Page 1

PRIMERA PARTE El ser humano es integral y así como requiere alimento para el cuerpo, también necesita alimento para el alma, cualquiera que sea el nombre que le demos. FACTORES QUE DEBEN TENERSE EN CUENTA PARA FIJAR LA CUOTA DE ALIMENTOS Este es un tema de permanente discusión entre los separados. Los alimentos pueden ser entre quienes fueron miembros de la pareja, entre padres e hijos y entre abuelos y nietos. Para facilitar la comprensión de las diferentes situaciones que se presentan, responderé algunas preguntas que con frecuencia me hacen. ¿Qué debe tenerse en cuenta para reclamar alimentos? Los alimentos se pagan teniendo en cuenta los siguientes parámetros: 1) Vínculo legal. 2) Necesidad, y, 3) Capacidad. Vínculo legal Salvo en los alimentos voluntarios, la ley determina a quién se deben alimentos. En términos muy generales cito a los cónyuges entre si; entre divorciados, si hay cónyuge culpable a favor del inocente; a los hijos menores de edad, por el solo hecho de ser menores; a los hijos mayores de edad, si son incapaces por enfermedad mental o causas físicas. En este caso se deben por toda la vida o mientras permanezca la incapacidad; a los hijos mayores de edad, siempre y cuando sean estudiantes y menores de 25 años. Esta edad se tiene en cuenta porque es la misma que regula la ley laboral para recibir el beneficio de la sustitución de la pensión para los beneficiarios que estudian. Necesidad La necesidad hace referencia a que la persona a quien debe alimentarse carezca de ingresos para satisfacer sus necesidades. Si carece de rentas o ingresos puede reclamar el 100% de alimentos. Si algo tiene puede reclamar alimentos complementarios. Si un alimentario tiene cuotas sociales o acciones en una sociedad de comercio y por dividendos recibe el 70% de lo que necesita para su sostenimiento puede reclamar cuota complementaria de alimentos el 30% restante. Capacidad


La capacidad hace referencia a que la persona obligada a pagar alimentos tenga ingresos, tales como rentas, pensiones, salarios, honorarios, dividendos, donaciones, etc. Esta última anotación la hago porque hay personas que viven muy bien y dicen que no tienen ingresos y no pueden pagar alimentos. Y se les pregunta: ¿Si no tienen ingresos, entonces de qué viven? Y responden: “de lo que mis padres o hermanos me dan”. En este caso lo que le dan sus padres y hermanos es un ingreso y debe compartirlo con las personas a quienes debe alimentos. ¿En qué cuantía se fijan los alimentos? Con muchas frecuencia escucho que hasta asesores jurídicos afirman que los alimentos para los hijos se deben pagar por iguales partes entre los padres o que el integrante de la pareja que recibe salarios debe sostener el hogar. En verdad, los alimentos se pagan en proporción a los ingresos y teniendo siempre en cuenta la necesidad de los alimentarios. La ley considera que una persona está obligada a pagar hasta el 50% de sus ingresos, pero no en todos los casos se requiere el 50% y en los países con PIB bajos casi nunca ese 50% alcanza. Cuando se recibe subsidio familiar, este ingreso debe ser invertido en el beneficiario, independientemente de la cuota de alimentos que deba pagarse. Cuando la cuota de alimentos se fija por las partes, la cuantía puede ser superior al 50%, puesto que la ley sólo se aplica en subsidio del desacuerdo entre alimentante y alimentario. Ahora bien, en el evento de que haya varios hijos, es necesario fijar la cuota para cada uno en particular pues no todos necesitan de la misma cantidad para atender su subsistencia. Un hijo en la universidad necesita más que el del jardín y un hijo con una enfermedad crónica necesita más que el sano. Si el monto total de los alimentos es de, por ejemplo, mil dólares al mes y uno de los padres gana cuatro mil dólares y el otro mil, el primero debe aportar ochocientos dólares y el segundo doscientos. Ingresos que deben tenerse en cuenta para fijar la cuota de alimentos. Salario inferior al integral. Del valor neto, es decir, previos los descuentos de ley, se puede destinar hasta el 50% de lo recibido. Si hay descuentos voluntarios por vivienda y ésta es usada por los alimentarios, esa suma debe involucrarse en el


50%. Las primas y bonificaciones también se tienen en cuenta para fijar la cuota. Si al trabajador le pagan subsidio familiar, bonos de estudio, servicios de salud y similares, el total de estos valores debe ser recibido por los hijos, sin perjuicio de la cuota de alimentos que grave hasta el 50% de sus ingresos netos. Salario integral. En este caso el trabajador recibe mes a mes su salario y sus prestaciones. El costo prestacional se liquida en más o menos el 30% del valor recibido, previos los descuentos de ley y el pago de impuestos y costos financieros que deban hacerse para recibir el salario. Esto significa que el 50% que debe destinarse para alimentos será del 70% de lo neto recibido, sin perjuicio de fijar una cuota adicional en las temporadas de verano, o en diciembre según el caso, para atender los mayores costos que las actividades de recreo demandan en esas épocas. Honorarios. Hay que estudiar cada caso en particular, porque solo deben tenerse en cuenta los honorarios netos o líquidos recibidos. Un profesional puede recibir cinco mil dólares al mes por prestar una asesoría. De esa suma hay que descontar los impuestos que pague, salarios u honorarios que cancele a sus asesores, arriendo de la oficina, materiales, servicios, transportes y costos de operación. Pensiones de jubilación. Se afecta a los alimentos todo lo recibido, salvo los descuentos legales, que generalmente se limitan al seguro de salud. Renta. Se tendrá en cuenta la renta neta. Si se trata de arrendamientos, por ejemplo, hay que descontar comisiones de administración, impuestos prediales, remanente para mantenimiento, impuestos de renta, reparaciones locativas. Usufructos. En la mayoría de casos se les da el tratamiento de renta. Dividendos. De lo recibido hay que descontar todos los gastos fiscales y si se manejan a través de cuentas bancarias, los gastos de administración de estas.

SEGUNDA PARTE El ser humano es integral y así como requiere alimento para el cuerpo, también necesita alimento para el alma, cualquiera que sea el nombre que le demos. FACTORES QUE DEBEN TENERSE EN CUENTA PARA FIJAR LA CUOTA DE ALIMENTOS ¿Debe vender su casa para pagar alimentos?


El código de la Infancia y la adolescencia enseña que el juez deberá adoptar las medidas necesarias para que el obligado cumpla con el pago de los alimentos provisionales o definitivos fijados en auto, conciliación o sentencia. Con dicho fin decretará embargo, secuestro, avalúo y remate de los bienes o derechos de aquél, los cuales se practicarán con sujeción a las reglas del proceso ejecutivo. Según la norma transcrita el juez podría ordenar el embargo, secuestro y remate de la vivienda del deudor y posiblemente de su familia, pero esta interpretación va contra toda lógica, porque sería tanto como privar a la familia del derecho fundamental a la vivienda digna y dejarla sin techo, para dar alimentos a terceros. En este caso no puede haber conflicto entre dos derechos fundamentales de igual categoría y deberá encontrarse otro mecanismo para la satisfacción de los créditos por alimentos. Además, la ley protege el techo mediante el gravamen de afectación a vivienda familiar y lo declara inembargable salvo para el pago del dinero recibido en préstamo para su adquisición. En estricto sentido debe entenderse que el techo familiar no puede ser perseguido judicialmente por obligaciones diferentes a las adquiridas para su compra. En últimas, no debe venderse, ni puede rematarse la vivienda familiar, para el pago de alimentos. No debe quedar con techo bajo el cielo para que otros sobrevivan. ¿En qué forma se pueden pagar los alimentos? Los alimentos se pueden pagar en dinero o en especie y los aportes se pueden hacer directamente o a través de quien tenga la custodia del alimentario. Para evitar que el alimentante sea una especie de dispensador bancario recomiendo que algunos pagos los haga de manera directa, como por ejemplo los costos de educación integral, de la póliza de salud, del arriendo de la vivienda, de la recreación. En cambio, es inconveniente que la persona que no vive con los alimentarios haga el mercado y obligue a los alimentarios a comer lo que él quiera. Es muy importante recordar que ambos padres deben contribuir para los alimentos, en proporción a sus capacidades. Nunca un padre o madre podrá negarse a dar alimento, así no trabaje. En este caso los dará en especie. Los alimentos no son para que se estimule la inactividad del hijo, de tal manera que si éste puede trabajar debe hacerlo, así sea por tiempo parcial. El trabajo, que no sea incompatible con la asistencia a las instituciones educativas, es de gran ayuda para formar empresarios prósperos.


Cuando las mamás o los papás tienen a su cargo el cuidado doméstico de sus hijos, este servicio debe tener un valor y se debe imputar a la cuota de alimentos que debe pagar el padre custodio. ¿Cómo se tasan los aportes acordados en abstracto? En principio no es recomendable fijar aportes en abstracto y menos si los gastos los debe hacer una persona con derecho a reembolso. Si uno de los obligados se compromete a pagar los cursos extracurriculares a los que asistan sus hijos y no pone barreras, es posible que el otro padre los inscriba en cuanto curso haya y de los más lujosos, solo con el fin hacer más onerosa la cuota. Tampoco es recomendable aceptar que el alimentante pague la renta de la vivienda, sin fijarle un tope, porque se corre el riesgo de que la familia beneficiada cambie de residencia a una más costosa, sin que el obligado pueda oponerse. ¿En qué forma se pagan los gastos que son compartidos con otros miembros de la familia? Hay gastos que son exclusivos de los hijos, como el valor de la matrícula escolar y la pensión del colegio. Y hay gastos que son compartidos con otros miembros de la familia como la vivienda, los servicios, el carro, la empleada para los oficios del hogar. En estos casos es necesario hacer el siguiente ejercicio: ¿Qué debería pagar la persona que tiene los hijos, si no los tuviera?. ¿Cuál es el mayor valor que representa el tener los hijos?. Y este valor es el que debe tenerse en cuenta para la fijación de los alimentos. ¿Es conveniente fijar los alimentos en forma global? No lo recomiendo, por lo menos respecto de los gastos particulares. Veamos el siguiente caso: Hay tres hijos de 5, 12 y 18 años. Se fija una cuota global de tres mil dólares con sus correspondientes incrementos. Cuando el hijo de 18 años ingrese a la universidad es muy probable que la cuota sea insuficiente para los tres, y ya graduado el mayor, cuando los de 5 y 12 años terminen sus estudios básicos, es factible que la cuota sea superior a la que debe pagarse por tan solo dos hijos. Como la cuota de alimentos queda sujeta a revisión, el acuerdo global lo que puede generar es una permanente petición de rebajas o incrementos, lo que desgasta la armonía familiar y hasta puede disminuir la capacidad económica


de los obligados, por verse constreñidos a pagar los gastos en esta clase de procesos, que no son de fácil solución. Presupuesto de gastos. A manera de ejemplo y haciendo la recomendación de que cada familia, según su entorno, debe hacer los ajustes de acuerdo con su necesidades, hago la siguiente lista de lo que puede comprender cada uno de los rubros de alimentos. COMIDA.- Desayuno, nueves, almuerzo, onces, comida. Suplementos alimenticios. HABITACIÓN.- Vivienda. (Puede ser arriendo). Servicios de luz, agua, teléfono, tv. cable, parabólica, administración, jardín, (Del valor total se recomienda tener en cuenta solo el 30% para los hijos, que puede ser el mayor valor que debe pagar el padre que los tiene a cargo). VESTUARIO.- Zapatos según las necesidades, medias, ropa interior, pijamas, blue jeans, vestidos para deportes, para el colegio, la calle, y reuniones especiales o de gala. GASTOS PERSONALES.- Aseo, cremas, peluquero, transporte o sostenimiento del vehículo, cuota pago tarjeta de crédito, cosméticos, servicio doméstico, enfermera, niñera, institutriz, pago de prestaciones, cuidado de la mascota, cuando la necesidad y la costumbre obliguen. SALUD.- Médico, Odontólogo, Oftalmólogo, Psicólogo, valor de las citas, de la medicina, de los anteojos, de hospitalización, operaciones, rehabilitación, tratamientos y curaciones. RECREACIÓN.- Cines, teatro, reuniones y fiestas de cumpleaños de los niños y de sus amigos. Regalos de quince años, vacaciones, salidas los domingos, gastos casa de recreo, clases de gimnasia y práctica de un deporte, atención de comidas para sus amigos, cuota del club, gastos en el club, etc. EDUCACIÓN.- Bonos de ingreso, matrículas, pensiones, útiles, transporte escolar, restaurante escolar, loncheras, cursos complementarios y remediales, suscripción al periódico, cursos libres tales como idiomas, natación, equitación, arte, piano y estimulación temprana. IMPREVISTOS.- Reparación de la vivienda, operaciones e intervenciones médicas de urgencias, prestaciones sociales de empleados, seguros de vida y de educación. Para estos casos se puede constituir un fondo de reserva.


OBSERVACIONES.- Los gastos relacionados son una guía y en cada caso particular se deben ajustar a las condiciones de la familia y al nivel social que haya tenido. Cuando la empresa o entidad para la cual trabaja el obligado ofrece subsidios para los hijos, esta ayuda debe aceptarse. En muchos casos es necesario disminuir algunos gastos para que se puedan satisfacer las necesidades mínimas. Seguros de vida y de educación. Para facilitar el sostenimiento futuro de los hijos, en el evento de que uno de los padres muera, y el pago de la educación, las agencias de seguros ofrecen pólizas muy favorables y que, no siendo muy costosas, permiten garantizar a los hijos el pago de los estudios superiores, en algunos casos para cualquier carrera y en la mejor universidad en la que sean admitidos.

Primera parte  

Primera parte

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you