Page 1

Gacetilla Cervecera

Publicación gratuita casi mensual sobre el mundo de la cerveza

No todo vale

E D I T O R I A L

La cerveza está de moda. Co­ mo consecuencia aparecen cada día nuevos productos que vienen a am­ pliar la oferta existente para un ca­ da vez más confuso aficionado. La competencia es siempre sa­ na, útil al menos para despertar la curiosidad del consumidor. Lo que anteriormente era un hecho anecdótico, encontrar una cerveza elaborada artesanalmente o de un estilo determinado, hoy en día es afortunadamente una realidad ca­ da vez más consolidada. Era algo que cabía esperar, Es­ paña es el cuarto productor de la Unión Europea y ocupa el décimo puesto en el ranking mundial con aproximadamente 33,8 hectolitros producidos en el 2009 según el in­ forme del sector elaborado por Cer­ veceros de España. Otro dato interesante es que entre Mahou­ San Miguel, Heineken y Damm con­ trolan prácticamente el 93% del mercado nacional. ¿Qué representa en estas cifras la creciente oferta de cervezas artesanas? Sobran las pala­ bras, el margen de crecimiento pue­ de ser espectacular. Al contrario de lo que puede parecer, no se trata de una compe­ tencia entre la cerveza industrial y la artesana. Estamos en un merca­ do en expansión en el que hay sitio de sobra para todos. Más que com­ petir, ambos modelos comparten destino. Tienen el objetivo común de promover la cultura cervecera

Número III. Abril 2011

para de esa forma hacer que sus productos lleguen a un público más amplio y cada vez más exigente. Pero no es oro todo lo que relu­ ce. Bajo el paraguas de la etiqueta "cerveza artesana" se cobijan todo tipo de cerveceras y de cervezas de orígenes diversos pero también de cualidades y méritos dispares. No vamos a hablar ahora de la cerveza en sí. Unas son mejores y otras peo­ res, no somos quienes para juzgar­ lo, en todo caso eso que lo elija y lo decida quién la paga. De lo que pre­ tendemos hablar es de los cada vez más numerosos proyectos que se cubren con la manida etiqueta de "cerveza artesana". No de los resul­ tados, si no de la manera de hacer las cosas. Cerveceras hay muchas, por suerte para nosotros los consumido­ res, cada vez mas. En principio podríamos decir que todo es lo mis­ mo, todas se dedican a elaborar cer­ veza, pero no nos confundamos, esto no es así. Entre la variedad de marcas existentes en la actualidad confluyen todo tipo de proyectos. Hay quien, tras años de experien­ cia como elaborador, se embarca en la aventura de fundar una pe­ queña empresa donde producir sus productos. Esta sería para nosotros la situación ideal, aunque desgracia­ damente no siempre sea posible. Otra forma muy lícita de empezar es la de aquellos artesanos que no disponiendo de medios para for­ mar una empresa propia, elaboran sus recetas alquilando las instala­ ciones de otros y lo indican en la eti­ queta de sus productos. Una

fórmula legítima y muy común en países mucho más cerveceros que el nuestro. Una tercera opción es la de aquellos empresarios que no siendo cerveceros, ven una oportu­ nidad en este mercado en desarro­ llo y encargan a un cervecero, ya sea artesano o industrial, español, belga o alemán, que les haga una cerveza a medida y ponen en ella su etiqueta. Esta opción puede pa­ recernos así mismo correcta, siem­ pre y cuando se de en la etiqueta toda la información sobre el origen de la cerveza. Y es que es aquí donde radica el origen del problema, en la falta de información. Cerveza es toda si, pero lo que no nos vale es la op­ ción, cada vez más frecuente, de intentar engañar al consumidor pegando una etiqueta sobre la cer­ veza que ha elaborado otro, a quien después ni siquiera se dig­ nan a citar en dicha etiqueta. Todo es cerveza al fin y al ca­ bo, pero no todas las formas de venderlas son correctas y somos nosotros los consumidores, los que debemos exigir la máxima transpa­ rencia en la información que nos llega mediante la etiqueta, donde debiera ser obligatorio indicar siempre el origen y el elaborador del producto. Solo así conseguiríamos arro­ jar algo de luz sobre este cada vez más confuso panorama cervecero. No hay que olvidar que el merito principal es de los elaboradores con su trabajo diario, pero somos los consumidores los que tenemos la última palabra. Y… no todo vale.


Gales

Internacional

(Segunda parte) Por Joan Villar­i­Martí Blog Birraire

We only want the real stuff here ("Aquí sólo queremos [cerveza] de la de verdad"). Con esta frase empeza­ ba mi primer almuerzo típicamente galés. Había pedido una ternera esto­ fada con pudding the Yorkshire y verduritas cocidas, pero mi amigo se refería a la cerveza que me habían traído: una Evan Evans Cwrw. Si bien no se trataba de una bitter con­ vencional, demostrando que la dis­ tinción de estilos de cerveza en UK es muchas veces relativos, esta cerve­ za me impresionó, indicándome una vez más de que, en temas de cerveza, en Gales no se conforman con un aprobado justo. Las virtudes de esta ale eran la naturalidad de su sabor y un sorprendente toque de malta dul­ ce bastante afrutado. Cuando nuestros vasos estaban ya casi vacíos, fui a por otra ronda de Cwrw, interesándome en la barra por el arte de servir la pinta con un Beer Engine (el tirador utilizado pa­ ra los barriles cask). Los estudiadísi­ mos movimientos, casi mecánicos, del chico de la barra parecían indi­ car que tirar una pinta era matemáti­ ca pura, si bien pude comprobar que no era precisamente fácil. Comentan­ do, luego, la curiosidad con mi ami­ go galés, me contó una de las interesantes teorías cerveceras que sostienen ellos: la buena cerveza es la que proviene de tiradores beer en­ gine. De hecho, son estos tiradores los que casi siempre te van a indicar que te estás tomando una Real Ale. Un Beer Engine no deja de ser un mecanismo para servir la cerveza del Cask a tu vaso de pinta. La idea original de este sistema es que la cer­

veza se encuentra en la bodega del pub, donde los barriles cask están al­ macenados: unos cuantos en uso, los otros esperando su turno mientras la cerveza que contienen (sin filtrar ni pasteurizar) hace su fermentación secundaria. Actualmente, no siem­ pre es así, pues muchas veces el ba­ rril se encuentra debajo de la barra directamente.

"We only want the real stuff here" (Aquí solo queremos de la de verdad)

La buena cerveza es la que proviene de los tiradores beer engine A diferencia de los barriles keg, que vienen generalmente listos para el consumo, con los cask depende de la maestría del dueño del pub que te tomes una cerveza en su óptimo esta­ do, pues éste, en base a su experien­ cia, debe saber cuando la cerveza está lista para pinchar el barril. Adicionalmente, servir la pinta es igualmente importante. Existen beer engines con tirada de media pinta (los habituales en los pubs) o de cuarto de pinta (los que utilizan los homebrewers; muchas veces fa­ bricados por ellos mismos). Depen­ diendo del gusto de cada uno, te pueden servir tu pinta Northern Sty­ le o Southern Style (al estilo del nor­ te o del sur de UK). Gales es una tierra sureña, por lo que por defecto te tirarán una cerveza menos agita­ da: un dedo de espuma y mayor aro­ ma a lúpulos. A cada paso que daba, me en­ contraba delante de un mundo cerve­ cero nuevo y fascinante. Podría pasarme horas escuchando las histo­ rias de los publicans (dueños de los pubs) de Gales y aprender de su grandísima historia y sabiduría cer­ vecera.

KÖLSCH Por Igor Oyarbide Calvin's Beer

La ciudad de Colonia, además de por sus carnavales, también es muy conocida por su particular cer­ veza, la Kölsch. Es una de las pocas cervezas con denominación de ori­ gen y en consecuencia, sólo está permitida su elaboración en dicha región, tal y como se expone en la “Kölsch Konvention”. Se trata de una cerveza ale, con una densidad original de entre 11­ 11,6 ºP y con un contenido de al­ cohol de 4,9 – 5,1 % en vol. Es una cerveza muy clara, con un color de 7 ­11 EBC, y un amargor de 16­35 IBUs. Normalmente se elabora utili­ zando malta tipo Vienna y hasta un 20 % de malta de trigo, pero esto suele variar según criterio de cada maestro cervecero. En el caso de Bennedikt Ebber, maestro con el que me inicié en el mundo cervece­ ro, emplea maltas tipo Munich y de trigo, con una base de malta Pilsen. En cuanto al proceso de elabo­ ración, se sigue el proceso de mace­ ración por infusión, el cual no dura más de hora y media, debido a la ca­ lidad de malta de la que se dispone hoy en día. La fermentación se lleva a cabo a temperaturas de entre 14­18 ºC, en tanques de fermentación abier­ tos, y una vez se alcance la densidad de trasiego óptima después de tres a cuatro días de fermentación prima­ ria, se reduce la temperatura a 8­10 ºC para trasegar la cerveza a los tan­ ques de maduración que durará de dos a cinco semanas a una tempera­ tura de 1ºC. La cerveza Kölsch se sirve tra­ dicionalmente en vasos finos y alar­ gados de 20 cl. Para poder satisfacer a aquellos clientes que beben más rápido o que no les guste esperar


tanto para seguir bebiendo, también hay vasos de 30 y 40 cl. Es muy curioso también la for­ ma en la que los camareros transpor­ tan los vasos hasta sus clientes, haciendo uso de una bandeja llena de agujeros donde los introducen. Si el camarero ve que en tu vaso ya no queda cerveza, a no ser que pongas un posavasos encima, es muy proba­ ble que te traiga otra cerveza sin ha­ berla pedido. Colonia, una ciudad de alrede­ dor de un millón de habitantes, tie­ ne más de veinte marcas de cerveza Kölsch. Aunque la mayor parte del mercado está controlado por tres o cuatro marcas, existen muchísimas pequeñas fábricas que además, mu­ chas son a la vez restaurante. Si os animáis a visitar esta ciu­ dad, os recomiendo dos cervecerías: Mühlen Kölsch, situada cerca de Heumarkt, y donde desde mi pun­ to de vista hacen la mejor Kölsch. Eso sí, si compráis alguna botella, procurad que no hayan pasado más de tres meses desde la fecha de em­ botellado, ya que se comienza a no­ tar el envejecimiento de la misma. Si queréis un sitio con música animada y gente joven, os recomien­ do Braustelle, una cervecería muy pequeña situada en Ehrenfeld, y donde se come muy bien y barato. PROST!

Para saber más:

www.koelner­brauerei­

verband.de/kölsch­konvention

Jet Lag

Por Albert Martínez Uribe La Maison Belge

El pasado día 6 llegamos a Bar­ celona con el cansancio esculpido en nuestros rostros, después de un fin de semana largo y cervecero transcu­ rrido en Bélgica. Atrás dejamos una jornada ente­ ra transcurrida en el “Alvinne Craft Beer Festival”, pequeña reunión in­ ternacional de cervecerías artesana­ les, dónde pudimos disfrutar de las creaciones, para algunos futuristas, de las autoproclamadas cervecerías más modernas e innovadoras del mo­ mento. En todo caso omnipresencia de lúpulo en las rubias, de regaliz, café, chocolate y licor en las negras y sorprendente presencia de Bretta­ nomyces en ambas, dando una gama de sabores tan extrema como varia­ da, en unas criaturas que a nuestro entender miran directamente hacia el mercado norteamericano. Y todo enmarcado en un ambiente extrema­ damente académico en que un nume­ roso grupo de personas ancladas en las escasas mesas disponibles, toma­ ban apuntes sin prisa pero sin pau­ sa. De la presencia minoritaria bel­ ga destacar la presencia de las criatu­ ras “descatalogadas” de Struise Brouwers y los sueños lámbicos de 3 Fonteinen. En las dos siguientes jornadas asistimos atónitos a un “Zythos Bier PUBLICIDAD

Festival” que estaba de luto y así lo ponía de manifiesto el color negro escogido como el oficial de esta edi­ ción, presente en el logo que pre­ sidía las copas y las camisetas de los numerosos voluntarios que se su­ maron al evento. Y es que el espacio que hasta el día de hoy ha albergado este popular festival, será derribado completamente en breve para con­ vertirse en una zona residencial. Con la incertidumbre de su fu­ tura ubicación, los organizadores buscan ahora un nuevo espacio que pueda dar cobijo a todas las cerve­ cerías interesadas, evitando en lo posible, que se repita de nuevo una situación como la vivida este año en que una treintena se quedaron sin poder participar. Nosotros ajenos a todos estos cambios, aprovechamos para degus­ tar decenas de copas de “pan líquido 100% belga” que evidenciaron una vez más la vitalidad y la creatividad del sector cervecero. Entre las cer­ vezas que nos dejaron mejor sabor de boca podríamos destacar la Sa­ franaise de Millevertus, la Mouten Kop de De Graal, la Noorderbieke de Donum Ignis, la Saison de Ca­ zeau, la Florilège Hibiscus de Ecaus­ sinnes, la Dry Hopped Lager de Slaapmutske o las Oude Gueuze Mariage Parfait de Boon. Eso sí, a pesar de nuestras bue­ nas intenciones, las hojas de cata se quedaron aparcadas perennemente en los bolsillos de nuestros pantalo­ nes, arrugadas e inmaculadas.


Las nuevas cervezas naturales llegan a nuestro país Por Pablo Vijande MaestroCervecero.es

En los últimos años el sector cer­ vecero se está desarrollando de una forma vertiginosa. Existe una gran expectación social por todo lo relacio­ nado con la cerveza y las noticias que esta genera. Así mismo el sector se está viendo revolucionado por una gran proliferación de nuevas va­ riedades y nuevas marcas. Para un país tan cervecero era casi predecible esta revolución, que ya ha tenido lugar en múltiples paí­ ses, algunos europeos y de gran tradi­ ción vinícola como Francia e Italia. Además, en los últimos diez años se ha producido el desarrollo de una nueva afición relacionada con la cerveza: su elaboración en ca­ sa o “Homebrewing”. La aparición de esta afición siempre ha precedido al desarrollo de las producciones de cerveza artesana, que actualmente tiene su mercado plenamente forma­ do. El caso de Estados Unidos es el más relevante, con lo que denomi­ nan “Craft Beer”. Así, de hecho, se está produciendo una reVITALiza­ ción del sector cervecero, pues han irrumpido con fuerza las cervezas “vi­ vas” o naturales. Realmente, la cerveza es un pro­ ducto ubicuo, es decir, que al igual que el pan, apareció en todas partes del mundo a la vez y en cada lugar con los cereales característicos de la zona. Así que su existencia no es atri­ buible a una parte del mundo o una cultura en concreto. Aunque esta teoría no tiene excepción, la eclosión cervecera sí tiene un punto de con­ centración y surgimiento en Catalun­ ya desde el que se ha contagiado el resto de la península e incluso las is­ las. Esto sin desmerecer las pe­ queñas cervecerías que con anterioridad han existido por toda la península, que no tuvieron el éxito

que está teniendo esta nueva corrien­ te de micro­empresas cerveceras. No en vano más del 50% de las micro­ cervecerías tienen sede en Catalu­ nya, donde se realizan desde hace va­ rios años diferentes festivales cerve­ ceros artesanos como por ejemplo la "Mostra de Cervesa Artesana de Me­ diona", la "Fira de Jafre" o el "Vine a fer Cervesa", un festival de aficiona­ dos a la elaboración, donde se reali­ za el proceso cervecero con la participación del público asistente. La existencia de este nuevo pro­ ducto cervecero queda consolidado con su reconocimiento externo des­ de Italia, pues la asociación SLOW­ FOOD ha organizado dentro del Salone Internazionale del Gusto 2010 en la ciudad de Torino (IT), un "Laboratori del Gusto" sobre la cerve­ za artesanal de Catalunya. Pero muchos se preguntarán, ¿por qué "nuevo" producto cervece­ ro?, ¿en qué se diferencia de las cer­ vezas que siempre hemos tenido en el mercado? Pues la gran diferencia es el estado del producto. Son cerve­ zas naturales, sin filtración ni paste­ rización, y por tanto contienen levadura viva, que permite una evolu­ ción en botella del producto. El surgimiento de las cervezas naturales va íntimamente ligado a la recuperación de procesos cerveceros y estilos de cervezas tradicionales. Hay tres palabras con las que se pue­ den definir estas cervezas: son arte­ sanales por su método de elaboración, integrales por los ingre­ dientes empleados y naturales por su método de envasado. Se elaboran en una micro­cerve­ cería con una capacidad productiva de 200 litros a 5.000 litros por coc­ ción o producción. Empleando un sistema de elaboración tradicional, el proceso productivo es práctica­ mente manual, con las mecanizacio­ nes básicas imprescindibles. Debido

a éstas singulares características de elaboración, se producen cervezas artesanales como las que ya nos lle­ gan desde Bélgica, Alemania, etc. Estas cervezas suelen respetar los ingredientes de la ley de pureza alemana de 1516: agua, malta (de ce­ bada o/y trigo), flor de lúpulo y leva­ dura. Sólo cuando las características del estilo cervecero reproducido lo requieren, emplean cereales adjun­ tos para enriquecer las propiedades de la cerveza. Así por ejemplo, en una Stout se añade cereal crudo la­ minado de avena, cebada, trigo y/o centeno. Por tanto no emplean ni arroz, ni maíz, ni féculas cuya apor­ tación básica es la fuente de azúcar para fermentar, sin propiedades or­ ganolépticas ni nutritivas sobre el producto final. (La legislación –RD53/1995­ permite sustituir has­ ta un 50% de la malta de la receta). Además, tampoco emplean con­ centrados de lúpulo (aceites o pe­ llet) sino la flor entera del lúpulo (prensada y envasada al vacío) con todos sus aromas y propiedades. Elaboran cervezas integrales en cuanto a los ingredientes emplea­ dos, así como al producto final que no ha sido ni filtrado, ni pasteuriza­ do. Al no ser filtradas, el gas carbó­ nico (CO2) lo genera de forma natu­ ral la levadura que queda contenida en la botella, mediante una técnica similar a la elaboración del cava. Por ello y al no estar pasteurizadas, estas cervezas naturales son cervezas vi­ vas, que evolucionan con el tiempo. Cada receta tiene un tiempo de con­ sumo óptimo o preferente, pero cualquier cerveza natural con más grado alcohol del 6% ABV. puede hacer “reserva” como pasa con las botellas de vino. Además, no necesitan de la adi­ ción de conservantes o antioxidan­ tes, pues la fermentación alcohólica


en sí misma es una técnica tradicio­ nal de transformación de alimentos para alargar su conservación (análo­ ga al curado del embutido o la fer­ mentación láctica de la leche en queso). Aunque, por ser un producto natural reclama una mejor atención en su manipulado y guarda, como conservarlo en lugar fresco (<20º C) y nunca almacenarlo al sol. Evidentemente no se trata de una competición con la industria cer­ vecera existente, que siempre tendrá su razón de estar en el mercado, sino que responde a la falta de un produc­ to nacional –pues algunas cervezas naturales han venido como una rare­ za de entre las cervezas de importa­ ción, básicamente de Bélgica­. Por tanto es una suma que nunca res­ tará, es un nuevo producto, una va­ riedad diferente, y nunca acabará con la existencia de la actual. Podría decirse que las cervezas naturales son una extensión de las in­ dustriales. Eso sí, el término “natu­ ral” o “industrial” no vendrá acuñado por quien la produce (un gran grupo cervecero o un único pro­ fesional independiente), sino por co­ mo y con que se produce, pues se han dado casos de pequeñas produc­ ciones independientes cuyo resulta­ do era una cerveza filtrada y pasteurizada que en características no difería de la “industrial”. O el ca­ so de cerveza pretendidamente pro­ ducida en nuestro país, que se importaba desde el extranjero. Este pequeño y nuevo sector de las cervezas naturales va íntimamen­ te ligado a las pequeñas produccio­ nes y a la variedad de estilos que permite elaborar una pequeña pro­ ducción. Principalmente se elaboran cervezas de fermentación “ale” o al­ ta, aunque también hay algunas pro­ ducciones “lager” o fermentación baja, característica de las produccio­ nes industriales. De hecho, el estilo de cerveza de mayor consumo en to­ do el mundo y en nuestro país, evi­

dentemente de producciones industriales que son las mayorita­ rias, son las rubias y refrescantes cer­ vezas, de la familia de las Lager (estilo Pilsen). Este estilo irrumpió desde la antigua Checoslovaquia triunfando en toda Europa, y con la revolución industrial arrasó en el mundo entero a través de corporacio­ nes cerveceras, quedando en el olvi­ do una gran variedad cervecera. Como con el pan y muchos otros pro­

ductos elaborados, la industria uni­ ficó el modelo de producto. Sólo en países con una tradición cervecera sobrevivieron en forma de cultura cervecera las microcervecerías, que ahora renacen por todo el mundo como parte de esta corriente mun­ dial que quiere recuperar la biodi­ versidad y lo natural. Salud y buena cerveza natural y arte­sana a todos!!


El lúpulo Por Héctor Arráiz

Licenciado en Biología

La flor hembra del lúpulo es el último componente en llegar y el más definitorio de lo que, en la actua­ lidad, conocemos como cerveza. Es (Humulus lupulus), una de las tres especies del género Humulus, perte­ neciente a la familia Cannabaceae y la principal fuente de cualidades or­ ganolépticas de la cerveza, debido al gran número de compuestos que aporta. De estos y otros con otras ca­ racterísticas, vamos a hablar en este artículo. Hay dos momentos en los que se añade lúpulo en el proceso de pro­ ducción de cerveza, en la cocción del mosto y después de ésta (con varias técnicas). Durante de la cocción se añaden el lúpulo que, esencialmen­ te, va a aportar amargor a la cerveza, ya que es necesario el calor para que este sabor aparezca. Muchos de los compuestos volátiles que dan olor se degradan con el calor, así que el lú­ pulo que va a añadir estas caracterís­ ticas se agrega tras la cocción, de diversas maneras que quedan pen­ dientes para otro artículo. Hecha es­ ta pequeña anotación sobre el proceso de fabricación, comenzare­ mos a listar los elementos de la plan­ ta que nos ocupa. Si hay una característica aplica­ ble a casi todas las cervezas es el sa­ bor amargo y este proviene de los alfa­ácidos, vulgarmente conocidos como "humulonas". Su concentra­ ción en las distintas variedades de lú­ pulo es una medida de la capacidad de dotar amargor a la cerveza. Los principales son la humulona, adhu­ mulona y cohumulona. Durante la cocción del mosto los alfa­ácidos se transforman gradualmente en alfa­ ácidos isomerizados (isohumulona, isoadhumlona e isocohumulona), los que realmente aportan amargor. Los

alfa­ácidos, aunque leve, también tie­ nen un aporte aromático. La isohu­ mulona en presencia de luz y riboflavina (vitamina B2, proviene del cereal) puede dar lugar a 3­metil 2­butanodiol, de olor apestoso/po­ drido. Por ello es conveniente conser­ var las cervezas en oscuridad. Si los alfa­acidos aportan amar­ gor tras su isomerización, los beta­ ácidos aportan esta característica cuando son oxidados, por lo que ne­ cesitan que transcurra más tiempo para mostrar su efecto. Su influen­ cia gustativa es mínima, siendo los olores "amargos" su mayor aporta­ ción. SI la oxidación es excesiva apa­ recen aromas a verduras en descomposición. El mayor aporte al aroma del lú­ pulo radica en sus aceites esenciales, de los que los más conocidos son: mirceno, cariofileno y farneseno (to­ dos ellos sesquiterpenos con olores, herbales, especiados, a madera, flo­ rales, etc) y los monoterpenos pine­ no (pino, menta) y mirceno (cítrico, floral). En algunos lúpulos viejos, apare­ ce un característico olor rancio (o a queso) que proviene del ácido iso­ valérico. Los taninos (también los aporta la malta) aportan as­ tringencia, cierto amargor y turbidez. Los taninos que prin­ cipalmente encontramos en la cerveza son los denominados condensados, que son un tipo de flavonoide, otro grupo de compuestos también presen­ tes y que, a excepción de los anteriores, no aportan cualida­ des organolépticas, aunque si antioxidantes y antiinflamato­ rias. De estas sustancias nom­ braremos dos: quercetina y catequina. Siguiendo esta rama saludable hemos de reseñar el aporte del lúpulo en fitoestró­ genos, cuyos efectos sobre la salud no están aun claros y que

diversos estudios han relacionado con descensos de la colesterolemia, prevención de cánceres, conserva­ ción de la densidad ósea, etc. No me olvido de la importante acción antibacteriana del lúpulo, su­ cede que ésta es atribuida a algunos aceites esenciales, a diversos ácidos o a los flavonoides, entre otros. Pue­ de que la responsabilidad sea com­ partida, o recaiga sobre unos más que en otros, pero que sea la ciencia la que señale a los culpables, yo me lavo las manos. Aún hoy día se sigue investi­ gando y localizando nuevos com­ puestos en el lúpulo. No hemos hecho nada más que comenzar a co­ nocer la verdadera complejidad de esta planta, que en los últimos años trae de cabeza a los productores de cerveza que han emprendido una carrera por experimentar con dife­ rentes variedades y técnicas para elaborar cervezas difícilmente ima­ ginables cuando el lúpulo fue im­ puesto por la restrictiva y hoy ignorada "ley de pureza", aunque es­ to queda para otro día...


BREWERIANA

Botellas de aluminio Por Eduard Casas

Coleccionismo Cervecero

Dos cerveceras japonesas, la Sapporo y la Kirin Brewery Com­ pany, introdujeron oficialmente la botella de aluminio de esta bebida en el año 2000. La Pittsburgh Bre­ wing Company fue la primera en em­ plearla en Estados Unidos, el año 2004, para su cerveza Iron Premium Lager. La compañía envió 20.000 ca­ jas (480.000 botellas) a los centros de distribución de 30 estados y fue­ ron vendidas en el plazo de 24 ho­ ras. Una foto de esta botella de aluminio fue la imagen más vista en Yahoo! el día después de su lanza­ miento y fue nombrado mejor nuevo producto por la revista Business Week en 2004. Heineken la adoptó ese mismo año. En España, fue Damm quien sacó al mercado la cer­ veza Estrella del Fórum de las Cultu­ ras en el año 2004. Anheuser­Busch dobló su capacidad de producción de botellas de aluminio en 2005 para sus cervezas Budweiser, Michelob, Michelob Light, Michelob ULTRA y Anheuser World. La compañía tam­ bién ha introducido en estas botellas ediciones limitadas que conmemo­

ran días de fiesta populares y acon­ tecimientos deportivos. Actualmente existe un amplio aba­ nico de botellas de la marca de Esta­ dos Unidos. En Japón, se venden cada año dos mil millones de bote­ llas y en Estados Unidos represen­ tan el 30% de las ventas. En España tras la experiencia de Damm, que ya tiene nueve bote­ llas distintas, otras cerveceras utili­ zan este formato que hacen las delicias de los coleccionistas. San Miguel con diecisiete, Mahou con ocho , Estrella de Levante con dos, Ámbar de La Zaragona con tres, Is­ leña con dos y últimamente Dorada con tres dedicadas a los carnavales de este año. Estas botellas que algunos lla­ man “monoblocks” son un soporte fantástico para que los diseñadores y artistas dejen libre su imaginación y creen pequeñas obras de arte. Cus­ to Barcelona y David Torrents para Damm y el francés Ito Morabito pa­ ra Heineken han dado su imagen a las botellas, pero también diseñado­ res desconocidos a través de concur­ sos como los convocados por Estrella de Levante ven sus creacio­ nes en los bares o supermercados. Actualmente existen un total de 44 botellas de aluminio de cervece­ ras españolas y otras tres de Heine­ ken que incluyo también en la cuenta por tener la cervecera holan­ desa fábrica en España. PUBLICIDAD

Que colecciono Por Jorge Bort Blog BirrAntic

Mañana de domingo. Cualquier do­ mingo. Cualquier lugar. ¿Cambias? Y el sonido metálico de las chapas rompe el silencio de la fría mañana. Edu, ¿te acuerdas de la monoblock? Acabo de recoger la revista del club. Lo mismo de siempre. A ver… Bueno. Quizás hoy Albert traiga esas etiquetas que nos hacen soñar. Noi, pregúntale a Cinto que te dirá de donde es esa copa. Y al rato… posavasos, pins, abrido­ res,… corren de mano en mano. Ufff, ¡vaya guirigay! ¡Hala!, ya se han vuelto a caer las latas. Menudo latazo. ¡¡¡Ep!!!, firmes que viene Francisco. A sus pies. Por fin Elias acabó de separar el set. Gracias maestro. ¡Joan Carles!. ¿Cómo tenemos el fo­ ro? ­ Tuve un contratiempo con el blog de calendarios y voy un poco liado. ¿Alguien sabe si sube Txema? Traía unas botellas… Y Jordi… ­ ¿Cuál de ellos? ¡¡¡Mirad!!! Ha venido Andrés… y trae… ¡¡¡un nuevo libro!!! … Quizá mañana me decida a colec­ cionar.


"Todos deberíamos creer en algo. Yo creo que tomaré otra cerveza"

Actualidad B R E V E S

Tres amigos de El Entrego (As­ turias) se han unido para crear una cerveza artesana. Con el nombre de Caleya y 2.000 litros en cada coc­ ción esperan comercializarla en los municipios cercanos aunque no des­ cartan ampliarla "siempre que su transporte no afecte a la calidad". Ya podéis encontrar a la venta la Cerveza Artesanal Fort, una Pale Ale de 5,3% vol. embotellada en for­ mato de 33cl. De momento se elabo­ ra en las instalaciones de La Gardènia, pero tienen intención de montar una nueva micro en el barcelonés barrio de la Barceloneta. Ha comenzado a distribuirse la nueva cerveza artesanal de Toledo SAGRA. De momento solo la Sagra Premium en formatos de 33 y 50cl, pero en un breve también presenta­ ran otras tres elaboraciones: Pils­ ner, Tostada y Negra. Para este proyecto con una inversión de más de 1 millón de euros y con una pro­ ducción anual estimada de 1.200 hectolitros, han contado con la expe­ riencia del maestro cervecero es­ cocés Bob Maltman. CAMRA (Campaign For Real Ale) cumplió 40 años de existencia el pasado 16 de marzo. Con más de 100.000 miembros es una organiza­ ción independiente que promueve la cerveza de calidad y los pubs co­ mo centro de la vida social de la co­ munidad.

Ya están a la venta las entradas para The Great British Beer Festi­ val at Earls Court, que se celebrará del 2 al 6 de agosto en Londres.

Editores Jorge Expósito Andrés Masero

ACTIVIDADES

Maquetación Andrés Masero

CATAS Sábado 2. Maridaje Clandestines y butifarra en Montferri. Lunes 4. Cata de cervezas Mikkeller en 2d2dspuma. Viernes 8. Taller cata de cervezas en Gastronomía Activa. Lunes 11. Presentación de Ausesken en el B12 de Girona. Días a convenir. Catas y maridajes en La Cervecera Artesana.

Colaboradores Joan Villar­i­Martí Igor Oyarbide Albert Martínez Uribe Pablo Vijande Héctor Arráiz Eduard Casas Jorge Bort

FORMACIÓN Sábado 2. Curso de cata en La Mai­ son Belge. Todos los viernes. Curso de inicia­ ción a la cata en Art Cervesers. Es necesario reservar con antelación. Lunes 4,11 y 18. Taller de elabora­ ción de cervezas en Cervezas.info. Jueves 7,21 y 28. Iniciación al mun­ do de la cerveza en La Cerveteca. Sábado 9. Curso de elaboración en 2d2dspuma. Sábado 30 curso de elaboración ca­ sera en La Cervecita. VISITAS Companyía Cervesera del Mont­ seny, sábados a las 11h. Consultar disponibilidad. Art Cervesers. todos los sábados. Es necesario reservar con antelación. La Cervecera Artesana, todos los lunes de 21 a 23 h. Museo de la Damm. Todos los miércoles a partir de las 17h.

Agradecimientos La Maison Belge Companyía Cervesera del Montseny Cerveses Popaire Llúpols i Llevats La Cervecita nuestra de cada día Descargar la edición digital

cerveza­artesanal­ catalunya.blogspot.com culturillacervecera.blogspot.com

Contacto

lagacetillacervecera@gmail.com

Los contenidos publicados en es­ ta Gacetilla son responsabilidad exclusiva de sus respectivos auto­ res, asimismo queda prohibida la reproducción total o parcial de estos sin el permiso expreso de los mismos.

Gacetilla Cervecera núm. III  

Número III. Abril 2011.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you