Issuu on Google+

Antropologia del conocimiento

Foucault Las palabras y las cosas

Andr茅s Felipe Salazar M贸nica Motta


Las Meninas Representaciones

La representación es subjetiva, para cada sujeto se expresa de formas distintas, lo cual implica que la representación no es canónica ni es producida en masa, el carácter de las cosas son la motivación divina del ser, se tiene una idea, se le desarrolla pero se entiende y se representa según el parece individual.


Dinรกmica A partir de la idea de la representaciรณn como forma subjetiva de reconocer las cosas a nuestro alrededor, pretendemos explicar con una dinรกmica en grupo, como los individuos reconocen el mundo y las diferentes formas de realizar este reconocimiento . Partiendo de esto se darรกn por grupo (4) personas 4 tipos de animales, los cuales deberรกn de ser representados de formas distintas, es decir, por forma, movimientos, sonidos, adjetivos descriptivos.


Las cuatro similitudes las asignaturas Los limites del mundo La escritura de las cosas El ser del lenguaje

La prosa del mundo

Foucault

La cuestión del lenguaje es fundamental. La alegoría de la “prosa del mundo” nos dice que el mundo nos habla –según la episteme del siglo XVI y XVII- como en un lenguaje y los ordenamientos de este lenguaje, serán los ordenamientos del mundo.


las cuatro similitudes –la conveniencia, la emulación, la analogía y la simpatía-, Es a partir de estas condiciones que se puede establecer las cadenas o redes semánticas que ordenan el discurso sobre el mundo, la naturaleza, y el mismo lenguaje.

convenientia aemulatio Las cuatro similitudes

la analogía. la simpatía


las asignaturas


Los limites del mundo

-El conocimiento desentrañará siempre a la misma cosa, de un modo indefinido. -Micro y macrocosmos sería una explicación al descubrimiento eterno de signos y semejanzas, que no paran de hallarse. En su creciente monotonía se establece una superficie o estructura que le otorga ordenamiento y explicación: el micro y macrocosmos. -El rasgo de la adivinación viene de la Antigüedad y su vínculo al asombro y al temor frente a la naturaleza, cuyos fenómenos emergían sin ninguna explicación. Para ello surge la necesidad de explicarse estos fenómenos, mediante la adivinación, la magia (divinatio), cuya herramienta serán los signos y su desciframiento por semejanzas (eruditio).


La escritura de las cosas

hermenéutica “conjunto de conocimientos y técnicas que permiten que los signos hablen y nos descubran sus sentidos

Foucault reconoce también la escritura como algo intrínseco del lenguaje .

Semiología “el conjunto de conocimientos y técnicas que permiten saber donde están los signos, definir lo que los hace ser signos, conocer sus ligas y las leyes de su encadenamiento”

La naturaleza del lenguaje es la de “ser escrito”. Está en el hombre poder descifrar los signos que dios ha depositado sobre las cosas del mundo. A sí mismo, el lenguaje es también un objeto natural que se debe estudiar de la misma manera que las demás cosas. La forma de acceder a ese texto es mediante la hermenéutica y la semiología


-El saber será interpretar, hacer hablar a las cosas.

El ser del lenguaje

-Las palabras y las cosas, en este salto epistemológico, buscan un origen que otorga sentido mediante las similitudes, a diferencia de lo que vendrá posteriormente: estructuras formales, muchas veces explícitamente vacías que deben ser llenadas de contenido.

-La naturaleza y el mundo se leen como un gran libro de semejanzas, que se transformará en un lenguaje escrito. -De este modo, se buscan las propiedades intrínsecas de las palabras, las letras (etimología); estás se reúnen por conveniencia (sintaxis). -No obstante, en la formación de las palabras, veremos que ésta proviene de semejanzas con lo exterior, de metáforas que aluden a un ser intrínseco (por ejemplo, materia viene de madera). Sin embargo, ¿de dónde vendrían aquellas metáforas? En un principio, desde la similitud.


Conclusiones Nuestro lenguaje es heredero de apreciaciones metafóricas y simbólicas. La diferencia se puede encontrar en que, en este salto epistemológico, las palabras están mucho más cargadas de una ontología de las cosas, es decir, las palabras contienen y se asocian al contenido y el ser de los objetos. Hoy esto se ha ido perdiendo y/u olvidando, no obstante tiene un origen en la metáfora, en la asociación y en el animismo de las cosas.


las palabras y las cosas