Issuu on Google+

11. “Ciudad Laberinto” PEDRO MAÑAS Poemas: Cambios de estación: "Estaciones” - “ Agosto” Trá-trá-trá-fico Este semáforo PARPA-PA-DEA. Una bocina TROMPE-PE-TEA.

Las poesías de este libro te van introduciendo por todos los vericuetos de la ciudad, deteniéndose en sus gentes, sus objetos, sus rincones, su aspecto según la época del año...

Muchos motores RONRO-RO-NEAN. Esos dos coches CHOQUE-QUE-TEAN. Sus conductores CACA-CA-REAN. ¡Vaya jaleo de carretera! (Va silenciosa la bicicleta).

Todo el libro es un paseo realmente delicioso que nos hace ver una ciudad viva, sensible unas veces, pícara otras, pero eso sí, siempre jugando: los versos planteando propuestas divertidas a partir de lo que cuentan o cómo lo cuentan, las ilustraciones buscando imágenes ensoñadoras con los colores y las formas. ¡Anímate a recorrer esta ciudad! ¡Te está esperando!


PEDRO MAÑAS Pedro Mañas (Madrid, 1981) es Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Madrid, donde en 2004 obtuvo el primer premio de Narrativa Breve. Es también entonces cuando comienza su relación con el teatro universitario, para el que realiza labores de dramaturgia y dirección. A finales de 2007 obtiene el primer premio del “XXVI PEDRO MAÑAS Concurso de Narrativa Infantil Vila d’Ibi” con su libro "Klaus Nowak, limpiador de alcantarillas" . También es autor de varios poemarios infantiles, con los que resultó ganador del “III Premio de Poesía Infantil El Príncipe Preguntón”, y el “II Premio de Poesía Infantil Ciudad de Orihuela”, convocado por el Ayuntamiento de Orihuela y la editorial Factoría K.


Ciudad laberinto

He pintado un mapa sobre la solapa de mi libreta. Un mapa pequeĂąo de una ciudad grande que no se estĂĄ quieta. Las calles se enredan, la gente se escapa y los coches ruedan sobre mi mapa.


La Orquesta Como no hay trompeta, Toca la bocina La furgoneta. Como no hay tambores, Se escucha el rugido De los motores. Como no hay violines, Un señor taladra Los adoquines. Como no hay guitarra, Pasa el chatarrero Con su chatarra. Y al guardia de tráfico Le da un arrebato, Se quita la gorra, Agita la porra Y silba una ópera Con su silbato.


Poemas cambio de estación