Issuu on Google+

LOS PODERES Un día en Inglaterra, Manhttan, un niño llamado Óscar vivía amenazado en su instituto. Un día Óscar, harto de que lo torturen decidió quedarse en su casa mientras sus padres estaban trabajando, él se quedó solo en casa. Había una tormenta muy fuerte, de repente cayó un rayo en su antena parabólica, llegó hasta Óscar el rayo y le atacó, no sufrió ninguna herida pero se sentía raro. Al día siguiente tuvo que ir al instituto, nada más salir del instituto recibió una paliza, el pobre Óscar se defendió, de Óscar salió un pequeño rayo, la víctima fue al hospital, mientras a Óscar lo expulsaron del instituto. Óscar se dio cuenta de que cuando le cayó el rayo le entraron poderes y que había más como él. Un día Óscar se escapó de su casa, para no provocar más problemas. Mientras caminaba, unos hombres le seguían, cuando estaban cerca de él, un adolescente como él le cogió de la camiseta, sin darle explicaciones se lo llevó a un lugar cerrado. Óscar le preguntó: ¿Cómo te llamas?, el adolescente le respondió, Rufo, me llamo Rufo. Rufo le explicó que aquellos hombres eran unos que quieren llevarnos a todos que tienen poderes para trabajar para ellos. Óscar le dijo a Rufo. ¿Cómo sabes que tengo poderes?, Rufo le dijo, te he estado siguiendo, porque vio que cayó un rayo en tu casa. Rufo y Óscar idearon un plan para rescatar a todos los adolescentes como ellos, para que vuelvan con sus familias. Una vez allí en la prisión aquella, llamaron a la policía y le dijo lo que era aquella prisión, pero sin desvelar su secreto. Rufo y Óscar contaron su plan a la policía, la policía lo aceptó. Ellos comentaron a la policía que permanecieron ahí. Ellos se adentraron en la prisión aquella, con sus poderes fundieron todas las cámaras y bombillas. Se deshicieron de los porteros y uno a uno fueron liberando a todos los adolescentes. Los hombres se dieron cuenta de que se estaban escapando y salieron. Los hombres salieron fuera, la policía estaba allí y los detuvieron. Cada adolescente especial vivió feliz con sus familias.

AUTOR: ANTONIO


EL VAMPIRO Un día un niño llamado Andrés se fue de excursión con toda su clase a un castillo de Algorfa. Estaba viendo lo que había y vio a una chica llamada Laura, él le miraba pero ella no sentía nada, al final le pidió si quería ser su novia y Laura le dijo que si. Ella le contó todos sus secretos y él le dijo que no tenía, pero si que tenía uno, el secreto era que él es un vampiro. Laura le dijo. ¿Seguro que no tienes ningún secreto? Andrés le contestó: si que tengo uno pero no te lo puedo decir. Laura se fue muy triste. Andrés se sentía muy mal también. Después de unos minutos él estaba buscándola y la encontró, le dijo que le iba a contar el secreto y se lo contó, ella no se lo creía, él le dijo que era verdad. Pasaron los años, se hicieron mayores y al final se casaron y tuvieron dos hijos. Autora: Claudia.


EL PERRO Un día Charlie con su hermano Luís fueron al campo. Se encontraron un perro, era muy bonito. Le preguntaron a sus padres si se lo podían quedar, su padre le dijo que se lo preguntaran a su madre y su madre dijo que lo que su padre quisiera, Charlie se hartó y dijo ¡Pues si nadie sabe quien lo elige lo elegiré yo! Entonces se quedaron con el perro, Luís se preguntó cuál nombre le pondrían. Luís eligió muchos nombres, pero a Charlie sólo le gustó Tobi. Siempre que venían del colegio lo llevaban de paseo, un día se encontraron con su amigo Mario. Mario de broma les dijo que si le daba el perro, Charlie y Luís contestaron los dos a la vez que ¡No! A la mañana siguiente Tobi no estaba en casa, Luís pensó que lo que dijo Mario podía haber sido verdad. Entonces fueron corriendo a casa de Mario, Tobi no estaba. Estuvieron todo el día buscando a Tobi, cuando ya se cansaron se fueron a casa, Charlie fue corriendo a decírselo a Luís. Mario se fue a dormir, Charlie y Luís cogieron a Tobi. Su padre para que nadie les volviera a quitar a Tobi le hizo una caseta.

AUTORA: ARANTXA


EL PIRATA Y EL TESORO Érase un pirata que se va a una ciudad. Iba caminando y de repente tocó el timbre. La puerta era muy grande, le gustó mucho, abrió la puerta y encontró una chica joven. Era una princesa. Le preguntó a la princesa que si había vista un tesoro. La chica dijo que no sabía nada de un tesoro. Se fue caminando, pisó una moneda, la cogió y se la quedó. De repente otra, otra y otra hasta que llegó al mar. Vio el tesoro enterrado en el mar. Se vistió de buzo. Al final lo encontró, había un montón de monedas por todos los lados, pidió ayuda para cogerlo y se fue.


LA LUCHA CONTRA EL DRAGÓN En un lugar muy lejano, en tierras de Jarmon, en el castillo de Camelot, vivía un guerrero llamado Ventinflosquin y su águila Grifo. Un día fueron atacados por el malvado dragón oscuro de ojos rojos. Para que no volviera a ocurrir, Ventinflosquin y Grifo fueron al castillo donde vivía el dragón negro de ojos rojos para matarlo.

Primero, compraron armas en las herrerías del pueblo vecino llamado Poniente, después, fueron al bosque y lo atravesaron para llegar al castillo.

Más tarde, pasaron por las montañas negras, donde se enfrentaron a un oso. Al día siguiente, Ventinflosquin y Grifo, fueron a buscar comida y agua para el gran viaje que les esperaba. Después fueron a la cima del volcán donde se hallaba el castillo, entraron en el castillo y buscaron al dragón, cuando lo encontraron, lucharon contra él. Al final vencieron al dragón y vivieron felices para siempre.

Autor: Borja


HISTORIAS DE DRAGONES Y PRÍNCIPES En un lugar muy lejano, una princesa vivía en un castillo, un día gritó que quien la salvara se casaría con ella. Un príncipe que pasó por allí con su dragón la oyó y estuvo todo el día intentando salvarla. El padre del príncipe también pasó por allí intentando coger un águila, entonces él también se quedó a salvarla. Estuvieron allí muchos días intentando salvar a la princesa, pero no podían. Cuando ya pasó un mes, el príncipe por una vez la pudo salvar. La princesa le dijo que lo de casarse era mentira, sólo era para que la sacaran de allí. El príncipe se sintió muy triste, entonces el hizo lo mismo que la princesa, se metió en el castillo para quien lo salvara se casara con él. Entonces la princesa lo salvó. La princesa no se quería casar así que decidió meterse al castillo y estar allí toda su vida. El príncipe, todos los días iba a verla sin que ella se diera cuenta. Hasta que un día se dio cuenta, le dijo que quería de ella para que la dejara en paz, el príncipe le pidió casarse. Al final la princesa se casó con el príncipe y vivieron en el castillo.

AUTORA: ARANTXA


LA PRINCESA ELISA En un lugar muy lejano vivía una princesa llamada Elisa, estaba atrapada en un castillo porque la había raptado un dragón verde y feo. Un día el príncipe llamado Arturo se enteró que estaba la princesa atrapada en un castillo, fue a salvarla. Pero era muy difícil entrar y no pudo, pero no se rindió y por detrás del castillo, Arturo encontró un águila, le mandó que pusiera la cuerda enganchada en el castillo para poder subir. Arturo subió por la cuerda y mató al dragón verde y feo. Arturo y Elisa se quedaron en el castillo. Celebraron la boda, se casaron felices para siempre.

Autora: María.


LOS TRES DRAGONES En un lugar muy lejano. En un reino llamado Minas Trin, había un castillo. Un lugar bastante más lejos de Minas Trin, está las tierras de Mordor. En una cueva había un nido de dragones que cuidaban a tres huevos de dragón. Un año después, salieron tres dragones y uno de ellos fue llamado Drago. El rey de Minas Trin, llamó al guerrero Áragon, vino con su águila para matar a los dragones. Cuando los dragones atacaron la ciudad de Minas Trin, se encontraron con una trampa. Áragon con los hombres del castillo. El águila les avisó del escondite de los dragones y entonces muy valientemente, luchó hasta matar a todos los dragones. Así ya no volvieron a tener miedo de los tres dragones. Autor: Pablo


EL SECUESTRO Había una vez unos amigos llamados Juliana, José, Luís y Mónica. Vivían en Almoradí, el viernes pasado fueron de juerga por la noche, a las 9:30 terminaron, de vuelta a casa les pilló un hombre llamado Andrés, su voz era muy extraña. Luego puso un pañuelo en la boca para que no hablasen. Después les llevó a un sitio muy oscuro, daba miedo, salían gatos por todos los lados. Llamó a sus padres y les dijo: tenéis que darnos 5.000 euros. Los tuvo un tiempo hasta que sus padres les dieron el dinero, se quedaron con él y no devolvieron a los niños. Al siguiente día, los padres fueron a un lugar sospechoso, se llevaron a la policía. Dijo la policía: ¡Salir con las manos en la cabeza sin hacer tonterías! Luís como era inteligente, cogió una piedra y le dio a Andrés en la cabeza. Juliana le dio con un trozo de madera a la chica llamada María, esta se desmayó. Los niños pudieron escapar y los secuestradores fueron condenados a 3 años de cárcel. Autora: Omayma


EL DRAGÓN GIGANTE En un lugar muy lejano, había un castillo que se llamaba Ransckot, en el castillo había un dragón gigante. El dragón estaba atado a una cuerda de hierro. Pasó días y de repente un día iba un águila por el pasillo del castillo. El águila iba muy rápido hasta que el dragón se despertó y vio al águila, estaba atado al castillo con un collar de hierro… La princesa que vivía en lo alto del todo se asustó porque no sabía qué estaba pasando. La princesa estaba secuestrada por un ogro feo y cochino. El ogro vivía en una casa muy lejos del castillo. Un día la princesa estaba durmiendo y de repente tocó alguien en la ventana, la princesa se despertó, abrió la ventana y dijo: ¿Quién eres?, el chico dijo; soy un príncipe, vengo a salvarte. También vengo para llevarte a mi pueblo. La princesa cogió sus cosas, salieron pero tenían que pasar tranquilamente sin hacer ningún ruido. Lo consiguieron. Al final, pasaron por el dragón, fueron al pueblo y la princesa vivió con el príncipe hasta el fin de sus días.

Autora Villa


LONDRES En un lugar muy lejano había un castillo donde vivía una bella dama llamada Rocío. Ella vivía muy a gusto con su príncipe llamado Arturo. Ellos vivían en un pequeño poblado cerca de Estados Unidos hasta que un día a Arturo lo llamaron a trabajar a Londres. Ellos vivían en Estados Unidos muy lejos de Londres. Rocío tenía un águila llamada Galileo. Arturo se fue a trabajar y Rocío se quedó con su águila sola. Cuando de pronto una tormenta venía desde lejos y Rocío se fue a un rincón de la habitación. Por la ventana se vio a un gigantesco dragón furioso. Rompía todo lo que se encontraba a su alrededor. Rocío se fue corriendo a la calle y se fue con su águila a su coche. Se fueron a un pequeño pueblo cerca de Londres, llamó a su marido Arturo y le contó que vino un dragón. Arturo se fue corriendo a donde estaba ella, llegó y Rocío compró un piso y desde entonces Rocío como estaba con Arturo, vivieron felices para siempre.

Autora: Paula



Historias variadas