Page 21

El existencialismo es un movimiento filosófico que se originó entre el siglo XIX y XX. Esta corriente se enfocaba en el estudio de la condición humana, las emociones, el compromiso individual y la libertad. El existencialismo le devolvió al hombre su papel como individuo, colocándolo en el medio de la reflexión filosófica y distinguiéndolo como un ser sin ataduras y totalmente autoconsciente. Su enfoque se centra en la existencia propia del hombre, de su ser, y en la búsqueda de soluciones a los problemas del hombre. En el cine italiano se puede observar la preocupación social, por lo que se enfoca en la relación entre hombres, su comunicación y sobre los sentimientos frente al modelo social y económico. Ocho y Medio, la obra cumbre de Federico Fellini, muestra el existencialismo con un fuerte matiz psicológico. Es una catarsis visual en la cual se suscita una preocupación existencial artística de sí mismo; es la encrucijada interior al cuestionarse si sabía lo que traía entre manos y si tenía algo qué decir. Después del rotundo éxito de la película La dolce vita, el realizador se enfrentaba a una presión por los rumores de que ya no tenía ideas. Así en algunos diálogos de Ocho y medio pueden leerse frases como: “Tú ya no eres el de antes ¿una crisis de inspiración?, ¿y si fuera la caída final de un cochino farsante sin olfato ni talento?”.

Se puede decir que Ocho y medio es la ruptura de Fellini con el neorrealismo al presentar esta realización prácticamente autobiográfica. En esta película vemos el cine dentro del cine, en la cual el protagonista se ve bajo presión de todos los personajes que quieren salir beneficiados, por lo que el director escapa para adentrarse en sí mismo. Esta sin embargo se convirtió en una moda del cine de la época: cine de auto-reflexión, introspectivo; sin embargo Ocho y medio se convirtió en una de las más extremadamente personales. El lugar de donde proceden los directores también influye en la forma en que abordan las temáticas existenciales; al ser la religión luterana predominante en Suecia, en El séptimo sello, Bergman aborda el tema de la religiosidad, el sentido de la vida, el más allá de la muerte y el silencio de Dios. Ambientada en la Suecia medieval, la historia se acompaña frecuentemente de imágenes religiosas, además en el desarrollo de los diálogos está presente el juego contra la muerte, que es el tema central de este filme. Por otro lado el director italiano Michelangelo Antonioni, quien debido a la región de dónde provenía se vio influenciado por los paisajes rurales, la niebla, la soledad y la incomunicación, aspectos que se ven plasmados en su obra.

20

Cinéfagos - Número 28  

Julio - Agosto

Advertisement