Issuu on Google+


La segunda década del siglo XXI planta grandes desafíos para todos los profesionales, empresas y organizaciones que pretendan mantenerse vigentes en el tiempo. Hoy como nunca antes, la innovación no es una opción, es un imperativo que debe asumirse de modo real, por sobre el simple deseo de hacer las cosas de manera diferente. Innovar en este contexto es una forma de ser y de actuar que requiere de una estrategia y metodología específica, pero también y en especial, de líderes y equipos que estén dispuestos a ir más allá del alto desempeño para lograr resultados sobresalientes. En el libro El valor de innovar, su autor, José Antonio Bustamante, propone el modelo de Liderazgo Orquestador como metodología efectiva para convertir las oportunidades del futuro en ventajas competitivas del presente. Este modelo se basa en el desarrollo de cuatro competencias clave que le permitirán al líder y a su equipo realizar, paso a paso, proyectos de innovación y capitalizar luego el conocimiento adquirido en el proceso. Innovar bajo los preceptos del Liderazgo Orquestador crea valor en la medida en que se facilita la generación de nuevos productos, servicios, experiencias o modelos de negocio, fortaleciendo en los líderes la capacidad de emprender, desarrollar nuevas formas de pensar, de administrar el cambio y obtener el compromiso de los actores relevantes para sus iniciativas. Desde esta perspectiva, la innovación será una travesía, un viaje al futuro que necesitará de preparación y ejecución cuidadosa, pero que, cuando concluya, traerá mayores posibilidades de éxito y adaptación a un mundo en constante aumento de complejidad y desafío.


ÍNDICE Introducción

11

Atravesar el túnel cósmico

11

La hoja de ruta para el viaje

13

Parte I: Los líderes viajan hoy al futuro

17

Un nuevo mundo a partir de 2012

19

Las ideas creativas no viven en el presente

21

Innovar y crear conocimiento será más que una moda

24

Los desafíos del trabajo en 2020

32

Pensar diferente es el punto de partida

35

El líder como orquestador de nodos valiosos

39

Parte II: Cómo preparar la travesía

45

Usar la "brújula dorada"

47

Construir la plataforma de despegue

50

Encender el motor creativo

53

Mantener viva la llama

56

Activar el Liderazgo Orquestador

58

Reunir los recursos de apoyo

61

Ensamblar las cuatro competencias esenciales

65

Parte III: El Liderazgo Orquestador en acción

69

Iniciando el plan de vuelo

71

Primera competencia: La Atención Expandida

73

Observar para intervenir

73

Volver al interior y mirar el entorno

76

Al inicio está la energía y el tiempo

79

Kronos y Kairós en el trabajo

81


Preguntar y abrir posibilidades

85

Hacer visibles las oportunidades invisibles

87

1. Encontrar patrones ocultos y descubrir nuevas tendencias

87

2. Inspirarse en la innovación natural

90

3. Obtener la "tarea perfecta"

92

4. Desafiar lo convencional

98

5. Detectar necesidades latentes

99

Segunda competencia: La Imaginación Cristalizada

104

Volver del futuro al presente

104

El ciclo de los cinco pasos para la Imaginación Cristalizada

105

El líder regresa como diseñador

108

Elaborar prototipos para casi todo

110

Crear experiencias cautivantes

115

Diseño de un centro de experiencias

121

Tercera competencia: La Facilitación Integradora

124

Construir microcosmos estratégicos

124

Estrategia de la Facilitación Integradora

126

Superar los anillos de la resistencia

131

Anillo 1: Supuestos del proceso de innovar

132

Anillo 2: La cultura y el éxito previo

134

Anillo 3: Los "virus" del cambio

137

Cuarta competencia: La Ejecución Simplificada

144

El momento de la verdad

144

La complejidad oculta

145

Los diamantes son del líder

149

Proteger al vástago

153


Métricas para ganar

157

Asegurar el desarrollo

161

Parte IV: Crear nuevo conocimiento

167

El quinto elemento del Liderazgo Orquestador

169

Activar la rueda del nuevo conocimiento

170

Elaborar el mapa del tesoro

174

Escribir las memorias del viaje

175

Develar el último secreto

177

Epílogo: Más allá de 2020, el regreso al futuro

181

Esconder el plato de arroz

183

La historia se escribe en ATCG

184

Líderes orquestadores y máquinas pensantes

186

Anexo: Guía de viaje para el Liderazgo Orquestador

189

Aprender y practicar

191

El lugar de Liderazgo Orquestador

193

Definiciones esenciales del Liderazgo Orquestador

194

Las mejores prácticas del líder orquestador

195

Guía para evaluar la aplicación de las competencias clave

196

Guía para la elaboración del mapa del conocimiento

199

Etapas para la captura y documentación del nuevo conocimiento 200 Agradecimientos

201

Bibliografía

203


INTRODUCCIÓN Atravesar el túnel cósmico "Si quieres conocer el pasado, entonces mira tu presente que es el resultado. Si quieres conocer tu futuro, mira tu presente, que es la causa" BUDA

El puente Einstein-Rosen o también llamado "agujero de gusano" es una solución matemática que permite, al menos teóricamente, conectar dos regiones diferentes del espacio-tiempo. El concepto fue formulado por Albert Einstein junto con su colega el físico israelí Nathan Rosen en 1935, después de trabajar sobre las ecuaciones de campo de la relatividad general. Postula la probabilidad de que existan "túneles cósmicos" que permitirían el viaje de la materia a través de "atajos" situados en el interior de los agujeros negros; de esta forma, se podría viajar al futuro, volver al pasado e incluso visitar universos paralelos, en un ir y venir al presente. Aunque la idea parece sacada de una película de ciencia ficción, y de hecho, numerosos libros y series de televisión los han incluido en sus tópicos, lo cierto es que algunos científicos prestigiosos como el matemático Hugh Everet III, de la Universidad de Princeton y el cosmólogo Max Tegmark del Instituto Tecnológico de Massachusetts han seguido acumulando conocimiento y evidencia, aún no concluyente, sobre la factibilidad de este tipo de viaje. Quizás su existencia no sea del todo imposible. Lo que sí resulta incuestionable es que la segunda década del siglo XXI traerá grandes e importantes desafíos para las organizaciones, los cuales afectarán la forma de operar, las características de quienes las integran e incluso el propio lugar de trabajo.

Y aunque no tengan vocación o


intención de convertirse en un viajero espacial, los líderes y emprendedores de hoy deberán atravesar su propio puente Einstein- Rosen para viajar al futuro y traer al presente nuevas ideas, modelos y formas de pensar si quieren que sus empresas sigan existiendo. La innovación no será una opción para las compañías del futuro, serán un imperativo que todo líder deberá tener en cuenta para generar y capitalizar, junto con sus equipos, mayor valor y conocimiento. La capacidad de crear, innovar y convertir una idea en un producto, servicio o experiencia concreta estará a la base de la sobrevivencia de cualquier organización que busque mantenerse y crecer en el tiempo. Sin duda, el tema de la innovación es uno de los más recurrente al interior de las organizaciones y es prioritario para todos sus niveles. En los medios de comunicación podemos encontrar una gran cantidad de artículos al respecto, así como también es fácil pesquisar el concepto en la publicidad de productos, servicios y en la propaganda de gobierno.

Todas las

empresas se describen a sí mismas como innovadoras o mencionan a la innovación como una de sus prioridades. Pero lo cierto es que pese a los esfuerzos que permanentemente se hacen para materializar este anhelo, muchas veces las intenciones se quedan solo en palabras y no se convierten en una acción efectiva. ¿La razón? No hay consenso sobre lo que significa realmente innovar, y más aún, cuáles son las etapas del proceso que lo hace posible. En un sentido etimológico, innovar quiere decir mudar o transformar algo, incorporando novedades.

En el caso de las empresas, pasa por

introducir lo nuevo (en el amplio sentido de la palabra) en el mercado o al interior de una organización, para que quienes serán los usuarios de un producto, clientes de un servicio, o integrantes de un proceso lo adopten dentro de sus preferencias o se hagan parte de él. Aquello que constituye lo nuevo puede estar en...


El valor de innovar