Page 30

Error de cálculo Coloqué el cañón de la pistola sobre la cabeza encapuchada, a la altura de su nuca, y tomé aire. Lo fundamental era mantener la mente en blanco, conocía perfectamente la mecánica. Apreté el gatillo. La detonación me provocó un vértigo momentáneo. Me guardé el arma en la cintura mientras miraba el cuerpo desplomado sobre la hierba. Luego regresé al coche caminando con paso firme, siguiendo con una disciplina casi militar el sendero dibujado entre los árboles. Conocí a Tomás en la taberna de Chucho. Apoyado en la barra, paladeaba mi copa con la vista fija en la televisión, donde una presentadora repasaba las miserias de la actualidad sin alterar su gesto complaciente. Fue entonces cuando le vi por primera vez. Se sentó cabizbajo a mi lado y pidió un güisqui doble. -¿Un mal día, Tomás? -preguntó el camarero con atrevimiento de barman viejo. No respondió. Bebió la copa de un trago y dio un golpe seco sobre el mostrador. Le observé con disimulo. Tenía los párpados hinchados y se mordía el labio inferior. No suelo hablar con desconocidos, pero aquella vez lo hice. -Me llamo Alberto -dije extendiendo la mano-. Seguro que tiene solución. Tomás tardó en reaccionar. Se le notaba sorprendido por mi atrevimiento, pero me siguió la corriente aceptando la mano que le tendía y la apretó con seguridad. -Gracias, pero hay cosas que no tienen arreglo -dijo educado y apuró su vaso-. Soy Tomás. Hoy he perdido a un amigo. Dime si eso tiene solución. No dije nada. Pagué mi copa y, cuando iba a marcharme, Tomás llamó a Chucho. -Chucho, sírvenos otra ronda. Yo invito -ordenó. A esa copa le siguieron algunas más. El alcohol propició una charla informal y distendida. Supe que era escolta y cuando se interesó por mi trabajo, derrochando imaginación, le dije que era representante de productos de plástico. Durante algo más de

Profile for Angela Beato

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Juegos de artificio. 20 relatos inflamables  

20 historias independientes en las que se cruzan el drama y la comedia, con protagonistas imperfectos que sufren, dudan, aman, mienten, te e...

Advertisement