Issuu on Google+

CONTIGO‌ un viaje inesperado


[haz espacio] Este año nos espera un viaje inesperado. Las grandes historias, y con ellas los grandes finales, siempre tienen un inicio, un camino previo, que permiten a los personajes madurar, presentarse a los otros... Eso es la Cuaresma: un viaje inesperado donde nunca, ¡nunca! estamos solos. Dios está con nosotros, CONTIGO. No todos, en la vida, pasamos por los mismos lugares, pero tienes que estar seguro de que, por aquellos por los que pases, Dios siempre será ese "Contigo" que nunca abandona. ¿Te animas? Canto

Caminad mientras tenéis luz antes que os envuelva la tiniebla… ¡caminad!

[espacio de la oración] Salmo 143

El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan. Los ojos de todos te están aguardando, tú les das la comida a su tiempo; abres tú la mano, y sacias de favores a todo viviente. El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente. Satisface los deseos de sus fieles, escucha sus gritos, y los salva. El Señor guarda a los que lo aman, pero destruye a los malvados. Pronuncie mi boca la alabanza del Señor, todo viviente bendiga su santo nombre por siempre jamás.

www.espaciodeespacio.blogspot.com

1


[espacio de la Palabra] La Palabra: Marcos 5, 35-43

… Todavía estaba hablando Jesús, cuando llegaron unos hombres de la casa de Jairo, jefe de la sinagoga, para decirle: —Tu hija ha muerto. ¿Para qué sigues molestando al Maestro? Sin hacer caso de la noticia, Jesús le dijo al jefe de la sinagoga: —No tengas miedo; cree nada más. No dejó que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Cuando llegaron a la casa del jefe de la sinagoga, Jesús notó el alboroto, y que la gente lloraba y daba grandes alaridos. Entró y les dijo: —¿Por qué tanto alboroto y llanto? La niña no está muerta sino dormida. Entonces empezaron a burlarse de él, pero él los sacó a todos, tomó consigo al padre y a la madre de la niña y a los discípulos que estaban con él, y entró a donde estaba la niña. La tomó de la mano y le dijo: —Talita cum[a] (que significa: Niña, a ti te digo, ¡levántate!). La niña, que tenía doce años, se levantó en seguida y comenzó a andar.

¿Cuáles son tus parálisis, aquello que te ata a la cama de la inmovilidad o la pereza? ¿Qué te impide caminar, dar el primer paso en muchas situaciones de la vida? Reconoce hoy la presencia de Dios que te dice: Levántate, camina, anda… Te espera un viaje inesperado. Y pídele, en tu oración, que sea Él el que te acompañe en cada paso dado.

www.espaciodeespacio.blogspot.com

2


En ocasiones vamos por la vida “des-vividos”, faltos de ella… se podría decir que somos “muertos caminantes”. Necesitamos que Jesús nos despierte del sueño en el que hemos caído (el de la indiferencia, la comodidad, la falta de compromiso y coherencia), para con Él abrir los ojos y contemplar y vivir un mundo nuevo: el de la entrega sin medida. Sólo así podremos caminar. Como la hija de Jairo, escuchamos también, en nuestra oscuridad, el grito de Jesús: “Contigo hablo… ¡levántate!”.

Anda… levántate y anda (Álvaro Fraile) Anda… levántate y anda. No tengas miedo, tu no te rindas, no pierdas la esperanza; no tengas miedo, yo estoy contigo, en lo que venga; y nada puede ni podrá el desconsuelo retando a la esperanza anda… levántate y anda. No tengas miedo, no desesperes, no pierdas la confianza; no tengas miedo, yo voy contigo siempre y a donde vayas; no dejes que envejezca un solo sueño cosido alguna almohada; anda… levántate y anda.

No tengas miedo, yo te sujeto sólo confía y salta; no tengas miedo, voy a cuidarte te alzaré cuando caigas; siempre puedes empezar de cero, yo lo hago todo nuevo; anda… levántate y anda. Tú eres mi sueño y mi causa no piense que voy a dejarte caer; voy a despertarte y estaré a tu lado para que cada día sea un nuevo renacer; para que tengas vida anda… levántate.

[espacio del corazón] Pon palabras a lo que has sentido y lo que Dios te ha dicho… Es el momento de dejar que Dios haga espacio en ti y , si lo deseas, compartir con los demás aquello que Dios te ha dicho y te ha hecho sentir hoy.

Canto:

Ven y descánsate, ven y descánsate en Dios, en Dios. (bis) Y deja que Dios sea Dios, deja que Dios sea Dios, tú sólo adórale, tú sólo adórale. Oración:

Señor, Tú tienes misericordia de nosotros te fijas en cómo caminamos: unas veces no sabemos muy bien el camino, otras nos equivocamos, la mayor parte de las veces decidimos no caminar. Da fuerza a nuestra vida, llena nuestros pasos de sentido, haz que nuestro camino nos hable de ti, de tu bondad y tu perdón. Señor, esta Cuaresma queremos caminar CONTIGO. Amén. www.espaciodeespacio.blogspot.com

3


Contigo un viaje inesperado