Issuu on Google+

LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA


El gobierno del general Berenguer y el intento de volver al régimen constitucional de 1876.

Tras la caída de Primo de Rivera, el rey Alfonso XIII encarga la formación de un gobierno al general Dámaso Berenguer con el objetivo de volver al régimen de la Constitución de 1876. Tal propósito era claramente imposible de cumplir. El general berenguer no era un político hábil y, además, la monarquía había quedado implicada en la Dictadura, lo que dio auge a un republicanismo por el hecho de que muchos políticos liberales, intelectuales, nacionalistas, socialistas, anarquistas e incluso militares se habían convertido al mismo. Sólo los políticos monárquicos más identificados con la oligarquía caciquil mantenían su apoyo al rey.


El pacto de San Sebastián y la alianza contra la monarquía. El Comité revolucionario.

Comienzan los primeros intentos republicanos. En agosto del año 1930 los principales partidos opositores (socialistas, republicanos y catalanistas) firman el Pacto se San Sebastián, alianza contra la monarquía entre los diversos sectores que estaban al margen del sistema. Se organiza un Comité Revolucionario, con Alcalá Zamora a la cabeza, con el fin de contactar con los militares y organizar un levantamiento, y con los líderes obreros ya que sin el apoyo de los trabajadores era imposible triunfar. Este Comité Revolucionario llegó incluso a formar un Gobierno provisional de la República.


La preparaci贸n de un golpe militar (15/12/1930).

Se prepar贸 un golpe militar para el quince de diciembre de 1930, al mando del cual estaban Queipo de Llano y Ram贸n Franco.


El pronunciamento de Jaca (12/12/1930).

Sin embargo, el día doce, tres días antes del golpe previsto, los capitanes Fermín Galán y García Hernández se pronuncian en Jaca por la República. El levantamiento fracasa. Los capitanes fueron reducidos con facilidad, juzgados y ejecutados, y casi todos los miembros del Comité Revolucionario encarcelados, mientras el resto permanecería en la clandestinidad. De todos modos, el golpe militar previsto del día 15 intentó llevarse pero fracasó igualmente. El juicio de los detenidos se convertirá en un auténtico mítin republicano y los acusados saldrán en libertad por considerar la justicia que no actuaban contra el régimen constitucional, sino contra una Dictadura. La opinión pública comienza a girar a favor de la República.


La dimisión de Berenguer y el gobierno Aznar.

Berenguer ante la falta de apoyos e incapaz de captar la situación real del país convoca elecciones. La creación de un partido monárquico fue imposible, mientras, los republicanos anunciaban su abstención. Ante tal situación, Berenguer dimine el 14 de febrero y Alfonso XIII, encarga un gobierno efímero a Sánchez Guerra, que el día 18 será sustituido por otro presidido por el almirante Aznar, quien convoca elecciones municipales.


Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931.

Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 se celebran sin incidentes. Triunfan las candidaturas republicanas. Los republicanos habĂ­an ganado de matera contundente en la casi totalidad de las capitales de provincia y ciudades importantes, donde el sugragio era mĂĄs abierto.


El triunfo republicano y el fin da monarquía.

Estos resultados significaban el rechazo a la Monarquía. Se proclama la República en varias ciudades y, ante tal situación, Alfonso XIII abandona la Corona y parte para el exilio. El general Sanjurjo, Director General de la Guardia Civil, se ponía a las órdenes del Comité republicano y al atardecer sus integrantes llegaban a la Puerta del Sol, donde tomaban posesión del gobierno del país y proclamaban la República.


La caída de la monarquía