Page 1

Gacetilla Cervecera PUBLICACIÓN GRATUITA CASI MENSUAL SOBRE EL MUNDO DE LA CERVEZA Número IX. Enero 2012

EDITORIAL

ASOCIACIONES No es fácil aventurarse a predecir el futuro. Y menos en los actuales tiempos de incertidumbre y crisis económica. Como también era del todo impensable hace solo unos pocos años augurar que tendríamos el floreciente panorama cervecero actual. Y quien puede hoy en día imaginarse cómo será dentro de 10, 20 o 30 años la situación dentro del contexto cervecero artesanal. Creo que nadie. Dependerá de muchos y variados factores. Pero seguro que será muy diferente. Pero será mejor dejar de hacer suposiciones, porque lo que si esperamos y deseamos que este año que iniciamos sea el de consolidación definitiva de las micros artesanales. Ahora viene cuando os preguntareis porque de tanto optimismo. Supongo que estaréis con nosotros que todo oficio, gremio o profesión funciona mejor mediante la puesta en común de iniciativas, esfuerzos e intereses. Durante el año pasado se estuvo gestando entre las micros de Catalunya, la Asociación Gecan, el “Gremi d’Elaboradors de cervesa artesana i natural”, que

finalmente tuvo su presentación oficial durante el pasado Barcelona Degusta celebrado el pasado mes de diciembre. En la Comunitat Valenciana también están viviendo un proceso paralelo, que esperemos que se traduzca también en los próximos meses en un nueva asociación de cerveceros. Si hasta ahora estábamos en una etapa embrionaria de un nuevo panorama cervecero, tal vez en este momento podemos estar encarando los primeros pasos necesarios para adquirir cierta madurez, que ayude a asentar esta tendencia en todos los ámbitos, ya sea social, económico o institucional. Otro asunto diferente seria en cuanto nos adentráramos a reflexionar sobre el tema de los consumidores o aficionados a la cerveza. Para ponernos en antecedentes, desde mayo de 1990 funciona la Unión de Consumidores de Cervezas (BEUC) formada inicialmente por organizaciones de consumidores de cerveza de Bélgica, Países Bajos y el Reino Unido. Actualmente también forman parte organizaciones de Austria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Italia, Noruega, Polonia, Suecia y Suiza. Por ejemplo la Campaign For Real Ale (CAMRA) en el 2011 celebro su 40 aniversario con más de 100.000 miembros activos. Estas

organizaciones velan por los derechos del consumidor y promueven la cultura cervecera y la cerveza de calidad. Aquí es cierto que no tenemos el bagaje cervecero de estos países, pero también esta situación va cambiando lentamente, indudablemente más despacio de lo que nos gustaría a la mayoría. Pero seguramente el siguiente paso para conseguir impulsar el futuro cervecero de nuestro país, favoreciendo un nuevo horizonte a corto plazo, pasaría por organizar una asociación de consumidores de cerveza que fomente, apoye e impulse una verdadera cultura cervecera sustentada en estos nuevos elaboradores, tiendas, locales, festivales…etc. Desde estas páginas lanzamos la propuesta con ánimos de participar activamente. ¿Cómo veis el reto? Y para no ser de los que tiran la piedra y esconden la mano, hemos pensado como dar ese primer paso necesario que recoja las propuestas e iniciativas encaminadas a este fin. Aprovechando la oportunidad que nos ofrecen las redes sociales para estas situaciones, hemos creado una página de trabajo: www.facebook.com/Asociaciond eConsumidoresdeCerveza que esperemos pueda servir de embrión para tal fin. Solo nos queda invitaros a participar si estáis realmente interesados en la propuesta.


Reportaje

La cerveza en Barcelona Por Eduard Casas Blog Coleccionismo Cervecero

En 1853, el farmacéutico y erudito Josep Oriol Ronquillo publica el segundo tomo de su “Diccionario de materia mercantil, industrial y agrícola”. Esta ingente obra pretende mostrar todo el conocimiento de la época sobre estas materias. A partir de la página 56 hace referencia a la cerveza. Después de una descripción de la bebida, de su elaboración y de las industrias europeas de la época pasa a hablar de la introducción de la misma en nuestro país. Comenta que la primera constancia de su elaboración fue en Barcelona en 1819 y pertenecía a la Sra Viuda Peter. La aventura duró bien poco debido a la nula afición de la gente por esta bebida. No fue hasta 1837 cuando el alemán Juan Mauer, con su industria mejorada, empezó a elaborar una cerveza de calidad que poco a poco se fue popularizando en la ciudad. El autor menciona que en el momento de escribir su diccionario existían en Barcelona tres fábricas de cerveza “de bastante buena calidad, las cuales producen este artículo en cantidad suficiente para el consumo local y para la exportación a los pueblos del Principado” y acaba diciendo que en España no se importa cerveza del extranjero. Al final hace un vaticinio: “...creemos que esta industria nunca llegará en España a adquirir un desarrollo medianamente considerable, puesto que la cerveza destinada a ser un sucedáneo del vino, tiene su gran importancia en los países cuya temperatura no permite el cultivo de la viña. La España, en donde la vid es abundante en la mayor parte de sus provincias, y en donde el vino puede obtenerse a precios muy ínfimos, la cerveza será siempre no más que utilizada como bebida de recreo, o por mejor decir, como un refresco durante el tiempo del calor”. El Sr. Ronquillo era todo un “visionario”...

Como ya he mencionado, el autor del libro vivía en una Barcelona con tres elaboradoras, las de Francesc Casanovas en la Rambla de Santa Mónica, la de Jaume Costa en la calle Escudellers y la de Joan Mauer en el portal de Santa Madrona. Aunque según otros autores existía una cuarta, la de J. Heuse en la calle Nou de la Rambla. Todas ellas situadas en la parte baja de la Rambla y aledaños del Raval. Estos locales eran llamados “fábricadespacho” ya que allí se elaboraba y vendía en pequeñas cantidades cerveza así como aguas gaseosas y licores. Con el tiempo se fueron habilitando espacios para el consumo “insitu” de las bebidas. Poco a poco el consumo fue en aumento y creció el número de fábricas. La primera fábrica de propiedad catalana de un cierto volumen fue la de Miret i Tersa que inició sus actividades en 1860. La empresa, formada por suegro y yerno, se había creado en 1853 para la fabricación y venta de bebidas gaseosas y limonadas, con una fábrica y tienda en la calle Hospital 47, en donde ahora se levanta el teatro Romea. También era muy conocida la de Petit i Sabaté en la calle Tallers, 28. En 1856 se establece en la calle Cirés, 6 la que sería la mayor fábrica de la época, la de Moritz. Crónicas del momento hablan de largas colas para adquirir la bebida, y para agilizar la venta se montan tres tuberías que llevan la cerveza desde el sótano hasta el mostrador. En 1864, desbordado por la gran demanda, abre la nueva fábrica en la Ronda Sant Antoni, recientemente urbanizada tras el derribo de la murallas. Y en 1872 se crea la semilla de la que sería la otra gran cervecera de la ciudad, Damm. Camps i Kuentzmann SRC se establece en una fábrica del Poble Nou del municipio de Sant Martí. Camps es el socio catalán de August Kuentzmann Damm, un cervecero alsaciano que tiene que abandonar su tierra natal debido a la Guerra franco-Prusiana. Años después vendrán otros familiares. Los tiempos que viven no son buenos

para los negocios y esta primera empresa no tiene el éxito que esperaban. No será hasta 1876 cuando August se establece por su cuenta en un local en la calle Vilanomat, 25 destinado a la elaboración y venta de cerveza y creando la SA Damm con otros miembros de su familia. Retrocedamos un poco en el tiempo. En 1869 se abre la primera cervecería como la conocemos actualmente. Se trata de la Gran Cervecería Alemana, en el Portal de Santa Madrona, 28 y se publicita como poseedora de la gran cerveza Strasbourg elaborada por Camps i Kuentzmann. A este primer local siguen la Cervecería Catalana, Ambos Mundos, l’Alemanya, la de Londres, la Gran Cervecería del Correo, o l’Antiga Cervecería. El Sr. Kuentzmann, viendo el negocio de la venta directa, abre una con el nombre de Gambrinus también en la Rambla de Santa Mónica. Estos locales se llenan de clientes fieles que popularizan la cerveza. De todas las empresas elaboradoras serán dos las que crecerán y se convertirán en grandes competidoras. Moritz y Damm serán nombres populares para los barceloneses.


Internacional

IPA, ¿Un golpe de suerte? Por María Revilla Ruipérez HumalaBeer

Todos conocemos el origen de las IPA (India Pale Ale), pero ¿se trata de la verdadera historia o es simplemente la que siempre nos han hecho creer? La romántica idea de George Hodgson, ilustre maestro cervecero de Bow Brewery de Londres que, preocupado por la sed y el bienestar de sus conciudadanos británicos en la India de finales del siglo XVIII, decide elaborar una nueva cerveza que aguante en buenas condiciones los 15.000 kilómetros que separan a los súbditos británicos de su patria. Hasta entonces lo tenían difícil ya que el transporte se realizaba en barriles de madera que viajaban en las bodegas de los barcos, sin refrigeración obviamente, y soportando los vaivenes de un viaje de casi cinco meses con drásticos cambios de temperatura. Esto provocaba que la cerveza llegara a su destino en tan malas condiciones, mohosa y agria, que ni los más sedientos y nostálgicos cerveceros eran capaces de beber. Entonces, Hodgson decidió alcoholizar y lupulizar sus cervezas para evitar que se agriasen durante el largo periplo por el océano, dando como resultado una cerveza muy amarga, alcohólica y espumosa, capaz de soportar, no solo el largo viaje, sino también el tiempo de almacenaje en la India, donde a poca imaginación que le echemos, sabemos que el clima es totalmente distinto del de Inglaterra. Hasta aquí, la historia de siempre, ¿así de fácil? Parece que no… En 1640 había ya un importante asentamiento británico en Madrás y veinte años después en Bombay. ¿Nos quieren hacer creer que el ejército, los comerciantes y marineros allí establecidos estuvieron un siglo sin beber cerveza? ¿Quieren que creamos que hasta que no llegó el Sr. Hodgson

con sus “lúpulos mágicos” no se bebía cerveza en las colonias? Es verdad que la IPA fue la primera cerveza diseñada para ser exportada, pero no fue la primera en exportarse. En agosto de 1769 el Capitán Cook abrió un barril de Porter que llevaba a bordo para celebrar que cumplían un año navegando por el océano y así sentirse más cerca de Inglaterra. El diario de uno de sus tripulantes detalla que la cerveza “estaba en excelentes condiciones”. Si este barril de Porter podía soportar perfectamente un año de travesía por el Pacífico Sur, no hay razones para pensar que había que elaborar una nueva cerveza que aguantara un viaje a la India. Al parecer, el éxito de Hodgson se debió, no solo a uno, sino a dos golpes de suerte (creo que fueron más) y alguna casualidad… Por un lado, los muelles de los barcos que iban a la India estaban muy cerca de su cervecería. Así, cuando los capitanes de estos barcos querían comprar cerveza para llevar a las colonias lo hacían en la que tenían más cerca, la suya. Además, este les daba crédito de hasta 18 meses para pagar, siempre y cuando solo le compraran a él. Y cuando se enteró de que otros comerciantes estaban exportando cerveza, inundó el mercado con grandes cantidades de la suya a muy bajo coste. Una vez que se deshizo de sus competidores, limitó las exportaciones y elevó de manera considerable los precios recuperando así las pérdidas del año anterior. ¿Buena cerveza o buen comerciante? Por otro lado, Hodgson decidió experimentar con su October Bitter Ale. Quería obtener una maduración rápida, que la cerveza alcanzara el mismo grado de maduración en barril y durante cinco meses de travesía que en dos años de almacenaje en un sótano. Para ello, echó parte del lúpulo directamente en el barril

(versión temprana del dry hopping) para que este hiciera su trabajo mientras la cerveza seguía fermentándose. Añadió también más azúcar que el utilizado normalmente para las Pale Ale, con la intención de alimentar a las levaduras y mantenerlas vivas durante el largo viaje. Se podría pensar que con este método se conseguía una carbonatación excesiva, pero este posible efecto quedaba contrarrestado por las fugas que tenían los barriles de la época. También se vio beneficiado por el trayecto del barco, al cruzar dos veces el ecuador se producía una doble fermentación en caliente, además la temperatura del océano cambiaba a medida que iban avanzando en su viaje. De 11°C en aguas inglesas pasaban a 27°C en la zona ecuatorial para volver a bajar a 18°C al bordear el Cabo de Buena Esperanza, y subir de nuevo hasta los 30°C al final del trayecto. De esta manera se obtenía una cerveza seca, alcohólica, carbonatada y de sabor fuerte y amargo. Sin embargo, no existe ninguna evidencia de que Hodgson supiera de antemano el resultado final de su experimento. ¡Apostó y ganó! ¿Por qué tuvo tanto éxito la IPA en Inglaterra, un país frío y lluvioso acostumbrado a las Porter? Al parecer, al volver a casa, los soldados querían seguir disfrutando de la misma cerveza lupulosa que habían estado bebiendo durante su exilio en las colonias. Si a esto añadimos que en 1827 uno de los barcos que se dirigía a la India naufragó muy cerca de la costa, que fue subastado en Liverpool con los barriles de IPA incluidos y que estos se extendieron por toda la ciudad como la pólvora, el resultado es que poco tiempo después, los británicos clamaban por estas cervezas doradas. Como seguimos clamando hoy día, casi dos siglos después y en los cinco continentes. ¡HIP HIP, IPA!


Microcervecerías

El Molino del Río, una cerveza sueca de Murcia Javier Calvo Angulo. Blog Botellas Serigrafiadas La fabricación de cerveza en España ha estado, en sus orígenes, ligada a menudo a emigrantes centroeuropeos. Sería el caso de Damm en Barcelona, Knorr en Vitoria, Bachmaier en Gijón o Meng en Santander. Sin embargo, desde los años 60 el impulso industrial se trasladó a empresas nacionales y posteriormente multinacionales. Por eso nos ha sorprendido gratamente la presencia de un emprendedor sueco en las tierras altas de Caravaca, elaborando una cerveza artesanal de altísima calidad. En todo centro y norte de Europa la elaboración de cerveza artesanal está muy asentada, tanto para consumo doméstico como comercial. En una degustación celebrada durante una boda en Uppsala, Jan se inició en los secretos de la cerveza artesanal. Jan Hellmér se trasladó a vivir a España hace ya 20 años, junto con Carmen. Con el tiempo iniciaron una aventura empresarial, que fue rehabilitar con gusto exquisito un antiguo molino, construido a fines de la edad media, junto al río Argos y dedicarse al turismo rural. Cuidaron la restauración y la cocina, dirigida por Encarna López. Hace tres años, surgió la idea de elaborar una cerveza artesanal, como un complemento a la actividad turística. Jan y Carmen han contado en esta aventura con la colaboración del maestro cervecero sueco Matt Hellman y de su mujer Marie.

En el proceso de elaboración se utiliza agua de manantial, filtrada y tratada con rayos UVA. Debemos tener en cuenta que el agua de la zona de la Sierra del Gavilán, es un agua dura, por lo que el proceso de tratamiento del agua es fundamental para elaborar un producto de calidad. También se selecciona cuidadosamente la malta y el lúpulo, importándolo de Alemania. La fabricación de la cerveza se realiza en el propio molino y en la actualidad están construyendo una pequeña nave para seguir con el proceso. Jan ha realizado hasta la fecha cuatro variedades de cerveza: Negra, Tostada, Gold y 24 Quilates. Y ya tiene una cerveza especial a punto de salir, elaborada con vista a la navidad siguiendo las costumbres vikingas.

lúpulo. En su terminación se aprecia un suave toque a cítricos: limón, naranja, y un toque de dulzor que recuerda a la uva. Su contenido alcohólico es de 5.6% vol. - La Gold Se elabora con dos tipos de malta y uno de lúpulo. Tiene un sabor fresco y agradable, con regusto a lúpulo. Su aroma es afrutado y finaliza con una sugerente combinación de dulce y amargo. Su espuma es ligera con una blancura que recuerda a las nubes. Su frescura hace recomendable su consumo en el verano. El grado alcohólico es de 4.5% vol. - La 24 Quilates Mezcla dos clases de malta y dos de lúpulo y recuerda a la Duvel belga. Su sabor es afrutado y en su finalización aparece el amargor del lúpulo. Tiene un alto contenido en alcohol, 7,0% vol. - La Negra

La filosofía de Jan es contundente, “la cerveza artesana se puede mejorar hasta el infinito”, “existen multitud de tipos de malta y lúpulo que se pueden combinar y elaborar cervezas con un registro amplio de sabor y aroma”. Esta primavera empezó a elaborar su primera producción, con cuatro sabores distintos: - La Tostada Mezcla tres clases de malta y su mezcla con el lúpulo le confiere un sabor intenso y explosivo. Su gusto es a frutas, con liguero toque amargo y un intenso aroma a

Mezcla dos maltas negra y una variedad de lúpulo. Es una cerveza de carácter inglés, fuerte y oscura. Su gusto es achocolatado y tiene aroma a café. Su espuma es cremosa y muy suave. Su contenido en alcohol es de 7.3% vol. Aunque lo más recomendable es visitar Caravaca, y comer y dormir en el Molino, también se puede comprar desde la página web del Molino. http://www.molinodelrio.com/


DE BASSUS, UNA ARTESANA DE ORIGEN ALEMÁN EN EL SUR DE ALICANTE Txema Millán Blog La Birra nuestra de cada día

Atendiendo a su página web, los orígenes de la familia De Bassus, se pierden en la noche de los tiempos y ya desde el siglo XVI se dedican a la elaboración de cerveza en Bavaria. Sin embargo en nuestro país se instalaron hará unos 3 o 4 años. Concretamente la Cervecería y Restaurante ‘De Bassus’ se encuentra en La Zenia (Alicante). El local es amplio, con capacidad para más de 200 personas entre sus amplios salones y sus terrazas anterior y posterior y lo preside una gran caldera de color cobrizo ubicada en el centro del establecimiento. Parece un elemento decorativo pero no lo es pues allí es donde se cuece todo de manera automatizada y supervisada por el maestro cervecero Max Anneser, quien dirige todas las operaciones y supervisa todos los pasos, para conseguir elaborar unos 6000 litros de cerveza diarios. Una barbaridad, pero si tenemos en cuenta que

durante el verano se llegan a servir 700 litros al día en este local a los que hay que sumar los que se despachan en las sucursales de Elche y Torrevieja (que han cumplido ya dos años) y las de la recién inaugurada sede de Alicante, pues, los números van saliendo. Trabajan con maltas alemanas y lúpulo en pellet.

En el subsuelo del restaurante se encuentra el corazón de la cervecería. Allí unos enormes tanques de fermentación hacen su trabajo durante una semana hasta que el producto está listo para ser

transferido a los barriles que después serán pinchados en la planta superior. ‘De Bassus’ elabora 4 tipos fijos de cerveza: La Hell, una lager fácil de beber, la Pill (también rubia, elaborada con lúpulo –pelletHallertau), la Dunkel (oscura) y la Weisse (de trigo). Pero además elaboran otras muchas estacionales, como la especial para la Oktoberfest, una Kölsch, la St Niklaus (una Weizen-Bock de 7º para las fechas navideñas), la Ostermärzen (mezcla de la Dunkel y la Hell, típica de la Pascua Bávara) y la Beersday (elaborada exclusivamente para ser tirada el día del aniversario de la cervecería). Un detalle a tener en cuenta es que en el local se venden las típicas botellas de cerámica con tapón estanco de 2 litros de capacidad que puedes llevarte a casa e ir rellenando en futuras visitas. Evidentemente, en el restaurante, la gastronomía es 100% bávara y predominan las salchichas de todo tipo y tamaños, los codillos, ensaladas y postres típicos.

Fábrica Moritz Barcelona Jordi Exposito Blog Cerveza Artesanal en Catalunya

El pasado lunes 12 de diciembre abrió su puertas al público en la Ronda de Sant Antoni, donde se ubicaba la sede de la empresa desde 1864, las nuevas instalaciones de la Fabrica Moritz de Barcelona (FMB). El artífice de este espacio de 45oo metros cuadrados ha sido el arquitecto Jean Nouvel, encargado de la rehabilitación y el diseño del proyecto. Las tres plantas en las que se divide este espacio acogerán

progresivamente en los próximos meses una cervecería, dos restaurantes, un Bar à vins, una tienda, una panadería, un museo, una aula gastronómica y una microcervecería, junto con diversos espacios polivalentes donde se llevaran a cabo diversas actividades y actos culturales y sociales. La Microcervecería cuenta con una capacidad total para producir 6.000Hl anualmente y ha estado fabricada en Bamberg por la prestigiosa compañía Schulz, dotándola de un equipo con capacidad para elaborar dos

cocciones diarias de 20Hl y con 5 fermentadores con una capacidad total de 10.000 litros. Se elaboraran la habitual Pilsen de Moritz y la Epidor, sin pasteurizar, pero también se elaboraran cervezas de trigo, de alta fermentación, cervezas sin filtrar o de edición limitada. Más adelante tendremos la posibilidad de conocer estas instalaciones cerveceras, con reserva previa y visita guiada, y de forma totalmente gratuita, que podremos complementar con una visita al Museo Moritz, que también abrirá sus puertas en los próximos meses.


Entrevista

La Birra (III) – LoverBeer Blog Birraire ------------------------------------------------------

menos suficientemente como para decidirme a hacer caso a las sugerencias y llevarme un par.

Hace 10 meses conocí unas cervezas sorprendentes. Estaba de viaje por Italia, concretamente por Roma, y me recomendaron animosamente que probara una Loverbeer. Con unos diseños elegantes y bastante curiosos en las botellas, las cervezas de este Birrificio me llamaron la atención, al

No sabía que esperar de aquella primera D’UvaBeer; hasta aquel entonces las Sours no me habían dicho nada del otro mundo, para ser sincero. Y bien… el resto de la historia se explica en términos de devoción y admiración hacia una birra provocativa e innovadora, única en su especie, y hacia un estilo.

Por Joan Villar-i-Martí

El responsable del Birrificio Loverbeer es Valter Loverier, un italiano a medio camino entre artista y cervecero, que con sus creaciones ha enamorado un país y empieza a recibir halagos de todo un continente. Con mucho placer, os presento a un revolucionario y la breve entrevista que pude hacerle recientemente:

Entrevista a Valter Loverier - Cuéntanos un poco cómo empezó tu andadura por el mundo de la cerveza… Empecé a interesarme, en primer lugar, en la cata de quesos, seguido de vino y luego cerveza. La cerveza me intrigaba, ya que se puede hacer en casa, y es así como comencé a experimentar, hace ya una década. A partir de aquí, viajé por Bélgica y los EEUU para conocer estilos de cerveza olvidados, y pude hacer amistad con famosos fabricantes de cerveza. En 2003 hice mi primera cerveza inspirada por las Lambic, concretamente por las Kriek, pero en lugar de utilizar cerezas utilicé Ramassin (ciruela de piedemonte, protegida por la Slowfood Foundation). Un año después la hice probar a Kuaska (que es como se conoce a Lorenzo Dabove, un gran experto cervecero italiano) y después insistí para que la probara JeanVan Roy (de Cantillon). Luego en 2007 vino la BeerBera, mi cerveza de fermentación espontánea a partir de uvas Barbera (que gustó mucho a Joris Pattyn - un respetado cervecero belga -); y seguidamente la D’UvaBeer, que siempre se ha hecho con uvas, excepto cuando Matthias Neidhart (de B. United), nuestro importador actual en EEUU, quiso probarla con fresas. - ¿Por qué LoverBeer? En 2009 fundé la fábrica de cerveza Loverbeer, utilizando el apodo con el que siempre he participado en news letters y foros. - Háblanos de la filosofía de LoverBeer… Se trata de un largo camino de diez años que me ha llevado a juntar las viejas recetas de cerveza de Flandes con la materia prima (fruta) y las técnicas de vinificación propias de mi área, que es Piamonte. - ¿Con qué capacidad de producción trabajas actualmente? La sala de cocción tiene una capacidad de 10 hectolitros. Cocemos alrededor de 250 hl / año, aunque ahora estamos aumentando un poco. - ¿Cuáles son los ingredientes utilizados y cuál es su origen? Por una parte, Monviso Ramassin, que es una variedad de ciruelas "siríaco" que se importaban en la Edad Media en el Piamonte; hoy son prácticamente desconocidas fuera de esta área. También utilizamos uvas Barbera d'Alba y Freisa de las colinas de Turín. Sin embargo, nuestra máxima imaginación y la creatividad se puede encontrar en la Marchè’l Re, una Coffee Imperial Stout especiada, con la adición de café Vergnano (yo soy natural deChieri) y las cuatro especies típicas de Fernet (quina, ruibarbo, genciana y azafrán), y cuyo aroma recuerda al del café con fernet, tradicionalmente consumido en el Piamonte por jugadores de cartas del juego Marchè'l Re. - ¿Quién es el artista que diseñó las botellas y las etiquetas? ¿Artista? No, las etiquetas son diseñadas por mí. La idea de mostrar la cosecha en el cuello del a botella responde al hecho que quería destacar que se trata de un producto que se puede envejecer.


- En la actualidad eres admirado por muchos cerveceros por tus grandes creaciones, incluso fuera de tu país. En Italia han concedido varios premios a LoverBeer en reconocimiento a vuestro trabajo. ¿Cómo vivís este buen momento? ¿Se siente la presión de los consumidores, que esperan grandes cosas de vuestras cervezas? Es un signo de confianza que no debe ser traicionado. Creo que la gente lo primero que espera es la calidad, y aunque esto crea algo de presión sirve también como estímulo para seguir adelante y buscar mejoras de manera continua y progresiva. - ¿Qué planes de futuro tenéis? Crecer… crecer un poco, pero bien. Ahora todas las cervezas experimentales son una realidad. Tenemos algo en marcha… pero con este tipo de cervezas los tiempos son siempre largos, y hay que tener un poco de paciencia. - ¿Cuáles han sido tus fuentes de inspiración? Innumerables. Desde las naciones con una gran cultura cervecera a los cerveceros con los que he podido encontrarme. Ha sido recoger diez años de pasión y trabajo y dar vida a mis ideas. - ¿Cómo ve el panorama cervecero actual y cómo encaja LoverBeer en éste? Las cervezas artesanales, o de mejor calidad, están experimentando un gran momento en Italia y en Europa, y esto se nota. Loverbeer está gustando en los EEUU, así como en algunos estados del norte de Europa con gran tradición. Mis creaciones son bienvenidas allí, aunque creo que básicamente porque les parecen curiosas. Sin embargo, cuando hablamos de Loverbeer hablamos de un nicho de mercado (de hecho, somos el “nicho del nicho”). Los demás estados están creciendo culturalmente: Italia ya ha avanzado mucho, y a España la veo muy bien, porque las señales son positivas. Grazie mille e arrivederci, Valter.

Los años 60 Por Jorge Bort y Jordi Expósito Blog Birrantic

Actualmente vivimos unos tiempos históricos dentro del panorama cervecero nacional, con la implantación y consolidación, en mayor o menor medida, de pequeñas microcervecerías y brewpubs por toda la geografía nacional. Pero la industria cervecera española ya había vivido varios momentos claves en su trayectoria. Uno de ellos coincide con el crecimiento económico y cierta apertura del régimen al exterior durante la década de los años 60. La expansión del sector cervecero fue muy significativa, se paso de alrededor de unos 60 millones de litros a principios de la década de los 50 a 343 millones de litros en 1960. Hay que tener en cuenta también que hasta junio de 1961 los precios de la cerveza no se liberaron, hasta

entonces estaban tasados por el gobierno de la época. Todo esto junto con otras circunstancias, como la liberalización del comercio con el exterior, propició que la industria cervecera foránea invirtiera en el sector español donde cada año aumentaba la demanda. Una de las primeras en implantarse fue Pripp Española S.A. fundada en 1962, una sociedad con capital sueco (Stockholm Breweries) y español a partes iguales, que se instaló en Son Molines (Palma de Mallorca). Este mismo año se constituyó la Compañía Internacional de Cervezas (CICSA), conocida por sus cervezas Europils, con participación del grupo belga Unibra y de Damm. En 1963 Henninger llegó a Madrid, sacando en mayo de 1965 sus primeras cervezas al mercado. Más tarde la estadounidense Schlitz Brewing Co. se hizo con casi la totalidad de las acciones de esta compañía y lanzo al mercado sus cervezas Schlitz. Posteriormente en 1966 tras la fusión de la ya existente

Fábrica de Cervezas Moritz S. A. con la holandesa Lamot se crea Cervezas de Barcelona S. A. (CERBASA) con una fábrica en la localidad barcelonesa de Parets del Vallés. Y no todos los casos fueron sólo con participación extranjera, por ejemplo tenemos Cervezas de Santander que tenía fabricas en Cádiz, Madrid, Vigo, Valladolid y Santander y firmó un convenio de asistencia técnica con Skol Internacional, que permitió en julio de 1964 que se estrenara una nueva factoría en Breda (Girona), y saliera al mercado nacional bajo concesión la nueva Skol Internacional Lager. O San Miguel que en 1965 inauguraba su nueva fábrica de Málaga después que en 1954 también lo hubiera hecho en Lleida. En resumen, una década donde aumentó significativamente la producción, el número de factorías y por supuesto el número de marcas a disposición del consumidor.


Maridajes

Cerveza y Navidad Por Igor Oyarbide Calvin’s Beer

Estamos ya en Diciembre, finalizando el año y como es habitual, llegan las fiestas de Navidad con sus correspondientes cenas y comidas familiares y entre amigos. Fechas en las que pasamos mucho tiempo en la mesa, ya sea por la abundante y variada comida, o porque nos alargamos más de lo habitual charlando con los nuestros. En las siguientes líneas quiero lanzaros alguna que otra sugerencia para poder introducir en estas comidas navideñas tan variadas a nuestra amiga cerveza. En los menús que se preparan para Navidad suele ser habitual empezar con marisco. Las cervezas claras son una buena opción para acompañar este tipo de comida ya que respeta sus intensos sabores independientemente de cómo se haya preparado éste. Si el marisco se prepara en salpicones aliñados con vinagre, como sucede en muchas ocasiones en la costa Andaluza, la cerveza es sin duda una opción casi obligatoria, ya que el vinagre desvirtúa el vino. Los calamares también van perfectamente con una cerveza clara. En algunas casas se opta por alguna sopa, como puede ser la sopa de almejas, a la que le van muy bien cervezas con sabores más intensos como por ejemplo una Stout. Los embutidos también suelen ser muy recurridos, destacando especialmente la buena relación entre la cerveza y el chorizo. De segundo suelen ser habituales platos de pescado o carne. Un pescado azul iría muy bien con una cerveza Pilsner, mientras que si nos decantamos por pescado blanco, la cerveza tendrá que ser muy suave y con muy poco amargor, para evitar

quitarle el protagonismo al pescado. El cochinillo o el pavo asado son también platos bastante cocinados en muchas casas, pudiendo maridar el primero con una cerveza especiada como puede ser el caso de una Chimay Roja, y con una cerveza de trigo o una IPA americana en el caso del segundo, entre otras opciones. Es habitual que para cuando llegue el postre estemos ya llenos, pero si nos atrevemos con un turrón de chocolate, una cerveza negra de estilo Stout o una de estilo Schwarzbier nos harían disfrutar bastante. Si el postre llevara frutas, una Lambic belga sería una buena compañera. Y bueno, en Navidades siempre hay cervezas muy variadas e interesantes que se elaboran especialmente para estas fiestas, por lo que disfrutar de ellas después de la cena o la comida también es una opción. Celebréis o no las Navidades, ¡espero que disfrutéis de estas fechas!

Recetas Parmentier de Gambas al vapor con cerveza de fermentación espontánea Por Pep Nogué Cerveses Keks

Ingredientes para cuatro personas 1 / 2 kg de patatas moras 100 ml de aceite de oliva extravirgen 50 ml de nata líquida 20 gambas rojas medianas 1 cebolla 2 tomates rallados 400 ml de agua 330 ml de cerveza de fermentación espontánea 100 ml de aceite de oliva extravirgen 300 g de Ciureny pequeños Cebollino picado

Preparación. 1. Poner una olla al fuego con agua. Cuando el agua rompa a hervir, añadir las patatas peladas y cortadas, y dejarlas cocer hasta que estén blandas. Cuando las patatas estén bien cocidas, escurrirlas bien y pasarlas por un pasapurés. Mezclar el aceite de oliva y la nata líquida caliente. Pruebe de sal y reservar en caliente. 2. Preparar la salsa. Pelar las gambas y reservar las colas en la nevera. Poner una cazuela al fuego con un chorro de aceite y sofreír las cabezas. Cuando estén doradas, incorporar cebolla pelada y cortada muy pequeña. Dejar sofreír unos minutos. Añadir el tomate y dejar cocer 5 minutos más. Vaya aplastando las cabezas de gamba con la cebolla y el tomate. Mojar con un buen chorro de cerveza dejando reducir el alcohol. Poner el agua y dejar cocer 10 minutos a fuego suave para que la salsa tome sabor. Poner a punto de sal y colar, extrayendo el máximo el sabor de las cabezas de las gambas. Debe quedar una salsa ligada y sabrosa. 3. Limpiar los Ciureny con un paño húmedo. Cortar en láminas finas. Poner una sartén al fuego con un chorro de aceite y cuando esté caliente, añadir los ceps y saltear vivamente para que no suelten agua. A continuación, añadir la salsa y reservar en caliente. 4. Cocer las gambas. Poner la cerveza restante en una olla de cocción al vapor al fuego. Cuando empiece a hervir, poner las gambas en la parte superior saladas y cierre. Dejar cocer durante 4 minutos. 5. Para presentar el parmentier, poner el puré de patata en el centro de un plato sopero grande. Las gambas encima y luego la salsa bien caliente. Acabe con cebollino picado bien fino y servir antes de que se enfríe.


Técnico

La Cata de Cerveza. El Aroma Por Héctor Arráiz

en el momento de servirla. Una vez captados estos primeros aromas, podemos pasar al aspecto para luego volver a esta fase o continuar con ella.

En este número de la Gacetilla Cervecera continuamos la serie dedicada a la cata de cerveza. En esta entrega abordamos la característica más compleja y definitoria de esta, su aroma. Dado el innumerable número de compuestos volátiles hallados en la cerveza (aproximadamente 300, no todos ellos detectables mediante análisis sensorial) es imposible listar en esta publicación todos los que forman el aroma. Es por ello, que en este artículo se tratarán temas generales. Para hacernos una idea de los olores que encontramos en la cerveza tenemos la “rueda de Meilgaard” que recoge los que podemos hallar (también recoge otras características propias del sabor y la sensación en boca). En el blog: catadecerveza.blogspot.com podéis encontrar dicha rueda, así como un listado de los principales compuestos que conforman el aroma de la cerveza.

¿Cómo valorar el aroma?

¿Cuándo valorar el aroma? Aunque en el anterior número advertimos que lo primero que sometemos al análisis sensorial es el aspecto de la cerveza, hemos de hacer una excepción, ya que inmediatamente al depósito de la cerveza en la copa (u otro recipiente de cata) hemos de olerla para detectar compuestos muy volátiles que presentan su máxima concentración

Para apreciar correctamente los aromas de la cerveza hay que agitar levemente la copa para liberar los olores, introducir la nariz dentro del recipiente y aspirar fuertemente. Tras dos o tres aspiraciones se pierde capacidad olfativa (fatiga sensorial), por lo que es conveniente tomar una fuerte bocanada de aire limpio u oler algo completamente diferente suave o inodoro (por ejemplo una manga de nuestra ropa, o un vaso con agua). A la hora de describir las sensaciones olfativas comenzaremos con las fuertes, las que definen el aroma general de la cerveza y continuaremos con las que son menos perceptibles. ¿A qué huele la cerveza? A decenas de cosas, pero casi todos los olores nos remiten al lúpulo, al cereal y a los procesos fermentativos. Los aromas especiados, herbales, florales, resinoso, frutales, etc. son debidos (la mayoría de las veces) a las diferentes variedades de lúpulo y sus diferentes de aceites (ver “El lúpulo” número III de la Gacetilla Cervecera). Casi todos tenemos en mente el aroma herbal de Pilsner Urquell debido al lúpulo Saaz, o el poderoso aroma floral de Tripel Karmeliet proveniente de lúpulos Styrian Goldings.

Los olores a pan, caramelo, tofe, café, chocolate, tostado, frutas pasas, etc. Son debidos al cereal y los diferentes grados de malteado. Por ejemplo el característico aroma a chocolate que podemos apreciar en algunas Stout, o el olor a pan fresco de numerosas cervezas de trigo. De los procesos fermentativos la variedad de aromas que surgen es amplísima, pero podemos destacar los alcoholes y los ésteres. El abanico de alcoholes es grande pero podemos citar el etanol (principal producto de la fermentación), el 4-vinilguaiacol (olor a clavo) o el 4-etilfenol (olor a “cuadra”, típico de la fermentación de Brettanomyces, usual en lambics o, por ejemplo, en la cerveza Orval). Entre los ésteres, los dos más importantes son el acetato de etilo (con un olor que puede ser frutal en bajas cantidades o similar a disolvente en concentraciones altas) y el acetato de isoamilo (olor a plátano o cacahuetes, habitual en muchas cervezas de trigo). Además, en una cata profesional o concurso, podríamos buscar los defectos que aparezcan en la cerveza debidos a oxidaciones, falta de limpieza en el proceso de producción, etc. Aunque entre amigos, lo mejor será fiarse del buen hacer de los maestros cerveceros y, simplemente, disfrutar. Salud.


Entrevista a Javier Aldea de Kitsch Beer Club Por María Revilla Ruipérez - HumalaBeer -He leído en una edición digital de Noticias de Álava de junio de este mismo año que el Kitsch es uno de los mejores bares, en cuanto a cerveza, que hay en España, empezaste solo con tres grifos pero ¿En qué momento realmente decidiste meterte en este mundo? ¿Casualidad, azar, vocación? ¿Hubo algo que te hizo “click” y pensaste “esto es lo mío”? Creo que cuando haces lo que te gusta y sabes lo que estás haciendo, lo mejor que puede ocurrirte es la sensación de fluidez. El Kitsch tiene inercia y nos arrastra a muchos de los que lo hemos pisado. La primera víctima te aseguro que soy yo. Solo decirte que el planteamiento inicial fue un restaurante, la carta de cerveza era una parte más de un todo demasiado complejo. Decidimos simplificar. -Ahora el Kitsch tiene 12 grifos y ¿cuántas referencias de cerveza? Y es un lugar de culto para los amantes de la cerveza y según tus palabras “discípulos del lúpulo” como tú. ¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Cuál es tu “sueño cervecero”? Sería injusto decir que no he cumplido cualquiera que fuese mi sueño cervecero. Tengo más de 500 referencias en carta, tropecientas de ellas son rarezas, trabajamos como importadores, distribuidores, fabricantes y tenemos un punto de venta que trae más keykegs que muchos importadores de Europa. Por ello nos habrán dado el título de ciudad verde europea, no veas la cantidad de lúpulo que consumimos!! -El Kitsch, aparte de bar es también un Beer Club ¿En qué consiste exactamente un club de este tipo? ¿Cómo es su funcionamiento? Para poder conseguir a un precio razonable alguna de las marcas, ideamos un sistema de socios con una pequeña “obligación” de compra mensual. Así, podíamos comprar grupajes de pallets completos. Durante este año nuestros socios se han beneficiado desde conciertos a puerta cerrada, a cervezas únicas por primera vez en Europa y eso a un precio de 20€ al mes que te llevas en cerveza a casa!. Digamos que el club es una excusa para poder acceder a productos anteriormente inimaginables. -¿Por qué “Kitsch”? Aquí se conoce como “horterilla” pero creo que también significa “desubicado”… ¿te sientes así de alguna manera en el mundo cervecero? Digamos que por ahí van los tiros. Nunca hemos hecho ruido, hemos estado aquí retirados en una ciudad pequeña y sin dar demasiada guerra, sin publicidad, sin un cartel en la entrada, en la Rioja alavesa!! Lugar de vino sin excepción. En el norte de España que es uno de los lugares donde menos cerveza se consume de Europa.... Sin decoración de cervecería, sin interesarnos que se hacía o dejaba de hacer fuera de nuestro entorno y trabajando para crear un ambiente apasionado y saludable enfocado únicamente hacia la cerveza de calidad. Esto lo hemos conseguido gracias a una clientela inconformista e increíble. -Tengo entendido que trabajas sobre todo con micro cervecerías americanas que empezaron en los 80 elaborando en garajes y ahora son reconocidas a nivel mundial ¿Cómo ves el panorama español? ¿Llegaremos pronto al mismo nivel que los americanos o todavía hay mucho camino por recorrer? En España ha ocurrido lo mismo pero hay 30 años de desventaja y mucho homebrewer que se ha atrevido con 500 o 1000 litros de maquinaria y un dineral invertido en ser amable con el medio ambiente y acero inoxidable. Espero que hayan aprendido algo de aquellos cientos de brewerys que cerraron pocos años después del boom, aunque viendo el producto a nivel general me da a mí que no. -Parece que está de moda hacer cerveza y que, de alguna manera, todo vale ¿Esto es bueno para la “cerveza de verdad”? ¿impulsa o entorpece? y la “etiqueta” que está también tan de moda de “Cerveza artesana” ¿qué te parece? Yo creo en la cerveza, no me interesa lo que ponga antes, craft brewing, cerveza natural, cerveza artesanal. No me digas que no filtras porque es muy malo, que no usas Pellets sino flor porque es más natural pero luego añades sulfúrico al agua para acidificarla en vez de mojar un porcentaje de la malta o yeso para endurecerla (que ojo para muchos estilos es fantástico, pero natural natural?). Yo prefiero que me filtres la cerveza si has usado una levadura infame como usa un porcentaje muy alto de las marcas “artesanas”. Y podemos contar con los dedos de la mano las marcas en el estado que utilizan el CO2 de su propia fermentación, que tienen oxigenado en línea o que controlan la temperatura con la que llegan al fermentador. Por poner algún ejemplo. Aquí estamos en el tercer mundo de la cerveza, pero eso ya lo sabemos todos los que tenemos acceso a productos de fuera o un mínimo de idea sobre cerveza. Ahora me empezarán a pitar los oídos, pero es lo que pienso. -¿Cómo ves el panorama internacional? Tradicionalmente la fama se la llevaban las cervezas belgas, checas, alemanas… ¿quién manda ahora? Nadie. Eso es lo divertido. Hoy en día puedes hacer el agua que quieras, la levadura que quieras, la malta que quieras, los lúpulos más o menos. No necesitas ni cervecería como en mi caso!!! Estados Unidos hizo la burbuja y nos deja a todos la maquinita para hacer pompas. A ver quién es el guapo que hace una pompa en condiciones. Yo al menos quiero intentarlo.


-Recientemente has presentado tu nueva creación “Undead Imperial IPA” ¿qué nos puedes decir de ella? ¿Por qué debería probarla? Tú ya la has probado, por eso quieres saber mi opinión (risas) -¿Tú próximo proyecto? ¿Otra de y para zombis o algo más relajado? Yo no sé relajarme. Tengo muchos proyectos. Este año haré cerveza en muchos sitios, EEUU, Dinamarca, Alemania, Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana. No sólo para mi marca, trabajo con otros, soy una prostituta de la cerveza pero es que me apetece salirme de esta esquina, si tengo que volver a ella será con las orejas hacia abajo. Pero al menos nadie podrá decir que esa gente que no hacía ruido del Kitsch no lo ha intentado. -¿Qué te ha parecido el Festival d’hivern de cerveses artesanes que se ha celebrado en Vilanova i la Geltrú? ¿Nos puedes hacer una valoración? La verdad es que me sorprendió una cerveza, cómo se llamaba…mmh, Ah sí! Undead Imperial IPA... Era maravillosa!! Y ahora en serio. Presentamos una Amber y una Imp IPA. Muy buen ambiente entre elaboradores y hemos recibido muy buenas críticas. La organización excelente y aunque todo bastante diferente a como se funciona en el norte, sobre todo en la cantidad de gente que se mueve, la cantidad que bebe o en la forma de entender el ocio, puedo decir que repetiré el año que viene y espero que estemos aún muchos más, delante y detrás de las barras.

Barcelona Beer Festival Mikel Rius www.barcelonabeerfestival.com

En los últimos años han surgido un gran número de festivales de cerveza artesana en Catalunya. Nos han permitido disfrutar de nuestra pasión a la vez que conocer un buen número de pueblos y ciudades: Mediona, Jafre, Torredenbarra, Blanes, Molins de Rei, Vilanova...etc. En todo este tiempo se ha especulado sobre la celebración de un gran festival de cerveza artesana en Barcelona. Hoy, por fin, os presentamos ese festival: Barcelona Beer Festival (BBF).

El BBF es un proyecto de la recién creada ACCA (Associació per la Cultura de la Cervesa Artesana) que

tiene como objetivo principal dar a conocer la cerveza artesana y su cultura al máximo público posible. Tenemos que usarlo todos para que sea una herramienta más de difusión del mundillo.

El festival se celebrara los días 9, 10 y 11 de marzo del 2012 en el claustro gótico del Centre Cívic del Convent de Sant Agustí.

Aunque aún no han trascendido nombres, la asociación tiene apalabrada la presencia de la mayoría de cerveceras artesanas del país. Pero pretende ir más allá y tener presente un buen número de cerveceras españolas y extranjeras invitadas. Se confía en aportar agradables sorpresas...

Un emplazamiento espectacular, patrimonio arquitectónico, que cuenta con todo los servicios y además muy céntrico. El BBF se ha inspirado en el modelo de festivales ingleses organizados por la CAMRA que no es a lo que estamos acostumbrados por estos lares. Habrá una única barra con una hilera de más de 40 tiradores iguales donde se podrán probar las diferentes cervezas del festival (cerca de 100) que irán rotando. Atención: sólo se servirá cerveza de barril, no botellas. Al tener tres días de festival y gracias a esas rotaciones, a cada poco parecerá un festival nuevo. Seguro que más de un lector fichará los tres días para intentar probarlo todo.

Como todo buen festival que se precie, se están organizando actividades paralelas y habrá zona de comida donde se pretende potenciar las cualidades de la cerveza en el maridaje. En la próxima Gacetilla Cervecera (justo antes del festival) encontrareis toda la información. Mientras, os animamos a que sigáis la confirmación de cerveceras, actividades y demás novedades vía web, facebook o twitter.


Si no puedes beber la cerveza que amas, ama la cerveza que bebes

Actualidad BREVES Desde Málaga nos llega la noticia de la apertura de una nueva tienda cervecera, Zombier. Os aconsejamos visitar su dinámica página web (zombier.es), donde encontrareis tienda online y secciones como el boletín de noticias, entrevistas a personajes cerveceros…etc. Ya tenemos las primeras fechas de eventos cerveceros para este año. La próxima edición de la Mostra de Cervesa Artesana de Mediona será el próximo 9 de junio. Y el Birrasana este año será una cita de dos jornadas que se celebrara el 27 y 28 de abril. Desde el pasado 19 de diciembre esta a la venta una Edición Especial de la Ambar 1900 de 12 botellas diferentes dedicadas al grupo Amaral. Aparte comentarnos que existe un Box-Set, disponible solamente a través de su página web (www.ambar1900.com) para coleccionistas, que contiene las 12 botellas, junto con 4 posavasos metálicos y un abridor exclusivo. Este pasado mes de diciembre el Maestro Cervecero danés Jeppe Jarnit de Evil Twin (Dinamarca) ha elaborado una Pale Ale en las instalaciones de Naparbier, que ha bautizado como “El Raval Hipster Ale”, ya que está dedicada a este barrio de Barcelona en homenaje a todos nuestros barrios Hipster favoritos del mundo. George & Dragon Barcelona celebro el pasado mes de Noviembre su 13 aniversario con tres días de actividades. Ahora inicia una nueva etapa donde apuestan abiertamente por la cerveza. Solo tenéis que acercaros a la calle Diputación 269 para disfrutar de su barra con 20 tiradores de cerveza.

ACTIVIDADES En la calle Sant Agustí 14, en pleno barrio de Gracia, se encuentra La Cervesera Artesana, el único BrewPub existente actualmente en Barcelona, que desde hace unos meses han iniciado una serie de actividades que han ideado para acercar el mundo de la cerveza artesana a los aficionados, la LUPULUS EXPERIENCE, un espacio donde amantes de la cerveza y expertos se dan cita para degustar desde tres prismas distintos el placer de la cerveza. LUPULUS EXPERIENCE 10. Consiste en una cata de cuatro de las cervezas artesanales que elaboran para conocer mejor los distintos matices de cada una de ellas. Tiene un precio de 10 euros y se puede realizar cualquier día. LUPULUS EXPERIENCE 20. Una jornada de exploración del proceso de elaboración en las propias instalaciones, junto a una cata conducida por un experto sommelier, donde podremos adentrarnos en el apasionante mundo de los matices que cada cerveza ofrece. Esta actividad se realiza todos los lunes de 21 a 23h y tiene un precio de 20 euros.

Editores Jordi Expósito Andrés Masero Maquetación Jordi Expósito Colaboradores María Revilla Ruiperez Joan Villar-i-Martí Eduard Casas Jorge Bort Igor Oyarbide Pep Nogué Héctor Arráiz Txema Millán Javier Calvo Angulo Mikel Rius Agradecimientos Cerveses Popaire The Drunk Monk La Cervecita nuestra de cada día

Contacto lagacetillacervecera@gmail.com Web www.gacetillacervecera.es Facebook facebook.com/gacetillacervecera

LUPULUS EXPERIENCE 35. Conocer las ventajas de la cerveza en combinación con las comidas es una experiencia única y realmente placentera que descubriremos en una sesión de maridaje de cerveza con los mejores quesos del país. Tiene un precio de 35 euros y hay que convenir la fecha.

Los contenidos publicados en esta Gacetilla son responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores, asimismo queda prohibida la reproducción total o parcial de estos sin el permiso expreso de los mismos.

Gacetilla Cervecera num 9  

Numero IX. Enero 2012.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you