Page 68

clásica y plantea un modelo arquitectónico de uniformidad y belleza: la planta centralizada. Bramante ya había utilizado este diseño en otras de sus construcciones siendo quizás la más relevante de ellas la construcción del martiryum de San Pietro in Montorio. En Todi el módulo central de la iglesia está formado por un cuadrado de grandes dimensiones al cual se le han adosado espacios semicirculares en todos sus lados. El paso entre el cuadrado central y los ábsides semicirculares se resuelva gracias a los imponentes arcos torales que sirven de sustento al altísimo tambor de la cúpula semiesférica. Bramante opta por la sencillez compositiva y la modulación de los espacios al exterior así, el cuadrado central puede ser observado perfectamente desde el exterior del templo alzándose sobre los ábsides laterales. Este espacio cuadrangular queda rematado por una sencilla balaustrada sobre la que arranca el tambor modulado por pilastras pareadas corintias entre las que se abren alternativamente vanos rectangulares y de medio punto con frontones triangulares y semicirculares. La cúpula de medio punto también entronca con la tradición grecolatina, está rematada por una pequeña linterna y remite a la construcción de San Pietro e incluso a la enorme cúpula diseñada por Brunelleschi para Santa María Dei Fiore. Las pequeñas semicúpulas de los ábsides también están levantadas sobre tambores y actúan como contrarresto de los empujes de la gran cúpula central. Como hombre renacentista Bramante tuvo muy en cuenta la armonía de las formas y espacios, los elementos geométricos y la armonía constructiva, sin embargo Santa María della Consolazione presenta una altura que no está demasiado acorde con las proporciones de su planta centralizada, quizás fuera las influencias de la arquitectura bizantina lo que motivó al artista en este nuevo proyecto. Una vez más Bramante no pudo ver terminada su obra, de hecho el templo no se terminó hasta bien entrado el siglo XVII, y diferentes artistas intervinieron posteriormente en su construcción sin saber con exactitud que innovaciones pudieron, o no, introducir en el proyecto. Lee todo en: Santa Maria della Consolazione en Todi. 66

El proyecto se asemeja mucho al original de la basílica de San Pedro en Roma, para el que Bramante había propuesto, en ese momento, una gran iglesia de planta central como en el caso de este templo. Dadas las menores dimensiones de Santa Maria de la Consolación, es fácil entender por qué el proyecto de Todi siguió adelante con más facilidad que el de San Pedro, caracterizado por los continuos replaneamientos y compromisos que implicarían, entre otras cosas, la renuncia a la cruz griega tan cara al Renacimiento. La

Obras del Quiquecento  

Galería de las 20 obras más representativas del Quinquecento Italiano

Advertisement