Page 4

-Mira por dónde, todo lo contrario que mi mujer -contestó Beltrán riendo-. Aunque he de confesar que con este regalo ha acertado. Bien mirado, gracias a ella nos hemos encontrado, mi querida Lola. -“Sitúese en el carril central y en el próximo semáforo, gire a la izquierda”. -De acuerdo, cariño. Tus deseos son órdenes. Beltrán hizo lo que le ordenaba el GPS sin percatarse de que una señal indicaba que aquella era una calle sin salida. -“Buen chico”. -Parece que empezamos a entendernos, Lola. ¿Sabes? Eres la respuesta a mis plegarias. -“No exageres, Beltrán. Soy un simple navegador”. Escuchar el tuteo y su nombre en boca de Lola terminó por ocasionarle un principio de erección. -Pues ya consigues efectos en mí que ni por asomo ha logrado mi mujercita. El claxon del conductor que le seguía hizo que se percatara del cambio del semáforo. Giró a la izquierda con un acelerón y continuó la marcha a más velocidad de la permitida por esas calles. -“Mmm… Me gusta cuando pisas a fondo el acelerador, Beltrán. Sigue así”. Cegado por la excitación, Beltrán apretó a tope el pedal sin darse cuenta de que a escasos metros frente a él un muro ponía fin a la calle. El impacto fue brutal. Lo último que escuchó Beltrán fue lo que le pareció eran los tonos de una llamada telefónica interrumpidos por la voz de Victoria. -Dígame. -“Misión cumplida”.

Profile for Angela Beato

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Advertisement