Issuu on Google+

INSTALACIONES URBANAS {pLAN 98)

cuRSo 2003.04

PRESENTACION

ENCUADRE

40 Curso (Plan g8)

Línea Cunicular

1

Asig.latura Optariva 2o CLrarrimest'e

HORARIOS

4 HORAS/SEMAIIA,

E

LUNES MARTES A{.JLAS GRUPO E LUNES I/ARTES PROFESORADO TFORÍA ANA PRIETO THOMAS PRACTICA A.NA PRIETO THOMAS GRUPO

2O,OO

-22,00

N

16.00 -'18.00 H

Aula N.3,4. Aula-Taller 2. ProfesoTa AsociAdA

Profesora Asociada JESÚS LEON RODRíGUEZ Profesor ASoCiadO PTofESOTA ASOCiAdA VICTORIA DOMiNGUEZ

RUIZ

TUToRiAS

Ver tablón del Departamenio

COPISTER|A

Se irán dejando apuntes en

FlCl'lAS

IND{VIDUAL (con foto y teléfono)

Copiste a Avenida.

En caso de elegir para la práctica la zona propuesta por la as¡gnatura indicario en la iicha en el

aparlado Z0l'lA A ESTUDIAR como "PROPUESTA" y en caso de una zona d¡stjnta, se debe indicar el municipio en que se encLrentra en ese rn¡smo apadado y también incorporaÍ un plano de Ia zona junto a la flcha. FECHA LiMITE ENTREGA: fuIARTES, 24 DE FEBRERO DE 2OO4

OB-'ETIVOS Y DESARROLLO DEL CURSO

oBJETIVoS

La as¡gnatura se enfoca desde un punto de vista em¡nentemente práctico. Partiendo de la impartición de una serie de clases teóricas donde se explican los conceptos bás¡cos generales, se propone la resolución de una práctica que simula un caso r€al exigiendo un trabajo de diseño y cálculo, con unas características parecidas a las que se realizan en la pr'áctica profesional. En concreto, se plantea la resolución de las tres instalaciones más usuales en los proyectos de

urbanización y se dan indicaciones y bibliografía para la resolución del testo,

Para complementar dicho trabajo de curso, se planteá la elaboración de un posible trabajo voluntario sobre cualquier tema de inteÉs sobre la as¡gnatura a aque¡los alumnos que estén intelesados en c¡ofundizar en al0ún asoecto,


CLASES

Se impariirán varios tiDos de clasesl Exposición del prcgrama teórico

TECRiA:

Conferencias especializadas Ejemplos de diseño y cálculo Seguimiento del Trabajo individual LABORATORIO:

Aula informática Laboratorio

Visitas a instalaciones Exposición de Trabajos Voiuntarios El cutso teórico se divide en TRES BLOQUES fundarnentalmente:

BLOQUE 1 BLOQUE 2 BLOQUE 3

ALUIvIBRADC PUBLTCO Y RED EL:C-RICA

sANEA¡/tENTO Y ALCANTARTLLAD0 URBAN0 (DEPURACtÓN)

ABASTECIMIENTO

DE AGUA

(POTABILIZACION, RIEGO

E

INCENDIOS)

PRÁCNCA

Se elaborará un Trabaío lndividual (T.1.) o Proyecto de instalacjón de un pequeño sector urbano que se planteará desde el Departamento. Aquel alumno que quiera realizar la práctica sobre otra zona, debeÉ consultarlo con el profesorado de la asignatura para que éste dó el ,,i^¡^ l.,.-^^ ^t Á.^^ ^l^^i,t^ vrJ(u uurilu dt dtl;a trlgurqo.

En el sector elegido, se pro,vectarán las tfes insialaciones explicadas en los 3 bloques de teoría.

La práctica se desanollará en el Aula de Arquitectura conesponderán con cada uno ds dichos blcques.

y se enlregafá sn 3 partes que

se

Cada una de las partos se presentarán en formato A-4. Se aconseja ser escuetos y preseniar todos los documentos del proyecto con la inlormactón minima necesaria, limitándose a lo indispensable, con índrce. En cuanto a los planos (plegados también en iomato A-4) deben contener toda la información y deben ser legibles, Tamblén irán numerados y llevarán el indice c0rresp0n0renIe.

II\ I i{tr(,A¡

Se entregaÉ cada una de las tres pades de la práctica al iinal de cada bloque. Las fechas de entrega, en pnncipio, son las siguientes: BLOQUE

1

BLOAUE 2 BLCQUE 3

DEVOLUCIÓN

I,IARTES, 23 MARZO 2OO4

Í\¡ARTES,4 l!{AYo DE 2004 I\¡ARTES, 8 JUNIO DE 2OO4

Los trabalos individuales serán devueltos en el próximo curso,

CRITERIOS DE EVALUACION Como se ha comentado en el apartado anterior, el curso constará de 3 Bloques, en cada uno de los cuales, el alumno entregará la parte de la práciica individual conespondiente altema desarrollado en la teoría en dicho penodo. Se evaluará cada una de las partes de la práctica sobre 10 puntos, obteniéndose finalmente la califcacjón final como la media antmética de las mismas, teniéndose en cuenta en la nota final, también, el interés y la asistencia del alumno.

Además será posible, para el alumno que lo desee, realizar un trabajo voluntario, que caliñcación.

le permitirá aumenta[

su


Independientemente del trabajo opcional anierior, será necesario aprobar las prácticas de los independiente para aprobar la asignatura.

3 bloques de

forma

Se plantea, además de la entrega de las prácticas, un ejercicio teórico linal. -no

aprobados pof curso', existirá, un examen Íinal en Junio que cons¡stirá en un examen teórlco, además de la elaboración de un proyecto de insialación equivalente al del curso que habrá que defender ante el profesor de la asignatura.

Para los alumnos

En Septiembre, iambién se realizará un examen Íinai que consisiirá en las mismas pruebas que el Ce Junio.

PROGRAMA

1.

ALUMBRADO PUBLIEO

1.,I.

OJO Y VISIÓN

Esiimulo luminoso y estímuio de color. Visión: Fotópica, Escotópica y L4esotópica. Campo visual y campo Ce mirada. Agudeza visua¡. Adaptación luminosa y cromática. Tiempo de adaptación. Percepción y velocidad de percepción, Acomcdación visual. Contraste, Deslumbramienio Cirecto, indirocto y por reilexión. Deslumbramiento perturbador, incómodo y cegador'

1.2.

LUZ Y COL3R, FOTOfu]E;RiA

Luz y flujo luminosc. Eflcacia luminosa y rendimiento lumincso. lluminancia y luminancia. Facior de luminancia, Reilexión especular y difusa. Difusión per{ecta, unifome y selectiva. Absorción espectral. Magnitudes fotométricas y unidades. Curvas de disiribuc¡ón.

1.3.

LUfvilNOTECNTA

Alumbrado general, localizado, dirigido, difuso y por proyección. Curuas fotoméiricas. Curvas lsolux. Factor de utiiización. Curva cle utílización. Facior cie uniíormiCad. Fact0r de conservación. Factor de eflcacia.

1.4.

AL'tJI/BRADO PÚBLICO =N Fuentes lurninosas: primarlas y secundarias, lncandescencia, luminiscencia y fuorescencia, Lámparas: PRODUCCICN DE LA LUZ

y

características. Flujo lurninoso inicial. Vida media reencendido. Tensiones nominaies y de servicio. Potencia

tipos

depreciación del

1.5.

11u1o.

y vida útil.

Tiempo de encendido

y factor de

potencia. Rendimiento y

y

Pcsición de trabajo. Reactancia, cebador y portalampares.

MATER ALES PARA ALUIVBRADO FUBLICO Luminarjast Tipos y caracterisiicas. Proyectores. Reflectores. Difusores y pantallas. Soportes: Báculos, postes, farolas, brazos y especiales. Cables y matenal eléctnco. Matenal complementario. C0ndiciónes y normas sobre materia¡es.

1,6,

DETERMINANTESDELALUMBRADOPÚBLICO Factores determinantes del proyeclo. Clasiflcación de las vias públicas. Daios del tráfco. Influencia dei tráfico de vehículos en la iluminación de las vías. lnfluencia de la circulación de peatones, Factores estéticos y ambientales. Niveles y factores de uniformidad de iluminancias. Tiempo de alumbrado y alumbrado reduc¡do.

1,7

.

DISPOSICIÓN E INSTALACIÓN DE LOS PUNTOS DE LUZ

Suspension por cables. Fíjación en báculos, postes, farolas y brazos. Disposición de las unidades luminosas. Relación ancho de calzada y altura del punto de luz. Relación a¡tura del punto de luz y potencia inslalada. Relación altura del punto de luz y separación de unidades luminosas, Situación de los puntos de luz en casos especiales. Instalación eléctrica.


1.8.

INSTALACIONES ESPECIALES DE ALUMBRADO PUBLICO

Aparcamientos públicos cie vohículos. Pasos inferiores

y

pasos subtenáneos. Fuentes públicas

ornamentales. Parques y jardines. Conjuntos histórico-afiisticos

2.

REDES URBANAS DE SANEAMIENTO

2.1.

AGUAS PLUVIALES Y RESIDUALES Aguas pluviales y residuales, Precipitación pluvial y estadisticas de lluvias. Frecipiiación máxtma y tiimpo de validez. Facror de esccrrentia. Factor de dlstribución. Factor de fetardo. Caudal residual: medio, máximo y de cálculo.

2.2.

REDES DE SANFA|\,{IENTO

separathro. Alcantariilado y galerias de ser,/icios Tfezado. Secciones. Pendientes y profuncjidades Límlies de velocidad Altura de ilenado Generalidades, Sisiema unitario

2,3.

y

CALCUI-O DE REDES DE SANEA\iIÉNTO

pluviales. Cálculo de caudales residuales. Ordenación del cálculo. Cálculo de caudales de aguas Fórmulas, seccicnes fu4étodo aproximado, numérico y gráfco. Crdenación del cálculo. Cálculo Ce tabias y ábacos. Métodos iniormáticos

2,4,

INSTATACIONES COMPLEMENTARIAS Y ESPECIALES

pozos de encuenfu! y r€gistro. Pozos de rcsalto. lmbornales. Vertederos y aliviaderos de crecida. o de Acometidas, Sifones. Cáiiaras de descarga. Depósiios reguladores. Esiaciones elevadoras bombeo.

3.

REDES URBANAS DE ABASTÉC|MIENTO DÉ AGUA

3.1. VALORACIÓN DEL CONSUMO

órganos constitutivos de una distribución de agua. Necesidades actuales y luturas, Poblaclón prevista Valoración de las necesidades de agua. Consumo diario, Consumo urbano y consumos domésticc. Factores que afectan al consumo Vaflaclones del ccnsumo

3-2, CAPTACIÓN Y CARACTERiSTICAS DEL AGUA Fuentes de agua. Generalidacjes. Aguas subterráneas y superficiales. Caracteres fisicoquímicos del agua. Caracteres organclépiicos del agua, Caracteres biológicos y bacterioiógic0s del agua condiciones de potabilidad. Aguas no potab¡es. N4edidas cau'telafes. Poiabilización.

3.3. TMIDAS

DE AGUA

Conducclones libres y fozadas. Conducciones de impulsión. Sistomas de elevación de aguas. Bombas y volumétricas, Turbo-bombas. Tipos y caracterislicas. Instalaclones de bombeo: cálculo ejecución

3.4. TMTAI\,IIENTO DE LAS AGUAS

de flltros correcciones operaciones preliminarcs: Desbaste. Floculación, decantación y filtrado. Tipos complementarios Tratamientos de olor, sabor,v color, Esterilización: métcdo y operaciones

J f,- KtrUtrJ irc lrlo , n orJClON paÍa incendios. Depósito de Sistemas de distribución. Presión de servicio. Almacenamiento. Reserva ramiJicadas, malladas y Redes cabecera y depóstto de cola. Trazado y penrl de las conducciones. mxtas.

3,6. CÁLCULO DE REDES Cálculo de redes ramifcadas. Cálculo de redes maliadas. Cálculo de redes m¡xtas. Mátodos aptoxjmados y por aproximaciones sucesivas Cálculo de redes'medtante ordenador'


3,7. INSTALACION DE REDES Canalizaciones'Tiposymatefiales'Ejecucióndelasredesdecanalizactones.Accesorjosypiezas

Normaiiva. l\4ecanismos para especiales. ¡cornei¡¿as, Normas y ejeóución. Bocas de riego e inc-.ndio. code y control. Conservación y mantenimiento.

4.

REDES ELÉCTRICAS 4.1. SUMINISTRO DE ENERGiA ELECTRICA

Tipología de ceneralidades. Sistemas de disiribución. Subestaciones. Tipos. Redes de distnbución

redes'Evoluciónde|consumourbanocjeenergíae|éctrica'Reg|amentación'Nomativa.Eniidades Disiribuidoras. ,1

a

PRFVISION DEL COIISUMO

Consumodeenergiaeléctrica'Generalidacies.Plevisionesreglamentadasyrecomendadas.Previsión industrjales Zonas según los usos dil suelo, Zonas residenciales. Zonas industrtales, Poligonos jibres Alumbrado Espacios y Oficinas. esóolares. Zonas comerciaies. Zcnas de Servicios Públicos público.

4.3, CENTROS

DE TRANSFORMACIÓN Y REDES

poiencia. fulateriaies y ejecución. lmpacio Ambienial lnstalación Tlpos de centros ¿e iransformac¡ón.

deredes,Cables:secciones.Mecanismoymaterialcomp|ementario'En|acesyacometidas'Controiy seguridad. Normaüva y reglamentacl0n'

5.

SANE,AMIENTOAMBIENTAL

5,1, CONTAMINACION Generalidades.

El Medio Ambiente. origen y

naturaleza de los ccntaminantes Meteofologia y

del agua. Factores de coniaminación atmosfánca. contam¡nac]ón luminica. contaminación admisibles. EÍectos de la contaminación de cornentes fluviales. Niveles de contaminac¡ón. Límites contaminaclónsobreeIhombre,animaIesypIantas.|VledidasIeglsIativasyreglamentariaS'

5,2, BASES PAPS LA DEPURACION BICLOGICA aeróbica Naturaleza de las aguas rasiduales. Materia orgánica. Descomposición Demanda bioquímica de oxigeno: D.8 0. Pcblación equivalente'

y

anaerÓbica

5,3, TRATAI\4IENTO Y DEPURACIÓN DE AGUAS RESIDUALES y físico-quimico. Tratamtento sisiemas de depuración. Tratam¡ento mecánico. Tratamiento físlco lechos de contacto y biológico. S¡stemas de depuración biológica. Digesiores de fangos. Aireadores,

y de percáadores. Sistemas de fangos activo;. Esterilización y eliminación Elecciones emplazamienlos plantas depuradoras.

5,4. AU:ODEPUq,AC¡ON DE AGUAS DE IIIAR O I'iO Oxígeno disuelto en el agua Captación de oxígeno por

agua Consumo de ox¡geno por las aguas -el

Vedido de aguas residuales en el mar o residuales. Balance de oxrgeno Lfecto sobre lifauna y fiora río. Emisarios mannos. Vertido direcio: Condiciones'

5.5. EL|MINACION DE BASUMS Generalidades'BaSuraS:clasifcación.Cantidadycalidaddelasbasuras'sjsiemasdetratamientos' Sistemas de eliminación.


FICHA INDIVIDUAL DE INSTALACIONES URBANAS

NOMBRE DIRECCTÓN:

TELÉFONO:

TRABAJO INDIVIDUAL:


r:rrey-V*t'lL, f/.15. -1

,.¿

\. -

\t

)

,; ll'-l¿ qr t1 t4clü

,l I

{;:f;T*:ili

^

,r [='il^ f I i- kr, ¡na^^^Jn {" '<o r'lu'l.- 5 , 'ro,ww\hkt';'Y$:u

f ,'<¿¿-'!^qlho.'' r.q,. /u (^ CTe *Ji ^í' u'f'r, it +--É, ,, L rJl,fi) F-k,J \'',^'" " ur" 'Qu"n*, o ''o(t\u¡J t*""t ccr n{ e- u' .r-tr L-' v ca. ca4 'u.'-;^r.1 ,;^1.,1 o ,r>,J .u **,L ,r,""J" *,Ávil,k c,^,"'u-,*!ot. **y,*, ;:."-/".^; !::,' ip i,'n""Lñ" lú," .,1^J, ^,^7u/ 7...* ;" ^ ]l^,!r: <^

, I [-.fi^.,a-

,

fl.ns ,.w.^¡i<tsrc5 t

f

t1 (o-r

t6:

-1.^

" ,-

,.¿rt ^s.'Jor\

,,¿{

unJ.

t-'n'ro.[a

i,

[. t *^r1

lr'¡..-r ? f tT-S

-rc ¡,*L'04-'u I /".ol-u'<n, ,l l t l l , i,1 I N;<¿'{'A*. * %hr, inlrtl,l^l

t

patre- ^"k btc (¡,._, n\*¿t

l"+*

Lr'"NL.Á..u--.

v',tr

tLt e r*\,,M ó^t- h^tt(^, {,.""-..-l orqorn*"|-Jz.S ,L*-'.-ou.hrnL,

l,l l^*,,1^1" ,Jfu,;,

U

s,{.s4,-^!,02


_N.t.h,n*1,

i.*;Wf": ;;6:,:' *

"*¡1,""i

a-

l^

[^ uk'-É,--

"1"'q)l* y^'^-{'n'o,'""'fo'"

uJ

l,zi[.Av,ca^6" ,t t

Jt'*'L*-L ,,0 nl^1pa^'L\ *../M"-s irwr;&.' .J'"!^^\,,'"'l )yk &'"'-'/d/'n /" Á ';;^1",'/^,'-.1ú". '{'L / ^ /., ft,,¡,' f^'-

l-. '1,t l-'s [',"'-*t o{:T^L ,A-rr-*r¡ se Pnl-* f

;:;

i"

lr",^'-',

/

,^" & ''(*s

Jtl-,'-'#^. ' unr"/*l ::*- ;[:";::,-

rá' !,,Í*4-, Í'; * At r,,"tl * o,¿l-.-^{-t\-^,, n *'^Uu / -v f..Á"'Í'ú $" k{'-' tnfu '^u,'al.f* U t

(r'

l^f^t

^,4: ¡nrl^/, v "F': "fu tu4,1^ 1 {^ 'TI&7'o*' L i-*l^i.^, {o,. <x.d. ¡" b, f:e" f-^Lk "{*( )L.

*'

o k u*,t" W t^ #eo p".l^l[. f* " A'u ..1,* q"^, &4J":* ul^r-*i, "zs, &, ¿

'

p¡"

L''orr','n

'

' ,t''[o'' no fusn^'J"'s' c*ou

k "*l'"^--t'

I*-+

,Ln+ r'Jv{*4^s.

t-' ;hilffiL *^Lt trfTT' ("t ' ou 4(^ "fS:' x" n"'h, ,t* .^*'furfo f* t,r*)"" L )lr*j" , / ^1*sz **"tl'"^ )o l"Y ; A ;:: ;: h"n:' ?¡ 1 -rLt -t

Grl 4a 5f

n, y ^1,

atv¿el"'lu('z

' " /\/" €'!

n-.#z,^'L'A*

Af*t['Á*rfo^'E .:11 '-:gL,- [J, ^l' L' -e7a,,{rwr2onI ^ - F;"¿& lz, u¡a''Jt^'r"

"

vlr"\

'--\il"-l

'*ln'/w^-


Z

Lr*¿o*-.,it

"-*;k r-{-

\

R*/p.-ní ,,*pl,"f'^ |

I

q

""1

*H, .^J !^/1-/ t

n*L,u,l 0^ 4"t"lL"';

í,

4-

r,

\lP4^

I

f--> I

'!

I

4-¿

d^ánse./ ;l[

,1 'l ' 6 "oe"'^¡

i j

l l

,.d-:r.,1----[¿'F-¿¡;r

I

t

|

/'l

l^l*,r*(,--'f-¡i- ,

-

^l

lo,/h. t',t

i

¡t

I

¡,fi-,"'.rl,lr4ts;

o,$erz I r,-tt )

l{\ -i=-"ut'rJ

, ^¿ r{ r ' \' ^ ', ''^,1 l

o

v¡dY4

t ,'r" '*' t '"rl it,ffirt ^'*'L-+^J-"^,,^^u'ú"*^*-'Íi{-, ¡"il,Tr.

bti'^s=:f_ ;/tfi^M: a,svro hl,T"/. "t" ?

\t

&,

¿qúr^. I,o y ^.f,'

,tk, ^^Á" #ú"-¡ -Lo'. ynr,t"Qn

spNr:,

"'' P" I

ci

I

l^/ *

y*u J" .t

y{

.Qn

fu5

,*^"pta\'f

np* o,-,Ai'*^ Fflo ftr^í,'

' ' Lre-¡ l"u-f"-c\Ur,


\

(s",*Etv

& [-.*" ¡q,

^qn-_S

*.' ("

M l^N-

(-o mil

J

4'

^

qll I^t<c.<.-Lr(P-. ¿tL

¿ ',|

[-ro

J

.

lt^ \ v^¡.'s' d''w<rlr-: ) o

,*ú,Ly ,1-+""] ("* t' #--. n¡Ju+L\-t^' /i." 5"itt'c-f"n

,.,,,"

{,te*_-q .a

L Ln *4¡'

,ff-

8fl^

u ,,'Lil"]

p,t"*tn "t QL-t+"-s

-

U*n'-' K r utr-" e'no -L*/'. -

/ tr,, ,l*+)*t.

-^J-alqpl':-

Cü-J* k *fl*,¿; "t(io:é'J

(',-1. (

r,

&

"(

k-,^r^,,;a;'

o52orc't'i ,

@inc *r-

#

k '#'J", l* ,il* *ul'I *Qttí f^ rh*e ^ -> S^tp' ¿0. ;rfó("a^ €t A{^,b^r,'J oon p,.L'a':fs^,ro Ét.4* S\ H1'^ f- p,-t,'u,lr*-Ét FT:. -fa n i, #,

tt,

NK

\f;e^t¿s

+--

Yr

t^ two'rrat5 f *'-'rl

-JUf.o.c./:v4 '

,,-¿,b

tl!i-l". t'fi-l'¿j-\, ¿orJ. ^ f¿r,-S -,¡nn L^n"in" ¡rro teC¿r fíc" "-';" '

^

^¡'a

"{-,fY"

*{tn"r"é

'

t

q'

-' T , i" Y "( Vu.1l "

t¿',r"n11a_ro.

o t--| / ¿r¿;I| q[¡ "l

| , t r_1y..,',.1

"t {

Lí*"¿(t^),

rt t'ü ,

I \b 'r--

r.*.-_,r[j,"TÍ'tiii,r

t.f:*;^:,ff^?ühf:J'.


g "!,^tn"^,r*/!gl,::1{-: ' 1*^w^q

N-'[u

!y"

í,t"t I, fr' ,n//,1,,,3 '

t""r^-t' 74 ffif -L "trfir,¡ ( J-r,*I

griuo." ^ Lr" l,-.'q¡rfu, ft"ro{.. J, olg,trol* e,i

"(".(. u^ih,n

il^i7,

s^rn,

"Ár" ú

^ -t) k

Lo{',-..-," P-q . s,ri.n

t-t¿l[

t !"1"':hií\"'k*'¡'t L';: '"*¡,.'"

¡iJtí"

s1i v6

€n"arL^f^

/ C^á'


fr .\

, eüMl,t1.¿l¿,,¡¿. .-' Flr= lfftc i gN

I

,

kToo*{o

,e*tltÁ"

1 J+{*},¡", ftl{^

frJ *fxy.rt,s

(,,rc[o-s

o

{,*,

h ,,-

^

ln, {, o

ee

!". t"*i\ri

l,í-ry, i^,-l-r J. 1,,u¿ l-¡^"y

F.--^ f'" o.hkr, ,^J'J,-Q

flafJ,"r-

A l'=

/*-, r^*k\-n pu a- or;*" 's

J .-l " ft,i.n"lr-t *-J,\ h^. ú --- }o- ?" li:^./-,)k 'nl. .--'-I lt ¡u's?,r", 1o -fo u

$_,-les<

fu¡-.t.o\

_>

Í*kt',o

-* frl*,,ii, tF '+->?a/é4htn

fF

-,q(4,)Llp,"J"

'_!2<->

{-n,

;

r

t

w

()^,'L,, r-.n

r¿q-

h*"*lh'")

-

\ ---.--n- ¡ Vtu,z ,ollkr"t! v,).tlTk,J,"

.l'

"/

,tbf{<erl I J'sU^,,Lnn lul-o

tti'¡. ú'.^o-#A^ ((,r:-¿-0.*e \_/ \-/

0,."¡.,i;

i;Ir -

.

6A-

6o -7a"

| >"'-, rul- offfr,blta¡ , , \ ¡u.'^ *Lr"rÍ-s-t/"'a.J o-s

,^s",,'^"

,ó-

"

I

T* I ta'.mwf vor r, 7 p..kc.[,*l 4^ ¡-.

4"' r,[,-'^'

lli;" s

d

].,

4III 4ll t¡ ¡ ,llIttt' q. (/ ¿4 \-\/L JUA l<r' ett--/Lfutú rd<cl "''

('"'-7"' L

I

on(V< o'rf',nq

ln"'h "*)

Í"-":' ,,ilJ;,;füfil /^ú


DN D. a \

t1c

q.^

ct -/-

(d:fiff,r'üf

(,r /t* tl

I I

I

l

---t>

o,. oJ

lJ

/

ál-sB-trs I ,l

<x L I

!r"

Cb

lr n/< a t ¿

6e-w

l-2" ')>re'

i I

l.'l

<6r

t' rto

,,'Ul- i" u<,c<o I/

I

¿3Tds

-'-

^*1r^.

.>i<"

,^.-'')^.^

I

.nl/

!" &:r;

-{ ,.¡*t*

,nl 1n --> , \-/ f-<o * r ,¡" po o pe

"h

1';!:ffrfr^' J res

al,"-L^{,,

-', Difv¡,"et-

, -t Fltk,,* -,,'o-i; l ".41t UL'-\' _, &i'll" (,^ Jy p,.-r,.sJ t

A

/uil'f"l"' Pr¡-Co,\rr

o ts,¡q)

ry1¡<r -

*A*,)-

(., ,'^ ,t",a!r).


Jo eB Rr;s -*'tNrr{ffio

L

y

s; r-vu

- QN<,frQ¿r{¡¡

g¡"'{-,.^-

5

*,'L^.[o.¡;,

y-.^

L

l,rk^r¡-

?_

€¡.

{*

t^'"L -

'^

"i.r/-

j..^.,,i^"n¡t.

,rrl-, fur,r-,

f,f (tr..sgn,t\."

.. t"E,{".

- P,¡-,-,a^{J J -,-F, ¿ Qr= n"

. u;."l;;: ;Á

L^

C"^L.A*L:" t'n I

- \oa ¡n"I*:k, *1 e.u-^t <4175^

+t

ruf

E.n^ yJ^ r^,[,t Lo¿, (Fy" ,uL,t, f"&, i. Tl',' .l s ül n{-^+

"nd9

a (ivct

S,

8r-^;J

I

*

Dt>eu5. cc o wp(-

e ,.¿<.Í ¡v-dor ul .¡l,.,.[,, ,i" ui "--¡ll - U^ ".; l0o t n tlt

-r

r-d, f-

-_r+ 4---,-l ü^-i,-t-;;* J {¡-sLoWfu' '---- ---

- Br{+*ü * ll Fl lk*8r1.="".¿li-.hl

:'í',0 ry^f 4,'J i

- ,tr"p""l+ o\

co!-n¡¡nN

-

-> 2^ .or,U*L¡¿'

r[)


\\

gruZr,t-r{

-

*

cu&

v'rt'

uwñ1CI:

ln,/r

| tt - | ¡oci{-t/\lror!¿

ttt

t

,

prti-2k5. t *'

i

\* d'i' \

r'-'c

MgJcor curv\

r { ['*/-t^ l 'rul,

l{\ ffi1:il*" il

5,*

co^"

o , ,\ i\

¡"t**i

,,

i /'{ f,--

/

,=.\-il

\u .,\

J

f'P¡ u^itu,r<ruf.

I

I

\_ (+)---r\-,/ -/--\

er

gJ'Í{

!

..i

$

lf

Xx tVr., lVwl"¡n,

JrL"

t-*R$A+JTg ,r ^ '\¡'i

D¿

\- f6e;5.

(0,.-,^u

,r

o,- l't,,k*[, L/'R s tt k {t f sx

n-F,' r/'UJd";" T '^'*a *'il'X$t"l \ fT 'e ¡[,'*-t.--+

j;>,

fíf-l^

Aa^*_ \"

V,,b,&,u*,

f"..-

G¡4q-^"-'rL Y-j ,-, (Yt" *t *'

ei'"n6'Lr

o ",-u

c'^F.*I !^l

+

f"t'

Í ft^ t ¡"'n a'lc'{-"rt

<*. --=,,pa J t' \-r ['' --l/ 0uTql*.,' Á,>lg '

l'fl^k"

"l

; ¡'lri+*J ;:' L*s o$*ryI* í ,J )il ' ni."r.

'F * *fl*i --,4Fru.

'o-*;UTfr-r ",/ I "\*

,4ñ \' VU/ l'

*

H't'f e

Fd*^^


i*

,l

P?"-e' ?N U M/,,iTF'@ f,,,,t &'\ \¿. l,. {-,t ** lrl I ti e' J

t::,,--4a0""t

-['*4

,,{r*o k

)o,zc

1'nu'!"* }'

ü¡1

-e'f* t" /^J

1* fl* $. ['= a,\aa'44 " eet*.lt !-u!-r'^k"'-**h'"'1' t

rr í I q^Jf-" fu c

I

-tfrffifl*"fu*- okuFh'h (¿'l' r7*;.,

t _fl_ ;?&,;;"r,&\.1iÍ5^ u"a'¿'Q r*"fr(h* tÁ*t o Lil I ,i,¡,c *,il' g c^r\ *J,c.p.-: ^ i--l ;;r; F -ük ! {,'"A,;, tIT, * I

-+

-l\

tiÍ

*['h^ n* 4 ,f S",,pt&-l

*-;J..f^1. h

,ú I

I

¡"nft'^[' JL^' , L ;"-¡ ^ - bq-'-'

i*f,írn

+

I 1

II á1 f*, ;I w/'"*" -: ¿r

[*u" iir',li? A¿P.rft\s} s t -R€,\ar¿ *l

il

ir

h ,*

tl

' {'\

[hr

pc"Y¿¿h¡9 >^" t

^TA <.1"


=

¿rL* !) 6./ ;;Ñ=Ñ=-J".t* *

,u-/" lf,"'*tan* r'-.

\-ai,rA

!, " n'

vrfc- a-*0 ?".^'*o

l:t {)1,

L'-'u ''^ f*''Lt L tz' f-k ',/-'*L^

,':-;n

e¿r

L¿?

-en

T

(""t'*il -'to['7

[¿

[* ]"ti,^rnc[r t't*í*l,W *ul*

,,r^?Jtt';t*l ',t ar, "*rL"ü ;¡'**Yh

t f"

Tto r

ot)e

.=

i!'Á't^t'

3^J^- v ük id,l ln[+'"*-l ó'4 mi'< '

-

7

y^'

r,LJ

't

l,{^fo''-<L r

J'-

^['^Á*

e¿-'

u i-o

'1 r" i'i

;ti '""'7 ';fjf

'^ ll¿,h:h"

¿^ C'c

"

i'*1ila'.

,i,.ju'"

"

i '{*!t ¡ t t"t'cd

, 'T(,;; tt[ ¡J'r!

,

[- -i

::-4 *^La""a*-r'! *É#iÑJ -'i\r";^{-" '.-q tfn "f,-'l'^ 'ff: f

( e $,r, *{-

-fr-,r*-.*^-',,ft c¿^

;í--':"

Jl*,

L

f

tttttr extc'sMo)

t' L '^JQl -*'cyUrT;*,"{

L rz¿'-.---]'¿'LÍo- q- 8"' "e{s (w L7^ -Lt 6*" &'Jd'""..'

,t",T^:;Á"":,r'=rr* r {--le.nr ,i "¡*.üu as,l_o

ry ;, W

r

|

ffi.[*'o

=[-

;-^"L,:#:

u,_.,

*,_,

ffi

f**e-;*fr,


.* &'"r f

f-

-----)

j ,

a^

[P I

't

17"

'*l*¡"

t-&"^t^ ev''

k"4 ) n-fu ct¡-rla' -p\

,f"''"b'--' ,;7*-^, I I

t* o^n _^rkrT^il\, ,n* /.,

*tr

il

c^.^L\oi 6',, * ,-[ly G,J tg J I 14 [o- ,[,,,y.¡¡,. ; i,l l+ ifl=-J *],ffi0k. l\'"^i*-tl *"4'^^*k

I I/

af4,ffo,^.¿\ 11 L¿

\; ^r*fr*í

rL n")')' Á. ,Irs -/**Á^ 'v[1""^*'' V.- ¿, *'{ "" -t' ¿^ itr,á n^ "i 6 ' . ,t

t.

eq

c-.\ \l'r'v-) 4:^L[

;=-

-

L^rn,n-,--S '--=

Jl"'n'Án*u[ 24ln .-LÜ¡^a':n ,t n^ | lt.l tJtu r in Á. An, ut-oar;t o

(nr

;,!i--il

)c'ol"*

^*^lil,' F:"fu {'T)"* ¡^.!fJ&.,:.f!r,,'^*.

L,l ur'-, vw-{'l ¿tr.rf}¿J, L

s**{^-\t

t bÍ^*J+*.el -É t^rb, ,.¡/¿er .L" f,l.u"-'^F: lü, 4r.i^rf ;tj:;-ur'¡'¡ut n^ ! in

rL,'*.'

.*

¡,-"r"Af*

¡'l

L'

l"

,'l

p"tic /l"-,-r ,

í,u*---'-'

',: ,[:oL"ff:^", !r

- -n,l - ..&

Ilii li

ii,'

"[d¿¡l¿'-n'

-,'=--

'

\ ..q{-& 4V - J tirñn$.r

^

'', t^

I,

}'-

t ui/t[+ *Á'

t


ffficzr

o1 [u -Ab¿"*L""

,JL | &* 4 -Tteo ^ l;, w. L*)"^, ou,r'{, , l[,u-c+-;Á ü lrtt ,',e,*lt a- !- !-";r ¿- 'l-* k"4 * f* p** k' r'¡tu L rrn,'Jn 5 ¿" ("n -^k /^ --C, V*, L,-

*..sÁ

u

{.,1'..9 ,,^^L

6 r-c rlfo ) -

mi /

(*1a''

f*f-*A

/* Lo

- L¡; l-^1, u I-IJJ* ,*^r{¡-*\-",

tl ,t I I

"{ b "oY'-"'o .^ , la,¡"l fH

|,.-1

.

1

( .,¡-(

2*

a C¡&. <r¡re

A

4q

zr)

t/ t I hL, YJ

.

B+lt/ (¿6^\

\){rn

.t.?úfi"^

(

L{""r)

,-,'.^-*r1.


L' 1f@

^

N .L)

;- C

,l

3 .,-.

[*

,

'

|

,I

¡fr*u'"^4

¡,*" Lú,n*, ¿,,.,<¡-t"t.

I

lo

,^*4

,n + f"kff'""1ns

)

.'') a- rv-.

*¡o(raJ.

t óC . -> W^-n r, n*znulo (.,!-0 , G ,,n¡ 1, t/-^ ^eloúl^ RFE|), t fl t" í* -+ oL *-,-r^L ¡,¿I t?Tf L'-;';;L''jcu.<^:i t wr¡-' c*''rf"¡.,r*'/Á, Bf ,icr\ -r-.¿l¡,r¿" , ^ú ,;^f;L:; e";lL{.r. 'J-' cMM li"-:,|::J." \:.ni" ,h* ,_ cMY *fl::ou) 'orc^s'1"; -'r> H^s{a '1 r L (i"+",) ^lu^Lntro í f,'.' cun) ,'s, t¿ "t-"' TY # I & ++ . V

n

r;"";n{: g::#

!YY'^l C"fU. U,ú'jIl )'---.---'--:--' ,ur€cY)/ .t-o1{-, M"L¡d* /) )

,,rYf( XW$ ¡lrnrLy (al^.*'¡{ro',r0,2 [z)s*\t L;: * (^"p** l*lt'T' (Boe o: &rerglgBu Sra Mldel¿ru [lioe.: T.eottt\A ckeq,A '

^

f Y+ Gtr¿cu

.l¡¿cu¿eo.

:

)F

---=-- J p

* - "--"-


F.*5

* I

PAX

E*t, V

12 u+""

J

Hk

2

Rtr\S Rqz"rrrtreJ

"* L"* ^

{ .1; L*1.

r,t4' lru.C;<t,r,tf ..&aft r h-7 W/+l

A Ñ-,.^Á",alt

<zr

''1^ *f

y^t

$tar

i GTlc".

,,sr PoJ'" -l-ru Prh*- .-,.fr["'ün'"* r¿i""/l z"lt,S K^ktr,,^^ YLh.r*,-r. lo o Q,. a,T

0,,

nn

(),Lc,tf-o D" rk I¿.fARkCtoll Él.tlF€ uAriD{-6 ü/v'4¡l'ltf. t nil -il L¿,^,q)rd--y:^;{,r,h*^f"¡ I

I-

.s./,1 r | //

¡-'¡.'-

L¡t

/^-,'

,^ ,.i...*t ,

9. r,.r-pw-"..cfUfi.

/ t

,'( "LLM

\ € ,F'A'";fr.'rl^!' )"" =o rAk 9 4. y grs

vfo. --tt'rry @-f*AL*, ¡ll" r,

r'¡r1

L A.fe ,vr,eolf

"

ftr*lF^v Tnp.t

.

-- ll) t I "l-fu o J'^V naü ;-tL, /vto-j ,o -ffi^!.

(o n po,rar ( ¿+

| o.rS-(.ar)

Vtos

s"-t ¿"[0.^r ,¡o n"{nt

I

ln*"r^Jl¡,


o ¿b.Jl , 47" ",W^B*ra, 7 t.f

h'-l* fn)

a

(' ll-c

r "^ -,!¡LL,J,

'=--\

.e

cOag!.rw¿cc[.6¡

.

t -i

tv

{--a.{-0.

Tu

, ¿'w4.

-/-

A..*

¡t

L

0J

- + .I*,,k,,,) | r-'a\o.'. r '/ n l11^ J \+ - -+-'-.' ^_ \ -7

h* ruir;j" ,/ i/-13(+:--Vryt ft *r*il. i ',lfl -ln f

!Y::-

* .ü¡t

(*s, Vl

t c, lrlt }z fifu¡*,tü

l'l

,,\)

,"

4]

t

J¡.r"^")

-h''* í,'V1,-, + T ^r.-At* yl t"Lk"- p"*,,^,. i r:|^iil'o.k,iA *"r^lw * \-,¡.,f-.'. L ,,tH.r^ fw\ ls 4' n','t

^

(

,\\rv\Füt-@\-\

^

J

,

+

'TuirX-.7: ¡.r-,*J,,''I

(,-'¡-¿; /*' drf.'*tq xnJr*q¡¡ n r' J*l ü..r *,\o a ,r.,Jt "u, 'ltrl' /

J

1

[.^

177--,V. J

Z'T:U(r43.7 -5: Tip" l¡^.e"^ , ¡*^.r"- d tl^)

7

T"'L|..,

4] ,. T'P- /"^'***ti ---= R,

r

i&"üirl'\

::ftP)

'"f?*

ei,-fl rr.illr',lrfl, rffi fh no4rn4*ré f:.1""*1""'ünL u r r +- -'J=J'-,, l*"".^ ü i ;L -r*^il Rl I t,J,h.' u^r ;ü1lili"+ 1,\ A/tt=K i' r" -r+'t/^' [át^, it''tlrt .ff I é;,*..iiI'Í t {"ü../


l"Áff-J* f - "*00tr,

'

L,fJ^.ior*s e "-L,*L*L ¡ Ca-S¿ é^ & x:*

u Vr..---------Rs0'l''

fl, C-o.1ó-Xr

?rrÍ\* ,

i,. e"Lcre , l\.t lc ,', ¡f-* ,?-

H---

1 =Jf4o.n

o-Fq4n

,;.[)¡¿4.

C:^ Lx^Y;'

.l)or

*-

I

,--=..g\g4&

iJrf,/^*^(,*r), r;' J& f""",k Lt,o¿; \C.'--t,* /}.^"".-tfi

-^

c'o¡'!¡s I' P{"t t'..'t;'11^"^"1, k""ur' t¿r'¿' tv^ ') "¿"1" 1/; rt", l-,"

ll

n

k ""i-{Í" <$.-{L* \ Ll rJ

n

¿ ¡"[¡..!

.

ca

^Er l¿.tl

ild+t" ,t ['k"ür -

f"-'"-

e^,'.htjo^:

F^-i-t ir fl

\,/

í'¡

P".-' 4. tr"t tron¡'c¡'

w

i1r.' Ew" 1*l

A lt f--: l/)

t¡\fi " - , 2a x"ñtf,t

/

.4?rft. tf=*H,fl; \^ I / \l .'rfi'Xi- $r) -L

I

r'.^Lt^

$z+

Ll.^ry-+

-

c,.^g^-o-{n5.

cJ<-rr[".J^ Pór' ü

| -f '/ \¡ N¡tc"

,l? )-\accl.'l I -)h/ --a-r-7-*

* .^L d-¿i. "-" L G.,ri[qr'

,^"[tg

<'-

f4j?^,€(

*F6.

llo

fa

¡G'"',f'"**) "o*--#f"* t(n \ e. €'ft.)¡ = Qpt'4q1v (z>o l¡ l.) ¡^rrj% J

{t /0,s.*1\ '>,**ih^

9n *f*"!..r.,-t

-: *j#

J

¡

lF,,.t^ q,J' ftcn"',,.( ^ u

^on!,ü

L*,{, P/\ tt--^uL':> r.4,9

^l +.

p;ftn

c

t" ."' -0'8' I

.


oI**

I

t* "6{o*r*, 4a"16w

¡n

=

- C{lrJ" A" l*

R, 'rr'l25.w

. -.nf.nlo

/

'|

a>

il e u

i(__

-l

n tt il Lf! ird ,¡ l¡s \c+.r'..0; f6)i B¡p f"trrJ \t / .g| i,/

Ft

|

sJ- Y'^/Y\P'\" ¿t

.

----.-

P3-

¡ n

/

1l

le,

='4t,t,21

- ZatFy

re (ri?

lv =\oa-

'u,tv

*..2^

i, t+frTrÑ@,, t'tr,8; = \ffi,vt ú,-o:".yilt¿'f g-'5r \[{w.?o{ (!"-40ü \f¿1.{¡"q-,

Sy _

_4-- *\t'aIV | *,Yl

il_

?n¡W \--'l i 0 : t\ r. .-AA\f -,¡;- r

.l-"

.5il,D ' u/u4 <-t¿v ii -) , t-

^ir¡^*r*j'a1*^L1'

J7 GL.L, ú{-t^ rk¿f-4 At 5,= 7,Mf71í " 2,T''l .-*' (-^' e,41,\ip- ü r;._ ; \tti_ l,1t \ 5) = r [q;;-= T,,trl-_o e )E-6'44.---.-> 'r

,, (1

" \m

9

/

-l^^'n

7W

4o"a*'

=

[¡^/'v'1-

e-.^{f:f i.Q:,f,u {qe/ ,i. er*t & -.-,-,)/o (-(X)= tensln2 -zC^fl* t^^J^

iTJ u: ' "\\

U En=#=o¡8t-1;-n

S"u-.*P 1

I


,lO

-{l Po

p¿- /kLuwF.R.&E0.

j\{.,*¿, tr^"u,{

Vl"rl'0.

-k l,L - ¡U¡",*^ t^Ju'i^'-Ll, {^"*'p & *"?f, íul"l* 'ul'h*,, f{1lr"n"t , ,t"f'Y erk,i,'', trn,kr. '^ {ur.,u*&"', & '*'ünut *L^n^ 6r*"^) ;r;p"6.:, / s \/r"d ¿< r-'e- a4 .{*J J"'tá I f^o *f^^y , l.tr""t- ? É'¡,* ,m ÉL ¡-:*fs d. u^e, ll *^ f 'e JL

o=*

,

il" "

"

J'ná,kcna'

'! f '"fbi.*l.w' f* A^ T wp's"cl6 o Á^t'erqk | Pfu,"-J-'ft"^f.u# f"'íU' W * !" ? ^*"*^ T'" '*II';Li^.¡-f^r Ar r¿f¿r-orn L ¿* 9-4/^' +''.)rrno, ñe'¡v\'

L""

^//,

[',-, kL" r. *ltlr f'o* ,oL*t L 1"¡

i"JMdru¡ l,

-r,¡"

o1,-.^$L p,5,14.

[,^i^--rx

: i:rk;

I

t

" ^ .L'fu!+;a" :lnh, ,lf-1¿,* -r fec tf *tr-c J*il-' ]*v' ka", --rn -;[J.';ft;"i; , rll

¿ r- l.

4

il

I

-eit.¿^,ln.á. ¿>T-i ¿,( e¡fo^ ' r r -+ - 4"eJlI -¿ q{^lJtq,"rhqá" ¿5d-a,¡>. fu'. -t ^fl

fr^r*

r A{J

/lr-

f)

l¿ t¿\L4'a.J":^n.

->G..'s


'

¿/! /:, :

PlSTAI h ¡P0KTlvAJ

_-=1¿--.'t.t/+-lt2

[tua¡rr¿rro,

J"

];t

T,L üe^o,[-ü,1*1.

vn¡FH

evl t I

t -€-[ G "*

lrnf

r,l--

etp-i"['^,fit

'V., ,'/r '

l"

.

t' t

fl*.

üf,

i

¿.. {-¿d"c,v"bcqr"-ruh

l+r/(L-^ I T-a ./- tl \, t

(--.Loc.

P*-.|*r.-" u")*J.'*;l. 'J^ ^ {a' tr*t"¡ =.I¿,^\+F.*ll l.o i-" i'1'Jo'er r \ ''-v *- k'rit'É {*t; T''^¡'J'

{(

- !J ocrÁoJ J"t iL"i" ,.. J_ - U ls{-qnr¡l - N' J.

lJ¡Jlrr erpeclaJe- - T( ({^,

n,pe'fuJr*s '

¿\.,,

*\*Jt €^ N'¿LL,k

foA.",.r,Ju,t

,-Ú'(!o >*.lyz /|oa lt-

|"{**-,^¿tf"

i

c",^puA-.,xL'---''- 5'0Ú !-{-

N,-ü r* ArÍr^.-t. ---_--o tLeu()Lx. \l',,-, .*ktq,'-& PhiL;gs, ^ . /*\

*(), ;^^frh J

"rJ,,, ,"trÁ Á ^\á: Uf1 -'-.,, fl*,)*^T 3*'' ,

f*o A¡ --,*), (tr' r"*ot * G-l --,+ -'?'---' ..

¡',^J¡'

.t

r-2< I Fe^^

i""n

+i

l+t'f"#'

-5 E.*J'".-\

o

,' ,'ri n""Iyrt: ;-"¡t' tb l. !^ir'"rt^

j fe< rc a. l-r Vr/

f',o-. 1-",-'J*

L, -"tr*h L' inr^ r+"1'1"

l*"d.,,'1-^*J,,rl, --r->

---

t

_

\

*)

'U^ ,,,\ x,u')'\u/'/

n:i

¿¡ itste_¡"-",,"*.1,1-o

--, 0,'¿

.----J t:r"'ili e-e1 --*> ¿9rfl €.^nn rid" At/ --- g,í. ||{¿{-rq^,-{ l_

L--> o '.*M

\ rr

('tt

\

p.

fu.*,* {_*r,,*r

rct, --= ?S3 " 4. f*tÁ o .*JJ*0o J*{ f,'l Jl-:''( f^ ¡..

¡"n,{ -

^

"uHi{*" fI rS.,,*, J;¿l' H,T"e.;,*:"_:-iTfX* . y.r, A,ffi & t-o1.t

tu=.

,


&-* 2",^* l. p'Ur," ---"- V N(,1,.,(,-*g,/"\ L- f t""*r"r,#* ";;::n't .*fur* {r,. 1,..>_l_ ql l[ r ¡ ,--+ r 4 t + prAy afor<s i"^r.^f,, ar/'oJ p-¿ .-:^-Li]l. f ,,^Aq^,.rkta&.ts f c/ eafor<S .___,['rr"l¡uf'*: T- /QrJ*,r_ -, ;-UIi*

r

e

a'

|

^J J-- ( *L'r('xoüq

,,

rov\ Ael

t t*-el#S -x#i'""-ry

.L {" rr r-*-q-++'*^}", it/,^ { ' I u¡;\t' A,'*k ltru*,*,F l*o ;'*Ll*,lrr-An- ;" LLrYt uln itil*ql ('*'¡-J ./*{'lilr't.,l-' "-J"'eJ

o*-'o

¿-D

é\

4J'

p,"* (, >,4u,^ -+ Jbn-S* f n" L* L.i¿¡w^e'^-^r{lf n^ I i n o.^fl L)ioA,..r* s;¡",t-i ^[ > ]-1"" úV g"1*."] . > 6 -4n) ,-, /"ry ¡"*t). p >poS ft,ir^r: ry-----1' ,----'-=-* !)

P*,* fr, .ir-l{-,

t__\, I I Yt,g_sr:. -':r

->F{^i4J-

e.^. E

ú:----,i---Jl -,rq9

T'

<'/-L

*1^t f' ,*

-

(+ '[J,r,+ rú --"1ú *u,-^*" ,-lQ r*-,*l'.}.."- i[*in-.rú dv.ery,v.ll,,. '

u*t{*.or)


'''1t

\T^ryy3:i¡gls \ .> ()f, '

,

|

&¿,r^-flvD L

/ -+¡t/a.¡t{r^ri'"

I rl-

_ (^-c-cFe¡ ¿tf.illco

;

I

tf *fy,, nrtr*,', liú*l ' ;""r" -.1-,*.,1i **1,,, ;LtT<-t

-9{"t- & "rf,l,""*tj.

|<-r

i)

esc"'t'a,r

ll

-**r /'*[{,* i,-1,fu^.. n

tjnft'9 ul""^{N'-'¡ /^rr-^^{" "hrJ zn"-f rr¡q\4 \ -L_ / I ÍJ"* (fu*'f!;'fort') o

¡nt^ . o{,#n,s,':;r!#;iril#;1.,""r. - C- h -{'-'-;ul"

u

l'Yl("x-r

\

[['t{'*)


C*] *rA;',1J

*f'#*t

-F,^--k.tú-t "+ t /*A rr &:'-g"n-

rY

'"*t: n

L Ldn o-lh, -,s GJÁ^ tr <Sc& L.-." . .-

t &'_*

d ,"

h,!

/r,+,-

-*,Q"..*.{*-?{**-, -.e_*r0dJ" ,*1c,

.rt**ffi' *

iOr*i^"-

t* ,'""'t"^

{;"{r.1, $.Jr"o--L,*{-0

|

.

= 4*

.

s> ,,*lu'",i.^',T*=^)

|

.4- e o^,

--=-

t"

C*,)

---

rs-

C'^k ilnnot

{

il-^fnt'*


4s

t1,\,l(alA1_ ¡

uR8,wo

¡^

- D ; f'."-.- 1rl .r r*,^rr -+/ - f^.i"F" . i"" ',\er¿ fw-tj /c-t'r,e} fr

P*^ ti-tn * f'k,u,, ¡*l-es ¿ fw,'Á

/w'44

r^[.,ú

ira&j

-

.^M''4 L,

Air,," (^ a {*"'-- *L*"

Drb*^. "l Crk,," er Tl,^,n^-.tr

/ ^.tr*J,

J./ -¿Jff.f"

É-

/"^{-h""ff,-l lt[)-ft, t"^{-*,(^

-

-)

(' U li"6) - t--<-cus csc¿ar' 6n Io',rf,\r--' f';"^o ' 'l ^'--¡n'- .ú' k"L Jttf*' -+¡ I¿ - '\¿louñVu-'->/ ''t-"

L

* (^^kJa ,tt*^, /' ,'Vi( /-"ry'h'-* b"ft\ a- ''rl-udr'u-k;TJ^ il-JF-;, ;'L k 'l'nnl"'^'Jú ..r- ^t-'.,y r {., JÉ*h, Ct" [;**!',,6:?*rr) -t;i"{r' ü nJ'X¿'E:'ff5

t"fu:Ji*":Tt:j'^,' wat/v^c"k

F rú-,*,i."l¡',"tt,E,'

r;r.'*'t

'*t-{{trf''it¡t ".l""1-'^^t1'"L-''s !', .r.^k ,.,.dr. ---"lt^ ;^r[,r^ uy,,r[' u,-Q-;"^^tJ "Á; li^.*l,rrnt ---- q"l.r"l[, "fi"fu.*t,J,l-,,T4-'4r

-:t¡

I

11


1,,1

SANriA M l¿1\lro

f

oww.Aú i e;rv)

h,lIñó D'Cc I e l'¡i .

fmd

0Er* ci.ct-o

W

,ACU{

6^

i (t"*t*) ".*Pkf

T*r".,L".

r,--1JliF, t

I

I

A\lz'u,,- c¿a^z',r'4 *fo

¡á,4^, o \

\

/*l

¡' :

u,S,1^Yk

Á.J^\

f.'"\¡J.Yv:q¿i-o-S

J

'€.lA"P. E( Cx'".^.'¿"Jt'

[,L,

^

1:,( {l

Dtrtr.tAu.i.á 1*f -"t1ftJ

3, h,

)


i\.*

inl'vj,'"L'#tt#i,, ro . N?

d*&...=,f \^u ' I " ,\

w-al 9Jo

*

ll.*i$"jfTJ'ft"

as t'tces

;"1ruñ -[,*q .,r I '"u.h^o

(f^. á" n

*-ir

f

¡ r^,

,

9:ir;{-]--*v+_rv ,,hn|' i -tut"? ,n-,itu 1 trilj,[*# ¡.u.t_, i y_ñ;ó;ü^

+p."p

\J

i.,I* [". ,

f'F J'^¿.^

J ^d '^"', ', ' l--6"- ---,' !v c l'1Xu9 *i} , , +t"---A+" w ,-!"' *"{'.; ^s -' f Y'l+: ¿'l*¡;'"^*l -Tlp,

I

I*

A rr -W-

[

^r"

f,^,;

'i-.

'

n"\',T", uf 'd'^ L L¿+4"46"'-'l¿c

",,,*, 1:**T#,",)'*J4^.r¡^,, r*t.g : !"it' n ble-r J-- */*) :l:", cór-^!J",ti:.'::'i (r-.*n'f ¿,-" kf* f ¡t1,

lP;'if"Tfd- ;.ild ,?-fl}."

\

',^,¡1,,

,-l¡ I ( rf--71

i'r'ín

{t'"'rwr

: .Ti

r,fjü llt ".¿ -'{ /.,,.. o. a rvrw- (Jn

.'J í ^^f"

4¿,,,i,J'

¡-{

a

t

{r1'o*Jt7+\ n0 Yr+ u ,t ,i, -o-f t / ,'l^' f-".Ui^"o-r ir ^*ftri..wi'\ #rr"_-... l;o \ V''/ -

ff.^

^.{"-"i -q")

rr .

6o

,--7

6'r,

ilV,

ror.f"Lt

¿liA:l.. --*.4':'

APÚ'

*

U,^'.

*J

/*

*Á'

c


i,'

€t{t4flv-reJ

'----lÍcoo'04 '--f

')

rr t-J",

r'|l-'\^I

| rtf e¡'l -l l, '"¡.. \ L

(¿.^"F*

/ ¡.

r

I

.)

A{

l'*41 ' \,

t fl':z'r <lt I

üjl

¡-!

ll . '¡'v\

Ix

f"\ lii ---L/-'-'---r-

-c'v¡e'na^

2lun+er

'i:

i

1.._,."-)

. r+ii'^[*l

\:t-

I

-\-* tr{ \i

n Tf¿,V¡Ii

f

@).

{,e-fg

i¡:","'11'i-'l'

(.t[',',.,""^)

ffi 'lü"rT;'Ñ {::'",f""¿ -';til

f.zw '

--1-

üJ L^..*,,,:?,'J'; ^Lt.:-ffi,,r la'*+*"rT"{aa{o)

.t g'(il f¡"

L&

""srt"

-l

--*\.,-._.\:8n*

¡;^ ,J["¡

.--...--..-.----

(ruf-.*

'

t, -=<ae"ü--

út

V\

ü¡;;s 5*i,r rrt o

?

q-a o

.\r-(¿d V.?J -"

|

oi k'*,.lt*c; a- ;*1 /

&

'i-

tu,Í3**^,1 -tr-i5r^l"t "r 6or

'

\

I

;úül;;;H

l.^. rcd'

,üoo\io ce-r

-f¡f..rín'd' to^"t'o' C]^*'-,'f. J.¿t'^T^ '{a"l' ft""*1* , É^r"J*,'" i." ,^,""* n"

;

L ,, ,

,.'

;ll,

:'e

*r)

Jr nl powvh*J ¿1 y"- '*4r--*

| ¿r. I.^t

rer'A-'"ll¡¡.


c / B-¿cuLF ( o^l Nr "-'Vn;¡. u *t^'/,.. f*y*Xh"*"áo)

AlJ,4,t cetu AM /

DsFu,w,uil

-f

B/-t*(r,J\:'r),:

1I

7 f*^I (cun) i;*'Í Icrvl

L $v.*:'¡...-rlqzl^'-f" 1-lr^t'

ltgPJtDo -rÉ,r.f's

t"

rw,lrru asycl

¿*\u ¡a,xi), '

k' w'kA" 1

r3

(r'L'rt'n' ''t') S

''Er,,üS'"-+¡/'

a.

."".

L'- Lil,n,.l{r,

.-v^

rccr4sruD&r,9utJ -B¿r!ry:^ t L*rF' 7Q^-'k*1"+ '/

-G ffi E-iM;--i;¿, \'a

ü^,i7t'p

b- i-s , JJesT ,., 51, .,br

a-r

t

se.i,i7'.r-s

/ . / /\ e4 p''".Í't +l.^¡,as (tr" J,*veaa^'t) -/\ Fi*{rÁt ' -iI i ' uan,-'-J o. * ul *' {Y* u{^..,]ot 'pJ " "'tozj- ( ,t:J< L, .n lr',t nJ) .,, ^ -ToP.¡-^N".

_

81"

i*

|

,,-La.(..-r,.,01,

r,

;, ff.{'.

¡

, .)

q:3I1

r

^)!,,1 4--f" + $;rlso"^ ,JL 2a^ "',"/* -! '{'rr.^ ,^ z-r'-¡ ,, r;Íi, nturyrvü¿ f).+o¿) ¿

ld=

{4")

L--i-F arq-^'r'

*¡ $[rf"ol.' .- try '"t*' ó¿

Nit 7^s"t ü

4 '"'

lÁ¡'.:ts

:r,

U

[-A/v\

hTtf {4

f,"otv^<r'

o)

¿

I \ /'''-1" "J-t*"'''/

t

^z

,.5-n) I - 'l'''t-- ' AA 0¿t<,, ell". vL ,/>goo^ \;kJ Y'"/'Y, ._nq/. 2'q91" ^., {oo.,,'-.'"n*'dLt ú,

l{lrn"s ,'

'""1'L-)

' ,ft"ffi*->' ÉRr"\^ d =+ $'o&'-'"'' V:) ."u'* ,iü ]J

pd¿os

f,szr: KC¿Ls-IeO g..,^ c^,uLl"r

ft!'ffi;'*

_- A&¿.vu-Ro-.,:f"'

o.'

tpar.o, An

:Cffi,ffi*o''l'--!''J¿¡."

Jo

é--.'.-)

I:"^L. U-tafi:i.r1l' / ,fi(':y"^ "

{ft t'ar'A--;S¡jl

L '=-1"t<o ÉJ-lr"¿a¿

u.,t/

,in

:,::i:

i;^*^-r)

iSré_> [utr.fau"i.*J*.

/ zgy*:-gL1*^*-


4b Dc Bef4ffio t"ü '¿!ct au-Ls\ /^ za''¿ A nl o I :- É.::*'^ ,"¡".! x "!t-'- k L' ,J I ulsf.nt^ o ' h s-"-''

fl F6¡i

(O^

balru: tlei D5 K6fárv Suv" lDsr¿os 1 1¡,r.6ePdV/\LeS

ilnh,,1*-r-{[ *", l* l-"4¡¡) r" f"{

?#' #;Hn9 !_

"i '.f\\ ,l-L"-l,l,"zs dlr.1 %' {;.,-y'n 1 ,t. t ,ff fit" /..".,111^ ed zToo-a

*71-,1,'

()^.!.t"' o.e,n)

- ) ¿j i'It'6 j,, :-- ^cLr.\ .)

s'e¡un;*

,-v,'v', A¡,¡tJ

-A

2-

"t1

vcro) ¡,{}.feet.ArU D¿ co¡J D -- lirn-r-f' "i, g-"{rl^ L .*),1^ I l ' t"ú,r,^e.1f"+- , v e' ci " n'e!. 1 .'<d

: #ft;;:Tunr",

*;, í. tJ,. (r,,J.r,t. s T i F' s .-r'üM*i^ . \f+,{ 1oo..,". 7.lrii"s ¡r<s' p,-"srn,,

^1,,,!,

,!H^'fM"\J.!-', t 1 c,-,

,

F,.^),

"'fr1*J'!

pn.

1-[,n!¡o;

r{;),k""r

----5 \=-

,-,'."rb]¡.f^

fr'{:* /

,,.,[

6","

ül d'''¡'

Lo^¡twL I. *'?'* *,.i0.^S). lJoi"" , [,'/ n'^'"'-"t]'o11 A,'^¡*/''*'t' +-+; t.-.^*[o ; o,

,

|

l I

(,.,f",

[<*po-) ¿"

9.,,e¡

"vv1*¡ttfo

¿ c'¡ O"-''1")'

r p", "¡f^, ---:1^l4i L ":Zrq q

á",LF, oie,a: ru:g. ;, A-\',t/i:d,; 1/6a,^ óa_tlTo^"n

it

.'^J,i/o-,

uso...¡.r.<'.

L>T'*"r(í'1r."i ( p nr^+tu"g,.^" flrt,-, 0.o t0f-.us ' yÁta,l;,{"J i l" rrp+ gt;13-.-r l.t 1,ruxr,i \t',lh'"P' i,.,k

C>;,

Éorfnk"'* .,'t"-1-'l a¿'lnt":


- fd;,k " *[. .-.*/, f¡f-^ urf,t. -= -li, L/y-,r.srrf,Ni,

ir. gv)

-

G'..e9.

c¿\

Í

;.-t.l.//tfii

os

*[", W, ul, ,r^Á (au-á *.Lb f'*^. ^.o,'.-h/", ( 1:;'*)

nr u(

'

ruf<)t-r :'', i^1,-:,1,, ., - ,i;u"

"r,,l_t,!"',-,

[".Jr;*r "^l,l"l. ,,i''¡ )it,uJ t

f- ' - t t'a l1^ ! T.u'.,..,i_",'r,*," \-; ^o '5\u =-q! \r".,.t5¡g tU,Wc^

^,.;+,,.J

/

¡,^l¡

¿-c, a,.r\ v,)

-5 l'.' (11

,," o

r\. l\i

e

p,

n,,. /.

,2-A t'

fl

n

ir,. I

Joo

A¡lf.-' |

)o0

/l

{"<fw',a '

,

{"i a2 t",b-q-lr.t , c"^ _.,(oI , ctW¡ I ., !on") t'nk' /*t i

(;

l'fi\

" /t ¿!u-,/'/a(

ttt lr* r*-I hl'')

( ';)^ z,^') \ l

(t/, Y" l *1:,29*''" Ctf

4

u,

i,

/ \-o¡ar . .., n.rr,Lf,..i_l* s -,- / + .?. r" t'-¡'.J'^,J.';,

", , i.f ilrv" y.^ -. {,'r,-J6'. *

/r

&

,.

nl,

t /{

/

,//i:

u4^-,)

"

,t."

f;*,,:,

c^..J*|.

-'-4 )' Vo, .+ {'/ l' ,..*-, .,^,(,¡L.^

í,¡¿.r

,,{^'l",ii:).


tll'

4+

Í n2-* &rrtr ",L'

-

2. ^{k,J", )rl"*.#fr,

''''/l I -l . , l*_J".{ ,,"...-Jor}, = G"l^\^,L-.T"",[*/r,fi

' l\- lt¿li.f v'qr¿\ f o,."dto

,

Irr ús' --, Y

t

*-To ' l*'ffil:-ff'sü''

;., ,u", "Ark"'t¡or *l',-' 'do t1^l-il''J ''""r'/tr'^ Drf*l''^' "+ t Il'o' ¡ r, l, ni,*- &'l ¿AJ{.::": ff, ^" l-1'l "''''Ato ú& -;i -t '';"\'ho y"' + '$ r It J" fq-cts^ .< no ,-'qfos \- I t, '.1i,i,'lat ¿,.rl,ll¡ ,D^

n"L.t--:l,-. d*k^

-

;r-'¡¡o-rsr

'rq^¡oq

tt,

L

----

(t/ l^\ ( )

lt -iJ ^; '-

---t2

?I| h

'''¡

'"-A't

5--

r"",.,:J -f ¡,'w '^k' ¡ro'vxnrr

t

*!** r12,i,,T,1,]|,.- y., {+r-)'9 .' .,tr"t!lu&{r (a. ^ -th: u .,*ouL\ ,.tr llt t r" I oJ llJ\ > n' - ÍJ^* d-.tu._ J,"'-1,"

'

Lf

(l1l^\ L'

r

'r-

'

r

(

-^

'r"'rJ

#

l

Ztu*"_r

.

}w'" s{,,, o{"' *(r-,ri. v: .,^fJ.^lu. i:p^/-o- A,a ,,-*r'(-* ;y.^,!h-ff:" nu-,¡¡t X^'4 !.!il ¡ -j

L

p'

,*{"'

ilry l¿*,¿) =C,'^

|,,(,

ls

u'Jnr *{F4",,

,J'

1*

"L-."{ (

;*:*". iV*l

!n#lt

s- --^-í

^J

¡

!^:-:^^:! ,

stoS

,

ffir-=t rt"rsl)',i' l*r1, i:j,^

r,';r._rr,

"r*.*r

ü ; r' [qg¿;


q,,"'..rJ

\

Ts [tli.)

-rl.I r.

__=,.

fuCl¿ ,il{4(^

f

l,t

q ¿.t

t-

'-o

\

L, uu n"tl h I

[ot

s*

('l;.t^ -.ri^) ,"{ l¿ ",^ LLL. üft ¡M' -^-r^' l-ll^ 8'0,

,

(

A

¡ 't^^<ilI

f;;,(,-,[." i+,--{.

L -,. k*J"J. (,

L'*- |; fu..

':\/

-i

c"'.)u

t'

"{' k*J"' (,r[,"."',,Y,,,'

tl!;n /\ty/1'i.

\\*'il \

.------l\ .1-

t i¡ óY i6\

(

l-. a^.

/{ "\, rt

¿,^¡uci-'.

2"1 ,,. ,z

("'

uf\.ü,. \.' .[-r.. _-{ ,, ;

,:Vv |P"u--

9

I-

c,'"v-f

¿A

I

(-w-( L'o

. t-1'l \¿-u .L', c-snt{

'

. t*{.rr f

(t*'t q

n

"

t

(

p.nli,k I ,J. "irl l 4 ./.

trn \

.1

l^U. ", \--í l-, I

* '/ " 9¿.c\n'"e1 " LIA^ ,rff rr¡6\f-5. i['"lt 'l-lt -_: I ,LU,,r*' ,,á :, ta*n r .._'F",.i -,.'rr^.ó J;¡;",flJ,"' #o f'; ,t ^ l,rt ".-r A" t ¡rr,{o^aJ *,,-r.1. lOu^, -["*,-

..ti'^,

L,

"

'T .$'j,;

).,

'. /

lt t

,

¡"Ji,u/ql./ + *l-+ n l-i ^[I

1

{-r ¿ ^',]*

t

<r.

- t' LH: / ,.{r,7

{-r

p'-t^

í,

5t1,-c{r,{.M (t'l1"iv t*r t i!- ""-,,", ) ¡..1

"'níiíss

ot ro^'pc.rl+ I

,*J*r'{* 7''.. X^ g,lnL'"-' T/

t"'vyrola<,"'¡


$ne

U

r\r f

9,t

tFü(-

¡

/4

-:>

n"

¿lrh,,",

{- u6AR¿\

f-t,:)

znrÁ)

"\

,--u

---_

{k

fl4,,^l-q "l

"/2".+,

A

o" )ie'-'.

"-\

.

r,.,L,:

/'D

!)

[l

i l. r-'-.? -f[ c

|' . h'1" qF a"{ /(

¿-'ct*

\ t.,,"'f."üt

;-1..^¿,

']\cr',:l

t

\\(-1.

l|,i:^: ÍYfi. r*'tt

^rw'f.(

It+-*f*t0..

_---|

xyt--.-

l:;::;.

;o"-s {f_oca,."

u.l

é

tuuo

\

&

\n -' r.".,¡... f !)sr¡v+r-l *"*".'fr 5,

*¡ (, "'.t).'--

<t

,

,.

\r-,

-----\.''-

I[ a'"

'^'""'^lul

^ l' TrPosltgrpnQs\rra-)

¿

t/^

I

P-.\

¡9r

d n,

llC¿.¡

J

IF -lr('rI ----' ;- A,-. f. I\4¿r i f

r- [l'(

'

\i

)r p-(-^.Ll 'ü

0^.r-^

j

{'' I

Ltr'J, b, f \,' ' (-P" ?- 1, h\' li"

tL fl 'ftrr

("''''|';-'-

f

[.Jn'-"1

D

^

I,¡'ill

r I'*\,r {'"

I

I J

r

e-x

'i, ,,,.,

"'

,

/,)

f'' * r'i'

/i,.{\|oc' \-

r\

¿

i

-5 -!0.'", -:, L L--, -:"*$.U" i

¡

}e p.,.,(.. t

-4C¿L"o,Lt"-<

o\

,*&-r

non.-

lll, 1

I

. <__ |

I É,

"Lt

ln^l' ^ rr,rl.' ', I [1*,

t / /-" \,1-<

-*:--

,¡0"1)


[Át+u."Cl

rvt ¿sr.,

ro D. ¡\6ur'\

¿,tTeo0v.¿f oN

f¡) r- J

I

I I

-'.,i

lI -''

' ,/ _

,

. **dr" j.,_ __f -l

y.¡11< r,,r¿rl1-a L"^*,, ". ",,,. ..-,,sa,r.LorJ r¿J | _-}n( /" {ñ/i,¡ct¡ 1" {r, t,'Ltt ¡r: ó'i[L,HQ\d\ $S\'lx.ütrrd Á

:

\

-'i

p ¡ I \ at ¿j! ¡'1Y ro'iij

^ Crpi ¡.,itOfü l\, ll,rl , r.r l)u (rL'¡v

,'l

'I (Grr''.¡ L1;iDñ ) l''¡lg.-+<

I q" tt*lr(\\l r

i/ti .i¿{o4

\\

, r;r ,t \| |, u tri¡"" -,"fr fÁ S ^^;.rp',l +',t; --'

líA(i¡']/!,

.hq,+r]L. i

/ (*ur" a"lJg. "iJ ,".J* ':"" "i".1 r-f-

q,1,lii. ,Ar,.f "",,ií*.iino -=,-"i-., !,. o6r)*-

| 5' rslf nr tt11, útt- 1/"*. r^¡r"Jl.:i ,rlr... ,-;.,1\

TiÍ:l'*r ¿-.J- r1 !¡'1-t',ir'\¡

-r,1 \

5

it

t-

¿r.t'R,

I

,,)

{"( &if,': I fD\ r¡,"¡A€..¡u"\ I I I I !)

! FcL I

1-. .r

ü,r:,^

,r-

Pf't;[ c',.b¿.cc'c\. j__.L

_¿e--

.,-

^,.,-,

D'Jr;|, g- ' c 't',


l.i

Aaild,_ 1l{'ilü ' -=--' ;',{tt .r , .

-

s,5 -] ;'*-

¡w

-i- I

]_9tÍ^

\

\\

F-.,u',

l)

r \,1-

|

f,f",_\,.f

I(r

i

,L-v

3

["i;'l::,if^''

"rl'-

á^l^ = ('l: f ,.^a ;, fu,od .+.-""' & i-. p-.,f" ^i;^"']"j" p ..'.

[.j,'

_t{ [;^

k ," -jy*ill{-',,1,,,, fF ,,r rcv¡.1,*J 1,,,-'''-- 0". (;í"s

(r.,

'r*r,,'

,u'n,". Fd-

--=> r'/fe

t-'nLo

r^r "'trt{'

$",. ¿¡it'rr :

f ct.t'L"c/-J J';F{<r

*';'* r¡q' ¡.,'fi.r,r..--Fl .-Éti¿" 'l t,,ru ln'4";'¡'n1-,'¡ n ,. (¿^liJ./" f Lldr4¡::t' l' P' il^- '' ' or"' i" l"r I i-[.- ' -\ vrr¡ , ," ,-..ti; l:¿

| '\,.' ' " .r r,. [-' 'o !r"''2"-rt'" !!t";f!-t

..'ul:':

",'

L

ili:,,Al^

16,.r,t ^.-t -Vúe, \'Éft*f"'rl "i;;r

't"

i") ''-

t:

. ;*,(-, ,-.,.",

k'-

"i

\

'-Fl

t

f ,.J., ----¿ -'"*''6N¡."r'or E*-iurk,^ - / /t'¡ú "' ol '-'^"'-' ! ^ 1ñlt* tr ¿u^.. -.L...i".fj* r,o1R,"-=''

!,r

E-

i-l-t

¡--.--r,.{

f '''\t' c^i'' 9''k''b,{'' v\ ':.'rou-;ooc^' ?Fo'tl tL' .rrl;

r

\, EI\ -_-/-t,+-____)

?

",

-.1.r"

0

¿^ 1.,'Y.1 ^^d,n',(L 1 1.5.:01., I "rv l^^' 'l

/ "'

¿-'c--

l-l

/Llral-"r ) ); ,r

tl

{-l

/ J..

-t

¿-rlt.[

\/¿ -^ )'\.r'

/

4,<-

t\x

i

Sov

fa{

-

P(t

,¿)¡\-,! C-! -l

- ¡¡ t> - ?* r-

.

\

t

o

=.{

^il

¡''\

¿<-\t *r e !

{:.1

,l

I

] ''lJ.,-r I /{COr l,i:r,.-t

¡-

't

/

,

fii

', .

'e!

1(i-. i/

,.ú",

'j

,i\i\ .^^a,t{,'.

lv

tr

'

\l .''


Di pls';r'Jl' / | . .lL)')ótaJ __;-,r'..¡ÁC!'rbr".I¡'r.:t,

fü-'-rr,t-ñ ),r(r ctu¡\

l" : "-":*-r.f ay.':d-.,,'o

.,1*t'*^ ."'f'rl', l.u,,,,-l

A

lrcpr ,\v[:]u .-q-.r,, tuA* /B.rci,,i ,'..e Jl1,---,-= Vl[""]-, ,*i,iil--j F^^ .:Ji:i. A r,¿-_F. p*;í, I 7 l^ ,, i c(""-'' '-f ' '-5 .*"1 ¡¡is¡r" " [.,.l,*nf", Pt = ,. (.io^) / -5 1t",1.,' kt* ,!t, /

I 0

\"ij

,'

¡0" i* '

/,1 -.'l

¡.*"-[*

" tr. 'rc','' li j-

, I

j,¡*."

-1 ,t\ ¡.'lr'f,i

"

-- ^" Ar trLt.fo¡ ¡1-r,...,-,

* $lá.J-"-.:

,'\

a ./

Yr'

^

Lf e,--' ' l'l' lf í*t"t' l' ) ¡-".'tt "

,.;uk) \ /'--/¡o ' (.,;",",1' -t ' (ri)-"' zu" ''^ ^ {'*"-r '- ' '! I

r'"r


--*

\rÁ.rb,,. '

J¡-.-¡- ,l t .-r^,', ! ')"'r2' -'u':t I tt" I ',;'Vlr'"i !.t'É | |

----l

I

¡

-

i r,,, . \' ".i:l;"'i,..r-,">rrol,^J i t,":;^';:,-.'"' f, f,^,

I

t::

i*,..

p-{1-' i' ,'1" 'Á*o" r'1 -\qi '' '-i-:n"' {¡'"'o 1..

I

l{*Joi":,:l (3oo'*

i

- L*r {^*+ .,^ ks*3"? ., !..u-' , /,. , V, 11 0'){o'"' ,11\ ,,:",''.''- '"1" ,,;;oo,,"'

\."u ,-

I

-+rxl4¡

:,;

(, É.;,:f,r,t[,t,,,;^1]*

2"r"5 '!v "-

".,i;l-u ii L't"t *¡ o p't\ !'''-'

;" *r p f'\ | a-'{- 1 b.j ¡}:ir'¡ i^ r €{r( ( }t) -,L' L,r4 .¡-{,, r.¡)a :-- ¿t 'i truil',:''ii 1' --*-J*, .l- <" '; i;"¡. ¡,. a ,,"''[i'^.'dai \ : -M,u .: ' rpu'itu;',-.-,,,,.{ ''^i*'ro'

'i T::":J ,. -f.i-¡.,,L

!,Y,', -('

j * F-i;, r-,',ki,i' ba.a\ ,

i'

'

'' '

6i

',iu't'"']

'l

S

1" ''F'itt)'r, \ '' .-':::'."( /'',í.,,.t*i ,lI i.t, -r.,'l'.s l, ,i., -' .".1.'"(, is'u 15'r,'".--i-7 $¡, 1 l., ," i-,a '.]^_- .l'r,¿..r ".* ,r-. "¿'"Pm','"1:;; 1, ,t.¡"'.j,.i.^,"'' ¿,'1".'tt' ¿'i"" Ff

*''^

i:;;; +S-i ffu",".-r a

\

"J'1". 1 o ¡,- 'y

",


ENUNCIADO PRACTICA INDIVIDUAL DEL 1' EJERCICIO

ALUMBRADO PUBLICO

INSTALACIONES URBANAS IPLAN 98) ENUNCIADO PRÁCTICA INDIVIDüAL DEL

1O

4" CURSO EJERCTCIO

A,LUMBRADO FÚBLICO

Dada la zona cuya documentación se adjunta, se pide la RESOLUCION DE LA tNSTALAC|óN DE ALUMBRADO de la misma. Esta se elaborará en 3 oartes, como se detalla a continuacióni

Plantear

-

e1

DISEÑO de la instalación dibujando la planta de los dlferentes tipos de calle, determinando:

El tipo de Iámparas, de luminarias y de soportes, asi como su disposición a lo larqo cle las vias.

La posible ubicación del Centro de Transformación y un eseuema de circuitos áproximado, asi como la decisión sobre el rraterlal oe os nisf-os. Un listado donde se enumeren los pos¡bles detalles constructivos que necesitarías para completar la práct¡ca dibujando un esquema del que representa la secc¡ón transversal de una canalizaclón o conducción refozada de alumbrado público realizada mediante tendido subterráneo entubado.

fodas las decisiones deben estar debidamente justificadas, para io cua¡ se incorporará una breve

N4emoria

Justificativa.

EJERCICIO B {M

2 de Nlarzo de 2004

Dadas las secciones trasversales tipo de las calles de la zona en cuestión donde se indican las aotas de la calzada, de la acera y del báculo, se pide el CALCULO de:

-

Potencia de la lárnpara. Separación enire puntos de luz, calculado mediante el método manual.

Es necesaiía la comprobación posterior de la separación, mediante la ¡ntroducción de los datos en un PROGRAMA NFORI!'IATICo, que permitirá optimizar la red. Se entregarian en la ENTREGA FTNAL DE ALUMBRADO los resultados más signiflcativos obtenidos en djcho cálcuio.

EJERCIC¡O C (il4artes.9-16 de Marzo de

Una vez siiuadas en planta las unjdades luminosas, se pasará al CÁLcULo ELÉCTRICO de la ¡nstalac¡ón de alumbrado, siendo necesario:

-

Cor-obofar el recor.ido de los circLiios. Calcular las secciones de los dilerentes tramos y rarniflcaciones de dos de los circu¡tos (el más lavorable y el más desfavorab e) Cornprobar que se cumple la caída de tens¡ón y ¡a intensidad en ambos.

Estos ejercicios se desarrollarán en clase, siendo obl¡gator¡a la asistencia, donde se reso¡verán todas las posibles dudas con los profesores de la asignatura, debiendo montarse todos ellos juntos para su ENTREGA FINAL el 23 DE MARZO de 2004.

INSTALACIONES URBANAS (PLAN 98)

cuRso

2003-2004


ENUNCIADO PRACTICA INDIVIDUAL DEL 1" EJERCICIO

PLANA DE

U

ALUMBRADO PUBI-ICO

多ANA A ESIUDIIII多

o>

RANDA DEL IAMA,RGUILIO

B+2

3-4

3-l

e

s ?

ls

fE

INSTALACIONES URBANAS (PLAN 98)

cuRso 2003-2004


ENUNCIADO PRÁCTICA INDIVIDUAL DEL

CLAS/FICACóN DF LAS

E1¿

1O

EJERCICIO

ALUMBRADO PUBLICO

YJ,qS

Viot¡o PEi?lMEinAL APA A)

V¡otio PRINC!PAL [iPO B]

INSTALACIONES URBANAS (PLAN 98)

W n

vior¡o SECUND¡aD APA C)

Pbzo

E I

viot¡o PEA-:aNAL 1 (TIPO D) Vlorio PEAfoN/t 2 ( FO El

cuRso

2003-2004


ENUNCIADO PRÁCTICA INDIVIDUAL DEL

'

vbt¡o Se

EJERCICIO

ALUMBRA.DO PÚBLICO

PERIMEÍDI.L

irclo Cetvlorto de ñcryot irr'parloncja que aryece en et órca

de cE ]Éciá1 Lovtr q,€,aos ccups es t, o su txtso par atCerrc det AguÍo. pos6€ u¡ rrrc¡o cb cttzcxtu <b 19 ma^/rja*o d1 les. zano de oporcom¡en¡o €n ornbos señtidos de 2 5 m cccS mo y ccercdo c€ 2 m,

Randa del ó

.IO

cor

lonogulla

Ancha de lo Calzodo: 1C m (ó CoÍ¡|es) Ancha de los Aceros: 2 Ír1

Ancha de

kas

lpcÍcom¡er)ios: 2.5 m

X

rL\GA rJ78 45l|,.. V¡oria PR/¡ICIPAL €n el n¡vel jerctquico i.mediotcmenle tntetlot encantromas una via r'f:ripzt, €, b zofrs de cct Eoron eso vlc se co¡¡ssponde cor /o Aventda cie ilyfosx, Pasee Lno aolzacb de 15 m drktctr en 4 aúl€'r 2en c<tJ.) señlitb, zono de apotccm¡ento e,i ombor /odos de ¡¡.5 ñ ccEtr u'ro,/ ocerocirs de 3.5m.

Ancho de b cotzocla: i5 m (4 cofi¡es) Ancho de /os Acerosr J.5 m Ancho de bs Apdrcom¡enios: 4.5 rn

T

I

1

INSTALACIONES URBANAS (PLAN 98)

cuRso

2003-2004


ENUNCIADO PRÁCTICA INDIVIDUAL DFL

1O

ALUMBRADO PUBLICO

EJERCICIO

Vbr,o SfCUNDAAO. un nivet ¡nlerlot, enconf¡ro/¡os /os v,o3 de occeso o /os d/ler'énrés €difckJs gt€ con$f4€/) nL,esro ó€o dé actuclclón. Lo cotle P¿nrcca Antonlo Gómez es on e/emp/o Pose€ u.ro cnclro cF colzctlo cle 7 my ocercdo en ombos /odos da 3 m dé cncho codo uio En

Ancha de ],J Colzocla: 7 m t2 C(fr¡les) Ancho de ftls Ace f,sr 3 m

'81'4¿UA vz41 4o !.,

v¡dño

PEATONAL.

Se lroto de v/os que dertrc dé b mlyno zono eston d69¡nodos ¿¡oir"¡le,rié o/ i¡Ólbo cb pecrfo/res Encontrcmos 2 ¡¡pos, uno ajotdkoda potolélo o 1o Panda del Tomogul a cE 7 m de 6tcto v atn .lenlro de lo troño urbono de las m/3mos coroclsríst/cos de /o vio sed'ncioiepero str cd¿oú

VI4AD PÉAIANAL

,I

Ancha de ]a vlo: 1 3 m

VIANA PEATONN 2 Ancha lotd n: 7

m

fnq rüJ

iov

rfi,-'u*r

-\:c

-L.

c-

36ü. INSTALACIONES URBANAS (PLAN 98)

cuRso

2003-2004


!)

CAPITULO XIII SISTEMAS DE ALUMBRA.DO URBANO XIII.1.

DATOS BASICOS Y CONDICIONANTES GENERALES DEL ALIJMBRADO URBANO

Es de todos conocido que el alurnbrado anificial tiene Por objeto inmeciieio complenentar, y :ventualmente sustituir por comcieto, ll luz r¡tur:L ;on ob1'eto de que las personas puedan continuar con sus actividades en ios periocics en que faite la luz diurna. Por ello las misiones del alumbrado artificlai son tan vari:das como io son las actividades del ámbito socio-económico en que se implanten y, como norrna generai, tanto más numerosas y complejas cuanlo mayor es ei núcieo urbano al que sirven. Los ultimos años están ma¡cando la tendencia consistenie en cambiar el carácier esencialmente funcional del alumbrado urbano desaroilando una

el dc

imponancia progresiva de los aspectos anÍsticos del mismo como lógrca consecuenci: de la necesidad de poner de manifiesto los elementos decorativos del parsaje urbano en su condición de respuesta respecto a la mejora de la calidad de vida a que los ciudadanos aspiran- Por ot¡a parte, está fuera de toda duda que el aumento de la calidad de la iluminación y, por tanto; de Ia calidad visual posee notable incidencia en la seguridad en cualquiera de sus aspectos sea ciudadana o de tráfico. Sin embargo es evidente que las consideraciones económicas, inexistentes en el aprovechamiento y uso de la luz natural, obligan a que los niveles de iluminaciÓn que se obtienen a partir del suministro eiéctrico deban ser muy inferiores a ios' obtenidos a Partir de la luz diurna, pero siempre tendrá la realización visual un elevado grado de eficacia fundamentalmente por las razones que ya hemos indicado.

Los estudios luminotécnicos han alcanzado tal extensión y detalle r partir de la década de los setenta que está fuera de lugar la pretensión de inciicar en un único Capítulo la compleja problemática que los mismos rePresentan; sin embargo es iguaimente cieno que las bases generales del sabe¡ luminotécnico son asequibles a cuaiquier técnico que desee disponer de una visión general del problema pues hay criterios fundamentales que deben cumplirse sistemáticamen te y a eilos dedicaremos lo esenci:rl de hs líneas que siguen. A partir de los años que marc¡ron la crisis de Ia energía se produjo en la expiotación y gestión dei aiumbrado toda clase de reaccio¡es de pánico las cuales cn qensrai, y no vamos a detallarlas en este Capírulo, Provocaron problemas muy r01


Lu¡s JEsús ARtzMENDI

superiores al aho¡ro finar obtenido. Sin embargo ese deb¡te resultó ciertamente útrt una rrayecroria que se puede conside¡ar como definiriva: el de la lj:1-i|l:..oi.r rmportancra de una urilización prudente ¿e ra iruminacion con objeto de contribuir a obtener ei máximo rendimienro O" uno.n"rgi. lua ,u*n,,,r., no Io olvidemos, un número de focos ,u*tnos..1..:,o,1 ir¡.on., po'ututino m-en te crecientes: oeco¡atlvas, deponlvas, de segunoao, funcionales, ,j" etc. Hemos comenzado in tencionadamente ra enume¡a.ón de ros condicionantes generaies de toda instaración de alumbrado .*,.tr"i por'"ri" comenra.o para expricitar queJ como punto de partida, debemos conside¡ar un cond¡cionan¡e básico: el de incluirlo desde sus inicios como un componente fundamental del denominado Diseño U¡bano Inregrado al que ya se ha hecho referencia en otras ocasiones. Se tralarí, nrediante el alumbrado, no sólo de .il"r¡"*",i"" de oe¡miti¡ Ia loc¡lización de los objetos, delimita¡ los espacios urbanos, p.opor.iono, un aspecto alractivo r edificros y ¡un barrios enreros, posibitita¡ desptazamientos seguros de i.-,::.Tli:.d9: los ¡u(omóviles v habiranres de los núcleos, faciliiar oete¡niiadas actividades deportivas y culturales además de un largo etcétera, dentro de uno: factibles no sólamente oi.,o"'o:'I::1i:."::i:o::":": plazos de ltempo ccnocidos como (vida útil,,, pues, de iorma más marcada que ei otras infraestruc¡u ¡as, la ilumin¿ción ¿" lo, n...sit, ¿. unas continuas icspecciones periódicas ianto de".ñ;o.ias t¿cnifas ur,lizadas como de las l":t:i"::r-propiamente : ramparas ciichas si se desea mantener una calidad constan!e en ei servicio. primaria de las insralaciones de alumbrado urbano, en función ,ce ..., su Y11,.'ut,6cación mls¡on, puede enumerarse ccmo srgue:

::.::1i:":,11.

-

r;;;s;;

."

Iluminación de vias de tráfico peatonal o rodado. Iluminación Ce eCificios y esoacios arquitectónicos

singula¡es.

Iluminación de campos de deporre. Iiuminación de zonas ajardinadas y de esparcimiento. Iluminación de imágenes urbanas y paisajÍsticas.

en cada caso las condiciones y exieencias rumi1,";'i:"::'::::":: Íll.i:I". ." ras ineas ." 1,,*;;;;",":,, ;::t;:::',1.1:3; l::::i::,,f : ",:..:yll,, "",,e"*, .."f""'.iie."""-;;:r#,:,^"::ff:ffi,:?:: ;,.*::f:i:]":,:::,::^,::r: I"'po'',un," i

q

.r;ffi;";"*;::ff:

ra*ut¿n, or¿l io ::T,i:._1.:":r,.:"^r^-:..:."1."-":"nómicos.pero del aiumbrado decorativo, a las condiciones de amiriLn-te' v tradición local. Desde un punto de vista prácrico es necesario recordar que en el aspecto principai a tenerse en cuenta lo constjruve.i qu", en E.pnna, "1.h"..-ho -e:ojtóm'co, exlsre una tarifación diferente para ro oue se denomina Arumúrado É,iuti.o u qu. 'Ornamentai, podemos denominar como Alumbrado "i que se asimiia al de fachadas, y de fuentes públicas, siendo el de estas úl¡imas de ,liu rarifaciOn más elevada. Es creclr' existe una dife¡enciación económica entre el alumbrado de ripo utiritario

(ca1les, piazas, parques públicos, vías de comunicación, muelles, almacenes, c¡minos ca¡reteras de

y

ser¿icio, etc.), y el dc tipo decorativo. Esta situación, ;" ;;ig.; justificada debido a los mayo¡es perÍodos de uso dei alumbrado ptiblico, espercmos que cambie rras una refiexión más profunda ,* ;;. i; uniformización de rarifas en países como.el .n qu" tu lndustrib ,urir,i.o pnriUiliiu 111"".:_ -1":.ibl" .nuest¡o.

::,x1,'JflH:'::::,ffi :"l,xI :: t02

;l,iffJi:,"ln:i# :il:J:*":* Li.:# ::*:

.:1

it


Srsrg¡,r¡s or ¡LUMBRADo uRBANo

IJ. J

antes adelantábamos, el alumbrado nocturno permite prolongar considerabiemente todo tipo.de actividades pero además, y sobre rodo, ei arumÉrado debe posibilitar una contribución positiva a recrear el ambiente diurno en su tota.lidad y, áent¡o de este, la imagen urbana, er paisaje y entorno ciudadano constituye uno ¿" iot iu.ror".

clave.

Evidentemente el tema es muy complejo ya que, bajo el enfoque urbano de *puesto, una imponancia primordiai viniendo determinada, como yeremos, no sólamente por las lámiara, y io, de alumbrado utilizados, sino también por la disrribución de Ia inreníidad, "pu."to. vida ae las lámparas y forma constructiva de loi aparatos de alumbrado puesto qu; de ellas dependen los correspondientes trabajos de montaje y mantenimiento. Estas ci¡cunstancias a nadie escapan pero lo que consideramoi imponante indica¡ es que existe u¡ concepto, en nuestra opinión ineversible, al cual no se Ie ha dado una salida cla¡a en el aspecto luminotécnico: la obligatoriedad de unas normas de diseño específicas para el tráfico rodado que son difirentes de las restantes actividades pues las bases. de panida y necesidades son otras y por tanto las soluciones. por ello, en cuanto al enfoque luminotécnico estrictamente u¡bano, la división en cinco gruDos anteriormente indicada puede reducine a dos: u¡ pnmer grupo ¡eferente at ireÁco toqu9g .y un. segundo grupo, muy amplio, en ei qu" ," ángloban las res¡anres actividades. Y será con este c¡ite¡io geniral de la agrupación .n" ao, grand", g*oo, luminotécnicos como procederemos a efecruar el estudio de este complejo panor"ñu.' estas redes, el concepto de rentabilidad tiene, por

AsÍ paniremos del condicionante de que tendremos, por ejemplo, un enfoque diferente dei problema cuando la iluminación de una caile o p-laza se destine esencialmente a facilita¡ el trá6co rodado que si Ia misma se encuentra enclavada

en un área peatonal. Incluso debiera estableci¡se un concepto de panida diferenciado entre las vías de tráfico rodado cuando una vía de t¡áfiio sea dei tipo penférico, es decir exterior a la ciudad y.sin los condiciona¡tes estéticos que conll"ua esta circunstancia, esencialmente udlitaria, que cuando la misma ," anorantr" inmersa en un tejido u¡bano con sus connotacionis arquitectónicas específicas con respecto ai conjun(o urbano en que esa vÍa de t¡áfico se encuentra enclavada. En ei primer caso. pnvarán los conceptos funcionales y más concretamente Ia seguridad en el desplazamiento rodado. En el segundo, las caracterÍsticas arquitectónicás del entorno construÍdo deberán manifestarse, de aiguna forma, en la organización y diseño luminotécnico. Probiema que conlleva la (personalización estética> del tipo de iolumna, lámparas elegidas, etc., circuns¡ancias estas que Ia legislación vigente no recoge con Ia debida diferenciación lo cual supone un problema suplementario para adecuar la iluminación a las exigencias .integrales que la decoración urbana necesita.

Es evidente, como se aprecia por el rápido comenrario anterior, la gran diversidad de enfoques que puede tener toda instalación luminotécnica en la -cual se busque un tratamiento integral por lo cual, en ias líneas que siguen, resumiremos las más importantes de los focos luminosos para examinar las ventajas .caracteísticas y desventajas características de los mismos en sus diferentes aplicaciones. Damos por supuesto que un análisis detallado de problemas concretos tales como la iluminación de túneles,. recintos deportivos con posibrlidad de ret¡ansmisión de los espectáculos mediante sistemas de televisión en color, etc., exigen un listado más detállado que el que a continuación se recoge, pero Ios indicados en Ia refe¡encia de las lÍnias que siguen son cieñamente indispensables. 30i


LJ.+

Luls JFsús ARTZMENDt

a la generalidad del alumbrado urbano, una ,,^, enumeración de los ^_^_*"f,ad.o, vatores más característicos para definir los focos turrtinoro. es la siguiente;

1. Flujo luminoso o cantidad de energía luminosa radjada por unidad de tlempo, expresada en lúmenes. o" .ro3*itlttnancia

3.

o nivel de iiuminacién expresado en iux o

Luminanéia (en un punto de una superficie y

en canderas por

mt" ."¡)"'ii*al

i".""J"ü.r;il;",r

lúmenes por m2

e

,:L:n*:1.:::J]J::",r.,:11.

(o extremo) de unirormidad

de ituminancia (o luminancia) ,ou." ,lnu :ilt?nfiad:: El factor medio es Ia ¡elación entre el valor mínimo y ,ralor el medio de la

caracteristica fotométri¿a referida. El factor extremo es la relación entre el vaio¡ mÍnlmo v el valor máximo de la característica fotométrica referida. 5. Rendimiento luminoso expresado en lúmenes

6. 7. 8. 9.

por

vatio.

Reproducción de los colores, expresado por el indice correspondiente. Color de la luz o aspecto de colo¡ dei foco lumrnoso. Indices de limrtación del deslumbramiento.

Vida media de las Iámparas. Daro esradístico que rep¡esenta la metiia antmétrca de la duración en horas de un número rr¡.i"n,"n,.",a iepresentativo. Se expresa en horas. Aunque todas ras caracterÍsticas enunciadas inc¡den cn ia elección de ras drversas luminarias ra importancia rerativa entre etas es mu' variable, motivo por ei cual el esrudio de .rrl iirtudo se realizará .ó;;;n;" en tas caracrerísticas que , Ios,diversos ripos de alumbrado p".n, no'in"". excesivamenre compleia :j."^":l , . por ejemplo, los faciores á. uni¡Jr,r,ia"¿ d" t;r;;;.i; :::"-.1_r-"r:i:"ió". ; ;;:;J; nrnguna rmponancia en la ilumi¡ación de zonas de esparcimicnr; ;i.;;;;;.;* ;; imprescindibles en ias vías de r¡áfico. A.i*,J;;i;";i.r"n,o o. color tundamental en la iluminación

de

zonr

" " ;, ::;;'o::,; concreto especificaremos r

r a ns ce

nd

e n

ci

a

.

.".ff

H:; :n X

T"'' X'" i,, .r":iT".:: "'.' aquellas características que le-"f..t"n Por otra pane existen por medio de diversos organismos nacionales e internaclonaies una serie de recomendaciones que, en ocasioáes, adquieren un carácter de condicionanres de las instal r

ir

d"' n i i,-"i,""i o :"L ;":,#:t " ::?. : :" : :ld lios :i apartados :. ::: 1 ",T; " ".i correspondienres.. de Reco.menciacion", qu", dicho sea de paso, una considerable a1e_rda para el diseñador, ú";;; rodo lo cual se co..n¡a¡á a lo largo del presente Capítulo.

ln

ji:."

".o;*

::

Es, sin embareo. el Reglamento Electrorécnico para Baja Tensión en su capítulo III y' especiálmenre' en su instrucción MI BT 009, donde se marcan unos condjcionantes obligados tanto en Io referente a Ia instalación como a

la "eléct¡ica,) "lumínica" especificando las caracterísricas mínimas iip.escinaiuies para una correcta ¡ealización. Conc¡etamente v aunque existen numerosas modillcacjones parciales de los textos iegisiarivos debido á acruarizac;ones de dererminadas especificaciones récnicas

80.1


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

13.5

la reglamentación vigente cuyo conocimiento es ineludible en la realización de todo estudio de iiuminación puede reducirse al listado que sigue: . Decreto 2413179.13 de 20 de Septiembre por el que se aprueba el Reglamenro Electrotécnico para Baja Tensión.

¡

Real Decreto 264A1985 de 18 de Diciembre de i985 por el que se aprueban las <Especificaciones técnicas de los candeiabros metálicos (báculos y coiumnas de alumbrado exterior y señalización de tráfico) y su homoiogación>. ¡ Reai Decreto 40V1989 de 14 de Abril de 1989 que "Modifica el Real Dec¡eto 26441985 de 18 de Diciembre de 1985 sob¡e sujeciones o especificaciones técnicas de los candelabros metáiicos (báculos y columnas de aiumbrado exterior y señalización de :ráfico) y su homologación'. o Orden de 8 de .{bril de i987. dei Departamenro de Industria, Comercio v Turismo ¡lc lr Din,,rr.iÁ¡ aaa¡¡¡l de Aragón, por la que se reguian las especificaciones "-..-.-. técnicas e inspección de las instalaciones de alumbrado público. (B. O. de Aragón, r.'6L de 17 de mavo de '1987). Se inclure esta Orden ya que, tese -¡ no ¡i::t¡r rnás que a esa Comunidad Autónoma constitu,ve un ¿xceiente Cocumcnlo de consulta resoecto al alumbrado de exteriores.

Si bien en los Capítuios anteriores de los To¡r'los I y lI no se ha hecho referencia sistemárica a las Normas Técnicas de ia Edificrcion )', Junoue la;orrespondienie a las Instaiaciones de Aiumbrado Exte¡ior (\TE-lEE) public:de e I eio 1978 se encuentra un ianto obsoleta en determinados irspecros, la misnrr inenriene unf, not3ble vaiidez conceptuai y de diseno por lo oue su iectu¡: v csiuciio sique siendo recomendable para todo técnico interesado en la planificación u¡bana de es¡as redes de energía. Panicularmenle en cuanto a detalles cons¡ructivos se ¡efiere.

A continuación detallaremos las unidades v dat('. básicos corresponciientes a los conceptos que consideramos más necesarios para tiesarrolla¡ cualquier esrudio luminotécnico. Fundamentalmente son de básico conoci¡nienlo las unidades denominadas el lumen y la candcla pues todas las demás se de¡ivan de eilas. Adelantaremos que aunque las definiciones precisas de estas unidade: son más compiejas que las aquÍ recogidas optamos yoluntarjamente por expresionc> simplificadas va que no se necesita, en nuestro caso, un grado mayor de definicion. El lumen es la unidad de flujo luminoso, de síml'olo ulm", definiéndose como la cantidad de llujo luminoso incidente sobre un¡ su¡'gt¡¡.'. de I m de radio en cuyo centro está situada una fuente de luz puntuai y uniiorme que emite una candeia en unidad de tiempo. Esta última unidad, la candeia. :e deiine como la intensidad luminosa en la dirección perpendicular a una superficie de 1/600.000 m: del cuerpo negro a la temperatura de fusrón del platrno, es decir, T = 3046" K siendo su símbolo .cd". Como se aprecia gráficamente en la tigura 13.i es iinponante observar que la intensidad iuminosa se correspondc con una determinrda dirección introduciendo un concepto dinámico y de movriidad en la iluminación de las superficies que en determinadas ocasiones nos ¡esultará imprescindibie.

En cuanto a ia unidad de nivel de iluminación. ei lux, se define como la iiuminancia de una superficie de I m: sobre la que se incidg un flujo luminoso de un lumen o, lo que es igual, es la iluminación en un punto determinado situ¡do en un plrno ¡ una dist¡nci¡ de I m en dirección perpendicular resoecto f un¡ fuente iuminosa de una candela. Pese a sus limitaciones el concepto de nivel de ilumin¡ción i05


tJ.o

Lurs JEsús ARTzMENDT

sigue siendo. básico en rodos los estudios luminotécnicos por su sencillez de aplicación y de comprobación en.cuanto a magnitudes máximas y mÍnimas sé refiere. (Figuia 13.2)

dr¡

ligure

13.1.

Intensidad luminosa (unidad: candelas).

)A

I

L

n,

Figura 13.2. Iluminación o ilumin¡ncia (unidad: lux). :i06


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

L). I

El concepto de luminancia (en un punto de una superficie y en una dirección concreta) se define como el cociente entre Ia intensidad luminosa, en la dirección -i -:.:,i,

::.:

"

dada, de un elemento infinitesimal de. superficie. que contiene al punro considerado y el área del elemento proyectado ortogonalmente sobre un piano perpendicular a la dirección considerada. Se mide, por ranro, en cendelas/m: ó nits. (Figura 13.3). Como veremos en repetidas ocasiones.a lo largo del Capítulo su imponancia teórica es de ia mayor imponancia aunque, en ia práctíca, veremos que el nivei de iiuminación es la caracte¡ística más universalmente adoptada.

Figura 133.

Lumin¡nci¡ (unidad: nit).

Por lo que respecta a las uniformidades o factores de uniformidad, que va hemos comentado anteriormen!e, se miden, lógicamenre, cil tantos por ciento pudiendo ser media o extrema y también longitudinales o transversa¡es según tomemos cocientes

de valores (mínimos entre máximos) en los ejes transversales y longitudinales del espacio a iluminar. Concretamente y como veremos posteriormente este constltuve un dato de Ia mayor importancía en, por ejernplo, la iluminación de recintos deportivos.

El rendimiento luminoso o eñcacia de la fuente de iuz nos reiaciona el flujo luminoso emitido por la misma y el flujo energético correspondiente siendo posibiemenle el dato más practico para seleccionar los distintos tipos de lámparas pues cuanto mayor sea su rendimiento, lógicamente resullará desde un punto d€ vista energético, más adecuada su previsión para obtener abundante luz con precios reducidos.

El índice de rendimienro de color o capacidad de reproducción de los colores marca Ia capacidad de disc¡iminación cromá¡ic¡ es deci¡ Ia calid¡d de reDroducción de un: fuente luminosa dato que dependerá, fundamen¡almente, de ia :omposicron )11;


13.8

espectral de ia luz- Mediante un método cuya expiicación escapa a ros objetivos de esta publicación-pero que, esencialmente, expresa ia fideiidad.ón qu" r" reproducen los colores de 8 muest¡as inte¡nacionalmenie escogidas, se estabiecen unas escalas de rendimiento de color bajo una iluminación dJ ¡efe¡enqa cuyo valor máximo ieórico. es el de 100 cifra respecto a la cual se expresan los índices correspondientes. Naturalmente cuanto mayor es este índice menor es ra distors¡ón cromática obtenida por.lo cual este dato puede ser dete¡minante en iluminación deco¡ativa pasando a un lugar secundario el rendimiento luminoso tan prioritario en instalaciones que busquen la mayor economicidad. A.iemás, ia calid¡d de lr .-^r¡,J"^-:/añ .rññ,;r:^^ -t espectralde ta luz y,.n run.iof,a'.':::::::H,::i#:':T"t:::;ni: l:,::T5:;::1: distinto según la fuenre de riuminación sea, por ejemplo, luz día (luz nnrr."l; o.on la luz proveniente de una lámpara de incrndescencia. En efecto ia distribución espectral de. la energía emitrda por una fuen¡e luminosa puede tener un carácter contínuo (Figura 13.4), es decir que en su espectro de emisión se hailan presentes iodas las longitudes de ond¿. o un carácter oiscontínuo, que son aquellos esp".t.o, que inuestran intenJpciones en dererminadas longitudes del espectro visiblé. Este es, concretamente, el c¿so de las lámparas de Cescarga eléctrica tales como el vaDor de sodio, de mercuio, etc, los cu?ies, como se aprecia en la figura 13.5, presenian rnuy rnarcadas determinadas radiaciones c¡rac:erísticrs ciei gas ó vapor metálico en oue se realiza Ia descarga mientras que apenas se ¡nanifiesran en las Íesiantes.

I I

ul

€ 3

J

ú)

400

¿¡J.¡

LOÑGITUD

sCO

OE

55¡J

ONDA

@

oa.t

700

ta

¿

7E0

nm

Figur¡ 13,.¡. Curva de distribución especiral de una lámpara inc¿ndescenre. 308


5ISTEMAS DE ALUÑlBRADO URBANO

¡l I ¡

trt

UJ

a f

J 0¿

I ¿

A I

F E

E

é.:\

t¡.é

sCO

¡.¡-rJ

r'!E

SO

d

t

\-

tf-¡.,

1 Í:qtl

OÑDA

Figura 13.5. Curva de distribución especlml de unr l;impara de descarge. Du¡ante anos ll¡ mayor cxigencia respeclo 3 una iuenle de luz ha sicio el cjc un elevado renci:mienro luminoso, por obvias ¡azones de rendimiento del coniunto de Ia instalacion. lo cuai conileva una mayo¡ emisión de ¡adiacitin en aqueilas zonas dei espectro en la cu.rl el ojo humano tjene una mayor sensibllidad (concretamente la radiacrón amarillo- ' e rdosa entre los 510 v los 600 nm' en lugar de un¡ buera reproduccion cromátic.r. cuelid¡d qu€ requidre una distribución espectral diferente. más simila¡ a la de lr luz naru¡al v con una dist¡ibución espectral luminosa que afecte a la totalidad Je ias radiaciones entre las que se encuentran aqueilas para las cuales la sensibiliJ¡d del o.jo no es tan acusada con pérdida, por tanto, del rendimiento final. Pucde, por tanto, decirse que cada lámpara liene su car¡cteristica específica y qu€ son í.oco compatibles las posibiiidades de equilibrer el rendimiento luminoso y la reprodr,cción cromática. Las lámparas de halogenuros metálicos constituyen una de las esc:¡'as excepciones a esta regla combinando una buena reproducción cromática con un eierado rendimiento luminoso... y un elevado precio. r^r 1ó -añ-^¡..-^;^ñ CrOmjtiC:1 dC unf, íuen te' Con nl-riprn vv¡¡ rvl! Lv de ¡c¡irn¡- '^ -^r: de luz se establece la sicuiente escala de valo¡es: Indice de ¡endimiento menor á¡ iñ rpn¡limienrn h¡ io

-

Indice de ¡endimiento 50-80, rendimien¡o moderado.

indice de rendimicnto 80-90, rendimiento bueno. Indice de rendimicnto 90-100, rendimienio excelente. En cuanto al color de la luz, cste dato, al igual gue el rendimiento de color, encontraba orácticamente limitado hasta fechas muy rccienlcs ll alumbrado dc 'r Rccordc¡¡os iluc el nrór¡clro inm) i'cnc un.r c',.1t¡ivirlcnci¡ dc li)-'m s09


13. 10

LUIS JESIJS ARIZMENDI

lnrerotres pero er

aumento de ra calidad exigido a espectáculos tales como 1a celebración de aconrecimientos deportivos y ruuriiur"nt". exrgencras de perceptib,idad e identiñcación, especialmente por ra necesidad de ¡etransmisión mediante sisiemas de televisión en coror, le otorgan un protagonismo cada día mayor. En reaiidad la -abreviado remperaru¡a de color constituye un modo de indicar el ;1"; d.'l;l;; emitida por las lámparas. Lo que sucede ., q";';;; para las lámparas pues para iis de descarga';;-;;;","r..,gu.oro nay que :^e-ll:aldescencia indicar lo que se conoce ccmo temperatura de color correiacionada -o color aparente. EI color aparente de una fuente de luz se expresa por su temperatura de grados Kelvin K) efecro, f existe un" .o.r.riono"ncra entre la temperatura ::lor,en ln de ras de color y la apariencia de coior rámparas usándÁe como ¡uente de referencia, -;; en este caso el r¡er¡o negro, cuyo espectro de color ., rnuy .quiüirJ; ; K Una tenrperitura supenoi a este ualor se denomrna como de <apariencia :0-00' fna,'; entre los 3300 y 5000. K es de *aparienciu n.ur.-, mlenrras que ta (apanencia cálida" se consigue con una iemperatura de color correiactonada con la del cuerpo negro de, aproximadamente, los 3000" K. por ranto la iemperalura de coior se detine como la temperatu¡a del cuerpo negro que emite una ¡adiación cuva c¡omaticidad -consiJerada. es la misma que ia radiación Esta caracterisrtca será, por ianto muy necesaria para c¡ear determinadas atmósferas .;".;;;. dada la ¡elación enrre eira -v el ambiente a reoroducir, sensación subjetiva sin Juoa pero que en alumb¡ado oecorarrvo puede;esuitar primordiai. Así tenemos que las rámparas cie incandescencia pose€n una gran canridad de energía ruminosa emiiida en iolo ro cuar ¡roduce como resultado un colo¡ oe Luz blanco i" ronoti¿". ;;li;;: É" cambio, los colores de la luz de ,as lámparas de descarga están ciererminados rundamenralmenre por ios vapores metálicos elegidos para la misma, como son el color azul pálido para el vapor de *.Tu_:g o _el amarillo para el v¿po¡ de sodio. Xuiu.utlrr.nt., resulra intuiriva la posibilidad de obtener midionte las adecuadas combinaciones de gases orras variantes c¡om¿iircas, como son las lámparas de halogenuros metálicos, c,lyo color ,iriio. a la luz del día. ".

A este respecto y de acuerdo con Ias experiencias Ilevadas a cabo por Kruithoff exrs¡e, como se aprecia en la figura 13.6, una relación enlre la temperarura de color y el nivel de iluminación de una determinada instalaciln de iorma que, a mavor temperatura de coior, la iiuminancia ha de ser también sensación agradable ¿J u,n¡i.nr", sea exterior marcados por las cuivas correspo¡dientes no deben excederse, en nrveles de iiuminac:ón bajos como son los exterioris, la dificuitad .s grande -para limitarnos a la banda "8" de ia figura antes citada con objero de obteier una rmpresrón de coror narural v r o¡rrle hla

" ,"i..,Iit3t"jjtiff"i;.til;il:

Aunque este aspecto .es..cienamente muy ccmplejo, existen ci¡cunstancias concretas como antes hemos jndicado, en que la .o*od'i¿"¿ y el rendimiento visual exigen una buena discriminación- c¡omática y un" uJ".*o" temperatura de coror en cor¡elación cambiante en función de la misión u ,.uiü. pudiendo consriruir por parámetro más imporrante que el meramenre econom¡co para una eleccjón 1"1,^?:"ll

lor. último hay que detenerse en un rema, el deslumoramlento y sus índices , ,. de limitación' que resurta comprejo e incruso carece de posibiridades de cárcuro exacio en determinados campos de la iruminación resurtando su conocimicnro, sin embargo, imprescindibie especralmente a la hora de proyectar instalaciones para 810


1J, 11

SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

aiumbrado de ¡edes viarias. De hecho en la NTE-IEE (Norma Técnica de la Edificación sobre Alumbrado Exterior) se recogen los datos del deslumbramiento molesto y perturbador como refe¡encias básicas y los mismos constituyen, en efecto, criterios de calidad obligados para este tipo de instalaciones'

s0.cco

...'.,ii;t

?o@

f

+::l: ,.

i::qüñl*.i:¡i

10.@

5.@

t ,;:.*..s¡iqhg{i l ,j).üq+f;sliil

A

li¡ilrr'

il ',:i\i

li

r:'al:

a

:\\'.

r.r:;. .,,.'::f'::::

/'-.i -.

'tm

:o )0

5

.52 f730 2cDO zts¡ ?56 A.- ¡¡ra=sro¡.t DESaGRADA B- = B.-t¡¡Peestou AGRADABL€ C .-r¡¡rnes::1.¡ DeSAGRADABL=

10.@o

Te

lrc

D¿llAslAcA eso.::lla) ADEclrA-DA

)

.'

cEuaslADA ÉTEVADA)

Figura 13.6. Diigrama dc Kruithoff. presenta Pese a los adelantos experimentados en este campo 1a iluminaciÓn diseños en basados sistemas de los cieItas carencias que nos haien desconfiar informatizados de cálculos excesivamenie .o.pl"io, Indudablemente los métodos cáiculo punto presentan la única poiibiiídad de lievar a c:rbo lécnicas como ias del debido a a punto p"ro,.olrró siempre sucede, no constituyen una Panacea absoiuraque en el qlr" ,iguÉn existiendo indÉterminaciones en rspectos básicos' Así lenemos aproP-iado metodo. alumbiado de terrenos deponivos no se ha desar¡ollado aún ningún de edificios para calcular ei deslumbramtento molesto; y también que en el alumbrado cálcuios irnág"n", urbanas prácticamente no se ionsidera esie úitimo dato en los "luminotécnicos. Sin embargo y como veremos. posteriormente es en el alumb¡ado de la CIE vías u¡banas donde el mismó presenta una im2ortancia práctica real pues para el valores (Commission Internationale de I'Eclairage) ha fijado una escala de ienominado índice G o de deslumbramiento molesto entre 1 (deslumbramiento E un insoporrable) y 9 (deslumbramiento inexisrente) recomendando la misma C'I es en eslos práctlco' valoi medio de 6. Como veremos en la resolución de un caso la ayucia donde casos, el aiumbrado de vias urbanas y en el de recinlos deporlivos de los cáiculos progr:rmados resulta imprescindible' -c11


13.12

Lurs JEsús ARTzMENDT

Por otra pañe los estudios de deslumbramiento en sus diye¡sas fases, molesto, perturbador o incapacitativo e irreversibre dependen de ra caiidad a" Iu í,.,,ninuiio, de la iuminancia en carzadas y de la distribúción luminosa de Ia propia luminaria en determinadas direcciones así como de los incrementos relativos poi Io que para ia exacta determinación de todos estos factores debe soricitarse r. i"i.¡".1.,0,ii* especialistas en iluminación y el cáiculo informarizado especÍiico para er modero comercial de lámpara seieccionado. Como antes se ha indicado, mediante cálculos programados con ordenador y partiendo de una matriz de intensidades de dobre e¡trada es posibie obtener no sóramente ros vaiores de luminancias e iruminancias sino tainbién el grado de deslumbramiento para cada tipo comerciai de luminaria lo cual supone un sarto cuantitativo considerabie en este'tipo o" .studios si se desea IIegar al detalle de los mismos. resumen, deseamos poner de manifiesto que los _En sistemas de cálculo informatizados, cierramente obligados si se desea opti.i.l, uno red de aiumbrado, suponen un nivel de especializrción dificilmente asequible a Ios planificadores urbanos a quienes va dirígidá esta publicación. y también que llegar al detalle iuminotécnico en esros trabajós requieien ra coraboracion oe un equipo asesor específico Dara estos temas.

XIII.3. ILIJVI¡{ACION DE 1.IAS y PLAZAS URBANAS Tradicionalrnen re los objetivos perseguidos medianre Ia instaiación de una inlraest¡ucrura de este tipo han sido lts dJ proporcionar Ia ilumlnación necesa¡ia para.lograr una máxima seguridaci :n el ¡ritlct .tdodo la seguridad rle los ciudadanos ranro en el despla:":mienro propramcnte ái.ho " aumentar .orno .""u.""-i" á.ri cuencia, en er caso a"r ,,,in.J o'iiilol"ii","'";;'iJ;;'j';a esios. aspeclos. cuva importancia sigue siendo incuestionable, el de aportar una positiva contribución al metrio ambiente en cuanto a ra rnejora de su caiid¿d como una medida imprescindible pa¡a aumentar ei atractivo de la ciudad tanro para el habitante de 1a misma como para los evenruales visitanres loráneos. Indicamos este punto de vista con objero de ¡esaltar el hecho de que, dentro . de una poiítica urbanistica integral, es necesario tener presente que son innumerables los cascos urbanos de nuestra nación en los cuales un planteamiento acertado del alumbrado exige en que el pianificador considere la crlciente importancia de los despiazamientos peatonales ccn respecto a ios rodados y, denrro de esros últimos, la consideración de cue no soiamente deben consideraise las exigencias de snai condiciones seguras v cómodas de ci¡cuiación sino también la de aprovechar los elevados niveles de iluminación que ra circuiación rodada neces¡ta para contribuir a la creación de unos ambienres circundantes a las vías de comunicacjón que ¡esülreiT animados y seguros. Ello con objeto de desarrollar, además de las anieriormenre citadas, las ¡estentes funciones de convivencia ciudadana tares como reiacionarse, charler y dist¡ae¡se. Bajo este criterio, por tanto, es necesario que los equipos de urbanistas sean . conscientes de que el alumbrado público, al igual que otras in fraesrructu ras , debe enfocarse de forma diferen¡e a Ia rutinaria a que se está acostumbrado por los planteamientos habiruales promoviendo, por ei contrario, otros. factores tales como el comercial y turistico además de ras prestaciones funcionares imprescindibres. Este planteamiento, que por otra parte actualmenre nadie discute, debe llevarse a cabo hasta su último extremo y justrfica ¡omas de decisiones personalizadas que engloban

ili;;;i. ffilr;'..

8iz


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

IJ.1J

aspectos tan diferentes como la elección de la lámpara especíñca, curdado estético en el elección del soporte y orros, que iremos examinando en los apartados que siguen. Por nuestra parte en el enfoque inicial consideraremos, por tanto, que además de ios datos económicos se deberán incluir en el proceso de toma de decisiones Ios ambientales y los estéticos.

También deseamos l¡acer un comentario previo respecto a la incidencia dei m¿terial constituyente de la caizada. En efecto, para realizar un cálcuio preciso de las luminarias, resuita, en principio, imprescindible la inclusión de las carac¡erís¡icas de la misma particularmente en cuanto a la reflexión se ¡efiere. Como se sabe, existe una clasificación de las calzadas en cuatro categorias (R1 ó reflexión difusa, R2 o aproximadamente especular, R3 ligeramente especular y R4 ó especular) en función del material de acabado y texlura del mismo de forma que a cada una de estas categorÍas le corresponden unos coeficientes para aplicai a las luminancias e iluminancias. Dado el carácter de esta publicación, nos lirnitaremos a indicar oportunamente los valores finales necesarios de la iiuminancia en función de que las calzadas seen claras u oscuras (pavimentos asíálticos o de hormigón) con lo cu¡l, 'r según se ha comprobrdo empÍricrmente, se satisfacen Ias condiciones erigibles en función del tráfico que discurre por las mismas.

XIII.l.1.

Fuentes de luz

En cíecto, duranre años en este rioo de insralaciones de iluminación ei requisito principal que se ha exigido a ias lámparas u¡ilizadas ha sido casi exclusivamente el de un ¡endimiento luminoso, nedido como hemos visto en lm/W, que ruera satisfactorio va que los restantes iequisitos no han tenido hasra fechas recientes una incidencia importante excepto, evidentemenre, el de I¡ vida de las lámparas. Bajo el aspecto de l¡ efic¡cia energética las lámparas de sodio de aita o baja presión son, ciertamente, las prelerihles pero pueden resuita¡ inadecuadas si existen otras exigencias de reproducción de color como. por ejempio, la presencia de arboiado o.jardinería complementaria, clementos cuva presencia e importancia dentro de la mejora ambientai que desde csta pubiicación se propugna no debe hacer sino potenciarse. Así puede decirse que en cierto modo, el U¡banismo que podemos denominar Verde, precisa de unas determinadas fuentes luminosas, como por ejemplo las de vapor de me¡curio de color corregido o con aditivos de halogenuros, mienr¡as que el Urbanismo Duro piantea la idoneidad de las lámparas de sodio de alta presión cuyas características luminotécnicas, con 1a excepción de los rendimientos de color, son ciertamente excelentes.

En cuanto al criterio de vida media y duración, el mismo ha estado también en la base de Ia elección, du¡anre los años pasados, cie las, lámparas de vapor de sodio a baja presión para el alumbrado público de calles pues, en lo que se refiere al rendimiento, también muy favorable, nos encontramos con el inconveniente de que esta Iámpara emite prácticamente tan solo luz de un colo¡, al que los ojos son muy sensibles, con lo cual la reproducción dei conjunto de colo¡es es pésima. Aunque

para el aiumbrado de grandes vías de comunicación esta característica puede no consiituir un grave inconveniente, con la ventaja además de que Ios automovilistas no sufren deslumbramicnto por la lámpara debido a la baja luminancia de Ia misma, para vías de comunicrción en las cuales el desplazlmiento en sí mismo no sea fundamenl¡1, se enmascaran numerosos y necesarios datos de orientación visual t¡les )lJ


IJ.1+

Lurs Jesús

Anrzlrewol

como paneles de señalización, presencia de semáforos y peatones, etc., todo lo cual hace que estas lámparas no.s": hryun logrado introdu"ir-.orno p"r.." .*r".ponaJ. a sus favorables valores esrrictos. i" ,"uJid"d es que, en las lámparas d; J;il;;;, el concepto de vida útii, es decir el número de hor producir un flujo luminoso económicamente rentable, r":::,"0:"r"ffiJÍ::"ii;"fi:::: con precisión. En efecto, .a pérdida de flujo no solámente depende der tiempo sino también el número de encendidos y apaiados asi c-orno de Ia tensión de ra red por lo que no debiera de constituir 'un 'da"to básico en la erección de ras mismas. Conc¡etando, centra¡emos por lo tanto nuestro desarroilo en las lámparas de vapor de sodio de aita presión cuales son el tipo de lámparas ,nr, .;;;l;;"-; .lás más utilizado en la actuaiidad debido a su aito ¡endiÁien,o,u*inoro v larga duración aunque su índice de ¡endimiento de color sea moderado, y las de vapor de mercurio en alta presión (las cuales han caido en desuso tras un pe¡Íodo en ias cuales el coste energetlco no era tan incidente) pues estas últimas, bajo nu.stro punto de vista presentan unas indudabres posibiridádes ca¡a a ra política de renovación urbana que pfoDugnamos.

Este úitimo daro, ei dei rendimienro de color, es digno de consideración ya que la reproducción del color y ei aspecto del color de la! lámparas d. ,r;;; á; sodio no son muv favo¡abies dato que áebe tenerse presente cuando nos encontremos con la necesidad de iluminar grancies arterias en ras cuales exlstan plazss, ediíicios y monumenros de especial relevancia, pues en esos casos las iámparas'ie n.i";;;;;;; i'netáiicos pueden ser més indicacias j.r" . su vida más corta. Exisre ismbién otro aspecto, ei facror climático que puedJ modiñcar Ia erección de ras rámnaras,le sodio a alta presión ya que la f¡ecuente presencia de niebla, situación en ia cuai ias de sodio a baja presión con su ruz monocromática amariria consirruyen una excerente soluclón. especí{ica para estos.casos pudiendo, por sí soia, aite¡ar las poriUifiJuJ., de-elección de 1a lámpara. Evidentemente .rt. .ondi.ion"nte concreto no tiene entidad suficiente en el clima español para ajterar el enfoque prevrsto de, como norma general, ¡ecomendar las primeras. No deseamos dejar de hace¡ ret?rencia en esta rápida presentacién, al hecho cie Ia existencia de diversos factores tecnológicos que pueden originar proiunJo. cambios en los procesos de elección. Así, en' .uunio u las lámparas de sodio de baja presión, haremos esoecial hincapié en la aparición .n o,ro, paises europeos, de una nueva generación de este tipo de lámpaás, l¿s denominadas lámparas .,f,, oue permiten reducciones de poten-ia de hasia un 25 por 100 con respecto a las actuales, 1o cuai supondrá una ootable reducción en la facturación !e .n.rgío crrcunstancra que, posiblemente, hará modificar ei actual estado de cosas, particulárla franja de las.pequeñas potencias. AJgo similar se produce en las de :.,11.atta :.1 presrón. ya sooro que las Iámparas de nueva generación permitirán. además de un ahorro. energético superior al 40 por 100, una mejora dei nivel de iiuminación superior al 80 por 100. parece indudabre que ra comerciarización de estos modelos supondrá un cambio radical en el proceso iecnológico de la ilumrnació" y" q*; i;; mismos permitirán alcanzar una mejora parale Ia en -el nivel de hermeti"id"i, oJ;;";; de los coeficientes de ¡eflexión de lai carcasas y otras característ¡cas que harán posible el mantenimiento de ras condiciones iniciares del erem€nto iuminoso en condiciones próximas a la unldad. embargo y dado que, en el momento actuai, tas redes de aiumbraclo púbiico se resuelven con unas lumina¡ias de lipo convencional de características bien 314

;l ,:}

i:

t. ..

:-. J:r-


IJ. I)

SIsTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

citadas las cuales conocidas nos remitiremos a las de sodio y mercurio anteriormente alumbrado en España' constituyeu la práctlca iotalidad de las instalaciones de lámparas de sodio alta presión Comenzaremos por eilo nuestra exposicíón por ias S'+f¡, pasando a indicar las caracterÍsticas lque designar"mos en lo sucesivo ümo principales de este tipo de lámparas: W)' y Potencias habituales: 250 ó 400 W (también 70' 150 1000 - Rendimiento luminoso: 90-120 hr^V' (Lámpara más balasto) - Vida media: 15.000 h. - Vida útil: 8.000 a 12.000 h.

-

I

l(\_ = j/.

Temperatura de color: 2'200'K 500 v 130'000 im)' Fiujos luminosos: X.SOO'u !o.OOO lm (también 5 600' i4 ¡.-.r^r añr-anré. .-.rrilln-dorrdo. i3 7' la .radiación visible de las S'A'P se Según se aprecia en ia figura -"'p"tt'o, es decir en ia zona Ce 1os amarillos ;r encuentra en la zona media del visble la zona de los 400 nanÓmetros naranias (indicaremos que deotro dei tsptctro a los tonos roiizcs)' lo cual corresponde a Ios azuies y l; i"; 600 a los 750 nm del ojo y su elevado rendimiento iuminoso como ;;;;á la intensa sensibilización en las radiaciones fuenre de luz. como r" r"u".i á1o tiene su máxirna sensibilización esa-reducción del pero próximas a los 555 nrn, .orr.rpondientes al amarillo'naranja ' a ia que henos colores de espectro provoca a su vez la deñciente reproducción de baja presión hecho ¡efe¡cncia. Esta constituye la gran limitacion de las lámparas ese color al que los pues dacio que en elias practicamenle tan solo se emite luz de pésima reproducctÓn ojos son sens¡bles, a su mavo¡ rendimiento le acomoaña una en Puntos específicos de ia gama de colores po. io .u"t sólamente debie¡a usarse ei cromattsmo no presenie de la red vilria ta¡es como túneles o lugares en los cuales adelantado' en la nueva importancia alguna. Sin embargo y *n''o "nttt hemos arece rá.casi nor ¡.om¡11|1, generación de lámparas de este tiPo este inco nve nte n te.oesaP de la situación actual ior lo que no se debe descarta' una sustancial modificación sn breve plJZO.

-

z

:

?,-

0-

¡l)

,

LONGfTUO

sCO c€ oNoA

6CO

llgura 'f 17 (440 1v). Espectro luminoso de una lámpara S.A.P. s15


tJ.to

Luls JEsús ARTZMENDT

¡,n cuanto a las lámparas de vapor de mercurio alta presión <color corregido> este tipo de rámparas han iido ras más utilizadas lvtttgcl . duranre años hasta ia rntroducción de ras lámparás de sodio de arta presión que se tran comentado en ras líneas anteriores. Sin embargo.y pese a su progresiva sustitución por las lámparas SAP';'.casi el 50 por r00 de lá potencia initaüa" en atumbrado continua siendo producida por el sistema de vapoi de mercurio debido, esencratmente, a sus ¡endimientos luminosos y de color aieptabies así como u,u furgu vida. Además, en los frecuentes cambios de M!,ÍCC.a SÁn que ," ,.nlilu.* .on objeto de ahorrar energía, se partió, equivocadamente,.de la. cerieza.g. .r" podía utilizar .i rnlr*o- lquip-J eléctrico, limitándose la mor

-9u1

::"0:,-.:::::,::: ios requenmlentosl;i;;;;::X'::'A,L'"1T:'i:'ii',Iiili;ill,",i"I'iü#J."",J:l:: de estas son. continuos a lo largo '.i""ir*.q".

de su vida,itir la Iámpara sAP varía sus requenmientos a lo largo de ese mlsmo período. indicamos esta circunstancia con objeto de poner de manifiisto que Ias condiciones de cambio de las Iuminarias raramente son tan sencillaa roano r" pretende. . En efecto y contra lo que se cree, no siemore son posibles ias soluciones consistentes en el iotercambio^iirecto de ambas lámparas, al menos originalnente, ya que las lámparas de \4vicc son de ampolia ovoide y de gran volumen mienrras que las sAP respondían a la tomla tuburar originándose rambién una modiñcación apreciable del flujo luminososo a.l intercambiar lis mismas. Aunoue acruarmente este problema se encuentra ¡esuelto Dues exisren lámparas ce SAp ovoides v con I:s mismas posiciones de funcionamiento de las vlfóc conviene recordar este ,unto cuando se plantee Ia ienovación de ras Iámparas u.ruui". p*i* J. "*"" g."*.ir#"'" EI aspecio concreto que, desde un punto de vista gener¡co nos interesa, es mejora que presenran Ias lámparas de MvfCC en cuanro al índice de "l 1: ]" de rendimiento que puede alcanzar ei valor de .10, así como la eíicacia .color, de estas lámpa¡as (55 a 60 lmAV) debido al especrro de emrs¡ón del mercurio : aita presrón' y a la utilización de luminóforos qui emiten funda¡-nentarmenre en ra zona roja del espectro. Sin embargo. ias radiaciones azules, verdes y amanilas de su espectro srguen emidéndose dándo a ra ruz de ra rámpara un agradabre tono verdoso que la hace panicurarmente compatible con la iluminaiión oecoratlva y de Ios espacios ajardinados (Figura 13.8) En cuanro ,u, ...,nni", ca racterÍstlcas, las mismas pueoen tesumrrse como sigue: " Potencias irabituales: 250 v ,t00 W. - Rendimienro Iuminoso: 55 lmiW. - Vida media: l{.000 h.

-

Vida útil: IRC: 40.

10.000 horas.

Temperatura de color: 4000" K. Flujos iuminosos: 12.000 y 23.500 lm. Coior aparente: Blanco-azulado.

Sean cuales fuere los tipos de lámparas seleccionados, en ambos casos necesitan de auxiliares para zu encendido y alimentación además de Ios elementos .equipos sustentantes como el bácuio (o poste si el mismo es exciusivament" u.r,i."f;, oiro. I componenres y materiales eléctricos de ios que hablaremos en er apa.ftado siguiénie. Las luminarias son los aparatos destinados a contener la lámpara propiamente dicha así como equipos auxiliares que las p.o,"g.n-0" Ios agentes .los exteriores v consiguen su adecuado funcjonamiento. Dado que es preciso que el sistema de .c

16


>ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

IJ.I/

iluminación se diseñe de tal manera que las condiciones visuales no se deterioren notablemente por condiciones meteorológicxs adversas tales como lluvias o nieblas e incluso, y más frecuente, niveles de contaminación ¡elativamente altos, hoy en día es imprescindible el uso de luminarias cerradas con objeto de conseguir una buena protección de lámparas y equipos además de un correcto mantenimiento de las cafacterÍsticas ópticas del aparato. Ha sido frecuente considerar en los medios ruiales, zonas en que, teóricamente al menos, el ambiente es limpio y no conlaminado, suficiente ia colocación de las luminarias abienas pero debido al ensuciamiento y, sobre rodo, a la faha de operaciones de limpieza periódicas y program¿das entendemos que esta práctica debe considerarse como superada recomendando sistemáticamente y siempre que el presupuesto Io permita la solución cenada.

g

zq

I

: .J = úl

x o

I

I

ll _lI

t

Jrco 1

l"É

t

4C0

5C0 6cO TONGITIID DE ONDA

7m NM

Figura 13.8. Espcctro luminoso de una lámpara V.M.C.C. (250 W).

XIII.2.2.

Sistemas de sustentacién

y

detalles conslructiyos

Las luminarias de alumbrado público pueden estar equipa(ias para disponerse sobre muy diversos sistemas de sustentación tales como se indican en Ia fieura 13.9:

a) b) c) d) e)

Sob¡e una canalización eléct¡ica.

o más brazos de un candelabro, columna o Como coronación cle un candelabro, columna o porta. Sob¡e uno

poste.

Suspendidas de cablcs fiadores.

Como ñjación lareral sobre un muro

o

pared.

Ji:


13.18

Lurs JEsús ARTzMENDT

# rcORÉ UHA CANAL¡¿ACIOÑ EL€CTRIqA

o)

50aR!

tllo o ¡^as sR-azo!

O€

d)

LIA¡

cÉ L:r¡

cA¡€cla¡ro,

c&¡{x^ o

CAlr¿Er^ARO/ CCr!¡ NA

O

suseeroroes

ft-\I t/ A \J_,'

e) cc*o r¡¡¡q¡6^

L.ATERAL SOBFT ON MURo

-j--__C=i''_=

o

PAReD

Ejemplos de suslentación de luminarias. 813

pcsrE

pC6Te


5ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

¡J.Lv

Aunque frecuentemente sea obligado el disponerlo así por imposibiiidad de realización de otra forma los sistemas d) y e) deben evita¡se en lo posible ya que los disposirivos de suspensión de las luminarias p¡esentan frecuentemónte pro'bl"r", de corrosión electrolítica entre el elemento de suspensión y el fiador. por ótra pane, cuando el muro o pared pertenece a un edificio siempre origina últi.o "nlas problemas de vibraciones, ruido y penetración del flujo luminóso en ".t"viviendas inmediatas. Por ello, en nuestro caso concreto, nos refeiremos exclusivamente a Ias iuminarias, preferiblemente cerradas, sobre bácuio y sob¡e poste con un alojamiento de los accesorios de la lámpara independiente del alojamiento del sistema óptico.

Los componentes v materiales más habituales son los que se recogen en la figura anexa 13.10 procedente de la NTE.IEE (instalaciones de Alumbrado Exterior), representación donde se reiieja con gran ciaridad una completa solución de ambos tipos. En general la carcasa es de fun<iición inyectada de aluminio, alojamiento para los accesorios de la lámpara y sistema óptico compuesto de reflector de aluminio anodizado. En cuanto al cierre puede ser Je piistico preferiblemente policerbonaro o vidrio. Estos últimos tie¡en ventejas :especto t los de pijstico en cuf,nto f, su facilidad de limpieza v permanencia de sus cualjdades ópticas ya que los plásricos amarillean con el tiempo. Dado el actuai estado de extendido vandalismo así como degradación dei medio ambienre exlsren(e v a ir problemática contaminante, iesuita Drsctlcamente obligacia como _va se ha cor-nenrado anteriormente, la prevrsrón de lumina¡ias herméticamente ceradas, ai menos en lcs núcieos urbanos. De hecho er casos de ambien¡es panicularmente deteriorados la existencia de filt¡os de ca¡bón activado permite resoiver este problema manteniendo ja calidad del equipo óptico. Según se aprecia en la figura antes citada. v tanto a efectos de economicidad como de seguridad en la conservación, es recomendable que el aiojamiento de los accesonos de Ia lámpara sea independiente del.alojamiento dei sistema óptico y el mismo esté diseñado de forma que los mecanismos puedan ser desmontados junto con Ia placa en Ia que van acopiados a fin de facilitar al máximo las operaciones de co nsen'¡ción.

Además, existen determinados detalles iécnicos específicos para cada tipo de lámpara. Por ejemplo, las iámparas S.A.P. necesitan, ádemás del condensador v cebador, un balasto o ¡eactancia del tipo de nejecución abierta. obreniéndose la adecuada protección al ins¡alarla en el interior de la luminaria o br¿zo. Esta pieza es de la mayor importancia por su influencia sobre el ¡endimiento luminoso y duración en toda lámpara de descarga por Io cual debe solicitarse del fabricante Ias característjcas del modelo eiegido en cada caso específico así como las pruebas r realizar y comprobaciones correspo ndie n ¡es de ias cuales la mjs importante es l:l cerleza de que no puedan causar peligro alguno al usuario de la vía pública.

En ia figura 13.10 se indica¡ los componentes constructivos caracte ríst icos, pero el diseñador de espacios urbanos debe tener presente que el (componente geométrico" reviste, en determinados ambienres, una gran importancia. La originai geometría de algunos modelos, las composiciones de varioi puntos de Iuz en un conJunto únicc, etc., deben presentar "de día" un aspecto exrerior acorde con las necesidadcs ambientales diurnas y es menester recordar estas consideraciones al realizar las implan tacio nes prevlstas. s19


13.20

Lurs JEsús ARTzMENDI

gAcULo

POSTE cofiDÉ}¡sa.coR

y cEtAooR

lUMIÑARIA

c.qtgjc¡J6

De Pl-Asn@

i'sÉ)Iéo*

Figura 13.10. Puntos de luz sobre poste s:0

y

báculo.


1? t1

SIS,IEMAS DE ALUMBRADo URBANo

En cuanto a los condicionantes eléctricos y constructivos de Ias luminarias propiamente dichas, hay que atender a tres puntos principales:

-

Características del cabieado interior

y exterior.

Previsión de una toma a ti€rra en cada punto de luz. Protección contra las descargas eléctricas.

Respecto al primer punto normalmente la calidad de los modelos comerciales es tal que no suele piantearse problema alguno ya que tanto la sección del cableado como el aislamiento de los mismos (generaimente en caucho o PVC) ' permilen soportar sin problemas las temperaturas máximas exigibies en el uso normal. Asimismo los puntos de conexión de las luminarias a Ia ¡ed mediante Pastillas o clemas de conexión se¡án visibles, accesiL'les y aisladas cumpliendo los requisitos exigibles como se ha indicado anteriormente (Figura 13.11) Concretamente los conduciores en el interior dei báculo o columna serán, al menos, de 1,5 mm2 de sección y 1.000 V de aislamiento c¡.reciendo de empaimes y con una protección suplementaria aislanre en la entrada.

COLU¡ ñA

TER

RASA}.ÍTE PAVIA¡EiÍIO

^$.lAL

CE CCNt(lOr.l

]u60 fvc

C€flRUGADO

P$CA

TU

TOá^A.

DE TIER]RA

EO

PVC @RÉ{IGADO

'

cAaLÉ o€s¡{,EO 35

rnm

I

HOFr{r@N

H-

2:O

C.,,

llgura

D€

13.11.

Detalle de conexión eléctrica de arquetr a báculo. 821


13.22

Lurs JEsrjs ARTZMENDT

trn cuanto al cableado exterior, aunoue al mrsmo se hará ¡eferencia en el apanado XIII.5.l, adeiantaremos que se uiilizará cable de al menos 6 mm? de sección y 1.000 V de aislamiento, enrer¡ado a 40 cm como mínimo bajo tubo o capa de arena proregida por elementos de material cerámico con una separación de LU cm respecto dei cabie. Más probiemático resulta el tem.a de las puestas a tierra de las partes metálicas, solución constructiva que no se suele realizir de forma generaiizada siendo, sin embargo., una exigencia absolutamente imprescindible, encontrándose debidamente señalizado el conductor con ios colores veide-amarillo y, prefenblemente, realizada en arquetas ciegas. sisremáticamente, y pese a que esta condición no sea lamentablemente exlgible por el R.E.B.T., es muy aconsejible instalar un interruptor diferenciai de alta sensibilidad o adecuado ar varoi de la puesta a riera (considerando ei exre.ior como loca.i mojado) en cada báculo o columna que de esta forma tendrán su protección indiüdual de forma más segura que lá del tradic¡onal fusible. Esre mecanismo se aiojará en una trampilla iituada a -r0 cm dei suelo realizándose la aoertura de la nismr nediante ririres -sne¡ir¡e< trr .n¡n ^ anreriormenre, cacia bácuio ll.i?."""'ii!;i i"ff,:" protección minima será la obrenida mediante ejectrodos de ptca colocando, uno caoa clnco coiumnas aunque, si son meráljcos, lanto las coiumnas al menos. como los .:.:.r':1.:_11. las iumina¡ias to ideai es hace¡tos co¡ una pica por :::L"j i.n el Jpañado :"p?:j:" unro3c. .\IiI.l.1, al que nos remitimos, se derallan .on .or.o, smDiitud ias ¡eferencias a estas ca¡3cter I stlcJs.

; ::iil-.'j'::i::l

iii:i'Ti:

Por último. indica¡emos oue, en cuanto a las ca¡acterÍst¡cas mecánicas de las iuminarias las mismas son objeto de la norma UNE 20324 donde se indica la clasifrcación respecio de ia protección de las luminarias contra la acción de los agentes exteriores. L¿s distintas crases se caracterizan con ias Ietras Ip seguidas de dos o tres cifras características (Tabla i3.0) de jas cu¡ies:

-

La primera cifra c¡racteriza la protección de ras personas contra los contactos o aproximación a partes con tensión y contra los con plezas en movlmiento (grado de protección de las piezas bajo rensión por "oni"ato, la penetracién de sólidos).

-

La segunda cifra facilita Ia protección del material situado en el interior de la envolvente contra los efectos perjudiciales ocasionados por la penetración de los iíquidos (grado de prorección conrra la penetración de IÍquidos). La tercera cifra facilita la protección conr¡t los daños mecánicos lerado de protecclon contra Ios choques r¡ecánicos).

-

Obvia;nente cuanto ñejores sean las condiciones de protección de la luminaria, mayor será la ga¡antía de funcronamiento pero, como no¡ma general Ia protección contra Ia protección del polvo y contra la lluvia resulta obligaáa

La protección contra los choques eléctricos debe realizarse sobre todas las partes activas y de forma independiente del monraje y posición de la luminaria. La comprobación práctica de esta c¡racterística se lleva a cabo mediante el denominado "dedo de prueba', por medio de un tcsrrgo ejécrnco incorporado el cual indica que el contacto se ¡ealiza.


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

LJ,L)

Tabla 13.0.

NORMAS DE PROTECCION. Clasificación de las luminarias respeclo a su aislamienlo. Clasif¡c?c¡ón r?speclo ¡ l¿ ¡r!lecc¡ón d¡d¡ po. lo envolvenle!. Grado de proteccióo lnd¡c¡¿a por

l¡s lelras lP seg0idas de l¡es cilras:

3.'cifr¡

1.'c¡fr¿

?.'cil.a

Crado de proteccón de l¿s pades baio tens¡ón por la pe0ctGctón de s¿lidos

Grado de prote.c¡ón conird

Gr¡do 1

2

penelr¡ción de liquidos

no

Prot¿gido conlra ch0rrc verlrc¡l de gotas 0e ¡8ua.

1

:siera C 12 ro penetn.'

A

Hilo de ¿cero 0 2.5 n0 p¿¡e!ra.

?

Hilo de acero 0 1 ñm. n0 pe¡eila-

4

Protegido cortr¡

Prolegrdo contra las proyecciones

de polvo.

6

Protegido cont|? l¿ penelGoond de polvo a pres¡00.

/l\

eÍcnolao 0e ¡gua a 0,3 bar d¡stancia 3 Protegado

@

S

imb

Resislc a¡ choqur de un manrllo de 0,15 Kg.

ñ.

frrs¡5t! ¡l clroqu€

de

ufl m¡nji¡o de 0.25 KO. c¡yendo de 0,20 m.

0lrecclo¡e:.

Prolegido co¡tG

s

0e9iqn¡ción

L

tr

100a5

1

d!

l5'

Protegrdo contrr l¡ lluvrá (0 a 60')

¿¡

Á.^r,..iÁñ

c¡yendo de 0.15

cnofr0 0e g0l¿5 de agua hasta d¿ Ia ve¡1ic¡I.

?

¡

Prolegido conlr¡

2

rrc

ccñ!ra l0s c¡0ques mec¡nrccs SÍñ b. Gr¡

0esiqnac¡ór¡

Gr¡¡o

0es¡Enac¡óri

Esien 6 50 penetra.'

1¿

i.ri^

/A

ffes¡5le ¡lchoque de un m¡ñrllo de 0.5 X!.

/l\

c¡y¿ndo de 0,4 m.

|.n.

conlr¡

elchorr0 óe ¡gua

¡presiónlbarazm. (golpes de mar). Protegido conlra

7

l¿

Inmers¡ó¡

<l

Besrs¡e ¿f ciroque de

aa

!n m¡nillo de 1,5 K9. cayendo

E

¡e 0,4 m.

Mateíal sumerq¡ble

a>1rn.

I

Rasrsie ¿lchoQue óe

'un m¡frilo de 5 K9. t¿Y€ndo ¿e 0..1 m

.udro 0. fr!ótrd¡¡ ' luñú¡o¡ {ú ooqó ú l<4

rr )

ó. rrord,¿.

M@ rt : cd.

dko 0

1?

M ru.6¡ 4"¡:)¡¡

od .r d.do c. !tu.!¡

J-J


11 a^

Lurs

JEsú¡s ARTzMENDT

BáCU LO

DE

J

CENÍRO

MANOO

iC€NILLO OE qU EsTI. A TIERFA

TERMINAL DE PRgSTON

O€:.A

@Nüjc;oR c€

@

AC ERA

a ts

Y-750

om or¡

Y Iv.rde. t{c )

I

,TU8O PV

C

90¡1.8 -¿ UNE S3I2 PUNÍO DE .1LUM

P

g3LOAOURA

INOf ER

M IC,1

ICA OE ACERO

COeR

€a0O r

Y 0É

?

O.Oi ¿

rd. LOñ6¡ÍU0

Figurr 13.li.

Detat¡e de loma de tierr¡ de báculo. ó-+

ca BRE

Lalr t€NT o


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

XIII.2.3.

LJ./.J

Red de distribución riel alumbrado púbtico

En cuanto a la red de disrribución ést¡ debe ser única y exclusiva para la alimentación de los focos luminosos y, preferibremente, con tendido subterráneo pudiendo realizarse tanto en media como Jn baja rensióo dependiendo a" iu pot.n.i" instalada y de la configuracíón de ra red proiiedad de ra empresa suminisiradora. Aunque sea un caso que se plantea en jnstaljciones de muy pequeña envergadura, no debe olvidarse que también puede, excepcionalmente, ¡ealizaise la ¡limentación en monofásica, es decir fase más neu¡ro. Asimismo, y pese a habe¡ indicado la práctica obligatoriedad por los tendidos enter¡ados, ro iierto es que en ros núcieos u¡banos son frecuentes ras redes sobre fachada así como las redes aéreas con conduc¡ores aislados autoportantes con fiador. En ei primer caso, Ia sección míniina de los conducto¡es no será inferio¡ a 'l mml en cobre o equivarente en otro material prohibiéndose la utilización de conducrores desnudos, y en los conductores sob¡e fachada además de emolearse ros sistemas v marerieles ¡decuados para este tipo de instalaciones, la sección mínim¿ de Ios conductores será de -l mmr en cobre o equivalente en orro nareriai.

La suspensión de ias luminarias debe hacerse meCianre cables de acero galvanizado con la sección sul-iciente para que su ¡esistencia mecánica reoresen!e amplias. garantías de seguridad con respecto a una posibie caida, especialmente en zonas de fuene viento o muv expuesias. Una medida de precaución oue se tomará en conside¡ación es la de cisponer dos cebles de la secc:ón anreriormenre indicada sobre zonas peatonales, 1Íneas eléctricas o de transporte, etc., así como en todos aquellos puntos en ios cuales su presencia pueia suponer riesgos para los viandantes. cuanto a la organización general de estas recies, su diseño es muy similar .En al de Ios ci¡cuitos de suminist¡o eléctnco en baja tensión que se han detallado en el Capitulo X-II si bien, iógicamente, las sccciones de conductores son menores v más numerosos los elementos de control v, concretamente, la previsión de cont¡dol.es de energía los cuales pueden contabiiizar un número de puntos de luz de pocas unidades Iuminosas circunst¡nc;r 4rc nñ <r.6.¡c -ñ al de ¡edes de energía eléchca púbiica. Es n..u"nlJ.''jn Xi:.,:: ¿:.,'j"'o'o "';:'ff ttT'",i calres sea necesario a;rpo,."r''"i" .1t"','.tooo,o;:,:" público circunstancia que aumenra con respecro a le red de energía eléctrica Ia necesidad de muitiplicar los centros de mando y maniobra. La tipoiogía general de las redes (figura 13.13) es del tipo ramificado, partiendo del centro de transformación más próximo uno de cuvos circuitos alimenta un centro de mando y medición desde el cual se orocjuce lai ramificaciones de los circuiros de iluminación propiamente dichos los cuales, como anres hemos indicado. oueden rlímenrlr un número variable de nrnros .Je lllz .¡ fr¡n¡: ras redes de viares qu" d"b"n'irÍ,ii#:':, ;"1*?:::,'#, urbana en ios cambios de dirección de los circuitos, son necesarias las correspondientes arquetas así conio en las derivaciones de ramales, cruces de calzada y icometidas a los puntos de luz propiamente dichos de forma que se puedan cólocar en las mismas las cajas de de¡ivación, empalmes, c¡mbios de seccién de lo conductores, etc., asr como, en general, todos aquellos elementos necesarios para un perfecto cont¡ol de los elementos integrantes de c:rda uno de las partes componentes de la rnstalación.

i:Jfi":":":lT:'.::"H

ñli"ff "T::i::,i:":

j:

82-5


I

J.-:O

Lurs JEsus ARrznENDr

ffi

.G,

i\

ffi

O DE AAÉDIOA cEMl.Ro

ce

rn¡.^¡srOc+aclO¡l

/

| ?

/

rur.no DE LUz D€ ¿oo V

Pü^no c€ LUz D€ z5O V De

n aeaüErA De figura

DE VS.a.e

v¡l.P

ALLI¡^BRADO

13.13.

Esquema unifilar de una red de alumbrado público.

En ei ceso. muv frccuente. oe que l:i ;rcomctida see en B.T. el grupo de medida se suele colocar, como detallaremos cn líneas posteriores, en a¡marios apropiados al exterior; debiendo evitarse su empotramiento en esquinas y fachadas de edificios. Cuando el suministro se realiza en ivl:T. los contadores se colocan directamen¡e en la cabina de transformación, técnicx ésta que debe, en lo posible, evitarse. Como no¡ma general la alimentación trifásica a una tensión de 380/210 V resulta obligada, incluyendo los conduciores con neulro:/ tierra bLiscando la distribución uniíorme de las lámparas entre las fases y el neutro para el equilibrado de cargas, siendo est:t técnica t¡nto ¡niis neccs¡ril cu¡nto mllvor se l:t lonqittrd cie l¡s !ínc:rs. 3:.6


5ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13,27

Además de su instalación bajo tierra los cables concéntricos se colocarán dentro de tubos, habitualmente de cemento o de pVC, que permitan su desiizamiento a lo largo de los mismos de forma y manera que en caso de avería puedan renovarse sin necesidad de levanta¡ el recubrimiento de tierra. Aunque es frecuente que el conjunto de los elementos de accionamiento, medida y protección, según los casos, se disponga en armarios apropiados o en huecos practicados en las paredes del edificio, si el suministro de enireia se efectúa a baja tensión, lo deseable y p¡ácticamente obiigado como hemos c-omentado en repetidas ocasiones, ¡esulta ser que estos elementos se dispongan en un armario o coiumna exterior debiendo esta! soportados por un bastidor merílico o de material aislante y una envolvente, normalmente también metáiica, con un grado de protección IP 459 según UNE 20.-124. El con1unro dispondrá de una puerta de acceso a la caja generrl de protección. contadores, y demis mecln¡smos dispuestos ¿ une alturr de 0,.30 m sobre la ¡asante definitiva con objeto de eliminar los efecros de las salpicaduras de agua estando rodo el conjunto conectado a la red general de tierra. Cuando el bastidor sea metálico deberá i¡ unido a tierra por medio de cable de cobre de j5 nm: ie seccicjn mÍnima. que se;virá de :niace con rie;ra v unirá:l punro Je puesrr : tierrl en el elect¡odo por crble o Dica que que proporcione una superiicie minima de contacto de 0,5 m:, colocada verlicalmente en el terreno a una profundiriad mínima de 0,5 m. (Figura 13.1.1)

Los elementos de medida v conrado¡es se dispondrdn en un rnódulo independiente de los elementos de accionrmiento v o¡ctccción ios cuales están consrituidos por un inten':pror automático de corte omnipolar con cun,a térmica adecuada a las lámparas de descarga seleccionadas en la red de alumbrado así como un sistema de proteccrón concra los contactos indirectcs preferiblemente media¡te la previsión de interruDtores diferenciales, en razón de uno por circuito, con una intensidad de corie adecuaia a la resisrencia máxima de la toma de tier¡a de las masas. (Fisura 13. ij) Como hemos indicado anreriormente y segúrt indica al respecto la !1I BT 009 la sección de los conductores de la red no será iilferior a los 6 mm: debiendo situarse a una profundidad de 0,50 m como mÍnimo v a una distancia mÍnima de 20 cm sob¡e ios conductores, se insr3lará una señaiización de aviso de 20 cm de ancho. (Figura 13.16). Los conductores se dispondrán en rubos de pVC, cemenro o fibrocemento de 110 mm de diámer¡o preferiblemente pareados con objeto de poder realizar ampliaciones o tendidos de socor¡o sin necesidad de proceder al levantamiento de la zanja. Cuando el ¡endido se realice bajo viaies y zonas de tránsito rodado, es necesario ¡eaiizar las conducciones de tipo refonado consistenre en rellenar ei fondo de la zanja y los rubos de protección con un espesor superior mínimo de 10 cm por encima de los mismos (Figura 13.17). En los cruces con otros servicios las redes se encontrarin debidamente protegidas v manteniendo ias dist¡ncias que al respecto se especificaban en el Clpitulo XIII a cuya obsenación nos remitimos. La tensión de aisiamiento nominal de los conducto¡cs será, como mín'mo, de 1.000 V siendo el conducror neutro i'sual al conductor de fase en secciones de hasta 10 mm2 inclusive. A paÍir de esa iif¡a podrd reducirse a la mitad con un mínimo de 10 mm: en cob¡e o ecuivalente en otros materiales. En cuanto a los empalmes v derivaciones de Ia red, todos esjarán situados como mínimo, a 30 cm de ia rasante del ¡e¡¡eno o de ios viaies realizándose en arquetas o cajas exclusivas con bornas aclecu¿das. Las arquetas se realiz¡rin con hormigón de resistencia ca¡ac¡erística H-2-<0 y un espesor mínmo de paredes de 15 cm con


13.28

i l

l

I L

)

i+_

sl

,,,260

_il )

ALZADO

SECCION tÉ(rqñrro-{ -M,d"dú

ESOUEMA

0E ¡¡All0o

coNexroNAoo Cenf 328

figura 13.11. ro de mando unifilar.


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13.29

.*.

sJccr9l"¿l5l_0E-E-!t8 C,IOA PROYECi!

l¡l

- 2 col¡tamREs (acTtva y aÉAcflva). . 3 ESPACIO PARA ÍRAÑSFORMAOORES C€ O€ 8ÁFFA P¡SANIE, 'ITENSIO¡O ] - I ¡¡T€RRIJPT0R AUfoMAf]co MAGNETOTEFMICo 4 - 4 CONÍACÍOR€S 5 - 4 ¡IITERRUPTCR. S€MI-RqIATIVO MANOO POR MANE;A LATENA! 5 - r2 CORTAORSJTTOS C¡LiSRAOOS.Ca¡l 51¡s PARÍE5 0ÉTENS¡O{ CU8¡EFfAs 7 - 4 IMTEñnUPTOR OIFERENOAL O€ 4 POLOS SSNS¡8ILIOAo lOña I - | @RTACRCUTTO CáI-ARAOO rOA. CO.l sJS PAntES C€fENSrcrl CUarÉRfAS 9 - 5 8OffNAS SAOUEUÍA ¡{EGFA PARA CASLE OE ?,5 A. r

Z

gOffNA PAFA CASLE HASTA 25mñ! I ELEfi€NTO Y 2 OEFIVACIONES IIASÍA i6¡¡n. CON SASE eSTEA¡CA II 1 SOPORT€ PARA C-A8LÍ MATEFIÁL A¡SL.ANfE FASE R @LOR GRIS FASE S COLOR MAFRON FASE I COLOR N€GNO

IO

- iO

.

NEUTRO O COLOR AZUL

.

EL CASLÉAc8 O€ CAOA ^¡OOI¡.O srN rNf€aFERrR coN ofRas

SE PROYECTARA SOSRE

€L ¡¡I5MO

Figura 13.15, E:quema de centro de mando. 379


1? 1n

Lurs JEsús ARTZMENDT

RETLEXO CÉ -f re.RRa @¡¡

TCr.lGAoas De 20 dn.

I I I

I

l

i-r

:r

=

Figrra

13.16.

Conducción de alumbr¡do público en zanjas tipo. DJ(J

cJ.Yra

o

LtA

SÉiArrCAc^arcN

E


,iJ.J1

FÉI.LE¡¡O CE f¡€gRA CCT,I TA]GADAS O€, 20 dt1.

', ... , ; i' ../-.

' r . .,

, ó

l.' "'i

. 1 ..

'\, q,

: i. ' : . ....

l"

".'+-

o C¡

0,4-+.::.

c$ara

o

I

l

I

i l

l', .1

I

i

i

ül

o

i:r' :.' ,"ii

II

i

i

I

,l

+ ;-i 7. ''' ;

'-+, -. t.. :.

TLALL¡. C¿

5eÑ¡¡r¿¡c¡cr.¡

d -ffi

ai

I

I

,\ iueee,, CE Fi3{€,Me\i

o

J

.TOAOS

i?¡

e)(rsT!:t¡T6

?ARA

5e1{.{rc,rlCS

/1:".r

: l

Figura 13.17. Conducción reforzada de alumbrado público en zanjas lípo. r)-)

I


T),JL

Lurs JEsús ARTZMENDT

fondo permeable y de forma que ia superficie interior de los tubos se encuentre a 10 cm sobre el mismo. Es solución recómendable dejar el fondo constiruido por u; lecho de grava gruesa de 15 a 20 cm de espesor con objeto de facilitar dr"n"¡" del agua si, eventualmente, se produce una ent¡ada de este iÍquido. Las"t arquet;s irán dotadas de marco y tapa de fundición o de acero fundido con trerrletica de goma y Ia leyenda correspondiente al servicio de alumbrado¡unta y nombre del ayuntamiento donde se ubique la ¡ed de alumbrado, (Figura 13.1g) Por lo que ¡especta a la conexión entre la línea de alimentación y la unidad Iuminosa la misma se efctúa básicamente, de dos formas: las líneas aéreas: dependerá del ripo de cable que se utilice. A veces se - Para ¡ecu¡.re al empleo de cajas de empalme de tipo estanco con regletas de borne y fusibles en su interior disponiéndoias en punrós próximos ar extierno superior de los soportes. Para Iíneas subteráneas_se .utiiizarár¡ cajas empotradas en ios propios postes de forma que la altura de fijación respecto al niver der suero debe permitir un rácit acceso a las mismas. Aun en el caso de que la línea dei circuito eiéctrico sea t¡ifásica la acometida a cada luminaria se iearizará mediante un sóro condu.toi activo, ai menos hasta potencias de consumo del orden de 2.000 W. Tanto por la existencia de centros de transformacron como por la obligaCa presencia de los cuadros de y las propias luminarias, la red de priesra .accionamiento a tierra constiruve en esle tipo de instalacion", .á*o se ha indicado 1, ,"j"iia", ocasiones, una componente eléctrica de la ma¡,oi imponancia. "n üe esre Todo sisrema upo consrs de crecirodos de puesta a tierra, las líneas oe enrace a tlerra v las conexiones propiamente dichas. Si bien los elecrrodos pueden ,.r ;ó";;;;; de prcas como de placas lo cieno es que raramente se usan las seguncas ;;;; que se ubican en arquetas registrables a una piofundidad mínima dc 0,50 ar* respecto a Ia rasante definitiv¿ der ierieno. En cuanto a ia línea de enrace con tierra está por el conductor o los conductores que unen los electrodos an¡eriormenteconstituida definidos con los. puntos de puesta a tierra conrenido, .n l"s partes metálicas accesibles de ra Ins(alacton-

-

. Las- redes de puesta a tierra, que deben ser continues y en las que no se permiten los intemrptores, se ejecutarán de cada una de Ias sig_uientes fo'rmos: Electrodos en cada punto de luz: si la red de tier¡a discurrJ por fuera del tubo - de la canalización constituye ¿ su vez un elec¡rodo y debcrá ier de una sección mÍnima de 35 mm: de cobre desnudo o equivalente de or¡o material. En caso de que la red de tierra una los electrodos por el interior del tubo - de Iaelcanalización, deberá estar protegida con un aislamiento de color verde-ama_ riilo, siendo su sección mínima de 16 mm: de cobre. Las derivaciones los erementos a proreger tendrán una sección mínima de - i6 mm? de cobrehasta excepto en el caso á" qui l"s secclones de los conducto¡es 3clryos seSn menores. Si no pueden reaiizarse riinguna de las soluciones anteriores se procederá directamente a reaiizar una red rie tie¡rr nnr cir¡.rirn tierra der cuadro de ,"..,on"ij:.n::,'[il1o5"i ;fTiJ::,#::'Ji.t"ii',"']'ii'!3i.,uti mÍnima igual a la de los conductores activos. En cualquier caso la resistencia de la red de tier¡a cumplirá la relación R = 0,2.1/Is siendo Is ra sensibilidad de ra protección diferencial v, si no se cumpliera esla relación se ¡ñadirán los electrodos ¡ecesarios para que se alcance dicho valor. 5J¿


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

rJ.JJ

o

u

I

a? Q

r.)

-.1!l':,1 .:! .:

?t

l€ JE rl!

;<

tsil


1-).

JJ+

J+

Lurs

JEs{:Js ARTZMENDT


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

XIII.2.4.

IJ.J)

Encendido y apagado de alumbrados exteriores: optimización energética de las redes

Otros dos aspectos de imponancia en estas redes, y a los que haremos una breve ¡eferencia, son los correspondientes al encendido y apagado de las luminarías (ya que estas operaciones constituyen una operación fundamental en la calidad eléctrica de Ia propia red de distribución) y a las medidas para rnejorar el rendimiento de las redes. Comenzaremos indicando que, según se recoge en la MI 009, cuando se dispongan intem.rptores horarios o fotoeléctricos para el accionamiento del sistema de alumbrado debe disponerse, además, un intemlptor manual que permita el accionamiento de ese sistema con independencia de los restantes dispositivos. Las labores de encendido y apagado de las luminarias se encuentran muy unidas a la optimización energética de la red que estudiaremos en párrafos posteriores va que, para reducir ei nivel de iluminación y los consumos energéticos, se adoplan con frecuencia sistemas de apagado de una de cada dos iuminarias, de una iámpara de cada dos en ei caso de que estas posean más de una lámpara, e incluso de filas enteras de iuminarias cuando las mismas se dispongan según una disposición pareada. Actualmente no está nada ciara la rentabilidad económica de estas operaciones ya que, aparte del mal resultado forométrico obtenido en su pues¡a en práctica, conllevan un aumento de peiigro en la circulación rodada. Es necesario insisti¡ en que actsJalmente, pese a seguir existiendo en numeiosos lugares sistemas de encendidos manuales y por ramaies asÍ como por relojes mecánicos estos rnétodos suponen un cosre excesivo tanto por la estricta regulación de su horario como por el tiempo que debe dedicarse a su manlenimiento. Ello hace que ei sistema de encendido oor céluia fotoeléctnca sea, posiblemente, el que mejor compagina el grado de automarismo y Íiabilidad con el precio de coste. (Figura 13.14) Por eilo cabe considerarlo como una solución intermedia entre las actuales y los modernos sistemas de automatización total que se consiguen con sistemas más sofis¡icados lales como los Sistemas de Control Cent¡alizado basados en potentes ordenadores los cuales sc conectan con las instalaciones de alumbrado público impaniendo órdenes de cncendido y apagado así como divenas posibilidades de acruación, detección de averías, etc., bien por vía radio bien por vía cable como sislema de comunicación. La receoción de las señales se logra mediante unas unidades remotas basadas en un mrcroprocesador y equipadas por sensores para captación de datos analógicos y digitalcs situadas en cada una de las acometidas eléctricas de la red de alumbrado. (Ver Capítulo XIV). Aunque ya se ha realizado alguna instaiación de cste lipo en nuestro Pals con excelentes resuitados tanto sobre las operaciones de apagádo v encendido como sobre la medición de parámetros y detección de anomalías y desviaciones, es evidente que la inmensa mayoría de ias instaiaciones existen¡es o en proyecto, deberán basarse en métodos de funcionamiento más sencillos entre los cuales las ceiulas fotoeléctricas (también llamados interruptores crepusculares aunque ello no sea rigurosamente exacto) antes citadas son los más asequibies. Y ello particularmente cuando la instalación se ha diseñado de forma que se pueda realizar la conexión por ramales lo cual posibilita el encendido de todas las lámparas alavezy no de forma salteada. Normalmente la puesta en marcha de la ins¡alación se fealiza mediante relés crepusculares y, menos frecuen(emente, con líneas piloto procedentes.de otra acometida. El ¡elé crepuscular, como ya hemos adelantado, es un dispositivo fotoeléctrico 5J)


1J,JO

LU$

JESÚS

ARIZMENDI

dotado de un dispositivo retardador (de una du¡ación de dos o tres minutos para evitar la desconexión de la instalación provocada por las ráfagas de los automóviles) sensibles a la iluminación natural y accionan, por tanto, el encendido y apagado de la instalación para ajustar al márimo las horas de funcionamiento de las mismas cuando realmente se necesitan. Este sistema es en teoria el idóneo ya que se produce el encendido cuando el nivel iuminoso baja a un nivel prefijado, pero presenta el gran inconveniente de que necesitan de limpiezas periódicas para su correcto funcionamiento. Además la conexión de las diferentes instalaciones no es uniforme, por lo cual pueCe darse el caso de existir calles adyacentes con unas iluminaciones encendidas y otras apagadas que provocan alteraciones particularmente en el tráfico viai, por lo que en ocasiones se prefiere el sistema de intem.¡otores horarios mediante relojes programadores los cuales se modifican cada semana o quince días para ajustarios al orto y ocaso del lugar en que se ubiquen. Concretando lo cleno es que, pese a sus problemas, el sistema dei relé cfepuscular se considera como el más seguro, económico y fiable por:i momenro. Apane de los sistemas controlados por ordenador todo parece indicar que en un futuro préximo la aparición de los denominados programadores astronómicos alterará raciicalmente estas técnicas mediante la incorporación cie un programa de este tipo basado en la Iongitud y Iaritud del Luger. De est¡ forma se posibilita el realiz:r :1. programa de encendidos y apagados de todo el año ajustándose exac¡amente ai ocaso v orto locaies sin ningún problema de mantenimiento pe:iódico puesto oue las condiciones geográñcas son, evidentemenre, inalte¡ables. (ompietaremos ios comentarios anteriores haciendo referencia a un último aspecio digno de mención en estas instalaciones, cuyo consumo es mu.,, :mportf,nre, cual es el de su buen uso cara a lograr una corecta u¡iiización de la energÍa (no habiamos de ahorro de energÍa ya que las técnicas que se han comentado anteriormente han demostrado poseer mayotes inconvenienres que ventajas), tema éste sobre el cual la experiencia de los últimos anos pasados ira sido muy instructiva. Comenzaremos indicando que el cambio experimentado en este aspecto ha sido muy grande ya que se ha pasado de los sistemas inicialcs basadcs en la ¡educción cie potencia de los alumbraCos mediante el apagado de una de cada dos luminarias o dos de cada tres así como, eventualmente, al apagado de fiias completas de luminarias cuando existen dos filas enfrentadas, a los modernos sistemas de regulación del flujo luminoso los

cuales suponen una gran me¡ora en el mantenimiento de las cualidades folométricas

dei conjunto de ia insra.lación. Aclualmente puede establecerse que la medida de optimización más eficaz consiste en corregir el factor de potencia de Ia instaiación además, naruraimente, de seleccionar las luminarias adecuadas que, según hemos establecido, son habitualmente las de S.A.P., y buscando el control riguroso de los periodos de encendido y apagado de la instalación. Las ¡estanres técnicas (utilización parcial de las instalaciones, reducción de los flujos luminosos en determinadas horas,.etc.), provocan un imponante aumento de accidentes por lo cual no deben considerarse más que en circunstancias excepcionaies.

En cuanto a la corrección del factor de potencia esta posibilidad se lleva a cabo mediante la previsión de condensadores v como ello resuita obligado no merece comentario más que el de su constatación como accesorio imprescindible en todos y cada uno de los puntos de luz mejorándose el factor de potencia del cos fi hasta 0,9, con lo cual las Compañías suministradoras no facturan ningún iecargo por óio


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

IJ, J /

energia reactiva. Esta simple previsión, junto con la de una limpieza y entretenimiento periódico de las lámparas sumadas al del reemplazamiento sistemático de las mismas en función de su vida, constituyen las medidas más ¡azonabies para, conservando las cualidades imprescindibles en todo alumbrado, Iograr un correcto aprovechamiento de la energía eléctrica tan cara y, al mismo tiempo, tan necesaria.

Por último indicaremos que Ia previsión de un adecuado mantenimiento programado (y no un simple cambio de lámparas fundidas y equipos averiados) supone un factor de la mayor imponancia en la optimización energética de las instalaciones al que frecuentemente no se le atribuye la debida importancia. Ciertamente la decisión no es fácil ya que eilo depende no soiamente de disponer de los necesarios especiaiistas, cuya carencia se hace senti¡ de fo¡ma manifiesta, sino también de un equrpo pesado adecuado (camiones, plumas con cestas de altura adecuada, etc.) cuyo impone económico resúlta muy costoso para la inmensa mayoría de los múnicipios. i,a solución a esta problemática reside, por supuesio, en la organización de equipos adscritos a las necesarias mancomunidades de municipios, posibilidad cuya imprescindible existencia se ha comentado en esta publicación en repetidas oc:siones pero que las condiciones socieles .olcmente ¿n cov:.:nturas i:vc¡rbles perrr.i:en .levar .r caDo oe una ¡oÍna eltcaz v razonaDle.

XIII.1.5.

Disposición de los puntos de luz

Una segunda etapa en el estudio dei alumbrado de las vÍas urbanas corresponde ai estabiecimiento de los criterios de calidad luminotécnica necesarios para adoptar las decisiones fundamentales ---seguir ei irazado rie las vías v evirar los obstáculosen iérminos de la perceptibilidad visual. Las recomendaciones internacionales son hoy en dÍa taxativas v es la luminancia de la calz¡da, y no ia iluminación horizontal. la que debe ser escogida fundamentalmente como criterio de caiidad, ya que esta última no informa sobre la contribución esencial que la ¡eflexión sobre la calzada aporta a ia imagen visuai del contorno. Por otra pane, para Ia observación de los objetos v. especialmente, de pequenrs superficies de los mismos, la falta de uniformidad de luminancia presenta grandes inconvenientes por Ie fetiga de rdaptrción que ello supone pcr: el oJo humrno. L¡ consecuencia directa de eilo es que una mejor uniformidad sólo puede Iograrse mediante un menor espaciamiento de l¡s iuminarias, lo cuai supone adecuar exactamente su número a unas necesidades visuales que hoy en día se encuentrrn perfectamente estabiecidas. Podemos entrever, Por tanto, que este dato será básico en ia disposición y número de unidades luminosas constituyendo un tercer condicion¿nte el que la obse¡vación nocturna no pueda ser perturbada por el deslumbramiento causado por las fuentes de luz. El estudio del deslumbramiento constitui.á, Por tanto, otro factor a tener en consideración para no anuiar- las ventaj¡s anteriores. Si a estos datos agregamos la posibilidad de prever las condiciones de la conducción nocturna con una cieña antelación, resultará imprescindible un enfoque de la disposición de los puntos de luz de forma que la percepción de las mismas delate con antelación las condiciones geométricas de los viaies con Ias cuales el usuario ua J encontrarse.

La ¡llura y localización de las luminarias, Io que ccnstituve el denominado "guiado visuai", será por ello ot¡o factor primordirl a tensr en consider¡ción, f,unque ói/


13.38

se debe ampliar con referencias de tipo estético, integración con Ia .relación arqu¡tectura circundante, tráfico previsto en calzadas y aceras, etc. Actu¿lmente, para todos estos datos y en función de dive¡sas varianies exrsren recomendaciones n,,e A^ F^-^^ quE na.-it¡ysrrrr!c¡r uE rurma ^:-. srs¡emática obrener la iiuminación adecuada en cada caso concreto Quizá er condicionante más importante en Ia determinación de ras potencias de las lámparas e interdistancia de ras fuentes de luz sea la necesidad de uririzar una o dos lámparas en cada sopoÍte con objeto de permitir Ia reducción de los niveles de iluminación sin afectar. a ia unifoimidad y a Ia esrérica dei espacio a iluminar. como ya se ha comentado la limitación de la iiuminación al condicionantc "todo.o nada' que plantea como condición l: obiigatoriedad de instalar una lámpara en cada soporte conlleva una notable simplificación de Ia disposición de los mismos. EI método de cáiculo operativo habitual, como veremos en el anículo correspondiente, consis¡e en partir de la luminancia media edecuada y de ias carecrerísricas fefle.ia¡tes del pavimento para obrener el flujo iuminoso necesario por unidad de superficie v en base al mismo y a las caracterfsricas fotométricas de las luminarias conseguir unos valores de iluminación y unos coeficientes de uniformiciad de iiuminación satisfactoria. Podemos por tanro rnruir eue, en ia pricticr, es ¡ealmente la implantación de Ias luminarias y la posición resDecriva de ias mismas, es decir la inierdistanci¡ de unidades luminosas, la que constituirá el cato más imporr¡nre para logrer rr iiuminación que se desea ¡ealizar. Ello nos lleva a hacer una ¡eicrencia breve ¡ la necesidad de justificar el uso de ruminarias con flujos f,srmeraccs en alumb¡ados viarios ¡sí como a la int¡ociucción Lre ios cenominados ,,coeiicienres de uriiiz¡ción" para o0iener ias separac¡ones cn¡re iumin¡rias. De forma ¡esumida, di¡emos que Ia luz ¡acjiacia por las lámparas no cs la inisma en todas direcciones sino que se encuent13 intruencrad¡ por la posrción der .;rsquillo y ror If, fo¡ma del cuerpo luminoso. lo cu:l determrl¡ que ;rda ripo je lámpara presente una dist¡ibución caracteristica de ra inrensidad iuminosa (Éigura 13.i9) consrrtuyendo I¡ denominrC¡ curve de ilLlo luminoso va que el rnismó se facilita en forma de curva. Una de las principales misiones de un buen alumbrado conslste en ootener ei máximo aprovechamien¡o dei flujo luminoso producido, es decir, Iograr un coeficienre de utiljzación de la iuminaria Io más elevado posible. Pncterin'-..r. -^^-.^ i ur(srrurr¡¡sr!s, o^ -r upanado err er Xlil.5, haremos una mayor ¡eferencia a este último concepro (que. viene fijado por las correspondientes curvas) pero deseamos indiclr en esta ocasión que, para ei alumbrado de viales en los que la longitud de los m¡smos es muy inferior a su anchura, el coeficiente de utilización de las luminarias asimélricas (indicada por las curvas polares) es inuv suDerior ar de ras simérricas en la zona de caizada como se puede aprecilr por las correspondientes curvas isolux de niveles de iluminancia. La conremplación, por tanto, de estos tres gríficos v su adaptación a la caizada cons¡iruve una documentación básica sin cuva-observatión qr::i1. no se debiera adoptar clecisión alguna respecro a la disposición seomérricr de lin itiva. esta

El ¡em¡ es, por supuesto, más complejo de lo que rndic¡mos en esta sucinta exposición. Pero Io cierro es que el dato de la disposición geométrica, con ei excelente njvel come¡cial de las lumina¡ias actuales, es el mds significativo para un buen alumbrado sin aecesidad de rearizar cárcuros que son frecuentemente prolijos. (Figura i3.19 bis). En resumen, para definir el alumbr¡do de vías urbanas, an .uanro a su discno

v Cisposición se reficre, se deberi disponer, cn Dr¡mcr lugar, cc una ptan{a qencrrl ¡-)ó


Stsreves oe

nLu"r*ooo

u**"o

il

:

;tr

ír

" álf

;iE

'¡iü

¡tt

P

:s

Élr

ü

I

¡ló

ll11

É1

g

ii

a

!

?

j

a4 ^s

. s¡

!

)

3

!E

's

]e ei

t

sJ

e

3

g tr

u

a

i::

b

NI

¿

5a !?lF

¿

9'

6

{

:f

.i: -.=

ۇ

99I3

-{ TI { O

!

t-

=t

o

I ,s

ó

s.:9


13.40

Lurs JEsrls ARTzMENDT

de las vías a iluminar- En ella figurarán las caracterÍsticas geométricas de la calzada, aceras, intersecciones, plazas, etc., asÍ como le situación de las fachadas, existencia o no de arbolado y sus caracte rÍsticas. En el caso frecuente, de que el te¡reno sea accidentado, conviene disponer de unos perfiies longitudinales de las vías. Finalmente deben estudiarse las ca¡acterísticas del t¡áfico existente y considerar las exigencias estéticas que pueda presentar la zona a iluminar. partiendo de esos datos recorn"n-do*o. utiiizar los criterios de diseño que, para disposición de los puntos de Iuz, se recogen en la NTE-IEE en la cual se incluyen las disposiciones habituales del coriite Internacional de Iluminación.

&-7Sb É: €o

ss',g

50 55 €o 65

¡

'.;"

t5

Figura 13.19bis. Representación de valores luminotécnicos mediante cunas isolux con dos lámoaras simétricas. Fc iñnn¡trnrc tp..' !s¡¡Er presenre, sin embargo, que Ias decisiones de diseño que en las figuras siguientes se explicitan adquieren su verdadero valor cuando se consideran bajo ei aspecto de que el alumbrado de exreriores constiruye un secro¡ en continua evolución. No se trata sólamente de conside¡a¡ la mejora permanente de las fuentes de luz en cuanto a la ¡elación lúmenes/wario, eouipos de encendido que reducen sensiblemente ias pérdidas, etc., sino a la realidad constituida por estudios v proyectos con enfoques más completos que alteran y mejoran ostensiblemente Ios resultados de una ins¡alacron.

En cuanto a la disposición de los puntos de lrz, las mds utilizadas son

las

srguientes:

a) Unilateral (Figura 13.20): consistente en colocer todas las luminarias a un iado de la calzada. Se uriliza cuando al ancho de la vÍa es igual o inferior a Ia aitura de montaje de las iuminarias. Su mayor ventaja es 1a facjlidad de orientación del conductor de vehículos, tanto en líneas rcctas como en las curvas, así como Ia ventala económica que supone ei re¿liz¿¡ un único ¡endido de:limenración la rcd por una solJ acera pero presentando el inconveniente de que siempre existirá un 3-r0


)ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

tJ.+l

lado del vial mejor iluminado que el opuesto. Sin embargo, panicuiarmente si las exigencias de t¡áfico no son grandes ni las dimensiones de la calzada resultan superiores a los 10 m, esta solución constituye una adecuada posibiiidad especiarmente con lumin¿rias asimétricas que concentren los haces ruminoios en la caizida propiamente dicha. También es una decisión adecuada cuando se rrata de ilumina, espacros peatonales en los cuales se desea marca¡ un límite o ,.frontera> !r"na", luáinosa así los paseos que para uso exclusivo de personas se disponen .n po.qu., y ,como iardines.

A<H

Figura 13.?0. Unilateral,

b) Bilateral ¿l r¡esbolillo (Figura 13.21): disposición adecuada en iramos reclos cu¡ndo la rnchura de Ia vía es de l ¡ l._i ueies la lltura de :nontaje :ero que presenta para el conductor dificultades de Iocaiización de la calzada en los tramos curvos debrdo a Ia confusión originada por Ia ubicación de las luminarias distribuidas en ambos lados de la calzada sin. encon(rarse f¡enteadas constituvendo el denominado efecro zig-zag. A diferencia de la distribución unilaterar v la conesponclente eccnomÍa lograda debido a la existencia de un único tendido. en es¡e caso son necesarias conducciones en las dos aceras para unrr, por orra Dafte, un relativamente poco elevado número de luminarias. Mediante diiposicionei de este tipo se logran adecuados efectos de configuración en zonf,s peatonaies,le caricter histórico en aquellas calles que dispongan de anchuras variables enr¡e J v I m permitiendo destacar su caracter irreguiar e iluminar 10s espacios urbanos con eni13nres y salientes tan frecuentes en estas áreas.

/r-

Figure 13.21. Bilateral al lresbo¡illo.

f ^ 1É u


I

-l i')

Lurs JEsús AntzMENDr

c) Bilareral pareada (Figura r.3.2i): esra disposicion es ra más cor¡ecta, en cuanro a faciridad de conducción.se. refiere, por ra ayuia que supone para er conductor v contribuir a un mejor conccimiento de )a trayictorio o ,..o.r"r, sl bien Duede producirse el denominado (efecro iúnel>. Este eiecro es debido . i¿r";r;;;; 5;";: ]:L:::tf,t_f::trando.superiormente en ta calzada por lo que cs ,.n".;,;:;;;;;l: brazo esra disposición. Se utiiíza cuando jas .n"hu.r. j" .srn l^,],,.1.a^r-para vras :1":r1s las son superiores a 1,5 veces la altura rie montaje. :::::.t: : : l .:.:.1:.:::.:.::--

':::|

li:::i:::::l?::::l ,:':'::':,

'J.::'I :l:l:::::l:liU::

:.::::t: :-.

A>

,I

.5

H

:I

Figura 13.22. eral prreada.

Bilat

ci) .A.xial o central lFiguras ij.13 v l.'l.l_1): i:ar¡tcularmenle t" dispone un conjunro de dos luÁinari", oju.r,., en una iecomendable columnr única :^"r::: j¡ cual, pa¡a disponerse

aCecuadamente, necesita de una inedrana cenrral si bien tresenta el inconvenien¡e de que potencia ra tendencia de ios conductores de circui¡r Po¡ el ceniro de la calzada. pero el renciido v manrenimienro es más ficil y económico con respecto a lls pareaclas. de las líneas d. ;;;r;; :sietice de ia instalacion mdxime si. como es deseeble, srcndo ademjs bucna ia ie .ncorportn tratrmienros ajardinados en la mediana cent¡al. .A, esre respecto recordemos que la NTE-iEE a nuesr¡o juicio con. buen crirerio, ia adopcion de posres :.:.*i:"91, o báculos de brazo doble cuando la anchura de la mediana ," comoaendida i m mienrras que cuando Ia..mjsma sea superio"n.u.n,r" j.n,.,;;li;;;;-;;r;";: entre I v báculos dupiicados e independientes realizanio to aifo.i.,un. por ranro. como sr se tratara de dos calzadas independrentes.

Figura 13.23.

Axial o

centr¡1.


5ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

É)

3m.

Figura 13.24. central.

Axirl o

e\ \.rn¡nrdrc el,nr ¡al,rmnr /Fi¡rrra I i -5). crc, --^ -r.l¡c nrrr lr il,,min¡¡iÁn ,le ¡r,,¡¡< rnr¡nrl¡c nlrzr< nn¡l¡c rie ¡r¡r-r-rr< v ¿n o-nprrl para la ilumrnación de grancies áreas d¿scubienas. Recientemente se han comercializ]cio s¡stemas cie Iumlnar:as móviles con Dosibilidrd de grro ie las limprr:s pero. sef,n dcl lipo que sean, presentan el inconveniente de no resultar estéticanente muv elractlvas especiaimente en los denominados "ror¡efaros", soportes de allura v¡ri¡bie (entre 20 v J0 m) en cuya cima se instalan las baterÍas de lumina¡ias. En cuanro ¡l srsiem¿ completo ie izado ,¡ descenso ce lrs piezas. incluyendo ei rrotorv ios c:rDlcs, dl Trismo sc :ncucntra tlojtdo denrro de lJ colunnf, ?or Io c.rf,l su :jlf,ntenlmicnto no Dosa probiemas especif,ies runque crertamenre esta instalación soLamen¡e se lleva dn núcleos urbanos de cierto tamaño y iráfico rodacjo importante. Na¡uralmen¡e i'ro existe posibilidad de ocultación de estos eiementos y €s necesario al realiza¡ el tendido de la línea de alimentación, atravesar la vía circundante pa13 Jcceder ,r la mrsma lo cual exige disponer la conducción .en el interior de un tubo prcrector f¡ente a ias vibraciones del t¡áfico. Esta solución dei tubo protector que posibilita su fácil sustitución en caso de rvería, debiera ejecurarse sisremáticamenie pero, cuando menos, siempre que exista tráfico rodado en superficie. Ocasionalmente, puede incluirse en los torefaros una iluminación artística suplementaria de los edificios que se encuentran a su alrededor medianre la inclusión de las luminarias edecuadas en una o más fiias concéntricas.

ll = IJJ O4Jm

Figure 13.25. .{gnrprdes en un:¡ columna fiorrcfaro). 4".1.

i


Lurs J Esús ARTzMENDT

Pñr

^r¡a r-..-, -- .,--isario iener presente que en las líneas anterio¡es se ha buscado el insistir fundamentalmente en las exigencias de tráfico sea rodado o peatonal pero, progresivamente, se comienza a buscar un tralamiento más integral de este tipo de aiumb¡ado urbano. Son bien conocidas las continuas demandas sociales en lo que a los servicios comunitarios se refiere,exigiéndose de forma progresiva el que sea más funcional, uniforme y extendido en nuestros pueblos y ciudades, evitándose las situaciones de privilegio de hace aún pocos años para determinadas vías a costa de ausencia total de este servicio en zonas muy próximas. Parece evidente que lf tendencia general en nuestro pais va a ser, durante los años venideros, sl :umcnto de produc:ion de cosio;cCucido v grrn simplicid:d de:ormr y nrnt3' .r5ñ.1-' " '.i-i-i--r^ ^... - '..- importante sector de me¡cado, Esta tendencia sólamente pueCe llevarse a buen ié¡mino ccn lr incorporrción a los procesos de fabncación de moderna maquinaria de conl¡ol numérico' automatización de las instalaciones y sistemas de diseño y cálculo de óptices medirnte programas de o¡de¡ador. Tocia una realidad a lener en cuenta curndo sesn necese¡ios estudios de alguna comple jiciad. Finalizaremos esta ¡eferencia al rlumbrrcio de vias urbanf,s ¡ec¡lcando la importancia que supone unr adecu¡da iluminación dcntro de Ia estrrlegie gen:rri en cuxnlo a ia prevención de acciCentes se ¡eiiere. No es nada nuevo coment:lr estc ¡unto. dc sobra conocido. pero merece la penr recordar que l¡ rcducci.¡n .re .lc:rdentes Iogrrdr con un ouen ¡jumbr:Co noclu:no se considcr:. cn Europe, ccno rn cn¡ficr¿nre d¡ meror;r ,l¿ la seeuiirj:rd Ltscjlando cntre el 25 v cl 30 9á del :otal ie los mismos. Estc :s.;a un i¡to revelador pero r'nediante ¡ecientcs esrudios. iariicula¡menie los re¡lizecios por ei Gobierno de Bé)gica a io largo oe Ia ,.jéc:ir ¡e ios ochentr, se hr ccmprobado que la gravedad de los accidentes experimenta una notable disminución con la previsión cie un adecuado sislema de iluminación nocturna. Conc¡et¿menre se estableció que unos niveles de luminancia superiores a las 2 cd,/m: se traducía en una reducción de casi el i.5 por 100 de muertes y de, aproximadamen te, un 90 por 100 en el porcentaje de hendos graves resPeclo a valores de i cd./m2 e inferio¡es. Resulta, en todo crso, obvio que la falta de visión nocturna se encuentra en el hecho de que, con un trálico casi cinco veces menor por la noche que por el día, el número de muertos en accidentes sea Prácticamente

el

mlsmo.

En resumen, la melora de la percepción nocturna ije la vía por el automovilisra influencia de forma muv favorabie tanto el número de accidentes por vehículos y kilómerro como ia gravedad de ios propios accidentes, doble motivo por lo trnlo oa¡a considera¡ la favorabie repercusión sobre la seguridad vial quc conlleva estc servicio.

XIII.]. ILU}IINACION DE

EDIFICIOS Y SU EN'|ORNO

en el cual el crirerio general cra el de logrer con un objctivo concreto, el dc faciiitrr grandes zonas homogéneo de un alumbrado alumbrado cor¡ecto de las imágenes y un una ci¡culación rodada scgura cómoda, urbanas se basa fundamentalme nte en la rlternanci:r entrc lumiñosidades que logren sugestivos efectoS c¡r¡ a destacar puntos concictos y cspecialmente signiiic:rtivos dcl ociselc urbr:ro. Como norm¡ gencral, espcctlilmcnte cuantJo los cdificjos a iluminar

A dife¡encia Cel artículo anterior

'i¿J


S

¡stEtvr¡s De nLUMBRADo uRBANo

son de carácrer histórico, la característica más destacada de estas récnicas es su gran .fuerza de atracción y focalización del interés hacia su contemplación, por lo que pueden considera¡se sin duda como una de las posibilidades más espectaculares que posee ei urbanismo moderno para destacar el patrimonio edificarono de nuestras anriguas ciudades. No es exagerado decir, por tanto, que la iluminación decorativa constituye un instrumento de gran eficacia en manos dei arquitecto y dei urbanista parlrcularmente debido a que, gracias a la acción de Ie récnica v la elecr¡ónic¡. se pueden lograr efectos "superficiales" hasia ahora inéditos. La ordenación urbana ¡r la reaiización de edificios ha aicanzrdo descle hace siglos un nivei dificilmente superable en cuanto a doct¡inas y srstcmJs de hrcer núcleos habitados y ediíicios como modelos hisróricos: nada de esro sucede en el campo de.a iluminación decor¡tiva de edi[icros que constituve .rna :ic;lrc¡ en sus :lbores. El des¡rrollo en estos ¡nos venideros :s. por ello, nuv oiiicil Je prc..er pero hay :lgo de lo quc csltmos seguros: es jndudable que cs:ls récnicas renCrán unr importrncia ;rcciente en lr plrnific:cion ,:rbana y qu jsii.toro conlle\'a. jcmo vcrcmos cn l¡s lire¡s que siguen. unr mejor JomDrens¡ón jel titssJe :::¡no Y jcl enrorno medioambiental de las ciud¡cies. Otra Jiferenci¡ con respecto;rt c:ire¡io utilirario cor:esponciienre t l3,lumrntción viales de es la de ser necesa¡jo inclu¡r un consrierrble protagonismo al color de i¡ luz v, espec:llmente. ¡ la ieprcduccron cje los :olor:s s¡ se .:uie¡e logr:r :fcc:os iales como. por ejempio. poner de naniiiesto no sólamente un ediiicio concreto srno tf,mbi¿r ct cntorno v veget¡clón que Jo :rrcunir. \o jebe clvrd:rsc quc:l lsoec(o nociurno de los ediíicios en una zona urbana debe ccordin¡r su trcDrl iiuminación. generalmente con provectores, v el alumbrado de siazas v calles perimetr¡ies ¡eaiizados meCiante !orref¡ros v los báculos rradicionales. Según se indic¡ba en

la

el :rriculo primero de este C,rprtulo. en cl rparrrCo Je luminrcron de indgenes urbanfls podemos .ncluir:

-

Iluminación de eCificlos de especial relevancia singulares (piazas, zonas peatonales, etc.).

-

v de

espacios arquitectónicos

fluminación de ¿onas de esparcimienro (fundamentalmenre parques y jardines. 0aseos p¿ra las ieiaciones soci¿les, etc.).

iluminación de campos de deoortes (ser dc comoerición deporriva pura o de ocio). lluminación de imágenes urbanas y paisajÍsticas (especialmente ¿n zonas his¡óricas. b¡rrios de personrlidad arquirccrónrcr unitarir. puentes. grupos csculroricos. 31C.,.

Por razones de exposición nos refcriremos también de iorma dife¡enciad¡ (vcr XIII..+) a la iluminación de ias zonas deporrivas incluyendo rodos los rcstantcs en las línees que siguen por presentar alqunos carac¡eres comunes. En ambos casos. dada la amplia casuÍstica que los cnsos concretos puecicn presentar nos limi¡:rremos a crponcr una serie de crite¡ios básicos y recomendaciones de las curles quizi Ir más importante sea el que, fundamcnt¡lmentc, se rratará de obtene¡ un resultado.

la iluminación de un objelo, sin la visión de los eleinentos elécrricos que la producen mcdiante ticnic¡s de ocuit¡cicjn v dc mimcriz:rción r¡nro cn el propio cdificio como cn ios espacios que le rodean. En la rclación anterio¡ dcbicra trmbicrn incluirse la "lluminación de Segurided v Protección" de pcrsonas v bic¡cs ¡nre el constante aumento tje Ias lctividlides ilnt¡soc¡3les -y antc las cullcs ui'r ¡cor'rdicion:rmrcnto luminoso ¡r¡ifici¡l adccuxdo s-r5


lJ.+o

LUIS JE5ÚS ARIZMENDI

supone una medida de respuesta especializada en esta misión aunque, debido a su carácter de urilización reciente, no existe un cuerpo suficiente teórico saivo el de ¡dmitir su c¡eciente importancia. Sin embargo, v dado su carácter muy variable según el área a proteeer (grandes aparcamientos, aeropuertos, á¡eas de depósitos de materiales o de aimacenamiento, descampados, etc.), no haremos en esta ócasión mds que cita¡los de una forma muy elemental sin ocupamos de una forma detrllada de su estudio. Debemos, sin embargo, explicitar que estas técnicas están conociendo en todos los países un rápido e importantÍsimo desarrollo, panicularmente en el campo industrirl. por evidentes r¡zones de seguridcd de las empreses y sus recintos anejos.

Los principlos eiement¡les básicos ¡ seguir en esie cf,so. son los siguientcs: :) Las vallas de proteccion. si exisren. serln sienp:e dcl ripo red metiiicr de malla de fo¡ma que los provectores se puedan colocar a una distancia de las mismas vrriable en¡re 5 v 10 m e iluminar a su iravés. Las vailas se pintarán, preferibie mente, de color verde y es desexble que sexn lo más ¡ransoarenres posibles prr¡ no ioc¡iizar excesivamente la visión en la Línea de Ia vaila v tiisooner de profundidad de visión.

b) Lr

disposicion de lrs Luminarias serJ )tc:npre ¿n rltura ¡ verticrl, le :orne que ei nivei de rlumineción verticf,l siempre ie3 superror tl iorizontf,l v se produzcan Ia oercepción ,le los cue¡Dos ex¡raños por coniiaste con formación de sombras lo más alargadas posibies.

c) El renCimiento de color es fundame¡t¡l parr roreciar con le rnavor níridez la silueta y caracterÍsticas cromáticas de la intrusión dado que es ir:cuente cl uso ie vestimenta v iopas oscuras de los delincuentes buscancio su mimetización con las superiicies a aIravesar. d)

Los niveies de iluminación recomendabies Dara estas tareas son los srguien-

:CS:

-

Riesgos extremos: niveles de 20 a 30 lux en entornos de luminosidad elevada, generalmente en rmbienres urbanos con vías de r¡áfico próximas o iiuminación de otros edificios. Los niveles de i0 a l0 lux se recomiendan en rquellas zonas más alejadas del casco o de carác:er periférico rsí como en esprcios abierros con vÍas de acceso de tipo secundario o de alumbrado muy reducido. Y finalmenre. se adoprarán niveles de 5 a 15 lux en zonas compleramente aisladas o, en todo caso, sin que exisian en ias proximidades otros focos ]uminosos que los propios Ce vigilancia.

-

Rjesgos eievados: considerando las mismas circunstancias en cuanto a luminosid¡d

-

f, oue nos hemos referido en el rparrado rnterior, los vrlores : rsignar serjn de i0 a 20 lux en el primer caso, de 5 a 15 lux en ei segundo, y de 3 a 10 iux en el tercero. Ricsgos moderados: reprtiendo ias situaciones antenofes tend¡emos unos valo¡es respeclivos de 5 a 15 iux,2 a 10 luxy 1a2 lux, aunque estos últimos valores pueCen considerarse como un poco bajos.

XIII.3.1.

Iluminación de edificios

y

plazas

¡-o debe perderse de vista que una de las pnncipales características de l¿ iluminación mode¡na Io constituye la progresiva especialización de las lumin¡rirs


ü!_ r:.*

5ISTEMAS DE ALUMERADO URBANO

13.17

.'-.

,L .': i 1

-\:'

-:,l

:. i.it

:.'

;

exrstenles en ei mercado por lo que, sie0do necesario resaitar durante la noche edificios y monumentos importantes, es obligado el uso de "equipos proyectores, ya que las luminarias que se emplean en aiumb¡ado púbiico son inadecuadas para estos casos. Inciicamos este punro parr. poner de manifiesto que la iiuminación decorativa de un eciificio presenta ia exigencia sistemática de considerarlo síempre como rnmerso en un entorno urbano característico. Y de la misma lorma, el planificador debe considerar la necesidad de incluir la iiuminación de un edificio o espacio concreto iambién dentro de un entotno luminoso concreto.

Es necesario insistir en este punto va que actualmen!e, las cesas come¡ciales disponen de una gran variedad en las denominadas "luminarias para Creas residenciaies" dent¡o de las que se encuentran modelos que responden a tipos tradicionales, como pueden ser los iaroles tlpo gas, los denominados laroles de esrilo parr brrrios f,ntiguos .:on posibilidaci de coloceción susoendid¡ o sobre posres, luntrntrirs conrcas o csféricas para calles pertonaies y paseos! etc. En ¡esumen existen modeios de luminadas esoecÍñcas para prácticamente todos los usos r' :oncs urb¡nas por lo curl la deseable cohe¡encia diurna v :tocturna hace necesario proceder a la elección de modelos ie lumin:ri¡s cuva conrenplación duren:e las :ro¡rs de :uz rtturtl permlrf -lue sc :umpl3n :mbas condicrones de form¡ simultinc¡.

El C.l.E. ¿.fin. el provector como ,,luminaria en la cu¿l la iuz es conc:nr¡ada cn un ingulo relido dcrerminrdo;lor un sisreme óptico .espejos o ie:tes; t:in de ¡btcnc: un¡ ini¿:rsidad luntnosa cler¡da". Pueie. :or:rn:o. iecirse cue. en;eler:1. son luminarirs que por su especiai iiseño l consrrucc¡<in oermiien un exacto control de la luz emitiia por ia fuenre que .rlojan. Las princrpries ca¡actens!icas fotonet¡ic¡s de un orovector son:

L; intensid¡d Iurrinose

en ei eje de los dieg::mas de disrr:buc:on lo il:.2) de .a luz. El ingulo de aberru¡a de la dist¡ibución de la luz. lorma y envolvente de las curvas fotomút¡icas. - La La potencia luminosa de la fuente luminosa. -

En los proveclores de forma simérrica v de revolucjon el ángulo de rbenura del diagrama de distribución es constanre en todos los planos simpiificando mucho sus posibiiidades de uso mientras que en ios provectores de forma rectangular la distribución lumÍnica del haz es Ce íorma ovoide y se encuenrra definido por dos valores, según ios ejes X e Y, correspondiéndose con los dos planos ortogonales de simetría. (Figura 13.16). En dererminadas ocasiones puede ser neces¿rio el uso de proyectores asimér¡icos, en los cuaies la distribución de intensid¡des luminosas no es simélrica con respecro a la intensidad máxima. El uso de este úllimo tipo de lroyectores dcbe reservarse p:rrf, casos muv dspecíiicos ya oue. oor c¡nvenios internacionales, se ha concertado que el ángulo de abertura de un proyector sea:l delimitcdo por la dirección de las intensidades luminos¿s ieulles rl 50 por 100 de la intensid¿d má.xima en el eje cenrral de l¡ curva de distribución dei hlz. (Figura 13.37) La variedad que existe de estos elementos es extraordinaria, normalmente establecida en función del ramaño de los objetos a iluminar, pudiendo oscilar entre Ios 200 W. como mínimo h¡sra 1.000 W. p:lra el crso de utilización en grandes espacios. En el primer caso su pequeño ramaño permite fijarlos en los baicones y cornisas oara Ia iluminación direcra de fachadas. micntras que los trandes proveciores

nccesitrn Jc :oc¡los de ¡oovo. :rsí como Ji5positi!os que ;ermircn v f¡c¡lit¡n i¡ fotJción :cimu:¡l prrl oc:rnrtir l¡ ubic:cion Jcl :rprrrro : l.l orierru;¡,,¡n ¡dccu¡dl.


13.48

Lurs JEsus ARrzN{ENDr

I\

6m

f: I

i\

I I

I

I

\ I

REPRESeNTACTOñ t-trc)

2!0

I

tt rl

t:

ti

PROYE C1'OR REC|ANAJL.\R 7s'

\

5' z!' o. E. g. E.

C]JRVA FSIO¡^É-TR,ICA

EE

I.'Ñ6¡TL:CINAL

Ela ;'ir^Ns/ac:ÁL

.

DISTRTBLICION D4- lNfc.NStOADÉS A 1CCC !UMe¡¡=S

REFÉRIDAS

6!00

5ü I

I I

a{¡o

I

I

I R=PRESENTTIO{ ile.a

ltco LEO

PROYECiIOR SJ¡AETRICO

0

¿'

eo' so

¡o'

¡' o' o' o' o' ¡:' ¡'!0' o' o'

CURVA rc']'OMEA-,RlCA

figure

13.26.

Ejemplo de proyeclores rectongulf,

r

_y

simétrico.

;b


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

13 .+9

t/z

f

nex. )l

Figura 13.27. Distribución de haz luminoso de un proyecto simétrico.

En todos los casos las cajas serin de rcero galv:niz:cio con fellecicres ie eiuminic, vidrios de cristai templado v junras de neoDreno cue ssegur3n ia eslanqueidad 'r lijación del vidno. La presencia de soportes v de roruias onentables tiene como obleto el posibrlirar. en función de l:s necesld¡des, l¡ alture y oientrcion rdecuadas lográndose una ¡otai faciiidad de ¡d¿pt¡ción r Ia exigencia deseacia. A esta extraordinaria variedad de provecto¡es le corresponcien diversas ciasiñc¡ciones iunciemental..-^¡-,... -'--r:..3 lel :ismo. :sÍ :cmo iu r-¡re <e.rir '¡ Ínr-r ,¡ét q-- . iotometría. Posiblemenle la más útli en el caso que nos ocupa .s la siguiente: Lámparas que lienen incorporado su propio sistema óptico.

-

I rmna¡r<

¡le ci ear

Án¡;

-r..co

Sepafado.

Cada uno c1e estos equipos tiene sus aspectos positivos y negativos pero resulta en cualquier caso manifiesto que los segundos son'menos voluminosos y más baratos que los primeros- Los proyeclores que llevan incorporados su propio sistema óptico presentan una mayor fiabilidad luminotécnica y faciiidad de crmbio, especiaimenre cuando este se ¡ealiza en se¡ie.

La problematica de las lámparas a elegir es bastan¡e compleja, pero podemos adelantar que en los proyectores es necesario frecuentemente adoptar diferentes soluciones por lo cual es importanÍe conocer esta caraclerísrica en función del modelo elegido. Exisren, en efecio, modeios en los cuales es posible la adaptación de tres v hasta cuatro lámparas diferentes (halógenos. S.A.P., yoduros meldlicos y mercurio), mientras que otros esrin estudiados especialmente para recibir un sólo tipo de lámpara (provectores (yoduros>, proyectores <sodio,', etc.). Actualmente la tendencia a disponer con un único equrpo elécrrico, diferentes tiPos de lámparas parece imponerse en rrzón a lr necesidad de realizar iluminaciones mixtas y f¡cliitar el mtnt€nimiento de las ca¡casas matálicas. Naturalmente rl elegir el color de la lámpara se debe partir de las características llel objeto a iluminar para conseguir el resultado <ieseado, por lo que los consejos que siguen son vdlidos para todos los tipos de ilumin¡ción- Las superficies rojizas se resaltan mediante iámparas de incandescencia tipo (standard' cuva pequeña potencia Ias hace particuiarmente adecuadas p¿ra est:rtu3s, columnas y detalles de las edificios en general. Los azules y los verdes de los objetos ilumin¡dos destacan perfecremente con lámpar:ls de vapor de mercurio color corregido I¡s cuales posibilitan. 3Jq


13.,s0

Lurs JEsús ARTzMENDT

además, un excelente contraste respecto al ambiente circundanre ya que es habitual que la..rluminación de grandes superficies se ¡ealice medianre p¡oyectores de haiógenos (que llevan incorporadas rejilias antideslumbranres regulabies o no,.*;;j;i;;; adaptar su distribución al objero iluminado), o con li-mparas de S.A.p. Hasta este párrafo nos hemos esrado refiriendo a ra iluminación de los edificios considerando en para este objeto el uso de proyectores la cuar constituve .e-rcrusiva ra recnlcx mas [abrtual y casi exclusiva en estos casos. Sin embargo, no debe olvida¡ie que todo aiumb¡ado localizado se encontrará inme¡so en un arumbrado mds qenerai y que, en esta may'or escala es posible obtener singulares efectos Iumínico, ,nád,on,. las luminarias tipo "faroi" o las denominadas "iumina¡ias de estilo" con Iámpaiai oe vapor de mercurio o de vaoor de sodio alta presión. A esre respecto es digna de mención la ci¡cunstancia de que en fechas ¡eiienres se han comenzado a ñar con éxito en el interior de los cascos urbanos las lárnparas de sodio bianco, cuya reproduccrón de coior es elevada, por encima del 80 por 100, y que ofrecen una imprcsión de color cilida (aproximadamenre 2s00. K) lo que crea un ambienre simiiar a las lámparas de incandescencia sin las desventajas de ésta y con la cu:lidad suplementaria de eue no son sensibies a las vibraciones c:rusadas por el rráfico normai. su. denominación responde ¡ su rempera!ura de colo¡ blanco cálicio (2500" K) muy similar al de las lámparas incandescenres y que, al igual que estas últimas, creá un ambiente cálido nuy ¡decuado para determinado. zoio, hisróricas o espacros en los que sea necesa¡io iaciiirar una impresión acogedora. Este ripo cle l¡mpara, Ae restringido uso en ei momenro actual pero que posee e_rcelentes cualidacjes entre las que destacan un reducido consumo y un¡ vida larga. presenta, rdemds, la ventaja de poder ser utilizada rambién como fuente de luz en proyeciores pudiendo por ranto sef fácilmente ecaptable a las necesidades tan¡o de un alumbrado'generai como

loca lizad o.

Hecho este comentario v ¡etofnando al caso concreto de Ios provectores insistiremos en que un factor muv importante es dr materiar consrrucr¡vo constltuvenle del edificio en cuanto a su color predominante y al coeficiente de reflexión de sus mateflales, pues serán éstos, en definitiva, los que permitan ¿decuar el tipo de Iámpara más idóneo. Un eciificio de tono predominantámente ama¡illo, como puede ser el correspondiente a la piedra arenisca, exigirá un proyecror nsodio,,, si <jesiamos desiacar su personaiidad arquitectónica, circunstancji mejorada asimismo por el excelente rendimiento de colo¡ p¿ra esta única ronalidad del vapor de sodio. pero seria necesa.ia la elección de proyectores con lámparx de yoduros metálicos si el mismo edificio se encontra¡a precedido de un jardín con presencia de elcmentos escuitó¡icos notables ya que este ripo de Iámparas presenaan una adecuada reproducción de colo¡es para lres tonalidades (amarillo, verde y blanco), como resulta scr la agrupación anrerior. Este dato, el de la reflacrancia o reflexión de la luz en Ias suoerficies del edificio, tiene una directa rclación con lcs niveles de luminancia e iluminancia a rdoprar, pe'o el estabrecer un varor concreto no es fácir debido por una parre a la composición de los edificios con materiales heterogéneos y po. otra a circunstancias rales como ei estaclo de conservación y ensuciamiento de la iachada, número y superficie de ventanas, alejamiento d€l espectador... etc. Ya se ha comentado anreriormente la adecuación de las llmparas de mercurio (fuentes de luz, por otra parte, muy eficaces) para la iluminación de colo¡es azulcs y verdes en los cuales su rendimiento de colo¡ es muy aceptable, pero ello unirJo a su escasez en el iojo puede producir una importante ciistorsión de colores si s50


SISTEMAs DE ALUMBRADo URBANo

|

:..¡rJ

I

i;,

jl:Ti:i1:: rl

::' i .tl:i I

en et que el ladriito y la madera consriruyen proporoón importante.

La erecclon' pof tanto, de un modelo con lámparas in tercambiabies'puede ser'esencial en numerosos casos y no existe una recomendación generai válida cuando el ambiente a resaltar presenta combinaciones de colores y ,at.iiol".. De hecho, d.rd" ;;;;;;; de vista estrictamente ruminotécnico, Io adecuado sería disponer de dos instalaciones en paralelo con luminarias de rendimientos de coror comprementarios cuando no extstan tonalidades predominantes e inciuso, en determinados casos muy significativos, con remperaturas de colo¡ diferentes para ajustarse a ras tonaridadesfrÍás y cálidas de las distintas estaciones dei año. Aunquc resurta maniriesta ra p¡obremática ruminotécnica y económica que una insr¡lación de:ste ripo planrea. . Con todas las precauciones, en un campo que presenla notonas alteraciones de c¿ racterís ticas en l¿s luminarias v mareriáles '"n io.to, intervalos de tiempo, . indicariamos en primer lugar que el empieo simuiráneo de lámparas de varios colores oeoe ev¡tarse y, en segundo iugar, que los proyectores de halógenos son Jos que presentan un carácter más universal de uso en estas condiciones. El vaio¡ mds adecuado para medir la Íluminación en esros casos es el de iá luminancia a partir del cual se derermina, en cl cálculo numérico, ei ilujo luminoso necesano cons¡derando, además, una serie de iacro¡es menos imoortantes ¡aies conro el ¡endimiento en le iluminación y el grado de ieflexión de l¡s suocnicies. Se recomienda adoptar los vaiores siguientes:

-ri'.

F, iiri'.

,¡t

rlJ:

-jr'

i

'ii:'

'?. '

.d1fi":

1? Í1

.'i. \.:. !

':!.. '{.1

-:"

'I|-po y situ!ción del objelo

¡ i¡ur¡inar

Lurnir¡nci¡ medi! cd/m:

Edificios o monumentos indeDendicntes Edificios en calles o piazas:

-

ambien tes oscuros ambtenres de claridad media

6.5 a 10 10 a 13

ambientes muy claros

lJatb

. Sin embargo el factor más imponante es el de la coloc¡ción de los provecrores que dependerá de los efectos que se pretend¿ obrener y Ias posibilidades ou" ófr.."n, para Ia ubicación de los mismos, Ios espacios y edificits ciicundantes. La instalac,ón de ios aPararos debe realiz¿rse de forma que set de ficil acceso. p€¡o tamblén q.ue no presente peligros ni parr los usuerios ni ptm el personai de manrenimiento.'En cu¿lquler caso, esta previsión se realizará siempre teniendo p¡esente el f,umento dei vand¡lismo de forma que Ie accesibilidld tnte esros posibies efectos se redu:ca :rl mÍnimo. dualidad que no siempre es Íácil cje resolvei. Téngtse tamL,lé¡ en cuenta que ün aspecto direct3mente ligrdo el :nrerior es cl de I¡ ¡usercia de ienómenos de deslumbr¡miento. tJnto para el trjfico rod¡do como prrr los pertones. lo:u:l conlievarx en todos los crsos que el modelo elegido incorpore iejiitrs o dcflecrores para.limitar estos riesgos desviando el flujo luminoso hacia'ias zonas útiles, mienrras que Ios flujos parásitos en direcciones no ldmisibles se ¡erienen v ocurran. La disposición más ha b itual de los montajes de proyectores responde al listado que sigue:

-

Fa¡olas urbanas

y

torrcfa¡os. Columnes colocaCas con cstc exclusivo objero en l.¡s ',. . r,¡

^.', Pu

Lr:^^ w'¡!u. i,< i


i3.52

-

Lurs Jesús

Sob¡e fachadas

y

Anrzvexol

cubiertas de edificios vecinos.

Soportes y estructuras situados en el propio edificio. Dentro de estas posibilidades lo ideal es que toda la insralación, es decir, tanto las luminarias como ias conducciones eléctricas, se puedan incorporar sin problemas al propio edificio de forma que no se aperciba por el observador o, en todo caso, resulte lo más desapercibida posibie pero esta solución debe contemplarse desde la elaboración del p¡oyecto inicial y ello, lógrcamente, no es fácil. parricularmenre en los casos en que las condiciciones climáticas, ios fuertes vientos, o las diíicultades de acceso sean grandes la ubicrción en el propio edificio represenra una induda.ble ventaja tanto para ia instalación inicial ccmo para el mantenimiento Ce la misma. En gener:l prre iluminrr edificios bejos conviene ,rc'.rdir r provectores Ce hrz amplio, mientras que en siluetas aitas se obtienen rnejores resultados con provectores de haz estrecho o medio qFigura 13.1E). Sin er.rbargo, lo ideaf es que h forma del provector se ¡decúe r I¡ del edificio: provectores de dist¡ibucion v form¡ rectangulrr pera edificios de estr mism: tipologil: pro!ecrores :u¡drrdos ,scrn unir¡rios o:n batería) para edificios y piazas resenándose los ci¡culares para los puntos especificos w .i,-r.llPr,'Jp

¡l¿mpnrnc

.^-. _-,,JIetos.

¡'ac'r:ctaR ?Rg/el,cR

Utiliz¡ción 352

de

Figura 13.13. proyeclores dc haz ancho

y haz

estrecho.


Sf

s-f€MAs DE ALUvBRADo uRBA\o

13.53

La dirección 'risual principal Cebe de formar un ángulo de 45o a 90o con la línea de iluminación principai para que resalten bien las somb¡as de una fachada formada por diversos planos de construcción y es, asimismo, deseable que ei lugar y posición de monraje de los aparatos de iluminación sea tal que los haces iuminoios no se crucen, excepto en los casos que busquemos efectos de contraluz para lcgrar efectos de relieve mediante juegos de iuz y sombra. (Figura 13.29)

I PRC,E'-;OR

Figura 13.29. Casos más habituales de iluminación con Drovectores.

Otro asDecto digno de mención, ll margen de 1e límpara propiamenre dicha, es ia dcl acabado dei ¡et-jecror que puede ser "especular) en aquellos proyectores de tipo concentrador v (martillado bri]lo" el caso del dispersor. En ei primer ejemplo el haz de luz reilejado forma con la normal a la superficie el mismo ángulo que el haz incidente con dicha normal posibilitando, medianre una adecuada geometría, el producir haces luminosos estrechos que se pueden enfocar direciamente con un mínimo de drspersión de luz. Un c:lso muy concrero de esta récnica ha sido la adopción de lámparas de vapor de sodio de alta presión incluidas en estructuras lumínicas concenlradoras para Ia iluminación de grandes edificios de carácter emblemático, como por ejemplo, l¡ Torre Eiffcl en Par:s rjustáridose adecuadamente, mediante provectores instaladcs cn la propia estructur¡ de la torre. .r lr conllgurrcion lincal dc este eCiíicio concreto. :i)-l


1i.5+

Lurs JEsüs ARf zt"rENDr

Con ¡especto a la segunda caracteristica, la de buscar la dispersión de la iuz mediante su reiiexión en una superficie irregular, se logra que parte del haz incidente se refleje y parte se diiunda con lo cual el sistema reflector del aparato de alumbrado devuelve los rayos sin cambiar las radiaciones monoc¡omáticas que las comoonen iogrrndo una dispenión del haz que permite iluminar superficles amplias. Este segundo tipo de tratamienro es, evidentemente, indispensable para iiuminar fachadas de ed.ificios en su conjunro si bien es frecuentemente necesario enfatizar la importancia de determinados detalles o elementos mediante esr¡echos conos de iuz de tipo concentrador. Como regla general puede ¡dmiti¡se que los reflectores dispersores son las fuentes de luz más apropiadas para edificios balos de una, dos o tres piantas mientras que en los restantes casos los concentradores son indispensables. F. ..,.1r-,';p- ..(^ r^,rO el r.lumbrrdO deCOr¡tiuO eXterior se¡ de ,rn edificro sea de un espacio libre, basa su adecuación en la necesidad de disponer siempre de unos Jeterminados efectos específicos. por ejemplo el del contraste de superficics pero siemp¡e, dentro de una atmósfera trtificial por lo que las técnicas básicas de iluminación son las siguienres -

-

trl '1,'mhr¡dn ren¡¡¡l ^ rñh;'.r.1 l-l ¡¡ni',nrn .1el ac¡"¡i^ El elumb¡ado de acentuación o de deralles concretos.

.\ lFl al;lri.;^

Es frecuente rarnbién, la medide de iogrrr esros efectos mediante la iluminación

.le ir cnvolvcrte erte:ror Jel

cdir-icio ;on un iipo ce lámpara deterninada, por \'¡por clenplo l: dc Ce sodio de alta presión cuvo iendimiento de color es de un rrlor mcCio. pJrf marc3r un¡ tonalidad exrerior en la f¡chada. mienr¡rs que se buscr el con(raste de rcentuación alumb¡ando los eiementos en segundo piano e, incluso, al interior del edificio mediante las de mercurio con halogenuros para iograr un mayor ;elieve del conjunto. Esta es una mcdida luminotécnica casi universal en cuanto al buen resuitado de la misma especiaimente si se marcan distintos niveles de ilumin¿ción en los sucesivos planos construidos. Como antes hernos dicho los proyectores .de haces esrrechos se emplean par¡ realzaf puntos concre[os mientras que los de haz ancho resulta¡dn, lógicamente adecuados, para iluminar grandes superficies y ello nos lleva a la consideración de que no todas las Iámparas pueden funcionar correctamente en las diversas posiciones. Por ejemplo, una de las ventajas del sodio bianco responde a que disponen de posicignes de funcionamiento universales, es decir que no poseen ninguna restriccion en cuanto a le posición de encendido, y se puede conseguir haces de diferentes ángu)os e intensidades utiiiz¿ndo reiieciores de haz ancho o estrecho lo cual no c,i.a.lÉ.^ñ

l,i-,.-...p3r4s. Sin embargo los datos más útiles para diseñar a grancies rasgos un estudio luminotécnico coherenre de un edificio, y ello es tanto más importante cuanto mis singulf,r sea la construccidn a iluminar, son los faciiitados por la configuración arquitectónica de sus volúmenes en planta, y especiaimente la configuración de su fachada, en cuanto al alzado se refiere. Lo deseable es.¡educir las plantas y fachadas a volúmenes y formas geométricas elementales, tales como cuadrados, rectángulos y triánguios, o bien agrupando los volúmenes según formas sencillas que determinen claramente ia visual principal así como Ia orienlación más clara de la luz- L¡s ventsnas, y más particularmente la existcncia de miradores, constituyen siempre una diiicullad para su integración en el conjunto del alumbrado por lo cual es nccesario acudir il tratamientos localizados, especiales c independientcs respecto ¡ los dc I¡ ^f

F^ r;ñ^

,'l-


F'{E S

tsTEñtAs DE ALUMBR¿\Do uRBANo

13.55

r?1

fachada. Algo similar ocurre con la presencia de láminas de agua en proximidades en el apartado XIII.4 al que nos remitimos pues la presencia de estanques y elementos similares es más propia de las zonas veides y pirques. La composición u¡banística de los al¡ededo¡es también incide, particularmente por la posibilidad de iluminar clesde edificios próximos aquel que se desea resaltar, pero la práctica indica que, tanro por razones de deslumb¡amiento del tráfico pe¡rmetrat, como por Ia necesidad de implantar equipos IumÍnicos de cierto tf,maño, los hcbiranres de los edificios vecinos son ¡eticentes a la hora de facilitar ios debidos permisos. En el contexto del entorno proxlmo es muy rmponante la existencir o no de objeros raies como Srboles, verjas. V elementos que puedan crea¡ distorsiones en i¡ siluera general dei edificio. com-o_-comentaremos

una de Ias diferencias fundamentales de 1a iluminación narural diurna con la Jrtificial nocturna consiste en la necesidad, en el segundo crso, de coloc¡¡ Los proyecto¡es en el suelo y a distancia generalmente próxima al edificio. La existencia de grandes distancias entre La fuente de luz y la superficie a ilumina¡, previsión de

grandes seoa¡aciones. habitualmente resueltas nediante serjes de provectores concentradores' dii,:mina los eJectos de sombrr p¡rircuir¡mente en rquellas frchad¿s con lineas comDositivas vertic¡les las cuales lrecuet!emenle son de un relieve menos pronunciado que Ias horizontales tales como ..,uelos cie balcones, co¡nisas, etc. por. eilo en el caso de fachadas de ripo piano es panicurarmen¡e reccmendabre aproximerse lo más pcsible a ia ¡-nisma pr.ra desi¡car co nve nien leme nte la ciierenciación de oianos v ciear rsí ia cjebicia sensación de proiunditlad. {'Figura Ll._:0)

)r /.,

Figur:13.30. Ilumin¡ción de fechadas p lanrs. J-{

j


13.56

Lurs JEsús ARTzMENDT

Lomo antenormente se ha indicado no existen reglas generaies est¡ictas para paia edlficios ¿. puede obligar a estabrecer una sucesión "r."*llrü de ,,pisos de irum¡nación,, cuando la construc_ ción es de cier¡a envergadura. Ello con obj"to ¿" .uita, contrastes de iruminación enrre zonas de Ia ¡nisma fachaoa.y.la subsiguienre impresión d" di"irió" ;;';;;;l;; distribuidas en dife¡entes niveles dÁ ilumin¡niie ci¡cunsi t-a noción der conjunto ini"inl. Ari t."ái"*", #"Tr:.T"t:"i:rt"""r"J"::;':: eJemplo, puede iluminarse con dos proyectores dispersores, mlent¡as que un número mayor de faldones exige paralelamente Ia presencia ie un número ,"yo, d. l";;;ri;; estas técnicas. por ejemplo Ia regia anterior, zuficiente

;;;

concenrradoras de menor potencia

unitarii para resaitar esa murtipiicidad compositiuu. -tn general,.se ha comprobado que un.principio a segurr es el de acentuar mediante localizada'. aquelras caracreiisticas arquir!"ctonrcas rnás sobresalientes

dej ']:Til"ti:l eorllclo, tales como balcones corridos, miradores, cuerpos volados,.,a., aon'..aoaaa a las superficias lisrs de paramentos verticales. Ello si logra *"ii"n,"'.;;;;;;;;; ros ntveles tumlnosos o del. tipo de lámpara y color de la misma pero siempre con la iimitación de que no existán más qul tr", iipos riiferentes de fuentes de luz en cada una de las fachadas.

XIII.3.l.

Iluminación de zonas de esparcimienlo: parques y Jardines

Como compienento de ia cxposición inici¿tla en ei apanacjo anterior cs í'enester reco¡da¡ que una ciudad, v por trnto su sis¡ema de rlumi¡ación, cs mis una plaza o un i.nuseo. Dent¡o de un servrcro mas general ri :,:.", ^:l_ -"0'ii:i",., crucadano no sólamente debe rjarse importancia a aquellos que por presentarse irabitualmente de modo regurar "le*e"tos" conJrevan un orcien y una liscipüna geométrica' También ia ilumrnación de rai zonas Jibres, y panicurarmenre Ior..fi.io. verdes que se encuenrran dent¡o de ia ciudad s" planiea actuatmente como una Lev Fundamenrai de Ia iluminación u¡bana. Cada dia más, en ,.di;-d;- i;.;;;;;; agitación e insegundad citadina, es necesario crear de modo anificiar la posibiiidad de estos espacios. generales, particuiarmente en países de importanre 1"^.il:li,jiru¡ísrica como es el nuestro, motlvac:ón duiante aqueilos perioüos ia temperatura invita r eilo """"rr.J- "" 1". , Indicamos este punto ya que, si bien ra iluminaclón de macizos de flores, elementos escultóricos, estanques o especies arbóreas de interés son factores urbanÍsticamen¡e inte¡esantes, ei daio de miyor importancia Io constrtuye ¡a sintonización general del alumbrado púbrico de los viares y prazas destlnados ai tráfico con Ias

condiciones específicas referentes a ros desprazamientos pe¡tonares en ras zonas verdes -v espacios lib¡es. Como se indica esquemáticamen t. I" figu.a i3.3i la gradacióo de potencias unitarias v tamaño de luminarias en los "n sucesivós ripos de vijes hasta lleear a las zonas peatonales y jardines es un f¡ctor, u¡ban isticamen te trablando, de la mayor importancia. Debe, cfecto, existir siempre una rJirecta correspondencir _en entre Ias caracte¡ísricas formales y fotométricas de la iluminación y to *irián u.Uono de los ambientes cuyas ca¡acterísticas se desea porenciar. y elló responde a unas ctracteristicas no solamente decorativas sino inciuso funcion¡les: piénsese que con un adecuado estudio de la correspondiente rarifación ios v períojos de liehpo ae de la instalacjón es posible. por ejemplo, disponÉr en Ios mescs de bonanza 1¡o termtca y períorios festivos de instaiacioncs luminotécnic:rs de _sr¡n calidad debido ¡ le menor dur¡cion del ser¿icio.


13.57

SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

-1" I I

.<

3$;r

'.'

1

9.00

I

J x-

6c0

? I

?,

Figura 13.31. Adaptación del alumbrado público con respecto zona residencial.

a la

infraestrutura

viari¡ de

una

En general, en cuanto a zonas de esparcimiento se refiere, se tratará de c¡ear sugestivos ifectos de iuz para ¡ealzar árboles notabies, dete¡minadas alamedas y' también, aportar una nota de aiegría indispensabie (aunque frecuentemente olvidada) en ios espacios reservados a loi peatones en los cuales la disminución de nivel luminoso con los viales del r¡áfico rodado es manifiesto. Es norma de diseño en estos casos pariir del hecho de que la iluminación de estas zonss es complementaria de las an¡eriores y que la ¡educción de l¡ densidad de uso se debe acompañar de una disminución de niveles de iluminación v de altura de bácuios (entre 3,5 y 4.5 m de aitura) con potencias variables en función del nivel de iluminación que se desee pero protegidas por refractores de vidrio que permitan controlar el deslumbramienlo y melorai la disrribución lumínic¡. Por eilo, al estudi¡r estas inst¡laciones nos basa¡emos cn dos puntos bisicos: los niveies de iluminrción v la i-eproducción de los colores. -c5;


r3.58

Lurs JEsús ARrztvENDr

.

.tl i

Los niveles de iiuminación estlin condicionados por factores ambientales

y

económicos siendo en general aconsejable en este caso dar preferencia a niveles más bien bajos, por cuanro es recomcnd¿ble la escaia siguiente:

-

Alumb¡ado general de jardines: Elementos decorativos de fondo: árboles, vallas

Macizos de flores: Pun tos importrntes de ;oníluencir - peatonal:

-

Zonas de acttvidad: lugares de luego, lectura, etc.

5 iux 20 lux 50 lux

i00 lux ,100

lux

máxtmo

-{srmlsmo es norma a seguir que ia obtención de niveles más aitos puede obrenerse en zonas puntuales mediante alumbrados localiz¡cios no con alumbrados generaLes que se destinan ¡ obtener unos niveles medios cn grances planos.

En cuanto a ia ieproducción de los colo¡es va iternos i¡dicrdn c¡ ¡l rnr.r¡.1n ,rnterior que hs timprr:s d; ;;;";-.;-;;;;";';"; ;;" ;;;;;;;-;;; T;;i;, clemen!os, tales como 1os vegetales, en ios cu¡ies el verde es el color piepondérenrc. Es pcr eilo que, parricuiarrren¡e Ias lámparals de vapor de mercurio coloi corregido. son ias mis babituales en esre rrDo J: rnstal¡cion oues los iubos t-luoÍesceiltes ,Jrdes úe :n¡ernDe¡lc, ercelenies en cuanlo : su rcsultado decorativo. se han revelado m,lv

i:i3:l:s:on:l

tso.

Respecto a su íorma y apariencia las luminarias pueden ser dei ripo "borne,, las cuales se utilizan:xclusivamente en:l cesped v caminos peatonales o bien "Ce columna" con los que se log¡an efectos ¿mbientales más generales. Los primeros son pequeños v, en ocrsiones, omnidireccionales- con todas sus caras luminosas en forma de ciiindros- Es ¡recuenre que se prevean con dos limparas: una de incandescenci¡ para servicio inrermitente y otra de t/.M.C.C. con balas¡o incorporacio para usos prolongados. Los equipos de alimenración de las ldmparas de descarga se alojan en los zócalos de las mismas siendo fácilmenre accesibles, pues inclu-so, por r.r.u ccnstruccrón muy robusta pueden colocarse al alcance del púbiico. E.risten numerosos modelos como s€ rprecia en Ia iigura 13.32. En unos casos eslos <cuerpos luminosos. garantizan la señalización de las avenidas y Ia revalorización de la vegetación circundanre, en olros sc usan como paneles de señalización rje cailes v á¡eas de aparcamiento, y otros por úitimo buscan el realiza¡ un uaiumbramicnto de efectoD de dete¡minados puntos o especies vegetalesEn ocasiones este tipo de luminarias pueden suminist¡¿rse con iiuminaciones cenitales que resultan idóneas en zonas arboladas aunque para ej caso de ilumin¡ción individualiz¿da de ;irboles son necesanos proyecrores con ei ob.jeto de conseguir haces de luz de pequeñas aberturas y utiliza¡se, por t¿nto, a distancias grandes del objeto. En efecto, aunque es frecuente colocar las luminarias cerca del ironco e iluminar los árboles desde abajo, la regla general es colocar los focos luminosos a cierta distancia para lograr efectos de profunclidad, particularmente cuando existen eiementos escultóricos o pequeños edificios incluidos en el irea a ilun¡inar. (figura 13.33) En cuanto a Ias columnas, muy aconscjables para la iluminación de zonas vcides despcjadas en zonils rcsidencialcs, c5tls s()n de form¡ casi exclusiva cn V M.C C.


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13.59

y con unos soportes de eitura va¡iable (entre 2.50 v J m.),

disponiencio de uno o más brazos. Dado que son alumbrados de tipo panorámico la interdistancia para su coiocación viene especificada en función de las iiuminancias que se deseen obtener variando habitualmente los espacios de separación entre 4 v 6 veces la aitura del punto de luz.' En ei caso de utilización intermitente y debido a su excelenre rendimiento de color y corta vida útil, la previsión de lámparas incandescentes presenta indudables ventajas de tipo decorativo. En todo caso se tendrá presenre que múltiples puntos de luz de pequeña potencia proporcionan una sensación mucho más agradable que una o dos lámparas de descarga y gran potencia unitaria, aunque económicamente las ventaias de este sesundo sistema sean evidentes.

.'lk

-

\-,:-=.^ -¿4:t=='"t'\

Figura 13.32. Ejemplos de bornes luminosos v lumin¡rias de jardin. s

i()


LUIs JEsUS ARIzMENDI

Figura 13.33. Ilumin¡ción de á¡boles singulares.

Esta actuación se encuenrra en las técnices, frecuentes en Francia v otros países de Europa en ias cu¡les el tratamienlo de Ia iardinerÍa es nuy cuidado, de buscar iluminaciones variables en función de las estaciones del año: incandescente en época de primavera-verano y vapor de sodio en otoño-inviern(r adaDtándose de esta manera al color verde o amarillo de las hojas en función de los drros ciimatológicos estacionaies.

Un caso parlicular pero frecuenre en estas zonas, lo constiture la iiuminación . de las masas de agua mediante proyectores con lámparas incandesccl¡tes o harógenas e tnciuso lámparas de descarga en ca¡casas sumergibles de hermetic¡dad garantizada e incorporando, por supues¡o, l¡ toma de tierra. L:r utilización de esros sistemas para conseguir tanto que determinados objetos, e incluso :dificios \e re ejen en el agua, como para la simple cont¡ibución a crear un foco especrfico de at:ncion en el caso de fuentes o simiiares constituye un recurso casi obiigado pero con exigencias específicas que deben respet¿rse so pena de encont¡arse estas instalaciones, al cabo de poco tiempo, en un estado muy deteriorado. Los datos principaies a :ecordar en estos casos son ios siguientes: Los rayos luminosos no deben incidir sobre la superficie.

La dirección de la luz debe seguir una travectoria honzontal o ascend€nte. EI agua debe esrar siempre limpia. Dent¡o de los aspectos antes citados lograr que las aguas irresenten un aspecto .. timpio y cristalino es de gran importancia por Io que los tratamienros físiios y quimicos de las mismas son muy importantes y¡ que. at estar en contacio con el aire v el sol, las mismas se contaminan con los mic¡oorganismos Ce ia a¡mófcr¡. i60


SIsTEMAs DE ALUMBRADo URBANo

n3j1s qe árboles, desperdicios, restos orgánicos, erc., formándose algas que acaban contamrnando el agua y dándole ese coror verde ca¡acte¡ísrico y qu",'"uio"nt",',"nt", iniciaies de su superficie en lo que respecra at vator de reflexión l"Í:tt:.,]:ruv ¡a ¡r¡r¡¡¡''"*res Kesurta 90r tanto, imprescindibie, ia previsión en la correspondiente instalación hidraúrica, 'de un filtro dotado con unu uJ,nLu y limpiado periódicamente para eliminar ras obstrucciones y un tratamiento químico para logfar ra dest¡ucción de las

v

bacterias.y.microorganismos existentes en er agua, que onglnan su descomposición y desagradabre coro¡ verde. La adición de cro¡o

son causa der característico

mediante una pequena bomba dosificadó.a con un interrupto¡ horario para disponer o,e una 3de^c^uf,da proporción de este elemento quÍmico (del orden de t Iitio ¿e .1or?. pol m, de agua) que evite el desar¡ollo de bacrerias y microorganismos ,jou. resulta oblisado. Terminaremos este apartado indlcando que no deben ini¡:rvalorerse esros d": Íactores complemenrarios: el de la sintonizrcicjn y equilibrio deenniveies :::,1i^": rumrnosos 0er conJunto urbano por un rado ra incorporación '¡ de ra iluminación como factor indispensable en la mejora de los equipamlentos urbanos.

.. El. urbanista-pianificador rendiá presente que ra tecnorogía acrualmente existente ciispone de eiementos de diseño y.cálcuio rales que se puede:r conve,.rr en obJetivamente

satisfactorios es'acios urbanos durante las horas iT'entras que, ,JebrCo e la degradación del ambiente uroano) no lo son en "o.turnor. er penocio ciunro por la existencia de ruidos, t:iilco. erc. por ello. una poiírice .de planriicrción adecuada en la organización ¡' disposición de las zonas .rpo.,o, iibres debe conrener ;v neccsariamenre 1a configuración cuidada 'erdes 1r armoniosa de los detalres iuminotécnicos previsiones económicas. De esra forma puede lograrse una .::,1",.t::",t.:i"ndienres.

srtlstscc¡on Jel ieseo de mejor:. medio ¡mbien¡al que solicitan los c]udaclanos medlante la pre",isión de espacros nocturnos de ¡eposo o.u¡binisrrcamente anim¡dosD.

XIII.3.3.

Red de distribución del alumbrado decorativo

El

estudio de la alimentación eléc¡rica y del tendido de ias redes d€ntro, del de decisiones que se han ido indicando en las j¡neas :::]:1:: pafle rn.teg¡ante' conceptuarme¡te habiando, de ia probleni5tica anterjores no forma anterior p.ro si no se consideran desde un principio del estudio luminotécn,;o, daros tales como el travecto y Ia sección de ios cables, los lugares v centros de iransformación desde donde podrernos realizar ras peninentes acometidas, las p(riencias dernandadas por ias di,verses luminrri¡s. exigencias de segundad de unas redes rrecuenremenre sometidas a tooo trpo de ¡cciones ltmosféricas 'r una larga serie de condicionan¡es a los que se h¡ hecho refe¡-encia :nte¡iormenre tr rp.ti7..:Áñ --;-. probremas

i:,-:l::", del programa

0""

,":"r'J;;j:;,1:J:;l:';::;jH'::i,.x:,:Xjl':i'il".l.:::lj:

buscado.

. .La reajidad práctica indica que, frecuenremenre. las comDetencias técnicas cada día más complicadas de ros diversos campos que integran tas ¡edes de energÍa, conllevan el que sean diferentes ias personrs que ciiseñan esros compreJos sistemas de aquellos que los montan e.¡ecutan. Sin embargo y defendiendo ese caráctei tntegral de los conocimienros-vfundamenrarer qu. pápugnrmos en rodos aqueros agentes intervinientes en la pianific¡ción teriiroiial in¿i.rrt,no, cntcrros básicos a esre respecro Y partiremos ce una prcmisa inici¡r bisica: unos pranificador el debe SÓ1


Lurs JEsus ARTzMENDt

plantear sus criterios fundamentales (pues, por citar un eJemplo, un nuevo cenrro de rransformación para aiencier a un sir-vicio la localización de a" i" necesidad de duplicar ras conducciones aéreas de traida "r,"-iip. " cuanoo exrsten varios circuitos de luminarias pueden suponer un notabie impacto en ros cerrenos circundantes al edificio a.iluminar) pero la instaración eléctrici deberá confiarse a experiencia en iluminación decorariv.a, sensible a los problemas una empresa con q"" ,r;;.";-;"-;; q,ue disponga de la totaiidad de los medioi marerrales y humanos, para l.^i]li":i"",y Llev3r a cf,bo la misión solicit¡da. El diseñador de las ¡edes debe ser consciente de un hecho poco comentado en esros trabaJos: todos los puntos de ubiiación de las luminarirs ierán íáciimente accesibles, por obvias razones de mantenimiento, pero la insialación más idónea es aquella que se manifiesta exreriofm¿nte de forma poco o nada visible ii11-u1n,;*.n,. orcotom¡x, por otra parte, no fácil de resolver salvo que se hayan incorporado al diseño de la instalación desde ''. .ñ..;^;^ c- ..,¡-r^ " con d u cro res prop i a men r e .' i T:tJ: :" *'""; "::-i.': :'i:'iT:' nJ."i "1," específiccs viales. si bien disponen de detates en iunción de su menor dimensión v necesidad de ¡e¡lizar las zanjas en jardines i. espacios no uru¡ni."¿o, irü"rl ii-.:-j cuando se trata de ilumin¿i zonas vercies o bien. de disponer de iubos en disposicrón superfícial, cu:]nd(r la iluminación se de tend¡dos denrro destina a e¿ifillos slngulares trecuentemente dispuestos en 1ug:rres poco rccesibles.

;

:,n

¿ NJBCIS PARA

ALII¡ABRADO Y

Figure 1.3.-1J. Zanja tipo cn jardin. 5c)-

::


LJ.OJ

SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

Dent¡o de Ia rmplia casuística que la muitiplicidad de casos a resolver presenla indicaremos que la organización generai es muy similar a 1a indicada en el apartado XIiI.Z.3 respeclo a hs redes de distribución de alumbrado público. Se tratará de, en función tie Ia potencia solicitada, Panir de un Centro de Transformación desde donde con uno o dos centros de mando, en función de las necesidades de circuitos eléctricos (uno o más) que sean necesarios se dispongan, según el sistema ramificado, las líneas necesarias en trifásica normalmente en tendido subte¡¡áneo si bien, puede manifestarse como obiigado el reelizrr zanj3s abiertas. En todo cxso, es rec:sario hacer hrncepié en que, cuando se hryan dispuesto proyectores de diferentes tipos. será necesario prevet diferentes circuitos de suministro, tanto por r¡zones eléctricas como, para lograr un adecuado manejo de ios mismos y efecios lumínicos diferentes. Rccordaremos que deben preverse cada i0 m como má.rimo cajas de registro para 1a inspección y control de l¿ red así como las correspondientes cajas de derivación en cada uno de los cambios de di¡ección de los cables, los cuales se diseñarán en lo posible fuera de las áreas de paso y siempre en forma subterráne¿. El ;uadro ge:rer;rl debe ser, srs!em jticamen te. del ripo ::ntrrlizrdo y colocedo :n 1,.^--

.--,,.^

-^^

^-^,-^-lÁ-

--,¡;iñr¡

,nr¡r¡rñrñrP<

_!trrñ-:':^^_

^^'-

_'¡-

''^

los circuitos. Finalmenre indic:remos que los circuitos se¡án triiásicos y la línea de tierra se ¡ealizará sin discontinuidad haslx todas y cada una cie las cajas terminales cn lrs colum¡:¡s o provec:ores. Es Jltamclte :ecomendabl¿ que los circuitos se re¡licen en lechos de ¡iena : indicedos con sei¡ies de grotección. habitualnrerte tcjus. piczrs ccr:rmrc3s o. mejor. crn(Js Jonlinu3s de 2,:s::co :on prorunCiJ:rdes de. eproximadamerte, 70 cm- En cuanto a la rnchu¡a de l.r :rnje ista se:i ''¡nrble desde 50 cm si existe más cje un circuito por la misma zanja y de -10 cm si ¿sta sin'e de tendido de un sólo circuilr,. Finalmente. indicareinos que es buena norma cie elecucion el inst¡lrr entre los iubos, separedores de PVC del tipo "teléfonica" a los que haremos referencra en el C:rpitulo XIV ya que los mismos permtten mantener .r lo largo de todo el rendido el d.selble paralelismo ent:e los tubos con tod3s las venlajas que, particuiarmente en las;onas de cruce con olros sen'icios. eilo conlleva. Dado que todos estos elemen t,.rs, constructivamente , son simiiares a los indicados en el apanado XII.2.3 nos remitirtos a esle apartado para la observación de las

figurrs

corresDondie

n

tes.

XIII.4. ILU}ÍINACION DE ZO\AS

DEPORTIVAS

social Por :¡rrmen¡o nrooresivo ' del liempo libre y el rna)'or :nlerós ts'"5''"' 'i uroanlstlces' por consecucnclas sus como prácticas deporte, justifica tanto por razones ei diferenciar el alumbrado de los cspacios dedicados ai uso deporrivo del puramentc decorativo o funcional. Por ello, en lls líneas que siguen se ¡ecogelsn unos concePios básicos que cieben conocerse para ldecuar estos esp¿cios a un uso nocturno Partlcuiarmente interesante en las numerosas zonas turísticas de nuestra naciÓn Y no solamente por rszones dc espafcimiento deben iluminarse dichos recintos. Un criterio general dé diseño urbano consiste en la progresiva cubrición de.los espacios deportivos, sean del tamaóo que fuere' para que las inciemencias atmosféricas no impi,ian su uso pues Ia congestión de los mismos dur¿nie los dÍas festivos y ios fines clc scmrna puecie ser complcta. Debido e esta circuns!¡.ncia, es decir aumenlar los oeríodos de uso durante los dí¡s l¡bOr¡bles se permite acceder :t estas instal¡ctoncs

Fl

t_.1


-"H 13.64

Lurs J Esús AR¡zMENDl

a un mayor numero de usuarios. Est¡ circr¡nstanci¡ conllcva un primer coment¡rio; la necesidad de unas calidades y niveles de iiuminación variables en función de sus

condicionantes funcionares específicos que pueden ser: recreativos, de ent¡enamiento, competición y, en el caso de mavo¡ exigencia, posibilitar la ret¡a¡smisión de los acontecimientos deportivos mediante la terevisión en coror. Actividad esta muv específica hasta hace unos años, pero que la presencia masiva de videos y medios de reproducción visual facilita que Ia misma se extienda progreslvamente aun a nrvel de particulares. Y con eilo las subsiguientes exigencias luminotécnicas.

Como en ot¡¡s ocasiones y de forma más acusada que en el alumbrado decorativo, la ausencia de superficies de cierta extensión realiz¿das con mate¡iales reileclantes uniformes impide establecer datos fotométricos exacros rcerca de los

:i;'"'ni:,':Hl,T.:l 'u'"1"i:',"'j':';:JiiJJil::):?:'lJ.:'i.,"i"o ::

:l:".,'"1.:.:

iluminancia Ios que marcarán unos valores orienr¿tivos a efectos rle oreiiiar las caiacterísticas de la instalación. También es necesario rndicar que el rlumbrrdo deooriivo se considera traciicio n¡lmente como lquel que se reíiere exclusivamente a las pistas deportivas pero lo cierro :s que, debido ¡ ios elevados nrveies exigiLries -v al aumento progresivo de espectadores en los espectácuios de esre rioo, hacJ que sea necesario diferencia¡ la iluminación de esrcs ¡ecintos en cios qrrncies irels: l. Alumbrrdo deportrvo propirmente dicho. 2. Alumbracjo de gradas y espacios de esrancja. Ello sin considerar los casos especÍficos de programas nrás cornpletos, como pueden ser !os cdificios polideportivos, palacios de deporres, etc.. en los cuaies Duede ser necesa¡io uná mayor diferenciación de las superiicies inrcgrf,ntes tf,ies como en espacios e.x¡eriores v fachadas, zonas nobles v de se¡vicio, etc.. plaoteando consideraciones qr¡e, ciertamente, escapan al objerivo de la presente pubiicación. En todo c:lso est¡ iuera de du.r. n,,- .ñ.rñ rr"-\r"¡rn .r. cumpiir un dobre ,,bjetivo: }:,T,"JX"." ¿1":':: :5:.J:"¿',::;;:J::: de Ia instalación .rl iluninar exclusivamente con la debida intensidad los espacios realmente utilizad,,sl por otro se rratará de concentrar Ia a¡ención del espectador v su confort visual :sí como el de los deporristas actuantes, en la acrividad que se es¡á desarrollando en la zona de juego. Refiriéndonos a las necesidades de iluminación propiamen[e rlichas, es claro que razones tales como la rapidez del juego v ias necesidades de identificación cle ios participantes () de la pelota imponen unas exigencias visuales rigurosas, muy superiores a las dci alumbrado decorativo. por tento, supuesta la exislencia de una superficie muy definida a iiuminar, ei cf,mpo de juego horjzonral y eventualmente la vertjcal al mismo, en pnncipio, un nivel de iluminación de apropiado será la condición esencial para una buena percepción dei especráculo. Dent¡o de la iiuminanci¡, es decir el flujo luminoso dividido enire el área en m? de la superficie afectada. se considerarán las tres caraclerÍsticas fundamentales:

r::;"i"j:?

1. La iluminación horizon tal. 2. La iluminación vertical. 3. Las uniformidades horizontales y verticales. er

Será necesa¡io en casos extremos incluir. además, el grado de deslumbramienro sus diversas variantes, aparte del rendimienro de color y lempera¡ura de color.


5ISTEMAS DE ALUi\4BRADO URBANO

1J. OJ

todo.lo cual hace que la problemática a resolver sea extremadamente compleja cuando se buscan soluciones de calidad. Es, como siempre, necesano rener presente por ello que los condicionantes económicos serán los que ¡ealmente limiten ei proceso cie selección ds las ca¡acterísticas fotométricas cje las lámparas. Respecto a la iluminación horizontal, este dato es de la mayor importancia ya que permite la correcra visibiiidad del terreno de juego y como el miimo sirve de.fondo visual sobre el que contrastan los deponistas y, eventualmente, la pelota o balón, su nivel cuantitativo determinará en gran pa¡te ei de ia calidad de la instalación en su conjunto. Como veremos posteriormente, al referirnos al nivel de iluminación, expresamos ei nivel de iiuminación medio de reierencia, es decir, la media aritmética de 1os niveles obtenidos en una serie de punros variabies con la supcdicie dei campo deponivo y con ius exigencias prooias. Se tendrá presenre que. ei esteblecimie¡ro de unos nlveles de ilumin¡ción correctos exlge, en cada caso, un estudio coherenle con la reflactancra de los espacios a iluminrr v carscterísticts de estos. pero units :ecomendaciones prácticas pueden resumirse como sique:

-

Estadios y oistas polidecortivas

100 ... 1-s0 . .. 100 . .. 300 . .. i00 .. .

Pisras de renis

Piscinas ai aire libre

Frontones Pistrs Je en!;enlmre:rto

cr gencrf,l

lux lux lux lux iux

Est¿Cios de tutboi:

Competiclón con

<

-<.000

esDectadores de 5.000 a 15.000 espectadores

-

500 500 300 500 100

> de 1i.000 espectadores Retr¡ nsmisiones de TV en color

i00 ... 100 lux i00 ... 100 iux

>

ó00 iux

1.-.100

lux como mínimo.

Una simpiificación de esros vaiores consiste, desde el punro de visra de las necesidades viruales, en clasifícar tres niveles básicos de actiuidad a los que se corresponden rlisrintos niveies de iluminación (en ei caso de rransmisión poi WC se consider¿n los niveles verticales en dirección a las cámaras) pudiéndosá adootar como medios los v¡ls¡s5 siguientes:

1. 3. i.

Entrcnamiento

y comperición de

aficionados: 500 !ux.

Com¡erición profesional: 1.000 lux. Ret¡ansmisiones de T"\/ en color y filmación: 1..100 lux.

En cuanto a la iluminación vertical. la misma se ¡efie¡e ai valor obtenido en

ia perpendicular del plano de incrdencia del foco luminoso y más concre¡amente al punto del foco luminoso correspondiente a Ia intensidad mixima. Esre es, por ejemplo, el caso concreto de un deportista en posición verricai sobre la superficie horizontal dei terreno de juego considerándose independiente de la inciinación del foco luminoso respecto a ambos, tereno y jugador. l,a iluminación vertical resulta, por tanto, esencial para reconocer personas u objetos en trayectorias no horizon¡ales como sucede, por ejemplo, en el caso de pelotas y balones que a veces se elevan en el desarrollo de determinados deportes de forma que el [on'do de la imagen no está const¡tuido por el brillante campo de juego. Medianre Ios sisremas de cílculo informa¡izado se pueden obrener sin dificultad estos vaiores, orácticamenie imoosibles s65


13.66

Luts

J

Esüs ARTzMENDT

de lograr mediante los sistemas manuales, pero io cierto

regtas empíricas ::",1::::li'_T.diante en que.haya que

de piobada cumplir las ixigencias de en lT-.:r:: color, el manieniiniento de los valores de- iluminanciarer¡ansmisión;;';"I";;ii; de ituminancia qu" ," á"rnron a io rargo der p.esente ap::::"T:.L,lfit vertical satiifagan ái'"'i"t""," to cuar s;mplifica nota;ilil::,"'".i'r::"r}nancia 'e

::

"fi.";.'Ur:.:::"1::::"::r::

rl,i::

u|q !\Jr correcta r ccra unllormloao de la Ia lluminaci iluminación verricat el dato más l::"",1"::"-r..,:l: ra posibitidad .uniformid¡d de etevar Io más posior,e la aitura de disposrción :TO:^.j"I:^': .consriruye .:.?. cie grandes -.n -. ue ¡iumrnacron, se *,i".: ¿tru¡as?de ;'..i.",^qT, alcancen 20 a 30 m :n*¿r,il., "i*i;;; ;; :""''"' Ioopten alturas superiores jl se hrn nrewi.r^ ^--^-^r^-d: ";.".i;';J''Jj":"'lü::"T: ,

:;ü;;ü"il'ilff:n:l::

jT:;"

;;.;;;",

;:.:":".:.,!::::'-",-e:y:1": "..;;; segura un buen conioir visuai *r",*ú"a""""";:'i:"':"':t:1";: l:::1":::::::enre bramiento bajo. La iluminacjón verticai en un punto se debe cje mecrr prccrsando siempre Ja posrción del obsen'ador reste es cr caso concíeto de ias cjm¡ras de teievisión), ya un plano verrical en ángulo ¡ecto con ra lÍnea :i:^:: :"":l":ra ,en. de visión. En e1 caso ya crtado de ias cámaras.,1e televisión en color, por ejemplo, ¿.U" O. ,Jop¡", un vaior rnedio de 1._<00 lux a 1,5 m. de anura .n uno'."ri.,utu.q;; ;;il: ;;;;. de íútbol es de ój punros si bien ésre., un ¿oro, ;;; se ha indicacio, ),. variable con cada deporte v aun con ei número i.ie cimaras destinadas a ra retrlnsmisión. * blanco l/ ncgro es suficienre un valor de i50 lux cn tji¡ección ,le la :,"j ¡n indicamos camefa pe¡o ei valor inicial como muest¡¡ de ras necesidades crecienres Ce iluminancia que ccnlieva adecuada reproducción ,Jel colo¡, que .una en cu¡nto ).a e posibiJidaces de rerransnrisión se refiere, esra modalidad no p¡esenta interés arguno. Por iodo 1o Cicho es, finalmente, el factor de uniformidad horizontal ei que debe cumpiir.iunto con ios niveres de iiuminancia antes rnorcaoos, el protaqonismo principal a ia hora de esrabrecer unos niveles concretos ¿..-ig.".i". il;#;:,: de u¡os niveies de uniformidad adecuados facilita el no tel continuos la,vision,rnro t.'frgodores como a. lograr que ros niveres de iruminación sean ".p".,oáo#;.H".t;f":,;..."r;1Hi:: todos ros puntos de ra zona deponiva es una uropía debido a r" ro."iiru.ion 'os',n;.,no.'"n f"niroi o" r"s fuentes Iuminosas. L¿ actuación deseable consiste en que se disminuva adecuadamente la rejación entre los niveles ext¡emos v, po¡ orra parte, procurar que los mrsmos sean uniformes. Por ello y aunque .*irt"n,'ü*o se sabe, dife¡entes tipos de uniformidad, en esrc caso concreto, la uniformidad horizontal se expresarC normalmente por Emin/Emax, siendo: Emin = Iluminancia mínima en el campo de juego, en lux. Emax = Iluminancia máxima en el campo cie juego,

cn

Una simplificación Ce valo¡es medios muy útil srgu¡entes para la uniformidacl horizontal:

-

Recrealivos y de entrenamrenro Competición con especta<Jores Televisión en color

al

tux.

respecto son

Emin/Emax Emin/Emax Emin/Emax

l¡s

cifras

= 1/5 = 1/3 = 1/2

También puede consider¡rse como otrJ cxpresidn dcl factor de u n iform idaci los nrveles mÍnimo y mcdio. De esra forma, culndo sc u tilicen

la ¡eiación entre Sóó


SISTEMAS DE ALUÑ{BRADo URBANo

1J.O/

srstemas de cálculo basados en ros puntos de referencia, se conside¡ará que la relación

entle el nivei de iiuminacióñ ¡ar ñ,,ñr^ .la rpté--4.i- ^ ';fJ:' i.%:;, "#: "rt""" t :l#"'" : : re{e r e n ci a f i"af i #"""?4.'r" ","ar" "a"todo tipo""de adecrl¡da visión en deportes, incluso con objetos móviles ^a" p"ou"¡o tamañ_o (tenis, pelora vasca, etc.) Mientras que ia relación de uniformidad '".;;;a de difícil comprobación sarvo cálcuros muy éspecializados debe ser el de ia unidaá como valor ideal y siempre superior a 1/3. ..La realidad práctica indica que, excepto en los casos muy especiaies en que se deban.cumplir exigencias para las ¡etransmisiones de la teievisión en .oio.,la iiuminancia veñical y su uniformidad, adoptan valores satisfactorios siempre quá la iiuminancia honzontal y su uniformidad sé correspondan :on los varores indicados en les ¡elaciones rn te riores. , Respecto a la temper3tura de color hay que tener en presente que, como sucede siempre que se usan fuentes de luz artificial destinadas a combinir con luz natural del día oarticura¡mente en horas crepusculares, es necesario usar Iámparas con una temperatura de color correspondiente r la temperatura dei color de la 1uz natural del cieio, es ciecir unos i000' K. lfuy unido a este daro se encuentra er de la discnmin¡ción cromática -nr.-r1 -<-p-;.tma¡'a --. rcalizar rer¡ansmisiones de ,.::X','''rT'.;".:::1:;:::, :'"' ,:,¿'.':i:r:;";":','ü::: un índice de rendimienro en color dc más de 70 lo cual unido a una-temp..oiur" de color comprendida enrre -1000 a 5000" K permite oscilar en una gama de satisfactoria para loerar la adecuada emeniciad v ausencia de cansancio visual"¿is¡g5 en la

f

obse¡¡ación del especrjcuio.

EI deslumbramiento, que puedc ser molesto o incapacitarivo, es un problema complelo e inciuso no claramente dclinido. concretamente respecto al onmero no se ha desarrollado todavía un mérodo rrpropiado para calcuJarlo y respecro,ri segundo.

:i,#:,'o"i::'"1,J,x"::Í"; 'nJn".:;,,07"."Í..,

.,;#":::'1""1,

,i,".n,r:"1"r?::i::

aclualmente posibie y Cefinido medianre programas informáticos, requiere un estudio especial para cada posición en el cam¡' de juego. El estudio debe. aáemás, realizarse tanto para los deponistas como par;r Ios eventuales espectadores lo cual hace el tratamiento numérico del mismo muy compiejo y obvi¿¡1s.¡a ajeno a una publicación como la presenre por lo cual nos iimitlrremos a indicar los rres facto¡es más influventes al respecto a nivel de diseño general. Estos son: 1. La altu¡a del inontaje de las luminarias que deberdn lormar un ángulo superior a 20o con resDecto al centro Cel campo a iluminar. 2. La descent¡alización de provecrores apunrando ai mismo punto es prdctjca obligada.

3. La colocación de rejillas an rideslum branres para iluminación de punros alejados consrituye también condición inrjispensable. Posiblemenre ei daro -¡" imn¡r¡¡¡.e t:: evi rar er d es umbra m i e n ro ;. il":" ;:1?::' J"" ;"J.,:?:: r::' i: en grupos o torres intensifica el deslumbramiento molesro, lo cual conileva Ia exigencia de aumentar la altura de ubicación de las lumina¡ias cuando se ha rearizado esta disposición,denominada como de ripo punrual. En cembio es mi:cho más fácii limitar este fenómeno cuando lcs pÍovectores se montan en pasarelas laterales separados entre sí a unas dislancias uniformes. itunqu€ su porcncia unttarr;r sei mavor. r

['t:

;"

";.::T::'i;

Só7


Lurs JEsús ARTzMENDT

1J.Oó

De cuanto se ha indicado anteriormente se deduce que la elección adecuada de las lámparas es, junto con su colocación en altura, el tema principal de resolución para un diseño armonioso ya que, como veremos postenormente, las disposiciones básicas del alumb¡ado deportivo se encuentran prácticamenle tipificadas.

XIII.¡I.1,

Lámparas

y proyectores utilizgdos

Antes de comentar ei tema referente a las lámparas, ha¡emos referenci¡ a alguna de las características de eslas instalaciones que ayudarán a enlende¡ los motivos en que se puede basar una determinada seiección de las mismas Lo primero que debe indicarse es que una adecuada utilizaciÓn de toda instaiación deportiva plantea, como exigencia previa, la de un fraccionamiento adecuado en diversos circuitos (tantos como sea posible) de forma que los mismos se encuentren protegidos y controlados indcpenciienternente. Esta solución permite obterer diierentes regimenes en cuanto a niveleS de iluminación para laS diversas necesidades tales como entrcnamiento, competicion. etc., y, rdemás. que:n csso de trveril in un cl¡cu¡(o, no sc produzca él apagrdo total de la insr¡lación. Por o¡¡r p:rte v cuando se usen 1ámparas de descarga, lo cual es el caso más hrbitual, es nec3sano eiiminrr el efecto estroboscópico que se Droduce en las mismrs, repartiendo l¡ alimertación de las lámparrs de forma alterna¡iva a Ias diferentes íaies o bien utiiiz:.ndo equipos auxiliares especiales. También cs necesario, derio quc estas lámparas de desCarga tienen en oc¡,siones unos períodos de reencendido bastante Irrgos, disponer de uno o ¡nás circuitos separados con aPa¡atos de alumbrado de trpo halógeno que permita un funcionamiento inmediato en caso de un corte de suministro o intc¡rupción lemporal de los restantes ci¡cuitos Evidentemenle, la previsión de grupos electrógenos es un hecho obligado cuando puedan producirse situaciones tales como, por ejemplo, la evacuación rápida de )os espectadores.

Pa¡a este tipo de instai¡ciones se suelen empiear dos liPos de lámparas fundamentales: l:rs halógenas de cuarzo-yodo y las de vapor de mercurio con halogenuros metilicos con objeto de iluminar el campo de juego propiamente dicho. En las zonas de público pueden usarse ias de vapor de me¡curio coior corregido e inciuso las fluore:centes tubulares de alto índice cromático Ocasionalmente, cuando soiamente se bus:a la eficacia luminosa se pueden emplear otras fuentes con mctor rendimiento en color como Por ejemplo las lámparas de vapor de sodio en alta presión, pero ello nos lleva¡á a no poder hacer fotografías ni, por suPuesto' toma atguna dé televisión en color. También hay oue considerar que estas lámparas tienen

una apariencia de colOr excesivamente cálida si bien es fundrmen talmente su mediocre reproducción de los colo¡es el f¡ctor que penriiza mjs directamente su utiiizlcidn en este ceso concre(o. Las lámparas de vapor de mercurio .con un rendimiento adecuado y un lono de luz simila¡ a la incandescencia (3000'K) también se pueden utilizar en instalaciones particulares para iluminar las superficies de juego En la práctica, previo a la eiección de un tipo de lámpara dete¡minado es necesario hacer un estudio económico en ei que se tenga en cuenla los costes de

¡¡r¡ \tuv :r...,.-;Án,,c ¡r¡hián COnSiSte, al ev neceStrio.fCiafef, rq'¡,v¡e¡¡ es j., rv^l^ra.:Áñ e.\P¡w(dL¡ut¡. f'¡llrr.r¡.rr¡ur¡ -vida lámparas de la de las ígual que en ottos tipos de iiuminación, en I¡ duración v, asimismo, se tcndrá en cuent¿ la necesidad de re¡lizar un determinado número

Só8


5ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13.69

de encendidos circunstancia que penariza notabremente la utirización de determinados tipos- Como norma general no es, en absolu[o recomendable, la desconexión p;;;;i; de las lámparas.de descarga o entre los dife¡entes turnos de jugadores si se'proauce un uso continuado cuando los inte¡valos entre ellos son inferio¡es a los quince minutos. Reaimente, el crite¡io fundamentar para la serección de las lámparas en estos lugares es.el de la posibilidad o no de retransmisiones en color de las actividades en ellas. ejecutadas. Exigencias que pueden resumirse por el condicion"rt. a" qr" el rendimiento de color sea, como mínimo, Ce 70 y mejor 75. Elio unido a una temperatura de color comprendida ent¡e 3.000 y 7. 000" K permite obtener buenos resultados tanto pa¡a la ¡etransmisión en coior como para la reproducción en pelicula. Aunque esta regla es váiida en la mayorÍa de ios casos siempre deberá acudirse especialista si se desean cumplir simultáneamen¡e ambos objetivos ya que la inve¡sión "l económ.ica en estos equipos es importante v una reproducción adecladi por teievisión no impiica el que sea la ieproducción en película sea aceptabie y vicéversa. En cualquier caso, por razones económicas, para instalaciones con ¡iveles supenores a los 300 lux,.hay que desesrimar ias iámparas de cuarzo-vodo va que eL mantenimiento las hace muy costosas por lo que io habirual, para niveles aitos v un buen ¡endimiento de color, resulta ser ra adopción de iimpa¡¡s,le haroeenuros metálicos. En efecro. estas con su rlta tempererur¡ de color, ile .rs00 e _---ooo" x, rendimiento elevado de 90 Imñv frente a los l_s i¡nAV del cuarzo_vodo v adeculd¿ distribución esoect;al se consider:rn ias rn:is ¡decuadas para. prdcticamente. iodo ripo de instaiaciones deportivas especraimente cuanio en eilas se rerricen comDeticiones que puedan se¡ filmadas o ¡elerrsadas ¿n color. Llegados a esle punlo, es;:osibie adelantar unas ¡ecomendacrones que amDliaremos en el apaÍado xlll..t.l. ¡eferentes a ias cafsclerisircas de ios provectores v sus posibles disposiciones para iluminar los espacios que lo requieran. En cuanro a la morfología de ios proyectores ¿stos selán rectangulares cuando se emplean, como recomendamos, con lámparas hai.igenas y de descarga, dis po n iéndose, ,"gún u.r.*o, en el ya citado aparrado XIII.{.], de forma laterai (distribución normai €n campos pequeños) con objeto de prorJrrcir una distribución de luz más uniforme y sin desperdicio de energía luminosa la cual, según esta técnica, se recibe en su orácrica totaiidad en el terreno de jueto. En distribución en esquina de cuatro máitiles ei

iJ:til;::;"""'il,'lrü'i',.'1'j',1,':'J:l'.:f Í,'"';'l.

t:.'"H'ffii:.

",:'..'::'",,::

rectangular para conseguir una uniformidad suficiente. En resumen, la reaiidad cambiante nos muestra que resulta muy difícil dar reglas generales ya que la mulriplicidad de medidas de los campos de juego así como de diferentes acabados supcrficiaies de ios mismos impide realizar, la previsión de una recomendación general si bien los dos comentarios anlerio-es resultan úriles como base de partida previa. Por ello la solución más idónea a los problemes de iluminación en cuanro a la decisión respec!o al binomio concén¡¡¡ción/dispersión resuita ser el acudir a los diagramas cartesianos de intensidad luminosa donde se indica con precisión para los ejes carresianos ros varores de la misma en función de los ángulos de dispersión de cada lámpara. Estos deberán ajustarse a las separaciones resp€clo al espacro a iiuminar de forma que cubran las superficies afectadas según el criierio de que la exrensión útil del hrz ruminoso debe fimirarse a 1.f dJ Ia intensid¡d máxima en el centro dcl mismo para obrener valores fiabies como hemos indicado en Ia figura 13.2'7 a la que nos ¡cmi¡imos.

\69


13.70

Lurs JEsús ARTzMEND

En los proyectores dei tipo simét¡ico 1a anchura del haz será, naturalmente, la correspondiente a un único ángulo de apertura lo cual permite faciiitar la representación gráfica de forma considerabie. Aquellos de tipo asimétrico, sin embargo, necesitarán la delimitación de intensidades míxima. y media en función de cada uno de los dos planos perpendicula¡es. En todo caso los aparatos elegidos deberán cumplir las condiciones de poseer una excelente estanquidad, poder graduarse en altura para lograr una correcta orientación del haz luminoso, un sistema óptico reflector en aluminio abrillantado, etc., tanto para la adecuada presewación de sus características iniciales como para una mayor comodidad en la instalación primero y conservación o sustitución después. En caso de un go¡te en el suministro eléctrico y para evitar situaciones que pueden ser peligrosas en determinados deportes (ciclismo, competiciones hÍpicas y de motocicletas... ) o con aglomeración imoonante de espectadores, como indicábamos al iniciar la exposición de este párrafo, Ios grupos electrógenos de funcionamiento continuo durante las pruebas deportivas debieran ser obligados para eliminar ios efectos de una posible interrupción de fluído eléctrico.

Por úitimo, recordaremos que aunque resulta evidente el enca¡ecimiento de la instalación que supone la inclusión de esta medida, al menos en los casos en oue pueda producirse aglomeración de personas, lo edecuado ¡esulta ser ia inclusión sistemáticá de dos provectores con objero de alumbrar los mismos puntos y que, rdemás, por iazones de seguridad y continuidad en el suministro eléct¡ico se dispongrn Ios provectores conectacios a dos redes de aiimentación ciiferentes. Le duplicación y m3vor costc de tendidos eléct¡icos, cuadros y mecanismos que este diseno conlleva supone, sin embargo, una mejora en Ia seguridrd del recinto de tal envergadura, en caso de una disfunción eléctrica, que en los locales de cspectáculos deportivos de carácte¡ púb)ico esra técnica debiera ser obligada.

Taml'ién es muy adecuado emplear el sistema de que determinados circuitos, concretamente los de alumbrado de los graderÍos, se encuentren conectacios con ¿l alumbrado de emergencia de forma que los mismos sean efectivos aun en el caso de fallos totales en el suministro de energía eléctrica. Indicamos dicha circunstancia por posibiiir:rrse que, si los proyectores se orientan de forma que se iiumrne también las pistas dcportivas, se puedan iluminar estas de una forma ¡educida pero suficiente para aquellos actos o competiciones en los cuales no sea necesaria la puesta en marcha del conjunto de la insralación.

XIII.4.?.

Disposiciones básicas de alumbr¡do

Le drsposición más habitual de lámparas se ¡eaiiza en función de ia misión a clesarrollar distinguiéndose aquellas instrlaciones destinadas a la competición y encuenlros para deportistas profesionales de equellas otras destinadas para un uso recreativo o de entrenamiento. Lo deseable es que, siempre que eilo sea posible, y por las razones de deslumbramiento ya comentadas, las luminarias se dispongan en unas pasarelas de servicio colocadas perimerralmente al campo de juego a la mavor altura posibie y que los equipos eléctricos, armarios m€tálicos y cuadros eléctricos así como las p¡otecciones generales y los elementos de maniobra se ubiquen en los puntos de encuentro y esquinas de estas pasrrelas. Cienamente resulta favorable que ¿ esia disposición se le compiemente la €xistencia de uná iluminación cenitd artificial dispuesta en Ia venical del campo deponivo, pero ello supone la existenci¡ de una estructura cen[ral resistenle suspendida de ]a cubiena condición que conlleva s70


SISTEMAS DE ALUtvf BRADO URBANO

LJ.I

T

que el espacio sea cerrado lo cual no responde a los c¡iterios que en esta publicación, destinadaacomentarlaproblemáticadeáreasurbanasyabiertas,sedeseanexponer. El.cumplímiento de los c¡ite¡ios de calidad antes expuestos es factible siempre que se disponga de una instalación de elumbrado correct;menre diseñada de fo¡ma que se logren, fundamentalmente, las condiciones de comodidad visuai v posibilidad de retransmisión por televisión de los acontecimientos que tengan lugar en esos recinlos. En los casos habituales las restricciones financieras excluyen li posibilidad de cumplir simuitáneamente ambos condiciooantes por lo que, dentro de le gran variedad de clasificaciones que admiien Ios sistemas de alumb¡ado, hemos opiado por realizar una simplificación de los mismos considerando que ambas condiciones se deberán cumplir sistemáricamente en aquelios espacios desrinados a la comperición profesionai mient¡as que en las destinadas exclusivamente ¡l :ntrenamrento v ri uso recreativo 1a retransmisión por televisión en color no será, en principio, aecesaria. ,{sí iendremos que una posible sistemática clasificatoria frecuentemenre emplerdr por las empresrs del sec:or v que ttmbién resulta ¡decu:da bajo un punto de vrs:a ':rbano responderi r lo que sigue: Instalaciones para comcetición

v proiesionai

Disposición de esquina,le cu¿rro posres, iorres ó mástiies. Disposiclón ¿n Iín¿a o pasarela perimetral. Disposición combinada ccn cuarro mástiles v en Irs esquinas. Disposición combinada con torres. líneas perimerrries

v :echos luminosos.

Instri¡crones p]r:, cntrenJmrento v su iec:ef,tlvo

-

Disposición lareral de cios másriles. Disposición la¡erai de cuarro mástiies. Disposición iaterat de seis mástiles. Disposición lateral de ocho mástiles. Disposición de es.¡uina de cuat¡o mástiles.

Bien entendido que ei número de provectores por poste puede ser varirble en runción del ripo Je lámpara y del nrvel de iluminación que se dcsee. .\sr. .-'s frecuente va¡iar desde una unid¡d hast¿ 10 provecto¡es (en los casos de grandcs campos de deoortes) el número de elementos dispuestos en cada uno de los más:iles e, inciuso, es práctica frecuente disponer un número diferenre de provectores enue los mástiles centrf,lss y Ios rie las esquinrs. Es precisrmenre cn csie f,soeclo, ci ic la modelización de Ias insralilciones en función de estas vcriantes dondc la utiliz¡ción del soporte informárico manificsr¡ un:t mtyor ayuda ll diseno luminotécnico. Sin embargo y como anres se h¡ incjic¡do, la altura cle rnonraje de las luminarias consriruye la caracrerística que influye más considerablemente en la calid¡d de ia instalación, sobre todo cu¿ndo sc dcmanda un cierto nivel de orotección frenrc al deslumbramjenro pues este disminuye al aumenrar Ia ¡lrura de ubicrción de Ia luminaria. Elio exiCe, por otra pane. que las rorres o mástiles se cncucnticn separ:Cas dci campo unas distancias variables en íunción del jucgo a iesarioll¡¡r en las pisirs. .1,:

.


IJ./L

Lurs JEsus ARTZMENDT

aleJamiento necesario por otra parte debido a razones de tipo técnico y deportivo pues se débe poder asegurar una iluminancia ve¡rical adecuada en los límites del campo. En los campos de entrenamiento, donde puede roierarse un cieno desiumbramiento, las torres raaa vez llegan a, tener alturas superiores a 15 m siendo unos

datos h¡bituales en todos aquellos campos de deporte que no se destinen al futbol, tales como baloncesto, balonmano, tenis, etc., valores de 9 a 12 m. Sin embargo en iluminación de estadios, por ejempro, en los cuales este inconveniente debe'estar reducido al mínimo, no son raras torres de 50 m con unos costos de instalación que creccn desmesuradamen te junto con la altura de montaje. En la práctica es buena medida por eilo considerar en campos de fútbol, una altura variable entre Ios 20 y 30 m para las to¡res con lo cual se solucionan la gran mayoría de los casos tanto para ent¡enamrento como para ¡ecintos destinados a la competición. En las 'l( .-11 fio¡rrr< r¡6u¡e¡¡!!¡ cio"ienrc( /l? ,,5u¡dr ,:.J7) se indican unas soluciones tipificadas oue se pueden \rJ.JJ d adecuar a ia mayoría de los casos habituales. Bajo otro punro de vista es importanre considerar que Ia clasificación ante¡ior no tienc más valor que el indicarivo, si bien emor¡icrmente pueCe decirse que se adecúa mucho a la mavo¡ía de crmoos de juego, pudiendo suf¡i¡ ;.:rodiiicaciones en función del programa cie necesidades. Será este úlrimo. en definitiva. el oue marc¡ el uso de los espacios 1' no solamenre su ocupación espacial siencio finalmente el primer facior el que definirá la disrrrbución e intensidad luminosa. Po¡ cit:r un e.jemplo conc13ro, los veiod¡omos e hipóriromos, :jtar.:tn unos perimctros de iluminación que solamente pueden satisiacer las corresDondientes exigencius luminorécnicas nrediante mástiles o pilones colocados en la zona central

¡

1 -+I

-

+

Figura 13.35. Iluminación pist¡ de I enis.

s7:


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

r),t)

1"? É l. ,¡ ll +-.ll I

*=o'"'

? H.lzm.

ll

q¡ lr il

'!--|

5i

Batg***o

.6 Pose5

8ALCNC55-1O 4 FCSTES

Figura 13.36. Iluminación pistr polideponiva.

a

il il II

+

.f-

l5

_

¡;

ll

_

____=15 -+.+ o -a- a

El-

--+

4it

a"

il -+

ENTRENAMIÉ\¡IC)

TCRRES EN tsANDAS

cc^ FÉftcloñ ']aRRES Eñ esQulNA

IF +1

rrgurt tJ.J /. Iluminació n campo de futbol. s;

-1


..".ERtr lJ. /+

Lu,s J esús

Anrzvelo,

S i'i.

de césped la cual no tiene. en estas actividades, uso alguno (excepto, eventualmenre. para descanso de los deportistas) permitiendo la correct¿ ubicación de los reflectores cuvo número va¡iará en correspondencia con las dimensiones de las pistas y subsiguientes cxigencias de percepción visuai. Resumiendo, si bien en principio las posibiiidades de actuación son numerosas conro se ha indicado en el iistado anterior. la práctica re¡l recluce, por razones de economÍa y eficrcia. considerablemente las disposiciones limitándolas en la mayoría de Ios casos a la disposición de cuatro !or¡es bien en los late¡ales bien en las esquinas con flujos y número de liimparas variables en directa correspondencia con las superficies. a iluminar. Tanto en grandes estadios como en pequeñas pist:rs deportivas de entidades particulares, las exigencias básicas respecto a jugaciores y espectadores pueden cumplirse con ¡elativa iacilidad, si bien existen dificulta<1es para la comprobación de ia úniformidad de iluminancia y eliminación de dererminrd¿s zonas de sombra ateniéndose a los esquemas de las figuras antes citadas. Según se ha comentedo en líneas ante¡iores, los orovectores rectangulares son Ios nrás adecuados para la distribución l:rteral mienrras que los circulares, por su mavor penetración, son más apropiados para ias distribuciones en esquina particularmenle cuando se exigen nivsls5 ¿. iluminación superiores a los -100 Iux. Como norma de diseño general se tendrá presenre que, si bien estos criterios generales son ciertos. lo mis deseable es diseñar iorres de luz con rncorpor¡ción simultánea de provecrores circula¡es v rectanguiares e incluso dentro de esros últimos alsunos del tipo rectanguiar 3simctrico en los cu¿les la inrensidad máxima no sc produce en el centro clel haz sino .lesplrzrCo er e. ;l:no verricrl en [uncrón dci rlejamienro. Estos razonamientos nos llevan una vez mis a considerar ¿i c¡ite¡io de ia uniformidad como daro prioritario de calidad luminotécnicr:/ por ranro ¡ insisrir en ias irisposiciones perimetiales en línee como da!o básico para lograr las mejores condLciones de rendimienro Iuminoso general del area iluminada en contraposición a las ubicaciones puntuales de los provecrores. L: dificultad para esta reaiización ¡esid( en la necesidad de disponer r¡ibunas en rodo el perímetro (o bien una organización estructural sustentante de las lámparas con este exclusivo uso), lo cual ra¡anrente se dispone, por evidentes ¡azones presupuesta¡ias, en el proyecto arquitectónic, de estos espacios salvo en aquellos recintos destinados a la competición profcsional. En todo caso debe tenerse presente por los técnicos responsables del diseñ1r que las facuitades de adaptación a niveles de iluminación ¡educidos son notai.les po¡ pa¡te del ojo humano pero, también que la aparición de fatiga visual es muy rápida cuando existen contrastes de iluminación incluso en proporciones reducidas, circunstancia ésta que resulta tanto más destacabie cuanto mayor sell cl número de asistentes a los actos programados. Por tanto, se puede cstrblecer l¿ regla empírica de que la crntjdad y calidad de iluminación se encontrará en función directa dei número de espectadores y, por orra parte, de la distancia entre el espectadoÍ v el terreno pero siempre es obligada ia consideración de que el paso visual obiigado y reperido de una zona débilmenre iiuminada a ot¡a área cuyo nivel es mucho mavor resujla particularmente fatigoso para los ojos del asistente_ La traducción luminotécnica directa de csta consideración, es la posibilidacl. slempre que ello sea posible, de multiplicar ios puntos de iluminación en lugar de ia técnica habitual de concentrar los proyectores. Lr coiaboración pntre el diseñacior del espacio v del especialisra en iluminación cs, por ello ín<lispensab¡e con objcro de obtener la solución adecuada:rl mínimo costc.


SISTEMAs DE ALUMBRADo URBANo

XIII.s.

tJ. /)

CALCULOS DE ILUMINACION EN WAS DE TRAFICO RODADO

.-. F¡ este apartado haremos referencia ar sistema basado en las curvas de utilización o de ,.factor de utiiización> mediante ras cuares es posible ."r"ri"i J. fonna rápida y senciila ra iiuminancia media en un proyecto de alumbrado siempie que se t¡ate d_e un proyecto de tramo de carretera récto o.on esc¿sa curvatura. EI factor o <coeficiente de utilización> puede definirse como la relación entre el flujo luminoso que incide sobre ra carzada o zona a iiumina¡ y el Írujo ruminoso nominar l¡:,lllPf instatadas posibiiitando, a panir de un merodo gtobal ,a: carcuro rumrnotécnico oe ".r".on..p,o, parr viales de gran utiridad incruso a niveres de diraire. Aunque clenamenre un sisrema más preciso exige cárcuros prorijos o ra utilización de medios informáticos con ia simultaneidad áe ros daros obtenidos de fo¡ma aproxrmada,v los de altura de los punros de luz e inte¡cist¡ncix de los mismos así como Ia porencia de 1as lámparas utiiizadas se pueden obtene¡ resurtados satisfactorios para su posterior concreción los cuales, en caso de ser de ciena extensión, deberán ser llevados a buen término por ros especialisias de la casa come¡ciar co¡res'ondiente r l: lámparr:leeioa. 1.

Nivel de iluminación y gr:do de uniformid¡d

Se fiian ambos datos sobre la calzada en función del ripo de via.r scgún los datos anexos de la Tabia 13.i como v¿iores orientativos ./ ,ara una población úe tipo medio. L¡s -':ir¡s son un -..oco 1l¡1s .e,o cp r-ha corresponden uno inrr"i..il"o:::,:"i'f;'",:' sufren cn Pocos nreses una imnnrt¡nrc denre¡,:rr-,Án'::,t":r;,""X:Í';i'.::.:,;1' Jpl {ujo iuminoso iniciai.

.

r[il:;

Niveles de iluminación

y

I aDta lJ.luniformidades en función del tipo de ría.

ILUMI¡IACJON

AEDIA Tt E''.\

ña

1/r

P(lBLICá

HORIZONTA L (

^

t.)

Eg -,r I I

/c cl,sREi-c?AS

CaAr

jNTE}¡SO

y

t=, o3f

R¡FrCO

ff"i?#3T¿ñffiol*'(¡PRSTERAS HY:RAS

gE o2

a-: r¡f'€ ^ {-\ x:: a E'ü

OÉ ,f¡rjC,O rB¡rrco DE c,Ect {vAL¡.¡

c

_

LJ -- L)

oPTl^

25

,

o

-33

VIAS uRSAÁIAS CO¡l r¡¡l¿^lSC

TRaFlco RooADo

y

ÉJ€RÍE

pEAToNes (caLLES O etAzAS t€ PRI¡{clPAr IRANSITo

oe

lv -:' l?

rflPoRÍaNc'A)

VIA'S

7 PASEoS RESIoENCIALeS os @r¡ sscqso HEFi${oaRr v¡s R=senv¡oÁ{ sor¿ á¿a.r FEnaibNeS, PaSeOS Jcl¡ffo a !,1 Cfl¡Lt4 DÉL ,¡^AR . Li"CoS . Q|LL:luelas. SEND:RCñ.

DISCRETO

f, -:_ lU

CLlALOIIERA

)/l


lJ. /o

2.

Lurs J Esús ARTzMENDT

Disposición de las unidades luminosas

. se fijará la disposición de ias unidades luminosas y ia altura de los bácuros columnas en función de la anchura de la calzaCa según los ..i;;; ;;. ,;;; indicado en el apartedo XIII.3 que, respecto a ios condic"ionanres geométricos, señala lo siguiente: o

Unilateral: cuando el ancho,,A, de la vía sea igual o inferior a la aitura H de montaje de las lumina¡ias elegidas en ei cálculol cuando el ancho uA, de ia vía sea de 1 a L,5 veces la altura H de - Tresboliilo: montaje de las Iuminarias elegidas en el cálcujo. cuando el ancho uAo de vía sea mayor que 1,5 veces la altura de - Pareada: monta1e de las luminarias elegidas en ei cálculo. Fn mediana. (estrecha): con posres o báculos de brazo doble cuando Ia anchura - de éstos está comprendida entre 1 y 3 m. En mediana (ancha): con posres o báculos indecendientes para cada caizada - cuandO Ia medien¡ se3 sr,ñ¡F^¡ r i a ,, --.r:-r-.ra la disposición como si se v re:rlrz¡ndo rrarara de dos c¡.lzadas,rtJ.'"1i1,1"LrT Nora: Pa¡a iijar el voladizo dei báculo se renor:l presente lue:l e,;e dcl báculo se deberá colocar a una distancia minima de 0,ói m. del bordiilo v debienclo quedar Ia luminaria por encima cie ia c¡lzada. trsrf,s.:n pnncrpro. son prc fe rib Ies a los puntos de iuz sobre poste.

-

3,

Lámparas

Se deben de ¡ener en consideración su color y su ciuración. p¡áciicamente se reducen a las de vapor de Sodio Alta presión v de vaoor de Me¡curio Alra presión esras últimas en aquelios luqares en qu" ,.á necesiria una meJor reproducción . cromática.

y considerando que varían ligeramente entre los fabricantes pueden considerarse los siguienres flu¡os emiridos por distinras

Como cifras orientativas

Í]1T:: iamDaras:

Tabla 13.2. Valores medios de flujos luminosos en función de l¡s potencias unitrriss. Tipo I:ímpara

V.M.A.P.

Potencia inst¡lada (1ü

Flujo lurninoso 0m)

80

3.800

125

6.250

?sn

12.100

400

?2.500 42.500

700

V,S.A.P.

100

150 250 ,100

376

'

10.000 16.000 25.000 50.000


$-.rr I'j

Stsrev¡s

LJ, I I

DE ALUMBRADo uRBANo

t I I

¡ ¡.

t

Para tener una aproximación iniciai se recomienda la Tabla 13.3 que nos permite selecciona¡ de forma aproximada en función del nivel de iluminación y la anchura de ia calle los modelos concretos de lámpara.

l

Tabla 13.3. Potencias de lámparas según iluminancia

y

anchura de vias

GUIA PARA t3 SELECCI3Ñ DÉ,L TIPO Y FOTEÑCjA DE LAMPARA EN FUNC-¡CN D€ LA A}Io.]URA cE ].A CALLE Y eL N¡VEL DÉ ILCI}¿II¡ACQñ¡ DE.SEADC) N

ANCFURA

IVEL

lLuMt¡tacloN

DE t.A CALL€

5 - 10 m. ''¿co W (v.

7.Q lüy

tO-l?5w (v.n)

r?5-Z:o V(v.n

)

?:o u/ (v"rl)

Z:o-¿¡w(v.n)

aco-RO w (v.nr)

3o-S lt¡

V.m.

:

Z:o.acow(v.rn)

V¡JCR De ,¡i\ERcl.lalo

v.s.a p. = w¡oe aE sooro

corcR

?rc -acoW[.: aa)

-z6w

m) lmv (v.nr) G\" p) aCOV(v.sa.p)

a¡e-¡ov(v.nr) tro¡ccou/ (v.n) fb-¿aov(vs.¡j) .,aa W (v.s.a.p)

Ro-r@w(v.m) rm w (v.s.a.p)

moW(vm) /m w(vsa.p)

@RREGTCC)

ALTA PR¿:loN

Relación entre Ia altur¡ del punto de luz y su potencia luminosa. Para todo punro de potencia luminosa menor de 3.000 lúmenes debe considera¡se una altura aproximada de 6,5 m. para potencias superiores se manlendrán los valores

-1,

sigulentes:

T¡bla

13.-1.

Altur¡s de instalación recomendadas en función de la potencir luminosa. Potenci¡ Iuminosa inslel¡d¡ llm)

3.000 a 9.000 9.000 a 19.000 > 19.000

Allurr delpunlo

de lúz (rn)

\o S;?


Luls JEsus ARTzMENDI

tJ_/ó

5.

Lumina¡i¡s Se elegirá definitivamente ent¡e las diversas alternaiivas una lumina¡ia adecuada

al tipo y

potencia exigible según los apartados anteriores' de forma que permite obtener una iluminación que salisfaga el nivel técnico proyectado con la máxima economicidad. Para ello será necesario realizar ei correspondiente estudio económico o, cuando menos, las peninentes consultas a una casa especializada. En tOdo caso los modelos elegidOs se¡án luminarias herméticamente ce¡radas con alojamiento para accesorios independiente del aloiamiento .del sistema Ópt¡co con objeto de facilitar al máximo las operac:ones de conservaclon'

6.

Cálculo de la separación enlre lumin¡rias

1.órmula de

cilculo inrcirl responde a la exprcsión:

óxFuxFc EXA

t-

L = distancia enl¡e dos luminarias consecutlvas en

¡: w

-

m' flr,rn nrnárr¡i¡tn ^nr i3 f¡g¡¡¿ Iuminosa coiocrda en Ie iumjnaria en lúmenes. L¡ujv

Fu -- frctor le utilizrción. Fc = factor de conservacron. E = iluminación media. en lux. A = anchura de la caizada ¿n m.

cálculo del íactor de uriiizaclón se puede i'ealiz¡r de tres manerss dife¡enres en función de que la proyección perpendicular ¡ l¡ c¡i;¡dr se dispongr según una de las tres posibilidades siguientes:

6.o) Ei

rl b¡ c)

Frcima del Sordilio. Sobre h caiz¡d Sobre la acera.

a.

Debiendo obtenerse de las t¡blas del fabricante en funciÓn del modelo elegido' En cuanto a la obtención de ios ciatos de impiantación se rcomprñr al lexto un cjemplo elemental que ayudará a Ia mejor comprensión de las rehciones seométricrs neces¡rias:

1.o Encima del bordillo: (Figura anterior según X/h = K. Y Fn orlP

a1(n

K =

h

13.3E) solamente se calcula

+=

=

ia

relación

I ó¡

ó

-

se acude a las ¡ablas conctetas de la luminaría en ei lado de la c¡lzada o anterior obtenemos di¡ectamente el Fut ó factor de utiliz3ción lot¡l 2.o Sobre Ia calzeda (Figura 13.39): se c¡lcuL¡rá primero la reilción anterior'

Y

\l

=

n

=

L

----

-

= l.l


StSTEMAs DE ALUMBRADo URsANo

i,l

13.79

I

r3,so(x)

-+

Figura 13.38. Obtencién del factor de utilizacién encima de!

bc

rdillo.

\ h= 8

t

m.

1< | {v)

*'F'

i ¡ J---

13:o(x)---+ 3 t

Figura 13.39. Obtención del fxctor de utiliz¡ción sobre la c¡lzada.

Obteniendo en Ia tabla correspondiente el Fu, del iado de la caizada. A continuación se haila Ia relaciin ceomé¡¡ica oosterior:

K.=

I

ti ó

Obtcniendo en el ábaco cor¡espondicnte ci Fu. correspondiente al lado de la E acera. En cuanto ai factor total de utilización. ic ^i1tañ/ir.i --,i-. y'u. 5rl¡rlr rsgu¡¡. ¡-LlT =

$79


13.80

Lurs JEsús ARTzMENDT

3.o Sob¡e la acera (Fieura 13.40):

,rt---_;-

Calcularemos previamente

Y+Y

14

Ia

relación

5

83

+- JL ¿'-'; )

*- 3 -l-

13.:c(xl---..--.---.--i

Figur:r 13.{0. Obtención del f¡cto¡ de utilizeción sobre la ¡cera.

A1 igual que en los casos ante¡io¡es obtendremos inediante leclura en tablas vaior ei correspondiente a FL¡,.

A

continuación obtendremos la relación. posterior:

_-Yl K..-nó = ---r- =

---

=

0,125

Obteniendo en el ábaco correspondiente el Fu. y el factor total de utiliz¡ción F* : Fu, - Fu.

será el resultado de Ia ¡esta enlre ambos valorcs según la expresión:

6.b)

En cuanto al cálculo del factor de conservación se obtiene en función del tipo de luminaria según la tabla 13.5 siguiente: I xDtt lJ,:. Factor de conservación de las luminarias.

'lipo

de tuminaria

Hermética Ventilada Abierta

7.

F¡ctor de conserv¡ción

0,37 - 0,80 0,80 - 0,70 0,75 - 0,6s

Comprobación del grado de uniformidad y deslumbramiento. La mayor iimitación de este sistem¡ reside que no permite determinar el factor de unifo¡midad de Ia insral¡ción c difcrencia del basado en las curv-as isolux s80


SIsTEMAs DE ALUMBRADo URBANo

i 3.81

el cual posibiiira esta solución. Sin embargo, en este úitimo caso la obtención de este dato va que para calcular los facto¡es de rampoco es sencilla uniformidad se debe de reaiiza¡ el método d" ios-nueue puntos. Este método consiste en calcurar las iluminancias sóramente en unos puntos determinados y conc¡etos dando distinto <peso>> a las iluminancias en c.1da uno de ios puntos en iunción ¿" ," p"ri.ii""p"." después haltar el grado de uniformidad indicaio en la tabla 13.1 .";;p;;;;;i"-;i apartado 1 de este apartado. Sin.la ayuda de un programa rnformático, con el que puede hacerse el cáiculo para prácticamente cada punto á" la calzada, .r,", op.r".ioi", suponen un trabajo muy laborioso obteniéndose además vaiores .p.o*i.oio, poi'io cual no lo conside¡amos adecuado en este nivei de estudro.

8.

Disposición de los puntos de luz.

la equidisrancia o separación de ios puntos de luz se procederá a -,...^-,^!"1.],13. sr(uatos en pranta comenzando por 10s puntos singurares iales corno intersecciones, plazas, etc., para, a continuación, disponerios según ios c¡rtenos rniic¡dos anteriormente.

9.

Instclación eléctricr.

El cálculo v iimensionamiento de ras ¡edes erécrric¡s cara ra riimenración . Je los puntos de consumo ile una red sea de alumbrado púbtrco, decorativo, deportivo, ctc ' son similares a los de ras instaraciones eréctricas oue se han ,lesa¡rolracio en ei Capítulo anterior. Así deberán cumpiir las disposiciones ce Regiamenro Electro_ iecn¡co p.ar3 Bajr Tension y en las Instrucciones ,vt gr ¿et Minisierio de Industria y Energra que complementan las 3ntenores. por Io que explicirrremos en :s(e el guión general si bien su aplicación es direcra a los ¡estanres tipos. 1pull"d9 Realizada la implantación de Ios punros de luz'se procedera a la distribución de energía eléctrica desde la acometida. Los circuitos ,. .i.*tun mediante un conjunto de líneas en baja tensión y t:-ifásica los cuales paniendo de uno o más cent¡os de transformación, alimentan ío, puntoa luminosos desde un centro de mando en que se.instaiarán los aDaratos de encendido y apagado, fusibles v conradores. a la sección de los conductores, los cuales cumplirán Io señalado por En cuanro Ia, emp.e.us

suministradoras en sus normas paniculares, las miimes se caicularán teniendo D¡esente lo siguienre:

Demanda mixima

prevista oe potencla. Tensión de suministro. Demandas de corriente admisibles según La caida máxima de tensión admisibie. -

los conductores y tipo de instalación_

Se utiiizarán conductores aislados, de tensión nominal por lo menos igual a 1.000 voltios y en el caso de redes de aiimentación subterránea la sección de los conductores no será inferior a 6 mm: estando Ios cables constiruidos por cobre. Les secciones de los conductores para la conexión de los candelabros se¡á, como mínimo, de 2,5 mm?. En cuanto al conductor neutro ei mismo sera tguxi ai conductor de tase en secciones de hasta l0 mm: inclusive mientras que ¡ par¡lr de esta sección podrá reducirse a Ia mirad siempre que la misma ser de un vaio¡ mínimo de l0 mm: en cobre o equivalente en otros matcnales. sst


Lurs JEsrls ARTzMENDT

73.82

La carga mínima prevista en voltampe¡ios será de 1,8 veces la potencia en vatios de las lámparas que alimenta (debiéndose sumar las potencias de cada tramo sin simultaneidad), puesto que se trata de calcular lámparas de descarga con su correspondíente equipo auxiliar. Así tendremos que este coeficiente se multiplicará por la potencia nominal total de las lámparas de descarga según la expresión:

l ap /JVcosg

I P V

= = = cos E =

intensidad en amperios. potencia de la lámpara en watios. tensión de alimentación en voltios (330), factor de porencia ) 0,S5

Se constcjera acepteble el caiculo de la sección de conductores pa13 un3 instalación cuyo factor de potencia ser igual o mayor que 0,9, si se conocc ¡demás la crrga oue supone cada uno Ce los elementos :lsociados a las lámparas v a las corrientes de arranque que ranto estas como aquellas pueden producir..{si obtendremos de esta forma la densidad de corrienre que comprobaremos ¿n ia tabla 13.6 anex¡ procedente de la VI BT 00¡: Tabla 13.6. Intensidad máxima admisible por frse para cables de cobre de alimentación sutlterrinea de ¡lumbrrdo público.

SECCION

ÑOMIN^L IJE!-

(!ñElJCTOR

r xa

2

\

TNTENS¡DAD /'

r\x¡¡

a

10

16

?q

(,1) rana

c!$uiclcREs ctf(DoqoREs

UN¡P€IARES

U}'¡PICLARES

EN TUB¡IIARE5

gq1p6¿-aRes

?

L!{trcr-ArEs

ENTuSltARES EN Nj8UI¡¡.ES E¡]UBJTARES

tf

18

?3

25

fl

?8

68

:l

?^? ?AÓ

JO, U

3?,8 49,7

4ó.6 63,9

or.t, q1

CCRRTEÑTE

¿,.. 5 >5 CONDU60RES @${uJ6IoRES rl,J

6

EE

aoñ

1to

Condición que debe comprobarse por la "c¡ída máxima de tensión. desde cl centro de mando tensión que, normativamente queda delimit:da f,l trcs por cicnto del vaior nomlnal de la red considcrenrJo que l:t Ion grr ud de c¡rl¡ trrmo.:,.lifc:encie 382


SISTEMAS DE ALUN,IBRADO URBANO

1J, ÓJ

de las potencias, no se suman incluyéndose en Innoitudes

rr

nii'r;

la correspondiente

fórmuia

las

'<

La expresión de la caida de tensión en trifásica ¡esponde )Ylvl ¿V = S-' i" " 5

a:

,siendo:

z1V = caida de tensión en voltios Q = resrstividad del cobre (1156 e

x

mm:/m).

L = Longitud de cada tramo en m, S = sección del conductor en mm:. Obteniendo un vaior

'

100

nX' de /V que exoresacio en o,'o será de: x ,X.

JSO

<

J:OT.UU

Naturalmente esta caída de tensión seri la ictal obtenid¿ sumancio cada uno de los t¡amos parciales. En cuanto ¡ la toma Ce tierra, si bien se pueie instrLar -rna pica ie iierra por punto de iuz, la solución más idónea consiste en reaiizar un eleclrodo conrinuo

instaiando un mÍnimo de una pica cada 5 soporres i.I]etálicos con unas secciones que se obtendrán directamente en función de las secciones de los conductores Jc:ivos de acuerdo con las exigencias de R.E.B.T que indica en este caso que:

Sctción nominal

Líneq de enl¡ce

dai conductor (mrn:)

co¡ (¡erú (ñm:)

16<S<35 5 ), i)

>t /-

La puesta a tierra de los soportes y báculos, se realiza¡á conectando individualmente cada soporte mediante conductor de cobre de 6 mm: unido con soidadur3 aluminotérmica al cabie principal de tiena con ¡isl¡mien¡o VV-750 V en colores verde-amarillo.

XIII.6.

CALCULOS URBANAS

Y NIVELES DE ILUiIIIN.\CION DE I]IÍAGENES

Al igual que en la referencia teórica ante¡iormente indicada la realización de cilculos de iluminación de determinadas construcciones durante los periodos noctu¡nos exige frecuenlemente la inclusión de los datos luminotécnicos correspondientes a su entorno. Es menester res¿ltar que una instalación real;zada con provectores necesita, para llevarse a cabo con garantías de éxito. un estudio detallado de los diferen¡es ángulos y espacios inmediatos ¡l edificro con objeto de decjdir cuales son las fachadas ri33


13.84

Lurs J Esús ARTzMENDI

que resuitan más atfactivas. se tratará no sólamente de obtener unos determinados niveles de iiuminación sino también y especialmente de buscar un contraste, tanto de iiuminancia como de luentes de luz para mejor destacar los valores arquitecrónicos del conjunto. Recordemos que la presencia de árboies, cortinas de arbusros o esoacios verdes perrniten no sólamenre crear diferentes líneas de iluminación sino también enfatizar las perspectivas y drr una mayor profundidad al conjunto. Esta última circunstancia es particularmgnte importante cuando los ccjificlos se encuentran rodeadas por zonas verdes y jardines de formas regulares y geométricas.

En el caso de que el alumbr¿do se corresponda con un uso. de car¡ic.ter deportivo, la sistemática a seguir cs lr mism¡ pero drdo el gran número de puntos que debemos obtener para ¡segurarnos de un buen resultado, en esa ocasión es ahsolutamenre imprescindibie una avuda informárica con objeto de poder confirmar la certeza y fiabilidad de los resulradts exigrbles mrenrras que el cálculo luminorécnico de imiigenes urban¡s se puede realizar manualmente sin mavores problcmas siempre que el número de proyectores en funcionrmienlo no se:l superior a tres unidades. Las etapas a seguir en celculos de este tipo son Ias siguientes:

XIII.6.1.

Eleccién del ripo de lámpara

En estc ciso, a diferencia dc Ia iluminación de le rcd viaria para rrálico roiado, existen una gran varied¡d de Iómprrrs : selcccionar. que va.omenzamos a explicitar en el aparrado XllLj.i si bien con dos considerrciones rniciales. La primera se refiere a la pauiatina disminución del uso de las lámparas de halógenos :n instel¡ciones le rlumin¡ción medi:nte proyec:ores. Si Dien jstrs limparrs hen sido de un uso casi universal duran¡e años, lo cierto es que ei coste reia¡ivo de la energia con respecro a las restantes lámparas de. descarqa es muv alto por 1o cual, pese J su excelenre reproducción de colores y aspecto cromático cálido su uso

continuado en grupo supone una facturación energética muv superior a los restantes focos de luz. Por ello la tendencia más actual deriva hacir su uso en Iocales interiores en los que Ias porencirs unitarias son pequeñas.

En segundo Iugar, la prácticamentc exclusiva decoración de las zonas verdes espacios ajardinados mediante lámparas de Vapor de !{ercurio Color Corregido v y, más específicamente, con halogenuros. Como se sabe estas lámparas empleadas solas, favorecen y resaltan 1os parlmentos grises, verdes y blancos, por lo cull resultan particularmente útiles cuando el cdificro o monumcnro a ilurninar se cncuerltrir rodeado de un entorno vegetal. Se debe matizar en ambos casos que, en el c¡so concreto de las Iuminarias, la aparición periódica de nue"-os modelos y correspondienres ventajas adicionales hacen válicJos esros comentarios en el ¡ño 1992 pudiendo alierarse en función de ias próximas gcneraciones de Iámparas de Cescarga. También debe especificrrse que, en unr misml flmilia de lámparas, pueden producirse diferencias en el IRC v en la clisrribución espcctral de la ir¡adiación en función de las distintas potencias y ¡paratos lo cual hace compleja la elección de modelos para casos concretos y específicos de característic¡s constructivas y materi¡les no sólamente diferentes sino opucstas. Es por ello el provectistp quien decidirá en función de estos datos Ia concreta idoneidad dc un produclo dererminado. En toclo caso nos basarcmos en los datos fotomútricos gencrales rccogidos cn el aplrrado J n ¡e rior. t¡1.1


5ISTEMAS DE ALUfvtBRADO URBANO

1J. ó.)

En el apartado XIII.3.1 hemos manifestado que, en generai, debieran evitarse los usos simultáneos de varias lámparas. Si bien este comenta¡io es cierto para evitar las confusiones arquitectónicas que permite ei uso de un número excesivo de colores frecuentemente sobre paramentos realizados con los mismos materiales conslructivos, no es menos cierto que la mezcla de lámparas diferentes resulta obiigada cuando se desean c¡ear efectos de cont¡aste. Son frecuentes las combinaciones de proyectores de vapor de mercurio en los basamentos de los edificios históricos. en los oue existe una presencia vegetal, mientras que los pa¡amentos de piedra tales como murailas, se iluminan con lámparas de vapor de sodio de alta presión que proporcionan una luz de tonalidad cálida que ayuda a la sensación de pátina dei paramenro de piedra. Asimismo la presencia de un entorno natural tales como rocas y tierra desnuda justifica la adopción de proyectores halógenos (o de cuarzo-iodo) de un rendimienro de color elevado con objeto de iiuminar esos espacios conc¡eros, limrrando de esta forma los subsiguientes gastos. También hay que considerar otros factores v, por citar un nuevo ejemplo, la rnás reciente generación de incandescencia las lámparas de rungsteno-halogenacio iesultan impiescindibles en todo alumbrado de exteriores oue requierr iiuminación de encendido instantáneo. En resumen, Ceseamos hacer hincapié en que las exigencias pur3mente a¡quitecrónicas y paisajísticas (amplitud Ce la superficie a iluminar, necesidad de resaltf,r t¡nto ei fondo com las paredes irenre :r :onrs sinqul¡res ccnc:et:ts....1 pueden inciciir noteblemenre en la decisión resoecio 1l ¡'nn a.

a elegir.

XIII.6.:.

Selección

del nivei de iluminación

En generai son aceprables los valores inciicados en Ias iablas del lpañ¡do XIL3 que compielaremos con la incidencia del fac¡or de ¡efiexión de los materiales

constituyentes de los cer¡amientos del ¿dificio. ¡ii como el contraste de la iluminancia con los espacios en que se ubica el mismo. Lc posrble contaminación de la zona y, por lanro, e! progresivo oscurecimiento dei edificio constiruye, asimismo, un factor a considerar para aumentar los niveies de iluminación.

Trbla

13.7.

Reflact¡ncias de algunos mate¡iales usldos en Ia edificación.

Aluminio brillante = 0,90 Aluminio mate = 0,ó0 Arenisca clara = 0,-10 Arenisca oscura = 0,20 Asfalto = 0,07 Césped

=

0,06

Hormigón limpio = 0,50 LlnrmioÁnc,,¡in=0iO

Granito = 0,15

f -..1-lll^

t t^ó^^

- lr c<

L¡drillo anlanllo = 0,i5 Ladrillo r-ojo = 0.15 SEJ


13.36

Lurs J esus

AnrzveNnr

Mármol blanco = 0.65 Madera cl¡ra = 0,.10 fvladera oscura

=

0.20

pinrufa blanca limpia 0.g0 = Pintura blancr suiia = 0,60 Vidrio ciaro = 0,10

'

Revestimientos cjaros:0,60 Revestim ie n tos oscuros = 0.15

Las reflacrancias de ros materiaies consrituyentes oe ros edificios influven cle¡tamenre en el rendimiento de la ins¡alación peio lo cierto ., qr",'i"OlO"';1, variación de ias circunstancias ambientales v a difirencia cel arumb¡ado .:*,Oi.,o puede llegar a ser muy incidenre, en el alumb¡ado de interiores ¿".orrriuo J. ::.^11^" prácticamenle exre.ores no se consideran salvo prra, en ocasiones, incluir un.o.ii.i"ni. igual que se ha comenr¡do en el cilcuto de las redes de iluminación ,a: ur lll^"-tr-.]"1-.\i /r!rrs5 cr rds que ra p¡esencia de un psvimento de ¡sfaito o de hormigón sorarnenre i-epe¡cute en un aumento dei nivel de iiumínancia, en el aiu m brado i".orr,l;; f¡ctor de reüactanci¡ se manifies¡a en ia considereción "l '"" ' cie de. la iachada .*t-*iri ;;r,o ¡umenro del nrvel d" il":::^:|,:"ado de limpieze exisre un ete'ado grado de suciedad) o. por el ..",r...J::TT:1";:.,';"i':11J: nivel si se tien: previsto i-caliz:rr limpiezai periódicas en ia misma.

Tabta

li.S.

)iivel de ilumin¡ción en lux para diversos CI:¡se de super{icie

Est¡do de Iimpirza

(par¡ment05 m¡cizos)

Ce¡ámica blanca Ladrillo claro Ladriilo rojo Ladrillo amarillo Granito claro Hormigón vis¡o Pied ra a¡enisca cla ra Pied ra ¿renisca oscura En foscados claros E nfoscados oscuros

!ledio Medio Medio !f edio .vt ecto S ucio Nled io Sucio rvl

e0lO

Medio

materiales.

Entorno con poca

Enlomo b¡e¡

Entorno nruy

i¡l¡m¡nación

iluminado

iluminrdo

20 30 75 50 ó0

.l-

J

5

60 150

5

5

100

: :

5

:5 1

-j

50

0

_100

.10

/J 150

5

90

i00

15

100

*

*20 150 -25 80 + i0 150 +20

0

80

+10

120

f-

r00

+ 10 + 10

*25

exiccncias arquirecrónicas o cons!ructivas que sc cJesean poner

r30 .10n

110

i00 ''S

.100

.Las dc manifiesto. muy diferentes en cada caso, se traduccn en que, en la práciica, ,",,' .iluminacioncs a Ia medida, las cualcs ";;;;;;;;;; sólamente pueden realizarse con pienas gíiran¡ías dc éxito con modernos ordcnadorcs donJe l¡s curvas dc if".ii""ai" y ei .correspond;cnte grafismo desempeñan un papel funclamental al igual que en la iluminación dc viares por c'o ra dcrcrminación ,r" unu, niveres de iruminanci:r mrnimos supone, junto con cl dc la luminancia, un d:tlo dc cJráclcr básico. Unrrs cifr-¡s oricntrtiv;rs,ron l¡s siguicnrcs: Slifi

it'


Stsrevrs

DE ALUMBRA

Do uRBANO

rJ.ó/

Tabla 13.9. Nivcles de Iluminancia recomendados para imágenes urbanas.

-

-

Edificios o monumentos independientes Edificios en calles o plazas: oscuros - ambientes ambientes de claridad media - ambien tes muy claros -iluminación del entorno urbano en el que ubica el ed ificio: come¡cial con tráfico rodado - Calle comercial sin tráfico rodado - Calle Calle r:esidencial con tráfico rodado - Calle residenciai sin tráfico rodado - Plazrs y zon3s :epresent3ljvas -

150

a 500 lux.

200 iux 150 lux 100 lux se

20 ]ux

l5

lux

15 lux 10 lux 30 lux

La reaiidad impone que, en ios cascos u¡banos con su problemirica contami_ nante, suciedad de las fachadas v el dererioro d¿ los rnateriales cons¡ructivos, resuire muv lificii Cctermln¡r valorcs rrer.i<r.< de r -- r.¡¡¡¡-i¡ ros circuros se rearizan ,ti..':,.i;i::::'::;J.;::1 pt:r ejcmolo. de iorma sistemática valores entie los 300 _v _150 Iux para las zonas 'isiblcs e cistancia. La soiución más adecuacia v ló,.:ica. rcsitle mds en la utilizacie.,n Je programrs inforrndticos muy precisos fotornérricamente en cu¡nto a ias distancif,s re5pectrvas y los distintos tipos de fuentes de Iuz, oue en aeuellos conceptos frccuentemenre indetermin¡dos como ei estado de limpiezr de los oDietos a iluminar v de Ias propias lámparas, luminosidad del entorno, erc. En cuanto a los espacios inmedia¡os ldemás de tos oaros enumerados en artículos anteriores referentes a zonas de esparcimiento y verdes compleraremos la relación con los daros siguienres (Tabla 13.10):

h"bi,,"1i:::J;.::":i.ti;:il,:i

I ADI¡ IJ.I.U,

Ni:'clcs de iluminación en espacios prórimos ¿ ediñcios. de vigiia n cia de tránsito Areas de almacenale Areas de

-,{,reas A¡eas

._ -

10.. 15 ...

i5

l5

lux lux

50 lur 100 lux

Cuando el acceso a esos espacios lrdvacentes necesite de un despiazlmienro rodado y consiguientes esp:rcios de rplrcamiento del auromóvil nos encon¡rarcmos con que podcrnos adopt¡r los valorcs que a continurción se indican:

-

Acccso por autopisr¡ l0 . .. -i0 lur Acceso por citrreteras con tráfico rlcnso l_; ... j0 lux Acceso único a la im:rgen urblna l0... i.0 lux Acceso lor cilrrctcr:is con lriiiico nrciiio l-i .. l0 lux


-----.w 13.88

Lurs Jesús Anrzve¡lor

XIII.6.3.

Sistemas de cálculo

Lo habitual es realizar los cáiculos iuminotécnicos mediante la conocida fórmula de los lúmenes o de cantidad de flujo iuminoso a instalar, expresión panicularmente útil para fachadas extensas y planas ya que mediante eila se obtlene de forma prácticamente directa a partir de 1os valores de iluminancia predeterminados los proyectores necesarios, los cuales serán siempre de tipo extensivo. La exoresión a utiliz3r sefá. por tan to: Ó

5XL,

- -o-

'

siendo:

o = flujo luminoso iotal necesario en lúmenes. S = superficie de la fachada a ilumina¡ en m2. E = nivel de iluminación dese¡do. en lux. 7 = factor de utilización, en 9/o, de Ia instaiación. Obtenlendo ei número de proyectores totaies según ia expresión: o"r

. slenoo:

N : número de provectores. ór = flujo rotal necesario, en lúmenes. dx = flujo nominai de cada provector. en lúmenes. Proceso en ei cual se rendrin presenrcs dos consideraciones. La primera referente al valor de 4 vanable entre 0,15 y ü.35 según se deseen iluminar piquenas superficies o elemenros arquitectónicos concreros y 0,35 para grandes iachadas en su conjunto, La segunda es considerar que el on cuando exista más d.e una luminaria 9or provector será la suma de los lúmenes producidos por cada una de ellas. Se adoptará I = 0,2 para torres, chimeneas y similares. Una variante de cálcuio adecuada para los casos de edificíos y detalles altos y esbeltos tales como torres, estatuas, chimeneas esquinas y encuentros, árboles, etc., consiste en acudir a los diagramas cañesianos de intensidad iuminosa de cada Iuminaria previa obrención de la citada intensid¡d luminosa en una di¡ección dererminada.

Para la iluminación ve¡tic¿l en un punio dererminado tendremos fundamental_ mente, dos posibrlidades en función de Ia posicion respecriva dei foco luminoso (Figura i3.41) pero, en el caso más hebitual, consideraremos, para la iluminación de [achadas, e] valor del nivel de iiuminación obrenido en un ounto vertical perpcndicular ai piano de incidencia partiendo de la expresión correspondienre a Ia inrensidarj luminosa:

-I.h Ev= -h-

senr

a

cos

a;

ytaga=

D

. fórmula en lacual tenemosque:

Ev = iluminación vertical de la fachada en luxi = inrensidad luminosa en el ángulo en candelas. D = altura del objeto sobre el nivel de colocación del proyector en m. h : distancia del objeto a iluminar ¡especto al proyector.en m. a = ángulo de incidencia dc! rayo Iuminoso respeclo a la vertical del plano a iluminar. 353

:;


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13.89

D ------------f

----------!-

Iigura 13.{1. Iluminación vertical según Ia posición del proyector. E.rpresión de 1a que conocemos ¡odos los datos excepto l¡ intensidrd l¡ cuil se desDeta obteniendo un velor en crndelas que identificaremos cn las cur,as ;otometr:crs o,le :er¡rto :nguiar de las intensidldes segun el modelo que consideremos ¡decuado. Es neces¡rio, en runcion de l¡ listencie v pcsicicin rcl3u\':r ll objeto: iluminar, comprobar que cl lngulo de rperrur: dei n¡z luminoso cubre lr super:lc:e cuva iluminación se desea. Ello ranro en:l cl¡no longtudinai (enrre fl" y i30") que, como sabemos, v s;rlvo en el como en el plano veftical (entre 90" v j?0') "'a caso de provectores simérricos, los ángulos de abertura son diferentes en Íunción de estos diversos planos. De estos mismos diagramas cartesianos oblendremos. si es necesario. el dato de la luminancia media en cd,lml.

Si se desea obtener la intensidad de iluminación horizontai en un punro a partir de proyectores colocados en másriles, caso habitual de las superficies.lesrinadas a espacios libres y deportivos, la aplicación de la ley del coseno y del culLdrado de Ia distancia es, según se aprecia en Ia figura 13.-12, la expresión más habiruaimenre usada. Tendremos que:

_th E"=

-

h:-

cosr a;siendo

tegc

= 5eI,h,DYa

seri l.r rlumin¡crdn horizontal de un punto. Finalmente, para el ceso, poco frecu¿ntc. de que sea necesa¡io detcrmina¡ Ia iiuminancia en una dirección cuaiquiera acucii¡enos a la expresión :

concePtos idénticos a los indicados anteriormen te,mien tras que En

-I = -----=E

cosr

a sen a cos

ó

Siendo todos los conceptos los indic¡ijos anrerioráen¡e I.ó cjclrt, el ángulo ¿ntre ¡3 dirccción que se hr fijedo v l:r recr: q -rc. unc cl punto de nlcrlid¡ : .¡ proyeccrón \ertical de la iuente sobrc el plano. i59


1? On

Lurs JEsús ARTzMENDT

/

+

D

Figura 13.12. Iluminación horizont¡l medianle focos en disposición superior.

. Hoy que esoecificar oue un estudio luminoso "ounro Dor ¡unroD -\lge un cierlo grado de especiaiización pf,ra rerrizarse con ex¡crr:uci es outigaaa ra utiliiación )' cc proer:lm3s informjticos ,,,a ,rrre srpndo re¡.-<¡,rns . un número elevado de fccos tuminosos.,':"-i';";,i"""'.:^i;:,'.t"1t'i,t.ifecuentemenre edificios como pafa ,"0.*.,"1'nli,o,""'"';,:ii?:'i:"lJI."]'!"111'i,iil?";Ti:Í:: Ia retícula debida r cadl uno,le rns nrnv¿.rn erapa de cárcuio, sin 0,.,""i1,"0:", por lo cual debe acudirse a una empresa del sector va qrrc éstas disponen dei utrüaje v documentación técnica necesaria para realizar con gri,a perfeccién y rapidez esia

::

"::"tJ:i:':T::,,i.".#:llTrfr,XxjrTJj:

l¡.bor.

Es necesario tener presente, en efecto, Ir gran canriJad de variantes que pueden presentarse aún en el cáiculo más sencillo: existencia o no de superficies iibr., p.r" ub.icación de las lámparas y, evenlualmente, de los mástil.:s; distancias a la superl-icie a jluminar, así como Ia necesidad de iiuminar no soramcnre una superiicje concrera como puede ser una fachada o acceso a un lugar dc:erminado sino iambién ja influencia sobre superficies vecinls, encuentros, Jtc. A,-lemás, un cálculo riguroso :stricto debe de considerr¡ las infruencias ¡elativas de ra suma de intensidad Iuminosa en función de los distinros focos y eiro ranto en sección rr¡nsversal como longitudinal todo lo cual hace práciicamente irre¡lizrbie el cálculo manu¿l execro.

XIII.7.

CALCULOS PARA LA ILUI1INACION DE ZONAS DEPORTIV.,{S

La sistemática generar de cárcuro se basa en ra fórmula riet flu.io iuminoso o método de los lúmenes que ya sc ha considerado en apartadoi ¡ntcriores oor lo cual su manejo no represcnta ningún problema nuevo. EI d¡to funrj¡ment¡l en cstc caso Io constituve Ia implantación dc los proyecrorcs v, concrciamenle. la r¡tura lls rnontaje ie los mismos tanto Dor razoncs luminotclcnjcas (¡-clación ccn cl deslumbri¡s90


.,;

5ISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

1J-v1

:c:

mientc) como prácricas (coste y economía de la insralación). Aunque ya se ha hecho referencia anterio¡mente a algunos datos concretos terminaremos de acotar algunos de estos vaio¡es los cuales, por otra parte, admiten una cierta oscijación. il

:

:

Es necesario especificar, en lo que ai tema del deslumbramiento se refiere, que nos basaremos en datos empíricos de tipo medio ya que la evitación total de este fenómeno es prácticamente imposible para los deportistas y jugadores debido a la necesidad de obtener una iluminancia vertical eievada junto con una orientación visual en el ter¡eno de juego constantemente cambiante. Según se ha comenredo anteriormente, la solución más razonable a este p¡oblema consiste en rsegurarse de que el modelo elegido oermite la disposición de una visera o rejilla anrideslumb r¡n re, normalmente realizada en chapa de acero pintada en color aegro, que se iija sobre el marco deiante¡o oel provector en lugrr de acuciir r ciicuios comolejos neciianre los correspon die ntes prog¡amas informáticos. Según este mismo enfoque práctico de la variada problemática que al respecto se phntea (dimensiones, ac¿bados superficiaies, colores ie las nrsmas, uso de las - -^ re oc¡.c.rdores \ Lerr^s ootado :or re¡lizar unr simplificación en la casuistica antes descrita en los dos gr:ndes gr-roos siguienres: .\lumbrrdo deportivo 33ra superrlcies peoueñas: se ¡etiere a csmaos de 5¡ioncesto. - balonmano, ¡enis, frontones pequeños, polideportivos, etc., er ics curles la rltrtrr !JHv!!gev¡

vJ

/.

'¡v¡¡'v

minima de imolantación para ei montaje de los prcvecrores seri de 9 a 10 m. deporlrvo para erandes superiicies: se reiier: a los ::mpos ie iúrbol. -.Alumbrado rugby, hipica. pistas iie arletismo y similares, en los cuales Ia ¡ltura mininra será .ie l0 a ll n :lart jl nonteje de los proyeclores.

Este d¡to le.r..irurt que. como s¡bemos. resultl básicc :ara logrrr :nr solución sarisfacto¡ia ciel ;,roblema planteado, puede completarse con aigunos comentarios con respecio a su -onstitución y diseño. Los mismos son, en 3eneral. s:mrl¡res a los usados en la ilumin.rción de las vías públicas disponiéndose un minimo de_dos provectores en cacia uno.le los mástiles o posres. Por razones econcjmices, es normf, general utilizar ei menor número posible de ellos, dentro de los mínimos lndicados en las figuras 13.i5 a 1.r i7, considerando que su altura viene limitada entre or¡os factores por ias exigencia: de conservación debiendo ser siempre accesibles al servicio de mantenimiento. Aparie del mavor cosie de los postes propiamente dichos se produce la necesidad de .rmpliar el número de circuitos v acomeridas, cimenraciones de los mismos, red de ticrra, eventual decoración y protección de la base sustenrante. etc., todo lo cuai conllerrr una considerable incidencia económica. Es norma habitual uriiizrr postes hasta una rrltura de 10... l: m, y adoptar el uso de torres para llluras supenores. Respecto

a la o¡ientación de los

proyecrores, es desecble que

Ia abcrturn

r^-.-.¡. ñ^r. rot \^i:-rd;/.la ¡q :-.---. ,¡¡rL¡¡)¡uJ f,^ ¡ -;.-;É. uE¡ ¡S¡uo .! J¡ L; pv¡ ¡¡J¿ u¡r ^Ánlro d¿ l.r zon¡ r iluminar no scr supeflor: los ój...70' :onsidcr¡ndo cl ing':lo [ofin:do por el cj: ..ic Ios proyectores y l¡ vertical a la superficie afectada, originandose por ianto, un ángu1o rje 20 a 25o en el propio lerreno correspondi¿nre a la dirección delcrr¡do haz prrnciprl.

Recc¡demos también que o,ro d,l,o de Ia mryor importancia lo constiruye la dist¿ncia de los postes al borde de Ia crnchr o pisra, dimensión asimismo variable en función de las dimcnsiones del campo r1e juego v de la iosible rgruprción de los mismos. Unos valorcs nlerlios a rdoptar son los de j ¡ -l m de scp:tracion horizonlal cntre borcies tlc canchas y bases tie poslcs par:r !rs "supc:iicics pcqueñ¡s" s-91


Lurs JEsús ARTzMENDT

13.92

mientras que para (superficies grandes,> conviene adoptar unas distancias relativas mínimas de 6 a 10 m sin considera¡ la existencia de tribunas que Dueden modificar estas exigenclas.

En Io que respecra al cálculo propiamente dicho, los datos refe¡entes a los niveles de iiuminación que se han indicado en ei apartado XIII.4 pueden adoptarse directamente en función del depone concreto seleccionado siendo norma habitual adoptar valores intermedios entre los incluidos en dicha escala. La fotometría simplificada que hemos apiicado en l¡s casos anteriores resulta en estos casos poco operativa, debido a la prolijidad de los cálculos, en el caso de que sea necesaria la previsión de retransmitir per televisión los acontecimientos que en estos lugares tengan lugar. En eiecto, fesulta ilustrativo el hecho de que, según 1a Norma TV NO-23, para la correcta. qbtención de la iluminancia en 1a superiicie del terreno de juego es necesa¡io obtener el valo¡ medio de las iluminancras (es decir la meCia aritmética) en 63 puntos convencionales. En ei caso de las pistrs de tenis, por citsr otro ejempio habituai, la cifra se ¡educe a 13 puntos pero es manifiesta la imposibilidad de ¡ealizar Semejante operación y sus eventuales va¡iantes para las luminarjas seleccionad¡s de forma ::nanual. En resumen, la coordinación v control de ias iiistintas exigencias hace necesaria la utilización de un ordenador para hacer con facilidad los cálculos de proyectos de esle tipo. L¡ fórmulr que rdoptaremos, unil vez definiCo el nivel de ilumin¡cion. sc:j

E-

ó,)<CuxFc

siendo en esta exp¡esro n:

E = nivei de iluminación media en servicio (en lux) ¿, = fluio luminoso total necesario (en lúmenes) Cu = Coeficien¡e de utilización (entre 0,60 y 0'90) Fc = factor de conservación (entre 0,75 y 0,80) S = superficie de la zona a iluminar (en m:)

Expresión en que la única incógnita es el flujo luminoso total, despejando el cual r en función del distinto número de proyectores que se desea colocar, es decir, de k,s correspondientes tlujos unitarios, obtenemos el número y valor unitario de las l,!mparas buscadas al iguel que se ha recogido en el apanado XIII.6.3. Dada l¡ dificulrad de reaiizar estas operaciones en ei caso de que exista un cierto número cje íocos, a continuación procederemos a indicar unos datos tipificados de los campos deporrivos más habituaies como orientación de las posibilidades y consumos que Pfesentan estos P¡oyecios: Prstrs de te;ris v baloncesto

-

Tipo de

Po¡eÍrci¡

1000

(cuarzo-iodo)

..,,..

Ha logen uros

s92

postes de

i0 m rle aiiur¡ en brndas):

N.o de proyecloacs

Potcnci! totrl

Nivelde ilumin3ción inici¿l en lur

Por posle

lómpa¡a

VSAP

ll

16

375

100

s-l

.100

,100

51

J

/.)

t? i i;-

i'


5IST€MAS DE ALUMBRADO URBANO

-

Campos de b¿lonmano y polideporrivos (6 postes de 12 m de altura en bandas):

Tipo de

Potenci¡

lám po¡-d

Haloge

Tipo

1500 ,+00

nu ros

,100

Pot€ncir

de

inici¡l en tu¡

¿/J

l0

8,3

400

10.3

350

m

le

altura en band3s)

Polencie lotsl

\ivel

de ilufninocién

inicisl en lux

: ¿.2

2000

J¿)

Iluminación ie camoos de íutboi y rugby i-t rorrcs de 18 ¡r de allu¡a en esquina):

Tipo dc

Potencia

¡mPrr¡

H alogen

-

Nivel de iluminación

2'7

por posla

Helogenuros

¡

en

j 4 (centro) )' 3 (esquinas) 4 (centro)

N." de proveclores

totrl kW

Poiencja

3

iluminación de campos de iutbol y rugby (4 rorres de

l:im para

-

N.'de proyectores por posfc

Halógenos (cuarzo-iodo) VSAP

-

13.93

N.'dc

p.oyectores

Porencia tot¿l

po. Posle u

ros

.1'.ive I

de ilurnin¡ciór¡

in¡cia¡ cn

lur

i00

2000

Iluminecrón de campos de íutbol para enrrenlmie:t!o tJ :or--s de i6 m cn brndr):

Tipo de jmpa¡s

Potencia

I

Hrlogenuros

.

.

i000

tivel

N.o de proyeclorel

Poteñci¡ lot¡l

PO. PoSle

e¡ klv

in¡cix¡ en ¡ur

21

150

de iluminoción

Valores con arreglo a los cuaies pueden inicia.se los correspondientes estudios de anleproyecto junto con los esquemas gráficos indicados en las figuras 13.35 a 13.37. Como último dato de inrerés recogemos en el listado que sigue los datos rcferentes a los períodos de c¡lentamiento y reencendido de las 1ámparas más habi¡uales. Estos vaiores resultan ilustra¡ivos de los períodos de tiempo en que se producen estas maniobras y la potenci:ri peligrosidad que el est3blecimiento de circuitos únicos puede suponer en cl c:rso de un üorte en ei suminist¡o eléctrico 3si s93


Lurs JEsrjs ARtzMENDT

como la venlaj

a

que también en este aspecto, presentan los proyectores de halogenuros

otlos tloos de lámparas. Tipo de

r

Halógenos

o Vapor de mercurio o Haiogenurosmetáiicos

o Sodio alta

r

DISEÑO

Reerccndido cn c¡liente

Inmediato 5 minutos 2 minutos

Inmediato 7 minutos 7 minutos (inmediato ru¡¡ or ¡ o¡¡uquw ¡ / ^^^.r--^^^,1^-\

presión Sodio baja presión

XIII.8.

Período de

c¡¡e¡lsrnienlo

7 minutos 12 minutos

Inmediato ?0 minutos

Y RESOLUCION DE UN CASO PRACTICO

Así como en otias infraesrructuras, y según hemos visto en ios

capílulos

f,nteriores, es Posibie hacer frente mediante sistemas de cálculos manuaies a fedes de reiativa complejidad r' extensión, los problemas de iluminación en generai, y los de viales en particular, necesitan Ia ayuda de programas informáticos para alcanzar la precisión dese¿ble v permitir estudios comparrtivos entÍe las diversas posibilidades.

Es de toCos conocido que los métodos de cilculo Por ordenador son notable:nente mis e\acios v, por if,nto, más fiablcs que los manuales acortando el tiempo nec:sario p:rrr :l :riculo y iacriitrndo consider¡blemente ias vrri¡ntcs que lr planiiic:ción iuminosa pÍec:sf,. L: experiencia nos indice que cSlculos oue f, msno pueden Jurrr curtro horas. se rerLizrn por medio Je un Programs noderno en quince minutos y, natu¡aimente, eliminándose no soiamente una imponrnte necesided de tiempo sino también ia posibilidad de inevitables errores debido al gran número de deros que se manejan. .\demds los programas informáticos pueden determiner la distribución de las intensidades de iluminación sobre ia superficie útil independientemente de si esta represenrr un plano horizontrl (supert'icie de Ia c¡lle o c¡lz¡da. plaza, camino, elc.) o un plano vertical (paredes de los edificios, obstáculos naturales, etc-) pudiéndose además hacer girar o bascular las luminari¡s y rdaptarias a los distintos tipos de sujeción tales como brazos, báculos y postes. Los sislemas de este iipo cuya utiiización se reaiiza mediante menús hacen' por otra parte, i-nuy fácil y cómodo ei manejo de los mismos incluso a Personas no ejercitadas a pesar de los complejos desarrollos matemáticos que estos calculos conilevan. Desarrollos que están bas¿dos en matrices de intensidades las cuaies son de dobie entrada con los ángulos de orientación o azimut de los planos de distribución de la luminaria v conteniendo también los ángulos de inclinación sobre eslos Planos. P¡ácticamente sólamente es necesario, cuando pretendamos hacer un cálcuio de estc tipo, definir una cuadrícula que puede lener tantos puntos como se qulera (y, por ello. tanta precisión como se desee), en la zona del estudio, así como los datos de la luminaria elegida. La limitación que presentan estos sistemas es que los dalos luminotécnicos de las mism¿s son siempre de la casa comercial que facilita el progrrma de que se trate por lo cual es necesario sujetarse obligadamente a sus modelos come¡ciales. Mediante estos procedimientos, considerados como los más exactos, sc consigue en cuestión de segundos no solarnente Ia iluminación media sino tambión los valores de l¡s uniformidades;v, de la misma manera que pera Ir iluminancie. 'rc s

9.1


5ISTEMAS DE ALUMSRADO URBANO

1J.9)

obtienen los valores de luminancia media y de Ios diversos grados de uniformidad en la cuadricula superficial que hayamos definido. Pese a ello, y dentro del espíritu que anima esta pubiicación, tiene interés comprobar que es posible realizar anteproyectos manuales de iluminación suficientemente fiables y que consrituyen importante ayuda para el planificador a la hora de adoptar las primeras disposiciones luminosas. Es más, particularmente pensamos que la etapa de cálculo manual consrituye etapa anterior, previa e imprescindible para realizar posteriormente los cálculos programados por ordenado¡. Decisiones iniciales que posteriormente se ampliarán con cáiculos muy detallados y complejos pero siempre apoyados por esta sóiida base de parrida. Con este objeto, en las IÍners que srguen, adoDtaremos como guión de su desa¡rollo los criterios indicados en el apartado XIII.5 si bien incluyendo determinados comenrarios necesarios prra ei correclo enfoque dei probiema.

1.

Encuadre generel de la üuminación del sector.

En ei caso que a continuación se expone y debido a ia necesidad de concretar más los esoacios y componentes naturales que deben adoptrrse, nos ¡efeiremos r un sec!or urbano diferente y más limitado que en 1os capítulos anteriores ccn objero de profundizar en el tratamiento de ios espacios y poder hacer una m¿vor:eferencia a los aspectos ambientales que nos interesan. Bien entendido que, como 3n todos los casos que hasta el momento se han desarrollado, Ia sistemárica y eníoque que se recoge en las líneas que siguen, es válida para agrupaciones u¡b¿nas intyores. Se t¡ata d!' ¡esoiver la iluminación de una pequeña urbanización de caricrer residencial (figurlr i3,.+3), siru¡da en las proximidades de un núcleo urbano de mayor lmpo ancia con l:r que se encuentra unida por un vial penmerraL, vial del que parre un segundo camino de acceso a la urbanizaci.ón propiamenie dicha. Esta seguncia penetración se elcuentra diseñada en fondo de saco y sirve de elemento central para ei acceso ¡r'dado y el aparcamiento de Ios vehículos de los propietarios. El conjunto de las 'iviendas, que incluye determin¿dos servicios tales como piscinas y espacios libres y ile juego, se dispone en forma de bloques aislados de cuatro alturas en un marco de vegetación y árboles de hoja perenne los cuales se desean iesaltar pero sln elecular acción alguna en el interior del macizo boscoso, con objeto de man¡ener los alrcJedores en ei estado más natural posible. lvlotivación dcl Droyecto; bajo el enfoque integrado que propugnamos;e trattri - de resolver simultáneamente una doble probiemática. Funcronal por un iar.Jo v decorativa en un segundo aspecto pero que, ciertamente, deben de provectarse de una forma coordinada y unitaria si se desea enfocar de un forma Integrf,l lir pl:nificación del especio como un todo. P¡rece, por ranto, razonable;llnrelrs: esre doble aspecto dentro de una componente ambiental que básicamente, responiJe a la necesidad de resaltar l¡s condiciones naturales del siiio sin que se puedan apreciar visualmente los elementos técnicos v iuminarias que producen el f1u.;o Iuminoso. Por ello entendemos que la red de iluminación se encuentra integrarle en la problemática eléctric¡ general, en cuanto a que el abasrecimienro elécrrico debe constituir una red coordinada con la anterior en sus.exigencias fund¡ment¡lcs ltendidos sutrter¡áneos, ausencia de soportes exteriores v cables aéreos. centros de transformación conjuntos para ambos sen,icios constituidos por elemcnros iic tipo comp¡cro y preiabricado inregrtdos cn los ediiicios, crc..). sc:


13.96

ยก - t --.r

-.

't-

i96

-::


SISTEMAS DE ALUMBRADO URBANO

IJ.Y I

Evidentemente, ent;c los datos dc partida se conside¡a quc la seguridad vial constiuye un factor fundamcntal por lo cuai, aunque el tráfico de paso sea muy inferior a los 10.000 vehículoVdía, cifra a panir de la cual el alumbrado puede considerarse como' imprescindible, se ha considerado premisa básica la obligatoriedad de iluminar el vial. cxterior de acceso a la urbanización con un nivel de iluminación elevado para permitir un atractivo y seguro acceso,al sector' Además se considera prioritario el logmr una bucna pcrcepción general del conjunto para lo cual se tra¡ará de manifestar la relación dc contraste ent¡e la urbanización y su entorno na$ral. Condicionanre esie último quc constituye una razón"suplementaria para aumentar la luminosidad de los espacios urbanizados respécto a la vegetación ci¡cundante. segundo aspecto d¡gno de consideraciónf lo constituye la posibiiidad de ilumina¡ las zonas boscosas integradas en el sector. El criterio inicial sa basa.en que toda la vegctacióo eüstentc constituye, apane de ot¡os razonamicntos' un elemento dc dccoración complementa¡ia dcl conjunto urbano quc merece la pena destacanc

Un

pero con Ia limitación récnico-cconómic¿ dc quc no resulra imaginable, cuardo sc iuperan ciertas extcnsiones, reproducir cl ambiente diurno. Como ei alumb¡ado total dq las á¡eas verdes esrá fueri de lugar debido a su dimensión y a la incidencia cconómica que cllo supone, se buscará el reaiizarlo de forma quc sin'a de fondo

l I I

t

en el paisaje nocturno y, en segundo lugar, como gufa y orientación para la disposición de l¿ red virria. P:rcce, por tanto, eüdcnte la necesidad de proceder a ilunlinar exclusivamentc los perímetros extcrioÍes dc zona vegetal que limitan 1a red'¡iaria'

Se trrt:'rá, en resumen, dc iograr un conjunto u:bano en el c'jal ei xpecto nocturno, constituya un elemenlo de atracción para el sector y dado que, según se ha indicado en su momento, cuando la observación se realiza desde lqjos 1os efeqos de las lumin:,rias se iguaian, se considera una noñna Seneral ¡fmendablc, ei acentuar los contrasles entre las zonas iluminadas y aquellas situils en sombra o. lo que es lo nrismo, e¡rre los espacios urbanizados y la pantalla vegetal que servirá de fondo.

-

D¡tos clinr.iticos y ambientales: la promoción se realiza, como antes hemos dicho, exterior pcro próxima a un núcleo urbano por lo cual siempre es de considerar la existencia de un cierto nivel de contaminación atmosférica. Por otra Pane un factor incirlente en la elección de las luminarias lo constituye la humedad ambiental existente cn Ia zona así como las frecuentes lluvias por io que se dará Ia máxima imponanci;r a la estanquidad y hermeticidad de las luminarias así como al material constituvente de los postes. Por este motivo estos últimos se elegirán cilíndricos y de acero galvanizado. Debido a este mismo faclor ambientai, que agrava los peligros del suministro eléctrico en sus eiementos exteriores' se Prestf,ri gra-n a la red de tierra Previéndose una toma individual para cada. uno de ",.*i¿n los báculos o postes si bien a este aso€cto concreto se hará ¡eferencia en el apartado de factores de calidad de la ¡ed. En cuanto a los cuadros de proleccton y mando, los mismos se realizarán prefabricados en hormigón con tapas. de poliester debido a estas mismas consideraciones de estanquidad' T¡mbién.debe de hacerse mención, entre los condicionantes atmosféricos, sobre la existencia a cie nicblas en determinados períodos anuales por lo cuai, además de .una de incidencia en la elección ácl tipc de lámpara' se buscará el esrablecim¡ento niveles cle ilumrnancia más bien eleundos,jeúido a la reducción que esta circunstrncia

co n lle v:t

.

397


13.98

Lurs JEsús ARTzMENDt

Como es de todos conocido, el dato del valor del flujo luminoso de una 1ámpara se refiere siempre a Ia tensión de funcionamienro para la cual Ia misma es¡á prevista y, además, ese valor se obtiene a una temperalura ambiente de 25. C, influyendo notablemente sobre este reórico valor, aumentos o disminuciones ,"rp".io a Ia misma. ciertamenre sobre este dato climático, no resulta posible actuar en una instaiación exterior, pero entre ras condiciones exigibres a ra luminaria ,. ,oii.ior¿ que la misi'na incluya la adopción de esmalte t¡ansparenre y aumentar la protección contra los rayos ultravioleta, con objeto de conrrolar las fuertes radiaciones naturales de luz de este tipo que se onglnan en esros casos. Relieve y suelo: a la previsión de un tendido subre¡ráneo y entubacJo estos - rlos f¡ctores son debido drtos d,., r-rlin .í,ri..n ¡r'en er encuadre 0", características que pueden elercer ciena inrluenc¡e en el enfoque del mismo. Así, se consldera que la pendienre media del rerreno es de un 5 por 100 sin existencia de obstáculo narural alguno, que puecla plrnre:r dificulracles para ia disposición de tendidos subre¡ráneos. Trmpoco exisre un¡ ccmposición cje rerrenos quL pueda ongrnar problemas de ataoues exteriores a los circuitcs va que los mismos son de tipo arcilloso con unos ingulos dc t¡lud narural inie¡ior a ios 90o y iticilcs de excavar' En cuanto a la resistividad térmic¡ der rc:reno, considerf,rcmos oue las característic3.s del nismo se iraciucen en un vnlor .je 100. C cm,1*, I, que se podrá considera¡ una iempe¡a!ura ¡mbrenrc ¡ I m ic profundiciad Oe lS" C, Sc tendrá presente en el estudio r¡ue el conjunto je superiicie de suelo ¡ ilumin¿¡ o bien se encuentra urbanizado i¿l como sucede con ros espacios de calzadas v f,ceras. o bren estará consiiruido por cesped de densidad elevada v con un¿] coioración verde intensa cuva reproducción nocturna puede revestir norable inrerés. Respecto ai ac¡bado de los pavimentos correspondientes J ras vías de acceso ros firmes de la calzsda serán del ripo "firme mixro,¡ con i¡aramiento srrperficial de cios capas de mezcia bituminosa por lo que lo consideraremos como de fondo oscuro. en cuanto al tratamiento luminotécnico y más concretamente en cuanto al establecimrento de ios valores de iluminancia se refiere. Situación v esrado de la infraesrructurr de .rlumbradr¡: como ya se ha indicedo - este punto descansa, esencialmente, en la infraestructura elécrrica existente asÍ como en la presencja del ,,ial perimerral quc, lógicrmente, dcbe corresponi.lersc con ias características de Ia iluminación generai del núcleo próximo. Debitjo :r elJo v ¿u¡q¡s desde un punto de !ista estricto la elección Cc la lumina¡ia lclccu¡cla pudiera ser diferente, man!endremos en ei vial de acceso las características rlc Ia ¡luminación existente en los viales del núcleo uri-,ano repetidamentc cita(lo cuyas luminarias son, concretamente, de vapor de sodio cle alta presión. Medidas para conseguir la calidad de la red: la disposicrón cie. I¡ rcd seri sienrprc - de rlpo subrerráneo y en ba.ia tensión medianre un discño <ie tipo radiai realizlclo en cobre como ma¡eriai conciuctor. En cuanto al suminisr¡o cle encrgía, el mismo se realizará mediante una dist¡ibución trifásica a cu¿rro hilos y tensión l20i3sl) voltios ejecutdndose cr rendido por las lcerrs perimctrarcs ¡anto en er viar c\terior como en el interior. Dado que ias lámparas que se ricne previsto a<iopt:rr son lámparas de descarga de arta presión en ras cuares Ia tcnsio'n de arimcnracirin liene poca incidencia sobre el flujo Iuminoso. cl curl r.lcoencle en esrc tipo clc lámparas prrncipalmcnte de Ia intensidad dc l:¡ corricnrc y dcl ccnsumo rlc potcncia' sc ir:lta¡-á con espcciar cuiriado ros irspcctos c{)nccrnienlcs lLr dimcnsi.-

*¡0,"i's,l''""."0':;':t:J:.::'i,i:'ili::JJi::':l::,:H?"T;:

;i9li


S¡STEMAS DE ALUMBRADO URBANO

13.99

namlento de los conductores manteniéndose sistemáticamente ros condicionantes mlnrmos .que al respecto indica el REBT. En todo caso se comprobará que las las variaciones de tensión de arimentación se mantendrán dentro de una tolÉrancia

de +5 por

100.

Asimismo y tanto por razones de seguridad como de buen funcionamiento de armarios. etc., co rrespon d ien tes a los puntos probiemáticos de la red e incluso se dispondrán arquetas de registro de la red de tierr¡, con cerco y tapa de hierro fundiio, con objeto de controlar y acceder fácilmenre a la mism¿. La instalación de los electrodos se realizará con conductores cobre de las secciones suficientes v colocada bajo tubo de PVC.

la instaiacjón, se cuidará especialmente la toma de tjerra de los báculos,

Finalmente. en esta rápida presentación, indica¡emos que se estabiecerá el adecuado sistema de con¡rol foroelécrrico para el encendicio y epagado de Ias luminarias con los correspondienres mecanismos de contaciores, foroieiula, reioj de feserya, rnterruDtores, elc., de forma que se pueda :stablecer un exacto control de Ia conexión v desconexion del alumbrado en función de la :limatolcqÍ¿ o exigencias le :rrfico.

Z.

Diseño y cálculo luminotécnico de

reti de alurnbrado

El desarroilo de este aparrroo se corresponoe con e j _\lll.:. en el c,..:aj se plrntcatra ¿stc cstudio ,le iorma ieórica. por lo cue en su cxposicion sequi¡cmos el crde n de Ias sucesjvas e(aDas que se conrrenen :n :i mismo si ,;ie:.:. poi razones exposrtrvas, modificaremos el orden ¡nterior pJrf, un¡ me;or comorensión 3ei Droceso.

¡ l'ivel

de iluminación v gredo de uniformida<i

Según se indica en la tabra 13.1 asimiraremos ros dos viaies gue nos ocuDan

a Ios "viales de circunvaiación> v (vías v paseo residenciares con escaso rrifico. asignando respecrivamente los valores de i0 lux en rmbos casos. Esros valores son. cie¡tamcnte un poco aitos en cuanto ei vi¡l interior se reiie¡e. peio Íesponden a l:] rccesid¡d dc climin¡r cn un fr.v'.!^ ..rrñ .'r ^-^.ñ<^ .l-e:daptrci<.rn vrsu,rl que rc

produce en cl conductor por una clisminución de los niveles de iluminanci¡.

.

Lámparas seleccionadas

Debido a los condicicnantes anres indicaclos. cn ei 'ial ¿rte¡ior nantendremos las lámparas de vapor de sodio de aita prcsión dispuesras cn otros rramos cjel mismo, mientras que en los viales inreriorcs. debido a su mejor reproducción cromática.dispondremos las dc vnpor dc mercurio cic color corregicio. En efecto. conside¡am,-rs nccesana en el espacio de la u¡baniz¡ción propiamente dicha, una iluminación cle mavor c¡lidad que en el cJso anrenor va quc se rtesea Dusca¡ un contrastc iuminico cnlrc cl espacio interior v el efteriof no solirnrcnte con fespecto a ios viales sino i¡mbién cn cuanro a la Iuz y tspecto visiblc dc Ia propia lámpara. Lls lámparrs,-1e ntercurio, cn cfecto. praa"nrin una.rp;rricrrcr;r rjc cLrlor c:ilrd¡. illtit cfic:rci:r luminosa. l;rrgl'ricla. un l¡ucn rcndimicnto dc colrrr,¡ u¡t cnccnd¡do sr.:,{rrro inclLrso ¿n conrliciones j()()


Lurs JEsrJs ARTzMENDT

13.100

desfavorables aunque económicamente su incidencia sea superior a las de VSAP. Además, comercialmente, se dispone en el mercado de un amplia gama de modelos en estas lámparas por lo que sus Potencias resPectivas pueden adaptarse tanto a los viales y aparcamientos interiores como a aquellos Puntos de alumbrado mijs localizado (accesos a edificios, send3s peatonales, etc.).

o Disposición de las unidades

luminosas

Estrictamente, la disposición de las luminarias debe rerlizarie en función de sus altu¡as y de la anchura de la caizada por lo que es este factor, Ia anchura dei vial, el que habituaimente nos malca de una forma casi definitiva la geometría de la red. Sin embargo, en esta ocasión, y como de hecho sucede frecueniemenle, adoptaremos una solución de compromiso manteniendo los condicionantes correspondientes a las luminarias existentes s¡ 165 viales próximos y considerando su adecuación a la aitura de los árboles existentes que deiimitan las vias, ya que se desea destacar ia importancia del arbolado en sus márgenes. Considerando Oue la anchura de la calzada del vlal de acceso es de 9 m que la del viai interior es de 7 m adopta¡emos unas Iuminari¡s iipo biculo, en disposición unilateral en ambos casos. La anchu¡a de las ¡ceras (runque ello no haya indicado en las figuras co rrespon dientes) , es de 5 m para los dos viales Pof enrender oue esra dimensrón admite el tendido Ce todas las redes nccesarias de inf¡aestructura. Así, en principio panimos de los datos siguientes:

¡ Vial

.

exterior: disoosición uniia¡e¡al ¡nediante báculos. Anchur¡ de la c¡izada, X 9 rn anchura de las aceras = 5 m. - Aitura sobre la calzada del=punto ;de luz, H = 9 rt - Distancia de la provección del punto de luz al bordillo de l¡ rcera, Y - Iluminación media en ei vial a las 100 hor¿s = 30 lux. - Fujo luminoso = 18.000 lúmenes. Vial interior: disposición unilateral mediante báculos. Anchu¡a de la calzada, = 7 m; anchura de las aceras = 5 m. - Aitura sobre la caizada X dei punto de luz, H = 3 m - Distancia de la proyección dei punto de iuz al bordillo de la acer¿, Y = 1 m - Ilurninación media en el vial a las 100 horas = 30 lux. - Flujo luminoso = 16.000 lúmenes.

=

Im

-

¡

Relación entre Ia :rltura del punto de luz y Potencia luminos:r

Este es un paso de comprobación no imprescindible pero sí recomendabie en cuanto a los vaio¡es medios que se facilita. Acudiendo a la tabla 13.3 y examinendo la altura de los báculos comprobamos que, en principio, el valór del flujo luminoso de las iámparas consideradas que nos servirá de base para la elección dei modelo definitivo si se cumplen los restantes condicionantes, es adecuado.

¡

Luminarias

Basándonos en los datos anteriores elegiremos los dos'modelos comerciales concretos que nOS interesan del tipo iuminarias herméticaS con carcasa de polipropileno, juntas de esranquidad cn fieir¡o hidrÓtugo v cierre en pol;carbonrlo invectado. Las

?u)


SISTEMAS DE ALUMBRADo URBANo

13.101

correspondientes ai vial exterior serán de VSAp y 250 W de potencia mientras que 1as segundas se¡án de VMCC y 125 W.

¡

Cálculo de Ia separación cle lumin¡rias

Con objeto de no hrc-. rene'irj.^ ar ^'ír-,.r^ -^ar esiudio .oá.,ponái"n,"':l'i ft""Ji:::,'i."j::::"";: !'j:",TT:":-r11:: en el vial interior es absoiuramente la misma sin preséntar modificación arguna con respecto a la que a continuación se indica. para obtene¡ 1a interdistancü rie las ,^y'lll": usa¡emos ta expresión de1 flujo contenida en et aoañado 6 de XIIi.j

il:il:

oo(enlen0o los dlversos datos necesarios como sigue: ¡ Vial exte¡ior: cálculo de los coeficienres de utilización. En primer lugar procederemos a obtener las ¡eiaciones geométricrs .,K, secun,

-

S.eircion rnrerior

Kl =

Y-¡/ ", '

=

F

.r '; ,A

'

=.).3S I1r1...-1.1.

Yl

Rsiación posterior K"

- ------=-------:-= l¡

J,i

f,.\

I (l:cio

rcere.l

j

Partiendo de estos r,,aiores y considc:ando las cun.as coeficlcntes

rle uriiización de,l¡ lumrnr¡ir adoprrcia según la iieura aijunir iiigura i,1.r-) obtenemos los valores üe los l:lclorcs o coeficren¡es de utilización en ci denominado l:rcjo c¡izrda (Fu, = n,:6y v l¡do f,cera (Fu, = ¡.,6; con lo cual el iacto¡ de utiiización totai serd :

Fu, = T¡PO

I-AMPAR

P

u,

*

A ; VSAP

F u. = 0,:6

Z5O

-

0,16 = 0.-il

W.

cuRr'AS FgfC¡á€TRl CS (iCCCr lnr)

UTILIZAOOd

CTIRVAS

Y

d q a

1'

--:-

ffi+_-b_.t]{,"_ll._ \.-iil=LJt \___-_,

RelACC¡.cs:

CJ:fANOA ;i¡¡¡!"!.trAL

A¡J¡A C€ ,|vt'r.,A]E

Figure 13.JJ. Lurnin¡ria adopt:rda en el cjcmplo v cocficicnlc rie utilización. !\)

I


Lurs JEsrjs ARTZMENDt

Respecto al factor de conservación de las luminarias, recordando que las mismas son herméticas y de una excelente caiidad se puede adoptar sin dificultad el vaior de 0,87, con Io cuai podremos comDletar la fórmula de la interdistancla según la expresión:

_ o X Fu-r x Fc= 18.000 x 0,52 x 0,87 8143 ,"---ElA =-zo-=:o,te*

30xe

_. !s Oe¡i1, que con esta separación se obtendria, en principio, una iluminancia media de 30 lux por lo que toda disminución de la interdistancia entre unidades lumrnosas (por ejempio a 35 m) permirirá, Iógicamente, aumentar el nivel de iiuminancia a un valor superior. Es, por ello. frecuente proceder e la disiribución de las unidades luminosas en el vial con una sistemática disminución de las distancias, cnterio empírico cienamente elemental pero práctico a nivel de on,aproy"",o .n casos como el que nos ocupa. En efecto, la existencia de amplias cu.uos .n el trazado de viales y cruces de vías recomienda ra aproximación de ias luminarias hasta 2/3 de Ia interdistancia obrenida según cálculo. Obtenido el dato de la inrerdistancia procederemos a situarlos en planta comenzando por Ios cruces y en ei lado inte¡no de la calzada, con objeto de iluminar 1ra:oner de manifiesto como fondo ra presencia vegetal que clrcunda ra urbanización. (rleUra lr.4i i o Comprobación del grado de uniformid¡d

.. Para la comprobación del factor de uniformidad es necesario acudir a Ia realización manual del denominado .,método de Jos nueve punros> cuya ¡earización manual es muy prolija y sin interés en esta erapa del estudio. La iealización de esta.etap,a del cilculo debe posponerse para su preclsa ejecución, en el caso de ios estud¡os lumtnotécnicos, mediante el uso de un programa informatizado con el modelo concreto de la lumrnana elegida. Es frecuenre, en efecto la necesidad de introducir cam0ros en Ia interdistancia de Ias unidades luminosas lo cual, manualmente, solamente se puede realizar por especiaiistas en este tipo de instalaciones.


i(;¡,

tr 3

ff

+ ]l

t( r( .).) '\."-r-'a a,/ i \ )/ / \ F /; Lt ll '-. litt. \ / r'. .:

\) 11 l.) -'/ r' .f -. ',j I \ .l , i I -!-1. :-¡ .' =tlti :lf i-¡É

n

g0I'f I

t^_

l,l $Yr, ; -\t -¡

l+ --{|; ¡-

oHogun oovust\n1v 30 svt^,t3tsts .t.

i

-;ü:


'r-.&.

ffi

t

il il il il

d.e

1,0. Nolo¡ generole!

en rela¿ión con diEenslo¡es despreciables *.

d.istancia

5€ lñcluyen rot fé.ú¡ñot ¡ñ9let'r "'!t_otf" que es €ñFleo er ¡nie6ó<¡onq¡'

d¡3toÁ.lo

de

v "non 'ut'ofr"

su

r€cepior

En el o,qñb.odo Púb¡¡co 3e 'on3idéro l!e't€ f{ent€ túh¡ño5o et'

ii.".*i

en estas no¡¡]as esla

nomenclatu¡a que se utllüa La --¡asuOa. lundamenralmente, en el Vocsbulario i" commission lntemationale de l'Eclaüage

al

¿. ¡€ o lo Go¡t.do

'oño

t!niudl

t¡ ¡d ñovo'

ñ¿¡iño' l/5 dé 'u

punlual 1,1.9, - -queFrtrNTE PUñTU¿! uNrr$nlrx'-Fuente

emite unilornemente en iodas direcciones

Y¿

citado téiminos que no se i¡cluye! en el con Aquellos ]a 'vocabulario se han adoltado de acue¡do :lación piácrica mx usual en nuesrra del VÓ<ob!lorio Ld3 ¿éfi.¡<lon.. que l¡evon !n {d) ¿!tóñ ioñoddt de ld Co6m¡3t¡o¡ lñr.tnoilonole de l'!<lo¡tdse'

1.2.

''

Mognhudes

emitida' t¡anspor1.2.1. 1' '-i"¿a¡LvJo ENEncÉTlco.-Potencia

o recibida en lo¡ma de

radiaciÓn

ener' E¡'IcAq!{ Ra-Du¡T¡-Relación entre e} flujo -i.2.2. -i¿tico potencia consumida ¡'

emitiao y ia

'] I .

Rodioción

EN u:lA

RAlrAcróN vIsIB¡,¡ (LUz) -Radiación suscepllble "1.1.1. pt"¿""t direclamente u¡a sensación visual' Su áa tongLtud. de onda está comprendida prá{tlcaine¡re ent¡e 380 Y ?80 milimiclas'

vN¡ ¡¡¡rec¡ó¡) -@) Imagen producida po¡ la dispeIsión de una radiaciÓn en sus r'

1.11.

EsP8crap.: (D¡

componentes monoc¡omá¿icos

b)

IN:rE¡¡SDAD DE R-A¡IACIóN íDE uNA FUF'NTE 1.:.3. ' '"r"r'ot¿n DA!A).-la ¡azón ent¡e el flujo energ+ o un elemento de ii""--"t*tiao por u¡a luente, hii¡llesimal que cono un de través a i;;";;;, y el lngllo considerada' ürección ii."u po. "j" 1a ¿. sólido del cono

R.ÁrrÁNcra (DE uN ¡uN1co DE uNa suPgR¡1qI¡ rN 1.2.4. '.l.tip¡n¡co¿N o¿¡¿).-La ¡a-zón entre la i¡iensidad áe radia¿ióa, en 1a djiección dada' de un elemeDto

contiene el. punto ñi"it"ti-¡, de supe¡ficleiaque €l área de p¡oyección o¡togonal """iiáe.aao,'y sob¡e un piano perpendicular a Ia á;'i-;i;;""i"-

composiclón de una ¡adiación compleja" Elemp¡.

d. lo 5.9s^do d'!¡ñl<lóñ: 'rpé<tro 'o'tln{o' 'ipe<lt'

Rrrr¿xróN.-Ree!!'1o, por u¡a superticie' d€ u¡a -1.1.3. i"¿-r*"iott sirl variación de la f¡ecuencia de las tadla¿lones monoc¡omátlcas que la coEponen '' TRANsMrsróN.-Psso de ula rsdi ación a través 1.1.4. áa ,rla me¿io sl¡ variación de la f¡ecuencia det'las

,"di*loo"a

monoc¡omÁticas que

la

düecciÓ! coDsidelada''

d€

componeo

1.2,5. '-

mento *.

1.2.6. illdTA.\crA

o¡ n¡¡¡¡qróN.

(DE

uN

FUNTo DE UNA

sup¿¡.rrcr¡).-La ¡azón ent¡e el flujo energético p"t u¡ elemento infinilesimal de superti"-itiao Jo"ri""" &l punLo considerado' v el áre¿ .t-q""

de la €Dergla ia' po¡ iniervenclÓn ene¡gla de lo¡ria oira ái""i" en

de este elelrenio

de ls, mate¡lB ¡.

''

DE U¡{A IfACI{ITT]D ENE¡dTI'

] ?; D!¡ISIDAD ESSECTNA! '-ü.-u ¡szón en¡re esra Eagnitud' tomada eo. un corÉspoldiente a u¡a.lontiu-.rá i"¡i"ltusi!341 (o l¡ecuencla) dads' y el i¡una o!.da ¡" Atrá r.

de la disiribución espa-

1.1.6. Dr¡'usróN.-Variación cial de u! haz d€ luz que se propaga en multiples

o pasa¡ a lraves

tervalo

1.1.i. R¡rRAcg!óN.-cambto en ta di¡ección de p'o paga,ción de una ¡adiación determinado por la va' ¡^iion a" la velocidad de p¡opaga'ión en un medio óptico no ¡¡omogéneo, o po¡ el paso de un medlo

a

U)¡ PUNTO DE UNd SÜPE¡J'IC¡!).-

po¡ 1," tu¡" enire el flujo energetico recibldo un elemento ififinltesiEal de la superlicie que con' ii"n"-ai pu¡to cónside¡ado, y el á¡ea de este els

AssoncróN.-TlansforEoación 1.1.5. -

dir€cciones después de ¡elleja¡se de u¡ medio r.

I¡,-RADLAXCIA /ET¡

'1,3.

Rodiodor tó¡mico que

RA.DTAqIóN DE oRIcEN. TÉRMIco -Radlación 13.1, '- iirr'r" pot origen la excitación térmica de átomos

ot¡o r.

o

1.1.g. FI'TNTE PUNTUA!.-luente de energ{a ¡arliante 17

moléculas.,


I

+

I

so tot¿l emitidor' por una luente y l& potencla total consl¡mlda

que emlte ¡¿diacio 1,3.2. RADráloR TÉR!Árco'-Fuente nes de origen ie¡mlco'

Simbolo: r

íáAas*las laaia¡iones

l:mf.lí liq rui'$ixru """llti[*

l?.ü3ffi l-4.

"fil'o*'es

Mogniludes folomélricqs

y

rEN UNA DIR¡CqIóN DA-DAI

q

LUMIN6{ 'I 4"il. IrnE¡¡sDA! emitldo por una ;;¿; entre el llulo luminoso un cono en i*ttta, o un elemento de laeJefuente' dlrección coniiiGlil,"*ttr que tiene ¡.o¡ del la conor' (Fig 11)' .iá"r"¿". v el ángulo sólido

l' ffI'?T"';';f;ff; ''' 3" 9ffi , .l"éi?Jfl-'ff tncidentes' sea cualquie¡a

'su

xig*:: de

.

Sfmbolo: I

onda'

n cÁ-¡tDEr¡--Unidad de irtensidsd lurqlnosa' La ''='i[¿Iir -* l¡oo ¿" tt lurnlnancia por cm' del a la teDaperatura de sollditicación ;;";;-";cJ (Fig I'2)' del ;latjno '. cd' 14I

unidode:

Slmbolo:

t I

:'""i"rf.i,X1fi 'ff ,oiiiill"Í"*'l 'o.l;*'J,,#ldf p'-duc"n po¡ su ¡3termed-io ''

",1*XX\'¿;T.11":.T,?':'ii del ftujo

fl

:" i?

ti? ""ffffrTff '1"-1i'"::

O

emjtido

lumen es-el- llujo lumrnoso L4.3. -in Lut{EN.-Elsólido unidad (esteüadián) !o! una ¿"guro "i p'-i"t"^r unlJorme' que tiene una intensrqao iu""i" Iuminoia de una candela '' Sf mbolo: lm

pr

¡-vz.-P¡oducto del

l1u

jo po¡

su

duración'. Simbolo: Q

l1

¡16,

LuMr¡¡ANcIA IEN uN 1.4.11. ' -

PL_NTo DE

'; "". -La dada' de un elemento ii;i;;.;. ;" la düección contiene 1 .p-::.: superficie de ii?-it1-ti"ti elemento proyectao'o y el á¡ea del.que pe¡pendicular ¡ ""n.i,iui.¿o, .1"*""^i-é"i. sobre un¡ plano ¡Fig I 3)

de can-

EoRA (rLr\cN sEcu¡"Do)

t il

'-LL. :v 1.4.6. EsrcAcL{ LtrMlNos-{ .(DE L{y R{DrAcróN) ei flujo energético zón entre el fluio iumrnoso

t

DE uNA 1.4.?. '-'iit* E¡rq¡.cr¡ óPTrca

il

EncAcI,r -1.4.8.

urA suFER!'Icl¿

" razón entre la i¡tensidad

¡IRrcqóN)

Lutrcx L4.5. ^ -iia"¿-¿"

il il

la

ltl?"'i

m:"?tt:$

il#i":'"r*r':mxH"l";;:::f relatlva'.

1.4.4. cA¡:flDA¡

il

&lJl

energético que ex]

Sfmbolo :

il

o

"i"i" i ""

1.4.2. FLUJ' ¡.urnNoso'-La

fl

e

-Unidad a luz¡:cancidad de Iuz correspondlente -"*tti¿o (o hora una o recibido durar¡te "i"fu*u" un segudo) ¡. Stmbolo: li (ls)

iu'ál"cciOn

'

considerada

Simbolo: L

,/

./.d

dI

cor¡esPondiente ¡.

tl'¡,]jt

ble Y ei tlujo

*r"n-

rezót\

zona visi' la-La

RADTAqIóN

enirgético emitido en ene¡gÉtico total ''

LUMiNosA (DE uNA FvrN:cE)

Y

R¡NDI'

¡rc,

luml¡oLu¡'rrNoso.-La ¡azón ent¡e el flujo

14'12

r.3

ttNrDA¡Es DE lrt¡trN¡'NcrA

7.4-l2l'

ñi¿ Co'nde¡o' nar 1n2¿ro cuadrado' I

por de lumr'Eancla iecomendada Sfmboio: cd/m"

,

d

o

¡l

la C -Unidad Fc

L,4,12.2. otros unidades

por cenrlmetro cu\dra'do' stilb Slmbolo : cdlcm" sb

Cofld'elo

il il

de una supedici€ de I-m" que Aros¿i¿D'-Luminancia ^"..Át" u" llujq lumínoso toial de I' Im' p¡ese¡ran' drrec' una tumlnancia unÍforme en lodas l3s

do

cionés'

Sfrobolo:'

-LO

{.

ql

asb


Lomberl.-Lümlltranci8. de una superlllce de 1 cm', que eElte un llujo lumlnoso tofsl de 1 lm. presentando un¿ luminancla unLfo¡fne en todas di-

1.5

2. RE¡L¡xróN Drn¡c¡A (R¡cúL{¡t o rapEguLA¡t ) .*Re. flexión que slgue las leyes ópticas válidas pa¡a los espejos *. {Fig. r.5).

reccloneS.

Sl'nbolo: I Footlq.ñber1.-Lúmin¿ncia de ulle superficie de 1 lt¡, que emite un flujo luml¡oso total de I lm, pre-

s€nta¡do una lumi¡ancia u¡Lforme en todas las düecclones.

Sfmboio: ft.l

I¡uMl¡xi¡cr o rl,rr.¡dNAcfóN (¡x ux suxro pr ).-La ¡azón e[i¡e el flujo lumi¡oso lncide¡te sob¡e un ele¡]3ento lnfbxliesLmal de superllcle, que contiene sl punto conside¡ado, y el área de este elemento., (¡Í9. 1.4).

1.4.13.

-

u¡ra supllRflgf¡

Sfmbolo: E

//

,.

F¡c

15

R!¡llEóN DrFUs.{--Ref iexlón en Ia que, a e9 cala mac¡lscópica, no se manifiesta reflexión re.

1.5.3.

8!1s¡.

,,

1.5.4. RE¡I&EóN D¡rus{ uNrFoF¡¿!8.-P"€llexlón

en

la

que la lumlnsncia es la m.isma e! todas las direcciones posibles- (Fig. 1.6).

I - da : -=.6c< r.:;T

1.4.14, LUIGN poR Mr¡¡o cú-oxam, I,ux.-Unidad de il!¡nÍn¿ncia ¡ecofoendada por la C. I. E, i Simbolo: lm/m'. ]x

l.{.15. CA¡Tp-4-D DE rL!'MrNA¡qrA.-P¡oducto de la ilu¡rri¡ancia por su duración *.

Lux srcuNDo.-Unidad de cantided de iiuminancia. Car¡tidad de ilurri¡ancia p¡oducida por un lux du¡ante un segundo *,

1.4.16.

1.4.1?. EMrT,{xcrA LUMr¡*osA (DE uN puNTo Dr ufiA supE¡¡lcfE ).-La razón en¿¡e el flujo lumj¡oso emi-

tido por un elemenlo inlinit€simal de supellcie que c¡ltiene al punto conside¡ado, y e1 á¡ea de este elelcento r.

Irc l6

1.5.5. RE¡L!xró:./ c.lrA¡róprrc.\.-ReIIexión que se caracteri23 por e! reenvio de La luz en di¡ecciones ce¡canas a la que rnclde, sea cualquie¡a el án6,1^ dÉ iñ.i.lph.i, conslde¡ada *.

.lF lr

l,r7 cñbrF 1: <r!ñérfi.ié

1.5.6. FAcroa (To¡¡.!) DE

¡¡rl¡xroN {Dr uN c:u¡x¡o). Fr4lcrANcrá.-La razón entre el llujo ¡ellejado por eL cuerlo lcon o si:r diJusiónl, y el nujo que ¡ecibe'.

1.5.?. acnl.\$dsróN n¡cut-{.R.-T¡ansmisión de sin dilusión '. (Fig. 1.f).

] 4.18.

DEN5DA.D rspEc'I.R{! Ds uNA v¡cNrr'uD ¡rLco}riTftlq{, CCrÁfO EL rLUJO L(t¡frNCSO, ¡¡qCENSrt{D L'J':dINO-

la

lu7

s¡, rrc.-IJa. razón ent¡e esta magrlitud, tomada en un iqtelvalo i¡Jinitesimai coüespondiente a una longitud de onda, y dicho i¡tervalo'. 1.4.19, CuavA p¡ o¡srnGucróN ¡spEcrn{L RELATÍVA DE UNA ¡¿rcN¡n'D FOTgldTRrCA, @MO rLgJO LI'M¡NO,5O, rNr?NSDAD LuMrNosA, Frc.-Curva que ¡ep¡esenta

la rela¿ión ent¡e la densidad espectral de esta magnitud y 1a densidad esF€ct¡at correspondiente a una longltud de onda deterninada, en lunción de la longitud de ond¿¡.

Frc. l-

1.5.

Propiedode¡ folomélricos de

iq mole¡io

?

1.5.3. Tná-\súsróN Dr¡'lrsA--T¡ansmisión en la cual la luz se difi¡¡de en múltiples di¡ecciones, sin quc se maaiÍeste, a esala macroscópica, las leyes de

1.5.1. TE(sEn {TUR{ DE! @t¡n.-Temperatu¡a absolu.ta del cue¡po negro, pala la cual las ordenadas de la cur,¿a de dist¡ibución espect¡a1 de emis!ón son p¡opo¡cÍonales (o c¿si), eA 14 zona vlsible, a

¡efracción *.

l.5.9. FacroR (Tgna!) D! 1'FA."r,5ursróN (DE sN crjERpo).Le razón en[¡e el llujo lumrnoso r¡ansmitido por el cuerpo, y el flujo que ¡ecibe'. Simbolo: {

las de la cu¡va de disiribución de la radiación co¡side¡¿da, de forma que amb¿s raditciones lengan la misma c¡omaticidad..

19


0.,TRÁ,\sMlslvrD¡¡--¡actor L¡ansmisión in te¡na de u¡ espesor unidadl dec1e un abso¡lten_ re,rn condiciones en tas cualésmedlo los lf-i¡"i-á.i medto no tienen influencia..

1.5.1

1.5.11. FAq¡oR.DE ¡n¿Ns¡trs¡óu INT!8N¡. (DE uN FlLTao r-ir¡¡N'r),

rn

or. rn¡¡sv¡s¡ó¡¡ EspEqmÁr._La razón ]3;_-a.:"T. crrrrE r¿ oens¡oad especr¡al del Jlujo transmitido, y la . densidad espectral del flu jo ;;;;;; ;;;; una tongitud de onda dada¡

1.5.]!:_to::l

t.t,,f;t;

qvsr¡ ¡rA,"rcrA.-

La ¡azón enLre :, ".:..Y]^,lumlnoso cr.ruJrJ que pasa a lrevés de l¿ super.3tigi de un fitrro o una :l:i."-:g que habfa at¡avesado la ca¡a lámina, y el ruJo de .n'#"á.i.

,t

i::;'"'"jf 'iliXT",?:',:TX'#j;::".3".T';"*::: opAco.*cue¡po que no transmite ia

_."u".-

L5.26. CuERpo

::'"

coLoRE{-Do._

Cue¡po en

i: i;ie"f;ft:: :J.Tli"'

eL cual el fac_ o ¿e rertexi¿n-vaiá

1.5.2?.. Dt¡ustó)¡ pEarEcr.{._Dif usión idea,l en l¿ cu¿l ta totalid¿d

de ta tuz inciilente me¡]lente en ¿odas las direcci

;;-q;

ül

#iítJ¿

DE. 1,¡taNsMrsróN .

"" *p".tu u-i¡-¡-oii x'i;:r"1""'"':::'*. á,i:.::;

a¡cur.a-R._La ¡azón et lluJo transmitido de acue¡do con las ,entre le. yes de ta t¡ansmjjión ¡e$tlar, y el llujo lumrnoio total rncidente ¡

¡s tnÁNsMrsró¡¡ Dr¡usA._La ¡azón enr'u:o por düusión toa* i". ll: :, .t¡ansmjtido ouec¿rones (de lorma djstinta ""

1.5-14. FAqron ,

que por t¡ansmislón .egula¡), y el ilujo luminoso total incidente,

1.5.15. FAq¡oR. D¿ ASsoRqró:J {DE u:.¡ c.uE_Rro )._La zon entle el flujo lu¡¡linoso absorbido po¡ el r¡_ cue¡-

po, y el llujo que recibe.. Slmbolo: a

1.5.16. .Faq¡ori DE ABsoRcróN ESpEsrRAr.__I,a ¡azón entre_ la densidad espectral del llujo fumnoio

y la densidad espectral d.él ltujo i¡ciden_ "L ::rbigct ¡e, para una longitud de onda dada1.

1.5.17. F¡€rcR DE n¡soacróN IN]E¡.\A {D¡ uN ¡'II,Tno o ur\A rri¡úrN.{)._La razón ent¡e el nujo a¡so¡bido ent¡e ias cá¡as de ent¡ada y lumi::áso salida del -r¡iuuu.oü

lilt¡o,o

de. la- ltunina,

ca¡a, cle ent¡ada

I

y el flujo

q"u

1.5.I9,. CorErcr¡NTE

DE ABSoncióN._La ¡azón ent¡e el de absorción interna de una' {acto,t s¡.¡nal de u¡ medio, y el espeso¡ (^l) ""p. infirrir"de esta capa;.

1.5.2O FrLTRo.-Objeto que si¡ve pa¡¿ modtfic¿¡, po¡ t¡a.nsmisión, el fluJo o la composlclón esp€ctral oe ta radiaaión que lo atravtesa.. lrs¿lnguen - - .¡e de los flltroslos fi.lt¡os selec¡ivos (o colole& oos) Deutros, según que ."dü;;;;; o Do la dist¡ibución espectrat,, ABsoF¡ENrr Ngtlrxo o No sElllTlvo r FlLTTio

xEU. en el cual et f acto¡ espect¡al de :_I"r.1y9rpo l¡a.nsmisión es el

de onda..

mismo para lodas las longitudes

Flrrno sE!¡crrvo o @!oRrá¡o.__cue¡po utjli?amodlfica¡, por tmnsrnisión, ia compo ]ldo nara stclón de u¡a raAiaclOir r.

1.5 22.

-

,t

1-a

1.528. DrrusoF uNr¡oR¡G._DiJuso¡ en el cual la mrna¡c1a es ildependiente de lg dl¡ección, lusea cualquie¡a ta di.rección de la tuz i¡cldenle-il '-1.5.29. DrFUsoR EF¡Ec¡o._Düuso¡ unúo¡me el cual el l¿ctor de absorcion es nuto,_ ideal en

DIrUson s¡L¡cxrvo._Düuso! en el cual _ ias plc piedades dlusoras , depeoden ae fa fon*iua-ae onda de la 1uz i¡cide;te

1.5.30.

1.518. ABsoRTTIDA¡._pa_cto¡ de absorción i¡te¡na de un espesor unÍdad de un medio abso¡bente, en tai condicio¡es en las cuales los llmiies ¿e esté ¡neáio no tieoen niaguna i:eiluenc¡a..

1.5.21..

¡rc.

3j ...!u:* .rzlANspAn¡NlE.--€uerpo que transmire ra luz,esencialmente po¡ transmlsión con y_:.lTt?. de t¡ansmisión ¡egura¡ muyregula-r elevado. A -coá d". rat cuerpo, Ios objetos son'visibies :liyj_.. si su nr[¡oez,

formB geomélrica es adecua-da.. 1.5.24. cuEF¡o relsr,úcrm.-Cuergo que tra-nsmite la

'.

1.5:1. DIFL'SoR ¡¡¡r¡rio o r,¡o se Lrq¡tvo._D jJl:so¡ en el cual ias p¡opiedades dlfuso¡¿s son l]1d.epend.ieates d€ la tongitud d.e ,onda de u f* i""iAu"J" l.

o¡ orrus¡óx (DE uNA rL,E¡ry¡ srcrr\DAretación entre la medja ryl.-La á" las lu!.ina¡cias medjdas en los A¡rg:l-¡los "rit*eti"a -SJa ?0" y la lumi.na¡cia medida en un angulode¿.20" *" la _no¡neel, cuando la fuente secr¡ndarie rad.a está iluminada norllaimenre ., "órrsü;

1.5.32.. FAc¡oR

1.533. INDrqÁ DE rurR{cgIóN._¡,a relació¡1 elt¡e las velocldades de la lw en dos medios au própieá* des ópticas diJe¡entes r.. 1.5.34. F-{cToR DE Lll¡trrNÁ¡fcr¿ (p¡

u¡ ct¡¡r¡o xo ¿Ü¡¡¡?AIL{ CO¡III. -FU¡NTE cro¡Es ¡s?!cr¡tc.{s DE Il-rrldNACfóN y DE oag.¡afacróN).-La ¡elación entre la lustinancla d"i-"u";; conside¡ado ilumi¡lado. y observado e" co-ndiciones, y ta lumbancia ¿u u¡ ¿Uu.oi "strsner¡."io que ¡eclbe la misma, jluminaaión NOSO

LUMTNOSA S!€U¡¡D-A-RIA-

-

1.ó.

Oio y visión

1.6.1. AD.{rr c¡óN rL'¡¿rNosA¡ aDAF¡¡cróN q¡o¡¿,{r¡c¡._ P¡oceso reaLi¿ado por

el ojo n¡"nra"a ,"-"ro"iu*_ o¡a a la lurnj¡ancia o el colo¡ del caEpo visual ,.

20


!ñ"

l&

I

1.6:3: VlsróN rvr'óprcA.-Visión en la cual tnre!vienen esencial o exclrisiváment€ los conos de 1a reti¡a. Conesponde, en general, a la adaptación a luminabciBs de algunas bd/ml':

il

I

I

,i +

El campo vlsual puede s€r monocular o bifocuiar r:

1.620. Cá¡4po DE MrnADA.--Conjunto de puntos que pueden perclblrse movlendo el ojo y permanecj,en. do i¡l¡'óvll la cabeza: El campo de müada puede ser ¡fronocula¡ ó binocula¡ r.

) Cualiiatlvamente. Cap& cidad de percepción dist|xta de objetos sÍtuados

1.6.21. AcuDEz.{ l'rsuA!--a

b) Cuantitativamente, Inversa del valor en mi. nutos (sexagesiaales) del ángulo más pequeño ba. jo €l cual el olo puede todavía percibi¡ dos objetos sepa¡ados (puntos o lfne¿s) situados muy

letos.:

próximos

- ,.6.7. V"Lo"-- DE pEBq¿pcróN.-La inve¡sa del tiempo que pasa entle lB apa¡ición de un objero y la .1.

crl

i^ñ^

ticdt del ob*ñ.do. ¡ó.ndl.

*

1.6.22. Ac-oMoDAcróN--Modifica4ióD (gene¡elmenle)

se

y su percepción

subje-

1.6.23. UrBR{r A¡soLUm DE Lt'r!¡t¡ANclA.-Luminancla 1.6.24. UlaRát DtFEn¡Ngr,{L Dt tftMrNA¡cIA.-La más pequeña düe¡encia de luminancia todavfa percep-

tible r.

1.6.25. CoNTF,ls'r-E.-1. Subjetivamente.

La lijación subjetiva de la dilerencia en apariencla de dos la¡tes de un campo de mi¡ada vi9 tos simultánea o sucesivamente (por elemplo, cont¡aste de espiend.or, co¡t¡aste de color, cont¡aste sir3'luliáneo, cont¡aste sucesivo) r.

posiblemente también de color ¡.

!¡s cEr.¡F¡s.-Aptitud de u¡r

vador pa¡a recibi¡ las sensaciones de colo¡

I

2.

n.

1:6.13: Es¡ir4üro DE cór¡R.-Rldiáción de intensidad y de composici.ón espectral deter.ci¡ada que penetr¿ en e'l olo y produce una sens¿ción de color r.

@) _

ó)

con-

_ L_L. \t + L,J /2

en la que L, y L. rep¡esenian las lumina,ncias las dos pa¡tes '.

Ia sensación visual, segun la cual un¿ supe¡ficie pa¡ece emiii¡ más o menos 1ü2,

de

1.6.26, SENsBTIIDAD DITERaNcL{L.-La inve¡sa de la mfnima dilerencia ¡elativa de luminancia pelceF

o

tible'.

1.6.15. Sa"uFAsróN.-Atributo de la senss¿ión visual que permire estimai la proporción de cblo¡ c¡omá,ticamente puro contenido en la sensación total *.

¡c¡.-o)

I¡-L' L,

1.6.14. EspLE¡.Don (suBJrrwo ).-ArribuLo de

1.6'.1€. ADA-rrAqróN qno¡,¡l,T a la luz coloreada.

Objetivamente.

Las mag¡itudes definidas en el caso de t¡aste de iuminancia por las lórmulas

obse¡-

Ert. 6triburq €r .l co.te¡pondl.nté pr¡co-renrono ropto¡¡ñ.¿ol h mé9.ltsd foioF¡frl<o lcñ¡no..l¿ ..

¡ar^cñiihla.

'-{ñiñó

LuMrNoso.-Energia radiante que pe ._-rÍifr¡iei¡ars-rirruro en el ojo y produce una sensación de luz y 1.6.12. VISIóN DE

a

.

1.6.10. Vsr¡qI])A¡ D¡ e¡¡cE"cróx ¡¡ LGs @NT¡¿-srss.-La i¡versa del tieiTrpo que transcur¡e eni¡e la p!e-

tiva'.

es-

pontánea del ojo para ver un objeto sjtuado una distancia determinadanx.

abstrae del conienido menial de una imp¡esión seDsi.bl€ r.

sentación de un contraste,

t.

tcnd.ñentdlñ€nte, ¡a ogudét. yitudl .ttó ¡nfl{¡d€ to. ló..ond¡.¡oñet d€ ilsñ¡o.<lón 7 en d€ño! n.d¡do por lo3 .d¡6<t..1'-

1.6.9. VEr,ocEA¡ DE s¡NsActóN.-La i¡ve¡sa del tiempo que transcur¡e entre el p¡incipio de u¡ estf¡ru10 iuqri¡oso, y la inicia.ción de 1a sensac'ión visual que p¡oduce.,

I

a) y b)'.

necen i¡móvLles.

- i. la situación de los ob-

ñó?.o!yiÁh

combLnación de

1.6.19. CA¡6po vrsuAr.--Conlunto de pu¡tos que pueden percibi.rse cuando ls cabeza y el ojo perm&

1.6.6. PÉRc8pc¡óN.-contenido de consciencia objetiva compleja produclda po¡ u¡a iEp¡esión sensible y apo¡taolo¡res de la memoria. l,es pe¡cepciones visoales, er¡ particular, contibuyen a la lormación de representaciones que nos hacemos de la exis.

1.6.8. SENs-{cróN.-Noci.ón a¡alltica irreductible que

I

c) A u¡a

1.6.5. VISIóN !@sóprca--Visión en cond,lciones inte¡medias entre agueuas de la visión fotópica y de ,la vjsión b3ro¿ópic¿ *.

I I

objeto.

1.6.4. VrsróN r'"rsctróprcA.-visión en la cual i¡te¡vieneIl esenci.ál o exclusivároente los bEsiones de la ¡Étlna: Co¡l¿spolde; en gener¿1, a la adaptación a Iliveles de lulxinanclas i¡Je¡io¡es a algunas cer¡Éslmas de cd/m¡ r:

il

I

1.6.i8. DrsroFsro¡ qnorrÁrrc¡.-Renciimiento ano¡mal de los coiores debido: r) A la va¡iación de la fuente luminosa. b) A la vBriación de las inmedia.ctónes del

1.62. VIsróN, P¡RcapcróN 1'rsu.ú.-Distinción de 1as dlferencias en el mundo exieti.o¡ por las imp¡esiG. nes s€lrro¡1ales debidas a la luz que recibe el olo'.

1.6.2'7. ErEcrp ¡sr8oBoscóPlco.-ModiJlc¿ción ap¿¡en-

te del movimiento real de un obieto, cuando este movimiento, que tiene una cierta pe¡iodlcidad, es v.sto bajo una llumina€ión va¡iable de pe¡iodo aplopiado'.

Adapiación deI ojo

b) lstado final de la adaptación dei ojo a la luz coloreade t-

1.6.28, DEsLlrMBR¡-M!rNTo.-Una condición

de visión

existe incomodidad o disminucÍón cn la capacidad pa¡a disti¡guir objetos, o ambas co sas a 1a vez, débido a una lnadecuada distribución o escalonamiento dei lumina¡'¡cias, o como conse'

cn la cual

L6.1?. RE¡mR4rEnm DE r.os c!3r¡F¡s.-Ínf luenci¿ de la dist¡ibución espectlal de i¿ raüación sob¡e el aspecto de los objetos iluminados".

2I


cuenci¿ de con!¡asLes excesivos

en eI tlempo

'.

en el

espa4io

l.?.i1. CÉ¡,ul,{ ¡\v¡oElÉq¡nic.\.-Dispositivo en el cual 1a iuz que reclbe produce directamente un electo

o

eiéctrico susceptlble de ser medido '.

1.6.29, DESLU¡,@aAMllNTo eEB'!'fJF3.aDoR.-Deslumbra"

miento que empeo¡a ]a visiÓn sin causar neces¿' ¡iamente una sensación desagradable'.

1.6.30. DEsLL.¡asAMlENm rNcóMoDo.-Deslumb!amiensÍn to que produce una sensación desag¡adable empeorar la vislón de los objetos *. r!

1.6.31. Drstu¡@nÁMrlNTo cEcADoF.-Deslumb¡amjento tan intenso que no puede verse ni¡grl¡ obleto

du¡ante

un tiempo

¿Preciable r.

1.7.12. FAq¡oR DE coFREccróN DE cPLoR DE uN FmoltrTRo.-El factor por el cual se deben multiplica¡ 1as lecturas de un fotómet¡o lisico dado, pa¡a una luz de distinta composlción de aquélla pa¡a la cual

se caiibró el iotómet¡o ¡

l.'7.13. ENs¡Yo Dr DunAcróN.-Ensayo en el cual las Iuentes lunlnosas funciona¡1 en condiciones y du¡ación espeslllcadas y du¡ante el cual la5 medldas fotomét¡lcas pueden hacerse en lntervalos de tlem-

po esPecllicados

1.6,32. DEsLTtMBF.{"aíEl{To D¡¡:Ec:¡o.-Deslumbramienlo

debido a un objeto lumi¡oso situado en la misma o cas! en la mlsma dirección que el objeto a pe¡'

E3¡oa D¡L cosENo -E¡Tor en l¿ lectura de un luxómet¡o debido a incidir la luz muy incli¡ada sobre le superlicie de l¿ célula fotoeléct¡ica.

1.?.1.4.

cibir *..

1.6.33. Drs¡-l¡tr9n¡,vMM¡'DlREcro.-Deslumb¡amien' en disti¡fa to debido a u¡ objeto luminoso situado di¡ección que el objeto a percibü *.

'1.8.

ó!.-D eslumbra'

1.3.1.

1.6.34. DBSLUIGRá¡f rENTo PoR a¡fl-¡xl

miento producido por la reflexión especular de la luz de una luenle, palcicularmente cuando la supe¡ficie donde se lelleja es aquella que se mira, o está siiuada en sus inmediaciones'.

'l

.7.

Folomelrío

y

<olorimelrío

!.?.1. PAT8óN p¡trMAÁIo.-Fuente lumir'losa pal¡ón con' lorme a una especilica4ión n. 1.7.2.

LÁMPARA PA:CRóN sEcui\aDARIo

-¡uente de ca¡acte¡isticas totoméi¡icas constantes

I

lumlnosa

de energla

t .3.

1.7.4. colonrMr¡Ri¡.-Medida de los colores, hecha nosjble por las propiedades del ojo y establecid.r sob¡e bases convenidas t.

I

1.?.5. FqroMqrFiÁ vrsrjA!.-Procedimienios fotométrlcos, en los que se utiliza el ojo pa¡¿ efecluar lls

o lo emitión !¡ iluñiñocióñ, éri. ño<ióñ 5e liñit¿ 9e¡"o¡heól' dc todio.io.€t vitb¡e3 o p'ó1iñdr ol €!p€'r¡o Yit¡blc ''

l.8.á. INc.{ND¡scENc¡A-Emisión de ene¡gia ¡adiante visible que tieite po¡ orlgen la excitación de átomos o de mo]éculas por via térnica' '' 1.8,6. ELrqrAo-LUMrNlsc¡NqIá.-Lurniniscenci¿ de los sases bajo la acción de una desca¡ga eléctrica' Éste térmi¡o se aplica lambién a la lumi¡ise€ncia de cieltas sustancias sólidas bajo la accÍón de un campo eléct¡1co r.

¡

I

l.?.6. !'om:G-¡¡i¡ FisIc.r.-Procedimientos fotométrÍcos en los cuales las medidas se electúan por medio de detecto¡es lfsicos t.

I

i.?.7. Foró¡@rno.-Apa¡ato que si¡ve p¿ra medir mag' nitudes fotomét¡icas'.

u:1 ¡- 3:FLuoRrscENcrA.-Lumiiliscencia que pe¡sisle (tiemexciLación la de después corlo riempo muy

po inferio¡ a lG's)

1.9. LómPoros

1.?-3. INTEcF,l¡on FororrÉTn¡co.-Aparalo que permite

I I

!. Luv¡NIsc¡¡rCfA.- Fenomeno de emisióo por la mateda de una ladiación electlomagnética, en la cual la i¡tensidad para dete¡minadas longitudes de onda o pequeñas zonas del espect¡o es mas fuerte que aquella debida a Ia radiación Ce origen térmico de esta, materia a la misma tempe¡atura La radiación es ca¡acterÍstica de la materia del cuerpo efniso¡'.',

I

i.9 --

delermi¡a¡ el flujo luminoso medi3nte una medi' da única r.

I.1.10. LuxóMET¡o.-Apa¡alo

(lue sirve para med jl

1.

in.cndescéntes

l. LíYPA-R rúcrnlc¡ I I|¡CANDESCENTE -Lámpara medio f. c"uf la emlsión de :uz se produce po¡ po¡ el "" pone incandescenle que se de un eue¡po Paso de una cor¡iente eléct¡ica¡

l.?.9. Esp¡srRoFc[óMErRo.-¡otómet¡o pa¡a deterrnilta¡ la composición espectral de una radiaciÓn * mincncias *.

'.

1.8.3. LivPA¡ .-¡'uente luminosa áitiflcial consl¡uid.a con objeto de P¡oduci¡ iu¿"'

mario ..

venios *.

I

luz

1.3.2. ¡UINTE sEC'u¡\'D.{¡I.A.-Supe¡f icie u objeto que' no emltiendo luz p¡opia, recibe la luz y la ¡eenvfa po¡ 10 menos parcialmente, po! rellexiÓn o por t¡ansmisión ".

y rep¡}

1.?.3. Fofii¡,qrRí4.-Medida de magniiudes ¡elativas a las radlaciones evaluadas según ta impresión vi \,..1 r'ó.1'r.id. i^r á<ra. v basad3, en CiertOS cOn.

il

lo

Producción de

FUENTE lvMrNosA rarll{alÁ.-Superlicie u objeto que emite luz p¡oCucida pot una translolrnaciÓn

ducible, que si¡vc pa¡a las medidas lotométricas' y en la cual, ]a i¡t€asidad lumi¡osa (o el llujo luminoso, o la luminancia), se Cererminó por com' par!,ción (di¡ecta o indi¡ecta) con el patrón p¡t-

^^hnóro¡i^ñoc

'.

r'

ilu-

22

rtATLaDÁ -Lámpar¿ difuso¡3 po¡ la ru' de la pared inlerna o externa del vidrio áe la amPolla'l

r" LÁupAn-A '*oai¿ua


1.93- Li¡dp.{RA opAL--Lámpa¡a en la cual la materia de la ampolla es en lodo o en pa¡te de su espesor dtlusola de la luz r.

Lg.{.

LÁMpA¡A IPALIZAD/' rl"rEzuofi.-Lámpara

'.

en la cual la ampolla está parcialmente metalüada inte¡ior o exteriormentF, de lo¡ma que emite la luz, gracias a Ia reflexióh, en determiir.adas direcciones ¡.

1.9.5. L,{'vpé¡¡, ¡eÍAlrz{DA.-Lámpara

1.9.6. IÁMpARr coN asFl-¡qroR.-Lámpa¡¿ que, po¡ la íorma de su asrpolla y por su metallzaclón pa¡-

cial, concertra la. luz en un haz..

vapores r.

I,A.@-{F.1 (DE v.rpoR) DE

vierno) ¡.

l.l I .

soDro.-Lámpa.¿ de dee

la cual la luz es producida, er] su maya¡ palie, por ¡adi&ción del sodiot.' ca¡ga en

1.10.3. Lá}fpa¡,r (Da vapoB) DE lrERcv¡l¡o.-Lámpara

1.11.3. VE)A

)

DE

lra¡lcuF¡o

y.{poF)

DE

l4tRquFro DE ÁLTA

1.10.5. L,td¡A¡A

(DE

DE MUY AI,TA

L No!ñorñents s¿ flid s¡ p!r.eñtojq d¿l 75 9¿ P¿¡q lot r!bo! y ¿et 65 96 pdto lét lóóPorót d6 toeot d€ ñ.t<!rio. ¿. Con l¡e<!eE.l6, lo3 fqb.i.oñret de ló.iPo.ot d. der(orlo d.n coño yidc ú€d¡o do é!1.. ld vido útil.

i.11.4. PosrcróN D¡ 1'!r{&1Jo Dr uN.l L$rpÁF-a.-Posición

PP.E-

s¡óN.-Lámpa¡a dé vapol de me¡curio, ¡evestida o no de una susta¡rcia luminiscente y en Ia cual, du¡ante el funcionamiento, la p¡esión es del orden de 1 atm. r.

td

m

D€ nEE¡:CEMDroo.- Pe¡Íodo de :iempo que t¡anscu¡fe desde que se apaga un¿ lámpa¡a h¿sra que emiie el flujo luminoso máxlmo, al dev conectarla y conectarl¿ inmediaiamenle a 1¿ ¡ed ¡a enrrrfr

rr:Rco.-Lámpara de desca!.

1.11.8. ConarENTls DE.{.RRAxquE.-Es la corrÍente mq' dia que absorbe la lámpa¡a du¡ante el tiempo de

1.10.9. LÁMpA¡A DE xrNóN.-Lámpa¡a de desca¡ga en

la cual la luz es producida, en su mayor palte, por radiación dei xenón.

encendido.

1.11.9. CoRRITNTE NoMrñA!.-Es

la co¡riente que

ab-

sorbe la lámpara iuncionando a la tensión nominal.

NróN, DE EElro, DE ¡¡rrEaóclNo, DE G.{s c.1¡róN¡c!.-Lámpara de descarga en la cual ia luz es producida, p¡i¡cipalmenle, por la radiación del neón, del helio, del ni.l¡óge¡o, del gas ca¡bónico'. DE

1.11.10. T¡NS¡óN Dü c8B.{lo.-Tensión eléct¡ica minima necesari& pars p¡oducir la descarga enl¡e los

elecllodos de una lámpa¡a de desca¡ga.'.

1.

f uBo quonrscENTE, r,¡Lvp.r-at rr,uon¡sc¡¡¡¡¡.Lámpara de desca¡ga en l¿ cual la luz es emitida. sob¡e todo, por una capa. de mate¡ia lluo¡escente exciJtada por jas ¡adiaciones ultravioletas de Ia desca¡ea ¡.

1.10.1

éló.rri.á

1.11.7. T¡NsróN No¡{rNA!.-La tensión que debe apl! ca¡se a Ia lámpara pa¡a que sus caracte¡lsticas de iuncionamiento sean las que da su fab¡icante (valo¡ eficaz de esta tensión, si es corriente allerna).

ga eq la cual la longltud del arco es de una ma3nitud varias veces mayor que su diámelro.

L10.10. TuEo

t

1.11.6. TrFrfpo

1.10.?. LÁMp¡-R-{ DE Luz ¡@zcl.Á.-Lárfipala de me¡culio en 1a cual el elemento estabilizador de la des. carg", es un lilamento de 1ámpar¿ incandescente situado dentro de 1a ampolla exterior. DE Anco

ot rotrra

¡ed de enelqla eiéctrica hasta que emite su flujo iuminoso máximo.

inte¡ior de la ampolla está regubielta de n1aterias fiuorescenres que permiten correglr el color de la iuz emiti.da.

\

Lott)y4La

ente.

1.11.5. Trr¡tr¡o Dr ¡¡crñDno.-Pe¡lodo de tiempo que t¡anscure desde que se conect¿ la lámpara a 1a

1.10.6. LA}{rarA (DE va¡oB) DE M¡FcuRro -DE coloa con¡.¡cDo.-Lámpa¡a de me¡curio en la cual Ia pa¡ed

LÁ¡a:pa:R

D! UNA L{.M?¡,R4.-Nú¡le¡o de horas

flujo iumi¡roso igual o superior a un porcentsje dete¡rrlj¡ado del llujo iuminoso ini.cial.

p¡¡sróN.-Lámpa¡a de vapo¡ de mercu¡io en la cual, duranre el funcionanaien:0, la p¡esión es muy elevada (del orden de 10 atm. o más) '.

1-10.8.

úI]!

durante las cuales las lámparas, funcionando a su tensión no¡mal, conservan, por rérmi¡o medio, un

la cual la luz es.producida, en su mayo! parte, por radia¡ión dei me¡cu¡io'. (DE v.1ioR

de

1.11.2. VIDA !@L{ (DE UN LOTT) DE UNA Lf¡fPAiT.-LA ra¿ón entre ia suma total de horas que han funcionado las lámparas hasta su inutilización, y el númelo de lámparas.

de desca¡ga en

1.10.4. LÁM".r¡,r

Corocterí¡lico¡ de los lómpotos

fluJo lumil]oso que e¡oite una lámpara después ira¡iscurrldas cien ho¡as de su vida. NotñalBcnté ¿r.l ft!lo que iñdi.o el f.bri.ant¿

Ia cual la

luz es producj.da por desca¡ga eiéctrica en un gas, en un vapor mecálico o en una mezcl¿ de varios

1.I0J,

1.10.13. Tulo -rLUon¡sclNTE PA-tlA BAJA TE¡{PE¡ATUR{.Tubo fluo¡escent€ que, por sus cara.cterfstl.cas constrdctivas esleciales, es adecuado pa¡a encender y lunclon&r a temperatu¡-as relatlvamente baJas (9, 0' C o menos, por ejemplo, en el extedor, en in-

1.11.1. FLUJo (lrrMrNoso) !Nrc!A! DE uN,r ú¡(p.{¡A.-El

descorgo

1.1.0.1. LÁ¡@a8A DE DEScAFoA.-Lámpa¡a en

y

ñi ¡.ño.lM<.

-..

de

una deig&da capa dilusora (de sfllce, por ejemplo)

gases

mediatar¡ente después de conectarlo, sln oscilacio-

en la

cual la ampolla está revestida inte¡lormente

1.10. Ldmporor de

Tu¡o FLvoRrscE¡¡T¡ D¡ A¡&a.Nqu¿ INsaANaj.Ír¡.-Tubo tluorescente que, por su const¡ucción y los apa¡atos auxj-lla.¡es utiuz¿dos, enciende i¡-

1.10.12.

LlL.1l.

TEr'¡sróN DE sER\rrcro-Tensión eléct¡ica enlre

los elecllodos de una lámpara de descalg¿ .funcionando en !¿gimen estabilúado (v¿lor eficaz de esta tensión, si q¡ co¡riente alte¡na)'.

2J


-r 1.12,

Componenles de

de una lámpa¡a 1.12.1. CuraPo LUMlNoso.-La parte incandescente que emite luz *. 1.12,2. Frr¿¡.rExro.-C

oD

ducto

r filío¡r'ne, ordi¡aria-

mente de tungsteno (o carbón), el cual se pone ilcandescente po¡ el paso de una co¡¡iente eléc-

trlc&'.

1.12.3. AMAjr.r.A.-Xuvoltu¡s t.aÁsparenle o t¡anslúcida que contiene el cuerpo luminoso * 1.12.4. ¡-¡eor¡-A cl"1¡Á.-Ampolla Í¡colola rente e las ¡adla¿iones visibles *.

y

transp&

i,12.5. AM"o'-r.l MATr.*Ampolla tratada inte¡iormen' te para da¡ una llge¡a dilusión a la luz¡.

1.12.9. CAsQUrr¿o EDrsoN.-Casquillo en fo¡ma de to¡'

nillo *.

o con piiones, los cuales encajan en las ranura-s del poltalámpa¡as'. 1.12.11. c¡squl].lo GoLlAr. - Casquillo de rosca g¡ande t.

1.12.10. CAseulLr¡ raYoNEl'-A.-C asquill

1.12.12. SopoRTs.-Hilo meiálico desii¡ado

a sostener

el lilamento de una ltunpa¡a'.

1.12.13. PoRTéLÁM"A¡.{S.-Dispositivo destin¿do

a

le'

cibi¡ el casquLllo d€ una lámpa¡a y aseg!¡a¡ sua coneúón co; el ci¡cuito eléct¡icc de alimentación 1.12.14. Er.EqrFo¡o PRrNcr"ar.-Electrodo por el que pesa la corriente de desca¡g¿ t. 1.12.15. Eltc'rÁoDo DE c€3é¡o.-Electrodo aurilittr que sirve para el cebado de la lámpA¡a'. 1.12.16. El,EsrRolo cAuENTE.-Electrodo de una lámpa' ¡e de descs¡ga funcionando en régiaen de arco"'

1.I2.1?. SusrAxctA Lr,'MrNIsc;NTE.*us¡ancja (gene¡al' mente sólida) susceptible de producir lumi¡iscencra r.

condiciones preYias para ceba!

:t

la

descarg¿

''

1.12.19. CEBÁ¡oR.-Dispositivo que asegura el precalent¿mlento de los elect¡odos y, conjunta¡nente con

la bobina de inductancia en serie, p¡ovoca, por una sobrelensión, eL encendido en las lámparas de desca¡ga, especialmente de las lámparas fluo¡eScentes

A

minolecnio

1.13.1. Aru¡@F¡Do cE\E¡¡1,.-Alumb¡ado de

un

espa-

clo sül teae¡ en cuenta l8s necesidades palticulares de clertas zonas determbadas r.

i.t¡:. e¡,v'¡on¡¡o r¡cA!¡zÁDo-AluEbrado que tiene lor obleto ¡eforzar*. la iLuminación en clertas zones deierninadas

1.1

3.3. A!r,'¡@RA¡o DrRrcrDo.-Alumb¡ado ef ectuado de lorma tal que 1a luz que Llega al plano de t¡abajo, o a un obleto, p¡oviene, der. lorma p¡edominante, de una dl¡ección Principal

r1o

proviene de una di¡ección p¡tncipal t.

lRorEcc!óN.-Alumbrado de "oRo de un objeto, ¡ealiz¿do con una zona lil¡itada, ployeclo¡es de gran abertura angular para conse'2j¡ au¡enLa¡ conside¡able8lente su iluminancla i. én ¡elación con la de sus inmediaciones

1..13.6.

ALttl@F¡lo Rr¡scDo.-Alum¡rado en

el

que

sólo se uilliza parcialmente ia potencia lumÍnosa instalada, ajustando asf la ilumi¡ancia de ia zona a las necesidades Ce cada momento. uti¡i!6 en €l d¡unb¿.¿o públl.o norñdlnénr€, o P"tl' d€ lót 24/l hat63, ¡o!tq q!e srkie sufl<l€¡t€ l!: S¿

"¡!'nd

1.13.?. CunvA !E DIsrRIrUcroN DE rNT!!\SDA.D, t--uRv.{ Fqro¡rÉ'r-FicÁ.---Curr'a, generalmente en coordenada.s pola¡es, que representa la i¡lensidad lumi¡osa, en un plano que pasa por 18, luente, en lunción del ángulo for¡nado por el vecto¡ de i¡t€nsidad con una dirección dada i. d) Este plano es casi slempre un plano me¡id.iano cuando la luenre lumi¡osa' posee un eje de simetrf a t.

b) El polo de la cu¡va pol&r se supone sltua" do en ei puato que represeuta la posición de la fuente lu-¡Iinlsa *. c) Cuando la dirección de referenci¿ es 14 vertical, se toma como origen la parte ilferio¡ de ia mism¿'.

l' I3-4. SupERfrcIE DE DfsrzuEuqlóN DE I:'rrENslD.q.D Sd

¡'oro!4Ér€lco.*Es la supe¡ljcie fo¡mada po¡ los ext¡emos de los vecto¡es dibujados partiendo del mismo o¡igen y de longitud propo¡ciona'l ¿ ia intensidad luminosa de le iuente en 1a di¡ecciÓn cG LrDo

r¡espondiente *.

1.12.18. D¡srosrrlvo DE c:aBAto--Apa¡ato que clea las

I

Lu

1.13.5. A:LUl@F¡¡o

trico de alimentación t

I

1.13.

DE vIDFlo DuRo'-Ampolla hecha con un vid¡io especiat de Lrn elevado punto de fusión *.

1-12.8. CAsQUrr-1o.-Pa¡te de la lámpa¡a que sirve pa' ra fiJa¡la a1 soporte y conectarla al circuito eléc'

t

ll .¡ d¡rpotiflyo.r d€ r¡eo óhml<o !. déñomln6, e.nc¡oró€nre, r¡ er d. tleo i.<lu.rlro, tcd.t.ñ.¡o. .¡loblll!6dor;

1.13.4. Al,rj-ülsnÁlo Dr¡lso.-Alumbrado en el cual la luz que Uega al plano de t¡abajo, o a un obJeto'

1.12,?. ¡"uPol-r.a

N

des-

carga,

la cual una pa¡te de su superlicie está recublerta, intedor o exteriormente, de una capa metállc&, por eJemplo, plateada, pa¡a reflejar los rayos luminosos n.

1.12.6. -¿-vpou,A NrET,ll-Iz,LDA--Ampoll& en

I

ga pa¡a el cebado y ls, eslabilizaclón de la *.

lo: lómporos, opordlos duxi-

liore¡

'.

1.12.20. REAC!'ANCIA, ESrAIILIzADoR, APAn¡io Aux¡LIA¡ Dispositivo empleado coo 1as lámpa¡as de desca¡-

rsolux.-Luga¡ geométrjco de los

puniluminancia que ig:ual tienen '' tos de una superficie

1.1.3-9. CIIRVA

1.13.10. FAC¡OR DE VT¡L¡ZACÍóN (PA¡A UNA

SUPER¡'TqIE

que uttt -*cr^.-La relaaión eni¡e el flujo por las y el emitido dada, la supe¡licie a llega

o.,o^),

lámPa¡as'. Dq EFI' f.i3.11. RTNDTMIENTo DE UNA L(rM¡N'48I4, naqroR por 1a cAcIA.-La ¡elación entre el llujg emitido i luminaúa, y el emilido po¡ la' lámpara


1.13.12. FAC-¡!n (!trEDIO) DE IJNIFOR!1{rD-{D DE l1-UlflNÁ'

SUPE¡Í.IqIE DA¡A),-LA i¡e la iluminación mlnima y la iluminación media sobre ul]a superlicie d¿da' (SOBRE UNA

cróN

1.14.11. LuMTNARTA '¡ENTIL{l)A.*LumlnariB a traYés de

is, cual circula el ai¡e debido a corrientes de con-

TEIACIóN EN.

veccion. 1.14.12. LrrñNAiR¡A EsrANc,\ a

la entradB de los conductares del cLrcuito de alime¡liacióa *.

topas necesarios pa¡a

tle Ia ilumi¡eción mlnjma y la iluminación má-

xima sobre una superficie 1.13.14. FrCl"OR

DÉ! AU¡ÍIENTO DE

d¿da

UN PROvTCTCR.-La re-

PA.RA IlrrM¡NAcróN.-Lumi¡aria que concentra la luz en un éng:ulo sólido detemlnado, por un sistema óptlco (espejos o lentes), para óonsegulr una iltensidad lunlnosa eleYeda ¡.

1.14.13. PsoYTcl'oR

lación entre la mÁxima i¡iensidad luminosa de un p¡oyecto¡, y la j¡tensidad eslé¡ica media de su lámpara r.

1.13.15. FAcron DE @NasRvAc!óN.-La relaclÓn ent¡e

la iluminancia que propo¡ciona una i¡stalaciÓn nuev¿, y Bquélla que p¡oporciona 1a mjsma i¡stg. la¿lón después de un dete¡ll1lado perlodo de uii' llzacióq. (0, algunas veces, la lnve¡s¿ de es¡a. re' lación) t.

',|.14.

Luminorios

y

lsr'¡rlr¡o o MATr¿¡o.-VId¡io t¡a¡sparente cuys superflcie ha sldo mateqda por un tratanlento mecánico (choro de arena) o qufmico (ácido) *.

I.14.14. VDRto

VEnlo oPár.-Vid¡io muy difusor, de aspeclo blanco, lechoso o g¡j.sáceo' La düuslón se produce en la masa del vidrlo r.

1.1.4.15.

su5 comPonenles,

1.14.16. VDzuo r¡,1NslÚcrDo.-Vidrio poco dü1¡so¡, a

1.14.1. LuMTNA¡r{.-Aparato que distribuye,

liltra

trayés del cual los objelos no se ven disti¡lta' mente'.

o

c¡ansforma la luz emriida po! una o varias Iámparas y que contiene todos los accesorios necesarios pa¡a fija¡ y sostener estas lámparas y conec' t¿.r'las al circuito de alimenta4ión a'

1.14.1'í. VrDR¡o DoBLA.Do-Vidrio iormado,

opalesce¡te

1.14.2. LuMTNA¡IA srMÉTnrcA.-Luminaria que ¡epa¡te simét¡icamente Ia luz (en lela4iórr con un e.le, por ejemplo, o uno o más planos de sioet¡Ía)'.

f.i4.20. R¡Fl-Esro3.-Dispositivo que sirve pa¡a modifica¡ el ¡epa¡to esparlal del fluio lu¡dloso de una fuente, utiliza¡ldo eseacialmente el lenóm€no de

1.14.5. LuMrNA.ara E--.TENsúr.*Lumina.¡i& que repalie

DlrusoR.-Disposliivo que siree para modilica¡ el reparto espacial del flujo lurrrinoso de un3 fuente, utiliza¡do es€nclalmente el fe4ómeno de difusión'.

1.14.21.

un haz ancho ¡.

1.14.6. LTTMNA¡rA (<c!-!Qry)).-Luminaria que dist¡ibu'

ye ]a luz de manela que suprime, p¡á¡tic¿mente' ia totalidad de los rayos lumj¡osos, que fo¡man con su eJe (perpendicular a1 plano de ]a calzada) u¡ ángulo superior a ?5".

1.14.22. P¡,\T¡uL{.-Protecc!ón, que puede sar de ma"

teriales dive$os opa4os o diluso¡es, que fnpide la vjsión dl¡ecta de la lámPara t.

1.14.'7. Lr,'¡6rNA¡L{ (ñoN

c'rxroro).-Lumi¡aria que no supriEe ni¡glno de los rayos luminosos emitidos por debajo del plano trorizontal qúe pasa por su

1..14.23. PANTAT,L{ axrÉEslljMBRAxrr'-P¡oiección, constituida por eleBentos transhlcidos u ope¿os, que

iBpide l8 Yisión directa de la lámpala baJo un

déñhéfri¡!ó

ángulo deterrai¡ado *.

85'

con su ele veÉic¿l, la int€nsidad lumj'nose alcanza

todavla un valo¡ de 1/3 a 1/2 de

la

1.14,24. PAxrAlJ,| DrrusoR{ T8áxsl{tqrDÁ.-Panta11a de

intensidad

m&te¡ia] tralslúcido y de gran superficie que re' cubre las lásrpa¡as, en u¡a ]u¡fli¡ra¡ia, dist¡ibu,'endo su flujo lumi¡osa soble una extensa supe¡' ficte pa¡a reduci¡ I¿ lumirlancia '.

máxúrla. 1.14.8. LUMINA¡-IA <sE1fl cu1*oFF)).-Lutni¡a¡ia que su' pril]]e los ¡ayos lumlnosos, que lorman con su eJe lperp€ndicular al plano de h. ca,Lzadz) url engulo superlo¡ & 80/85". 1.14.9.

LUMTNA-RI]I

1.14.25. VDRro !E PaqrrccróN.-Farte transparente de una lumi¡aria, sblerta o cerrada, desthada s proteger las láEparas del polYo, suciedad, o del conlacro con llquldos, vapo¡es o g4ses *.

Esra¡cA--Lunina¡ia p¡ovist¿ de la la penet¡ación de la

protección neces¿.¡ia cont¡a

lluvia r.

1.14.10.

LLTMTNARTA

coloreado *.

fuente utilizando el lenómeno de reira¿ción

1.14.4. Lu¡4rN¡8rA INTENsIvA,-Luminaria que concen' t¡a la luz en un haz estrecho *.

En la dirección que lo¡ma un á¡gulo de

o

r.r+.rg. n"""oqloR.-Dispositivo que íl-rve pa¡¿ modj,' fica¡ el ¡eparto espa¡ial. del flujo lr¡ml¡oso det. urls

1.14.3- L¡J-.4rNA.RIA AstrdTalc.{.-Lumina¡ia que reparte asi-alétúcamente Ia luz t.

.r¡tró

PRsl:tcs¡oN.-Rejilla que p¡otege o una lumlnaria, o impide ia caida de irozos de vidrlo procedentes de la ro¿u¡a de la l'ámpa¡a o lumi¡aria t.

1..14.26. RBJrr-r.a DE

A

PRU¡BA DE

menos,

designa L14.18. Vq)Rro ¡ucoso.-1'érnino geleral que ¡. un vidrio de superlicie modelada o rugosa

rr.rtónd¡.ñt.r.

1uz en

al

por dos capas dilerenres, genelalmente una capa ie vid.¡io transpa¡erlte y otra cspa de vidrio opal,

o€b€ ho<.8€ !€3atto' qú., de d<!.ido.on lo d.flni'tóñ d'-lo c. l. E., ld t!ñiné¡iq d€b6.ont.n€r el ó tot gorld¡óó9dtot co'

la

r¿ rN¡rrRsróN.-Lum¡1&

ria apta para funcionar de manera duradera sumergida e¡] el agua, y que contlene los prensaes-

T.].3.13. FACMR EXTF.ÁAIO DE UNIFoRiVIDAD DE ILUMINA. c!óN (soBFr uNA suPEn¡'rcrE DADA).-La relaciÓn en-

mecánlcam€nte una lámpara

cEoR¡o.-Lurli¡ana

p¡ovista, de Ia p¡otección necesaria para impedir l¿ penet¡ación cie agua p¡oyectadai. ?5


1.15.

ent¡e en se¡lld.o rrormal e la llne¿ del bordulo' (!19' 1s)' ésts y el centro de Ia fuente de luz

tosloloción,

SEPAn^qóx or¡1.15.1?. --

l" i"¿-g"".t"f

mFii

"

u'htf;t?'T*1:ü:i::'.'

CONDUCüóN DA ENERGLL- -Es

r.I5I. '

de dist¡ibución de

tos de

el conlunto de la

:?".f;l?.'?""1 ;,13ffi f '.#'I'n"'f.i#i# de luz'

''

il

"Ll""#T l&;:í;',:,:'H,iü

il

::'i,:'[:'j:,:"T"]::""':.'j":]:::.:'

oort"temP^t.s del Punto

i". :x'#"Tff:" "

DE !uz) PorExcrA !u!c!¡ics'{ (DE L'N PuNTo 1.15,5. luz' ^ 'l"olopunto de por el iuái"oto emilido

-El

! ::.'.,''fi:';:"ii"''il"''' 'ff ;"f \""'iulYJff"'3

'.";l;,H"?ii,"'Ti:i^"ilff en el punto de luz' üáí"ñ

ñ¡^!Iu8¡

i¡sialadas

lóFPo'or r€rá cl in¡'l'l

El íl!¡o.odetPo¡d¡¿^t' o'o 'o-"jto;

il

-

de Protec'

"i"'#-:;'it

t

il

(!EL Pqs'rB' DEL B'tcu-

T'l3:Ti'l

iÍi "ili#i¡:l'¿"ti luz. u"f

¡on¡tr:¡

medida horizontBlmente y en -i.-1" t distenci4 llnea dei bordluo ent¡e ésta la & or-"t (¡ig 19)' "-J"it¿" poste báculo o a"f ej" v-.f

"ti*o''i::X " i;L,ul*ff T.i;iLl.3fl ii''$?':" t,f ";ik"':"'i"'?xi::liJ'f ?Jil?3i11á' ".,,," l¿ elop¡esa su-

"11,Y;l';'.i"1f,"J":lt'flf ";"liJ."J'!::''#x';

O€l Purlo Dt

J¡!IE¡¡TE O€L SACUIO

t! f:

s¡LrexrE SO€RI sE

lL

Lu¿

toRorllo

PAi.aclos DÉL ÉoROILLo

nexión.

g

t sl

"',l;"iJ"*iTT""'ffi

.olii;-'Xi""'Jf

;il;;'á;;;;";.",:.9,"-'.iff medrda de la calzada, Y

l3 misma.

e

'Uff;;"'i: ¡tc

H:'iiilr,?"i?,'1?'i?

'-'

LUMlNoans--

SEPA¡-{sró} ¡@L{ ENTR! uNrD'{Dls 1.15.9. '-;i t;bt unidaoes med.]o de la separaclón entre

itrnii"*" ""*.tpondiente t

que lo¡Era INqlrracróN DEl. Bn'1zo'-Angulo 1.15.18. -'

il

t il t ü

il ffi

"r

punto de luz ado1.15.11. BRAzo ¡ruR\! --Sopo¡te del muro'

adosado coN BaAzo -Posre que lleva -¡i""o PosrE -.1.15.12. lr¡z' de punto el qua sopona

el

Ñot"io' quc c¡ poÍé' Et br.to, 9¿n"otñ'nt" ct d' <tittl¡l'

de báculo' 1.15.13. BÁclJ-ro.-Poste en forma del báculo DlL BÁsr'-!o 1.15.14. ."iiál

BF-{zo

5

LoNc

(

1l".tioff^l"t'

del bácu' A!I'uR{ ¿-rr! DE uN Bríqsr¡--Altura 1.15.20. - 'i" brazo al pla¡o de

la "o"aI.¿t calzada.

desde

el extremo del

Da tA LUMTNA¡rA'-A¡glllo que fo¡1.15.21. '- á-t INquNAcróN a" la lulotna¡ia con su proyecclón sob¡e "l-"¡ude la calzada' el olano

l"*:ffi"

L1522' DlsPosrctó' ountos de luz en Ia que ;ie de la calzada'

es

{!0ffi11" r"*"'".i de

DtsPoslcióN uNr¿ATrF^r'-Una I.1523. un '^ii""'pu.t,o. de luz en la que éstos se sitúan a solo lado de Ia calza{a'

"uJen.,"1ifr"iJ-".i":'ffi:1?3i{Y+i'Slill'l a ambos

li-*:

iru!'"1-.:T11 lóneitud de ia Ployeccron ";Ti';#"":"";'11 de la calzada. (¡'ig' 19)' (DE!.:1111,:": S.úrElfrE soBRE E! EoRDILt'o y '1.15.10. ^ horizontalmenle medida distancia -i," "iátol sI

Pl

disposición

-comlrende se! -Pa¡te deia entre el punio en que su ele vertical Y su exi¡erno'

1. t

.'":prtÍ" "i"

eL

poste

LUz' AJ-TURA uxll'qD !u_ 1.15.10. ALTuR{ DEL PU:{To.DE punlo de iuz' tomanoo del media rdlNosA.-Altura (r'is' 1'9) calzada' la de iirti'J¡gl-i pr"no medio

o

t"

{¡rÍ! DE uN rosrE -Altura del 1.1519. ';;;;"d" A].TURA como orlgen ei plano de la calzada'

ftta:.do ,'jJ":::::,'i.':il:,';''.';i'""'i:i'J,'1"""::l:l::';';1""'":;T:'"i t!'' de

sado a una Pared

¿"i b¡azo' al q"9

cán su ProYección sobre el

una instals'ción'

16

pl

1'9

alternativalnente,

l

].15.25. DISPosIcróN BILATER\!

"

26

P{R.EADA

-Una

disposl-

:í':ti'J',t*ru * :n:u:"1*.fi'J".::'j':31


-n

*s

'1.1ó. Co¡qderí¡lico: da lq vío'

iil

TsAzADo -1,16.1. ^ii"""-¡ti"t"

DE L{ v'ia'-Todas aqüet1as caracterfsen de la via' que han áe ser te¡"idas a1u¡nde ilstalaclón una aá iüñti'liá piovecto ;;;;prlblicá, excepio la natüralez¿ de $r supe¡' licie, de la Yi¿ por l¿ que clt$¡lan

?.j

;i |

1.18r- C^!z¡D{-zona

-r:

vehiculosl

1.16.3- Ag38

'

pa¡te de la via ¡esewada ex'

-Aquella clusivamente Par3 los

Pea¡ones'

1.16,4. ^'-

RErttc:o-Ús paviflento

elev&do

o un

Área

d€ modo que orote{ida, sliuados en una csl"ada' un proporclr)nan y ái*áJt ti cor¡ie¡te de t¡áflco pe¿toñ€s' los á¡ee de seguridad lara m8' Eomlu¡.-Reoorde de liedra o de oiro rerÉt que limita una calzada'

1.18.5.

¿nrre bo¡' de la cal' ele aI normal ¿iilos me¿i¿" en seqtido

A¡{cErrR{ 1.16.6. ^ zadg.,

i3

g

t.ll L:-r

:ll

2i

¡e !'{ car'zc¡¿'-Dista¡cia


a

Guía oe REFERENcTA

DE LAs

\.ob¿

\ lLftLu"tuxx ) C ATIA

ApLtcActoNEs

€s ¿lz

Para servir de a¡rda en la iniciación del proceso de seiección En la tabla que figura a continuación se indican las familias de Iuminarjas que proporcionan soluciones técnicas v e'rét;c¿s pJra delerminad.r: a1'licaciones. Ha1, desde luego. mucha, ot¡at io-binac,ones no mosrrad¿) "qui. por lo t:nro no se limite ¿ esra: .ugerenci¿s. t<t¿s re recoqen únicamenre como una muesrÍ¿ de Jas posihiliiade, exi.tentes r ¡ara a¡ uda|le a irriciar"el proce.o de selecciónl Alumbrado ¿rquitectónico

as dr !,ore..,ó¡.o. ¡..o r en1. c9!co solt4i ro.l! ¡ daa , LL. dr. ... úr,

Llmrña

L!.r.a,

a5

Alumbrado

Alumbrado

Peatonal

público

de carreteras

eíe,e¡.4

¡p¡,e..

.¡.io..1.1..ic.: d€ ¡.,.rr.,,;¡

!r¡e¡!.iti¡.rl r

¡e

Alumbrado

Á.

a es.al¿ humana.dsea¿dai r¿¡1o a ! añbrente Cu.¡c

llrmr¡a.

ó. r,cnlmos

p¿r ¿

e ¡!m)f¿dc

de (¡

r|Dra oDt|ca

Pompei :i Decoflood

fu vf

l'linlDecolood

Í'i

(t,p)

c.

48

p.

172

verona

Él

D.72 Grandeville l.

Vrvara

rempo

.l t!

D.

74 Viasole

¡lVF

)¡l h ti\

415 r{

(óptica)

*- o.114

--

I'letronomis \

r

ryv

sron

i

Lighrco ur¡rn

=

p. 188

¿e

sRs 420

p.80

a.116

Milé-,¡p -

í .-

p.

117

=

p.208

p.

zl¿

p.218

'l-Fal-raa a'., a!

,¡ir-

i_-- ,

p.115

Koe¡ ssboufr

-a

p.105 Chenonceaux

.;'

p.106

HPC 452 453/454 N

p.103

HPI 457t453

p.104

HPB

430

f-i

:l

;

..-l D.118

p.1ls

Tri¿ngel

/

m

p.80

|.-----P ^rd =:

p.78 lYontmartre i

p.102 Rue de la paix

cPs 200

>r"

112t3

D 108

F:1

i

p.176

J

n'urn¡.!nio...

!m¡' ¡.o Prb .o Alt! ¡ m.d r .r': ¡,o.i¿te ó-t

ll.

1o;/roo

esL.r.3

re.c n,enr..p{.c ¡á ¡

l

n."nuvi.ion

Llm ñ¡ a d. r.le enc¿ ¿ ef¡ia ub¿ñ¡ d !€ñadá: la1lo .o¡

.l

tuf¡ .!!cj¡ d. ¡rortale: l-5

q nL!.Iór .ú

Alumbrado

sNF

co¡

P 107

ñ l1n

i I


fl,ff€A,€Üc4

A D€ 6'

C AtF(¡tro \ -L C",\IUJ-UVK

r"^"'rtJAA-t'41

q>t

)

I

\zl7 :':.:

j

.':;:] -:,:

.

,:::-.

Alumbrado de túneles

Alumbrado de pasos subterráneos

+* LJnr r¿r

¡5le.¡

cJ! aon

rerdnre¡ic.pl..

D¿ ¿ e

rlLmbf¡., d. rlne:s

Alumbrado de

Alumbrado de

ryffi

oeporteS deportes no profesionales de alta competic¡ón

f*t

¡-_-_,

L!ñftt a; ré.¡.¡5.or opt.. p¡ n e ':.c¡r€ni. il.rnrbf¡d. 3. Dr5.s rLbre,rr.eos

P.,--ao e.

eepe( ¡te5

p¡r

¡wbr.¡.u ,le:'¿¡ .rliec .o¡ rn¡ e¡teñi ljfia ¡e iprci! n fer,-n:e5 r¡.r

_l

¡lrr¡¡ .D¡pr.¡ .É r uib

¡dó

Pfc,!.¡n / ór rr Lm,nr'¡j.¡i ' end.m e.io

nrear,,1e

¡pr co

.r

Alumbrado de

¡ile.!¡d. p¡ ¡ el oe !€Por t:5.c

a¡¡¡ ':.¡rpe|¡ de ¡!¡rb J¡. ¡)e¡L¡.re p oi--...n, ¡l'r! !.rñ¡ ¡3 ..n 'e.limLe.ro .p¡co rde.lrd,

D¡'

¡

e

lnrl¡¿n.

r .i¿!..¡r.!

¡ ¡e

se

!r.¡d.

HNF 326

SNF 210

SNF

100,'300 r:l

HNF

429

P

.

208

p.212

p.114

AlLr¡brado

A

.c¡

lb,

¿

ó¡t.a rát

na5

p.200

P:

212

13 , .5

unrbr;¡. ¡o-r¡ove..ó. pá!¡¿! lb8 - l:1

A'rmb-.rijo rcsae¡cal ¡eccl¿trc

AlLrn'b ¿oo ce

ALJmb,

r¿o de

Allnl|aio

pá:¡¿: ó6 - I l9

irr ,.1.i ¿r p;: f¿r

rlre

es. páS n¿s

de :egu ¿¿d

I

l0 l5l

l5-l , 1b7

r c-ienrtr. cn p¿3,¡r! ll2

::t

,TPODUaa Oir a:r'rl rr'.


l l ¡

I

I

i

l

q,,

i"iiv*{*s et* ¡[un¡g¡:**i*;l

5.1. Antecedentes

Respecto al establecim¡ento de los niveles de ilumina_ ción más idóneos, a ¡lvel internacionaI se han reaL¡za-

do rnúttiples

estLtdios entre los que destaca el electuado en su dia en relación al pocler revelador o probabiLidad de visión, expresado coino eL porcentaje de objetos siiuados en diversos puntos de una caLzada, Cotada con !na d ete rm in ada i¡stalación cie alu m braclo,

que podÍan distinguirs€ poi una seire oe oDservadores d€ntro de un gi-upo de objetos,tuya reflectancia era la tipica de la ropa de los peatones.

En primer lugar se dec]ucia que ei poder revelador o probabilidad de visión era función de j i.actores: [a luminancia media de,a superficie de la caizada, ta uni-

formidad gLobalde dicha Iur-ninancia y et grado de des lumbran'riento perturbador o increment0 de umbrai cle contraste Ti. En la figura 5.1 se resumen los resuLtados del esiudio delpoder revelador, percibiéndos€ que la influencia de 1a luminafcia m edia de la calzacia en el poder revelador

no es lineal, de manera que por debajo de cierta lumi, nancia la probabilidad de visión es prácticamente nula. Se observa en prirner lugar que para una uniformiclad global Uo = o,4 y Limitación del deslumbramiento Tl = 7% moderado, la figura muestra [a gran inf[uencia que el nivel de [uminancia media de la catzada tie¡e sobie et poder revelador, especialmenle en el margen de o,5 a 2 cdlm2. La probabitidad de visión es menor del 1oolo a o,5 cdlm', pero se eleva hasta un Zo% para t cdlm, y alcanza el 85!o con z cdlm'.

F¡9.5.1. Ptababil¡dad dev¡s¡ón

en func¡ón de

Lc

tumnanci| de la calzoda

.'..':.

'.::':,: ...

',::: . .

'. -


:

o

alurnbrado tn la tabla 5.r s incluyen las clases de l¿s situacio' a nlu.L ¿. ltuñinu.lOn que corresponden rodado de n...1. pl.oy..to n, es clecír, las vías de tráfico uLtá"ufo.,áua y en la tabla 5 2 se !ncorporan'":li::: ;; .i;;;,.;; d.t. vías de tárico rodado cle inoderada B'

gLobaL Uo = En segundo lugar, para una uniformidad de0u puede o.r. ,,lénti.o desLumbranrlenio Tl = 7%' tamblén tiene .i". ¿. ft figura I que la unliormldad poder reveLador' particu' una eran influencia sobfe el pro0aLrrintu . partir de o,5 cd/mz Por ejemplo' la cci/m" pa:a z [¡Li¿o¿ ¿. visión baja c]esde eL 6o%

""i".i{:¡r¿

de la perhasta un 5% con un nivel Ce r cc1/m" a 'ausa did a de unifo rmldad '

relaiiuas a situaciones de proyeclo

clP 6 clases de alumLa tabla 5.3 cemprende un total a

¡redo o nlveles'de iluminación ordenadas r.noj. grudo de exigencia luminotécnica'

t"l :*.1-:: e servlclo' minimos sión de los niveles como valores

que si eL Finalmente, en dicha figura puede apreciarse desde eL vaior cleslumbramienlo perturbador aume¡la desNi.irf fl = /% hasta Íl = 3o9'", el poder reveLador aproxrrnadaciende desde un 7o?; para z cdlm" hasta 1cd/m'' menle un 3o7o con

instalaciÓn a excepa, du.lr, aon mantenimiento de ta máx¡-

.ü" ¿"i',"."*"t,o de umbraLf I qtre son valores1\4E3 te mos iniciaLes. A la cLase rle aLumbrado cjlferencLa ,orr.tfona.. Los apartados a b 'i c cuya lo misrno que le La

f

I ; f

)-

c

o1 <l

ll

-rl

w¡ t4A

de mayor

uniformidad IongiiucllnaL'

para situacicnes de pro5.2. Niveles de iluminación

"ttri¡... .üt" á" tLrt¡troo

yecto A Y B

que las Luminancia 5e expíesa en cc1'/m'mieniras La '.'f"t.r;ouo"t, '¿"';¿s !are -on o e'¿ ón er-'e'Jn Ir' o¿dor se rl doqrr-lorln-

de pfoyecio' de acuer' Una vez estabLeclda Ia sltuación 2'se procede a áo con Lo dispuesto en Ia tablas 41y 4 o n¡vel de iiumrna' seLeccionar la clase de alumbrado

La ianto por ciento y' asimlsrno' tampoco un "n tiene unidades cor ser tarnblen iula.ión.ntotno poi.un,"¡. de La luminancia de la 'alzada'

áu,ufLu

B (tablas 5 Para las sltuacionesde proyectoAY

debe proporcionar flabili-

La instaLación de alumbraCo visua!' daC de percepción y comodldad

i.-.1.;; 1;

.i"0" *l

fiabilidad de per' Los parámetros que infLuyen en La ceoción son Los siguientes:

. .

comodidad visuaLson: Los parámetros que inclden en la

uniforr¡idad tongitudinaL G

uiado visuaL

velocidad vías de tráFico roc.lado de aLta y moderada A y B' se proyecto cori'espondientes a s¡tuaciones de d-e clases ¿uflnán p.tu caizadas secas Las siguientes lVlE: La serie de uü*¡,u¿o o niveles de iLuminación t¡fr, ¡¡er, l\4E¡ (a, b, c),l\aE4 (a, b), ME5 y I\486'enestaLos oráen de mayor a menor exigencia En

ii.ii¿.t

"n niveLes lu m Ino5os.

comprende los Cada cLase de alumbrado serie ME siguientes niveles de lluminación:

.

Nivel de luminancia medio de

La

superficie de

La

caLzad a.

. LJniformidad . Uniformidad

giobal de luminancia' longitudlnal de luminancia' .Deslumbramlento perturbador (incremento

.

umbraIde contraste). adya' nelacién entorno (iLuminaclón de zonas centes a la calzada).

'.'...'..

t a 1\4 E 6 (tabla

5 z)

teniendo 5 3)' se determina (donrlnantes y

en la tabta 4 5' compf ementaiios) estabLecldos

mbramiento Pefturbador

ry

que se alumbrado o nivel de iluminación

.n-auan,u Los parámeli'os especílicos

calzada Luminancia rnedia cle ta superflcie de la gLo bal U n iiormid acl Des{u

a y b'

"nro'p"

:;;;";;;.t

.,"n.-* otaaa. a'isFace' as' 'g' c os le a'J -b- lo qra," '"aat''u'] o¿l¿ ¿'i¿oo 5 'r¿L'd" de 0rov"c'o'

.

i/rt¿ con los apartados


CLASES DE ALUMBRADO PARA VíAS DE TRÁFICO RODADO DE ALÍA VELOCIDAD

z '? -a

= -

:

a]l

=

*

Perc !adas lds s¡tuacia.tes de ptayecto (A1-A2 y A)), cuanda ics ¿onas ptóxiños sean .lar6s(fandos clcrcs), lcdas npntadas sus ex¡gencias a las de la clase de alunbrcdo ¡nrned¡oto supeiaa

¡as vids de

tráfca vercn Lnua-


tlo[a:t:

COMPLE]|DAD DELTRAZADA

DEH

Co m

CARRSIERA

(r-r

y ei]1:oÍro Se feflere a [a pfopia infraestruciura scn: cuenia a ienei'en taciores Los visual.

-Númeio de carriles

Para

-Pencilentes

;dr iár. no'o-d o esc"'-¿'o¡

de

Lo-o:

" De¡slCa¡j de nudos (enlaces o inier seac o res) t t.ru-1 :)

" caáq

t'lota 2:

ñ¡^,r'rrD.<

'

\

'.

iFla

- N;veles ie Lu minosiCad am it enlal (baia-rned ia-a Lta) siiuaciones de alumbrado A2 desapare-

l\o id _:l CANTROL DI TRÁFICA

3](m'

F < pFi

iet cam po visuaL

o r in a L'a It a)

y disian'la cen la separación cle relzadas l¿ qu0 Dara r-nie¡tras e ire dñl¡ces y pue¡tes, la dis figura iro situr.io¡"s A3 únicar¡ent€ e'nDa¡srn puentes'y'' y la¡cia entre eniaces go, se incoTp¡ra el parárnetfo específico ( o siJ' Io.piem"ntarlo uehículos apaicados

- 5eñaLizaclc¡

5e Ceben considerar la enlrada v sai;Ca

pLejiclad

vef llExiste¡cia de señalización horizontal' como balilan'rienio'-así caL, marcas !iales v de sisieraas de reguLación deLirairco:

a\

De acue:do ccn la t¿bLa ll 5, Los paran¡etros especiiicos dominantes para el giuoo de 5lr:uaclones clc aiumbrado A1 son ios siguie¡iesi lntensidad medra Ce tráficc (li\r1D) '5eParación de calzadas Ino-slJ - ÍlPo de cruces (en laces-inie rseccio nes) - Oistancia entre enleces y puentes

- 5 e r.ráto fos - fieguiaciones Prioritarias lO r .SoePeo O lrático 5e La ausencia o escasez de contfotde consicerará Pocre Y vlcevei-sa IlAtd

!:

SÉPARACIÓU

Nt

tOS D/sI/NIOs TIPAS Dí

USIJARiOS

{cadat3Km)

(carril bus)' Existencia de carrjles e:pecÍficos lipos de más c uno a uso resiricciones de

- De n sirlaC de intersÉc.io¡es lcada I3 Km ] 'flPo PílnciPal de netereo logra ',¿'¡ - i¿6g)

o

usuario5 ei.l una vía de iiáfico' de Los tuando existe una buena sepai'ación apf0 sejpuede de usuarios'

disticios tipos

consona¡cia con la iabLa 4 5, los parar'leiros esDecÍficos complementarios pala dLclo En

grupo A1 se co¡cl-etan en los Slgurentesl - Tramo s ingL,lar 1.no-slj - DiilcLLltad en Ia larea de Ioncu'ci0n (nornai'maYor de la normal)

o niveL pluCu unu menor clase cle alumbrado lurninotecn co'

VELOCIDAD DT TRÁTICO RODADO DE MODERADA CLASEs DE ALUMBRADO PARA VÍAs

ptÓxt.nas sean de prayecla 81 y 82, cuanda las zanas " Para todas las s¡tuacianes ) c d' a lase d) c N rn b 4 d a i n n 4 a ( o s u o e n o L .Qt1(

men6aa) '.r'e

a

I

P,

|


De acuerdo con Lo dispuesto en ia tabla 4.5, los pará'

fleiros espeLiilcos (clornina¡tes y compLement¿ilos) Dara La delefr¡inació¡ de las c[¿s€s i]e alurnbf¡tlo o nlvetes de llunl¡ación a aplicar lrt4E r a fu1E 6) er ias y silLt¿c¡ones de provecto Br Bz sor ias siguienles: 5iiuaciones de Proyecto 81 Y B2 Parónetros

.

Da

Potánetios

.

FLujo de

Co m

ple

nentarias

iráii.o ie ciclistas

o Existencia de vehÍc,llos aparcarlos

" Complejidad del campo visrial " Niveles de luriinosidad a.nbientaL 5.2.1. Requerimienios luminotécn¡cos para tas situaciones de proyecto A y B, con calzadas secas

minantes

ipo de Cruces (en[aces-interseccicnes) de intersen:iones ¡cada r 3 km.) " 0e¡sidad geométricas-para . Medidas tráficc tranq ilo .d d: CO:toL., o rt D.f "t " l

Ef 1a iabla 5.3 se deiallan los niveles de ilu¡iiración que correspofden a cada ciase de alumbrado de la serie

,a

'?

l\4 E.

z -

Clases de atumbrado serie ME ¡ABI-4. 5.3

ó

L].,]

-

z FS,.¡:1,

tsra;l' ':;:tl

"

Los nive!es Ce

¡es

aixlrroi

ic :dbic 5an vaiorc5 minitrics en set,/tcla can ñaatentnie.,ao ¿e la !rstclda¡ór ¿e alütnbr.cfa,

ir,aidlss. A

in

de netllener d¡cho3 ri,/eles de seN¡cia, (leLe ¿c.sidercrse

dierrda (ie! a pc de !it.r,inatic

"-

I giaia

t,

a excepc¡ón de

íi , que sar veta.

fccla. de deDrc.iac¡ó1 no ncyct de a,3 depen-

¿e canixnjnación delaire.

Cucr¿a 5e ttiiic¿a iuentes de luz de baja

lun¡tancia(lónpcns íluotescertes

y .ie vapat de sodla

o

baja

prcsión), puece ,e.m¡t¡ise Nt inarc

nenla de 5% Cel ¡ncrcnenta ¿el unbrct (Íi).

""

Ld rclación

entaña

t

u e

ra p¡ a s req

r¡ n j e

SR debe cplicatse

en oque¡ias,/ias de tñIca rocada, darde na eiistJn otras dreat aatacentes c lacclzaa..on sus

n aas.

5.2.2. Casos de calzadas mojadas proyecto A y B

:

e,

y situaciones

clsc de -¿ ldd¿s fi oj¿das, l" sLparic e re.'e a

de

l¿

n:'ro

c cnif r¡rir : do ¡c hnr,< -"t ..1 pe--rd1eZ(¿ ¡ O c ro,or-oüa cl,iL,c .É t. Llcl d J..d:Ll.. ^^,F|.:^,1^ o.Leni¿ Io< c't^rros 09 c¿ idod q .e do, se .e10r¿n

¡€ :€sudner ¿:¿bl¿5.4.oaid"si¿ :-1"-é,-i :.a

ri,z de f0rma mucho más especular o dirigida que dífu,

tílulo orientarivo se consid€ran en esta

espacio), y la uniformidad de tas tuminancias de La calzad¿ oLedd oegr¿ca J¿ atec-anoo negat ,,d1ón:e a ,¿

,t ^ ^t-.1 !^ ]-i-IUOU E JUé

sa lmisma lumina¡lcla en todas las direcciones del

r;: b ido- de.o, costoc-.os En

/

er

.o-re.e-d.

¿olel.as /o-as geog.á,iras en lo\ q .e.a,iiFlstudc de ¿ ..1./ a p o\oq_e q .e 0L.artó Lln¿

Der5 Sre-c ¿

situación

- .r'. J:.,,p ir( /^n:q rnr n, T¡¡:: . " ""1-( Lluvia at añ0. En estos casos, el cálculo cie La unilor.la

;r

F d 'l

, -i-.-

>ts ItsLU

III(

r '¡ .l -rd ,rfl¡ C .o ¡nar.;e CIE Ns 4/ (1919 ), teniendo

OeS- ,tO

et

.a

en c!enta las caiacierísticas fotométric¿s de [os pavimenlos nord¡ <)pcLru. 0ubLicación


clases de atumbrado serie

to1EW

3

i

r .a-

C 1=

rt

¡a5

mirxifloj iric¡ales.

aliendo det

,.

ie r'alc,fila:¿: nia .ti35 ¿r se.ficio cal fictt:aili;rienic lje !¿ instali'iót¡ d"lLlltinCa l 'xcet¿ ¿n 't:? n0/t''l€a rc 6e iapaeai'jíiót 'rdePex' sety,a¡a,deJe aaits¡¿eÍ'5e r!n Íactcr itn 6e ncIiet¡etcichas ni,/eiesae <'r1

Los rúioaes d3 la ¡rb La sa.

,l

y gndc de ccnrjtn)nctiór ci'l aite tdrrete:as ¿e cclzaiic volunta.!c pera preae t)aL!cars?, pai ¿)2n!:a ¿n i.¿''21)lc5' cut:'rias r'

iipa ¿e iunitai4

E5ie ciiaia

es

úni" dt dobie

seni¡¿a de c¡l

culcc¡ón v accesas lití¡¡icdas-

a-

5.2.3. Tram os singulares

5e cleflne un irar,lo como singuLar por la complslidad YFÉX

q'le de Los probLei¡as de visión y manlobras que tienen es el Tal e[[a que circulan !'.ri' vehículcs reaLlzar los caso de:

" lrludos: enlaces e lnie15ecalones 'Glorielas y rotondas o

Zonas de reducclón deInú¡neto de cari'iles o dis-

minución del a¡cho de ia calzada. " Áreas en las que se forrnan emboleLlamientos' n Curvas y vlales sinuosos en pend erte. . Zonas de incorpcfaclÓn de nüevos caTTites n PaSos subterraneos

" Pasos etevados. .Pdcnqtn a C i¿ o d l--. Asimlsmo, se consideran lfaros si¡gulares aquellos s€ciores de gran dificultad irecuenlados por pealones, ciclistas u otros usuaTios de la vía de irállco. La instatación de alumbraco Cebe revei¿r o poner de manifiesio el propio tramo singuLar, asi comc todas Las

caracteríslicas del mismo, tales como la posición de Los borditios, m¿rcas viales, diferenies señalizaciones, direcciones de tráiico, etc. De{ mlsm0 modo' debe eviclenciar la presencia de peatones, cicLisias, obstácuLos,

otros vehículos y eL movlmiento de ios rnlsmos en et entorno deL tramo singular. En i'esuinen, debe mejorar en lodo lo posibte la visibilidad dei conduclor'

a)

Criterio

ie

luminancia

Siempre que resuLie posib[e' e¡ los tfar]os singulares se apLicarán los criterios de caliCac de luminancias' un jtormidades globai y tongitudlnaL, desLur¡brarnlert0 pertxfbador y relación entorno. ole har sido deilnldas para las clases cle ¿[u¡'brado serie ¡¡E En eslos casos se lendrá en cuenla que la ciase de alumbra'j0 qile se deilna para eltrano singular sei'á de un gra00 supefior alde La via de tíáilco a [a cue correspo:rce d]ch0 lramo singuiar. Poí eienp[o: si a u¡a carietera locaL le alañe ,na- cLase de alumbrado N184, ¿ un iramo singular inciuido e¡ sl recorrido [e cori'esponde un¿ clase de alumbradc &1tla. Sl coniluyen varlas vlas en LIN lram0 La s¡ngutar, tai '¡ como pueCe Srcecer en los ciuces' La via aI de ctaie cle al,:nbrado seiá un grado sloerior que te¡ga ia cLase de aiumbrado más elevada'

b)

Criterio de iiuminancia.

Sólo cua¡do resulte impracticable apLicar los criter]os de luminancia, se utitlzarán Los crilerios de iLuminancia' Esta situaciÓn puede ocui-rir cuandc Ia distancia de que se utiLivisÍón sea inferior a Los 6o rn (vator mínirno no se pueda y za Dara €lcálculo de luminancia), cuando a situa;'adecuadamente ai observadci detido la sinuo' sidad y complejidad del trazado de la carretera de En estos casos se apiicai'án los crlterios de calidad lLuminación medianie la lLu m ln ancia media y su uniformidad, que corresponden a las cLases de alu m brado de Se cumplirá tamblén con las La serie CE (tabLa

S.S).

llmiiaciones de deslumbramienio o de controt de

ta

contarninación Iuminosa, representadas p0r las clases de lntensldad se'rie G (tabla 5'ó)


CLases de alumbrado serie cE

Clases de ¡ntensidad serie

iAELA' 5.5

iAtsLA 5-6

G

z 'C ,

Las

de ia iabla 3at '/4la.es nínitas ex s.rvi.lc ca¡ nan!eie la ¡nsaaiaclón .le i!tír,brcda. A f¡Í ce mdttenar ii¡chas

nie!er

tinier,la

ni/eles de servit¡a, debe aansicetcrsa ti. Íc.tar Ce ieprecia.ión nc ntdyat ¿e a,3 cepetd¡..do del iiaa de i,tn¡na,lc :/ ErcCa d. canta.

" CLtciqu¡et ¿irccc¡óti qE Íarnie ei4!'c\la .sper íi.odo 6 !)ai)t de It \/etliaal hr)a¡4 ab6jo, car c lrrt)inai¡c ;nsia!]ca reta 5u,firaiot¡'

'*

laCas lds ¡ntet)sidades san prapatatancl¿s 6i ilt-tia ae

l

ñindcióx cielaire.

.

. . dóf¿-: . ce.o lor-r'c¡ .o co |

¿ '¿5'¿ 5.r.'. qre

L¿s clases ce ¿lunrbraclo [4E y CE de idéntica numeración (por eiernp[o CE3 '/ i\¡E] son de siml[ar niveL de lluminación), .Lrando se rtilice el criterio de iLumin¿ncla, ia clase de alumbradc que se ciefina para eL tramc singui¿r será un grado super or ai cie [a via de lráfico al que corresponde dicho lramo slngular. ?or sj,¡:: ¡,5i; L::c .óirF.,. d ce ie . - -.-v" J .o lc.e de aLuinbrado !1E3, a un lr¿:no sifguiar incluido er su reccrrido ie cofresponde una ciase de alumbradc

CE2.

[ir el suplesio

aie r]n trarno singu[ar en el que inclde una vía con cLase de aLumbrado tul81, eL iramo singu' Lar co¡linuará también corno clase de:lumbrado fulEr

ó

s'.r equi,raLente CE1. CLrando esie tramo singuLar cfrezca u¡a especiaI comptejiclad y una elevada pore'. ol Cad d. ''"sgo 1...c'de er l¿ -e"-

e

r"

C. ¿;5' ¿.io¡-s , . i n.'o c ¿,. ¿ d. lo - .r¡có de t.L rJ"¿ jO Cto ' '¡' ' É -'."ci.1. .r; (5o iux) o su sim ila r nivel de lu m lnan cia 3,3 ccii n'. En :aro-,51e

siiuacíones interrnedias podrán edoptarse clases de

| -h..d. -^"^,ó¡. ¿n. "- "l .-lef,alO e tt.e LaS c a).. de alur brado Ct: y C[o, .o"espo .dier tes a ¡iveles de iluminancia de 35, 4o y 45 Lux o sus valore5 i-lilare 23-2./ y 3 -d r¡ e.pe(t: ,arne te.

c- n. rr¡nn< <:n9r. !.ó<.. 1s 1Ce-aS O a.Cene- -O - - --l rlnr:f-c rlo ,¡: p.,ncrll'r: l - --dt u'- PÉr¡u ro ' , . .. nicr'.t¿S COr Un \eL <" -,^..-,) I pcrón

l. -nir oso cono catzaca.

-no

ie

5o)o cel prer'sto >ob'e

a

z

lr linpaia

/VO,-lr ¿ds aloJ95 Ce r¡iens)ddC Gt, G2

y' G3

caríesp..den

,r

distrtbu'

iDicnét:¡cas selni ctll'aíf" r "cui cif', cancepias rliii zada3 fad¡ci5a'cltn¿rle en lDs aeqileti¡nieaics iJn¡tcsar ' Lcs ciDnes

clcses de ¡ni:r3iciad 61, G5 'r' G6 se dsQr.. c iuntnartas a.!1 dislribraión 'altt oiÍ" nuy fuerie, catrc pat e)enpic luttlttlc nas aan aierre de vidtto Dl0ra, en cuolqu¡et pDsic¡ón cerconc a la hcrizanlaide lc aperlura a esl'i'ior'e'!e e' l' pas¡ción har¡' ¿antal,

Cuando no se preaise un requerimiertc exhaustivo en la Limitación deI deslu¡rbi'amiento o en eI contr0tde t¿ coniarnin¿ción Iuminosa, podrán adcptarse [as clases de intensidad Gr, Gz y G3. [n el supueslo de qu€ la

tipotogía deltranro singuLar, cebido a su corfiguración, compLe;idad y pcienciaL p€ligros:cjad, c.ilgue a una mayor- limitación deldeslumbi-amiento o Cei coniroi de La contaminación luminosa, se deberán eiegir-las cl¿ses de lntensidad G1y G5 'i, únlcamenie en casos extremcs, se exigirá La clas€ de intensidaC G6. 5.3. Niveles de ituminación para situaciones de

proyectoC,DYE

c. 2. :- J6.. "-, d,- con[or-n d¿d.or establecido en Las tablas 4.j y 4.4, se setecc¡ona r".1.

'o la

clase de alumbraclo o niveLes de iLumlnació¡ que pueÉe sar'sface- [-s e' ge1.ia) de ¿lunb ado oLe se o reL.s¿ n p:'a [a c,tada siLu¿.]ó de p-ovecto. vías de tráfico rodado de baja y muv baia velocidad, carriLes bici y vías peatonales, las condiciones visuales diiieren signiflcativan'rente de las que se necesitan en En

las carreteras de alta y moderada vetocldad. In este iipo de vías ccmo la velocidad de movimienlo es menoT, la percepción de los obietos que rodean a

Los

peatones tiene más lmportancia que la visión de los objetos más dlstanciados. Asi, [os críterios de calidad de1 aLumbrado en Las vías peatonales deben ser tales qJe g¿-articpl oue os pe¿-o-es pueda- d, t -guir la textura y diseño del pavimenlo, la configuración de

.:

-

z YF: üiÉ:


. niveL de iLüminancla rnedla. . n vel de iLumínancia minima.

bordilios, escaiones inarcas y señaLes soi]fe La caizada, y acemás avudar a eviiar agreSlcnÉs aI transitar

Paie vÍas de tráfico de baia ;,i muv baia veLocidad ccrrespondienles a Las situaciones de pfoyecto C, D y

t, se establecsn ias siguienl-es cLas."s de alurnbrado ce ia sefie S: Sr, Sz,53,y 54, disp,.resias de may0r a nenor exigencia en los nlveles lumilosos Cada ctase de alumbracio de serie S comprence los siguientes nlveles de iluminación- en la superiicie de

nito rm idad in ed¡a Los trarnos conflictivos lamDién se dan en las vÍas de trállco i-cdado de bala y muy baja veLocidad' carriles bici y vias peatonales, como es elcaso de Los pasos infericres' zonas de :sca[eras, p4sarelas peato¡aLes, eic., poi [o que lambié¡ son de apLie4ción ias clases de aLumbfado serie Ct' y se establecen las ciases de En las tabtas

"

pof estas vías.

La

caLzada:

u

5.7

5B

alumbrado o niveLes lun.lirosos que corresponden a tas

situaciones de Proye.io C, D Y E.

CLASES DE ALUMBRADO PARA VíAS DE TRÁFICO RODADO

Dt BAJA, MUY BAjA VELOCIDAD Y CARRILES BIc

I

)

:l

: l

":

'l

I prra todas lds situacton¿s de o!unoraoo C1,01-02.D3 y 01, cuanda lcs zanas próx¡Ítas secn clarcs (fancios cla|as).Iadas las vros de tróÍica supettar' verán ¡ncrcnentacas sus extgenct$ a ns de la clase de alt'nbtado lnr¡ed¡cta


CLASES DE ALUMBRADO PARAV¡AS PEATONALES TAELA'

t.8

= '9

-

aa

trñ

' pürc ndcs:.s siauaciar,es .le aluÍ biodo 11y E2, .'.¡nx4a lcs zc¡c5 próximas r,etta¿ct sts etigenc¡as a las de ia aicse de aiLttl)btadc ¡nrnedictat super¡a.. i'ICIO

1

PARÁI¡FTRO5 ESPECiFiCOS DAMiNANTES

De acuei-do

cor la tabLa ¿.6, ios parámeifos

especÍílcos doninanies para ias siluacicnes de prcyecto Cr son los slguienlesl . i¡edidas g€ométricas para el tráfico tranquilo (nc-si) . Flujo de tráfico de ciclistas (n o

rmal-a lto)

" R€ronoclmienlo facia

I

(innecesario-necesario) . R iesgo de criminalidad (noi'ma[- mayor de lo normaL) Para situaciones D1 y D2, se sustiiuye el fluio ce -á'.o de - cl:5-¿5 por el de oea'one5, v.e añade la difcuLlad en la tarea de conducción (no rmal'mayc r de lo normaL). Para situaciones de aiumbrado D3 y D4, ade- '" t tct\r a''^ m:< .lé 1 opnmórri¡-,. ''' Paa lranquilo, la dificuttad en la tafea de conditcción y el flujo de 0eatones.v ciclislas, se if coi'-

pora el parámeiro específico dominanie de vehÍculos aparcados (no-si). I nrlmóñ1.

n: r, <ir,|¡ri^ño<

Fr

l ) ,¡c n,rr;-

metros se concretan en: riesgo de criminaliciad, reconocimiento facial y flujo de tráflco de peatoneS.

seNn

Nota

cltros (forccs clctas), rcias ict vi.s 6a irci.o

2:

\

'

an

i

.'e

PARÁI,,4ETROs FSPFC¡F/COs CA l¿P LEl,l EI'ITA.

i?/0S

De conformidad con t¿ iabLa 4.6, en Los cas0s

de los grupos de situaciones.ie pro'/ecto

C1,

D1-D2 'y' E1 Ez el único parámetro especíilco co m pteme nIa

.

ilo

e5:

Niveles de Iuminosidad ambient¿l (ba ja-med ia'a lla) Para siluaciones D3-D4 t0s Parámetr0s específicos comple"'ne¡larios son: Recono.ir''lienlo tacial (innecesarlo-necesario) Riesgo de crii-ninalidad (norma l-m aYor de io normat) 'ComPlejidad de! cam Po visual (n o rmal-a lto) 'NiveLes de lu minosidad arnbiental

'

'

(baia-m ed ia-a tta)

F1ra |as situoc¡ones de prcyecta C, D y E en las tabias 5.7 y 5.8 existen vor¡as alternat¡vas de elección de La clase de alumbrado o nivel de iLuminoción, debiendo adoptar la que proceda en cada cosa, en iunción de Los poeretrcs eso"ctf:cos oom¡'lontes LUe suaa'e: e' genc¡as y los comfrlenentarias que ¡npl¡can recomen' doc¡ones (tcbla 4.6).


j

,i

luminotécnicos Para las 5.3.1. Requerimlentos situaciones de Proyecto C, D Y E'

proyecto C' D y E cas de estas vías o siluacioiles 'le t pot'J oesde dlversos puntos de visia coÍlo La ilropla deLi' de fiesgo el peatonal' gia cle la catte, ta activjdacl

Clases de alumbrado serie S

ios, etc.

iABLA 5 9.

0€ alum E¡ ia tabta 5.ri se han estdbLecido 6 clases clase de le aplica Se brado, desde [a{-trA nasla 54

presilglo' alunLbrado CElA?t áreas de muV etevado para 0ro' iluinina'ión doncle se precisa un aLto nivelde por clase de ia opta Jrlli u.¡i.nt. atfactivo. Se urb¿"n pr?stiglo alumbrado CEz e¡ las c¿iles de eievaco lNferior ün 0oco no qua a"igan un nl'/e[':]€ lluminación de aiuma La clase ó[rA. lguairnente se eiige la ci¿se braclo Si en las vías de presllgLo i'irDano'

t'ta ccn nar''e' Lc: nireias 6e lt iabla san ldlaEs i\ít¡not en s¿ át'ics d€ ntnten4t A d1ur.nbt6..!c de fin la instcla.ión ,ririe¡¡c de ie dP-Ftectc(tan ta n¡,/et¿s ie 5etria¡a.'ebe coilsiCe''ise '1n faclor y grtcla ce mayat Ce a,3 dependie.ia 6?'L tipa ce itn¡nctio

"

'an'a'

l¡mliar Cuando se necesile o se considere ccnvenlente de tráfico vÍa-< en las rnolesto et ciusLumbramlenio y blci carriles veLocidad, rodarlc de baia y muv baia "'ias c. p¡¡i¿c |o atlL¿ ¿ lo ldia

p.. i,l(c, C "."O":. ;. t¿.,"i D: Do,01, 02, Dl, D4, D5

! IO'¿' o- O ;rOC;o:e'Ó

V D6, estabLecldas en oiden

iestrlc' de rnagnltLtd cle menor a mayor exigencia en la er adcplániose rnolesto, ción Cel desiumbíarniento qLLe esiime 5e índice cada caso concreto La cLase de peril¡ente.

-v

por ia necesidad de preservar ei cará'lef ilel entor-¡o'

zonas de esie Cuando se eSlirne que en deterrninadas de proYe'tloo de vías correspondlenles a siiuaclones ¿l superor to C, D v E, existe riesgo cie crimjnaiidad peí las de normaL, o resuite neresarja la ide¡r:ificación zonas la sonas, obletos u obsiáculos, en dlchas 'Lase La clase á. ufut¡tu¿o será un gi-aCo c dos suoerior a

I"5Bo,u".l:e ^ coq'oo'i o" 5Led r'\o q'o lo' c S-'n Lq¿- ce 5- ! lpo- e:e-'o "D

i"*..oilonur.t

lASrA 5.la

cLase Do D1 D2 i¡ o ice'

DÉ5iur¡b¡amie¡:a i.ooo 5.5c4

4

D3 D4 D5

D6

coo 1 0c'

5ilij

ooo

2

i

ieslrnbtlñtienic a5 D=l.A a,5ic/n,i1aiúa: en acd) en ciltlttrel = '/clar ti:'áx¡na de la ¡niex3id'id lütr: i¡osa e dlteca¡ón qLte icrne LLn ónq!tla de 35 c partir de io rEt:!c'tl

A

de ia lutjlt' = SuDeúc¡e otdrente en i:ñ') de ld p6tle ¡un¡tosa de la tr¡fer' 1c CirectLón peqendtculaa a .fi ziana ncria, sobte

inn;cp de

p-ara estas situaciones de provecto C' máxlmo ia clase de aLumbrado CEr

is. uL.gire ctmo i* unu iL"ut¡"un. a y una unifcrmidad

v

varnente de

Clases de índice de destumbramiento molesto

.li

de ¿cllerLas ¡res clases reslartes (S2 a S4) se ¡doptan clcllsi;s' o peatones do con ia utiLización que reaLizan los

lo

/'

, L e-re ser 5|r¡iJietteme Nle

ticle'¡titizada,

caLzeda en el aaso que ex sia

Ciases de alumbrado para diferentes' Tipos de caizadas en áreas peatonaies 145¿

I

DES'R

5.1 PC

Ói!

DE LA CA]-ZADA

, rt ña ó'o. o. o'e)

e

o . oJlo

) c ¿-,;;," ra : a:a' ae:s -:'ót -ti^a' Ce condiclanes las func¡anc' en (nair¡z le ¡ntensidcdes)' iu,n¡nar¡c 'Ái¡¡"nio c partit ce la ae't" ,¡tr", la intensldad I pacá ser obt¿t¡da

d: Ai!r¡racc C-2 S1

peat0nes LltiliTación ¡octurna baia por a las ¿soclóca úniaamente o ciciisi¿3,

natt¡z de intensidaCes

Determinación de las clases de alumbrado nivel Para ayudai a determinar La clase Ce alumbrado o

iluininación en zonas urbanas con calles dotadas de peat0nates' aceras a [o largo de la caLzada, espac¡os caraclerlstllas considefai deben se carriles bicl, etc.,

cle

C{ase

detetnineCa cana c¡rección hot¡2anlal'

ct'c¡st

aa

a¡lada

la íespecii'

La iabla 5'11 Las cleses de aLunbrado estabie'ldas en la sup€' a loCa asocladas conslcerar las necesldades v ce l¿ acefa de l3 es decir' ia suoe;iicie

/isibles partes de ia iten' Si en la Cirección de ia iniensidcd !' fueran se ap!¡'dtó lc ciose D a ¡e de lttz, bien diectanenie o por rcitlexión'

ll0TA: Ei árca opdrcnle

med

tux \/ o'4

5.4. Área de referencia balo finida cofllo Part.ó oet área púbtica de trabaio, varlos dislinguirse y deben estudlo, conslder¿ción o ce supuestos en función de 1os grupos de situaclones ntin ua ciÓ n que a co tráflco, de !las de aLumbrado o t¡Po De

se especifican


Grupos de situaciones de proyecto A y B

Grupo de situaciones de proyecto

Sl no ¡ay adyacentes a ia via de lréfi.c rodaio cei'files de emergencía. carriles bicl o vías peaionaLes iaceras), eLárea Ce reierencia será la acnsiiiulda por La iotaIidaC .:e la anchura de ia caizada de [a vía cle lráiico rod¿do, eltie Los bordes externos le La risma. En eL caso cle vias ce t;áflcc de cloble cal:ada, el área cle referencia

Será apiicabte Lo estabie.ido pdra [as s;luac cnes de aiu:rbrado A, B, C v E.

esiai¿ iorrnada por

1a

Todos los grupcs de situaciones de proyecto Para

.

mliación,

j" e ' l.C .' " CTlO de dicha relació¡ e¡iorir.ientc espÉcí:;.o La apricaciór no a Las ba¡c¿s aCvaaentes a la aalzad;, d r-: acuerdo con ias.[¿ses de aiumbraio serle ¡¡E ilab,a 5.3), s€rie lltW (lebla 5.4) o series CE (Tabla S.S). ".

."

!

e1

taL y como se eslabtece en ia

tallta

5.12.

ituminación

:2.

Especilicados los valores lumi oiécnicoS coilesp0nciienles a Las ciases de aLumbraio serie r\¡E ll¿bLa 5 3), serle [aEW (tabla ¡.+), serie CE (labla 5.5) v ser]e 5 (tabla S.g),1¿s clases de alumbraCo de simi[ar ""iveL de i[um]naclón son ias que flg!ran eÍ ta labtn 5 12.

= :l

CLAsE5 DE

área ioial.

ALU M ERADO DE S IM

ILAR

N

IVEL DE ILU-

M INACIÓ N

.r. ¡p¡". c1 i" e5-l

r .o ): .- d- po : ór '' u

iASLA-5.12

(aceras) o carriLes t,ici, entre los borCes exiei'nos de los m s rno 5. 2. Considerar separadal"nente la calzacia y los cairiies de

e ;e.e e , ce .-"-i I ,e "^ ..3 :.i¿ 5e-¿ Lr ;-. solamerte la anchu¡a iel mismo. Para las vÍas peato¿ "s (-cc ¡, - ¿r-'". bi.i. er ¿re¿ d" -, :. e-c o. apart€ de La anchura de dichas vías o,:afriles, Cebe-

incluir: metros de

banC¿ a cada Lado.

la: . ras pea orale, o a-era ) \ Los carriles bici se¿n dOVd((- )¡ ro on¡ ¡ Lld tUt¿l Ce ambos se conC

s

-¿

oo

.era-i

Lo"o,n

.''eo de refe-encir.

Grupos de s¡tuac¡ones de proyecto

[. á-e¿ ce'eterer'a se'á tonaL. acera o carrilbici.

.a

C

y

¿ncrr¡a LoLalCera ría pea

Para vías peatonales, aceras o carriles bicl, el área de _- _, -_ ,e .i¿s o.arr.-

d.cl.as a!drrc uc I r 2 -relíos Ce barcja ¿ C¿c¿ lado.

t". d.1ari iar'

vdiPco

u,/o

y u)Lo,,Lcru¡l

sean adyacentes, ta anchura total de ambos deberá tenerse en cuenta como un área de referencla.

c

; z k;:

-

eiiergencia, vías p€atonales (aceras) o cai-riles bici. tL área de r."ierencia de la vÍa de lráfico rcr.lado será úniaamenie la enchura de la c¿lzada.

'

!4J)

''oerd.au.oa r: d r a de t:ái.co L. -c .y" "d" cc los car:lIes ce €rfergenc¡a, v]¿s oeetonales

z. .C

5.4.1. CLases de alumbrado de simiiar niveI de

5i hay adyac€ntes a la via de tráfico rod¿dc car¡'iles de r:mergencla, '.,Ías pealonaLes (aceras) o cart'iLes bi.i, ex sier dos ¿iiernativasl r. Co¡sider¿r

de vías

pa:a caCa área de re:ei-encia, y ro rleberá existir enire dos áreas adyaceftes una d ferencia mayor a cos cLa' ses de alumbrado comparables o de similai'nivel de itu-

La mediana,

Jtc:o " , c. !e a-t'-

toias lás-situacicnes de aiumbrado o tipos

de tráfico, lo!¡iveles lrL¡ninosos debe¡ escecilicarse

anchura toiatCe a.nbas aalzaCas

a ¡nenos q!e [e an.huTa de la pueda se: considerada que caaia:aLzada tai ñls.na seá La anchui'a de tas b¿nca5 ¿cyace¡¡es sepaiadamenie. SR, igual enioano será como mínimo a p¿ra ia relación carriI de recomendándose a trático, La a¡chura de un inclulda

D

5.5. Var¡aciones temporales de Ia ctase de alumbrado Al objelo de ahorrar energía y redircir ia ccftanri¡r¿clÓn iurninosa o respLanior Lr-imincso nocturno, en todas las

sitJaciones de pfoyecto A, B, C, D y E, sienp:e que cuede garantizada La seguridai de Los usuai-los de tas vías de tráfico, podrá variarse teripoíalm€nle la clase cle

alumbrado a otra inferior a clertas horas.le ia noche

en las que disnrinuya sustancialrírenie la inlensiCad de trático, Ltevándolo a cabo mediante eL correspo¡diente sistema de regulación del niveI iuminoso. En lramos singulares no se deberán reaiizar variaciones ternporales Ce la ctase de alumbraCo. Cuando se reduzca eI nivel de ilurninación, es dec r, se varíe la clase de alumbrado a rna ncra determlnal:la (aoagado de rnedia noche), Los camblos serán tales que, si [a Luminarcia media se reduce a u¡a clase infe' rior por ejemp[0, pasar de tu12 a tu1], cieberán crnrplirse

de Iuminancia y desLumbramiento establecidos en la tab[a 5.3. Respeclo a [a unifcrmidad [ongiiudinal de luminancia, dentro de La Los criterios de uniformidad

misma clase de alumbrado, sie,'npre qüe sea posrble se etegirá el vaLor má5 elevado.


D

Grupos de situaciones de proyecto A y 3

Grupo de si[uaciones de proyecto

Si no ray advacefies a L: via de tráilco io0ado carriles de emergencia, c¿ifiles bicl o vías peaionaLes laceras),

Será aplicabie 1o esiablstltlD para

r',

c9

O,5.

., o o..B.

l ..po ¿ :,d.'

. : :).. . ^

ile lráflao, Ios ¡]veles llñincsos deben especilicarse para cada área de referé¡cia, / nc deberá er{lsiir eniTe dcs áreas advaceftqs',l¡a dílerencia Írayor a dcs cta' ses de aLur biado e ómparab[es o rle simiiar ¡]velrie ilu'

.'1J¿nfrs6.

5.¿.1. CLase-s/de aLumbi-ado de similar nivei de

apii.¡.iór

de Cich¿ reL¡cló¡ entorta aatz¿a]a, de acuerco aal;,aceries a ¡o a ies bafdas serie NIE (Tabia 5.]), serie .on l¿s.[ases de aLumbrado (T¿bla:.;). iE r'rlEW ifabl¿ 5.4) o series

:niento especiiir:

iluminac'¡óí

Si ha,/ Jdyacenles a la via de irállco ro1:iado carriies iie eme:gencia,,Jia5 DcatonaIes (ace ras) o cariiL:s bicl,

existen Cos ¿iterralivasl L.

o:e'ce 'le el.-:¿

Especificados Los va,orcs L.j¡rlnotécnlccs aoriesponclienies a tas r:[ases Ce aiümbfado serre ¡¡E itabLa 5.3), sgíe l\4EW (t¿bLa s.+), sefie CE llabla 5 5) .v sefle S de simllar:i'relr'le ,,(tabla 5.9), Las cLases Ce aiumbfadc / illr',.ina¿ió¡ so¡ !as qrie i guran en ia tab[a 5 12.

.. .d

i :- oo ool o á -

I o-'

rrtll -

j., :

L[.:

emergencia, uías pe¡{cnates

smos.

i

2. Conslderar 5e¡¿i'adar¡erte [a caLzaciaf Los carfiie5 de emergencia, vias p.aiofaLes (ace,as)'o carriLes bicl. El área de reierencr¿ de la vÍe de -r

.J - .1ró ¿-.: . t l.

"1.

liáfico rodadc será

-.

-.

cairil de enlerge¡aie será Pafa las vi;s p€alo del r¡ismo. t: ¿rcl.ura solamente el área de i'eferencia, carriles t/ici, o nales {ace.as) E[ área oe reierenc]a del

apei'le de [a anchura de d]chas vías o cai-iiles, deirerá lncLuir: meiros Ce

¡da a cada

Ladc.

Cuando las vias pea rales o aceras y los carriLes blc¡ anchura lotaL de ambos 5e consean adyacenteS, rea de referencia. slderar'á co mo u

nes de proyecto

Grupos de situ

C

y

E

renc a seTa la anchura totaIde la vía pea-

tonal,

¿ce

Para vÍa

carril bi.l.

np¡ton¡ e r inc

,

dL

Pras o LalI .es o -i.

- 7 -1er-os de

¿ ¿ie¿

de

b¿ da a cada ["d0.

Cu¿-rjo las v;¿q pqalo-ó e( o ¿ce-as V .u5 '¿:-.ór : L an adyaceries, l¿ anchura totaL de ambos deoe¡á tÉ^e se e- c.e'rLd

:)

=

(acer¿s) o carilles bici, enire [os bordes exiei'¡os de

i.s n

-a

MINACIÓN

ra de.a calzada Ce [¿ via i]e tráfico rodado, incluven-

C¡ ios cai-riLes ce

z

CLAsT5 DT ALUMBRADO DE SIMILAR NIVEL DT ILU'

Ccnslde.;i etárea ioial. L.

z

'9

1

| :... 'i"

. l¿

71.

Pará tcdas iafsltLraaio¡es dé a1u¡-b¡'aCo c lir¡os ce vias

sepai-¿dar¡ente. ,-a arÍcflura Ce t¿s ¡a das adyacentes para [a feLació1 enlof¡b SR, será iguaL coro rfÍn]i-no a

O. Jr.^,..-

de

/

incl'-rii¿ ia median¿, ¡ nen0s que ta ai-l.nüi'a de La misrna se¿ lai que anda aalzada pueda 5er cc¡siCeiada

.-

!ís sitraciores

Tooas los 4rupos d¿ s¡tu¿ciones de proyp.'o

,ie la anchura de La.¿i:ada Ce la vía de :íái'l.o rcdado, er-,lre ios boíii€s er(iernos de la misna. tn €[ aas] de vÍas de iráflco de ic5ie calzada, el área.1e fefe:encla eslará formarla por l¿ anch..tia tolaicie am¡as iaizadas

c d-t( 1.,, --

"/

rono u- ¿ie: Ce'e e-e-:rd.

5.5. Variaciones temporales de [a clase de slumbrado

Al objeto de aho:rai-erergía v redutif [¿ co¡tani¡acióf l,¡mi¡osa o resplandor iu m ino so noclur¡o, er lodas l¡5 slluaciones de proy."cto A, ts, C, D v E, siempi-e cue quede garantizada La segirridad de [os usuar¡cs ce ias vÍas de t:'áilcc, podrá variarse ternporalmente ia clase Ce atumbrado a otra ínferior a ciertas hcras de la noche en [as que disminuya susiancialmente La iniens]da0 de tráfico, {levándolo a cabo rnedlanie ei correspo¡drente sistema de reguLación del nl'rel luminoso. tn trarnos sirgulares no se cleberán reaiizar varlacione5 tem0oíales de la clase de alumbrado.

Cua¡do se reCuzca el nivel de;luminaciÓn, es declr, se varíe [¿ clase de alumbrado a una hora cieteri-r]nada (apagado de media rcche), los ¿ambios serán tales que, si [a luminancia media se reduce a una cLase inierior por €jempio, pasar de M2 a lMl, deberán cu m piiís€ Ios criter]os de uniiormidad de lunLinancia y deslur-nbranrienic establecidos en la iabla 5.i Respecl:o a ta uniforrnidaC longitudinal de lumi¡ancia, dentro cie la rnisma clase de alumbi'ado, siempre que sea posible se eLegirá eL valor más elevado.

'].


5.6. Atu

m

brad o urbano

m¡Cio urbaro se deii¡e como .jn Lugar de iniefcar¡ y de iniorma.ión. Es un espaclo compLejo que siive de sopofte para Las diversas aatividades necesarlas en ia vlda de u¡a ci'-idad. EI

3. Anatizar Lo exislenle Esla eiapa ccrnprefde rá: . EL aná[isis del Iugar y delcomporiarnienlo de [os

bi,Js

u5uaflo5

o: a-o.; S.lr.éS : , 'i:f.. o "" tL anáLisls, en su .aso, Ce la insialación exrsl."nte. t-odc ello al cbjeto de.onoceT ias posibilrdades que

el atümbrado urbano se iendrán en cuenla los crite,

ofrrce,,''l'o5 eventuales funcionamienlos deíectuo'

rios dei aiumllradc de las,¡ias de tráfico i-odado y de las vias peatonates, pensando en ainbas tipo[ogías slmuLtáneanrerte. Así cada espacio de la cludad con vocaciones dlferenies: corn€rclaLes, vivierCas, hotele, r¿s, escoLaTes, de ócro, elc., deberá ciotársele de u¡ e bienle apropiado ¿ su carácier.

sos. Se teñ'd{á en cuenla las iluminaciones de carácter privado, ta[es como escapeíales, anunilcs, eic. A inayor abund¿rrienlo, los análisis i'eseñados debe-

En

por otfa p¿rle se .ofslderarán los sigui€ntes princi pros:

" Criterlos de vecindad enti-e vi¿s Ce di[ererte naluraLeza (catlejuelas, ca[[es. aven]das. bjLevares), con plazas, caminos peaional€s y su nrobiLierio urbanc, señalización, ietreros Iunifrcsos, etc.

.

Elerentos de relación: las vías no scf de uso exclusivo de ios

.

I

o

'¡e

h ic

Lo

s.

rdc.o."5 i:¡. c,. .r:. J. io-..t q,e er a .,.]" dad [¿s calzadas no constituyen el único elei( l0 - Le cr e- Uónl.3. e rlen Olr0 r e5pJC'O !' €[ementos arqxilectónicos a ccns]defar.

1. nlegrar eI Espaclo a iluminar en su Enlofno (.ro :.J . ¿ o ."b ,,.d.df el e.pa..o,.to¿\;ac ce ":o' o'oooo . a- fo oeoi.-J es. .sp¿c .libres, plazas, etc.) co¡io ur conjunlo coherente indiso

Li5

/i/ n¡ ^.; i,. eL

ambiente [Lrminoso de

Ls-.r! u/. /. irud' .Lr ¿ .er 0e c:'pe¿a'e

OrOyeC-

t0. Según la naluraleza y eI carácter del Lugar iratado, el

alumbrado podrá ser e[ fi]ismo op res'O ¿l

de

as

zora.

o

diametralmente

.le lo . a.redec¡o

.,.

En esie último caso, se estudiará cuidadosarnente la

transición Luminosa de una zona a otra, con

e1

fin de

nndp¡ r omn¡gin¡r qrn Trp\soq os dnc ccn-rinr

2. de,rf'ca' o) L os 7 "l'po ce lsu,:'ios Deberán conocers€ Los usos de la zona donde se va irnoi¿ntar [a instalación de alumoraco uroano (cornercial, aCministral vo, vivienda, ocio, elc.). Sp om¡ro5¡r¡ cl |.nn .tp ,rcrr¡ríns ¡ rp frprIonr: el lugar (pealones, niñ os, blciclelas, automóviies, etc.), 5erá inCispensable plantearse estas cuestiones Fundare-.'¿ es e- e,lé ';vel de refle¡ ó-.

a

r_e

¡

ie.

. .roduc ocpa :rt o d ,¿ o d L n', (.

ci franscurriias Las etapas de ini'ormación y ¿nálisis, proceCerá lntroducir ios criterlas de calidad irrrino :écnica fljando ios parámetros que proced¿n, ia[es aorno ta lurninancia, unifoi'miciades, ciesiurrbramien:o, feiación eniorno, e ilumin;¡cla horizonlai, asÍ corr o ei guiado visual.

j.Encaj¿r Los Ccndicronaf les La siguiente fase cons¡siirá en enc¿jar Los con.liclúrreftes de eiiciencia energÉtica, ec0nórnicos, tec¡c iógicos, eLéctiicos y ce m¿ntenimie:ic de La pro¡ia lns¡aiación, así como los esleiicos'/ posiilLes perj.;

iics a [¿s instaLaciones de ios aIrecieccres.

A ia hoia de co¡cebir una instalación de ¿lumbrado de ' ". ¿ iO ..1. .e!orre1 pld.á1 . . <:g.l e¡ reS.os;c e rac 0ne5:

I hlp cir' :. l¡ n I o:r¡ <: Resultará deseable conocer

., .¡-i. - ó-r. , ¿C..de ?< j.-1 . 'dl¿ q ," do e er r(1 "5 S cd ugó'. :i resL.rLta.lo de Los dite¡'entes aná[isÍs, perrnriifá .ofo.er un diagnóstico fiable cle la situación €xis-

Como apircación del alumbra.Jo urbeno a conlin!ación I o ,n - nnc dp':r lnc qn< ó<ñ. ,.." uc d\pd_¿: ', p, ¿r -L-:. d'r !u ,,u ót4 ' d / /d\ur cariienios aIaire iibre y [as entra.ias en las ciücaC¿s. 5.6.1. PasareIas peatonales Cuo

q..- a

ld^be-t "-"'eaeleTpld/dre o/

ói

en O o Ce .d pdsd-€lc i-e¿Lo ol, ,- :: - a "-'. de - Ur O¡.U r LcLcld lr, dq AI-E a¡-rO_ 0 1.re tó ei d conjunto. La clase de alumbrado o nivel luminoso seíá ct1 y, en

c¿co de r'esgo de cf.-1ira:d"d, pod-á ddoola se ld

aos" -Eo. [,tos n;sros -ri,eles .e apli.ará" a

las

escaleras y rarnpas de acceso, en eL supuesio de que las precise la pasarela, impLantando adecuedamente Los prnros de luz, de forma que exisla una diferencia de L',rminancia entre La huetta y [a contrahuella que asegure una buena percepción de Los pelcaños.

C-¿rdo l¿ pasa'eL¿ pealo-al dt-avie)e L1a \,d .o' poca ilunrinación o sin ilum¡nar, su alumbrado no deberá ser molesto para [os usuarios de dicha vÍa, 1o que obligará a La utilización de luminarias con un flujo Iu n'] inoso ccnvenientemente d irigido.

i:

i

;i


-T reva[orizacióf de l0s cc¡juntos que pafilcpaf de ia v¡Ca de ta clüdad, iaies ¡¡mo m¡iivos

Cj.tando La pasareLa peal:ofaI cíuce ví¡s léireas, su alirmbrado clebeiá i-espcrder a las condlclon¿s Ce visi biLidad impueslas pof este co¡d cronante.

"'Jra

arqulleclÓnlcos, obias Ce arte, Lugares histÓllccs' ¡¡oblilarlo de lniormación y señaLlzaaión, et..

5,6.2. Fasos subterráneos peatonaies Requi¿ren una c0rrecta iumiración debido a la5 polen . alÉs ¡e.eslciades de segur dad, daC a.te.esle lipo de pasos subleiráneos son espacios cerracios Conrje huir de ufa persona hoslil, puede ser compiicado. La clase ce alurnbi-aCo'o

lUedr¿fie solur on€5 conireias para cad3 enlraaa aie La ciuda¡i, se aÉa¡zaián en sLr totaLlijad o en parie [os o¡;:t vos seaaiados. No obsianie, ce un modo general puec: corsiderarse eL aLunbrado rje las e tr3Cai d€ ¿. 1. .a . 0":¿ o-r¿ 3 e.t '

¡ivel iuminoso noaiuíno será

redia de o,5. en eica5o de qu€ 5e estime un fiesgo de c:imi¡aliclad ¿ lto. ¡\slmisfirc, en ei sirpüeslo de que la [ongitud del paso

sublerrá¡eo pea:onai asi Io ex ia, ceberá prevefse u¡ aiu brado diu¡no con un nivei [uminoso cie zoo lux v

:. é f

-J

Ce tlpo medio, no se precisará que dichos niveles sean

íuy

elevados, si€ndo asimism0 el cfiierlo de uniformi:rO .,o 16'OS -- 1 o ioe l((e C)le I po '" 'Sla lac io ¡ es.

5r, pudiéndose l:egar a la clase C[1 cuancio la situación del ap¿i-can"]i€nio y Las

d:I mismo asi Lo requi¿ran.

Flac.. --rró ,. -r .

el co rtrol de d" . lumbramiento, comc:a limitación de la contaminación sa, deber-á ser rigurosa.

5.7. Atu

mb

"

S":5 -,

It

o'-

z

radcs específicos

clase oe aiumbr¿do V sus pertinenies niveles oe iir' mirac ór para las dls:inlas Sitlaclones ce pfcvecto, a 'l_ o .o.O C ' 9 dos especiiiccs: edicionaL de oasüs de pealones, t0n soportes ae gi-an a[lura, de parqtres y i]rdlres, de segrricad V de pasos a:'liv"l de ieirocarrii.

1a

-

cae'nés ae <L p-op .r"áLler iun¿i¡1¿1. debe der a necesidades relaiivas a:

Cuando un pe¿tón se dispone a alT¿ves¿r una caLle, todavia se encuentra en [a ¿ceTa, habiéndos-'cor:-pro' bado que el aulomovllisia que se aperc be de uir paso de peatones, mira a la derecha para ver sl algllief se cjispone a pasar. La visibi[idad deL peatón en esia porción de espacio es pues primordiai. Precisamenie esla información sobre la presencia del peatón, es ta que necesario,

5n las entradas de las ciudades, el alurnbrado público debe ser objeto de un tratamiento especial, ya que

!l:'

nru-.f

perrnjte aL conductor del vehículo anticip¿i-se, si

5.6.4. Las entradas de las ciudaries

::,:

a)

ios eciificics

5.7.r. Alumbrado adicional de pasos de peatones

La ¡tase de alumbrado será

.

L0S

txcüesl¿ ia inelodctogí¿ a seguit lara [a se[eccióf iie

lue eI usuario se s;lús',, orienie. Dado que iequieien r¡os nive[e: de iiu m ina:]ó n piopios de una iarea vis ua I

.

de

urbano, e¡c.)

exista cieflo niedo de ertlrar.

lu mlno

z

. in5lalai aLun"'brado oíf¿Tne:'iaIer

!0s aparcariientos ¿[ aire iibre, por razon€s Ce seguri dad, cieben ltumlnarse de una forna sallsiaclor:a, de mafeTa que ccnstll!va¡ lugarts que ar ime n a ser uti[izados poi-[05 usuarlos, v no zonas oscuras a tas que

propías condiciones

¡oscs re .o¡ne¡daio,.. " :iplaftái tr ailrnbrado adiaiofa[ ¡ara i¿ ]lun'i na:ióir cle [os aLr."de'lcres, nedla¡ie u¡¿ ]¡sta-

2a

eleme¡los de sena[i:ación ipan€[es, fl-obilisflo

5.6.3. Aparcamientos at aire iibre

,. .l do.ei

.o

i¿ ció |r aC ecuada. o Pre,/ef una lluninación co¡rpLerne¡taria

una unii'ormldaC media de o,5.

t: o ."..e d.

lnsiaLar un alun:rac]o oúbL r:¡ Ce b¿s€ que. en l:odos ios casos, debe Dernllll ¿lcanzar er !a :¡lzad¿ i¿s clases ie;lrmbrario o iiveles Ii]r.li-

'

Cic, pudie¡do elevarse'a too lux co¡ u¡a uniioi'mida¡j

es

po-

Un efecto de señaiizaclón o guiado vlsuaI de ia e¡trada de La ciud ad. | ñr h',onr n¡r-o-- i¡ 1 ,.1 co dJCro¡ desdó 1¿ enr'¿d¿ de [a c.dal del tipo / (aracteri5-.as de la vÍa de tráfico que va a enfilar, al objeto cie pooef ¿o¿pt¿-. . co-port¿r"ie1to ¿ros ca'¿Lte'isl.as oe e5to .;a / del nedio que se ¿-'av es¿.

e

es

feciuand o una maniot)ra.

En genei-aL, se recomiencja la

inplantación de sistern¿s

adiclcnaLes de atumbrado en pasos de peatones, sien-

do prioi'ltaria su lnstalación en aquellos pasos

n0

semaforlzados. Dichos sistemas iiene¡ por objelo ilu' minar dlrectamente al peatón sobre el cfuce, de fo|ma que se consiga un elevado contraste entre el peatón y eIfondo sobre el que destaca, ILamando [a etención de los conductores de los vehículos de [a presencia del peatón sin causar, por otra parte, desiumbrarnlento a los mencionados cqnductores mediante ta utiIización de luminarias con fotometría "cut-off" adecuada.


In eIaLumbraCo aC]cionalde lcs pasos de pealones se recomienda una ilui¡inancia mÍnima en el p[ano verlicalde 4o iux, y una L mitación en el deslumbramienio o en et ccntrol a¿ la conlaminación [umino:a Gz en la dirección de circliación de vehículos 7 G3 en la cirecc on 0puesta, correspondientes a [as riases de intensi, dad serie G de ia iabta 5.6. calzadas de cliculación en un único sentldo, ta solución.onsislirá en i¡siaLar una luminar¡a er un [adc, si En

la catzada es esit-echa, o dos lr¡mi¡arias una a cada lado si La aaLzada es ancha, inuy cefca detpaso de peatcnes,

pero anlcs del :nismo en [a dirección Ce aproximaciór

; = a

ciel tráfico de ve¡ícu[os, ilumira¡dc directamenie el lateraidelpeatón qLre se siiúa fren¡e a Los condlctores de Los vehícuios qLla se ¿cefcan,lai como se inCica en '¡ ia figura 5.2. No obstdfle, cuando La ioiomelrÍa de las luminarias sea ¿decua.la, podrá¡ iNsiaiars€ e¡ el prop o paso ce peat0nes, Srempre rlue la circulación de Los misnros en fu¡clón Ce sl seguriciad no tesulte diflcullada por ei s0porie {coiumra o bácLrLo).

,¡q.

)

ú.- SiÍuctión delclut¡¡brcda adic¡anaien un pcsa de

te unc calzad¿ can clrcuidaión eii dcble seniida e tsle!t

pa!Íotes

en el cen!ta.

5.7.:. Alumbrado con sopories de gran attura Recibe iaI denominació¡ ei alLlmbrado ejecutaCo ccn sunlcs de luz cuva altura de noftaje es slperioi a 16 rleii-0s, y cuyo meitief imiento ro puede ser realizado

i¡eili¿¡le vehícuto doiado de cesta hidráulica. ¡ste sisteÍra se utili:; cada vez que eI empleo r:!e soluciones convencionales.Jc alumbraco ro resulla s¿lisiactorlo, debldo a L¿ multiplicidad de soportes y a [a diflc!ltad de su

impL¿niaclón en los correspondientes empLazamieItos.

il alumbrado mediant€ sopories,ie gran altura se ielacrona con la iiuminación de grandes sr".rperFicies, y e¡crenira su aplicirión s

, ertre

oiros, en Los casos

guie,,tes:

. i!udos (e¡Laces e iniersecciones)

':a

a

.

:1'F¡

comptejos de

uio p¡stas, aütovias y caTreteras

Gloriet¿s y fotondas Ce tráfico rodado de grar anchura Peajes ce auiopistas

" VÍ¿s

.

. Áreas de esta.io¡amie¡lo público de grancles cimensio¡es

Fii. 5.2. Sitracióti del alrnbrcac cdiaictlc! ce

lnc cela,ca

ccn drculdaiór,

ei

e.

ttn

pasa

ie

. Zo¡as esDacios¿s de ampLias superilcies . Grandes superficies industíiaLes

pp-atotes

.

un set¡iiaa

Cuandc se tTaie de !l'la vÍa de tráfico rod¿do Ce clobLe sentiCo de cir.i.rlación, se instalarán dos lLlr¡inarlas, una a cada Lado de la calzada y am bas muy próximas at paso oe peatones, pero anles deI rnisn]o en cada una

de las dos direcciones de aproxim¿ción del tíáfico motoíizado, de conform¡dacl con la figura 5.3.

Playas de vías de ferroLerriles

o D o J'. rtlJ' ¡jo ¡. ¡p :.¡-65 . r\4uelies portuar¡os y zonas de conieredore,j

.

Ciros

!a reaiizaciór¡ de la instaLación de aiumbraCo nedian, ie sopoftes de grar altura, es una soluclón racionaL cuando [a implantación de los báculos o coIumnas c[ásicos origina problemas en eIentorno la[es como: . Pérdida de perspectiva y separaciones de nive, Lación entre sopories (cruces de vías de tráflco rodado a distintos niveles). . ProbLemas cje dimensionamiento (grandes espacios), de estéiica y de confusión del guiado visual (rnuLtiplicidad de soportes). E- es:e t po de ¿lurb.¿do ¿s alr -ras n¿s -recrertes oe a^ -^^^.t-. -^f-^iÁ^ -, .^^ ,v) rJUJr.q5 ru't l^ue )O , 35' ót'Os. aL'l L-b1do e1 s. -ac:ones co^c eta( de cr:ces ao-rp.eror ,rero de fle tc. lur.t-"Ca- s.per¿-se los 40 -. nosas se reducirá en lo posible, mediante la utitización c. lá.rf,arac d" cies(a-g¿ de pofenc a y efLac d Lr. rosd elevada. Podrán inslalarse luminar¡as con óplica conven, i-^

l

j.-

S¡tuac¡ón del alunbrada adic¡onal en !n pósa de peatanes de una ¿alzada can c¡rauldaión en ciable sentída. FiE. 5.

Por último, en la tigura 5.a se ha reDresentado

la

¡mplantac¡ón de{ alumbracio adicional en un paso de peal0nes nruy ancho, con circulación en Coble sentido e ¡sleta en elcentro.

t'on¿r. or'.rtdb e o psoeci[.a, ¿si corro pro/., to-es,

adoptándose en cada caso las soluciones que se esti, men convenientes para lograr Los fines previstos.


Para efeclüar ias operaciones ale m¿¡tenirniento, [a accesibiLidaC a ios aparatos, eqi-ripos y Lá'T.aras, podrá e[eciuarse,-ned]arle escaIas fijas insialadas er ios sopcries, hasta Llna aliura ie 2o metros. Para coIurnnas de aLilras nayoi-es, seíá adecuacja [a insia-

oj

t¡"

t,o -:-lL,ot

rd.'.

DE ALU [4

B

RADO

DE LA

Cruces

ViA DE.TRAFICO

9s

cf,

el -:ór ooe .o oc"el-'

Él alumbrado de Los oarques y jardires s€ oroveci¿rá

:¿ ma¡eia que

ALU¡¡BRADO CON SOPORTES DE GRAN ALTi.jRA CLA.

585

ción de colores sea [o más parecida al enlor¡o que seCesea iluninar, considerando tantrlén q'Je su expi0 ieción resulte lo más económ]ca posible. perc sin que

CLASE DE ALUlllBRADO

5e obtengan efecios decoi'aiivcs c se

resalten detalies arqtlteclónlcos, conjugantio lÜces y sor-nbras pero freviendo unos ni'¡eies de rliminación, iales como los establecidos pa'a eL alumbrado peatonaL, que resulten suflcientes en Los andadores y clte' iefles zonas de| parque o jardín y que, er iodo caso,

.. rda .óT ia:ep r i¡od -l:.o- u

.. i''

Z

.:

inuy.omp[€jos.on lntersidacj

iráficc eievaCo y aLis complejldad deltrazado y deL cai-npo visual Ce

Cfuces conr pLeios Rctondas Y gLoflelas Vías de iráiico rcdado de gran ancnura Áreas de

estaclonamiento

CÉ o

CE

C

(F

1

Ct r

CtL 1Af

1^.1.n F" É Zonas de !eal

¡,ciir ir Fr sifur¡rarcres de 3lrfibr¿do aotre5raxd¡eaies a ctuces r,ú,v aanp!eias aal ,niensidad ie iróica zie'/ada t'c¡it.cñpleii Crd cjei t.o¿aaio I deicc:i1ta vtsuol, en clgunas cú50s e59e' .icies la i).¡iíDín¡dcd nedta d¿ ¡lu¡¡in.dnc¡d seú a '5. i'ic:a 2: En gtd!:de3 superficies ¡ndusiriales, e! live! de ¡luminrn.ts r,ed¡lt nat¡zantaldepeideró ce! Jabaio a iciea a cesdrralLc' puo:éndase alaatzcr'/aiate'.le ncslc i.a lux e Inciltsa 2ac :t\'/ ur. r.t:.rit¡Ccd aei 5a'1, en zancs de trcbaia de t¿:n

Al objeto d€ pa[iar e1 deslr:rnbramienio,.uyo conlTol en este ilpo de aiunbrado debe ser riguroso, elánguto cle

inclinación, en

el emplazamlerto, de (¿ inrensldad

5.7,4. Alumbíado de seguridad Én zoras reside¡clales suburbanas, fu¡':lamental¡n€nle en vivie¡das unilamiliares sil.ladas en urbanlzaclones aLejaCas deL centr-o Ce las ciuclades, asi como en polí gonos lndLrstriaLes, co¡ incjepende¡cia deI alrmbrado vlario debe acometei-se ta ilu m inació n de ios ediflcjos y ie sus inmeCiaciones, ya que una prop ecjad s ¡ alu¡rl braclo o poco ilurninada es casi una i¡vitació¡ atdelilo. Esla iluri'inación, instalada principaLmenl:e en edificios

de viviendas o doméslicos, se deno

m in

a aiu

m

-

A este fespecto, tanto Los expertos en [a Drevención de ia delin.üencia, como [a policía y las compañias de

az

segu¡cs están de acuerdo en afirr¡ar que el aiu'"ilDraco es,-rn arñra eficaz para prevenir 1a Celincuenaia, ¿li eflpo que aumenia [a se¡sació¡ de seguridad y' pof ianl0 ' ie iranquilldad de los ocuPantes. ALUMBRADO DE SEGURIDAD NIVILES DE ILUMINANCIA MEDIA

medidas pertlnenles para reducir 1a contaminación l-Tin0sd o -espr¿r co- L roso roc'urno.l..e e5l¿ i oo mbrado ocasiona.

5.7.3. Alumbrado de parques y iardines

"

!lu

+"

Tiene por objeto proporcionar durante la noche niveles de iluminación ade.uados a cada zona del parque o jardin, permitiendo durante eLdía su armonización con la estéiica del mismo e incluso a contribulr en Lo pcs¡ble a realzarlo. Las zonas a contemp[ar serán Lo5 accesos aL parque o

y

andadores, áreas de estancia, escaleras, glorietas, taludes, etc. y se tendrán en cue ¡' ta íundarnentalmente los crlterios y niveles de ilumina' ción del alur¡brado de Las vías peatonales. La clecció1oe r¿5 fL¿rtes d" -z Iiene un p¿pel p'ino"dial en este lipo de alurnbrado a la hora de lograr un do-eo co t ¿ste oe añ0 . rtes, oe lo'--la que 5e seleccione- aquell;, lánparas c.va 'e5puesta ./ repr0dLc'

jardín, sus paseos

a)

brad o de

deslumbrantes. Asirnis¡no, habrán de adoptafse las

a [u

= =

.(q--o¿o,,q. roie .oÓ) c a51rn

máxima de [os proyectores seiá 65, linrltando en iocjo Lo posibLe los valores de intensidad por enclma de esle ángulo. Todo ello sin perjüicio de la insia[ac]ón, en su caso. de rejiILas, para[úmenes u oti'05 dispositivos anti'

de

tz

ninancia har¡zo ntal

Las niveLes dp,

la tabLa

valarcs mínimas en setvtctc can nan'

'on ien¡nienio de lo ¡nstalación de olunbrado. A f¡n de rn¡Tntenei dtcnas no niveles de servic¡a, debe cansidercBe un faclot de deprcc¡ación ccntant y grcda de lun¡ncr¡a de del tipo tnoyat Ce a,3 dependiendó

ñD!t:

La unifam¡dcd nedia de ¡Luñ'incnc¡a rcconenaaDle para es!e t¡po de alrnbrcda de sequridad serd de Ó,3

En [a tabla 5.14 se establecen los niveles de iLuminan-

cla rnedia en fachada deL edificio y en las in¡rlediaciones del mlsmo, en función de La reilectancia o coeficienle de refLexión de dicha fachada. 5e ti-ata de va[ores minimos er seTvicio con mantenimiento de la instaiación de alunrbrado


,:l,1.iiiitrE

trii,rti -o

=

f

¡

7 ! I

a L 9

:3::s1

€3:.

i

€3::::

:!i:3:

.88'83

r 88" 88

t"t

L

'_o )? 9?

co :.:

aa

))

PP !-')

aa

c:) .*l 30 cl a.t lc

:

d

:

€3i€!>

:3:

I-

r¡r'r-o¡:¡

8888E8 888

cacri(i

ó 8c

c

ocoQo9

99o Lr(¡-E

Ó

fr(¡5(iis

c

co)Jc)

:>oo

c

r,

r15).')c)c'r-

o,so

.\-,

¡55.6.\+' a lcoc

5

8 ffi,Effi.

)

!54 ola

-

ó,.coo coo

occ

ócao opoQ

3::3 i

oocooo ::

¡_90c !! (]) .¡

=..?

.or .!r 9,

-!

'.5 )

33t383 38E

8

o o

99I

coo olo

cc9

po90

??

RRR

:oco o )oo

co:)ooo

óóó

-oi

-)

oo aa c]o oJ c') a:l

'-

3

-o

888388

?r

-o


¿

a

EE€gegEE€EEEg$E E€BEE?".=CgA EA:EEE 1!

333 333 333RR3 33S

:e

333 R33 333 33 3;

33

3:: 3:: :33::: 333 333 ::3 3:: :: :: ¡: :¿: :¿: ¿s: :: :: 3: ::3 :33 :¿:::3 :;:

:

EÉg gEg SCCgPR Eg¡ EgF Egg F-8? Ri:?!: P::

1

:s3

:33

\

:33

i:*

:s3

i:ei-rl i¡¡

:33

I !

: _-

-

I

3r

a

:

-a

!

9;i'¿i.

:

c

aa

cae

¿"

ao

) I

oo OO

occ occ

:üt

!

s::3 3: s 3

S¡t

i¡si¡a

S¡ri¡l

S¡ai¡l

x u

lf

l (

t

.J

¡

)

9 * ó9!9

I ;q SY !n-

:

: J : q

!

3

a

2

!

'9

6

triffi


ffi"ffi Qá

e'. IT,

:

ri:

á¡

:l

e:

É l;1

€31€3i

€3i.33; 3;i

:3<

(j)

[:: ! ]

! 3:€;:. :

.?.!r'Jf9N:

ee?apt

c-;^

¡;?!-(o ,,r.-c

occ

--ooa)a

9oc

c:c.)j: