Page 1

La vuelta al IES Europa en cinco días Alumnos 2º ESO


©

1ª edición, 2014: Editado por

Este libro ha sido realizado por todos los alumnos de segundo curso del Instituto IES Europa de Bellvitge. El producto final es fruto de la aplicación de una secuencia didáctica titulada “La vuelta al IES Europa en cinco días”. Los alumnos han elaborado la biografía de un personaje y,posteriormente, han realizado un libro de viajes adoptando el punto de vista del personaje inventado. Para su confección, han contado con la preparación y la ayuda de La vuelta, una compañía de reciente creación, formada por dos profesoras en prácticas del Máster de formación del profesorado de la UAB.

[2]


Agradecimientos: A todos los alumnos, por su dedicación, esfuerzo e interés. A Núria Mor, por todo el apoyo recibido en el proceso. Al Instituto Europa, por toda la ayuda logística.

[3]


“¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos Leemos en vuestros ojos profundos como los mares! Mostradnos los joyeros de vuestras ricas memorias, Esas alhajas maravillosas, hechas de astros y de éter. (...) Decid, ¿qué habéis visto?” (Charles Baudelaire)

[4]


Episodios

Episodio 1:

2 ESO A

pág. 6

Episodio 2:

2 ESO B

pág.14

Episodio 3:

2 ESO C

pág. 23

[5]


Episodio 1 2 ESO A


El viaje de Noa García Blanco Autoras: Mireia Narváez, Alba Díaz, Alba Sabán y Lucía González

Sábado, 15 de febrero He ido al instituto Europa desde Castelldefels, ya que uno de mis antiguos profesores me había llamado para comunicarme

que

había

pasado

una

cosa

muy

transcendente, habían aparecido dos hombres a los que no conocían, ya que el profesor de naturales sabía que estaba haciendo la carrera de criminología; sería un buen caso para practicar lo que me han enseñado. Nada más he llegado, me encontrado a Antonio, el profesor de naturales, con el cual he ido al aula de tecnología y me ha explicado lo que había sucedido. Al llegar al aula de tecnología he recordado el olor de la madera y el olor de la masía de mi abuelo, al que he recordado con mucha ilusión y alegría. Domingo, 16 de febrero He ido directamente al aula de tecnología para buscar pruebas pero he tenido mucha suerte lo cual no pude encontrar nada significativo solo unos cristales que parecían de alguna botella verde, no me parecieron del todo importantes, pero por si acaso los cogí y los guardé. Lo único que me ha parecido muy sospechoso ha sido que había algunas cosas en sitios que no les correspondían. Lunes, 17 de febrero Hoy es lunes y nada más entrar por la puerta del instituto a las 8.30 he sido arrollada por una multitud de gente que parecían tener prisa por entrar en las clases, ha sido entonces cuando me he transportado a mi vieja escuela, pues cuando sonaba el timbre [7]


recuerdo como se apelotonaba la gente al entrar, sin embargo, al llegar a clase no sabía por qué había corrido tanto. Los demás profesores no saben nada, excepto el director y Antonio, creo que el asesino ha podido ser alguno de los profesores, así que he empezado a investigar, primero he decidido ir a la biblioteca a vigilar por si alguno de los profesores o alumnos tienen pinta de sospechosos, cuando he decidido irme he visto uno de los libros al que le gustaba a mi hermano, pero aparte de eso no he visto nada más. Seguidamente he ido al gimnasio el cual me ha recordado cuando mi profesora me felicitaba al ser la que más aguantaba en las pruebas físicas, mirando y mirando me he dado cuenta de que algo raro pasaba en ese gimnasio, no sabía el qué pero por seguridad he decidido llamar a mi novio Iván, que es policía, ha llegado pronto, al empezar a investigar un poco por aquel lugar, ha visto que habían algunas manchas las cuales parecían sangre como si hubiesen arrastrado algo grande, lo cual ha hecho que Iván llamara a sus compañeros porque ese caso parecía muy extraño suceso e importante. En cuanto han llegado y han empezado a investigar se han dado cuenta de que los cadáveres llevaban tres días muertos y quien los mató fue un hombre fuerte el cual de ese instituto pocos podían ser ya que muchos estaban a punto de jubilarse y otros no podían acceder al instituto el día del asesinato, lo cual, no podía ser otro que Manuel, el conserje, un muchacho de 35 años. Martes, 18 de febrero. A primera hora llegamos Iván, la policía y yo, fuimos directamente al aula de 1ºB (nada más entrar me ha recordado al olor a humanidad y me ha salido una pequeña sonrisa en la cara pero he disimulado muy bien) ya que Manuel estaba arreglando una ventana. Al llegar a comisaria Manuel lo ha explicado todo. Era un trabajo sucio, ya que Manuel tenía que matar a Ignacio y Francisco, porque si no matarían a sus familiares era, sin duda, una pelea de “Gánsteres”.

[8]


En cuanto he escuchado todo lo que había pasado he pensado, que en qué instituto se estaba convirtiendo eso. Al final Manuel ha quedado preso por cómplice, pero me ha parecido mal, en cuanto a los “Gánsteres”, han ido a buscarlos y los han pillado con las manos en la masa así que no necesitamos ninguna prueba más. Miércoles, 19 de febrero. Al llegar a casa de mis padres les he contado todo lo que había sucedido, se han quedado muy pero que muy sorprendidos, sobre todo mi madre, porque además de decir que no se lo podría creer no dejaba de decir que estaba muy orgullosa de mí. Mi padre a cambio también decía que estaba orgulloso lo que él lo decía como menos creíble, es que mi padre tiene un ego impresionantemente grande, pero bueno, eso no me importa a mí lo que de verdad me importaba es que ya había colaborado en un crimen y la verdad es que me ha gustado mucho, ahora sí que estoy segura al cien por ciento de que este es y será mi trabajo.

[9]


El viaje de Jaime Vaquero Lindo Autores: Joan Álvarez, Carlos Rodríguez, Jaime Carcedo y Rafael Sevillano

Primer día Érase una vez una extraterrestre de una galaxia muy lejana que iba en una nave espacial dirigiéndose a la Luna y que por un accidente aterrizó en la Tierra y se estrelló en el Parque Pokémon de Japón. Su madre cayó de la nave y un Snorlax salvaje le aplastó el estómago e hizo expulsar a la criatura. Un entrenador Pokémon lo encontró y le llamó Jaime Vaquero Lindo pero un día el entrenador se hartó de su compañía, sacó a su Pikachu, le lanzó un rayo y salió volando hacia el desierto del Sáhara, situado en África junto con el Team Rocket, que le sorprendió mucho. Segundo día A Jaime le regalan una beca para ir al Instituto Europa gratuitamente con todos los gastos pagados. Él estaba seguro de lo que hacía pero cuándo llegó, notó que todo el mundo le miraba raro o se hacía una foto discretamente con él y eso no le gustaba mucho. Un día se perdió por el Instituto y fue al sótano oscuro sin querer y cómo tenía miedo, usó la electricidad que supo hacer gracias a sus entrenamientos de la infancia y consiguió luz y pudo volver a las clases. Tercer día Un día Jaime tuvo un conflicto con su mejor amigo, Joan Larero, al insultarle por coger un bolígrafo de Jaime que no era suyo, pero Joan insistía en que era suyo y le amenazó, pero él no se lo dio. [10]


Joan tenía miedo de Jaime, al ser un extraterrestre, y entonces cogió unos puñales y se puso unos guantes para pegar a Jaime. En el momento de la pelea Joan le pegó a Jaime y le dejó inconsciente hasta llegar la noche. Jaime se sentía triste de haber perdido y se fue llorando al contenedor de basura dónde vivía, porque no tenía casa ni dinero. Cuarto día Joan y Jaime resolvieron el conflicto como personas, Jaime le dio la cola y Joan le dio su otra

mano y pactaron que pelearse no valía la pena.

Quinto día Sí, hizo muchos amigos. Éramos Joan Larero, Rafael Asesino Berenjena, Carlos Ombligo Velázquez y muchos más. Con el pacto del grupo ‘‘Nunca nos pongamos tristes cuando muera uno sino que hagáis en su honor la cosa más loca que se os ocurra’’. Jaime está feliz. Joan era alto y moreno, Rafael era bajo y pálido y Carlos era de altura normal y simpático. Jaime se fue en avión a África, ya que acabó sus estudios y tenía un localizador-comunicador allí por si su planeta le llamaba.

[11]


El viaje de África Rastrollo París Autores: Tamara López, Adrián Rastrollo, Ana Toribio y Ángel Ramos

Primer día Hoy es lunes, he llegado al instituto y me he sorprendido bastante de cómo era. Era muy blanco, algo fuera de lo normal, pero me gustaba. Estaba nerviosa…lo recuerdo… pero por otro lado tenía ganas de entrar y visitarlo. Me ha abierto la puerta el conserje, lo he supuesto porque llevaba muchísimas llaves en el pantalón, me ha dado las buenos días y me ha acompañado hasta el ‘’hall’’. Me he quedado sorprendida, me hacía sentir como si estuviera en casa. Me acuerdo que lo que me ha llamado la curiosidad han sido las escaleras, me gustaban, pero las veía raras. En ese momento salió de una puerta el director, me dio la bienvenida y me presentó en el hall a la señora de secretaría y el conserje. Segundo día Ya estábamos a Martes. Hoy me tocaba ver el aula de tecnología, estaba impaciente por saber quién era el profesor de tecnología. Al entrar me sorprendió el profesor. Era bajito pero muy amable, me fue enseñando el aula y era bastante grande, con muchas máquinas. Me gustaba pero había algo que no me gustaba, olía muy raro. Tercer día El miércoles me acuerdo que visité la cafetería, me decepcionó un poco, porque al ser un instituto grande y tener aulas grandes la cafetería era bastante pequeña, las paredes eran verdes a cuadros, y las mesas negras, me quedé impactada al ver un microondas fuera del bar en una mesa junto a una nevera.

[12]


Cuarto día El Jueves el conserje me enseñó el patio, era bastante grande, lo que me llamó la atención era el porche, sobre todo el techo, ya que era de colorines. Eso me gustó porque daba mucha vida al patio. El patio en sí es bastante básico, tiene dos pistas, una de fútbol y otra de básquet que se cruzan. Quinto día El viernes, el último día de todos, me enseñaron la biblioteca, me acuerdo que al entrar vi muchas estanterías con infinidad de libros, pero vi pocas mesas y, la verdad, no me gustó, era muy pequeña.

[13]


Episodio 2 2 ESO B


El viaje de Emma Martín González Autores: Marina Giménez, Diego Martín,Sandra Granados y Rubén Valcárcel

Martes 17/6/2014 Ahora mismo acabo de salir del avión en el aeropuerto de Rio de janeiro. Un aeropuerto enorme con una gran verticalidad que me pone los pelos de punta. Salí del inmenso espacio y fui a la zona de taxis. Había millones de taxis pero tuve la suerte de entrar al de Paolo. Un joven moreno, alto, de ojos verdes que me entró por los ojos desde que le vi. Él me llevo hasta el hotel donde me alojaría. Era un hotel de lujo digno de una reina, tenía unas lámparas gigantes de cristal. Y la gente te recibía con una enorme sonrisa aun a pesar de todas esas ventajas, yo no podía pensar en otra cosa que no fuera Paolo. Me fui a dar una vuelta por la playa para despejarme, cuando de repente lo vi. Le vi a él surfeando por las olas con un bañador azul turquesa, al verme se desconcentró y se cayó de su tabla, yo fui corriendo a cogerle. Él me sonrió como nunca lo había hecho nadie y a mí me surgió esa inocente sonrisa, desde ese momento me enamoré perdidamente de él y le dije que se fuera conmigo. Miércoles 18/6/2014 Hoy he quedado con Paolo en el sitio más alto de todo Rio de Janeiro: en el cristo redentor. A Paolo le encanta ese sitio, dice que es como si tuviera la ciudad a sus pies y mi me pareció un lugar único, a pesar del miedo que me dio subir en tranvía hasta esa montaña. Luego paseamos por el jardín botánico donde se pueden ver inmensas especies de plantas, árboles y algún que otro mono que se acerca para buscar comida. Por la tarde nos bañamos en las playas de Copacabana. Paolo intentó enseñarme a surfear pero era imposible, yo no me podía mantener ni un solo segundo de pie, [15]


menos mal que él es fuerte y me sostenía cuando me caía. Por la noche fuimos al estadio más grande del mundo: Maracaná, donde se jugó uno de los partidos más emocionantes de la temporada. Me lo pasé en grande y además tuve la gran suerte de conocer allí a algunos amigos suyos, pero cuando me los presentaba no estaba muy contento de que los conociera. Jueves 19/6/2014 Viajamos hacia Barcelona. Él me acababa de abrir su mundo y ahora quería que conociera el mío. El avión aterrizo sobre las 7 de la mañana, mis familiares me recibieron sorprendidos al ver que venía acompañada por alguien. Mi madre me dijo que no me fiara de él ya que seguramente solo me quería por mi dinero, pero yo sabía que no era por eso si no por algo especial que no sabría describir con palabras a no ser que fuera mi corazón el que estuviera hablando. Le llevé hasta mi antiguo instituto, primero le enseñé el patio, era tal como recordaba: con las canastas de baloncesto, las porterías de futbol y los árboles que me daban tanta sombra en verano, cuántos recuerdos en tan poco sitio pensaba yo en mi mente. Paolo al ver las canastas me dijo si quería jugar, yo no me lo pensé y me puse a botar la pelota, aun así el me gano pero tenía la gran ventaja de medir un 1,80 cuando yo solo media 1,60. Seguí la visita por el hall: un gran sitio gris pero acogedor, donde pasé tantas veces. Cuando me giré vi a Paolo angustiado, agobiado. Le pregunté qué le pasaba, pero él lo único que me dijo fue que estaba cansado que fuéramos a casa y se le pasaría y que la visita siguiera mañana. Viernes 20/6/2014 Tal y como prometió Paolo, seguimos la visita del día anterior. Ahora empezamos el tour por la biblioteca, ahí nos quedamos un buen rato leyendo unos libros, el autor favorito de Paolo es Julio Verne, porque dice que de pequeño se lo leía su padre y le hacía viajar por las letras a volcanes, al centro de la tierra, a la luna etc. Se quedó un buen tiempo leyendo y yo le observaba. Aún estaba afectado por lo de ayer, no se le había pasado pero conociéndolo era mejor no sacar ese tema.

[16]


Subimos por las escaleras hasta mi antigua aula, un lugar pequeño pero bien decorado, y le conté mis anécdotas en ese sitio, mis historias todo acerca de mí y ese lugar. Él me miró fijamente a los ojos y me dijo que me tenía que decir una cosa que me la tendría que haber contado al conocerme. Me contó que de pequeño él vivía en una Fabela antes de que a su padre le ascendieran y pudiera comprarse una casa cerca de la playa. En la Fabela hizo malas compañías con el narco tráfico y en el estadio de futbol se volvió a encontrar con ellas y, desafortunadamente, estaba yo y él no quería que me pasara nada. Me dijo que lo sentía y que comprendía que no le perdonara. Yo le cogí las manos me acerque a él y le di un suave beso en los labios, le dije que no se preocupara y que recordara que le quería y que nada ni nadie cambiaría eso. Él me sonrío y no volvió a hablar durante un buen rato porque creo que no quería estropear ese bonito silencio, pasamos un buen tiempo abrazados hasta que nos dimos cuenta que ya era tarde. Sábado 21/6/2014 Hoy es nuestra última visita al instituto y por eso le voy a presentar a mis antiguos profesores, esos que me ayudaron a luchar por mi sueño de ser médica y que gracias a su esfuerzo y el mío este sueño se ha hecho realidad. Primero estuvimos con Carlos, mi antiguo profesor de química. Parecía increíble, en todo este tiempo transcurrido desde que dejé el instituto apenas había cambiado. Es un señor canoso, alto, delgado y de preciosos ojos verdes. Es simpático con todo el mundo. La visita continuó en el aula de tecnología donde Anna nos esperaba impaciente. Al verme llegar acompañada se le dibujó una gran sonrisa en la cara, ella siempre ha sido muy risueña y por eso era mi preferida. Le estuvimos contando cómo nos conocimos Paolo y yo, ella mostraba mucho interés ya que dentro de poco iría a Brasil con sus hijos. Justo allí, en ese instante Paolo me pidió irme a vivir con él a Brasil. Estaba súper ilusionada y con ganas de vivir. Llegó la hora, nos tuvimos que despedir de Anna, con

[17]


dos besos y alguna que otra l谩grima en los ojos nos dijimos un largo adi贸s y nos deseamos lo mejor la una a la otra.

[18]


El viaje de Juan Miguel Hernández Sevilla Autores: Anthony Alvarado, Briam Pascual González, Wilder Semanate y Jasson Teopanta

Primer día

Entré en el “hall” y pasando por la puerta me encontré con mi antiguo profesor que es el que me daba las clases de tecnología, más tarde conocí a la jefa de estudios que fue la que me enseñó la estancia. Cuando entré vi que era un espacio grande y bonito y lo que me llamó la atención fue un calendario y una sección de periódicos. Apenas entré, vi su color blanco que daba esperanza y limpieza. Fijándome un poco más, levant´w la cabeza y vi las fotos de los alumnos que ya están graduados. Segundo día Ya en el segundo día me dirigí a ver esa cafetería que nada más entrar huele a chocolate blanco y churros, entre otras cosas deliciosas. Con el hambre que tenía aproveché para desayunar un croissant con café cortado y cuando acabé volví a casa para descansar. Cuando entré en la cafetería vi la nevera, las mesas y luego la panificadora haciendo el pan, y también el lugar donde se ponen los croissants, etc. Tercer día El tercer día estuve en el aula de tecnología donde conocí a un hombre bastante simpático que es profesor, psicólogo y una persona muy amable, valió la pena conocerle para después tomar algo otros días y charlar un poco de cómo nos la vida. Apenas entrando al aula de tecnología me acordé de un garaje de mecánica en el que se veían muchos objetos y ahí una habitación que conecta con la otra aula de

[19]


tecnología pequeña. Su olor me recordaba a la madera y la sensación era como si estuviera en un sitio donde se trabajara mucho. Cuarto día Hoy fue el día más feliz de todos. Fui a la biblioteca, donde pude leer grandes relatos de aventuras y adentrarme en esos personajes . Además probé a leer otros tipos de libros como los de terror o acción. Me pasé todo el día en aquella biblioteca pequeña la cual me hizo sentir grande. Cuando entré en la biblioteca vi que era muy grande y con muchísimos libros de todo tipo, deporte, política, dibujos animados, mangas, etc. La sala de estar te permitía pasar el rato y coger internet. Además, aquella sala era muy cómoda por sus sofás. Me recordó a las bibliotecas de mi época. Quinto día El último día ya solo me faltaban otros tres días más para irme a emprender más viajes así que lo aproveché al máximo invitando a mis amigos nuevos a una cena en algún restaurante, porque se me da muy bien cocinar. Este último día la señorita Inés me llevó a visitar la última estancia que era una aula como otras, pero diferente a la de tecnología, ya que aquello parecía una ferretería. Entrando en el aula, recordé aquellos tiempos cuando estudiaba. Fue una sensación tan maravillosa que no tengo palabras para describirlo. Lo que más me llamo la atención fue aquella pizarra digital, ya que en mis tiempos no había. Aquel olor invadía toda la estancia de frescor y naturalidad.

[20]


El viaje de Ariadna Jiménez Sánchez Autores: Alba Romero, Ana Calaf, Ritika Badsiwal, Angy Jerez, Íker Hernández y Óscar Álvarez

Primer día Llegué al instituto desde Madrid en coche, y entré al Instituto Europa.Cuando llegué al instituto me di una sorpresa, porque estaba todo nuevo. Crucé por la puerta del patio, me di un paseo y jugué a básquet. Tal como recordaba era muy grande, tenía un gimnasio grande que me gustó mucho porque tenía un escenario y, normalmente, en mi día a día me gusta hacer teatro para divertirme. Pero hay una nueva cafetería, un nuevo gimnasio, nuevo patio… en fin, todo el Instituto es nuevo y es muy bonito. El gimnasio es gris y lila. La cafetería es gris y siempre huele a croissants. Cuando entras en el instituto huele raro, hay un olor que no sabes lo que es. Más tarde me encontré con mi amiga Alba que hacía muchísimo tiempo que no la veía. Alba es mi mejor amiga, tiene el pelo largo, liso y marrón. Sus ojos son marrones y casi siempre lleva pendientes brillantes triangulares. Me enseñó el instituto y me explicó las nuevas instalaciones que habían hecho, pero me sorprendí porque el barrio había cambiado mucho. Segundo día Cuando por fin decidí entrar al instituto me trasmitió mucha alegría, porque era un instituto muy bonito tanto por fuera como por dentro. Allí me encontré con José Navarro (profesor de tecnología). Él es un profesor de estatura baja, con los ojos marrones claros y con el pelo negro, además es muy gracioso y un profesor genial. Dicho hombre fue el que me enseñó todo lo que había dentro de la planta baja del instituto.

[21]


Me mostró sitios como la cafetería, la sala de profesores, el aula de tecnología, la biblioteca… A mí lo que más me gustó fue la biblioteca, porque era muy bonita y me gustaron mucho la variedad de libros que había. Tercer día El tercer día, Alba me preguntó si me había gustado el instituto. Yo le contesté que solo pude ver la planta baja, que es la que me enseñó José Navarro, y ella al oír eso me preguntó muy amablemente si quería que me enseñase la cafetería, y yo acepté encantada. Lo primero que me enseñó fueron las vistas que tiene la cafetería, que daban al patio delantero, donde aparcan los coches. También me mostró el lugar en el que se sientan los profesores y el de los alumnos. A continuación, vimos el mostrador donde se pedían los desayunos y comidas, había una gran cantidad de cosas como: bocadillos de todo tipo, jumpers, conchitas, chupachups, chicles, helados…. y un montón de cosas más. Me gustó mucho y como teníamos un poco de dinero pedimos un bocadillo y una bolsa de jumpers mientras hablábamos. Las jumpers son un tipo de patatas. En la cafetería venden dos tipos: por un lado las que están hechas de harina de maíz, petróleo y mantequilla y, por otro lado, las que tienen sabor a kétchup (también la puedes conseguir de mantequilla en vez de ketchup). Hay un montón de tipos de bocadillos: de jamón, queso, de tortilla de huevo… Cuarto día El cuarto día mi compañera me invitó a conocer la primera planta, con permiso de los profesores. Mi compañera no iba a clase puesto que los profesores que debían darle clase se fueron de colonias con el resto de alumnos. Era muy diferente de la planta baja: en ella había el aula de Ciencias Naturales donde los alumnos de 1ºA estaban haciendo clase.

[22]


Más tarde, fuimos por los pasillos para ver las taquillas, y mi compañera me explicó a qué clases pertenecían cada una de ellas, me gustaron mucho ya que nunca había visto unas así. Más tarde fuimos a la clase de 2ºC, pero no la pudimos ver mucho ya que estaban haciendo clase con Carmelo (Carmelo es el profesor de sociales, es muy alto y rubio), así que fuimos a la de 2ºA, pero tampoco pudimos, porque estaban haciendo clase con Andrea y Ariadna (las profesoras de castellano que imparten clase durante un mes). Descubrimos que la de 2ºB estaba libre y fue la que me sorprendió. Pensé que me gustaría ir a esa clase).

Quinto día El quinto día fuimos a ver la última planta, en ella estaban las aulas de tercero y cuarto de la ESO, también la de música y la de visual y la de plástica. Esa aula no era muy diferente de la primera porque las aulas se parecían bastante. Fuimos a visitar las de 3º de la ESO y pudimos verlas porque se habían ido de colonias, me gustaron mucho porque las tenían muy decoradas con todos los trabajos que habían hecho. Hicimos lo mismo con las de 4º. Una vez acabamos, fuimos a la de música y estaba Montse (profesora de música dando clase a 1ºC). Le saludamos y nos fuimos a ver la de visual y plástica, dónde Joan (el profesor de plástica) nos la enseñó encantado y fue una de las aulas que más me gustó.

[23]


Episodio 3 2 ESO C


El viaje de Marcus Sánchez Castro Autores: Alejandro Jiménez, Iván García, David Ariza y Erick Tutiben

Primer día Hola soy Marcus he nacido en 1968. Desde muy pequeño me ha gustado la historia. Mi padre trabajaba en un museo así que supongo que en parte es culpa suya esta adicción que tengo por las antigüedades etc. Cuando tenía 42 yo era profesor de sociales. Vivía en Estados Unidos y un día me llego una noticia repentina y que me vino redactada en un teléfono. Mi padre, que vivía en Barcelona había muerto así sin más previo aviso. Tuve que viajar hacia la preciosa ciudad de Barcelona al entierro de mi padre. Segundo día Una vez allí me di cuenta de que no era todo como yo lo recordaba. Todo era todo muy triste y había muchísimo vandalismo. Al salir del aeropuerto cogí un taxi. El taxista era muy simpático y me explicó cosas sobre la ciudad y eso me animó. Él me preguntó qué hacía una persona con tanto dinero como yo en un barrio de este tipo le respondí que eran cosas de la naturaleza, que estamos hechos para vivir pero también morir. El señor me dio muchos ánimos y eso me ayudó. Hoy en día tengo 53 años y ese hombre es mi mejor amigo (con el que comparto piso, por cierto). Pero eso es otra historia aparte. Volvamos a lo que estaba explicando.

[25]


El taxi me llevó a casa de mi tía era lo único que me quedaba ya que mi madre también había fallecido. Llegué, me cambié y me fui hacia el entierro. Tercer día Al siguiente día, cuando empecé a hacer las maletas para volver a casa, recibí una llamada. Era el director del colegio donde mi padre y yo estuvimos escolarizados. Lo iban a derrumbar y con él todos mis recuerdos, así que me decidí a ir a verlo por última vez. Entré por el hall, me trajo muy buenos recuerdos pero a la vez había un silencio estremecedor. Subí hacia la escalera y me dirigí hacia mi clase. Estaba todo muy oscuro y había un olor que me recordaba a mi época en el colegio. Era un olor como la de las hojas de los libros nuevos. Tocaba las mesas y me traían recuerdos de mi padre. Bajé al patio y al tocar la tierra pensé en la cantidad de veces que me caí jugando al fútbol en este patio y lo que me gustaría poder volver a jugar con mi padre y recuperar el tiempo perdido. Después de eso terminó la visita y me dirigí hacia mi casa. Al llegar estaba el notario repartiendo la herencia. Yo me quedé con la mayor parte, que era la casa. Al principio no quería entrar ya que seguro que se me inundaría la cabeza de recuerdos. Dos meses más tarde En un par de meses, al limpiarla para venderla, encontré un sitio casi oculto y que nunca había visto. Había una montaña de papeles enorme en la que habían estudios y trabajos de mi padre, era su hobby. Había un mapa y una crucecita, en él estaba marcada la zona cero. Al ver eso cogí hice la maleta y me dispuse a ir hacia allí sin pensármelo dos veces ya que después de todo era el legado de mi padre. Después de 2 años de investigación encontré el gran lugar. No había absolutamente nada. El camino acababa en un gran una gran montaña. Me quedé sin palabras. Me di [26]


cuenta de que no había ningún tesoro pero alce la vista y...el tesoro descrito por mi padre en las investigaciones eran las grandes vistas y aventuras que había vivido para llegar hasta allí. Decidí que esto solo pasaría de generación en generación porque era algo digno de admirar aunque sea por unos instantes porque solo se vive una vez...

[27]


El viaje de Laura Martínez Montoya Autores: Dayana García, Manjeet Singh, Violetta Kruglova y Daniel Torres

Día 1-04-2013 El primer día llegué de mi casa andando porque vivía cerca, fui a aquel Instituto para sustituir a una profesora de sociales por una semana. Estaba muy ilusionada, hacía mucho que no enseñaba a los alumnos. El primer día fue raro, fui a una entrada clara con unas puertas muy grandes, me llamó la atención que hubiese tantos alumnos esperando para entrar, además hacía mucho frio y estaba desesperada por entrar. Día 2-04-2013 El segundo día, después de haber pasado por el pasillo, me encontraba en la cafetería. La cafetería estaba sucia, era cuadrada y verde, nunca me gustó aquel color. Me llamó la atención la cantidad de rallones que había en aquel espacio tan pequeño. Después de haber observado la zona, descubrí que olía a delicioso chocolate caliente y me recodaba a mi adolescencia. El Instituto me transmitía recuerdos de mi adolescencia, aquellos rallones eran los mismos que yo tenía siempre en mi estuche. Después, vi a una niña que parecía tener 13 años, se llamaba Natalia. Ella fue la que me enseñó el Instituto y me invitó a aquel chocolate lleno de recuerdos. Día 3-04-2013 El tercer día vi el patio, era un lugar grande también muy luminoso, además había muy poco sitio para sentarse. Me llamaba la atención lo deteriorado que estaba y me causaba indignación. Tuve una discusión en el ámbito moral y ético con la directora del [28]


Instituto porque no estaba de acuerdo con ella sobre sus los métodos de enseñanza ya qué la vi poco controladora en clase, muy pasota igual que su clase y encima mala. Deseaba que el siguiente día me fuera mejor. Día 4-04-2013 El cuatro día, por suerte me fue mucho mejor que el anterior. Aquel día vi el aula rectangular y también estaba muy sucia, parecía que no le importase mi presencia a nadie. Cambié de opinión al ver que los alumnos hacían una protesta en el aula donde ese día la directora humilló a un alumno. Después de estar horas y horas protestando, gritando, además expresando los sentimientos de enfado y repugnancia hacia la directora, consiguieron echarla. Me encontré satisfecha y feliz porque sabían protegerse los unos a los otros. Último día: 05-04-2013 El último día a la primera hora llegué a la biblioteca, a un lugar redondo, amplio y limpio, me puse a releer mi libro, se llamaba Grandes enigmas de la humanidad. Estaba muy orgullosa de ese libro, aunque me costó mucho trabajo me dio buenos resultados. De repente, me giré y vi unos globos de color chillón asomándose en cada estantería de la biblioteca, pensé que me había vuelto loca porque nunca me habían hecho una fiesta sorpresa. Y no me equivocaba, vi que saltaban los alumnos diciéndome en voz alta que me querían mucho y que gracias a mi pudieron armarse de valor y hacer que echaran a la directora. Me emocioné mucho y con las lagrimas en mi rostro dije” yo también os quiero”. Tristemente me tenía que ir. Me despedí de ellos contenta porque sabía que había hecho algo bueno, pero no lo identificaba.

[29]


El viaje de Irene Crespo Esteban Autoras: María Esteban, Sara Martínez, López y María Crespo

Alba

17-2-2014 Estaba en el hall. Olía a periódicos como cada mañana. He levantado la cabeza y he visto las orlas de los antiguos alumnos del instituto donde se encuentra el hermano de Mireia, Néstor, y mucha más gente que conozco. En la misma entrada me he encontrado a Darío, el director, que me ha reñido porque llevaba muchos días sin venir al instituto porque estaba muy malita. Hemos empezado a hablar del instituto; después de estar un rato hablando ha venido Inés que es la jefa de estudios y me ha dicho que tenía que ir a clase porque ya era muy tarde. Sin embargo, entré en clase y vi a la profesora de inglés, me dijo que me sentara y me callara. Cuando acabaron las clases me fui para mi casa y luego fui a entreno, cené y me fui a dormir. 18-2-2014 He entrado por la entrada y he subido por las escaleras. He llegado al pasillo por la mañana y olía a desodorante ”axe”, porque hay algunos niños que se pasan el día poniéndose. Una vez he llegado a mi taquilla he puesto mi portátil a cargar porque no tenía batería. Luego he entrado en clase. En cuanto he acabado las tres primeras clases he ido al patio y a comprarme el desayuno. En cuanto ha acabado el patio, hemos vuelto a clase. Teníamos que corregir deberes y nos los tenía hechos, pero no me ha pasado nada porque la profesora es maja y me lo ha perdonado. Cuando hemos acabado la clase me he ido a casa a hacer deberes, luego he salido con las amigas a comprar una cosa y he vuelto a casa, he cenado y me he ido a dormir.

[30]


19-2-2014 Hoy he entrado por el hall, concretamente por la parte de la biblioteca, y he subido a la taquilla. Luego he entrado en clase; en cuanto he acabado las tres primeras clases he ido a la cafetería ya que era la hora del patio. Olía a bollos recién hechos. Olía súper bien y me han entrado ganas de comerme toda la cafetería. En cuanto ha acabado el patio nos hemos ido a clase. Tenía los deberes hechos y perfectos pero nadie de clase los había hecho. Cuando hemos acabado las clases me he ido a casa a hacer deberes. Luego, he salido con las amigas a comprarme un bolígrafo porque se me había acabado la tinta de todos los que tenía y he vuelto a casa para cenar e irme a dormir. 22-2-2014 He llegado por la puerta del instituto y he entrado bien en clase. Un cuarto de hora antes del patio hemos ido a buscar información de un trabajo de sociales a la biblioteca y, por supuesto, la hemos encontrado. En cuanto hemos acabado aún faltaban cinco minutos y hemos aprovechado para ir al patio y acabar de desayunar y hablar. Luego, hemos hecho las dos últimas clases de la mañana para poder ir a comer a casa. Por la tarde hemos vuelto al instituto para hacer las dos últimas clases del día, que para mí son las mejores. Estas son gimnasia con Marcos y plástica con Joan, que es el profesor oficial, y otro chico que también se llama Joan que está haciendo el Máster. Cuando acabé de hacer todo volví a casa y estaba tan cansada que me fui a la cama sin cenar. Me quedé dormida.

23-2-2014

[31]


Hoy he llegado al instituto normal como todos los días. He llegado bien y tenía examen de sociales a primera hora. Estaba estudiando puesto que entraba el temario más difícil. Luego, a segunda hora me lo pase súper bien, ensayamos la obra que vamos a hacer para San Jordi y para Semana Santa. La tercera hora de clase fue normal. En el patio me encontré con el profesor que más me gustaba, el de gimnasia. Le he recordado a Marcos tenía que subirnos un punto de la nota a mí, a Alba y a Mireia por haber corrido en una carrera y él lo ha hecho. He acabado las dos clases bien, pero cuando he llegado a casa me he tenido que quedar porque me encontraba muy mal, tenía fiebre y estaba muy pálida. He cenado y me he ido a dormir.

[32]


La vuelta al IES Europa en cinco días  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you