Issuu on Google+


Contenido:

Reflexión sobre el concepto de Paisaje Proyecto: La caja de música Proyecto: Jardín efímero. El jardín de los sentidos. Proyecto: Jardín efímero. El jardín de la memoria. Proyecto: Remodelación de la Plaza de España en Madrid. Proyecto: Area verde de sutura en el Parque Juan Carlos I de Madrid.


Reflexión sobre el concepto de Paisaje. Paisaje es todo lo que nos rodea, nuestro contexto, y como tal afecta a nuestro significado.

Feb2016

Cambiar el contexto puede cambiar el significado, es decir, cambiar cómo nos sentimos o cómo nos percibimos.

En la primera imagen, un personaje aparece sólo sobre un fondo verde. Si ese fondo lo sustituímos por una ciudad egipcia puede ser un Faraón.

Si cambiamos ese paisaje por la platea de un teatro se convierte en un cantante. Si en vez de una platea ponemos la Puerta del Sol puede ser un mimo. Las siguientes dos imágenes ilustran la idea de ausencia de paisaje.

La primera corresponde a la película Matrix, en la que las máquinas han tomado el control de la Tierra y utilizan a los humanos como fuente de energía, éstos creen vivir otra realidad gracias a un entorno artificial en el que son envueltos. Para explicar que su realidad es otra se desproviste de todo paisaje a los personajes con un fondo blanco. Su realidad queda determinada por distintos paisajes que pueden llenar ese espacio blanco.

También en los dibujos de Pocoyó los personajes aparecen sobre un fondo blanco, sin paisaje, aunque en este caso es con otro fin. Es un programa dirigido a niños muy pequeños, en fase muy temprana de aprendizaje. Para favorecer la comunicación simplifica al máximo el mensaje liberándolo del contexto.

En este sentido el jardín zen representa el camino de la vida, en constante cambio. Se puede cambiar su forma infinidad de veces retirando las rocas, alisándolo, colocando nuevamente los elementos y trazando los surcos que representarán las nuevas oportunidades para enfrentarnos a los obstáculos. Cuando visitamos las grandes pirámides de Giza asombra su colosal tamaño, pero si nos alejamos lo suficiente y las percibimos en su contexto, el desierto, no son sino tres pequeñas piedras en un jardín zen.

¿Y qué son estas pirámides sino un cementerio? Lugar de reposo de nuestro cuerpo que, al final, ¿también era paisaje?


La caja de música.

Feb2016

En este jardín el punto de partida es una caja de cartón de 12x28x6cm y una pieza musical, Les Gymnopédies de Erik Satie. Las premisas son: el jardín debe amoldarse a la caja pudiéndose elegir la escala y debe estar inspirado en la música de partida. En Les Gymnopédies se escucha un ritmo en dos tiempos constante, paciente, obstinado, tin-toon tin-toon tin-toon… como un metrónomo, como el péndulo de un reloj, como un latido. Sobre ese sonido baila una melodía ligera, tranquila, voluble, que evoca el movimiento casual de una hoja sobre el agua o una semilla alada llevada por el viento, el de las burbujas flotando en el aire o el de las nubes que se mueven y transforman aleatoriamente…el devenir. En el jardín de Les Gymnopédies quiero plasmar ese devenir. Un espacio de planta cuadrada, estático, limitado por muros de piedra que lo separan visualmente de alrededor y cuyos límites superior (cielo) e inferior (agua) están en movimiento. En ese espacio el observador queda suspendido, como en la burbuja de Peccineti. La burbuja se deshace de sus límites transformándose en hamaca. Desde ahí puede ver el cielo sobre él y puede tocar el agua debajo, ser testigo de ese devenir. El espacio de la caja no ocupado por la estancia cuadrada, estático, sirve de transición con el exterior, dinámico. Es el negativo de la estancia de la hamaca: un bloque de piedra, lleno, ocupa lo que en la estancia es vacío. Esa masa se rompe dejando unas grietas por las que se comunica el interior del jardín con el exterior. En este espacio intermedio el suelo vuelve a ser agua. Es una lámina que moja los pies para acceder al jardín y que se une a la alberca que forma el plano inferior de la estancia. La vegetación también es reflejo del devenir:

“Todo aquello que el hombre abandona al paso del tiempo proporciona al paisaje la oportunidad de ser marcado por él, pro también de liberarse de él. El movimiento es la herramienta del jardinero, las vagabundas la materia. El jardín es el reflejo de cierto placer de existir.” Gilles Clément. El Jardín en movimiento



Angela Martínez. Portfolio