Issuu on Google+

HISTORIAS METÁLICAS DE TUCUMÁN No. 1 – Abril de 2014

Juan Pablo Lammoglia bromeando con el Chino Armando Ahumada. Foto tomada 4 de Junio de 2005 en los camarines de El Monumental, en momentos previos a la actuación de Argento en el festival Culto Rock.

1


FRECUENCIA METÁLICA Y EL COMIENZO DE LOS PROGRAMAS DE HEAVY METAL EN LA RADIOFONÍA TUCUMANA Por ERNESTO DAMIÁN SÁNCHEZ ANCE (Tincho) Somos un país periférico, y por esa condición, muchísimas veces copiamos creaciones artísticas y culturales de los países centrales. En el caso del Rock Pesado, de Inglaterra y Estados Unidos. El Rock Pesado se instaló tarde en la Argentina. Dejando de lado a Riff y la eterna discusión sobre si lo suyo era o no Heavy Metal, cuando V8 grabó su primer disco, la New Wave of British Heavy Metal ya estaba enormemente consolidada, mientras que en EEUU Kiss ya estaba sacándose el maquillaje y el Thrash Metal estaba dando sus primeros pasos. El Heavy Metal llegó tan tarde a este país que, una vez que empezó a haber un cierto mercado, fueron editados a modo de avalancha los discos de bandas como Iron Maiden y Saxon. EL Metal se instaló en nuestro país muy tarde, a tal punto que Kill em All fue editado aquí (aunque aún en vinilo) unos 4 años después de su primera edición estadounidense; y así podríamos seguir poniendo ejemplos. Y si hablamos de la periferia de la periferia, como el caso de la Provincia de Tucumán, el Heavy Metal llegó tardísimo. Hacia mediados de los „80s, mientras en Buenos Aires bandas como V8, Bloke, Thor, Bunker y Hellion ya sabían muy bien lo que era grabar un disco y ser editados por sellos que apostaron fuerte por ellos, en nuestra provincia bandas como Mamut (luego llamada UT), Hades, Hermes y otras, con mucha suerte tocaban en fiestas colegiales organizadas por centros de estudiantes o en algún minúsculo espacio físico. En alguna ocasión escuché que alguien se refería a esa incipiente movida como “la escena del Metal en el Tucumán en los „80s”. Dicha definición me hizo mucho ruido, y quedé pensando en ello, para llegar a la conclusión de que hablar de una “escena del Metal en el Tucumán en los „80s” era una exageración. Muy lejos estaba Tucumán por aquellos años de tener una “escena metálica”, como la que sí existía en Buenos Aires o en España con el Rock Radical Vasco. En la década de 1980, y hasta bien entrados los „90s con el Heavy Metal tucumano no pasaba absolutamente nada. El único intento de un grupo tucumano (Hades) por consolidarse como banda y proyectarse a nivel nacional quedó sólo en eso: un proyecto. En ese contexto, el Heavy Metal en Tucumán tenía sus principales referentes, mas que en los grupos, en los programas de radio que, también, se instalaron en la radiofonía tucumana varios años después que en Buenos Aires, donde ya había a mediados de los „80s programas muy reconocidos como Cuero Pesado, conducido por Daniel Aguilar o bien otro en Radio del Plata bajo la conducción, nada más y nada menos, de Mariscal Romero. ********** Edgar Omar Montenegro es un gendarme de origen salteño que, viviendo en Buenos Aires, pudo ser testigo del origen del “movimiento heavy” en la capital argentina en los „80s. De 2


hecho, pudo ver grupos como V8 y la banda española Barón Rojo. Trasladado a Tucumán en 1986, dos años después, luego de conocer a dos chicos que escuchaban Heavy Metal, logró concretar su proyecto de realizar un programa dedicado exclusivamente al Rock Pesado. Esas dos personas en cuestión, eran Mónica Maruf, de la localidad de Alderetes y Yiyo Hamel, un joven oriundo de Santa Cruz de la Sierra que estudiaba en Tucumán. Ambos formaban parte del programa conducido por Edgar. A ellos se agregaría un muchacho llamado Ernesto Suárez, al que Montenegro apodaba “El torturador de los surcos”. Edgar, que tenía muy en claro lo que eran los programas especializados en Heavy Metal en la metrópoli argentina, entró en contacto con Radio Libertad (FM 100.3), ubicada en el corazón de Banda del Río Salí (1), a escasos metros del Ingenio Concepción, en la zona que la gente más vieja del lugar aún conoce como Guzmán (2). La emisora en cuestión no escapaba al molde de la mayoría de las estaciones de radio del interior de la provincia ni de las barriadas de San Miguel de Tucumán, ya que en ella predominaba la música “bailantera”, Folklore y lo que se conoce como música latina. Como observará el lector, el programa de Montenegro y compañía nada tenía que ver con la tendencia de FM Libertad. Muy bien podría haber sido incluido en la grilla de programas de la por aquel entonces líder emisora en materia de programación apuntada al público joven como FMI Stereo, la emisora de Frecuencia Modulada de LV 12 Radio Independencia, en donde se lucían Jorge Catalán y Sonia Cisneros Trejo. Pero las cosas se dieron así… el primer programa de Heavy Metal de Tucumán (3) tuvo su cuna en una emisora en la que el Rock Pesado era totalmente extraño, desconocido y ajeno. Frecuencia Metálica, el programa que Edgar había ideado, comenzó con sus emisiones el Viernes 29 de Julio de 1988. De hecho, el programa se emitía los días viernes de hs 21 a 22, en emisiones que desde el lado oeste del río se captaban con alguna dificultad. Edgar y su programa recibirían el apoyo de Carlos Bonilla, quien en Canal 10 tenía un programa de Rock en el que cada emisión se difundía algún video de Heavy Metal, al entrevistarlo en una radio céntrica, según dice Edgar en una entrevista realizada por el fanzine Revolución, cuyos redactores consideraban al programa de Montenegro líder y espejo de todos los proyectos de programas locales de Heavy Metal. ********** Como ya lo manifestamos, 25 años atrás los programas de radio eran más importantes que las bandas. Ello se advierte, por ejemplo en pasajes de la entrevista que el fanzine Revolución hace a Edgar Montenegro y a Marcelo Carabajal, integrantes del programa Frecuencia Metálica. Una de las preguntas es: “¿Por qué Frecuencia Metálica está quedando en el olvido? A esa pregunta responde Montenegro: “hay gente que se olvida o se quiere olvidar … pero dentro de todo los frutos están ahí, y a veces se acuerdan de nosotros. Hace un tiempo nos invitaron a Metal Killer y a Metal Shock. Esto quiere decir que no estamos tan en el olvido. Es bueno para saber que todos los programas están unidos”. A las expresiones de Edgar, Marcelo Carabajal agrega: “me gustaría que pinte toda la gente que siempre fue a la radio, pero que vaya gente nueva ya que eso te da a pensar que hay flacos nuevos que te escuchan y te dan ganas de hacer cosas nuevas y seguir adelante”. El citado Carabajal una vez que se retiraron Maruf y Hamel de Frecuencia Metálica, fue invitado por Montenegro a integrar el programa. Marcelo presentó a Edgar con Tincho Sánchez Ance aproximadamente en Noviembre de 1988, en cuyo domicilio se llevó a cabo una reunión con la presencia también de Ernesto Suárez. En la misma se decidió dividir cada emisión en bloques de acuerdo a los distintos estilos, como ser el Heavy Metal tradicional, Thrash Metal, Glam Metal y baladas. 3


Frecuencia Metálica, en esta nueva etapa, pasaría a ser un programa de gran arraigo entre los por entonces escasos cultores tucumanos del Metal Pesado que ya, lejos de escucharlo en sus hogares, en muchos casos, preferían dirigirse a la radio y presenciar in situ las emisiones. FM Libertad, los viernes a la hora de Frecuencia Metálica, hacia 1989, era “invadida” por “metálicos” que venían desde San Miguel de Tucumán y por otros que vivían en la misma Banda del Río Salí. El paulatino incremento de jóvenes que escuchaban Heavy Metal, la esmerada producción de cada emisión y el buen trabajo de Montenegro, generaron el ya inevitable pase de Edgar Montenegro a Radio Activa y, luego, a FMi Stereo. Pero eso ya es otra historia. Una historia muy interesante en hechos y personas… ___________________________ (1) Banda del Río Salí es una ciudad que limita con San Miguel de Tucumán. Separa a ambas un tramo del Río Salí, el principal curso de agua de la provincia. (2) En Banda del Río Salí, se conocía como “Guzmán” a la zona del Ingenio Concepción y alrededores. Se origina esa denominación en el apellido de uno de los propietarios que tuvo la fábrica, Alfredo Guzmán, quien llevó adelante la modernización del ingenio. La trascendencia que tuvo Guzmán a nivel provincial no es el objeto de este trabajo, pero quienes se interesen por el Tucumán del Siglo XX, muy bien harían en conocer su biografía. (3) Estamos prácticamente seguros que Frecuencia Metálica fue el primer programa de Heavy Metal de Tucumán. Hasta el momento, no tenemos conocimiento de otro que lo haya antecedido. En esos últimos años de la década de 1990, también había otro programa especializado en Rock Pesado, EL OJO BLINDADO, conducido por Mario Ponce de León, que se emitía por Radio Ciudad (FM 106.3) desde sus estudios ubicados en calle Santiago entre Muñecas y Maipú. Ciudad era la emisora tucumana que por aquellos años retransmitía en Tucumán a la novel Rock & Pop. Tanto en San Miguel de Tucumán como en Banda del Río Salí, hubo otros programas “metálicos” entre 1989 y 1990, pero Frecuencia Metálica y El Ojo Blindado eran los más escuchados hasta la aparición de Metal Shock, por Radio Contacto (FM 104.5) en Mayo de 1990, que se convertiría en el programa de la época que más años estuvo en el aire. Creemos que, aunque con prolongadas intermitencias, Metal Shock realizó su última emisión en 2004.

4


El equipo primigenio de Frecuencia Metálica. En la foto se observa al operador de FM Libertad cuyo nombre desconocemos; parados encontramos a Mónica Maruf y a Yiyo Hamel; sentado Edgar Omar Montenegro. No podemos precisar la fecha en que esta foto fue tomada, pero muy probablemente date del Invierno de 1988. A espaldas del operador se puede ver un afiche del disco de Dyango “Cae la Noche”, editado por el sello EMI en 1988; detrás de Mónica se observa un afiche del disco “Nada que fingir”, de Gabriel Ogando, del año 1986; y tras Yiyo, es visible la carátula del LP “Nube Nueve”, de George Harrison, editado en 1987. Aunque los mencionados discos nada tengan que ver con el Heavy Metal, creemos oportuno mencionarlos como reflejo de la época en que fue tomada esta foto.

5


La Revista METAL, de Editorial Magendra, solía dedicar una página por número a los programas de Rock Metálico que se realizaban en toda la Argentina. En su número 102 (año 1988) se refirieron a Frecuencia Metálica. De esa nota hemos rescatado algunos datos que desconocíamos. Nos sorprende la mención a un neuquino apodado Billy como integrante del programa, de cuya existencia y presencia en Tucumán no teníamos el menor conocimiento.

6


EL CHINO Por ERNESTO DAMIÁN SÁNCHEZ ANCE (Tincho) Fue un guitarrista limitado a quien -me parece- muy poco le importaba “pifiar” bastante seguido. No solo eso. No creo que perfeccionarse como guitarrista haya sido motivo de su interés. Nadie me “condenará” por lo arriba manifestado como tampoco por decir que era una constante verlo bajo los efectos de esto o de aquello. De hecho, él mismo solía bromear cuando a su ex – banda (Argento) se la “acusaba” de nazi y de fascista, diciendo “Yo soy fascista porque fumo faso”. Era de baja estatura y delgado, morocho, de pelo negro y ojos rasgados, motivo éste por el cual tenía como apodo “Chino”. Se llamaba Armando Ahumada. Era raro verlo enojado. Por lo general, estaba haciendo bromas y provocando con sus ocurrencias las carcajadas de quienes estaban con él. Al Chino no se lo podía no querer. Si bien no lo conocí mucho, creería que no tenía maldad y, en su trato conmigo, siempre fue bastante respetuoso, inclusive en una discusión que tuvimos sobre las drogas. El Chino era un loco que siempre tenía una ocurrencia. En el año 2004, mientras Argento tenía que ensayar unos temas nuevos que esa misma noche debía tocar en un recital al que había sido invitado, le insistía al resto de la banda con ensayar un tema que estaba decidido no sería ejecutado en esa oportunidad. Ya molesto, y de manera muy poco amable, Juan Pablo Fernández Izquierdo, el bajista de Argento, le dijo “Chino, entendé… no hay tiempo para ensayar ese tema… date cuenta que tenemos poco tiempo”. El Chino se calló y, con cierta cara de fastidio siguió ensayando. Minutos después, Juan Pablo Lammoglia, el vocalista, le preguntó al Chino como para descomprimir la situación: “eh, Chino… ¿te vas a hacer la cresta?”, a lo que el Chino salió con una respuesta increíble: “No hay tiempo, date cuenta que tocamos esta noche y no tenemos bien ensayados los temas. No hay tiempo”. La humorada del Chino generó la carcajada del baterista (Tomás Maciel), del vocalista y la mía, mientras que Fernández Izquierdo evidenciaba un dejo de fastidio. Realmente, estar con el Chino era para reírse, como cuando en la sala de ensayo cantaba Heaven and Hell ante la risotada de todos los presentes. Lejos de avergonzarse por su pésimo Inglés y sus escasas virtudes como vocalista, cuanto más se reían quienes estaban escuchándolo, más se inspiraba y mas quería hacer reír, como en un recital que tuvo lugar en Acheral a fines de 2004, en el que por sus ocurrencias en el escenario todos los presentes le cantaban “Olé olé olé olé … Chino, Chino”. Mientras ejecutaba la guitarra se arrodillaba y hacía poses, lo que generaba más risas y arengas. Esa noche de Acheral, por momentos, por la familiaridad con que se estaba produciendo el recital de Argento, parecía que estábamos en un ensayo en Hangar 18 (1) El Chino, mas allá de algún otro grupo que pudo haber integrado ocasionalmente, tuvo dos bandas estables. Una fue Argento, y la otra fue Arma Sangrienta, que formó bastante tiempo después de su partida de la primera. En Argento, el Chino a menudo chocaba con la muy fuerte personalidad de Fernández Izquierdo, con quien en más de una ocasión lo vi discutir hasta que, de la manera más amigable, se alejó de la banda para ser reemplazado por Martín Rodríguez (La Bruja). Fue tan en buenos términos el retiro del Chino de Argento, que hubo ocasiones en las que luego de su partida de la banda, lo hicieron subir a tocar algún tema. Argento es un grupo que ya tiene más de 10 años. El Chino apenas estuvo un año y medio en el grupo y, si bien en aquellos años (2004 / 2005) Argento era una banda de principiantes, quienes seguíamos al grupo en aquella época tenemos gratísimos recuerdos 7


de ese guitarrista descarado y desinhibido que con su actitud en el escenario relativizaba sus falencias técnicas. El Chino solamente es coautor de un tema de Argento, el instrumental 2 de Abril, según figura en los créditos del CD “La Batalla de Tucumán”, del que no participó. Sin embargo, quedó un registro del Chino en la banda. Se trata de cuatro temas grabados en 2005 en el que se destacan la primera versión de un tema muy reconocido del Metal tucumano, como “Vino Marginal” y una intro de guitarra en el tema “Mousa Resiste” (2). El autor de este escrito utilizaba parte del solo del Chino y parte de esa versión de Mousa Resiste como fondo de un avance de un programa radiofónico que se llamó Hagan Pogo. Tengo personalmente un hermoso recuerdo de esa intro de guitarra a la que en broma solíamos llamar “Chino Solo”, cuando en un recital que tuvo lugar en la sede de Tucumán Central el Chino la interpretó totalmente concentrado y serio, mientras Fernández Izquierdo improvisaba arreglos con el bajo, Maciel daba unos golpecitos en los platillos y el “cantor” arengaba, creándose así un espectacular clima previo al primer tema de ese recital de Marzo de 2005. Aunque el Chino interpretó el solo prácticamente igual que en el demo, los aditamentos de los compañeros de banda crearon ese ambiente “tenso” como anticipando el misil de tema que se venía. Años después, el Chino formaría otra banda. El nombre de la misma fue Arma Sangrienta. Su debut fue en el Teatro de la Paz, el Sábado 13 de Diciembre de 2008. No estoy en condiciones de precisar la cantidad de recitales de este grupo, pero seguramente fueron muy pocos. Arma Sangrienta estaba integrado por Ramón Antonio Bórquez en batería, David Alejandro Luna en bajo y por el Chino en guitarra y voz. Testimonio de la existencia de este grupo es un demo – ensayo grabado en 2008 en la sala de ensayo de Rodrigo Carabajal cuándo ésta funcionaba en Avenida Roca. La grabación contiene tres temas propios y un cover de V8: Muy Cansado Estoy. No sé por qué querría hacerlo, pero el Chino me había prometido darme una copia de ese demo. Cuando me lo entregaba, sentía que lo hacía con especial deferencia, a lo mejor esperando que lo difunda en la Rock & Pop Tucumán, emisora en la cual muchas veces hice columnas sobre Heavy Metal, o bien -no puedo dejar de imaginarme- a modo de agradecimiento por utilizar años antes el “Chino Solo” como avance de mi programa. Previo a su muerte, alguna que otra vez me crucé con el Chino en el Centro, cuando ya estaba trabajando en Castillo, comercio donde, tengo entendido, había comprado la nueva guitarra que vino a reemplazar al vetusto instrumento que le conocí en las épocas de Argento. Corría 2011 y no recuerdo quien me informó que el Chino había tenido un grave accidente y que estaba grave. Tengo entendido que cuando iba como acompañante en la moto de un amigo suyo se durmió y cayó en la calle. Un par de veces sentí el deseo de acercarme por el sanatorio en el cual estaba internado, pero como seguramente su familia no tenía la menor idea de mi existencia creí inoportuno hacerlo. Mas allá de que cualquier persona, inclusive la más prudente, puede morir en un accidente de tránsito, y a pesar del impacto que me causó recibir esa noticia, la misma no me sorprendió para nada. Yo imaginaba que el Chino tarde o temprano terminaría, lamentablemente, así. Lo sabía y luego de un ensayo se lo manifesté, mientras me miraba admitiendo tácitamente que se trataba de una posibilidad muy concreta. El Sábado 29 de Octubre de 2011, en horas de la siesta, esperando que se hiciera la hora para ir a la cancha, me llegó un mensaje de texto de Juan Pablo Fernández Izquierdo en el que informaba que el Chino había muerto. Minutos más tarde, escribí en mi cuenta de Facebook el siguiente texto: Estoy muy apenado. Luego de algunos meses internado a causa de un accidente automovilístico, me informa Juan Pablo Fernández Izquierdo que ha fallecido Armando Ahumada (el Chino), ex guitarrista de Argento. 8


Teníamos el Chino y yo una relación de sincero afecto y mutua simpatía. Lamentablemente ya no estará para hacernos pasar gratos momentos con sus ocurrencias tanto arriba como abajo del escenario. Pero quedarán algunas grabaciones que nos harán rememorar lindos momentos y el recuerdo de sus locuras. Que Dios le abra las puertas de su Reino. TINCHO SÁNCHEZ ANCE __________________________ (1) HANGAR 18 era el nombre de la sala de ensayo que funcionaba en la esquina de Saavedra y Mendoza. Sus copropietarios eran Rodrigo Carabajal y Marcelo Rezza, guitarrista y vocalista de Matrero respectivamente. Funcionó en esa esquina hasta Noviembre o Diciembre de 2006, cuando se trasladó a Avenida Roca casi llegando a Avenida Colón. (2) MOUSA RESISTE fue el nombre de uno de los primeros temas de Argento. Mousa es el apodo de un muchacho que, quizás, haya sido el primer seguidor de la banda. Tras una pelea entre Argento y Mousa, sin práticamente alterar nada de la música, al tema se le cambió el título y la letra por completo. Hoy ese tema se llama ARGENTINA RESISTE, y es uno de los más conocidos de Argento.

ARMA SANGRIENTA en vivo en el Teatro de la Paz el Sábado 13 de Diciembre de 2008. Aparecen el la foto el guitarrista y vocalista "Chino" Armando Ahumada y el bajista David A. Luna. No se aprecia de manera clara al baterista Ramón Bórquez. De fondo se observa el telón de Hefestos, banda organizadora de la fecha. Gentileza de Gori Carello.

9


Afiche promocionando un recital organizado por Hefestos en el Teatro de la Paz el Sรกbado 13 de Diciembre de 2008. Entre las bandas invitadas estuvo Arma Sangrienta. Esa noche fue el primero de los muy pocos recitales que dio la segunda banda del Chino. Gentileza de Gori Carello.

10


CUANDO NINGUNA BANDA TUCUMANA PUDO TELONEAR A ALMAFUERTE Columna de Ernesto Damián Sánchez Ance en Rock & Pop Tucumán en las semanas previas a la presentación de Almafuerte en San Miguel de Tucumán, el 24 de Agosto de 2013. Quiero aclarar que lo que a continuación voy a expresar corre única y exclusivamente por mi cuenta, mas allá de que quienes me acompañan en este programa compartan o nó lo que sostengo. No viene al caso referirnos a la trascendencia de Almafuerte en el Heavy Metal argentino. Hablar de la importancia de Iorio y su grupo es totalmente redundante, pero sí hay que decir que, cuando su grupo V8 era conocido por apenas un puñado de seguidores del Heavy Metal, que cuando V8 ni siquiera había editado Luchando por el Metal, recibió un muy fuerte apoyo de Pappo, músico exitoso y archiconocido que solicitó a los organizadores que V8 participara de un evento de enorme importancia en el Rock Nacional: la edición 1982 de BA Rock. También es necesario recordar que Hermética, otra de las bandas de Iorio, fue soporte de un grupo de incomparable trayectoria: Black Sabbath. Queda claro que Iorio no nació siendo un grande. Sin dudas que por su capacidad inigualable llegó a donde todos sabemos, pero Iorio sabe muy bien lo que es tener que tocar de soporte de una banda infinitamente mas grande y conoce lo que es que alguien más importante que él interceda ante otras personas para conseguir una actuación en un evento multitudinario. ¿Es Iorio una persona que apoya a bandas unders de la Argentina? Seguramente que sí. Entonces no entiendo por qué se opone a que previo al recital de Almafuerte en nuestra ciudad toquen bandas locales. Y más me sorprende esto siendo que, el Sábado 10 Julio de 2010, telonearon a su grupo las bandas Primer Ministro, de Entre Ríos y la tucumana Matrero, con cuyos integrantes y allegados pasó una muy amena jornada el día de ese recital. Entonces me surge otra pregunta… ¿será la posibilidad de que ninguna otra banda toque esa noche una idea de Iorio?, ¿será idea del manager de Almafuerte?, o ¿será idea de quienes los contratan? No lo sé, y realmente prefiero no enterarme. Ricardo Iorio es un músico y autor al que mucho respeto. No solo porque me gustan muchos de sus temas, sino porque también es capaz de vertir sus expresiones política y roqueramente incorrectas en un ámbito como el Rock, en el que, mas allá de que muchos quieran aparecer como enfrentados al Sistema, en realidad son el mismo Sistema disfrazados de rebeldes. Iorio, por mucho de lo que escribe, y por bastante de lo que dice en las entrevistas, es uno de los pocos rebeldes del Rock argentino. No sé realmente de quien es idea impedir que las bandas locales puedan tocar en el recital de Almafuerte. Muchos de quienes me conocen, dirán que yo estoy haciendo lobby para que sean Matrero y/o Argento los que taloneen a Almafuerte. Es verdad que yo quiero que esas bandas toquen esa noche, pero de no ser ellas, me resultaría totalmente agradable que cualquier otra banda tucumana tenga la posibilidad de mostrarse ante una cantidad de espectadores imposible de encontrar en algún recital de bandas locales. El Heavy Metal en Tucumán existe independientemente de Iorio, de Almafuerte y de cualquier otro grupo de Buenos Aires o del conurbano bonaerense. En Tucumán, y más allá de la influencia de las bandas grandes de Bs As, el Heavy Metal no necesita de ellas para existir. 11


Con respecto a que en Tucumán no podrá tocar ninguna banda local, ahora me llega otra noticia que no sé si será tan así… quienes deseen tocar con Almafuerte, deberán pagar una cierta cantidad de dinero. No me dijeron el monto pero yo, si fuera músico, ni se me pasaría por la cabeza poner un Peso para tocar esa noche. En todo caso, con ese dinero, preferiría organizar una muy buena fecha, o destinarlo a grabar un demo. Sé que a nadie le gustará lo que voy a decir, y no me extrañaría que quienes traen a Almafuerte me odien, pero personalmente creo que es sumamente indignante que gente de Buenos Aires venga a ningunear a los tucumanos y que, si tuviéramos conciencia y respeto por nosotros mismos y por los músicos, que en muchos casos son nuestros amigos, NO DEBIÉRAMOS IR A VER A ALMAFUERTE. Aunque para muchos “Iorio es lo más grande del Heavy Nacional”, Iorio no es Dios, ni un semidios al que haya que venerar en una actitud genuflexa. Iorio sí es el principal referente del Heavy Metal argentino al que muchos “idolatran” y otros detestan, pero no deja de ser un mortal como todos nosotros. No iré al recital de Almafuerte, ni como espectador, ni para comentar en emisiones venideras el recital. Independientemente de que me guste bastante de Almafuerte y tenga muchos de sus discos; sin importarme que esta postura de negarse a compartir escenario con bandas tucumanas o pedirles dinero como me han dicho (no me consta que sea así) se origine en Iorio, en el manager, en los organizadores ni en quien fuere, no solo que no iré a esa fecha, sino que propongo, aunque se que nadie me llevará el apunte, no asistir. Pero no me quedaré con eso, sino que, hasta el 2014, no pasaré Almafuerte ni me referiré a ese grupo, por mas grande que sea, en ninguna de mis columnas por éste y por ningún otro programa de esta emisora. Para finalizar reitero que quiero dejar debidamente aclarado que estas son palabras puramente y exclusivamente mías, sin que necesariamente tenga que estar de acuerdo conmigo nadie de este programa, ni banda tucumana alguna.

12


01 historias metálicas de tucumán 01