Issuu on Google+

LOS CENTAUROS Había una vez una enorme y grandiosa ciudad en medio del mar, y una imponente cadena de montañas. Esta era uno de los ayuntamientos principales de los tauren, los tauren son una mescla entre humanos y toros reconocidos por su gran respeto a la naturaleza, por preservarla y cuidarla a como de lugar.

Un día, mientras la basta ciudad pasaba una tarde común, no muy soleado pero si con grandes vientos, se avecinaron tres grandes colosos, eran caparazones de tortugas al revés con una enorme vela izada en la mitad, de inmediato el pueblo se dispuso a la defensiva, todos tenían miedo, menos los mas valientes guerreros quienes se le encargo dirigirse a la playa e investigar quienes eran los visitantes.

Al tocar tierra los enormes barcos en que descendieron ellos… Los centauros tipos bien vestidos sobre imponentes monturas propias,


los centauros eran una raza originada por el hombre y los caballos, como los tauren nunca habían visto algo parecido entonces supieron que habían ascendido dioses del mar, pues los chamanes habían advertido q algo grade venia. No era de esperar que los dioses no hablaran el idioma de los tauren, aunque así ellos accedieron a guiarlos hacia su ciudad, aproximadamente 40 taurens y 45 centauros, aunque solo eran 10 taurens guiaban a los centauros, los otros permanecían escondidos tras arbustos. Al aproximarse a la ciudad los dioses pudieron observarse casi rodeados de taurens, pues según avanzaban se unían mas de estos.

Los centauros decidieron dejar el camino y volver, quien sabe por que, les esperaba un banquete, pero prefirieron volver a la costa. Al día siguiente, todos estaban emocionados, pero al dirigirse a la costa, se encontraron con que ya no estaban los barcos, y tampoco unas preciosas tablas con inscripciones en malaquita que los taurens habían instalado junto a la playa, pues demás que los dioses se las habían llevado como una ofrenda.


Tiempo después, con gran normalidad en aquel día, el pueblo había puesto una preciosa estatua y vasijas de barro y malaquita esperando la venida de los dioses.

distancias, los taurens creen que dichos actos significa la cólera de los dioses, así que todos vuelven al pueblo.

Tiempo después, pasó lo que se esperaba, vinieron pero esta vez eran demasiados, muchos taurens también esperaban en la playa, esta vez el chaman venia con los taurens, el inmediato dijo: ¡corran!, huyan ellos no son lo que creen. Sin fue un grupo pequeño el que abandono la playa, los centauros descendieron las naves y lucieron sus grandes hachas en señal de mantener

Tiempo después nadie se atrevía a visitar la costa, entonces el pueblo se dirigió de nuevo al chaman este les dijo: -E buscado por todas partes y no logro encontrar mas escape que la guerra pues se acerca una gran devastaciónEntonces los valientes taurens se dirigieron con su lujoso y bien decorado armamento a la


costa, encontraron algo así como un muro de madera, una empalizada y desde la cubierta de los barcos que estaban allí grandes bocas de hierro que lanzaban rocas implacables, entonces al estar cerca al dicho muro paro el fuego, pero pudieron observar como se encontraba el que alguna vez había sido un esplendido bosque, ahora estaba casi totalmente talado. Esto en realidad les lleno de ira a los taurens y de varios golpes consiguieron derribar un fragmento de la empalizada y desplegar sus fuerzas dentro del asentamiento, entonces fue cuando inicio la batalla los centauros contaban con ingeniosas ballestas de fuego las cuales por ser a distancia lograron flanquear la defensa primitiva de los taurens, esta vez los supuestos doses ganaron el encuentro.

Pero esta apenas era una muestra de lo que se venia. En la llanura se posaron las tiendas de campaña tauren entre la costa y la ciudad. Un imponente ejercito, brutal y estratégico, enormes mazos de madera y algunos de piedra con puntas de metales preciados se veían agitar en los aires. Hay q resaltar que esta no era una llanura despejada, unos cuantos arboles y la hierba suficiente como para que no se vieran los pies l, los taurens se encontraban con la moral en su punto mas alto.


sus ballestas y espadas de estaño superaban las armas de los taurens, si embargo la fuerza y resistencia de los taurens los logro mantener a ralla.

Unos cuantos días después, con protocolos desconocidos para los lugareños los centauros se acercaban a la ciudad, cuando se vieron frente a frente con los tauren, sus estruendosos tambores de guerra empezaron a sonar y si mas avisos inicio la batalla. Los agiles centauros se aproximaban galopando mientras impetuosos tanque los esperaban, panteras y jaguares se veían defendiendo sus dominios, fue una guerra espantosa, se veía picardía pos parte de los centauros pues con

Los taurens ganaron la batalla, pero esa guerra aun hoy esta en pie, aunque ya no es tan trascendente, después de todo ya es una guerra de pocos, pues son pocos los taurens y más aun aquellos que permanecen en pie con el valor y la fuerza de sus antepasados. Poco


a poco los influyentes centauros y otras razas invasoras que junto a ellos envenenaron los bosques y la cultura de todas las razas del lugar, Hoy esta guerra no importa, pero alguna vez a muchos les importo, hoy permanece en la oscuridad pues hay mucha arena tapando aquel fuego.

FIN.


los centauros