evitando, en lo posible, la disposición final, limitándola a aquellos cuya valorización o tratamiento no sea económicamente viable, tecnológicamente factible o ambientalmente adecuado. Por otra parte, es del conocimiento público que en nuestro país existen grandes


volúmenes de Residuos de muy diversa índole, donde destacan aquellos que a través de muchos años de operación ha generado la intensa actividad petrolera que se inició desde principios del siglo pasado. Así tenemos que, el residuo más conspicuo generado por PEMEX lo constituyen los derrames de petróleo crudo que, desde las primeras exploraciones de las compañías extranjeras, han contaminado,

y

continúan

ocupando,

grandes

extensiones

de

terreno,

inutilizándolo para el desarrollo de actividades agropecuarias. Al respecto y con el propósito de atender su compromiso social, la paraestatal desde hace ya algunos años, lleva a cabo la remediación de suelos y ha pasado del confinamiento inicial de los residuos de hidrocarburos a la quema de los mismos en hornos cementeros, lo que

se ha convertido en una simple transferencia de

contaminantes de un medio a otro en perjuicio de nuestros ecosistemas y de la salud pública. De igual forma, existen otros residuos que por sus grandes volúmenes de generación constituyen un grave problema para su adecuado manejo, lo que repercute en un manejo deficiente que impacta negativamente en el medio. Tal es el caso de las llantas en desuso, para las que se han establecido diversas alternativas de disposición final que van desde el entierro hasta su quema directa en hornos cementeros, de tal forma que, al igual que sucede con los pasivos de hidrocarburos intemperizados, las soluciones actuales únicamente cambian de sitio o estado físico a los contaminantes de un estado a otro. En este punto no podemos perder de vista que los residuos sólidos de manejo especial son generados a partir de la realización de actividades que satisfacen necesidades humanas,

por

lo

que,

en

consecuencia,

su

manejo

integral

es

una

corresponsabilidad social que requiere la participación conjunta, coordinada y diferenciada de la sociedad y de los tres órdenes de gobierno. Para este propósito, la LEY GENERAL PARA LA PREVENCIÓN Y GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS viene a ser un elemento regulatorio que, a través de las ordenanzas establecer la

de su Reglamento, tiende a evitar prácticas negativas al

valorización de los residuos mediante la aplicación de acciones


específicas o tecnologías de vanguardia que permitan recuperar el valor económico de los mismos mediante el reciclado para la obtención de subproductos de utilidad. No obstante lo anterior, es de suma importancia que, para alcanzar las metas que la misma ley señala, se promuevan los incentivos adecuados, legales y económicos, que brinden a los empresarios de los distintos ramos o a los potenciales empresarios, la certeza de invertir en nuevos proyectos dirigidos a un naciente modelo de negocio donde el Coprocesamiento de residuos puede ser generador de riqueza, de creación de empleos y de acciones que fortalezcan la sustentabilidad ambiental al reducir los impactos ambientales, económicos y sociales que generan los sitios de disposición final, derivados de sus altos costos de operación y de la carencia de verdaderos criterios de valorización. La creación de empresas destinadas a este propósito requiere de inversiones destinadas a proyectos de investigación tecnológica, a estudios de viabilidad y de de mercado, a la evaluación de su cumplimiento ambiental y en general a una serie de consideraciones ya resueltas por la industria tradicional. Es por ende necesario que se facilite el acceso de este tipo de proyectos a los programas de apoyo establecidos por los gobiernos federal y estatal como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, así como a los apoyos que se manejan a través de la Secretaría de Economía y las Dependencias Estatales encargadas de fortalecer el desarrollo de emprendedores y de nuevas fuentes de empleo. Por la importancia de la Gestión Integral de Residuos para encauzar acciones de manejo ambientalmente responsable, de optimización económica y mejoramiento de la salud pública, la federación debe incrementar el otorgamiento de estímulos e incentivos fiscales, como lo señalan las leyes ambientales de nuestro país, a las empresas que respondan a las necesidades y circunstancias actuales del manejo de residuos mediante técnicas de Coprocesamiento que los transformen y recuperen su valor económico, evitando su disposición final, obteniendo energéticos o materia reciclada, sin perjuicio para la salud o los ecosistemas.


4Aprovechamiento racional de los recursos naturales y sustentabilidad territorial - Lic. Roberto Rod