Issuu on Google+

Extracto del Capítulo “El Milagro Argentino” en el Libro “Carta a los Apicultores Jóvenes” de la Editorial Hemisferio Sur, del desaparecido Dr. Israel Werthein

“EL MILAGRO ARGENTINO” Estimado Pedro: Me preguntas en tu última carta, qué es eso del “Milagro Argentino” del que tanto se ha hablado. Pues te lo explicaré a continuación... Hubo en el año 1965 en la Argentina , un acontecimiento que llamó la atención de muchísimos apicultores del mundo, a tal punto, que la mayor parte de las revistas de apicultura transcribieron lo que se dio en llamar “El Milagro Argentino”, haciendo conocer así a sus apicultores, lo que nosotros habíamos hecho en sólo un año de actividad intensa, para incrementar el consumo de miel en la población. Y me pareció que ustedes los jóvenes, que entonces o eran muy niños o no habían nacido aún, deberían también conocer y saber de aquel acontecimiento que marcó una etapa especial en la Apicultura Argentina. Lástima que aquello sólo fue como una llamarada y no un fuego persistente, pero como pienso que es muy cierto aquello de que la historia se repite, voy a hacerles conocer ahora lo que nosotros escribimos en esa oportunidad y que luego se transcribió profusamente en todos los centros apícolas. Decíamos así: “ El Milagro Argentino” “Después de la Segunda Guerra Mundial o mejor dicho desde ya hace muchos años, se viene hablando continuamente del famoso “Milagro Alemán”, haciendo miles de conjeturas para explicar cómo ha sido posible ese resurgir de un país, después de la cruenta guerra como la que ha pasado. Los apicultores argentinos tenemos ahora también nuestro milagro: “El Milagro Argentino”. La explicación la daremos nosotros mismos, después de los cual se verá que nada hay de milagroso en ello, sino sólo el reflejo y las consecuencias de una acción tesonera y activa de todo un gremio, dispuesto a imponer algo, que estaba en el ánimo y la conciencia de todos los apicultores argentinos. No era posible permanecer impasible ante el hecho de que mientras en el país, el consumo “per cápita” de azúcar era de 35 kilos en el año, el consumo de miel llegara apenas a 250 gramos por persona. Para modificar esa situación, es que los apicultores argentinos se movilizaron bajo la acción entusiasta de la Federación Argentina de Sociedades Apícolas (F.A.S.A.), logrando tras un año de acción intensa lo que sería después famoso en la apicultura mundial, como “El Milagro Argentino”. ¿Cómo se logró eso? Es lo que haremos conocer en detalle. El problema La situación apícola en la República Argentina al comienzo de la temporada 1965, era la siguiente:


a) Existía en el país un remanente de miel del año anterior sin vender, de alrededor de 10 millones de kilos. b) La cosecha de 1965 se calculaba fácilmente en unos 32 millones de kilos, que sumados a los 10 de remanente, hacían un total de 42 millones. c) El mercado interno consumía apenas 5 millones de kilos anualmente, que para nuestra población de entonces, de 21 millones de seres, daba un promedio “per cápita” que no llegaba a los 250 gramos. d) La exportación absorbía unos 15 millones, lo que hacía que para fines de 1965 tuviéramos un sobrante de 22 millones de kilos. e) Agravaba todo este panorama el hecho de que a tan gran oferta, los importadores de exterior ofrecían cada vez menos por nuestra miel y así, de los 450 dólares la tonelada en el año 1962-63, bajaron el precio hasta los 220 dólares CIF Hamburgo, tambor perdido, lo que daba al apicultor un precio de apenas 22 $ argentinos (o sea 14 centavos de dólar el kilo). Resultado indirecto de esta situación fue, que todos los países productores de miel tuvieron que sufrir las consecuencias de la baja del precio de la miel argentina. Qué hicimos para solucionar este problema 1) Una asamblea general en todas las asociaciones apícolas agrupadas alrededor de la F.A.S.A. resolvió realizar un movimiento nacional para la creación del “gran mercado interno” consumidor de miel, que iba así a respaldar nuestra posición futura de lucha, contra la constante baja del producto en el mercado internacional. 2) Se estableció una cooperación uniforme para todos los apicultores, de 1 kilo de miel por colmena que el apicultor poseyera, para formar un fondo, con el que se realizaría una gran campaña de publicidad “pro consumo de miel”. 3) Los directivos de la F.A.S.A. nos lanzamos al interior del país, visitando todos los puntos más importantes como centros apícolas, para ponernos en contacto con los apicultores primer, explicándoles bien en detalle, cómo mediante el aporte de 1 kilo de miel por colmena, al hacer la campaña de publicidad, se incrementaría el consumo interno y se lograría rápidamente la recuperación de ese kilo que la F.A.S.A. pedía, al producir por lógica consecuencia un aumento en el precio. Felizmente, los apicultores así lo entendieron de inmediato y tras meses de intensa acción de la F.A.S.A. en colaboración con las asociaciones apícolas adheridas, se logró suscribir alrededor de 5 millones de pesos, con lo que se lanzó la campaña para la creación del mercado interno. En qué consistió lo que realizamos 1) Iniciamos la campaña mediante una conferencia de prensa, de la que se hizo eco toda la prensa del país y la radiotelefonía. 2) Creamos un “slogan” que enseguida se hizo muy popular: “Póngale miel a su vida y gane en salud” , que se publicitó por todos los medios: obleas engomadas que se pegaron en los parabrisas de los automóviles, mediante la colaboración de nuestra Comisión de Damas; franjas y carteles que se colocaron en todos los almacenes,


despensas, etc. Confeccionamos un sello con nuestro “slogan”, que hicimos llegar a nuestras asociaciones para que en cada localidad se utilizara para sellar los sobres de todas las casas de comercio y así circuló por todo el país la correspondencia , con el “Póngale miel a su vida y gane en salud”. En el correo logramos que durante 15 días toda la correspondencia fuera sellada con nuestro “slogan” . En los diarios y revistas, todos nuestros avisos aparecían siempre con el “Póngale miel a su vida y gane en salud. Confeccionamos miles de chapas litografiadas de 1,20 x 0,30 m. Que hicimos colocar en la parte trasera de los camiones, con nuestro slogan ya modificado para esta circunstancia: “Póngale miel a su vida...y sonría”, pensando en las dificultades que pueden ocurrir en el tránsito carretero... (nota) El Dr. Israel Werthein menciona, a continuación, 23 puntos más referentes a acciones destinadas a promocionar el aumento del consumo interno, que por razones de espacio aconsejamos leer en su libro. Entre las que se destacan : Ordenamos a nuestras asociaciones afiliadas, a que nadie vendiera miel para la exportación hasta tanto no desarrolláramos intensamente nuestra campaña “Pro consumo interno” y todos respondieron reteniendo su miel. Pero para que ello económicamente fuera posible logramos... Créditos en los bancos con prenda sobre la miel, con lo cual el apicultor no se vio obligado a malvender su producción, mientras se desarrollaba nuestra campaña y la misma comenzara a dar sus frutos. Lo que logramos 1) El mercado interno, al influjo de la campaña de publicidad que estábamos desarrollando, comenzó a incrementarse rápidamente y así al terminar el mes de setiembre, o sea nueve meses después de haberse iniciado, habíamos ya logrado triplicar el consumo “per cápita”, llevándolo a los 800 grs, en base al mercado interno que absorbió 16 millones de kilos contra los 5 millones de años anteriores. 2) Al comienzo, se suspendieron las ventas de miel para la exportación y como consecuencia de ello y del mercado interno que comenzó a absorber grandes cantidades, los exportadores, para poder cumplir con compromisos contraídos, debieron ir aumentando el precio, que de los 30 pesos con tambor muerto, fue elevándose gradualmente hasta llegar a 48 pesos, o sea un aumento de ¡¡18 pesos por kilo!!, con lo que se recuperaba con muy altos intereses la pequeña inversión que había hecho el apicultor, al aportar el kilo de miel por colmena para sufragar la campaña. 3) La unión de todos los apicultores agrupados alrededor de la F.A.S.A. , entidad madre, que al obtener el éxito estruendoso en esta primera campaña, sentó las bases para una acción permanente en defensa de todos los productores...... En las consideraciones finales de este capítulo el Dr. Werthein agrega:


Creemos pues que el “Milagro Argentino” en apicultura , logrando gracias a los dos factores fundamentales que surgen de esta información, la unión de todos los apicultores y la creación del gran mercado interno, puede repetirse en todos los países productores de miel. Y pensamos que no es posible admitir así silenciosamente, que un producto tan noble y tan enormes beneficios para la salud, quede relegado a segundo o tercer término, con un consumo insignificante, como el que hasta ahora hemos estado teniendo en nuestro país.


milagro argentino