Page 50

parecía tanto a los de mi infancia que de repente me entraron unas inmensas ganas de salir a la calle y correr bajo la lluvia como hacía entonces. Me había sido concedido el deseo de iniciar una nueva vida y, a pesar de lo luctuoso de la situación, no sufría remordimientos, ni siquiera al ver a la pobre Angustias derramando lágrimas sentada en una descalzadora junto a la ventana. En un principio, al observar su sentida reacción, pensé que pecaba de exceso de fidelidad. Naturalmente entendía que, después de treinta años sirviendo en nuestra casa, se había convertido en parte de la familia y veía lógico su desconsuelo por la pérdida del patrón. Pero si algún forastero ajeno a la vida cotidiana de este pequeño pueblo hubiera contemplado la escena, sin duda creería que la viuda era ella y no yo. No tardé mucho en comprender que, en cierta manera, así era. -Angustias, ve preparándolo todo -le ordené sin apartar los ojos del paisaje-. Voy a llamar a Don Miguel para que certifique la defunción. Cerré el balcón y me aproximé a la mesilla. Tomé el auricular del teléfono y marqué el número vigilando de reojo el cuerpo inmóvil de Aníbal. Me di cuenta que aquella era la primera vez en muchos años que estábamos tan cerca. -Don Miguel, buenos días, perdone que le moleste tan temprano. Es mi marido. Le ha debido dar un infarto. Creo... -guardé silencio dudando si mi explicación le estaría resultando poco afectada al doctor y al hacerlo acaricié la mejilla de mi esposo-. Bueno, creo... que está muerto. ¿Podría usted acercarse a mi casa? Angustias me miraba desde la puerta de la alcoba a la espera de alguna indicación más. Tenía los ojos enrojecidos e hinchados de tanto restregárselos. Parecía hallarse muy lejos de allí. Se sacó un pañuelo arrugado del bolsillo de su delantal y se limpió la nariz. -Muchas gracias, don Miguel. Aquí le espero -le dije al médico con calma y luego colgué delicadamente el teléfono.

Profile for Angela Beato

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Advertisement