Issuu on Google+

LA PUESTA EN ESCENA DE LA VIDA COTIDIANA

Personaje Seleccionado: Mujer, Arte Circense Callejero (en determinados eventos cerrados hace show de circo) Nombre: María Paula Botero “Mapuleta” Lugar: La Candelaria, Bogotá- Colombia. Contexto 1

EL CIRCO El circo ha ocupado a través del tiempo un espacio importante en la vida de los seres humanos. Data de hace 3000 años cuando civilizaciones como la de China, Grecia, Mongolia, India, Egipto, encontraron en el arte circense una utilidad altamente relacionada con la preparación de guerreros, con rituales religiosos y con prácticas festivas. Dentro de los elementos que componen todo el arte circense se encuentran la acrobacia, el contorcionismo, el malabarismo, arte con fuego, entre otras prácticas corporales, que según antropólogos se han constituido y leído como expresiones netamente humana y prácticas que permiten el desarrollo de la vida del ser humano a través del show. El circo entonces ha representado una parte importante de la cultura humana, como aquella forma de registrar hazañas, descubrimientos, ideas, creencias, resumiendo así sus formas de vida. El malabarismo es un claro ejemplo de la influencia del circo y la representación de la vida cotidiana por medio del arte : “En otras civilizaciones antiguas, como la China y otras de la América Central y del Pacífico Sur, las mujeres también participaban de este tipo de actividades, como bien ilustra el famoso caso de las islas Tonga (Pacífico Sur), donde las niñas (solamente mujeres) hacían, y todavía hacen, malabarismos con grandes nueces denominadas tui tui, y donde el éxito de su acto malabarístico tiene consecuencias sociales importantes, respecto al matrimonio, a las posibilidades de ascensión social, etc.” Posteriormente hacia la edad media el circo se volcó a las calles y cobró aún más el sentido de entretenimiento y para ocupar un espacio importante a través de otros elementos complementarios como la música.


ANÁLISIS A través del trabajo realizado con nuestro personaje pudimos descubrir que el arte es la oportunidad para mostrar, en burla o de manera seria las realidades que acontecen en la vida diaria, no sólo de nuestro personaje sino de historias similares que escucha y recrea a través del arte. Aunque ella realiza sólo parte de una obra teatral, si manifiesta que es necesario pensar en algo, en alguien, y en el porqué de las cosas cuando va a poner en marcha una de sus expresiones artísticas. Es aquí cuando entramos a analizar y a tener en cuenta la teoría de Erving Goffman – Sociólogo y escritor, nacido un 11 de junio de 1922, Mannville, (Alberta), Canadá y muere un 19 de noviembre de 1982, Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos, considerado como el padre de la micro sociología quien estudió las unidades mínimas de interacción entre las personas, centrándose siempre en grupos reducidos1 – Goffman utilizó la metáfora teatral para denominar el comportamiento de las personas. Gracias a nuestro personaje, pudimos descubrir y verificar varios puntos que planteó en su momento éste Sociólogo. Por ejemplo, cada vez que nuestro personaje sale a la calle o que se presenta en obras cerradas, debe usar una máscara que es completamente diferente a la que en algunos casos debe usar en reuniones familiares, para a través de dicha máscara personificar a alguien o algo que ha acontecido, teniendo en cuenta diferentes narrativas que permiten validar diferentes elementos para poner en marcha una determinada escena. Nuestro personaje compartía por ejemplo, que cuando a veces le cuenta a las personas que hace show circense, que le gusta el arte, las lecturas que hace la sociedad, desde sus funcionalidades y desde sus lecturas de las formas de vida y de cómo debería ser puesta en marcha la vida de las personas, siempre es negativa, creen que el arte es algo que no debería ser, que debería estudiar otra carrera, que el arte se debe conservar en los teatros o en los museos, dándole desde las otredades una construcción comunicativa diferente a la que le dan los artistas “modernos” o nuestro personaje. Así mismo, ella hace todo un montaje de su escena (que en algunos casos está muy permeado por los sentires, las ideas, las vivencias del personaje) que tiene un sentido y una significación para su vida y es gracias precisamente a esa máscara y a ese rol que juega nuestro personaje por medio del arte que desarrolla un control de las impresiones que puede tener su público

1

www.wikipedia.com. Biografiia Erving Goffman. Consultado el 16/11/2011.


Sin embargo, ella también manifiesta que es necesario dependiendo el lugar donde deba presentarse o el tipo de interacción que decida realizar bien sea persona-persona, persona-lugar o persona-situación, debe así mismo realizar todo el montaje de la escena, para que las interacciones con los otros tengan la oportunidad de ser estratégicamente realizados, es decir aquí estamos haciendo referencia a lo que Goffman ha llamado como las interacciones calculadas donde se manipula la información con un fin determinado. Por su parte y en lo que respecta a lo que ella es como persona, manifestó que ha permitido que varias veces la vida artística permee sus quehaceres diarios, comprendiendo el lugar en el que se debe situar (casa, reunión familia, reunión con amigos, etc.) y a partir de allí montando toda una escena y habituando su mejor máscara para la situación. El arte, para ella es entonces, la oportunidad de transmitir mensajes a la sociedad, de diferente tipo – políticos, sociales, económicos o simplemente de alegría – y a partir de allí construir concepciones de la vida y del mundo en el que cada quién está situado. Goffman también define y habla de las “buenas maneras” siendo esas convenciones las que dictan las formas y los ejes para la convivencia entre los seres, permitiendo también por medio de ellas ejercer un control de tipo social en las cotidianidades. Por ejemplo, según nuestro personaje (Mapuleta) algunas personas no reciben con agrado sus espacios de arte en las calles ni las formas como ellos los abordan con diferentes temas, creen que no está dentro de los protocolos normales para hacer arte, pero sobre todo para abordar temas que según algunos “están en la academia”. Para nuestro personaje el arte está en algunos lugares o contextos estigmatizado y permeado por ideas erróneas de lo que es la representación de las realidades por medio de los dones circenses, donde se ve en peligro inminente el interaccionismo simbólico entre dos personas que está lleno de códigos y de significados para quien se deja llegar con el mensaje de éste tipo de arte. Pero aquí es entonces necesario entender al otro (sus ideales) desde el mismo momento en que se entiende el “yo”. Siendo este un proceso netamente comunicativo. Dentro del desarrollo del trabajo, también pudimos analizar que los 5 axiomas de Watzlawick – Nació en 25 de julio de 1921 en Villach, Austria; y murió un 31 de marzo de 2007 en Palo Alto, California) fue uno de los principales autores de la Teoría de la comunicación humana y del Constructivismo radical, y una


importante referencia en el campo de la Terapia familiar, Terapia sistémica y, en general, de la Psicoterapia. Desde1960, residió y trabajó en Palo Alto, California, Estados Unidos.2 Existen en todo tipo de acto comunicativo que se da durante toda la vida del ser humano y es uno de los elementos primordiales para el desarrollo del trabajo de nuestro personaje. Pues es ella misma, quien ha manifestado que cada acto que ella realiza fuera y dentro de su escena deben comunicar cosas, con un sentido estructurado, dependiendo el resultado que se quiere obtener y teniendo en cuenta el contexto que rodea la escena (artística o de la vida cotidiana) y el contexto que rodea a la artista (sentimientos y realidades), pero para poder generar cosas y que el artista sienta una realización con su escena debe tener en cuenta el tercer axioma y es que dependiendo como ordene las ideas que quiere proyectar se generará determinadas cosas en los otros, haciendo uso aquí de elementos importante como el cuerpo o elementos que apoyan los malabares. Dentro de todo el diálogo con nuestro personaje no se desarrolla ningun tipo de "Correctivo cómico", pues en palabras de “Mapuleta” “Creemos que las diferencias entre nosotros no están, de hecho las únicas diferencias están en el nombre del payaso, no hay diferencias, no discriminamos en el hecho de que sea o no sea, de que haya estudiado o no haya estudiado, lo que haya estudiado o que viva en tal lado o que tenga tantos años o que no tenga, eso no nos importa, estamos trabajando con seres, seres humanos, miramos más allá de su género, de su status, de todo eso, estamos trabajando esencias que luego vamos tomando color, forma, olor y eso es lo que queremos rescatar, la esencia de los seres.”

Ella, manifiesta que a veces para ella es más fácil comunicarse con los otros por medio del arte, es más sencillo digamos con la música y los malabares seguidos del ritmo musical representar sus estados de ánimo. También es el arte la forma de salirse de las realidades que le acontecen como persona y en su familia y de mantenerse en un mundo “paralelo”. Por otra parte, al analizar detenidamente la expresión de la música norteña, vemos que a través de las letras son narradas inimaginables historias de vida, que siempre son tangenciales a los individuos, o a las regiones donde se escucha. Podemos ver, que este género es la expresión de un pueblo, con problemáticas específicas, con formas de crianza similares y por ende es la tradición de esta música lo que permite conocer en intimidad las maneras de vivir de las personas que la escuchan y que la hacen.

2

www.wikipedia.org. Biografía Watzlawick. Consultado el 16/11/ 2011.


Por lo general, se sabe que esta música proviene de México, pero en Latinoamérica, y de hecho en Colombia ha sido adoptada por un grupo de personas, que también se han sentido identificadas con estas letras. Al interior de este género, y debido a vivencias de personas, y me atrevería a decir que, a manera de catarsis se creó un subgénero llamado los “narcocorridos”. Son piezas de música norteña, que tienen plasmadas en sus letras, experiencias del narcotráfico, de la manera como los pobres se han convertido y ricos, de los trabajadores honrados que ven en el narcotráfico la solución económica de su familia sufriente, o de las experiencias en sí de todo lo que vive un narcotraficante, las persecuciones policiacas, o la manera de “encaletar” la droga en sus carros lujosos, etc. De esta manera, vemos que de nuevo, al entrar a mirar detenidamente este género, la teoría del profesor Goffman, puede ser encarnada. Todo el mundo que existe al interior de este género musical, viven constantemente en una puesta en escena, muy diferente a la que vivimos nosotros, para ellos, el narcotráfico es una oportunidad de salvación, en cambio, nosotros tenemos un tabú muy generalizado respecto al tema. Así, vemos como dependiendo de las “obras de teatro”, depende también el papel de los actores, y de las máscaras, o vestimenta que deban utilizar para vivir.


CONCLUSIONES. 1. En el desarrollo del ejercicio, las normas y vida pública se ven representadas conjuntamente en la vida diaria. Pues la vida pública hace necesariamente que se practiquen de determinada forma unas normas que han sido impuestas por la misma sociedad. Sin embargo, “Mapuleta”, nuestro personaje dejó de manifiesto que para ella lo más importante es precisamente eso, romper esquemas y normas que están establecidas para la vida pública, como tomarse las calles para hacer teatro y para abordar a las personas que se encuentran sometidas dentro de esas normas que dictan otros. 2. Dentro de las sociedades se hace presente la pluralidad de mundos, donde esos mundos son permeados por ideales, conceptos, sueños, modos de actuar (impuestos por modelos de crianza), donde en un determinado momento permite las interacciones diarias y las interrelaciones de esos mundos para crear cotidianidades, personajes, situaciones, teniendo al final una experiencia individual de la vida social. 3. Como el mismo Goffman lo dejó de manifiesto, pudimos notar por medio de nuestro personaje como durante las interacciones diarias jugamos un papel dentro de cada uno de los lugares donde nos situamos, teniendo en cuenta el rol característico de cada persona y los modos de operar en dicha escena. 4. Pudimos encontrar que nuestro personaje como muchos y muchas otras realizan un intercambio de realidades por medio de interacciones focalizadas (que son aquellas en que las personas se encuentran cara a cara) y también hay interacciones de tipo no focalizadas donde lo que importa verdaderamente es tener una presencia en la calle o en la escena pública. 5. Con el ejercicio realizado con nuestro personaje y lo desarrollado durante todo el análisis se puede también hablar de la existencia de una antropología de los espacios públicos y un lenguaje de todo tipo ( corporal, verbal y de movimiento) que se realiza en los espacio públicos pero que también está siendo constantemente usado en las esferas íntimas como por ejemplo la forma de hablar en espacios familiares, la forma de tratar a los padres, la forma de mirar o de mover su cuerpo dependiendo de la actividad que se esté llevando a cabo.


LA PUESTA EN ESCENA DE LA VIDA COTIDIANA