Issuu on Google+

Es un manual con 04 estudios bíblicos divididos en 60 lecciones para la Escuela Dominical.

Por: ELIAS MONÁ LONDOÑO Para cualquier información, sugerencias, comentarios o pedido, por favor comuníquese a los siguientes celulares: 320-6504609, 321-6335898, 317-4874114, Tel. 2301440 Tuluá Valle Colombia. e. mail: Eliasmon57@hotmail.com


Estudios De Un Pastor

 Estudio No. 01.

11

LAS SIETE IGLESIAS DEL APOCALIPSIS

Primera parte.

Leccion: 01.

Lectura: (Apocalipsis 1: 4, 10 – 11, 20) INTRODUCCION AL ESTUDIO: Antes de compenetrarnos a estudiar los mensajes de Dios a las siete iglesias del Apocalipsis, primero debemos hacer un análisis exhaustivo a manera de introducción para darnos cuenta, ¿por qué mensajes tan importantes como esta serie de siete mensajes fueron dirigidos a siete iglesias, que ni siquiera eran las más importantes del momento? Pues debemos entender que las siete iglesias mencionadas en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis no son simbólicas sino reales, o sea que las cartas de Juan a las siete iglesias de la provincia romana del Asia Menor lo que es hoy la Turquía moderna, fueron dirigidas a grupos reales de creyentes de aquel tiempo. Las respuestas a las inquietudes planteadas las encontramos cuando nos damos cuenta que esas siete iglesias siendo reales, representan la iglesia del Señor en general de todos los tiempos y de todos los lugares; y que esos siete mensajes describen condiciones existentes de la iglesia tanto de los tiempos de Juan como de los nuestros, y a la vez proporcionan el consejo apropiado para las necesidades particulares de ellos y también para las necesidades nuestras. El número de siete iglesias realmente es tipológico, porque había más de siete iglesias en el Asia Menor en los tiempos cuando Juan recibió la revelación del Apocalipsis, pues la historia dice que el evangelio había cruzado las fronteras y llegado al mundo habitado de aquel entonces, porque Bartolomé predicó en Arabia y la India, Mateo en Etiopia, Simón el Cananeo en Perusa, Tomas en Media, Partia y Persia, Lucas en Grecia, Pablo en Roma y así sucesivamente, solo por mencionar algunos misioneros evangelistas y algunos lugares.


Estudios De Un Pastor

12

De adrede Dios seleccionó o escogió esas siete iglesias en representación de la iglesia en general de aquel entonces y también de nuestros días, por las condiciones prevalentes que había en ellas, y porque se requería un mensaje de parte de Dios tanto para ellos como para nosotros. Cuando el número siete es usado simbólicamente en las Escrituras, es indicio de plenitud, completo y perfección. Entonces se puede decir que las siete iglesias de Apocalipsis incluyen no solo la totalidad de las iglesias que había en el Asia Menor, sino todas las que existían en el mundo habitado de aquel entonces, y que en términos generales abarca la iglesia de nuestros días; o sea que esas siete iglesias son la plenitud total de la iglesia del Señor en historia, tiempo y lugar. Algunos creen que las siete iglesias de Apocalipsis representan siete etapas de historia eclesiástica, y toman las siete iglesias en el orden como están descritas para dividir los sucesivos periodos de historia cronológica y señalar así el periodo histórico que correspondió a cada una de ellas, hasta el periodo que corres-ponde a la iglesia del Señor en la actualidad. Ellos lo dividen más o menos así: 1. ÉFESO. Época que corresponde desde el año 30 o 34 hasta el año 100 d.C. Era apostólica y tiempo de decadencia espiritual al final de ese periodo. 2. ESMIRNA. Corresponde a la época del año 100 hasta el siglo cuarto, tiempo de persecución imperial, aproximadamente hasta el año 313. 3. PÉRGAMO. Desde el siglo cuarto hasta el siglo sexto o sea desde el año 313 al 538. Época de exaltación de la iglesia desde Constantino hasta el papado. 4. TIATIRA. Desde el siglo sexto hasta el siglo dieciséis, o sea del año 538 al 1563. Época de persecución religiosa, desde el papado hasta la reforma. 5. SARDIS. Corresponde a la época del siglo dieciséis hasta el siglo dieciocho, o sea desde el año 1563 al 1798. Ese periodo corresponde desde la reforma hasta el segundo despertar de la iglesia. 6. FILADELFIA. Corresponde a la época del siglo dieciocho hasta el siglo diecinueve, o sea desde el año 1798 hasta el año 1844. Periodo que abarca desde el segundo despertar de la iglesia hasta la era misionera que llegó a los cuatro continentes con el evangelio de Jesucristo.


Estudios De Un Pastor

13

7. Y LAODICEA. Desde el siglo diecinueve hasta la venida de Jesús, o sea desde el año 1844, hasta que Jesús regrese. Época de conformismo, religiosidad, falsedad e indiferencia por parte de los cristianos, y de gran maldad, escep-ticismo, brujería, hechicería, satanismo, etc. por parte del mundo. Aunque es interesante dividir cronológicamente los acontecimientos relevantes de la historia eclesiástica, y hasta cierto punto las siete iglesias del Apocalipsis son representativas al respecto, se necesita forzar mucho la historia de la iglesia para dividirla en siete épocas distintas que correspondan al carácter y edades de las siete iglesias representativas, y además se pierde la eficacia de los mensajes de Dios dados a las iglesias que no corresponden a nuestro tiempo, porque solo seria para nosotros el mensaje de la iglesia de Laodicea. Sin discutir si las siete iglesias de Apocalipsis corresponden a siete edades distintas, o si las siete condiciones de ellas representan la historia general de la iglesia y su condición espiritual desde ese tiempo hasta el nuestro, al hacer este estudio debemos formularnos dos preguntas: ¿Cómo eran esas siete iglesias, y por qué fueron escogidas para representar la iglesia en general? Las respuestas a esas dos preguntas son sencillas: Primero, ¿Cómo eran esas iglesias? Eran grupos reales con personas iguales a nosotros. Segundo, ¿Por qué fueron escogidas para representar la iglesia en general? Por sus virtudes y sus defectos, por su trabajo y su negligencia, por sus luchas, por sus problemas, etc. ¿Habrá gente que represente mejor la iglesia en general de todos los tiempos que esas siete congragaciones del Asia Menor? Creo que no. Examinemos: Las descripciones de esas siete iglesias nos dicen que había dos iglesias muy buenas: “Esmirna y Filadelfia” había dos iglesias muy malas: “Sardis y Laodicea” y había tres iglesias que en parte eran buenas y en parte malas, o sea iglesias muy regulares, y eran: “Éfeso, Pérgamo y Tiatira” En todo tiempo han habido congregaciones e individualmente cristianos, buenos, malos y regulares, que se ajustan perfectamente a las tres condiciones de esas siete iglesias.


Estudios De Un Pastor

14

Es de anotar también, que históricamente las dos iglesias buenas: Esmirna y Filadelfia se componían de gente humilde que era perseguida. Las iglesias malas: Sardis y Laodicea, incluían a las clases dominantes; esas ciudades se habían hecho cristianas pero eran paganas en su manera de vivir. Y las tres iglesias que en parte eran buenas y en parte malas: Éfeso, Pérgamo y Tiatira, en un tiempo fueron buenas, pero por su conformismo y negligencia se tornaron así. Existen cuatro niveles de aplicación que le podemos dar al estudio de las siete iglesias de Apocalipsis: 1. El primer nivel de aplicación es el histórico. Y como historia podemos pensar que esas siete iglesias realmente existieron, y que cada una experimentaba en particular el problema al cual el Señor se refiere en cada una de las cartas que les envió.  Todas las congregaciones aunque tengan el mismo Dios, la misma doctrina, el mismo bautismo, etc. no todas tienen los mismos problemas, ni todas necesitan el mismo ministerio pastoral, ni el mismo tipo de predicación o de enseñanza (Pr. 27: 23). De ahí, la necesidad del cambio rotatorio de pastores. 2. El segundo nivel de aplicación es el incluyente. Puesto que La Biblia no excluye a nadie de leerla y el libro de Apocalipsis tampoco, pues Dios le dijo a Juan: “Escribe las cosas que has visto, las que son, y las que serán después de estas” y si nosotros que vivimos mil novecientos años después tenemos la oportunidad de leer las siete cartas, cuanto más las iglesias de ese tiempo. Quizá se pueda decir de esas cartas lo que Pablo escribió en (Col. 4: 16). 3. El tercer nivel de aplicación es el personal. Ya que tanto el desafío como la promesa con que termina cada carta es personal antes que comunal, las cartas están dirigidas tanto a congregaciones como a individuos, y personal-mente cada cristiano debe reflejarse a la luz de esas siete cartas, para ver qué tanto de ellas es aplicable a su vida personal y sobre todo espiritual.


Estudios De Un Pastor

15

4. Y el cuarto nivel de aplicación es el profético. Al leer estas siete cartas en el orden como aparecen en Apocalipsis, ellas resumen en general la historia de la iglesia, y son una crónica del espacio de tiempo entre la semana sesenta y nueve, y la semana setenta de Daniel. Por lo tanto esas siete cartas son proféticas. Ya para ir cerrando esta lección preliminar del estudio de las siete iglesias del Apocalipsis, voy a agregar dos cositas más: A. Que las siete cartas de Apocalipsis son una especie de filtro, en las que Dios juzga a su iglesia hoy, a fin de purificarla del pecado, para que no sea condenada con el mundo (1 Co. 11: 32). B. Que la promesa que encontramos al final de cada carta, como escribe el doctor: A.T. Pierson, siguen el orden histórico que narran las Escrituras. Por ejemplo: a) El árbol de la vida mencionado en la primera carta, nos recuerda el huerto del Edén. b) La segunda muerte a la que se refiere la segunda carta, nos recuerda la caída por medio de la cual vino la primera muerte o sea la muerte física de la raza humana. c) El maná escondido del que nos habla la tercera carta, nos recuerda el cuidado de Dios con su pueblo en el desierto. d) La vara de hierro a la que se refiere la cuarta carta, nos recuerda la vara de Moisés sostenida en alto. e) La vestidura blanca de la que nos habla la quinta carta, nos recuerda la vestimenta de los sacerdotes. f) La columna del templo que menciona la sexta carta, nos recuerda el templo de Salomón. g) Y el trono del cual nos habla la séptima carta, nos recuerda el trono eterno prometido por Dios a David. Y por ultimo, es interesante notar también que las siete cartas son dirigidas al pastor o líder de cada iglesia. Esta introducción aunque un poco extensa, era necesario hacerla antes de iniciar en pleno el estudio de estas cartas.


Estudios De Un Pastor

16

Segunda parte.

Lección: 02. MENSAJE A LA IGLESIA DE ÉFESO

Lectura: (Apocalipsis 2: 1 – 7) Intr. Después de una larga introducción que en la lección anterior le dimos a este estudio que hemos titulado: “Las siete iglesias del Apocalipsis” ya estamos listos para entrar en pleno a estudiar el primer mensaje de una serie de siete mensajes que encontramos en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis. Conforme avancemos en nuestro estudio nos daremos cuenta que cada una de las siete cartas, empieza con uno de los diferentes 24 títulos que se utilizan para describir al Señor Jesucristo en el libro de Apocalipsis. Sin entrar en detalles, también nos daremos cuenta que cada carta tiene un parecido interesante en el trasfondo, con las siete parábolas del Reino que encontramos en San Mateo capitulo 13: “La parábola de la cizaña, de la semilla de mostaza, de la levadura, del tesoro escondido, de la perla de gran precio, de la red y de los tesoros nuevos y viejos” Es curioso darnos cuenta también, que el apóstol San Pablo que es llamado el padre de la doctrina apostólica, además de las cartas personales, también le escribió a siete iglesias diferentes a saber: “A los romanos, a los corintios, a los gálatas, a los efesios, a los filipenses, a los colosenses y a los tesalonicenses” I.

ÉFESO COMO CIUDAD: 1. Éfeso significa querida, amada y doncella elegida. La ciudad data sus comienzos a una época pre-griega, lo que significa que muchos siglos antes de Jesús, la ciudad ya existía. Fue famosa por su comercio, reconocida por sus papiros y venerada por el famoso templo de Artemisa.


Estudios De Un Pastor

17

2. Éfeso era una ciudad propensa a los desastres naturales, tales como: Aluviones e inundaciones del rio Castro y el arroyo Marnas, los cuales convertían sus llanuras en pantanos impenetrables, y los terremotos que ayudaban también a su devastación. Aunque Éfeso era una ciudad muy rica, los continuos desastres y reedificaciones la empobrecieron. 3. Cuando los persas derrotaron a los Lidios y conquistaron la ciudad de Éfeso después de la muerte de Alejandro Magno, Lisímaco tomó en su mano el control de la región, y por iniciativa propia trasladó la ciudad a los montes Bülbül y Panayir, y le colocó a la ciudad el nombre de su esposa Arsinoeia. 4. En el año 144 d.C. Éfeso llegó a convertirse en la ciudad capital de la provincia romana del Asia Menor. Era una ciudad pagana, idolatra e inclinada a practicar la magia y las ciencias ocultas. 5. San Pablo visitó a Éfeso al finalizar su segundo viaje misionero, para dejar allí una preciosa pareja de creyentes que encontró en Corinto (Hch. 18: 18 – 20). En su tercer viaje misionero Pablo después de recorrer las regiones superiores llegó de nuevo a Éfeso, y permaneció por tres años allí (Hch. 19: 1, 22; 20: 31). 6. Una de las trece cartas escritas por Pablo fue enviada a la iglesia de Éfeso que él había fundado en su segundo y tercer viaje misionero, y es curioso darnos cuenta, que a la única iglesia de las siete de Apocalipsis que Pablo le escribió, es la primera en ser confrontada por Dios. II.

ATRIBUTOS O PRERROGATIVAS DE JESUCRISTO (Vs. 1): 1. “El que tiene las siete estrellas en su diestra y anda en medio de los siete candeleros de oro” Jesucristo es el único que tiene la facultad de hacer eso, porque aunque se vistió de humanidad y después de resucitar ascendió al cielo, hoy está presente en el poder de su Espíritu.


Estudios De Un Pastor

18

2. Las siete estrellas son símbolo de los siete ángeles o pastores de las siete iglesias de Apocalipsis según (Ap. 1: 20). Y en términos generales, representan a todo el cuerpo ministerial que según (Ef. 4: 11), está compuesto por cinco ministerios que son: “Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros” 3. El hecho de que las siete estrellas, ángeles o pastores estén en la diestra del Altísimo, nos habla de la autoridad delegada, la responsabilidad ministerial, y del cuidado y protección de Dios sobre todo el cuerpo ministerial. Razón tiene el Señor al decir: “No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas” (1 Cr. 16: 22; Sal. 105: 15). 4. Los siete candeleros de oro representan las siete iglesias (Ap. 1: 20b), y en general representan la plenitud de la iglesia universal. El hecho de que Jesús ande en medio de los siete candeleros, es una evidencia de su presencia en medio de la iglesia (Mt. 28: 20b). 5. El Señor Jesucristo tiene que ser el centro de su iglesia, debe estar en el centro del corazón de cada creyente, y a nosotros nos corresponde permitirle que él se pasee libremente y como quiera en nuestro medio. III. ENCOMIO O ALABANZA A LA IGLESIA DE ÉFESO (Vs. 2 – 3): 1. Puesto que Jesús se pasea en medio de su iglesia, es imposible que pase por alto cada una de las obras buenas o malas que hacen sus miembros cada día, pero en este caso, la iglesia de Éfeso tenia muchas obras buenas que el Señor reconoce y por las cuales la alaba (Ro. 13: 7). 2. El Señor elogia y alaba a la iglesia de Éfeso por siete cosas: A. Por su arduo trabajo. Por arduo trabajo podemos pensar en: Evangelismo, contribución económica a la iglesia, intercesión, visitar enfermos, visitar presos, ayudar a los necesitados, etc.


Estudios De Un Pastor

19

B. Por su paciencia. Por paciencia podemos pensar que era una iglesia que no se desesperaba aunque orara, ayunara, vigilara y no recibiera respuesta, ella esperaba que a su debido tiempo Dios les respon-deria. También se puede pensar que ella sembraba la Palabra y esperaba la cosecha, que no se irritaba ni ensañaba con los débiles en la fe, y que aguardaba con paciencia la venida de Jesús, etc. C. Por su celo. “No puedes soportar a los malos” Eso puede ser que se irritaba por las injusticias que muchos hombres cometían incluso siendo miembros de la iglesia, que permanecía firme en la doctrina y que no aceptaba ni se movía por argumentos humanos, etc. D. Por su don de discernimiento. “Has probado a los que se dicen ser apóstoles…” Aunque el mismo Satanás se disfrazara como ángel de luz, ella lo desenmascaraba fácilmente, y los falsos ministros eran delatados y sus herejías eran puestas en evidencia, etc. E. Por su sufrimiento. “Has sufrido” La criticaron, la persiguieron, se burlaron de ella y todo lo soportó. Sufría al ver la negligencia y desobediencia de muchos, sufría al sentirse limitada de socorrer al que extendía sus manos buscando ayuda, etc. F. Por su abnegación. “Has trabajado por amor de mi nombre” Ella no hizo nada para ser vista de los hombres, sino para que el glorioso nombre de Jesús fuera exaltado. G. Porque no desmayaba. “No has desmayado” A pesar de todo, ahí estaba como iglesia, y aunque había pasado el tiempo, nadie podía decir: La iglesia de Éfeso desapareció por completo, o esa iglesia cerró sus puertas, etc. 3. Cuando estudiamos todo eso de la iglesia de Éfeso, tenemos que decir que era una iglesia admirable, o que era una iglesia perfecta, y entonces


Estudios De Un Pastor

20

la pregunta es: ¿y qué de nosotros? Porque si esa iglesia siendo como era fue amonestada duramente por el Señor, ¿Cuál será entonces la amonestación que Dios tiene que hacernos a nosotros? Miremos: IV. LA AMONESTACION DIVINA (Vs. 4): 1. “Tengo contra ti, que has dejado tu primer amor” ¿Qué quiere decir eso? si acabamos de ver el encomio o alabanza que Dios le hace a esa iglesia, ¿por qué ahora ésta reprimenda y dura amonestación? 2. Lo que sucede es que Dios aunque recuerda con amor las primeras obras de justicia que nosotros hayamos hecho, solo nos puede premiar por las obras presentes. Miremos lo que dice (Ez. 18: 24). 3. Las buenas obras que Dios recuerda de la iglesia de Éfeso y por las que la alaba, todas corresponden a un pasado que ha quedado eclipsado por su presente condición, y de ella solo se puede decir: “Fue pero ya no es” Por eso Dios amonesta la iglesia diciendo: “Recuerda por tanto de donde has caído, y haz las primeras obras” 4. No era suficiente que la iglesia de Éfeso se sostuviera como tal, si lo que ahora hacia para Dios no lo hacia con el mismo amor y el mismo fervor del principio. No es suficiente hacer cosas, el valor de las cosas está en la consistencia y por qué y cómo las hacemos. Los efesios se interesaron por las obras y se olvidaron de su relación con Dios, habían perdido espiritualidad, amor, comunión y entusiasmo y no se daban cuenta. V. RECORDATORIO, ADVERTENCIA, PROMESA (Vs. 5 – 7):

RECONOCIMIENTO

Y

1. Recordatorio: La iglesia de Éfeso debe echar una mirada hacia su pasado, debe recordar el amor, el gozo y el fervor conque al principio hacia las cosas para Dios, y cual en un espejo debe reflejar su presente con el pasado para ver cual es mejor.


Estudios De Un Pastor

21

2. Advertencia: Cada miembro de la iglesia debe arrepentirse y pedir perdón a Dios, pero su arrepentimiento debe ir acompañado de un cambio demostrado con hechos: “Has las primeras obras” Esa iglesia debía comenzar de nuevo. 3. Reconocimiento: A pesar de todo lo malo hay algo a su favor, y es que la iglesia aborrece las malas obras de los nicolaítas que Dios también aborrece.  Los nicolaítas eran una secta herética partidaria de mezclar las costumbres paganas con la iglesia, tales como comer alimentos sacrificados a los ídolos y permitir la inmoralidad sexual entre sus miembros. Era un grupo disidente en su postura con la iglesia, seguidores de un tal Nicolás que significa conquistador de la gente. 4. Promesa: La oferta de comer del árbol de la vida que está en medio del paraíso de Dios, está en contraste con la expulsión de Adán y Eva del huerto del Edén para que no comieran de su fruto después de haber pecado.  El árbol de la vida representa varias cosas: Representa al Señor Jesucristo, representa nuestra eterna comunión con él, representa las bendiciones espirituales y materiales que tenemos en esta vida, y las que están preparadas en la eternidad para los que aquí en la tierra se arrepienten de su mediocridad. CONCLUSION: Si al tocarnos la cabeza nos damos cuenta que tenemos oídos, entonces esta carta y todas las demás fueron escritas para nosotros, porque dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” Prestemos atención, no sea que nuestro candelero sea quitado de su lugar, y nos suceda lo que le sucedió a la ciudad de Éfeso, la cual el emperador Lisímaco removió de su lugar original a unos tres kilómetros, le cambio de nombre y lo que un día fue una gran ciudad, hoy es una aldea insignificante.


7 IGLESIAS