Page 35

Recordó que a pesar de que sólo una de sus películas se filmó en tierra duranguense (La Cucaracha, al lado de la otra diva de México María Félix) Dolores visitaba constantemente la ciudad y en cada ocasión gestionaba recursos para abrir espacios como fue el Ágora Casa de la Cultura, edificio que fue donado por iniciativa suya y del entonces secretario de Cinematografía Francisco Canales, al igual que la remodelación del Teatro Victoria que había fungido como cine. Por ello fueron varias las ocasiones que se intentó regalarle a la diva un museo en su honor con artículos personales que ella misma donó durante el sexenio de Héctor Mayagoitia, sin embargo en la gestión de Armando del Castillo eso se vino atrás y Dolores falleció, por lo que ni de sus prendas ni del museo quedaron rastro, solamente una exposición en las antiguas instalaciones de la Feria llevó su nombre, y otra en calle Gómez Palacio que fue la primer sede de la Cineteca. Posteriormente, durante el gobierno de Maximiliano Silerio Díaz, se crearon dos museos del cine, uno en dónde hoy se encuentran las oficinas de la secretaría de Turismo en el Barrio del Calvario, el cual era temático y tenía un camerino que replicaba el de Dolores; y el otro ubicado en el actual Centro Cultural y de Convenciones Bicentenario, el cual tenía toda una sala dedicada al legado cinematográfico de varios personajes, mayormente Dolores y John Wayne.

34

Cinéfagos - Número 28  

Julio - Agosto

Advertisement