Page 1

Las Relaciones Internacionales ¿Son verdaderamente necesarias? Conoce los deberes y derechos que obtienes con un Asilo

DERECHO INTERNACIONAL

Sabias que… ¿El Jefe de Estado no es la única representación de la República en el exterior?

Andreina Camacaro CJP-163-00335


ÍNDICE - Relaciones Internacionales del Estado…………….......3 Art. 152…...……………….……………………………...4 Art. 153…………………………………………………...4 Art. 154…………………………………………………...5 Art. 155…………………………………………………...5 - Órganos Estatales Encargados de las Relaciones Internacionales………………………………6 Órganos Centrales………………………………………7 Jefes de Estado…………………………………….7 Jefes de Gobierno o Primeros Ministros……………………………………………..8 Ministros de Relaciones Exteriores………………9 Órganos Exteriores…………………………………….10 Misiones Diplomáticas Permanentes…………...10 Misiones Especiales……………………………...11 Consulados………………………………………..12 - Asilo………………………………………………………..13 Regulación Jurídica del Asilo…………………………14 Partes y Obligaciones del Derecho de Asilo………………………………………………….15 Diferencias y Semejanzas con otros Figuras…………………………………………………..15


RELACIONES INTERNACIONALES DEL ESTADO Las relaciones internacionales no son más que proyecciones con deseos de convivencia amistosa y pacífica que existen en el seno de la comunidad nacional e internacional. Estas relaciones se practican partiendo de la suposición de que los países se reconocen como gobiernos legítimos y como estados soberanos. Pertenecen a la vez al dominio académico y al dominio político y buscan analizar y formular las políticas internacionales de los países. Hoy día son relevantes: la globalización, el Estado, la ecología y el desarrollo sostenible, el terrorismo y el crimen organizado, la proliferación nuclear, el nacionalismo, el desarrollo económico, las finanzas internacionales, los derechos del Hombre y otros. 3


Artículo 152. Las relaciones internacionales de la República responden a los fines del Estado en función del ejercicio de la soberanía y de los intereses del pueblo; ellas se rigen por los principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y no intervención en sus asuntos internos, solución pacífica de los conflictos internacionales, cooperación, respeto de los derechos humanos y solidaridad entre los pueblos en la lucha por su emancipación y el bienestar de la humanidad. La República mantendrá la más firme y decidida defensa de estos principios y de la práctica democrática en todos los organismos e instituciones internacionales. Artículo 153. La República promoverá y favorecerá la integración latinoamericana y caribeña, en aras de avanzar hacia la creación de una comunidad de naciones, defendiendo los intereses económicos, sociales, culturales, políticos y ambientales de la región. La República podrá suscribir tratados internacionales que conjuguen y coordinen esfuerzos para promover el desarrollo común de nuestras naciones, y que aseguren el bienestar de los pueblos y la seguridad colectiva de sus habitantes. Para estos fines, la República podrá atribuir a organizaciones supranacionales, 4


mediante tratados, el ejercicio de las competencias necesarias para llevar a cabo estos procesos de integración. Dentro de las políticas de integración y unión con Latinoamérica y el Caribe, la República privilegiará relaciones con Iberoamérica, procurando sea una política común de toda nuestra América Latina. Las normas que se adopten en el marco de los acuerdos de integración serán consideradas parte integrante del ordenamiento legal vigente y de aplicación directa y preferente a la legislación interna. Artículo 154. Los tratados convenidos por la República deben ser aprobados por la Asamblea Nacional antes de su ratificación por el Presidente de la República, a excepción de aquellos mediante los cuales se trate de ejecutar o perfeccionar obligaciones preexistentes de la República, aplicar principios expresamente reconocidos por ella, ejecutar actos ordinarios en las relaciones internacionales o ejercer facultades que la ley atribuya expresamente al Ejecutivo Nacional. Artículo 155. En los tratados, convenios y acuerdos internacionales que la República celebre, se insertará una cláusula por la cual las partes se obliguen a resolver por las vías pacíficas reconocidas en el derecho internacional o previamente convenidas por ellas, si tal fuere el caso, las controversias que pudieren suscitarse entre las mismas con motivo de su interpretación o ejecución si no fuere improcedente y así lo permita el procedimiento que deba seguirse para su celebración. 5


ÓRGANOS ESTATALES ENCARGADOS DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

Las Relaciones Internacionales que son importantes en la existencia de los Estados se manifiestan mediante órganos cuyas funciones se hallan previstas y reglamentadas en las constituciones y leyes nacionales. Los Órganos Estatales para las Relaciones Internacionales se dividen en: 1. Órganos Centrales (Jefes de Estado, de Gobierno o Primeros Ministros, y Ministerios de Relaciones Exteriores); 2. Órganos Exteriores (Misiones Diplomáticas Permanentes, Misiones Especiales y Consulados). 6


Órganos Centrales Jefes de Estado Son el órgano supremo en las relaciones internacionales en los Estados modernos. Los Jefes de Estado pueden asumir y asumen a veces accidentalmente la función en el exterior, no requieren credenciales especiales para ejercerlas. Todo Jefe de Estado, de conformidad con la legislación interior, pueden delegar sus funciones internacionales en su Ministro de Relaciones Exteriores, Canciller o Secretario de Estado. Las funciones internacionales del Jefe de Estado comprenden en primer lugar la dirección de las relaciones internacionales; en segundo lugar la recepción de Jefes y representantes de Estados extranjeros; en tercer lugar el envió de agentes diplomáticos y consulares; en cuarto lugar la concentración de tratados y la adhesión a los mismos, la ratificación y denuncia de ellos; y en quinto lugar la declaración de guerra y la concentración de la paz. Al Jefe de Estado se le reconoce y garantiza la inviolabilidad de su persona y de su domicilio cuando se encuentre en territorio extranjero. También goza de inmunidad de jurisdicción penal y civil. 7


Jefes de Gobierno o Primeros Ministros En los países donde existen Gobiernos parlamentarios y en los de organización monárquica, corresponde al Jefe de Gobierno o Primer Ministro, la dirección esencial de todos los asuntos del Estado y puede ser por tal motivo considerado como un órgano internacional. Al referido alto funcionario se le confiere, dentro y fuera de su territorio nacional, iguales cortesías, inmunidades y derechos, que al Secretario de Estado o Ministro de Relaciones. 8


Ministros de Relaciones Exteriores Son los directores inmediatos de la política internacional y ejercen, después del Jefe de Estado, la mas alta y permanente representación exterior. No son solamente los inspiradores y ejecutores de aquella política y los superiores jerárquicos de los agentes diplomáticos acreditados en el extranjero, sino que constituyen el órgano de comunicación y de negociación entre el Estado y los agentes diplomáticos acreditados ante él. Con respecto a Venezuela, le concierne la actuación internacional de la Republica como nación soberana, la conducción de las relaciones con los Estados Extranjeros y Organismos internacionales, la representación de la República en conferencias y congresos internacionales, la negociación, firma, ratificación, adhesión, reservas, prórrogas, ejecución y denuncia de tratados, convenciones, acuerdos y convenios internacionales, la protección de los derechos e intereses de los venezolanos en el exterior, la dirección de la política económica Exterior de la Republica la notificación del estado de guerra o de emergencia nacional, el establecimient o, delimitación y demarcación de las fronteras, entre otros. 9


Órganos Exteriores Misiones Diplomáticas Permanentes Constituyen los órganos oficiales que en el exterior contribuyen a mantener de manera continua vinculaciones políticas, económicas, culturales, castrenses y científicas entre los Estados. En la actualidad se denominan Legaciones, Embajadas y Nunciaturas. Su principal función es representar al Estado acreditante ante el Estado receptor, en proteger el Estado receptor los intereses del Estado acreditante y los de sus nacionales, dentro de los limites permitidos por el derecho internacional, en negociar con el gobierno del Estado receptor, en informarse por todos los medios lícitos de las condiciones y de la evolución de los acontecimientos en el Estado receptor e informar sobre ello al gobierno del Estado acreditante, y en fomentar las relaciones amistosas y desarrollar las relaciones económicas, culturales y científicas entre el Estado acreditante y el Estado receptor. Se cataloga en: Embajadores o Nuncios, Enviados y Encargados.

10


Misiones Especiales Es aquella misión de carácter extraordinario, que con un cometido gubernamental determinado envía un Estado a otro Estado. Desde el punto de vista jurídico, se entiende por “misión especial” una misión temporal, que tenga carácter representativo del Estado, enviada por un Estado ante otro con el consentimiento de este ultimo para tratar asuntos determinados o realizar ante el un cometido determinado.

Una vez cumplido el cometido asignado a una misión especial terminan sus funciones. Pero por regla general son diferentes los modos que la practica admite para que lleguen a su termino esas funciones, como puede ser según se ha señalado “cuando el Estado receptor notifica que considera que ha terminado la misión especial o en virtud de una expresión de voluntad de cualquiera de los dos Estados”. O al finalizar las ceremonias solemnes de la trasmisión de mando de un Jefe de Estado. 11


Consulados Los cónsules son los agentes oficiales, sin carácter diplomático, que un Estado designa para actuar en determinado territorio extranjero conforme a las atribuciones asignadas en las atribuciones asignadas en las leyes y reglamentos del Estado enviante y administradas expresa o tácitamente por el Estado de residencia. Las funciones conferidas a los cónsules venezolanos están contempladas en el Art. 22 de la Ley Orgánica del Servicio Consular promulgada el 28 de octubre de 1936, consistiendo en: velar por los intereses del país y proteger los derechos e intereses de los venezolanos, proteger el comercio de la República propendiendo a su mayor extensión y facilidades y celar el contrabando con Venezuela, hacer una bien dirigida propagando por medio de la prensa, exposiciones y otras actividades semejantes, de los frutos y demás productos venezolanos exportables, mantener el consulado de manera visible, con el propósito de atraer el turismo a Venezuela, una información grafica de las ciudades, puertos, monumentos públicos, museos, lugares de recreo, hoteles y demás elementos que contribuyan al incremento de tan lucrativa fuente de riqueza para la nación, y suministrar, además, toda clase de datos que se relación con el particular. Y demás funciones que se pueden encontrar dicha ley. 12


EL ASILO

El Asilo, es una Institución que ha tenido su mayor desarrollo dentro del llamado Derecho Internacional Americano1, donde por cierto no ha estado exenta de polémicas y contradicciones, que con frecuencia han devenido en tensiones diplomáticas entre el Estado asilante y el Estado perseguidor o Estado territorial. Dichas polémicas se deben, en gran medida, a que conforme a las normas internacionales que rigen la materia, es el Estado que va otorgar la protección (Estado asilante), el competente para calificar si la persona perseguida lo es por razones políticas o por encontrarse incursa en un delito común, esto tomando en consideración que el asilo, en principio, sólo se podrá otorgar a quienes sean perseguidos por motivos políticos. Se señala que el asilo se constituye en una importante limitación al principio de la soberanía de los Estados, toda vez que cuando estos manifiestan el consentimiento en obligarse por las normas que rigen la materia, se comprometen jurídicamente a reconocer la protección que se conceda a individuos de su nacionalidad, cuyos motivos de la persecución hayan sido calificados como políticos por el Estado asilante. 13


Regulación Jurídica del Asilo En el ámbito de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el asilo ha tenido un menor desarrollo que dentro de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en nuestro criterio ello se debe a que como consecuencia de las dos guerras mundiales, las cuales Tuvieron sus efectos más desbastadores en Europa, la atención de la organización se centró en un principio en el denominado derecho de los refugiados. No obstante, debemos señalar que el asilo está contemplado de manera poco precisa en el Art. 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948). Posterior desarrollo a la materia del asilo dentro del ámbito universal lo constituye la Resolución 2312 (XXII), de fecha 14 de diciembre de 1967, de la Asamblea General de la ONU. Como señalamos el asilo ha tenido su mayor acogida dentro del continente americano, de hecho dentro del ámbito de la OEA se han concluido dos (2) convenciones internacionales que regulan la materia: una sobre asilo territorial y otra que regula el asilo diplomático, ambas se firmaron durante la Décima Conferencia Interamericana, celebrada en la ciudad de Caracas, en fecha 28 de marzo de 1954. 14


Partes y Obligaciones del Derecho de Asilo Tomando en cuenta la normativa supra analizada y la práctica internacional, las partes involucradas son: el asilado, el Estado asilante, y el Estado territorial (Estado del que proviene el asilado). El asilado es la persona natural que obtiene la protección del Estado asilante. Una vez que a un individuo se le confiere asilo, éste deberá, mientras que dure el asilo abstenerse de practicar actos contra la tranquilidad pública, ni intervenir en la política interna del Estado territorial. Un aspecto relacionado con el asilo que no ha escapado de polémicas es el relativo a la definición de delito político, debido a que es a los Estados asilantes a los que le corresponde establecer si el delito es común o político. Se considera que la atribución de calificar unilateralmente la naturaleza del delito, que se le otorga a los Estados asilantes es un aspecto que genera y seguirá generando controversias, sobre todo porque la historia de América Latina demuestra que en muchos casos el asilo ha servido para proteger la vida o libertad de verdaderos perseguidos políticos, pero en otros ha sido un vehículo que ha permitido la impunidad de delitos comunes. Diferencias y Semejanzas con otros Figuras Muchos ordenamientos jurídicos no prevén el asilo, sino al refugio, el asilo como hemos indicado obedece a una persecución por motivos políticos, refugio se da ante temores fundados de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad u opinión pública, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede, a causa de dichos temores o de razones que no sean de mera conveniencia personal, no quiera acogerse a la protección de ese país, o que por carecer de nacionalidad y estar fuera del país donde antes tenía su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores o razones que no sean de mera conveniencia personal, no quiera regresar a él.

15

Profile for Andreina Camacaro

Derecho Internacional  

Revista Digital Andreina Camacaro CJP-163-00335

Derecho Internacional  

Revista Digital Andreina Camacaro CJP-163-00335

Advertisement