Issuu on Google+

hรกbeas รกnima/e

angel daniel solis ESCRITOS del SUR


habeas /e รกnima/e


prefacio La precipitación de las palabras pareciera ser el método mas utilizado a lo largo de esta obra. Solis que se pronuncia desde distintos lugares hacia el existencialismo, evoca permanentemente a distintas apreciaciones de la vida, aunque más bien siempre reparando en su tortuosidad. Desde la poesía (ha confesado que es el lugar donde más cómodo se halla) y recurriendo a la prosa en oportunidades, emplea medio año(primer semestre de 2010) en preparar los textos de Habeas Anima/e, título que parafrasea a la expresión Hábeas Corpus (que significa “que aparezca el cuerpo”); aquí haciendo un reclamo por el alma y el espíritu (Anima/e).

angel daniel solis ESCRITOS del SUR


amor en tres actos Acto I Bebió mi sombra Junto a mi noche El árbol secreto seguirá carente de nombre Salto el color Logro la conmoción Aunque los pájaros callaron Entró desierta Ademanes sonoros me llamaron Esbozos de cierta crueldad Acto II Casi sin permitir la intención Busco dar alas al permiso Un río era mi herida Me ahogó la sed en su desembocadura Elementos danzan Todos ellos en la mente Uno, se sale y busca anidarse En un terraplén de angustia La partitura manchada con café El sol buscando sombra El pan endureciéndose En busca de tu amor Acto III Ha llovido en cada lugar que te recuerdo Qué falta que hace recordarte En ciertos lugares En otros eres abundancia Desazón e imprudencia Sangra la veleta Al saber de ti Hoy estuve vacío.


soy Soy un mar Soy errático Soy mi libertad Soy un dios Tan traumático Soy aún mi propia voluntad


prudencia: brutal sentencia del amanecer

Prudencia Sentada sobre las palabras Gota de lluvia Ánima Expide tu alma Hacia la exención Brutal Canción suena en el sueño De la vanidades De las mansiones De los indigentes Casi indignos Sentencia Alas eruditas En experimental expedición Vuelo de velas Antes que nada Todo de todo Del amanecer Recuerdo que Era yo y quería ser Una vez, solo una vez Entretiempo Colador de las horas


de las razones del bohemio utópico

Una vez Esperé tu voz Y aunque supe que nunca iba a llegar Esperé Una vez Te esperé a vos Y aunque supe que nunca ibas a llegar Esperé Otra vez Supe Que tu voz no llegaría Y aunque yo descreía Me puse a pensar Pensar? Pensar en que? Yo me preguntaba Y como tu nunca llegabas Nadie me contestaba Otra vez supe pensar Y también supe entender Que nunca llegarías a ser tan fiel a mi vida Como la cafeína del café (que tomé mientras esperaba, pensaba, entendía que nunca llegarías)


azar / azahar Describir El aroma del azahar Es tan difícil Como saber amarte El árido andar de las palabras La permeable idea del amor Los crucigramas sin resolver La alusión a la muerte El miedo a los escenarios Las identidades falsas El factor común Los hoyuelos de los pómulos La desgracia en la gracia La nubosidad variable Los planes de exterminio El dios aparte Lo que doy y lo que das El fin de mes La blanca ausencia Las vacantes ocupadas … tendrán que ver entre si?


las verdades Los poetas no saben de amar Solo buscan libertad Quien no entienda que amor Se parece tanto a dolor Nunca será amigo de un espejo No busques la paz Si no hay fe en tus días Se necesitan de canciones Que den alegría


dónde estás? Abro la sombra de un sauce Y adivino que la mañana murió Flota una bruma mas densa que ayer Pienso palabras que no tienen sonido Bajo que luna rezaré? A quien? Para que? Y ahora la lluvia que cae Pareciera que en sentido normal Impactando de lleno en las heridas De forma normal Que luna crearé? Donde encontraré un cuerpo que contenga mis angustias? Para que? Atravesar el largo jardín Sin poder reír Sin saber reír Sin poder saber Donde estas


el nido antesdeayer Cual es el sol Que debo mirar Cual el miedo Que debo sentir Cual el grito Que callar Cual el tiempo Que detener Pendiendo de la butaca Del viaje del nido antesdeayer Donde oía silbar la pava Y veía salir el genio de la misma Cual es la canción Que debo cantar Cual el capricho Que ignorar Cual el río Que nadar Cual el fin Que esperar Ahora un poco lejos Un poco viejo y un poco extraño del nido antesdeayer


Desandanzas del hombre que amaba tanto que una vez tuvieron que darle un soplamoco para que baje a tierra

La calle suele respirar al vernos Los bares nunca descansan El sueño es eterno Y el amor un obelisco Tanto dios se necesita Para sonreír? Tanta lluvia Para sentir? La calle no respira más Los bares no fían El sueño es aeterno El obelisco mira el cielo Tanta bruma Para ocultarse? Tanto amor para herirte? Puede que sea difícil que entiendas, Que en los bares del cielo No hay obeliscos en las calles Que los sueños no respiran Y no podemos fiarnos de la eternidad


aproximación de las ideas

Subo Cierto cielo De cierto color Hasta su orilla Llegan peces Dicen cosas Nadie oye Subo Cierta vez De cierto tiempo Hasta un encuentro Toco una campana Y sé del fin Siempre suena Caigo, Cierto anhelo Permanece húmedo Cuenta alguien Que una vez se oyó Cierta voz Los ríos desprenden Sabores De ciertos frutos En noches desiertas Forman figuras Los gritos distantes De habitantes casuales Que el día atrapa Caigo Entonces hasta el cielo Prendido de cierto sueño En la orilla de la noche Suena húmeda la campana Que llama a los peces Del distante encuentro Subo Hasta una orilla Desierta de frutos La noche me atrapa En cierto anhelo Se oyen gritos casuales


desordenar tu dios No hay nada en la habitación Más que las luces que dan Tus fotos en la pared No existe una invención Que me haga recordar Tus días en carrusel No quedan brotes sin florecer En el jardín fatal De los libros sin final No moja la lluvia más Porque me odies No duerme la ira más Porque sonrías Despertaré tu despertador Para que vayas a dormir Ordenaré tu ordenador Para desordenar tu dios


dias de crear

Inmensa luna sobre sus ojos Que miran la sed Destellos de infancias obscuras Dilatación del ánima Solares desiertos de sueños Sueños bellos pero sin dueños Impronta de acacias Bajo el infinito temporal Se oyen feroces ingenuidades Devoradas por el amanecer Son los pasos dictatoriales Cuyos ecos perduran en el baldío


abrigo de los peces

Estarás pensándome Como una exageración de la estupidez Más creo yo Que tan solo soy Abrigo de los peces He desprendido cierto amanecer Para que nunca sea Tarde tiempo de llevar Los cauces A sus ríos Cuando riegue tus días Tan solo habrá poesía En el filo de las oses Luna en las miradas Y arte en los vientres


así son los días

Ir corriendo hacia un encuentro Que no tiene soporte Un ademán inexacto Una torpeza recurrente Así son los días En ellos vivo Muero en ellos también Buscando luces En tu extrema oscuridad Deshabitando bares Que ayer me cobijaban Así son los días En ellos naufrago Y en ellos me ahogo mas tarde, también Dibujando siluetas En muros incandescentes Lluvias tardías En áridas almas Así son los días En ellos enmudezco Y a veces grito también Así son los días Como vos Y como yo, también


pienso todo el tiempo en ella: la vida

Tanto miedo me dá ver como toda mi vida pasa delante de mí, Aunque, claro, más me asusta que ésta pase por detrás Quien sabrá qué es lo que buscamos Un amor, o un dolor propio proyectado? Por que escribimos cartas llenas de espacios blancos? Cual es el real mensaje? Lo que decimos o lo que callamos? Las canciones que nos gustan, fueron escritas de noche? La noche nos cobija, o nos esconde? Por que esperamos que el poder nos mire? Podemos construir poder también No me basta un solo amanecer por día


atrás de la sombra Atrás de la sombra Ella es una niña que habla Susurra palabras Hasta puede que se le escurra algún gemido Sirviéndose la luz del sol Canta plegarias Esas que nadie oye Atraviesa un parque de fantasía En una verde añoranza Encuentra una guitarra Inventa el dolor que mas tarde sufriría se llena de asfalto se traga el humo y habla como adulto es tan tarde que no sabe que hora es donde es noche, donde día no hay rastros de melancolía en el justo uniforme el que probó atrás de la sombra


diferido uno Lucrecia tiene su cuerpo a una cuadra del mío No hay ríos que nos separen Ni mentiras piadosas, ni de las otras Jamás pisamos un templo, ni un hotel Pero una vez vi sus ojos hasta el infinito Y tal vez ella lo supo Pero no se. Nunca se sabe que tan grande es un mar Hasta que uno se ahoga en él Pero no me quise ahogar. Y ella no me sugirió que lo haga Solo dejo ver el mar en sus ojos Y vi tanto en ellos, que la incomodé Y volvería a ver En Lucrecia la sal


diferido 2 Tuve tiempo de extrañar Aunque preferí soñar Tuve sed Y así estuve todo el día, hasta que llovió Esquivé los espejos Miré el cielo Una estrella en especial Pensé en un color y sin nombrarlo me fui a dormir Amanecí lejos de los espineles Y del olor a tierra, como casi todos los días En la perfecta forma impersonal Que me ofrece la vida y que yo compro gustosamente Extrañé el tiempo Aquel que no he conocido Y tanto llovió que ya no se Lo que es la sed Fragüé las penas Pero no todas Solo las más superficiales Y enfrenté el espejo Y penas ya no había Ni días de que alejarse


sueño Hoy soñé que pasaba algo: Todo pasaba hoy Y mañana no tenía sentido Y yo me quedaba con esa carta Sin escribir Un montón de letras sueltas Y una en blanco Hoy soñé que pasaba algo: Las letras me preguntaban por ti Ya nadie tenía cordura Y yo me quedaba con una palabra en la boca Esa que no voy a decir Un montón de pensamientos juntos Para una sola valentía, que nunca llega Hoy soñé que soñaba algo Todo pasaba Mañana no tenía sentido Todo fue premeditado. Pero inútil. Y yo te esperaba Detrás de un árbol Intentando mimetizarme Para que llegase el otoño


poema para el día de la sangre

Necesito hallar en ti Eso que me falta Y eso que me hace ser yo Más no puedo Solo la sangre me brindas Y no alcanaza Ya no espero que llegue un día Me río de la noche Te alcanzo en una siesta De qué poco sirve la sangre Ya fuera del cuerpo No es como en las poesías Ni una risa Nada es alegría Ni siquiera tu tristeza Cuando yo te falte a ti Ya no serás nada Y yo menos


estandartes de las inquietudes

Luego de haber cocido tanta horas bajo el sol nuestro mate llevará una plegaria a los dioses a los obreros a los disidentes del error antes de soñar y después de aplaudir tendremos algo que llamaremos paz aunque tus sesos se quemen en una hoguera y la prisión sea tan pequeña como la mente dejo mis miedos y fumo y espero que también lo hagas aunque mas no sea esta mañana que perdimos sobre un tren al que nunca debimos subir pues somos profesos ignorantes luego de luego de luego algo llega a los dioses a los obreros a los disidentes del error antes de aplaudir y después de soñar llamaremos al delivery de la paz que vendrá con un plato de sesos cocidos a la hoguera y la mente ya será tan pequeña como una prisión


amó lucrecia Lucrecia una vez amó. Lo vi en un libro Y después ya no. Escribió una carta. Y la guardó en el libro. Prestó el libro. Desgarraba el corazón en esa acción. Las letras de la carta, Se asfixiaron. El libro fue luto. Negras sus hojas, Sus letras, El prefacio y demás. Nunca más amó Lucrecia. Nunca. Cierta vez me llamó. Cubriéndose el rostro, se confesó ante mí: Así me convertí en carta Y aprisionado entre letras Disequé Lucrecia no oyó mi voz. El mensaje fue su error.


Angel Solís ó el entusiasmo por ser decididamente inoportuno en el momento adecuado

Cree dios que existe Y yo me río de ello La verdad no llega nunca Más nadie la quiere saber Como los ríos que son inútiles Aunque es bello Ahogarse en ellos Después de recitar una prosa Tiene forma de nada la vida Y trabajo en ello En darle forma a la nada Para que la vida tome forma. (mía) Avanzada Avanzada la noche Ya no soy yo Vos, la luna El tiempo, un velo transitorio


al hornero del adi贸s

Tanto miedo tienen los hombres Tantos miedos bajo la ropa Tanta m煤sica en las manos Tantos acordes en situaci贸n Mientras esperamos Que se vayan los miedos Los horneros construyen Con menos dudas que paciencia


la impronta en la felicidad De quienes son felices Muy pocos lo advierten Son quienes anhelan que llegue ese momento Que, de hecho, estรกn viviendo


música La música me ha conmovido A lo largo de la vida Y no siempre ha sido la misma música Es quizá por ello Que siempre estoy intentando retribuir esa caricia que recibí Y cada vez que esa conmoción supera determinados decibeles Se lo hago saber a la gente que quiero Que algo que conmueva, sea digno de convertirse en cadena, en una recomendación Es algo que festejo, lo suficiente como para no abandonar, esta hermosa droga llamada música.


circunstancia de las palabras

He decidido que las palabras que empleo Siempre serán circunstanciales Fuere cual fuere la dimensión de mi convicción. El mensaje será tal vez lo único que no podrá ser algo efímero. Por eso empleo mi voz para enunciarlo


Asueto de Amor (declaración explicita)

No hay quizá elemento en la naturaleza que logre emocionarme más que tu sonrisa Por ella, pago, robo, mato, río, lloro y muero


la estrategia La forma que he encontrado de enamorar siempre ha sido una estrategia débil. La torpeza, la absurdez y la cursilería fueron mis grandes caballitos de batalla. Ese fue el motivo de las consecutivas desilusiones para conmigo. Pero lo que determina el éxito de una estrategia no es su debilidad, sino la convicción que se tenga sobre ella.


sin métodos

No existe método científico alguno que justifique lo bonito que es observarte maldecir. No obstante, yo disfruto sin culpa alguna, ese soberano acto.


¿por qué? Mientras el agua hervida cae en el vaso Y pronto será café Yo oigo una mujer cantar Oigo una mujer gritar El agua nunca dejara de caer Aunque el vaso rebase indefinidamente Y yo me beba ese café Y la mujer que oiga cantar sea esa misma que no deja de gritar Y todo se tiña de ese color café Que suele ser tan gratificante en momentos Pero nunca deja de ser amargo No hay azúcares naturales ni artificiales Para opacar esos gritos Oigo cantar a la mujer Y oigo gritar Debería importarme por qué canta O por qué grita Sin importar el café Ojala que ese agua que rebasa Sea el agua de las inquietudes De preguntarnos: ¿Por qué?


cuán capaz Tropezando con tu piel No llegare a conocer Cuan capaz soy Pero estando En la sombra de mi sombra No podré ver que hay Entonces caigo por un balcón Hasta saber cuan capaz soy Y el atrevimiento solo dura Tres pisos Los necesarios Para saber Cuan capaz soy


aylén Que toxica es la sangre cuando esta fuera de tu cuerpo Dímelo a mi, que yo si la he probado Que irreal es tu mirada Que alguna vez creí conocer Que poco es el oxigeno en su totalidad Cuando necesité respirar, luego de que me quitaras el aire Por qué hay tantos mares y océanos Cuando yo solo necesito una lagrima de tus ojos Porque nunca me pregunté que fue lo que me hizo olvidar Que lo importante no eras vos.


advertencia alfa La cautela es ese don que nunca nos deja progresar


Convexas formas No tienen forma los vestuarios de los clubes Ni los sueños de los obreros Ni las maquetas de los estudiantes de arquitectura Ni las artesanías de los anarquistas Ni las ideologías de los anarquistas post neoliberalismo Ni las conductas dentro de los consultorios odontológicos Ni las nubes en campos abiertos Ni los besos pagos Ni las siluetas de los equilibristas Ni los ensayos de los autores de óperas primas Ni los calendarios No tienen forma, solo buenas intenciones.


Advertencia beta (autoadvertencia beta)

Evitar pertenecer a algo que voluntariamente he generado es el acto de cobardĂ­a mĂĄs feroz que me he podido dedicar.


Narración acerca de las narraciones

Creer en algo que sucedió a través de un relato es algo relativamente poco serio Como los recibos de los honorarios de un juez o como la carne sin la compañía de un pan. Peor son las enmiendas y las discuciones que se dan sobre la veracidad de las narraciones sobre hechos tal vez sucedidos. Y peor aún el absolutismo de las posiciones en contra o a favor. Siendo ésta mi humilde postura, promuevo como forma crédula de los hechos, tan solo aquellos que han sido promovidos o protagonizados por vuestros sentidos o acciones.


personalidad No he conocido personas sin miedos Ni miedos que no necesiten personas para ser miedos No he conocido a dios Ni alma previsible He escuchado respetos en forma de silencio e insultos Me he procurado ser yo Ante ti, ante mi, ante dios Ante lo real y lo inexistente Para que jamĂĄs queden dudas Ni miedos Ni represores en libertad Ni sangres fuera de sus cuerpos He venido aquĂ­ a quedarme para siempre.


adveretencia gama La última vez que sentí la necesidad de compartir mis emociones fue ayer. Hoy el día esta templado, hay sol, creo que voy a ir a la laguna.


atardecería Nunca creí que atardecería estando sobre tu cuerpo Las palabras solo me convienen, para evadirme Las acciones disimulan bastante mal mis torpezas Que impacto ineludible es la realidad Ese estadio donde las cosas hay que hacerlas Bien o mal, pero definitivamente hacerlas. Y nunca más atardeció sobre cuerpo alguno Arrepentimientos tardíos, fortalezas internas Quien esta vivo, quien muerto; solo cada quien lo sabe No hay forma mas digna de perder Que ser derrotado por merito propio Y no por dudas acomplejadas sobres posibles incertidumbres Hoy por hoy Cada tarde me sienta bien Y mis aliadas torpezas Son cada vez más sobornables.


sueña tu sueño

Ella no incluirá mi nombre en su próximo poema Yo haré de cuenta que nunca lo leí Ella estará mas segura el día que yo la olvide Yo olvidaré todo menos el final La luz ya es mas lenta que de costumbre Y logré escapar de su sueño Ella había dejado una nota: “sueña tu sueño” Calculé que esa noche no dormiría Y así fue Su caricia oxido mi orgullo Su piedad logró penetrar en mi No leí su poema Jamás lo escribió Yo olvide algunas cosas Ella nunca existió


la angustia de ser un amanecer

Lo imponente suele ser tortuoso Lo aprendí de tu sonrisa Que me envolvía como abrigo de invierno Y huía al llegar cierto verano Mas nada angustiante que ser un amanecer Y saber Que quien primero descubra su divinidad Morirá antes de poder gritarlo Ser un instante de gloria Para después serlo nada Ser un instante de nada Para luego serlo todo Cuando sea viejo Y solo me importe ser feliz Me sentaré en tus piernas Para ver amanecer Y ser tan solo ese instante Tan solo eso que necesito Ser nada, ser todo Tan solo un amanecer


apĂŠndice de una sombra

Tal vez nadie oiga Este pequeĂąo grito De absurda sensatez Que nadie caiga En esta trampa Nadie menos vos Que nadie sepa Que podemos morir Que nadie muera, al menos hoy Tal vez Mi grito Sea solo un grito Tal vez Mi voz Solo un medio Tal vez nadie muera hoy Hoy, Al menos hoy


Certidumbre de un desconcierto

Era evidente Que al menos tu sangre Me harĂ­a feliz PĂĄlido maĂąana Dios enfermo Simpleza eterna


Concierto de una incerteza Haber sentido ReĂ­r dormido Bosquejo de penas Suena silbato en la noche Hora de corregir las cuentas Debilitada por la anemia creativa


Esta Cicatriz No me ense単es a morir Solo te pido tengas a bien Procurarme algo de odio Esta cicatriz suele olvidar su herida No enciendas Falsas euforias No al menos hoy Esta cicatriz suele olvidar su herida


Canción de un llanto que no quería ser poema

Enviada el alerta Solo disminuyo entre los brazos Del dios que no acepto Caída la angustia Me dispongo certezas En pleno vendaval Solo me falto fuerza Para reconocer miedo en el espejo Solo un reflejo atento Mis sueños Librada la pena Cantan en mi tres notas Que siempre oía mientras moría Descocido el lenguaje De las palabras De las imágenes Solo me sobró miedo Para reflejar sueños En un vidrio Tan simple Empañada la herencia De la empatía Del don mas divino Cercada la torpeza Atento contra mi En fin, contra el sol


Pre-impreso de las ideas futuras acerca de tu ser

Trepo hasta mi sitio No es importante saber donde esta Siempre necesito un lugar donde ir Hoy es tu indiferencia mi refugio Caigo desde mi sitio Hasta tu hondo respirar Donde hallo los caracteres Con los que logro formar tu nombre Nunca he podido Pertenecer a un dogma No eres la excepciĂłn No eres mi mal Siento hasta que me arrepiento Siento hasta en mi cara el viento Cierro los ojos Y veo otros mirĂĄndome En que lugar tan inĂştil esta mi locura Si no me atrevo a dibujar sin crayones Tus curvas, tu sonrisa Tu desgracia, ni tu prisa.


Errar es humano, percnotar es divino

A estas horas Ya se habrá consumado Toda venganza No hay señales De vivos Ni de muertos La alegría de los inbéciles Esta enfrascada Envasada al vacío Un error provocó la estadía Subrayo la intencionalidad Juzgó la obediencia A estas horas Habrá ganado el consumo Por sobre el arte Los indicadores Señalan pocas vacantes Para nosotros, los muertos Al menos tenemos Suficiente dinero Para un frasco de inbéciles Un error te acerco a mi Mi error fue no haber advertido Cierta intencionalidad En tu exagerada obediencia


acto sin suspiros Los tropiezos de mi mente Ya no se pueden disimular Mucho menos el ocaso aquel Del que bebo para salvarte Llueven hebras de fe Pero no puedo comprender Donde están las alas de los idiotas Las que me guiaran hasta la sed Enfermo retengo una oportunidad Dejar seco este lugar Ignorar los patios baldíos Donde todo sucede es peor Cuanto abrigo necesitan los traidores Tanto como yo Haber reído en la ultima cena Tan solo eso me sentenció


Intento de descripción del amor en las afueras de un bar (tremendo plagio a prevert)

El amor es algo De lo que se suele no volver Sin marcas en la piel Sin llanto en la fe Sin fe en el amor El amor que alguien una vez sintió Es un andamio partido En una demolición Un estribo de la nada Una nada en la sombra Es la condena De los que confían Es el vuelto del dolor Una rifa de las inseguridades El envoltorio de un desmán


fin / inicio cuando te encontr茅 empez贸 todo soy todo yo sos yo y soy vos o sea mas de lo que se espera el amor hace todo nosotros le damos la forma



Habeas Anima/e