Issuu on Google+


Bien podr铆a la naturaleza ser nuestro Dios... tiene el poder de destruir y dar vida, mas no de defenderse de su creaci贸n -el hombre-.


Toda manifestaci贸n de vida merece respeto. Por favor, pensemos en nosotros, en nuestro mundo, es el 煤nico que tenemos.


Solo después de que el último árbol sea cortado. Solo después de que el último río sea envenenado. Solo después de que el último pez sea apresado. Solo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.


La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un prĂŠstamo de nuestros hijos.


“Hay descuido y desprecio por los espacios verdes en las grandes ciudades. Falta continuidad en las políticas y cada nuevo funcionario juega a ser Dios. La degradación de los espacios verdes refleja la degradación de la sociedad”


Vivir en la Tierra es caro pero ello incluye un viaje gratis alrededor del sol cada a単o.


El amor es la fuerza más grande del universo, y si en el planeta hay un caos medioambiental es también porque falta amor por él.


"El mundo es un lugar peligroso. No por causa de los que hacen el mal, sino por aquellos que no hacen nada por evitarlo"


La tierra es suficiente para todos pero no para la voracidad de los consumidores.



EL PLANETA TIERRA 11-6